Sentencia 2006-2317 de febrero 19 de 2015

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

Rad.: 76001233100020060231701 (1148-12)

Consejero Ponente:

Dr. Luis Rafael Vergara Quintero

Actor: Ahmed Kalil Sabad Abulach

Demandado: Instituto de Seguros Sociales-ESE Antonio Nariño

Bogotá, D.C., diecinueve de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «Consideraciones

Se trata de establecer la legalidad del Oficio ESEAN-D-UHNSP-041-06 de enero 27 de 2006, mediante el cual se ubicó al demandante en el área de consulta externa por necesidades del servicio, de acuerdo con la agenda establecida.

Previo al análisis de fondo, la Sala se pronunciará en relación con la caducidad de la acción declarada por el a quo, en los siguientes términos:

Tal como lo consideró el tribunal, la controversia que nos ocupa está sujeta al término de caducidad a que alude el numeral 2º del artículo 136 del CCA, es decir 4 meses, los cuales deben ser contabilizados a partir del día siguiente al de la publicación, notificación, comunicación o ejecución del acto, según el caso.

Para efecto de contabilizar el término aludido, el juez de instancia acogió el 27 de enero de 2006(1) como fecha inicial, es decir, la de la comunicación del acto y el 12 de junio del mismo año como fecha final, por ser esta la de radicación de la demanda.

Sin embargo, fue equivocado el análisis realizado en torno a la fecha de radicación de la demanda toda vez que esta fue extraída del acta de reparto (fl. 26) que no necesariamente concuerda con la fecha de radicación.

En la práctica, las demandas son radicadas en la secretaría del despacho judicial correspondiente y en los días siguientes son sometidas a reparto dado el volumen de demandas que se reciben a diario y dando prioridad a las acciones constitucionales; por lo tanto, la fecha en que la demanda fue sometida a reparto no es la idónea para ser tenida como aquella en que se radicó la demanda, a menos de que exista constancia de que uno y otro trámite fueron surtidos en un mismo día.

En el presente caso, se observa que la Secretaría del Tribunal Administrativo del Valle del Cauca impuso el sello de recibido del poder y el folio subsiguiente, el día 17 de mayo de 2006 a las 9:01 a.m., como consta en los folios 1 y 2 del expediente; por lo tanto, entiende la Sala que fue esa la fecha en que fue recibido no solo el poder, sino los documentos que le acompañan y la demanda misma; por lo tanto, es esa la fecha que se debió considerar al momento de estudiar la oportunidad en la radicación de la demanda.

La Sala infiere que fue esa la fecha que, en su momento, tuvo en cuenta el despacho para admitir la demanda y por tal motivo le dio curso a la misma y continuó su trámite, de modo que no era viable, en este caso, proferir fallo inhibitorio, pues no se configuró la causal alegada para ese efecto.

Las razones anteriores son suficientes para revocar la sentencia recurrida y, en su lugar, hacer el pronunciamiento de fondo en los siguientes términos.

El demandante fue vinculado al Instituto de Seguros Sociales en virtud del contrato de trabajo suscrito el 3 de abril de 1997(2) para desempeñar el cargo de médico general, grado 36 y prestar sus servicios en la Subgerencia de Salud de la Clínica Santa Ana en Tuluá-Valle; posteriormente fue asignado para prestar sus servicios en la Unidad Hospitalaria Nuestra Señora de la Paz en la ciudad de Cartago (Valle) dependiente de la Empresa Social del Estado Antonio Nariño.

Mediante Decreto 1750 de junio 26 de 2006(3) se escindió el Instituto de Seguros Sociales y se crearon unas empresas sociales del estado, entre ellas, la Antonio Nariño.

A través del Decreto 1758 de junio 26 de 2003(4) se aprobó la estructura de la Empresa Social del Estado Antonio Nariño y según Resolución 2358 de julio 26 de 2004(5) se modificó su planta de personal.

Los cargos pertenecientes a tal planta de personal fueron distribuidos mediante Resolución 1089 de octubre 29 de 2004(6) en la que se ubicó al demandante en la Dirección Unidad Hospitalaria Santa Ana de los Caballeros de Tuluá(7), en el cargo de médico, código 3085 grado 21.

