Sentencia 2007-00031/38160 de octubre 3 de 2016

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

SUBSECCIÓN B

Rad.: 200012331000200700031 01 (38.160)

Consejera ponente:

Dra. Stella Conto Díaz del Castillo

Actor: Carlos Eduardo Castañeda Guzmán y otros

Demandado: Instituto Nacional de Vías, Invías y otros

Acción: reparación directa

Bogotá D.C., tres de octubre de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Sala

1. Competencia

Esta Corporación es competente para conocer el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada, en proceso de doble instancia, seguido ante el Tribunal Administrativo del Cesar, tal como lo dispone el artículo 129 del CCA, habida cuenta que la cuantía de la demanda alcanza la exigida en vigencia del Decreto 597 de 1988 para que esta Sala conozca de la acción de reparación directa(3). De manera que la Sala puede pronunciarse sin limitaciones, acorde con lo dispuesto por el artículo 357 del CPC.

Finalmente, se advierte que la acción se impetró en el término consagrado en el artículo 136 del CCA, por lo cual no operó el fenómeno jurídico de caducidad de la acción(4).

2. Problema jurídico

Corresponde a la Sala resolver los recursos interpuestos por Q.B.E. Seguros S.A. y la parte demandante, contra la sentencia que declaró responsable al Invías del accidente ocurrido el 20 de junio de 2004. Sostienen los apelantes que la parte actora debe asumir el daño y sus consecuencias, pues el exceso de velocidad le impidió advertir el hundimiento y evitar la colisión.

3. Hechos probados

De conformidad con el acervo probatorio allegado, se encuentran probados los siguientes hechos relevantes a la litis:

3.1. El señor Carlos Eduardo Castañeda Guzmán, hijo de la señora Raquel Lucía Guzmán, contrajo matrimonio con la señora Lylian Marlen Contento Bermúdez. De esa unión nacieron María Paula y Juan Camilo Castañeda Contento (fls. 3-7 cdno. 5 —registros civiles de nacimiento y de matrimonio—).

3.2. El 20 de junio de 2004, hacia las 5:00 p.m., el señor Carlos Eduardo Castañeda Guzmán conducía el vehículo Chevrolet Steem, modelo 2000, de placas BLB-712, en el que también viajaban las señoras Raquel Lucía Guzmán, Lylian Marlen Contento Bermúdez y los menores María Paula y Juan Camilo. El conductor perdió el control del rodante, arrollando al señor Jaime Enrique Zúñiga Manjarrez(5) y chocó luego contra un árbol, en la vía que de Bosconia conduce a El Difícil (Km 21+800).

3.2.1. De acuerdo con el croquis del accidente, la vía tenía un hundimiento que abarcaba los dos carriles, a causa de: “cuando la calzada tenga huecos que alteren la velocidad o dirección de los vehículos” —número 306—. En el informe correspondiente, el mismo patrullero que elaboró el croquis, narró:

El día 20 de junio siendo aproximadamente las 17:00 horas en la vía que conduce de Bosconia (Cesar) al municipio del difícil (sic) (Magdalena) kilómetro 20+800 pts el vehículo de placas BLB-712 Marca Chevrolet-Steem Modelo 2000 Tipo camioneta de color plata níquel de servicio particular (…) la cual era conducido por el señor CARLOS EDUARDO CASTAÑEDA GUZMÁN (…) con C.C. #79392510 y licencia de conducción #2396325 de categoría 04, perdió el control del vehículo por un hundimiento que se encuentra en la vía, lo cual provocó que perdiera la dirección del vehículo, causas que aún están por esclarecer, arrollando y causando la muerte instantánea al peatón de nombre JAIME ENRIQUE ZÚÑIGA MANJARRÉS (sic) (…) hechos en los cuales también resultaron heridos los ocupantes del vehículo (…) cabe anotar que el conductor también resultó herido (…) al llegar al lugar del accidente se encontraba la patrulla de vigilancia del municipio de Bosconia y también varios vehículos y personas particulares (patrullero Ever Gallego Flórez. fls. 11-12 cdno. 5).

3.2.2. El jefe de unidad local del CTI de Bosconia presentó a la Fiscalía 25 Seccional de la misma municipalidad informe de Inspección judicial, realizada al vehículo en el que viajaban los demandantes, en el que precisó (fls. 52-54 cdno. 5):

Se observa el vehículo en mal estado de funcionamiento, la carrocería destruida, puertas; rines; coginería (sic), defensas tanto delantera como traseras retorcidas, radiador destruido, el motor corrido de su lugar, las 4 llantas al parecer en buen estado. 

No se pudo determinar el encendido ni funcionamiento del vehículo por el estado de destrucción del vehículo, así como la ausencia de la batería. Se deja el vehículo en el lugar de la inspección. 

3.2.3. De acuerdo con las doce fotografías allegadas al infolio por la parte demandante no controvertidas por la contraparte, corroboradas con el informe y el croquis del accidente ya referidos, i) el vehículo quedó totalmente destruido, con abolladuras en la parte frontal, delantera derecha y trasera; ii) la carretera por la que se desplazaba es una vía plana, recta, con árboles en los costados, sin señalización y con un hundimiento que la atraviesa perpendicularmente, imperceptible por la uniformidad del color con relación al resto del asfalto, pero relevante por su profundidad (fls. 55-58 cdno. 5).

3.3. Por el deceso del señor Jaime Enrique Zúñiga Manjarrez, el señor Castañeda Guzmán y los señores Ismael Ramiro Zúñiga López (padre del fallecido) y Juan Rodrigo Ospina (en representación de Generali Colombia Seguros Generales S.A.) celebraron un contrato de transacción, el 8 de abril de 2005, por el que acordaron con el padre la suma de $ 13.000.000, por concepto de indemnización integral por la muerte del señor Zúñiga Manjarrez. De los que la aseguradora asumió el pago de $ 8.000.000 y el excedente, el señor Castañeda Guzmán (fls. 43-48 cdno. 5).

