Sentencia 2007-00110 de noviembre 25 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas

Rad.: 25000-23-27-000-2007-00110-01-17154

Demandante: Colcordes S.A.

Demandada UAE DIAN

Renta 2002

Fallo

Bogotá, D.C., veinticinco de noviembre de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la sección

Conforme con el recurso de apelación interpuesto por la demandante, la Sala decidirá si procede la solicitud de compensación del saldo a favor de la declaración de renta del año gravable de 2002 presentada por la sociedad Colcordes S.A. Corredores de Seguros con las autorretenciones practicadas en el mismo año gravable y no pagadas, con las cuales se generó el saldo a favor solicitado. Concretamente la Sala establecerá si la solicitud de compensación se efectuó extemporáneamente.

Para el efecto, la Sala destaca los siguientes hechos probados:

El 1º de abril de 2003 la sociedad Colcordes S.A. presentó la declaración de renta del año gravable 2002 en la que liquidó un saldo a favor de $ 163.540.000 generado por un mayor valor de retenciones de $ 193.102.000 frente al impuesto de renta a cargo(2).

El 3 de diciembre de 2002 la mencionada sociedad presentó las declaraciones de retención en la fuente por los meses de enero, febrero, marzo, abril, mayo y junio de 2002, sin pago(3). El 12 de agosto de 2002 presentó la declaración de retención en la fuente de julio de 2002, sin pago(4). El 10 de septiembre de 2002, presentó la declaración de agosto de ese año, sin pago, y el 10 de octubre del mismo año presentó la de septiembre, también sin pago(5). La declaración de retención en la fuente de octubre de 2002 fue presentada el 8 de noviembre del mismo año, sin pago, pero fue pagada el 7 de abril de 2003 junto con las retenciones de noviembre de 2002, cuya declaración había sido presentada el 10 de diciembre de 2002, sin pago(6). La declaración de retenciones en la fuente de diciembre de 2002, fue presentada sin pago el 13 de enero de 2003(7).

El 31 de marzo de 2005 la sociedad presentó solicitud de compensación del saldo a favor de la declaración de renta del año gravable 2002, por valor de $ 163.540.000 para ser aplicado a las autorretenciones realizadas durante el mismo año(8).

El 20 de abril de 2005, la división de devoluciones de la DIAN expidió el Auto Inadmisorio 365, con fundamento en que la sociedad no había pagado la totalidad de las retenciones en la fuente, en su calidad de autorretenedor (E.T., art. 376 y D. 1000/97, art. 5º)(9).

El 20 de mayo de 2005, la sociedad radicó nuevamente la solicitud de compensación, para lo cual allegó la relación de las retenciones en la fuente para aplicar o compensar(10).

El 8 de junio de 2005, la DIAN inadmitió la solicitud mediante Auto 489, que reiteró el auto inadmisorio anterior, pues la sociedad no había pagado la totalidad de las autorretenciones(11). El auto fue notificado el 9 de junio de 2005.

El 10 de enero de 2006 la sociedad radicó nuevamente la solicitud de compensación(12).

El 18 de enero de 2006, la división de devoluciones de la DIAN expidió la Resolución de Rechazo 004, por cuanto la sociedad tenía un mes para subsanar la causal que dio lugar a la inadmisión de la solicitud y como no lo hizo dentro del término legal la solicitud se entendía presentada extemporáneamente(13).

Contra la anterior resolución, la sociedad interpuso recurso de reconsideración, que fue decidido por medio de la Resolución 2 del 12 de enero de 2007, en el sentido de confirmar la resolución impugnada(14).

Conforme a estos hechos probados la Sala procede a decidir:

El artículo 815 del estatuto tributario establece que los contribuyentes o responsables que liquiden saldos a favor en sus declaraciones tributarias podrán solicitar su compensación con deudas por concepto de impuestos, anticipos, retenciones, intereses y sanciones que figuren a su cargo (lit. b)).