No obstante, de conformidad con la certificación que obra a folio 143 del expediente, el actor fue ubicado en el cargo de médico grado 21 en la Unidad Hospitalaria Nuestra Señora de la Paz en la ciudad de Cartago, en virtud de la Resolución 946 de octubre 19 de 2004.

Mediante oficio de enero 27 de 2006 el director de esa unidad hospitalaria le comunicó que a partir del 1º de febrero, continuaría prestando sus servicios en el área de Consulta Externa.

El anterior oficio es el objeto de esta controversia, toda vez que en sentir del demandante, la ubicación en el área de Consulta Externa en el centro de atención ambulatoria le causa perjuicios económicos, pues al prestar sus funciones en el área de Urgencias de la unidad hospitalaria, podía participar de la distribución de turnos nocturnos, dominicales y festivos.

Las funciones asignadas al área de Urgencias en que se desempeñaba el actor y a la de Consulta Externa-centro de atención ambulatoria de la unidad hospitalaria, en que fue ubicado a través del acto acusado, son las siguientes:

Departamento de UrgenciasDepartamento de Atención Ambulatoria
— Responder por el correcto funcionamiento del Departamento de Urgencias de la unidad hospitalaria— Dirigir, planear, organizar y evaluar las actividades de los servicios de atención ambulatoria.
— Cumplir las políticas, normas, procedimientos de la empresa sobre la atención hospitalaria.— Cumplir con las políticas, normas y procedimientos de la empresa sobre la atención hospitalaria y el manejo del paciente.
— Planear, organizar, dirigir y evaluar las actividades del servicio de urgencias.— Participar en el proceso de evaluación y seguimiento del personal a su cargo.
— Coordinar las actividades administrativas y asistenciales del área de Urgencias con las demás dependencias que sean necesarias para la prestación adecuada de los servicios de salud.— Coordinar las actividades administrativas y asistenciales del área de Atención Ambulatoria con las demás dependencias que sean necesarias para la prestación adecuada de los servicios de salud.
— Participar en la evaluación de requerimientos de equipos y tecnología necesaria para la prestación de los servicios de salud.— Participar en la evaluación de requerimientos de equipos y tecnología necesaria para la prestación de los servicios de salud.
— Definir las prioridades de la prestación de servicios en el área de Urgencias.— Definir las prioridades de prestación de los servicios de salud en el área de Atención Ambulatoria.
— Asumir la responsabilidad sobre decisiones en ausencia del Director de la Unidad Hospitalaria y subdirectores durante turnos nocturnos, dominicales y festivos. — Apoyar los procesos de garantía de calidad en el área.
— Elaborar los informes de gestión del área y enviarlos a las dependencias que lo requieran.— Elaborar los informes de gestión del área y enviarlos a las dependencias que lo requieran.
— Analizar los indicadores de rendimiento, calidad y productividad de las actividades realizadas del servicio de urgencias durante el turno y establecer las medidas de mejoramiento.— Analizar y evaluar los indicadores de rendimiento, calidad y productividad de las actividades realizadas en los servicios de Atención Ambulatoria durante el turno y establecer las medidas de mejoramiento.
— Controlar y responder por los costos del área. — Controlar y responder por los costos del área.
— Las demás que le sean asignadas de conformidad con la naturaleza de la dependencia.— Las demás que le sean asignadas de conformidad con la naturaleza de la dependencia.

Del cuadro comparativo que antecede se concluye que dentro de las funciones asignadas al departamento de Urgencias del Hospital está la de asumir la responsabilidad sobre decisiones durante los turnos nocturnos, dominicales y festivos; sin embargo, tal función solo corresponde asumirla ante la ausencia del Director y Subdirector de la Unidad Hospitalaria, toma de decisiones que en momento alguno está asignada a un empleado específico del departamento de Urgencias, sino al departamento en sí, ante la ausencia de los mencionados directivos.

Y en el expediente no obra prueba de que el actor hubiera tenido a su cargo la distribución de turnos del personal que laboraba en el área de urgencias de la unidad hospitalaria ni de que tal atribución diera lugar a un reconocimiento económico adicional al que percibe cualquier médico código 3085 grado 21 de la unidad hospitalaria, ni de la ESE Antonio Nariño, en general.