3.3.1. La Fiscalía 25 delegada ante los jueces penales del Circuito de Valledupar precluyó la investigación iniciada en contra del señor Carlos Eduardo Castañeda Guzmán, comoquiera que los perjuicios ocasionados por la comisión del delito se indemnizaron (fls. 49-51 cdno. 5).

3.4. En cuanto al estado de salud de los ocupantes del automotor, las historias clínicas allegadas al plenario dan lugar a sostener:

3.4.1. El señor Carlos Eduardo Castañeda Guzmán ingresó a Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Valledupar Ltda. el 20 de junio de 2004, con diagnóstico de politraumatismo (fl. 16 cdno. 5 —certificación—):

Presentó pérdida del conocimiento por tiempo no estipulado, fractura de fémur derecho y fractura de tobillo izquierdo: fue valorado por neurocirujano encontró paciente con un Glasgow 13/15, TAC cráneo mostró edema cerebral severo, por lo que solicitó ingreso a UCI; el día 21 de junio se realizó osteo-síntesis de fémur derecho y de pierna izquierda, en el postoperatorio inmediato presentó inestabilidad hemodinámica, secundario a shock hipovolémico por sangrado que conllevó a hipotensión severa, no refractaria a aporte de volumen, se documentó hemoglobina de 6 cm, se transfunden 4 unidades de glóbulos rojos, e inició soporte con inotrópicos con lo que se mejoró estado hemodinámico, en ventilación mecánica desde su posquirúrgico (4 días), por datos de edema cerebral que requiere de hiperventilación y sedo analgesia, hoy se inicia destete. / Actualmente paciente en ventilación mecánica oro-intubado, lo cual le incapacita por lapso de tiempo (sic) sujeto a evolución, para cualquier requerimiento de tipo legal (fl. 17 cdno. 5).

NEUROCIRUGÍA:  

VALORA PACIENTE CON 37 AÑOS DE EDAD POLITRAUMATIZADO EN ACCIDENTE DE TRÁNSITO. 

AL EXAMEN NEUROLÓGICO ES SOMNOLIENTE QUE AL ESTIMULARLO SE TORNA IRRITABLE (ilegible) CON HERIDA FRONTAL ABIERTA. NO HAY SIGNOS DE FOCALIZACIÓN. 

FÉRULAS EN AMBOS MM IFS PERO SIN DÉFICIT MOTOR. 

SE SOLICITA TAC DE CRÁNEO SIMPLE QUE MOSTRÓ IMÁGENES DE EDENA CEREBRAL DIFUSO CON NEUMOENCÉFALO INTERHEMISFÉRICO Y PEQUEÑA ÁREA PUNTIFORME DE CONTUSIÓN HEMORRÁGICA FRONTAL DERECHA (…). 

TRASLADAR A CUIDADOS INTENSIVOS PARA MONOTORIZACIÓN (fls. 215-238 cdno. 5).

Remitido al hospital San Ignacio, en la ciudad de Bogotá, figura en la historia (fl. 239 cdno. 5):

FOCO DE FRACTURA DEL PERONÉ RELLENADO POR MATERIAL FIBROSO BLANQUECINO, QUE AL SER DESBRIDADO DEJÓ (ilegible) DE 1C, EN LA CORTICAL MEDIAL DEL PERONÉ. NO SIGNOS DE INFECCIÓN. 

(…) 

PACIENTE CON ANTECEDENTE DE ACCIDENTE DE TRÁNSITO HACE 10 MESES QUE REQUIRIÓ INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS EN MIEMBROS INFERIORES POR MÚLTIPLES FRACTURAS. HACE UN PAR DE MESES COMENZÓ APOYO AYUDADO POR MULETAS, MOMENTO DESDE EL CUAL REFIERE DOLOR EN CARA ANTERIOR DEL HOMBRO DERECHO PRINCIPALMENTE CON LA ROTACIÓN INTERNA (…) DX SÍNDROME DE PINZAMIENTO DEL HOMBRO DERECHO. CON LESIÓN DE SUPRAESPINOSO. 

(…) 

SE EXPLICA AL PACIENTE LA POSIBILIDAD DE RECUPERACIÓN DE LA SENSIBILIDAD EN EL MUSLO IZQUIERDO. SE INSISTE EN INICIO DE FISIOTERAPIA, LA CUAL COMENZARÁ EN DOS SEMANAS PARA ARCOS DE MOVILIDAD Y FORTALECIMIENTO DE CUELLO DE PIE. 

(…) 

Ahora consulta porque desde hace un mes viene presentando ánimo triste, hipersomnio, hiporexia, anhedonia, fatigabilidad, astenia, niega ideación suicida, dice sentirse solo y con desesperanza “como que no veo el norte, como que todo se me cerró y no logro enderezar las cosas”. Primera vez que dice tener esta sensación (…) 

Diagnóstico: Episodio Depresivo Mayor leve a moderado. 

(…) 

Al examen mental alerta, orientado en tres esferas, poco colaborador, hipoproséxico, con tendencia al mutismo, negativismo a lo extremista, niega elementos delirantes o alteraciones (ilegible); refiere que “no quiere hablar”; introspección nula. 

(…) 

Se entrevista a la esposa del paciente quien manifiesta que el paciente ha mantenido ánimo irritable, actitud poco colaboradora, dolor de gran intensidad, interpretaciones delirantes de la realidad (le dice a su esposa que le exija a sus trabajadores del hospital), idea fija de querer separarse de su esposa. Permanece despierto en horas diurnas. En la noche solo concilia el sueño tras la administración de haloperidol. 

(…) 

Paciente quien se encuentra hostil “no avanzo en el tto”, “voy mal”. Refiere familiar que el paciente ha permanecido demandante, hostil, agresivo verbalmente. 