A su vez el artículo 816 ibídem señala, en relación con el término para solicitar la compensación, que “la solicitud de compensación de impuestos deberá presentarse a más tardar dos años después de la fecha de vencimiento del término para declarar”.

Y el artículo 857 ibídem regula el rechazo definitivo y la inadmisión de las solicitudes de devolución o compensación en los siguientes términos:

“Las solicitudes de devolución o compensación se rechazarán en forma definitiva:

1. Cuando fueren presentadas extemporáneamente.

2. Cuando el saldo materia de la solicitud ya haya sido objeto de devolución, compensación o imputación anterior.

3. En el caso de los exportadores, cuando el saldo a favor objeto de solicitud corresponda a operaciones realizadas antes de cumplirse con el requisito de la inscripción en el registro nacional de exportadores previsto en el artículo 507.

4. Cuando dentro del término de la investigación previa de la solicitud de devolución o compensación, como resultado de la corrección de la declaración efectuada por el contribuyente o responsable, se genera un saldo a pagar.

Las solicitudes de devolución o compensación deberán inadmitirse cuando dentro del proceso para resolverlas se dé alguna de las siguientes causales:

1. Cuando la declaración objeto de la devolución o compensación se tenga como no presentada por las causales de que tratan los artículos 580 y 650-1.

2. Cuando la solicitud se presente sin el lleno de los requisitos formales que exigen las normas pertinentes.

3. Cuando la declaración objeto de la devolución o compensación presente error aritmético.

4. Cuando se impute en la declaración objeto de solicitud de devolución o compensación, un saldo a favor del período anterior diferente al declarado”.

En cuanto al procedimiento y términos de estas actuaciones, el parágrafo de la misma disposición señala que cuando se inadmita la solicitud, deberá presentarse dentro del mes siguiente una nueva solicitud en que se subsanen las causales que dieron lugar a su inadmisión. Y vencido el término para solicitar la devolución o compensación la nueva solicitud se entenderá presentada oportunamente, siempre y cuando su presentación se efectúe dentro del plazo anteriormente señalado.

Pues bien, conforme a las normas expuestas y según los hechos probados, para la Sala, la decisión del tribunal de negar las pretensiones de la demanda se debe confirmar, en atención a lo siguiente:

Teniendo en cuenta que el vencimiento del plazo para declarar el impuesto de renta del año gravable 2002 era el primero de abril de 2003 (D. 3258/2002), fecha en que se presentó la declaración que contenía el saldo a favor, la actora tenía hasta el primero de abril de 2005 para solicitar la compensación, sin embargo, la solicitud la presentó el 10 de enero de 2006, es decir de manera extemporánea como lo decidió la DIAN en los actos acusados.

Antes de la resolución de rechazo definitivo la DIAN había expedido dos autos inadmisorios en atención a las dos solicitudes presentadas por la actora: la primera, el 31 de marzo de 2005 y, la segunda, el 20 de mayo del mismo año. Estas solicitudes fueron presentadas dentro de los términos previstos en los artículos 816, para la solicitud inicial, y 857 del estatuto tributario, para la segunda solicitud, pues ésta fue presentada dentro del mes siguiente a la notificación del primer auto inadmisorio 365 del 20 de abril de 2005. Situación que no puede predicarse en relación con la tercera solicitud, pues el segundo auto inadmisorio (489 del 8 de junio de 2005) fue notificado el 9 de junio del mismo año, de manera que para que se tuviera como oportuna la tercera solicitud, debió haberse presentado a más tardar el 9 de julio de 2005 y no el 10 de enero de 2006, como en efecto ocurrió. En consecuencia, los actos demandados que rechazaron la solicitud por extemporánea se ajustaron a derecho.