Es del caso precisar que el Director de la Unidad Hospitalaria tiene a su cargo la función de administrar los recursos humanos, financieros y físicos de su unidad, al tenor de lo dispuesto en el ordinal 1º del artículo 15 del Decreto 1758 de 2003(8) y tal facultad supone la posibilidad de ubicar a quienes desempeñan sus funciones en ella, en el área en que se requieran sus servicios.

De conformidad con lo anterior, se puede concluir que la decisión de reubicar al demandante en un área diferente no constituye una decisión arbitraria ni comporta la violación de sus derechos laborales, pues es el ejercicio de una facultad que por ley le corresponde al Director de la Unidad Hospitalaria, en la medida en que está administrando los recursos humanos a su cargo, en aras de la buena prestación del servicio.

Es de resaltar que las funciones atribuidas al empleo de médico código 3085 grado 21 como el que desempeñaba el actor son las que se encuentran establecidas en el Manual Específico de Requisitos y Funciones(9) contenido en la Resolución 790 de 2004 y las mismas son comunes a todos aquellos que al interior de la ESE desempeñan el empleo de esa denominación, independientemente del área a que sea asignado.

Además, el lugar en donde ha de prestar servicios quien desempeñe el cargo de médico código 3085, grado 21 es “en donde sea ubicado el mismo”, tal como se señala en el Manual Específico de Funciones y Requisitos(10) y la asignación salarial correspondiente a dicho empleo es la misma en todos los casos; así lo manifestó el gerente general de la Empresa Social del Estado Antonio Nariño, en el oficio dirigido al demandante el 8 de mayo de 2006(11), en los siguientes términos:

“La Dirección de la Unidad Hospitalaria Nuestra Señora de la Paz de acuerdo con lo establecido en el Decreto 1758 de 26 de junio de 2003, en su artículo 16, tiene entre otras funciones, la de administrar los recursos humanos, financieros y físicos de la Unidad Hospitalaria; así como de cumplir y hace cumplir las políticas, normas, disposiciones legales y administrativas de la empresa, dentro de la respectiva unidad y por tanto, goza de esa facultad y autonomía administrativa y discrecionalidad para decidir sobre la reubicación del personal y cuando se efectúa un cambio o traslado de funcionarios de un área a otra, garantiza que este va a ejercer el mismo cargo (médico general), va a percibir la misma remuneración para el cargo que ocupa dentro de la empresa y las mismas funciones, como ocurre en su caso en particular”.

Con fundamento en lo anterior, se concluye que la decisión de la administración está ajustada a la legalidad, pues no se probó la desmejora del demandante en el cargo, toda vez que el cambio de una dependencia a otra no conlleva afectación de los beneficios laborales que tenía al interior de la institución en que presta sus servicios, toda vez que se mantuvo en el mismo empleo de la planta de personal, devengando el mismo salario pero prestando sus servicios en un área diferente.

Dentro del expediente no hay prueba de que la administración hubiera actuado de forma arbitraria o que le hubiera desmejorado la situación laboral al actor, ni que la decisión de ubicarlo en un área diferente haya conllevado un detrimento que dé lugar al reconocimiento de la indemnización que pretende.

Además, el hecho de que en el área de Urgencias ocasionalmente hubiera tenido la potestad de programar los turnos nocturnos, dominicales y festivos y en el de Atención Ambulatoria no, no puede considerarse una desmejora en su situación laboral en cuanto no es una función atinente a su cargo, sino una labor que desarrollaba a causa del área de desempeño, pero que no era inane a su empleo y al desproveerlo de ella no se configura un perjuicio.

Laborar en turnos que comprenden horarios nocturnos, festivos y dominicales es una situación excepcional que si bien reporta unos ingresos adicionales a quien es designado para ellos como contraprestación a la labor desarrollada en esas oportunidades especiales, no es inherente al empleo y no puede predicarse inamovilidad en un área determinada con el argumento de que en ella sí se recibe esa contraprestación y en otra área no.

En el caso bajo análisis se trata sencillamente de un cambio de área, pero manteniendo el mismo empleo y con el objeto de desarrollar funciones propias del cargo. En momento alguno tuvo que incurrir en cambio de sede por traslado a una ciudad diferente, que conllevara afectación en su entorno social o familiar, de modo que se concluye que el cambio que decidió la administración está dentro del marco del lus variandi en virtud del cual tiene la facultad de alterar ciertas condiciones de trabajo de los empleados, sin que en momento alguno se hubiera afectad su honor, dignidad, ni principios laborales fundamentales mínimos.