(…) 

Pte de sexo masculino, de 37 años de edad, con dx médico de fx de fémur derecho, pop clavo-fx cuello de pie. Osteomelitis a quien se le inicia tto con ejercicios activos de flexión de cadera con rodilla extendida, isométricos bilateral (sic) de cuádriceps. Flexo-extensión de cuello de pie, estiramiento de isquiotibiales. Abd y add de MMI izquierdo. Isométricos de abdominales y glúteo mayor y fortalecimiento de musculatura de MMSS. Pte tolera tratamiento sin complicaciones. 

(…) 

HACE 1 AÑO Y 3 MESES SUFRIÓ POLITRAUMATISMO CON TCE Y FRACTURA CERRADA DE TIBIA Y PERONÉ IZQUIERDO, FRACTURA DE FÉMUR DERECHO EN ACCIDENTE DE TRÁNSITO EL 20 DE JUNIO DE 2004. MANEJADO EN LA UCI DE VALLEDUPAR POR 15 DÍAS Y LUEGO FUE REMITIDO AL H. SAN IGNACIO EN BOGOTÁ (…) AL PARECER HUBO COMPLICACIONES: EN EL H. DE SAN IGNACIO: RETIRO DEL MATERIAL DE OSTEOSÍNTESIS DE LA TIBIA IZQUIERDA Y MANEJO DE INFECCIÓN DE TEJIDOS BLANDOS. EL 27 DE JULIO DE 2004 NUEVA CIRUGÍA Y COLOCACIÓN DE MATERIAL DE OSTEOSÍNTESIS. EL 04 DE AGOSTO DE 2004 RETIRO DE MOS DEL FÉMUR DERECHO Y SE LO CAMBIARON. PERMANECIÓ EN SILLA DE RUEDAS HASTA ENERO DE 2005. SOLO RECIBIÓ TERAPIA FÍSICA ORDENADA DIRECTAMENTE DEL SAN IGNACIO. EN FEBRERO DE 2005: INJERTO DE HUESO DE CRESTA ILIACA IZQUIERDA A CUELLO DE PIE (…) COMENZÓ A CAMINAR CON MULETAS AUXILIARES A PARTIR DE ENERO. DESDE HACE MÁS O MENOS 4 MESES ESTÁ UTILIZANDO BASTÓN DE ASA (…) ESTÁ PRESENTANDO DEFORMIDAD DEL PIE. HAY RIGIDEZ ARTICULAR DEL TOBILLO. ADEMÁS PRESENTA DEDOS EN MARTILLO DESDE ANTES DE LA CIRUGÍA (…). 

3.4.1.1. El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses allegó dictamen sobre la incapacidad médico legal definitiva por lesiones físicas de 200 días (fls. 402-403 cdno. 2).

3.4.1.2. Junto con la demanda allegó la actora un dictamen pericial, elaborado por el economista Antonio José Sánchez Zambrano, incluido en la lista de auxiliares de la justicia, acorde con el cual al demandante lo afecta una incapacidad laboral del 100%, de modo que el lucro cesante consolidado, al 31 de mayo de 2006, ascendía a la suma de $ 361.570.654. El futuro, a la suma de 2.657.528.746, para un total de $ 3.122.992.958, por daños y perjuicios. Tomó como ingreso base mensual el valor de sus ingresos certificados ($ 13.500.000) indexados, para un total de $ 14.664.129.

3.4.2. El joven Juan Camilo Castañeda Contento, quien previamente fue atendido en la Clínica Valledupar Ltda. (fls. 68-74 cdno. 5), fue trasladado al Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá, en donde emitieron el siguiente diagnóstico (fls. 64-67 cdno. 5):

CABEZA: DOLOR A LA PALPACIÓN DE REGIÓN CERVICAL Y PARACERVICAL A NIVEL C7C6 CON ESPASMO MUSCULAR PARAVERTEBRAL DERECHO (…). 

EXTREMIDADES: ESCORIACIONES MÚLTIPLES EN HOMBRO DERECHO CODO IZQUIERDO Y PIERNA IZQUIERDA MÁS EQUIMOSIS EN MUSLO DERECHO, MOVILIZA LAS CUATRO EXTREMIDADES SIN DEFORMIDAD O DOLOR SIN DÉFICIT NEUROVASCULAR DISTAL (…) 

DX SÍNDROME DE LATIGAZO CERVICAL CONTUSIÓN HOMBRO DERECHO MÚLTIPLES CONTUSIONES DE TEJIDOS BLANDOS. 

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, respecto de su caso, indicó que la incapacidad médico legal definitiva por las lesiones sufridas correspondió a 25 días (fls. 405, 407 cdno. 2).

3.4.3. Sobre el estado de la joven María Paula Castañeda Contento, el Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá emitió tuvo el siguiente diagnóstico (fls. 75-77 cdno. 5):

FRACTURA DE LA DIÁFISIS DEL FÉMUR (…). 

PACIENTE SUFRE ACC DE TRÁNSITO PRESENTANDO TRAUMA EN MUSLO DERECHO POSTERIOR DOLOR Y DEFORMIDAD (…) SE DECIDE OSTEOSÍNTESIS DE FÉMUR CON TEN. PROCEDIMIENTO SIN COMPLICACIONES. 

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, respecto de su caso, indicó que la incapacidad médico legal definitiva por las lesiones sufridas correspondió a 75 días (fl. 422 cdno. 2).

3.4.4. Con relación a la señora Raquel Guzmán de Castañeda, la Clínica Valledupar precisó que, debido a los politraumatismos sufridos en el accidente de tránsito del 20 de junio de 2004, fue sometida a una laparotomía abdominal, por trauma cerrado de abdomen y a una neurocirugía. Se indica, igualmente, que sufrió heridas en el pecho, cuello, cabeza —fractura lineal frontal derecha— (fls. 92-122 cdno. 5).

