Sentencia 2006-00301 de abril 15 de 2010 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad. 11001-03-24-000-2006-00301-01

Consejero Ponente:

Dr. Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta

Actor: Ministerio de Educación Nacional

Demandado: director de calidad para la educación superior del Ministerio de Educación Nacional

Referencia: Acción de nulidad

Bogotá, D.C., quince de abril de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. El acto administrativo enjuiciado.

El acto demandado está conformado por la Resolución 3485 de 12 de octubre de 2004, expedida por el director de calidad para la educación superior de dicho ministerio, mediante la cual le resolvió favorablemente la solicitud de convalidación de su título de máster en investigación educativa que le otorgó el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas - Cuba, a la señora Luz Stella Olaya Rico.

Lo expidió en uso de sus atribuciones legales y en especial las que le confieren el Decreto 2230 de 2003 y la Resolución 2763 de 13 de noviembre de 2003.

Por ende, se trata de un acto administrativo de carácter individual o subjetivo, toda vez que crea una situación personal en cabeza o a favor de la referida señora en atención de petición de interés particular suyo.

2.Carácter de la acción incoada.

Dado que dicho acto particular fue proferido por el organismo demandante a través de uno de sus funcionarios, se está ante una acción de nulidad y restablecimiento del derecho de un acto propio, denominada doctrinal y jurisprudencialmente en Colombia como acción de lesividad, para cuya procedibilidad se cumples los presupuestos de ley.

3. Examen de los cargos.

El organismo accionante censura esa decisión por considerar que violade los artículos 24 y 38, literal i, de la Ley 30 de 1992, por las razones atrás reseñadas.

Tales preceptos son del siguiente tenor:

“ART. 24.—El título, es el reconocimiento expreso de carácter académico, otorgado a una persona natural, a la culminación de un programa, por haber adquirido un saber determinado en una institución de educación superior. Tal reconocimiento se hará constar en un diploma.

El otorgamiento de títulos en la Educación Superior es de competencia exclusiva de las instituciones de ese nivel de conformidad con la presente Ley.

PAR.—En los títulos que otorguen las instituciones de Educación Superior se dejará constancia de su correspondiente Personería Jurídica.”

ART. 38.—Las funciones del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes) son:

(...).

i) Homologar y convalidar títulos de estudios cursados en el exterior”.

En relación con los hechos del sub lite, se observa que según los datos consignados en su solicitud de convalidación del referido título, la señoraLuz Stella Olaya Rico manifiesta que los estudios los inició el 1º de diciembre de 1996 y los culminó el 17 de septiembre de 1999, en el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas - ICCP, Cuba (fl. 42). El título que le fue otorgado es el de máster en investigación educativa, lo cual se dio el 17 de octubre de 1999 (fl. 44).

Según el certificado expedido por ese Instituto, las materias cursadas fueron 14, cuya intensidad horaria suma 720 horas, más 180 horas clases correspondientes a la preparación de la investigación y defensa de la tesis, para un gran total de 900 horas.

Para ese lapso, según certificación de la subdirección de asuntos migratorios, grupo de estadística, del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, llegada al expediente como prueba decretada en el proceso, la solicitante sólo registra cinco (5) salidas al país de Cuba, las cuales, con sus respectivos regresos a Colombia, dan un total de 37 días de estadía en aquél. Los correspondientes movimientos fueron los siguientes:

30-11-1997 salida a la Habana

21-12-1997 entrada a Colombia

03-02-1998 salida a la Habana

06-02-1998 entrada a Colombia

28- 04-1998 salida a la Habana

05-05-1998 entrada a Colombia

31-01-1999 salida a la Habana

07-02-1999 entrada a Colombia

16-10-1999 salida a la Habana

(El día siguiente aparece como el día de terminación de estudios)

30-10-1999 entrada a Colombia

Ello significa que la solicitante habría podido tener o asistir en el exterior, específicamente en Cuba, la intensidad horaria que le habría permitido ese número de días, contando con que todos hubieran sido hábiles para la correspondiente actividad académica y que incluso en los días de llegada y salida de dicho país hubiera asistido a clases en la misma intensidad, de modo que haciendo un estimativo razonable de 10 horas diarias de clase, la mayor asistencia posible a clases habría sido de 370 horas, que obviamente habría sido menos del 50% de la intensidad o número de horas que comprende la maestría indicada.

Ello significa que el programa académico no aparece realmente desarrollado o cursado en el exterior, como corresponde a los títulos susceptibles de homologación o convalidación señalados en el literal i) del artículo 38 de la Ley 30 de 1992.

Al punto, se tiene que la Sala, en sentencia de 12 de septiembre de 2002, Expediente 8183, consejero ponente doctor Manuel Santiago Urueta Ayola, halló que lo dispuesto en esa norma “significa que es de la esencia de esa homologación y convalidación que los estudios correspondientes a dichos títulos hayan sido cursados en el exterior, es decir, que el requisito exigido por la entidad demandada sí está previsto en la citada norma”.

Como atrás se puso de presente, consta en el plenario que los estudios realizados en Cuba se reducen a escasas 5 semanas, tiempo en el que razonablemente no es factible cursar y atender con el rigor académico del caso, que usualmente se exige tanto en Colombia como en el exterior, un programa de maestría, menos cuando se trata de educación formal en un nivel más cualificado que el nivel de especialización.

No sobra advertir que el comentado rigor obedece al interés general que es inherente a toda formación académica formal, dado que usualmente corresponde a actividades profesionales que afectan o inciden en la atención de necesidades sociales, y que por lo mismo están sujetas a la inspección y vigilancia del Estado para garantizar la idoneidad en su ejercicio y proteger así el interés general asociado a la profesión de que se trate.

Consideraciones similares fueron expuestas en sentencia de la Sala de 4 de septiembre de 2008, Expediente 2001-01267, consejero ponente Doctor Marco Antonio Velilla Moreno, donde se reiteró la línea jurisprudencial de la antes citada, al resolver un caso similar del sub lite.

La situación evidenciada denota entonces que no se acreditó el comentado requisito de cursar los estudios en el exterior, y que por consiguiente la decisión acusada viola el artículo 38, literal i), de la Ley 30 de 1992, pues la situación fáctica que obra en el plenario indica claramente y la solicitante no los ha controvertido y menos desvirtuado, que el título objeto de la homologación mediante el acto acusado no fue cursado en el exterior.

Por lo tanto, los cargos de la demanda tienen vocación de prosperar, de donde se accederá a las súplicas de la demanda, declarando la nulidad de la resolución enjuiciada, como en efecto se hará en la parte resolutiva de esta providencia.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. DECLÁRASE la nulidad de la Resolución 3485 de 12 de octubre de 2004, expedida por el Director de Calidad para la Educación Superior de dicho Ministerio, mediante la cual le resolvió favorablemente la solicitud de convalidación de su título de máster en investigación educativa que le otorgó el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas - Cuba a la señora Luz Stella Olaya Rico, mediante la cual niega las pretensiones de la demanda.

2. En firme esta decisión y previas las anotaciones de rigor, archívese el expediente.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase.

La anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en su sesión de 15 de abril de 2010».