En consecuencia, la Sala considera que en el caso bajo análisis no se desvirtuó la legalidad del acto demandado; por lo tanto, se deben despachar desfavorables las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Sub Sección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

REVOCASE la sentencia del veintidós (22) de noviembre de dos mil once (2011) proferida por la Sala de Descongestión del Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, dentro del proceso promovido por Ahmed Kalil Sabad Abulach contra el Instituto de Seguros Sociales y la Empresa Social del Estado Antonio Nariño. En su lugar se dispone:

DENIÉGANSE las súplicas de la demanda.

Devuélvase el expediente al tribunal de origen

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

1 Fecha en que fue expedido el oficio acusado.

2 Folios 12 a 16.

3 Folios 30 al 37.

4 Folios 3 al 9.

5 Folio 52 a 55.

6 Folios 56 a 104.

7 Folio 102.

8 Por el cual se aprueba la estructura de la Empresa Social del Estado Antonio Nariño.

9 Las funciones del cargo comprenden: Cumplir con el reglamento interno de trabajo. — Cumplir y hacer cumplir las políticas y lineamientos de la empresa. — Ofrecer la atención oportuna con un alto nivel de calidez, cordialidad, respeto y relaciones humanos (sic). — Participar en las reuniones clínicas, administrativas y formar parte de los comités (vigilancia epidemiológica, de calidad, de infecciones, paritarios, Bioseguridad, organizaciones de usuarios entre otros) cuando se le requiera. — Asistir a las reuniones de capacitación y actualización técnico-científicas requeridas. — Mantenerse actualizado en los procedimientos y conductas propias de su área. — Programar con el superior inmediato la agenda de trabajo (permisos, vacaciones, licencias, calamidades entre otras) y cumplir con el horario laboral establecido. — Respetar y acatar las directrices, lineamientos e instrucciones de su jefe inmediato. — Vigilar y salvaguardar los bienes, valores e insumos a cargo, cuidar que sean utilizados debida y racionalmente de conformidad con los fines a que han sido destinados y rendir oportuna cuenta de los mismos. — Cooperar en la ejecución y cumplimiento de las alianzas, convenios docente-asistenciales y demás que celebre la ESEAN. — Mantener la debida reserva y discreción de los asuntos que conozca en razón de sus funciones exceptuando casos que determine la ley. — Conocer, acatar y hacer cumplir las normas de Bioseguridad. —Diligenciar, cumplir preparar y presentar oportunamente los informes, formatos y registros que sean solicitados por la ESEAN y/o por los entes de control estatales de acuerdo a la normatividad legal vigente. — Efectuar el registro de la historia clínica de manera legible, completa y de acuerdo a la normatividad vigente (Res. 1995/99), o la que aclare, modifique o adicione. — Prescribir órdenes de apoyo diagnóstico y terapéutico, de acuerdo con las normas del sistema y sujeción al POS. — Prescribir los medicamentos a los usuarios, de acuerdo con las normas del sistema y con sujeción al listado de medicamentos POS. — Expedir las incapacidades a los usuarios, de acuerdo con la normatividad legal vigente y los reglamentos de la empresa. — Diligencias y tramitar las fichas y formatos de notificación obligatoria exigidas por el ministerio de protección social y demás entes de control. — Identificar correctamente consignando en la historia clínica el origen de la patología (enfermedad general, origen ocasional, accidente de trabajo, SOAT). — Participar activamente, tanto en la capacitación, direccionamiento, educación o ejecución de los programas de promoción y prevención. — Realizar procedimientos ambulatorios de acuerdo al nivel de atención, experticia y ética médica. — Informar y orientar al paciente y sus familiares en los aspectos relacionados con su salud o su enfermedad. — Ayudar al personal asistencia del CAA o Clínica cuando por algún imprevisto o duda surgida ante las condiciones de un paciente, se le requiera. — Velar por la custodia del inventario y el adecuado uso de los elementos que la empresa le designe para el desarrollo de sus funciones. — Ejercer las demás funciones que se le asigne de acuerdo a la naturaleza de su cargo.

10 Folio 169.

11 Folios 162 a 165.