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, respecto de su caso, indicó que la incapacidad médico legal definitiva por las lesiones sufridas correspondió a 35 días (fls. 404, 442 cdno. 2).

3.4.5. La señora Lilyan Marlen Contento Bermúdez fue atendida en la Clínica Valledupar Ltda. y en el Hospital Universitario Santa Fe de Bogotá, así (fls. 123-214 cdno. 5):

SE LE REALIZÓ SUTURA DE HERIDAS EN CARA EN HOSPITAL DE VALLEDUPAR, VIENE A CONTROL POR CIRUGÍA PLATICA (sic). 

PRESENTA CICATRIZ OBLICUA DE APROX 6 CM DE LONG EN REGIÓN HEMIFRONTAL DERECHA, ERITEMATOSA, DOLOROSA Y CON FIBROSIS MODERADA. NO ANESTESIA EN SUPRAORBITARIO NI REGIÓN FRONTAL. NO COMPROMISO DE LEVANTAMIENTO DE CEJA NI DE PTOSIS PALPEBRAL. CICATRICES EN LABIO N2 INFERIOR HORIZONTALES A 90 GRADOS DE RSTL, CON EDEMA RESIDUAL Y DE APROX 2 Y 4 CM RESPECTIVAMENTE. FIBROSIS RESIDUAL, EDEMA, DOLOR A PALPACIÓN (…). 

PACIENTE EN FISIOTERAPIA POR FRACTURA DE CODO (…) PACIENTE REMITIDA A FISIOTERAPIA, EN POST-OPERATORIO DE REDUCCIÒN DE FRACTURA DE OLECRANON Y CÚBITO DERECHO (…). 

PRESENTA TRAUMA FACIAL CON FX DE PARED ANTERIOR SENO IZQ Y FX DE HUESOS PROPIOS. SE REALIZA EXAMEN CLÍNICO EN DONDE NO SE ENCUENTRA EVIDENCIA CLÍNICA DE FRACTURA EN MAXILAR SUPERIOR, INFERIOR, ARCO CIGOMÁTICO, ETM Y HUESO ALVEOLAR.LA OCLUSIÓN ES ESTABLE SE DECIDE CONTROL Y VALORACIÓN POR ORL (…). 

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, respecto de su caso, indicó que la incapacidad médico legal definitiva por las lesiones sufridas correspondió a 90 días (fls. 476-477 cdno. 2).

3.4.6. Dentro del trámite de primera instancia, se recepcionaron los siguientes testimonios(6):

El contrato mío era un contrato de consultoría, tendiente a supervisar las vías, supervisión general de los tramos asignados en el objeto del contrato y dentro de las funciones están identificar e informar al Invías todo lo que se presente en las vías, dentro de las funciones como administrador vial están las de oportunamente en cada caso de presentarse alguna anomalía donde se presente algún problema hay que señalizarlo e informarlo para que se tomen los correctivos; realmente es difícil recordar a ciencia cierta cuál era el estado de la vía para ese momento (…) ESTE TIPO DE HUNDIMIENTOS CUANDO SE PRESENTAN LA ADMINISTRACIÓN VIAL LOS SEÑALIZA O EN SU DEFECTO CUANDO SE ADELANTAN CONTRATOS DE REVISIÓN TIENEN QUE ESTAR SEÑALIZADOS (…) EN ESE MOMENTO LA VÍA ESTABA SEÑALIZADA PORQUE SIENDO YO ADMINISTRADOR UNA DE MIS FUNCIONES ERA LA DE SEÑALIZAR, COLOCAR LA SEÑALIZACIÓN PREVENTIVA DEL CASO (Vicenzo Gaetano Puccini Lucchesi, celebró con el Invías el contrato 090 de 2001, para la administración y mantenimiento vial para adelantar acciones de una efectiva conservación de la carretera nacional. Fls. 325-326 cdno. 2).

Me encontraba en el municipio de Bosconia cuando fui informado por medio del radio, en mi calidad de conductor de la patrulla de tránsito de carreteras, sobre un accidente ocurrido en la vía Bosconia-El Difícil, procedí a desplazarme al lugar en compañía del comandante y dos miembros más del grupo. Al llegar al lugar de los hechos se encontraba personal de la estación de policía de Bosconia y varias personas en el sector, en el lugar se encontraba un vehículo color gris el cual se salió de la vía por causa de un bache debido a la ausencia de señalización, el vehículo se encontraba fuera de la vía, al lado izquierdo de la vía, en dirección Bosconia-El Difícil estrellado contra un árbol y al lado de él un cuerpo sin vida de un hombre que se encontraba en esos momentos pasando por la cerca (…) aproximadamente a 80 km [velocidad del automotor] (…) La profundidad no la puedo determinar porque no se midió la profundidad del bache pero era lo suficientemente profunda como para hacer que un vehículo perdiera el control, ya que en este sitio se habían presentado varios accidentes por la misma causa, ya que los vehículos tenían que parar para pasar este punto y los que venían atrás no se percataban y chocaban contra ellos y otros que simplemente perdían el control por no conocer la vía (…) Al momento de retirar el vehículo del lugar de los hechos para llevarlo al parqueadero se pudo observar que la llanta del lado derecho se encontraba sin aire y tenía un tipo de abertura por el lado interno la cual no se detalla en las fotografías (Ever Gallego Flórez, patrullero que elaboró el informe del accidente y el croquis. Fls. 604-606 cdno. 3).

4.1. El daño

Se encuentran debidamente probadas las lesiones causadas a los demandantes. Se conoce también que el vehículo en el que viajaban colisionó abruptamente contra un árbol, después de haber arrollado al señor Jaime Enrique Zúñiga Manjarrez, causándole la muerte.