Ahora bien, no obstante que los autos inadmisorios no son susceptibles de control jurisdiccional porque son actos de trámite, la actora discute que la solicitud de compensación sí fue oportuna desde que se presentó inicialmente, pero que la DIAN la inadmitió sin fundamento legal, pues exigió el pago de las autorretenciones para la procedencia de la compensación, que no es una causal de inadmisión y que, por lo tanto, debió realizar la compensación solicitada.

Para la Sala, contrario a lo señalado por la demandante, las inadmisiones iniciales sí tuvieron fundamento legal, pues el artículo 857 del estatuto tributario, transcrito anteriormente, señala como una de las causales para inadmitir la solicitud, que “se presente sin el lleno de los requisitos formales que exigen las normas pertinentes”, entre ellas, el Decreto 1000 de 1997 en cuyo artículo 5º dispone:

“ART. 5º—Requisitos especiales en el impuesto sobre la renta. Cuando se trate de un saldo a favor originado en una declaración de renta, deberá adjuntarse además, una relación de las retenciones en la fuente que originaron el saldo a favor, indicando: Nombre o razón social, NIT y dirección de cada agente retenedor, así como el valor base de retención, el valor retenido y concepto, certificada por revisor fiscal o contador público, cuando a ello hubiere lugar.

Los autorretenedores deberán indicar en esta relación, además de lo establecido en el inciso anterior, el lugar donde se consignaron la totalidad de los valores autorretenidos”.

De manera que exigir el pago previo de las autorretenciones para la procedencia de la compensación no fue un requisito exigido por la DIAN de manera caprichosa, pues se encontraba tipificado en el artículo 857 del estatuto tributario en concordancia con el artículo 5º transcrito.

La Sala ha considerado que “la compensación es un modo de extinguir las obligaciones que tiene por fin o por efecto evitar un doble pago, una doble entrega de capitales, extinguiéndose tales obligaciones hasta el monto de sus respectivos valores, (C.C. , art. 715), cuando quiera que las partes intervinientes sean recíprocamente acreedoras y deudoras, produciéndose una especie de confusión de las obligaciones en relación con su objeto. A pesar de que la compensación obra ipso iure, la ley exige que ella sea invocada o solicitada por quien la pretende hacer valer, (C.C.,art. 1719, CPC, art. 306). Adicionalmente los artículos 815, 816, 850 y siguientes del estatuto tributario exige la verificación por parte de la administración de la existencia de las obligaciones a cargo del contribuyente y de la propia administración, con miras a impedir los posibles fraudes que podrían cometerse en caso de que las obligaciones o algunas de ellas fueran inexistentes, esto es, que no se dieran los requisitos legales de la compensación (E.T., arts. 856 y 857). Surtidos los trámites anteriores, y verificada la existencia de tales obligaciones, la compensación se efectúa por ministerio de la ley y desde el momento en que se hayan reunido los requisitos establecidos en ella”(15)(Subrayas fuera del texto).

Para el presente caso es importante resaltar que las autorretenciones con las cuales la actora quería compensar el saldo a favor de la declaración de renta del año gravable 2002 eran precisamente las que daban lugar a ese saldo a favor, las cuales, se presentaron, en su mayoría, sin pago, es decir, el saldo a favor de la declaración era teórico, pues en virtud de las normas citadas, el pago de las autoretenciones, como un pago anticipado del impuesto, es lo que puede dar lugar a considerar que realmente hay un saldo a favor del contribuyente. Por ello, el artículo 373 del estatuto tributario señala que en la liquidación privada el contribuyente deducirá del total del impuesto sobre la renta y complementarios el valor del impuesto que les haya sido retenido.

El hecho de que sean autorretenciones cobra mayor importancia, frente al saldo a favor, que las retenciones practicadas por terceros, pues frente a estas, conforme con el artículo 859 del estatuto tributario, basta que se pruebe que se practicaron, así el agente retenedor no las hubiere consignado, pues es un hecho, que si bien está sujeto a investigación por parte de la DIAN, no puede ser imputable al contribuyente que pretende la devolución de ese saldo a favor(16). Pero, en el caso de las autorretenciones, es sólo responsabilidad del autorretenedor hacer su pago.

