Sentencia 2006-01316 de febrero 23 de 2011

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación: 250002327000200601316 01

Referencia: 17034

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Demandante: Banco Agrario de Colombia S.A.

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN.

Asunto: Impuesto sobre la renta año gravable 2003.

Bogotá, D.C., veintitrés de febrero de dos mil once.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

En los términos del recurso de apelación interpuesto por el demandante, corresponde a la Sala decidir la legalidad de los actos administrativos por medio de los cuales la Administración Especial de Impuestos de los Grandes Contribuyentes de Bogotá compensó la suma de $ 142.365.000 a la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003, presentada por el Banco Agrario de Colombia S.A. NIT. 800.037.800-8.

La censura en contra de las actuaciones de la administración se fundamenta en que el demandante calculó la primera cuota del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003, tomando en cuenta el saldo a pagar determinado en la liquidación oficial de corrección y no el generado en la declaración privada inicialmente presentada por ese período, lo que generó un saldo a pagar, que fue compensado mediante la Resolución 608-0845.

Según el a quo, no le era dable a la sociedad liquidar el valor de la primera cuota, tomando como base el valor determinado en la liquidación oficial de corrección, respecto del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2002, lo que ocasionó que los pagos efectuados en las fechas señaladas en el Decreto 3805 de 2003 se reimputaran y generaran intereses de mora.

Observa la Sala que mediante el Decreto 3805 del 30 de diciembre de 2003, el Gobierno Nacional fijó los plazos para la presentación de las declaraciones tributarias y el pago de la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003, según el cual, las personas jurídicas calificadas como grandes contribuyentes, como es el caso de la actora, debían cancelar el valor total a pagar en cinco (5) cuotas, así:

“DECRETO 3805 DE 2003

(Diciembre 30)

Por el cual se fijan los lugares y plazos para la presentación de las declaraciones tributarias y para el pago de los impuestos, anticipos y retenciones en la fuente y se dictan otras disposiciones.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de las facultades constitucionales y legales y en especial de las conferidas en los numerales 11, 20 y 25 del artículo 189 de la Constitución Política y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 579, 579-2, 603,800, 811, 876 y 877 del estatuto tributario, los artículos 3º de la Ley 6ª de 1971 y 2º de la Ley 7ª de 1991.

(…).

ART. 13.—Grandes contribuyentes. Declaración de renta y complementarios. Por el año gravable 2003, deberán presentar la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios en el formulario prescrito por la DIAN, las personas jurídicas o asimiladas, las entidades sin ánimo de lucro con régimen especial y demás entidades que a 31 de diciembre de 2003 hayan sido calificadas como “Grandes contribuyentes” por la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de conformidad con lo dispuesto en el artículo 562 del estatuto tributario, sin perjuicio de lo previsto en el artículo 15 del presente decreto para las entidades del sector cooperativo.

El plazo para presentar la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios se inicia el 3 de febrero del año 2004 y vence entre el 12 y 16 de abril del mismo año, atendiendo al último dígito del NIT del declarante.

Estos contribuyentes deberán cancelar el valor total a pagar en cinco (5) cuotas a más tardar en las siguientes fechas:

Pago primera cuota
10 de Febrero del año 2004
Declaración y pago segunda cuota:

Si el último dígito es:
Hasta el día
9 ó 0
12 de abril año 2004
7 ó 8
13 de abril año 2004
5 ó 6
14 de abril año 2004
3 ó 4
15 de abril año 2004
1 ó 2
16 de abril año 2004
Pago tercera cuota
09 de junio del año 2004
Pago cuarta cuota
05 de agosto del año 2004
Pago quinta cuota
07 de octubre del año 2004

PAR. 1º—El valor de la primera cuota no podrá ser inferior al 20% del saldo a pagar del año gravable de 2002. Una vez liquidado el impuesto y el anticipo definitivo en la respectiva declaración, del valor a pagar, se restará lo pagado en la primera cuota y el saldo se cancelará de la siguiente manera de acuerdo con la cuota de pago así:

Declaración y pago segunda cuota
35%
Pago tercera cuota
30%
Pago cuarta cuota
25%
Pago quinta cuota
10%

(…)”.

Consta en el proceso que el Banco Agrario de Colombia S.A. NIT. 800.037.800-8 presentó el 7 de abril de 2003, la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2002, en la cual determinó un saldo a pagar de $ 75.092.852.000(4), sobre el que debía cancelar la primera cuota del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003.

El 10 de febrero de 2004, el contribuyente liquidó y pago la primera cuota del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003 por valor de $ 12.390.590.000, es decir, liquidó el valor sobre un hecho incierto, pues para esa fecha la administración tributaria no había practicado la liquidación oficial de corrección.

Cuando un gran contribuyente desconoce la forma en que debe calcular la primera cuota del impuesto sobre la renta y complementarios, y como resultado paga un menor valor, la administración debe recalcularla con los intereses de mora a que haya lugar, bien porque no se tuvo en cuenta el saldo a pagar del año gravable anterior o no se efectúo la provisión contable.

Observa la Sala que el 9 de junio de 2004, la administración tributaria práctica liquidación de corrección, mediante la cual oficializa el proyecto de corrección presentado por el Banco Agrario de Colombia S.A., a la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2002, disminuyendo el saldo a pagar de $ 75.092.852.000 a $ 61.952.643.000.

Señala el actor, que la primera cuota del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003, la determinó con base en el saldo a pagar determinado en la liquidación oficial de corrección del 9 de junio de 2004 y no con base en la declaración inicialmente presentada el 7 de abril de 2003.