En cuanto a la antijuricidad(sic), revisado el material probatorio, encuentra la Sala que las pruebas son contestes e indican que el accidente mencionado fue causado por el hundimiento en la vía, sin señalización, que hizo perder al conductor el control del automotor.

No sobra recordar la obligación de señalización, para el caso en estudio a cargo del Instituto Nacional de Vías-Invías, cuyo objeto y funciones señaladas en el Decreto 2056 de 2003(7), de conformidad con lo previsto en el Manual de Señalización Vial vigente para la época del accidente (expedido en mayo de 2004), que dispone en su capítulo 2 —se destaca—:

2.2. SEÑALES PREVENTIVAS 

2.2.1. Objeto 

Llamadas también de prevención, tienen por objeto advertir al usuario de la vía la existencia de una condición peligrosa y la naturaleza de ésta. Se identifican con el código SP.(…) 

Deberán ser colocadas antes del riesgo a prevenir. En vías arterias urbanas, o de jerarquía inferior, se ubicarán a una distancia que podrá variar entre 60 y 80 m. Para el caso de vías rurales, o urbanas de jerarquía superior a las arterias, las señales preventivas se colocarán de acuerdo con la velocidad de operación del sector (…) 

SP-26. DEPRESIÓN 

Esta señal se empleará para advertir al conductor la proximidad a un hundimiento brusco en la superficie de la vía, que puede causar daños o desplazamientos peligrosos o incontrolables del vehículo. Debe removerse cuando cesen las condiciones que obligaron a instalarla. 

Deberá complementarse con la señal reglamentaria SR-30 - Velocidad máxima, para disminuir gradualmente la velocidad de circulación, una vez se va acercando a la depresión. 

No obstante el Invías desatendió la obligación concerniente a la señalización preventiva por la que se advirtiera sobre el desperfecto en la vía —SP-26-Depresión—, acompañada de la señal reglamentaria SR-30-Velocidad máxima, de modo que el conductor tuviera la posibilidad de disminuir la marcha y así sortear adecuadamente la depresión ubicada en la vía, que ocupaba los dos carriles, por la que el señor Carlos Eduardo Castañeda Guzmán perdió el control del vehículo, con las consecuencias conocidas.

Corolario de lo dicho, permite concluir que las víctimas no están en la obligación de soportar lo acontecido, tampoco las secuelas causadas por la colisión del vehículo en el que se desplazaban por la vía que de Bosconia conduce a El Difícil, como consecuencia de la ausencia de señalización. Misma que deviene obligatoria y ha sido prevista para informar a los conductores de manera oportuna la necesidad de disminuir la velocidad e incluso detener la marcha ante el peligro de perder el control del automotor.

4.2. La imputación

Sobre este particular, se tiene en cuenta que las funciones del Invias establecen el deber de corregir el desperfecto de las vías y, en tanto, señalizarlos para prevenir los accidentes. Obligación que en la vía que de Bosconia conduce a El Difícil, kilómetro 20+800 el 20 de junio de 2004, a las 5:00 p.m. no se cumplía, según el patrullero que elaboró el informe y el croquis sobre el accidente cuyo estudio ocupa a la Sala, sin perjuicio de que según el mismo patrullero los accidentes ocurrían a diario y el desperfecto se conocía. De modo que, como lo debido no aconteció, pues la demandada no cumplió con su obligación de mantenimiento de la vía en buen estado y señalización, esta última, hasta tanto resultara posible la corrección del hundimiento, es clara para la Sala su responsabilidad y, habrá de confirmarse la decisión. No así la reducción del 50%, comoquiera que al demandante Castañeda Guzmán ninguna responsabilidad le asiste.

En este punto resultan inadmisibles los planteamientos de la defensa dirigidos a señalar el hecho del conductor porque no redujo la velocidad para advertir el hundimiento, pues ninguna señal se lo indicaba y siendo así nada indica que tendría que suponerlo.

Llama igualmente la atención que el a quo atribuya al conductor responsabilidad porque no portaba licencia, de una parte, dado que el documento se relaciona en el croquis pero principalmente en razón de que la supuesta falta del documento nada incidió para la colisión y es sabido que el hecho de la víctima deberá contribuir eficazmente al daño, para que prospere parcial o totalmente la exoneración.

Esto es así pues, solo de haberse ubicado en la carretera las señales idóneas, estas son, la SP-26-Depresión y la señal reglamentaria SR-30-Velocidad máxima, resultaría del caso entrar a considerar la causal de exoneración alegada –hecho de la víctima-, pero como no fue así y lo que ordinariamente ocurre, es que los conductores disminuyen la velocidad cuando las señales preventivas y de advertencia así se lo indican, siendo esta la única causa del accidente, ninguna participación le puede ser atribuida al conductor. Lo anterior, además porque el Invías no aportó prueba en orden a probar el exceso de velocidad del conductor argumentado en su defensa.

Siendo de este modo las cosas, se tiene que la providencia será confirmada en lo atinente a la responsabilidad del Invías, dada la antijuricidad(sic) del daño sufrido por los demandantes y modificada en cuanto a la reducción de la condena, pues las víctimas no tienen que soportar los perjuicios ocasionados con el accidente.

5. Sobre el llamamiento en garantía

Procede la Sala a pronunciarse sobre los demás argumentos de la alzada, relacionados con la solidaridad de los llamados en garantía, entendiéndose que es competente para pronunciarse sobre el particular, en cuanto la llamada en garantía Q.B.E. Seguros S.A. impugnó la declaratoria de responsabilidad, amén de la condena en su contra.

