Sentencia 2006-00567 de mayo 2 de 2013

 

Sentencia 2006-00567 de mayo 2 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

Ref.: Expediente 1835-2012

Rad.: 150012331000200600567 01

Magistrado Ponente:

Dr. Alfonso Vargas Rincón

Actor: Martha Yadira Contreras.

Autoridades nacionales.

Bogotá, D.C., dos de mayo de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Considera

Se trata de dilucidar en este caso la legalidad de la Resolución 27017 de 8 de septiembre de 2005, proferida por el asesor de la gerencia general de la Caja Nacional de Previsión Social, mediante la cual se le negó el reconocimiento y pago de la pensión gracia a la actora.

El Tribunal Administrativo de Boyacá accedió a las súplicas de la demanda.

La entidad demandada interpuso recurso de apelación argumentando que la libelista no tiene derecho a disfrutar de la pensión gracia porque incurrió en una causal de mala conducta.

De acuerdo con las pruebas aportadas al proceso, encuentra la Sala que la señora Martha Yadira Contreras cumple con los requisitos de edad y tiempo exigidos por la ley para el reconocimiento de la prestación solicitada, razón por la cual entrará a analizar si se configura en este caso la causal de mala conducta.

La negativa obedeció a que, según la caja, a través del Decreto 2052 de 16 de octubre de 1978, se declaró la insubsistencia de la accionante por abandono del cargo, cuestión que impide el reconocimiento de la pensión gracia, toda vez, que dicho comportamiento constituye una causal de mala conducta.

Al respecto debe advertirse que si bien el numeral 4º del artículo 4º de la Ley 114 de 1913 consagra la exigencia señalada, no significa que una sola conducta considerada aisladamente como reprochable, pueda tenerse en cuenta como causal de impedimento para el reconocimiento de la pensión gracia, pues como se ha dicho en otras oportunidades, ese comportamiento censurable debió observarse durante toda su experiencia profesional como docente al servicio oficial.

En el presente caso la actora prestó durante más de 20 años sus servicios como docente.

Obra a folio 13 del plenario copia del certificado de tiempo de servicios prestados por la actora, del que se desprende que la misma fue declarada insubsistente por abandono del cargo en el año 1978.

De conformidad con lo expuesto, para la Sala resulta que no se encuadra la conducta analizada, en la causal invocada por la entidad demandada, es decir, desobediencia a las normas del gobierno o de los superiores en materia de educación pública, o la sistemática renuencia o indiferencia para cumplirlas, ya que durante más de 20 años, la actora observó buena conducta y sólo falló en una oportunidad, sin que por ello haya sido objeto de sanción.

En tal sentido, no resultaría equitativo tomar en cuenta el único hecho desfavorable que registra la demandante para negarle la prestación, cuando dentro del expediente no reposa prueba alguna que desvirtúe que ésta durante un lapso mayor al exigido para adquirir su derecho pensional observó una buena conducta.

Sobre este punto esta corporación precisó:

“... debe observar la Sala que la pensión gracia se otorga luego de 20 años de servicios, el actor acredita haber laborado desde el 1º de febrero de 1964 hasta el 21 de agosto de 1966 cuando fue “suspendido por mala conducta”. Luego, según se certifica a folio 63, laboró del 5 de mayo de 1967 al 22 de febrero de 1991, es decir durante 24 años continuos, sin que haya sido objeto de sanción alguna.

En estas condiciones, no resultaría equitativo que un docente que ha demostrado que durante un lapso mayor al exigido para adquirir su derecho pensional ha observado buena conducta, se le tome en cuenta solo el hecho desfavorable para negarle la prestación.

La mala conducta como causal para la pérdida de la pensión gracia, debe ser el resultado de un análisis que lleve a la convicción de que durante su vinculación el docente asumió un comportamiento recriminable; no se trata de una actuación considerada de manera aislada”.

Así las cosas, no hay en el expediente elementos de juicio que sustenten la decisión adoptada por la Caja Nacional de Previsión para negar la pensión solicitada.

En este orden de ideas, estima la Sala que la actora tiene derecho a la pensión gracia que solicita, por cuanto laboró por más de 20 años en planteles del orden departamental y municipal y al momento de hacer la petición contaba con la edad requerida para ello.

Los anteriores razonamientos son suficientes para confirmar la sentencia apelada.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia apelada de 13 de octubre de 2010, proferida por el Tribunal Administrativo de Boyacá, dentro del proceso promovido por la señora Martha Yadira Contreras contra la Caja Nacional de Previsión Social.

Cópiese, notifíquese y cúmplase. Devuélvase el expediente al tribunal de origen.

La anterior providencia fue estudiada y aprobada por la Sala en sesión de la fecha».