Así las cosas, para la Sala es improcedente la pretensión de la actora de cumplir el requisito del pago de las autorretenciones con la compensacion del saldo a favor que se generaría, precisamente, con las mismas autoretenciones y, si bien, con la compensación se pretende evitar un doble pago, lo cierto es que en el caso de que el saldo a favor se genere por mayores retenciones en la fuente, es necesario que esos valores sí hayan sido consignados en las cuentas de la DIAN para que ese saldo a favor sea susceptible de compensar(17).

Lo anterior no puede considerarse como una simple formalidad, pues el pago de las retenciones en la fuente es una obligación sustancial de mucha importancia, ya que no sólo se trata de un pago anticipado del impuesto, sino de un instrumento del Estado de recaudo efectivo con el cual se cumple la obligación de los ciudadanos de contribuir al financiamiento de los gastos e inversiones del mismo Estado. También, el derecho a la devolución o compensación de un saldo a favor es un derecho que tienen los contribuyentes, para lo cual se deben cumplir ciertos requisitos que permiten la efectividad de esa opción.

En consecuencia, las inadmisiones de las solicitudes de compensacion sí tuvieron fundamento legal, de manera que no se desvirtuó la presunción de legalidad de los actos que rechazaron la última solicitud de compensación por extemporaneidad. Por lo tanto, forzosamente habrá de confirmarse la sentencia apelada. No prospera el recurso de apelación.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia apelada.

2. RECONÓCESE personería a la abogada Sandra Bibiana Zorro Rodríguez como apoderada de la DIAN.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

Esta providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

 

(2) Folio 43 c.a.

(3) Folio 23 a 28 c.a.

(4) Folio 22 c.a.

(5) Folios 20 y 21 c.a.

(6) Folios 16 a 19 c.a.

(7) Folio 15 c.a.

(8) Folio 1 c.a.

(9) Folio 49 c.a.

(10) Folios 1A, 50 y 51 c.a.

(11) Folio 60 c.a.

(12) Folios 1B,

(13) Folio 74 c.a.

(14) Folios 77 y 102 c.a.

(15) Sentencia del 24 de abril de 1998, Exp. 8744, C.P. Dr. Daniel Manrique Guzmán, reiterada, entre otras, en sentencias del 5 de julio del 2007, Exp. 14063, C.P., Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié y del 26 de noviembre de 2009, Exp. 16873, C.P. Dr. Héctor J. Romero Díaz.

(16) Actualmente el artículo 11 de la Ley 1066 del 2006 “Por la cual se dictan normas para la normalización de la cartera pública y se dictan otras disposiciones”, adicionó al artículo 580 del estatuto tributario un literal e) para señalar que la declaración tributaria se tiene por no presentada, cuando la declaración de retención en la fuente se presente sin pago. Y el artículo 64 de la Ley 1111 del 2006, que adicionó con un parágrafo el mencionado artículo 580 dispuso que: “No se configurará la causal prevista en el literal e) del presente artículo cuando la declaración de retención en la fuente se presente sin pago por parte de un agente retenedor que sea titular de un saldo a favor susceptible de compensar con el saldo a pagar de la respectiva declaración de retención en la fuente. Para tal efecto el saldo a favor debe haberse generado antes de la presentación de la declaración de retención en la fuente, por un valor igual o superior al saldo a pagar determinado en dicha declaración (...)”.

(17) conforme con el artículo 803 del estatuto tributario se entiende pagado el impuesto cuando los valores imputables hayan ingresado a las oficinas de impuestos nacionales o a los bancos autorizados, aún en los casos en que se hayan recibido inicialmente como simples depósitos, buenas cuentas, retenciones en la fuente, o que resulten como saldos a su favor por cualquier concepto.