Sentencia 2007-00116 de diciembre 9 de 2010

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: 250002327000200700116 01

Número Interno: 17184

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Corporación Industrial de Confecciones Minuto de Dios - MD Confecciones contra el Distrito Capital

Fallo

Bogotá, D. C., nueve de diciembre de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Provee la Sala sobre la legalidad de los actos administrativos por los cuales se sancionó a la corporación industrial Confecciones Minuto de Dios - MD Confecciones, por no presentar las declaraciones de impuesto de industria, comercio, avisos y tableros de los bimestres gravables 3 a 6 del año 2002 y 1 a 6 de los años 2003 y 2004, respecto de las actividades industriales y de servicios que realizó durante dichos periodos.

En los términos del recurso de apelación, corresponde establecer si dichas actividades, que la actora afirma corresponder a labores de exclusivo beneficio social, se encuentran sujetas al tributo distrital. Tal análisis se hará dentro del siguiente marco legal:

El artículo 32 de la Ley 14 de 1983 dispuso que la materia imponible en el impuesto de industria y comercio está constituida por el ejercicio, en una jurisdicción municipal, de una actividad industrial, comercial o de servicios.

Por su parte, el artículo 39 (num. 2º, lit. d) estableció la prohibición a los municipios de gravar con el impuesto de industria y comercio, a los establecimientos educativos públicos, las entidades de beneficencia, las culturales y deportivas, los sindicatos, las asociaciones de profesionales y gremiales sin ánimo de lucro, los partidos políticos y los hospitales adscritos o vinculados al sistema nacional de salud.

A su vez, el artículo 11 de la Ley 50 de 1984 dispuso que cuando las entidades anteriores realizaran actividades industriales o comerciales, serían sujetos del impuesto de industria y comercio en lo relativo a esas actividades.

La prohibición subjetiva en comento, en cuanto responde a la naturaleza de las entidades, fue adoptada en el ámbito distrital a través del artículo 4° del Acuerdo 21 de 1983, pero respecto de las actividades propiamente dichas. Dispuso la norma:

“No están sujetas a los impuestos de industria, comercio y avisos, las siguientes actividades:

4. La educación pública, las actividades de beneficencia, las actividades culturales y/o deportivas, las actividades desarrolladas por los sindicatos, por las asociaciones profesionales y gremiales sin ánimo de lucro, por los partidos políticos y los servicios prestados por los hospitales adscritos o vinculados al sistema nacional de salud”.

En idénticos términos el artículo 39 (lit. c) del Decreto 352 del 2002 “por el cual se compilan y actualizan las normas sustantivas tributarias vigentes, incluyendo las modificaciones generadas por la aplicación de nuevas normas nacionales que se deban aplicar a los tributos del Distrito Capital, y las generadas por acuerdos del orden distrital” , reprodujo la “ no sujeción” que ocupa la atención de la Sala, y el parágrafo primero de la misma norma, insertó la aclaración del artículo 11 de la Ley 50 de 1984.

La Sala ha precisado que en las “no sujeciones” la obligación tributaria es inexistente, porque la actividad o el sujeto están por fuera de la definición de los elementos esenciales del impuesto(1).

Así, las personas que no están sujetas al impuesto tampoco deben cumplir las obligaciones formales del mismo, como la que concierne a la presentación de la declaración tributaria, que sí se aplica a las exenciones y tratamientos preferenciales, como beneficios fiscales concedidos por el Estado a las personas o actividades que, pese a cumplir los presupuestos de los elementos esenciales del tributo y estar sujetas al mismo, son eximidas de las obligaciones sustanciales, por dispensa de la ley o de la norma local(2).

Ahora bien, la apelante insiste en que sus actividades no se encuentran sujetas al impuesto de industria y comercio, porque corresponden a labores de beneficencia y servicio social, incluidas en el grupo de no sujeciones aquí analizado.

El examen de esta glosa toma como punto de partida el certificado de existencia y representación legal de la demandante (fls. 20-22, cdno. 1) que la refiere como una corporación sin ánimo de lucro, cuyo objeto principal es el de:

“A. Proclamar, con la fuerza del espíritu santo, al trabajo como factor de dignificación del hombre y medio a través del cual se llega a la liberación del mal personal y social, propuesta por Jesucristo. B. Promover entre las comunidades el espíritu del trabajo como una dimensión básica de la realidad humana. C. Procurar la formación de trabajadores comprometidos con el desarrollo humano y social integral de Colombia. D. Estimular a las comunidades trabajadoras para que sean conscientes de la dignidad del ser humano, de sus derechos, de la realidad social, política y económica en que viven y de la necesidad de la participación y la solidaridad para su constante superación. E. Inculcar en las comunidades trabajadoras el espíritu de servicio social promovido por el Minuto de Dios, en beneficio de los más pobres y de los marginados. F. Promover y fomentar la creación de modelos y efectos de demostración, que estimulen cambios estructurales profundos en la organización laboral del país. G. Ofrecer empleo y capacitación a los menos favorecidos”.