Frente a esta afirmación, considera la Sala que no era posible que el actor efectuara el cálculo con base en una actuación administrativa que para la fecha de pago de la primera cuota no se había materializado, es decir en ese momento, 10 de febrero de 2004 no existía para ese momento otra declaración o liquidación oficial que sustituyera a aquella; de tal manera que de conformidad con el parágrafo 1º del artículo 13 del Decreto 3805 de 2003, el valor de la cuota no podía ser inferior al saldo a pagar declarado.

Ahora bien, cuando el Decreto 3805 del 30 de diciembre de 2003, dispone que el pago de la primera cuota del año gravable 2003, corresponde al 20% del saldo a pagar determinado en la declaración de renta del año 2002, se fundamenta en un factor real informado por el contribuyente, que en todo caso no es definitivo a la hora de concretar la carga impositiva en la siguiente vigencia fiscal, puesto que según parágrafo 1º del artículo 13 “Una vez liquidado el impuesto y el anticipo definitivo en la respectiva declaración, del valor a pagar, se restará lo pagado en la primera cuota …” Es decir, que si un gran contribuyente paga más de lo que legalmente le corresponde en la primera cuota, este al momento de presentar la declaración tributaria restará lo pagado y el saldo lo cancelará tal como lo exige el Decreto 3805 de 2003.

Por lo expresado, el valor de la primera cuota debe corresponder al valor de la quinta parte de la provisión contable estimada(5), sin que el valor sea inferior al 20% del saldo a pagar del año gravable anterior, es decir, 2002.

Ahora bien, como quiera que la determinación del pago de la primera cuota del año gravable 2003 debió efectuarse con base en la declaración privada del año gravable 2002 presentada el 7 de abril de 2003, esta equivale a $ 15.018.570.000, y no a $ 12.390.529.000 como erradamente la determinó el demandante.

Si bien es cierto que la declaración inicial había sido sustituida por la liquidación de corrección practicada por la administración tributaria el 9 de junio de 2004, el demandante estaba en la obligación de liquidar y pagar la primera cuota con base en la declaración del impuesto sobre la renta y complementarios inicialmente presentada, ya que la disminución del valor a pagar por el impuesto del año gravable 2002 la solicitó el 2 de junio de 2004, casi un año después; actuación que genera intereses de mora desde el momento en que debió cancelar la cuota, hasta la fecha de la liquidación de la corrección solicitada por el actor.

Razón por la cual, la reimputación de que trata el artículo 804 del estatuto tributario de los pagos correspondientes al año gravable 2003 y los intereses moratorios efectuados por la Administración de Impuestos de los Grandes Contribuyentes de Bogotá son los correctos.

Ahora bien, establece el artículo 29 de la Ley 344 de 1996:

“(…) Cuando, como consecuencia de una decisión judicial, la Nación o uno de los órganos que sean una sección del presupuesto general de la Nación resulten obligados a cancelar una suma de dinero, antes de proceder a su pago, solicitará a la autoridad tributaria nacional hacer una inspección al beneficiario de la decisión judicial, y en caso de resultar obligación por pagar en favor del tesoro público nacional, se compensarán las obligaciones debidas con las contenidas en los fallos, sin operación presupuestal alguna”.

A su turno, el parágrafo del artículo 2º del Decreto 2126 de 1997 estipula:

“La inspección consistirá en la verificación a nivel nacional, de las deudas tributarias, aduaneras o cambiarias a cargo de los beneficiarios de la sentencia o conciliación (…)”.

Conforme a lo precedente, contrario a lo manifestado por el demandante, existiendo, como quedó demostrado, una obligación pendiente de pago por concepto del impuesto sobre la renta y complementarios del año gravable 2003 a cargo del Banco Agrario de Colombia S.A. por la suma de $ 255.137.000, era imperioso aplicar el artículo 29 de la Ley 134 de 1996 en concordancia con el Decreto 2126 de 1997.

En efecto, con la expedición de la Ley 344 de 1996, el Congreso de la República le otorgó al Gobierno Nacional mecanismos para la racionalización del gasto público y la reasignación de recursos hacía sectores deficitarios. Con esta finalidad, el artículo 29 de la mencionada Ley permite la compensación de las obligaciones fiscales del particular beneficiario de una decisión judicial, cuando como consecuencia de la misma, la Nación o uno de los órganos que sean una sección del presupuesto general de la Nación resulten obligados a cancelar una suma de dinero.

De tal manera que la administración tributaria al compensar la suma reconocida en la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca Sección Tercera, por valor de $ 142.365.000 al saldo por pagar por concepto del impuesto sobre la renta del año gravable 2003, procedió de manera acertada.

Por las anteriores razones no se accederá a las súplicas de la demanda, y en consecuencia se confirmará la sentencia apelada.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

Primero: CONFÍRMASE la sentencia del 30 de agosto de 2007 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca Sección Cuarta, Subsección B, dentro de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho instaurada por la sociedad Banco Agrario de Colombia S.A. contra la UAE Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN.

Segundo: RECONÓCESE PERSONERÍA a la doctora Diana Janethe Bernal Franco como apoderado de la demandada, según poder que obra en el folio 171 del expediente.

Cópiese, notifíquese y comuníquese. Devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.»

(4) Folio 52.

(5) La provisión contable tiene por objetivo prever unos recursos para cuando hagan falta, para cuando se necesiten para cumplir una obligación o compromiso. Es por eso que en el pasivo se crean las provisiones para las diferentes obligaciones futuras de la empresa, como son obligaciones fiscales.