Aduce Q.B.E. Seguros S.A. que el contrato celebrado con el Invías no cubre el siniestro por el que es convocada a este asunto, pues el evento se excluyó expresamente, así:

“La compañía no indemniza los daños o perjuicios causados directa o indirectamente, por y/o como consecuencia de: Inobservancia de disposiciones legales u órdenes de la autoridad, de normas técnicas o de prescripciones médicas o de instrucciones y/o estipulaciones” 

En consideración a esta estipulación contractual, se tiene que, en la medida en que el Invías inobservó el cumplimiento de las normas técnicas a las que se hizo referencia en el numeral 4.1 de esta providencia, atinentes a la debida señalización de las vías en caso de depresiones que alteren su regularidad, Q.B.E. Seguros S.A. no se encuentra obligada a pagar la indemnización decretada, bajo el entendido de que el contrato es ley para las partes (C.C., art. 1602) y comoquiera que el asegurado no puede liberarse de la responsabilidad a la que es condenado, por dolo o culpa grave, se revocará el numeral cuarto de la sentencia apelada. Esto es así porque la inobservancia de la obligación del Invías de corregir el desperfecto de la vía y en tanto señalizar, dada su gravedad y acorde con lo convenido, no queda sino concluir la exclusión del amparo.

5.2 Alega también la aseguradora que no se probó que el tramo en el que se presentó el accidente corresponde a una vía nacional y que estuviera bajo la administración de la demandada. Pues bien, vistas las pruebas allegadas, se tiene que el contrato 162 de 2003, por el que se pactó el mantenimiento de la vía Pueblo Nuevo-Bosconia-Valledupar, ruta 8003, incluye el tramo en el que se presentó el accidente, de modo que tanto por tratarse del carácter nacional de la vía, como porque se encontraba bajo su responsabilidad, como lo indica el contrato celebrado para su mantenimiento, el Invías deberá responder por lo acontecido.

Finalmente, también impugna Q.B.E. Seguros S.A. porque se haga efectiva la solidaridad entre el interventor y el contratista, aduciéndose que deben proceder al pago de la indemnización que se decrete a favor de los demandantes, encuentra la Sala, de un lado, que según el Acta de Recibo Final del contrato de Gerencia de Obra No. 162 de 2003, la ejecución terminó el 24 de abril de 2004(8), que se firmó el 22 de julio de 2004 (fls. 92-94 cdno. 1) y que el accidente ocurrió el 20 de junio, es claro que ni el contratista ni el interventor tendrán que responder. Lo anterior, porque si bien en los términos del contrato HIFO S.A. respondía por prevenir, guiar, mantener y señalizar el tránsito y respondía por el incumplimiento, se entiende que la obligación terminó con el contrato y ejecución de la obra recibida por la contratante. Señala el contrato (fls. 98-108 cdno. 1):

Desde el inicio de las obras y hasta la entrega definitiva de las mismas al INSTITUTO, para guiar el tránsito y como prevención de riesgos de los usuarios y personal que trabaja en la vía en construcción, en CONTRATISTA [HIFO S.A.] está en la obligación de señalizar y mantener el tránsito en el sector contratado, de acuerdo con las estipulaciones y especificaciones vigentes sobre la materia. Desde ese momento el CONTRATISTA es el único responsable en el sector contratado de la conservación, señalización y mantenimiento del tránsito. El incumplimiento de esta obligación durante la ejecución del contrato, causará al CONTRATISTA la imposición de multas proporcionales al valor del contrato y/o al de los daños sufridos por el INSTITUTO, sin perjuicio de la responsabilidad civil extracontractual.

No siendo de recibo lo señalado por la aseguradora, en cuanto a que la señalización debió ser objeto de garantía por concepto de estabilidad, pues ninguna prueba así lo indica y sabido es que esta atañe específicamente a la calidad de la obra, de los materiales y su durabilidad. Es más, cabría suponer que el Invías debió recibir la obra en buen estado y debidamente señalizada.

Corolario de lo dicho, se tiene que la sentencia será confirmada en este sentido, esto es, en cuanto a la exoneración de las llamadas en garantía, por cuanto de una parte, Q.B.E. Seguros S.A. no asumió el riesgo y, de otra, la sociedad HIFO S.A. y el Consorcio P&R no están obligados a responder.

6. Indemnización

6.1. Por perjuicios morales:

En sentencia de unificación, la Sala Plena de la Sección Tercera de esta Corporación consolidó los parámetros de reparación de perjuicios morales en casos de lesiones personales(9). Para el efecto, se fijó como referente para la liquidación del perjuicio la valoración de la gravedad o levedad de la lesión reportada por la víctima y su relación con los reclamantes, así:

Gráfico 2
Reparación del daño moral en caso de lesiones
 
 Nivel 1Nivel 2Nivel 3Nivel 4Nivel 5
Gravedad de la lesiónVíctima directa y relaciones afectivas conyugales y paterno- filialesRelación afectiva del 2º de consanguinidad o civil (abuelos, hermanos y nietos)Relación afectiva del 3º de consanguinidad o civilRelación afectiva del 4º de consanguinidad o civilRelaciones afectivas no familiares - terceros damnificados
 SmlmvSmlmvSmlmvSmlmvSmlmv
Igual o superior al 50%10050352515
Igual o superior al 40% e inferior al 50%8040282012
Igual o superior al 30% e inferior al 40%603021159
Igual o superior al 20% e inferior al 30%402014106
Igual o superior al 10% e inferior al 20%2010753
Igual o superior al 1% e inferior al 10%1053,52,51,5

Siendo así y dado que la decisión del tribunal de imponer a la víctima responsabilidad en el daño será revocada, el Invías asumirá el 100% de la condena. Lo anterior, porque como quedó explicado, en el informe se hace referencia a la licencia que el tribunal echa de menos, aunado a que el accidente nada tuvo que ver con la eventual ausencia del documento y el Invías no demostró el exceso de velocidad alegado.

Así las cosas y en consideración a las historias clínicas de los demandantes allegadas al infolio (ver párr. 3.4), la condena por perjuicios morales tendrá en cuenta el daño padecido por cada uno de los demandantes, aunado a la congoja que produce ver a sus familiares directos afectados por el accidente, si se tiene en cuenta que se trata de una familia que viajaba junta y que asimismo se vio sometida a las consecuencias de la omisión de la entidad demandada. Así las cosas, la condena no corresponderá a una sumatoria de los perjuicios sufridos, pero sí los tendrá en cuenta, con base en el arbitrio iuris(10), y se hará de la siguiente manera(11):

i. Carlos Eduardo Castañeda Guzmán: 90 smlmv. Lo anterior, en consideración a las afectaciones físicas de su pierna y a las consecuencias sicológicas causadas por la disminución de su plena capacidad motora. Se tiene en cuenta, también, el dolor causado por las lesiones sufridas por sus hijos, esposa y madre.

ii. Juan Camilo Castañeda Contento: 30 smlmv. Con base en que se le otorgaron 25 días de incapacidad, con ocasión de las lesiones sufridas en el accidente. Se tiene en cuenta, además, la congoja por ver a sus padres, abuela y hermana lesionados como consecuencia del accidente de tránsito.

iii. María Paula Castañeda Contento: 40 smlmv. Como consecuencia del accidente, se le otorgaron 75 días de incapacidad, por las lesiones sufridas en su pierna derecha (fractura de la diáfisis del fémur). Se tiene en cuenta, también, el dolor padecido por ver a sus padres, abuela y hermano padeciendo las consecuencias del accidente.

iv. Raquel Guzmán de Castañeda: 35 smlmv. Se tiene en cuenta que fue sometida a una laparotomía abdominal, por trauma cerrado de abdomen y a una neurocirugía, por las que le dieron un total de 35 días de incapacidad. Se tiene en cuenta el dolor que le causó ver enfermos a su hijo, nuera y nietos.

v. Lilyan Marlen Contento Bermúdez: 65 smlmv. Su incapacidad correspondió a un total de 90 días, con ocasión de sus heridas en la cara y fractura de codo, olecranon y cúbito derecho. A ello, se suma el dolor padecido por ver a su cónyuge, hijos y suegra heridos.

6.2. Por perjuicios materiales:

6.2.1. Daño emergente.

De acuerdo con las pruebas recaudadas, se tiene que el señor Castañeda Guzmán tuvo que asumir el pago de $ 5.000.000 de los $ 13.000.000 correspondientes al monto del contrato de transacción celebrado con ocasión del deceso del señor Jaime Enrique Zúñiga Manjarrez, pagados a título de indemnización. Suma esta que no fue reconocida por el Tribunal, negativa que habrá de mantenerse, en cuanto, si bien el señor Zúñiga Manjarrez fue atropellado por el señor Castañeda Guzmán, la transacción no se le resulta oponible al Invías. Advierte la Sala que el conductor y su aseguradora asumieron una responsabilidad que, como ha quedado explicado, no les resultaba imputable. Siendo así, es claro que se está ante un pago de lo no debido que quien lo asumió habrá de soportarlo (C.C., art. 2313).

6.2.2. Lucro cesante.

Se desconoce por la Sala el porcentaje de disminución de la capacidad laboral del señor Castañeda Guzmán, al igual que de los demandantes Lilyan Marlen Contento Bermúdez, Raquel Guzmán de Castañeda, Juan Camilo y María Paula Castañeda Contento.

El a quo elaboró el cálculo del lucro cesante con base en el informe allegado por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, por el que se indicó que la incapacidad definitiva del demandante fue de 200 días (fl. 402 cdno. 5) y por este término obtuvo la suma de $ 2.070.416,50. Sin embargo, considera la Sala que además de este reconocimiento, se tenía que considerar la disminución física respecto de la vida probable, al igual que las pérdidas funcionales que, si bien se conocen, no pueden cuantificarse.

En consecuencia, por este concepto se condenará en abstracto. La parte actora promoverá el incidente en la forma y los términos señalados en el artículo 172 del CCA, dando aplicación a las fórmulas que al efecto tiene establecidas jurisprudencialmente la Corporación, además de los siguientes parámetros:

i. Para la determinación del porcentaje de la disminución de la capacidad laboral se deberá tener en cuenta el estado actual de salud de cada uno de los demandantes relacionado con el accidente, como lo permiten establecer los antecedentes clínicos. La liquidación se elaborará teniendo en cuenta la vida probable de cada uno de los actores.

ii. El ingreso base será el salario mínimo legal vigente al momento de ejecutoria de esta providencia, teniendo en cuenta que la cifra sobre la que se solicitó la indemnización ($ 13.500.000 mensuales), carece de sustento probatorio(12).

iii. La cantidad así resultante será la que corresponde a la indemnización de perjuicios materiales, sin lugar a intereses moratorios, salvo los que se derivan de la exigibilidad de la prestación.

7. Costas

En atención al artículo 55 de la Ley 446 de 1998, no hay lugar a la imposición de costas.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, Subsección B, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

V. RESUELVE

MODIFICAR la sentencia proferida el 12 de noviembre de 2009 por el Tribunal Administrativo del Cesar, la cual quedará así:

1. DECLÁRASE al Instituto Nacional de Vías-Invías administrativamente responsable por los perjuicios ocasionados a los señores Carlos Eduardo Castañeda Guzmán, Lilyan Marlen Contento Bermúdez, Raquel Guzmán de Castañeda y a los menores María Paula Castañeda Contento y Juan Camilo Castañeda Contento, por los hechos ocurridos el 20 de junio de 2004, en la vía que del Municipio de Bosconia conduce al Municipio de El Difícil, en el tramo del kilómetro 20+800.

2. CONDENAR al Instituto Nacional de Vías-Invías a pagar por concepto de perjuicios morales:

i. Carlos Eduardo Castañeda Guzmán: 90 smlmv

ii. Juan Camilo Castañeda Contento: 30 smlmv

iii. María Paula Castañeda Contento: 40 smlmv

iv. Raquel Guzmán de Castañeda: 35 smlmv

v. Lilyan Marlen Contento Bermúdez: 65 smlmv

Por concepto de perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante, la cuantía corresponderá a la que se establezca dentro del trámite incidental que deberá promoverse en la forma y términos señalados en el artículo 172 del CCA. Téngase en cuenta la parte motiva de esta providencia.

3. DENIÉGUENSE las demás pretensiones de la demanda.

4. ABSOLVER a los llamados en garantía, a saber, empresa HIFO S.A., Consorcio P&R, a la Compañía de Seguros Generales Cóndor S.A. y a Q.B.E. Seguros S.A.

5. Dese cumplimiento a esta sentencia en los términos previstos en los artículos 176, 177 y 178 del CCA, para tal efecto entréguese copia de esta decisión a las partes y al Ministerio Público, a la parte actora por conducto de su apoderado que venía actuando, con la constancia de ser la primera copia de acuerdo con lo previsto en el artículo 115 del CPC.

En firme esta providencia, REMÍTASE la actuación al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

Magistrados: Stella Conto Díaz del Castillo, presidenta de la Sala—Danilo Rojas Betancourth—Ramiro Pazos Guerrero.

3 Para la época en la que fueron presentadas las demandas, esto es, 16 de junio de 2006, la cuantía para que un proceso iniciado en ejercicio de la acción de reparación directa tuviera vocación de doble instancia era de $ 204.000.000, de conformidad con lo previsto en la Ley 446 de 1998, artículo 40, numeral 6º. Para el caso presente, la pretensión principal atinente a los perjuicios materiales, asciende a $ 2.070.416.50.

4 Para el caso concreto, el accidente ocurrió el 20 de junio de 2004 y las demandas fueron presentadas el 16 de junio de 2006, es decir, con anterioridad a que se cumplieran dos años contados a partir del hecho que se acusa como dañoso.

5 Acta de levantamiento de cadáver número 20 “relación de heridas: aplastamiento de cabeza, herida abierta con exposición ósea pierna derecha fractura completa, se observa fracturas (sic) múltiples por politraumatismos en diferentes partes del cuerpo” (fl. 14 cdno. 5).

6 No se tuvo en cuenta el interrogatorio rendido por el señor Gustavo Roso Gómez, integrante del consorcio P&R, por no constituir confesión, en los términos del artículo 195 del CPC.

7 ART. 1º—Objeto del Instituto Nacional de Vías. El Instituto Nacional de Vías, Invías, tendrá como objeto la ejecución de las políticas, estrategias, planes, programas y proyectos de la infraestructura no concesionada de la Red Vial Nacional de carreteras primaria y terciaria, férrea, fluvial y de la infraestructura marítima, de acuerdo con los lineamientos dados por el Ministerio de Transporte.
ART. 2º—Funciones del Instituto Nacional de Vías. Para el cumplimiento de sus objetivos el Instituto Nacional de Vías desarrollará las siguientes funciones generales: (…) 2.4 Adelantar investigaciones, estudios, y supervisar la ejecución de las obras de su competencia conforme a los planes y prioridades nacionales (…) 2.13 Definir las características técnicas de la demarcación y señalización de la infraestructura de transporte de su competencia, así como las normas que deberán aplicarse para su uso (…) 2.15 Controlar y evaluar la ejecución de las políticas, planes, programas y proyectos relacionados con el desarrollo de la infraestructura a su cargo.

8 A folios 95 al 97 del cuaderno 1 reposa el acta 001 de terminación del contrato en comento, del 25 de abril de 2004, en donde intervinieron la contratista, la interventora y el Invías, en la que se especifica que la sociedad contratista cumplió con el objeto del contrato, de lo que se deduce que el objeto contractual había terminado.

9 Consejo de Estado, Sección Tercera, Sala Plena, sentencia de 28 de agosto de 2014, expediente 31172, C.P. Olga Mélida Valle de De La Hoz.

10 Entre otras, aplicado en la sentencia del 2 de mayo de 2016, rad. 50002326000200402224 01 (37430), con ponencia de quien sustancia este fallo.

11 Esta Corporación ha hecho reconocimientos como el plasmado, en donde se advierte que la víctima no solo padeció su propio daño sino el derivado del padecido por sus familiares: “Además se advierte que la Sala ha admitido la acumulación de indemnización por perjuicios morales en cabeza de un mismo demandante cuando se trata de personas afectadas por la muerte o lesiones de dos o más familiares cercanos, como el cónyuge, los padres, los hijos, los abuelos o los hermanos, o de quienes acrediten debidamente su afectación moral, en razón a que no puede desconocerse que el impacto sentimental o emocional es mayor cuando son varias las víctimas que cuando se trata de una sola persona, pero dicho incremento no puede obedecer a una suma matemática de estos perjuicios por cada una de ellas”. Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 27 de julio del 2000, expediente 12788, actor: Ofelmina Mejía Villa, C.P. Ricardo Hoyos Duque.
Este criterio se reiteró en sentencia rad. 520012331000199708994 01 (23424) del 29 de octubre de 2012 y en sentencia 250002326000199612712 01 (28172) del 29 de noviembre de 2012, ambas con ponencia del consejero Danilo Rojas Betancourth.

12 Sobre el particular esta Sala ha indicado: “… (i) los contadores públicos debidamente inscritos (ii) están facultados para dar fe pública de los hechos propios del ámbito de su profesión. Siendo así, esos profesionales (iii) pueden, entre otras, certificar sobre los estados financieros y expedir certificaciones con base en los libros contables. Con todo, esa certificación no es suficiente por sí misma para que el juez le otorgue plenos efectos probatorios, toda vez que, en cada caso, deberán indicarse o aportarse los respaldos que sirvieron de fundamento de la certificación extendida” (M.P. Ramiro Pazos Guerrero, sentencia de 24 de junio de 2014, expediente 30.496).