Dentro de los objetivos específicos de la corporación se destaca el establecimiento de sistemas de confección a partir de plantas piloto de confecciones, para fomentar la industria de la confección; el ofrecimiento de capacitación, entrenamiento y asesoría a nivel técnico y profesional en el ramo de las confecciones; la generación de ingresos que permitan la reinversión para el crecimiento y desarrollo del proyecto y la extensión de la obra del Minuto de Dios; la creación de nuevas plazas de trabajo a través del desarrollo de empresas satélites; el desarrollo de sistemas particulares para la prestación de los servicios que corresponden a su objeto y para la venta de su capacidad instalada y de la de los talleres satélites; y la contribución para mantener una imagen de credibilidad en la industria de la confección colombiana a nivel nacional e internacional.

Finalmente, precisa que con el fin de desarrollar su objeto, MD Confecciones puede realizar actividades tendientes a la consecución de recursos y beneficios que le permitan lograr la extensión de sus actividades como, entre otras, prestar toda clase de servicios industriales y de capacitación en materia de confección, y producir, distribuir, enajenar y almacenar todo tipo de productos relacionados con su objeto social.

Los actos demandados impusieron la sanción por el ejercicio de actividades industriales y de servicios gravados en el Distrito Capital, correspondientes a la capacitación que presta la actora para la confección de prendas de vestir, y a la venta de productos provenientes de la actividad industrial que presume que realiza en sus plantas de producción (fls. 26-27, cdno. 1).

El artículo 33 del Decreto 352 del 2002 define la actividad industrial como la producción, extracción, fabricación, manufactura, confección, preparación, reparación, ensamble de cualquier clase de materiales y bienes y en general cualquier proceso de transformación por elemental que este sea. A dicho la Sala que la actividad industrial comprende la de comercialización de los productos que se producen.

El hecho de que el certificado de existencia y representación legal de la demandante haya indicado que la corporación podía producir todo tipo de bienes necesarios para desarrollar su objeto social, la hace un agente potencial de actividad industrial.

A su turno, el artículo 35 ibídem se refiere a la actividad de servicio como toda tarea, labor o trabajo ejecutado por persona natural o jurídica o por sociedad de hecho, sin que medie relación laboral con quien lo contrata, que genere una contraprestación en dinero o en especie y que se concrete en la obligación de hacer, sin importar que en ella predomine el factor material o intelectual.

Es de anotar que si bien el artículo 36 de la Ley 14 de 1983 enuncia algunas actividades de servicio y entre ellas incluye los servicios de consultoría profesional prestados por las sociedades regulares o de hecho, no quiere ello decir que únicamente las consultorías que estas prestan sean las que constituyen servicio.

Lo anterior, porque, como se pudo detallar, el régimen especial para el Distrito Capital (D. 352/2002, art. 35), no restringe la actividad de servicio a esas sociedades.

En relación con las actividades que realiza la corporación se aportó certificación del revisor fiscal de la actora (fls. 44 - 45, cdno. 1) en la que se anotó que el rubro de inventarios del balance con corte a 31 de diciembre de 1995, se encuentra compuesto por telas, hilazas, hilos y otros materiales utilizados para la capacitación de aprendices de confección, y que no incluye productos terminados con destino a la comercialización

También se certificó que durante los años 2003 y 2004 la demandante contrató con el departamento administrativo de bienestar social corporación, y registró en el rubro de ingresos los auxilios económicos contemplados en aquél, los cuales, a su vez, se entregaron a cada participante del programa social, diariamente y con destino a la manutención y el transporte de los beneficiarios de escasos recursos.

Así mismo, un segundo certificado (fls. 46 a 47) señala que los ingresos registrados en los años 2002 a 2004 incluyen donaciones procedentes del exterior, realizadas por las entidades Cideal, de España, Dabs 1018 y 0IM, de Colombia, e Insotec, de Ecuador.

Por su parte, el cuaderno de antecedentes administrativos contiene los contratos celebrados por la cooperativa como los diferentes convenios (fls. 21-27, 47-50, 51- 53, 21 a 164), celebrados por la actora con el Departamento Administrativo de Bienestar Social. Todos esos contratos y convenios fijan un determinado valor.

Así mismo en los folios 207 a 219 se encuentran comprobantes de ingreso y facturas de venta, que describen entradas de recursos económicos por cursos comerciales y diplomados en ingeniería de la confección; y los libros fiscales reportan ingresos provenientes de dichos cursos y diplomados (fls. 285-293), al igual que los libros auxiliares (fls. 285-283).

En este orden de ideas, para la Sala no se desvirtúa la presunción de legalidad de los actos demandados, pues la realidad económica que evidencian las pruebas aportadas permite concluir que la actora no es simplemente una entidad de beneficencia o netamente de servicio social, sino que ciertamente ejerce las actividades generadoras de impuesto de industria y comercio en el Distrito Capital, máxime cuando se trata de una corporación que, por su naturaleza, tiene por objeto el bienestar de los asociados, sea físico, intelectual o moral, a diferencia de las fundaciones que tienen fines especiales de beneficencia o de educación pública, a través de un conjunto de bienes dotados de personalidad jurídica(3).

En consecuencia, se confirmará la sentencia apelada.

Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia del 12 de marzo del 2008, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca dentro de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho de la Corporación Industrial de Confecciones Minuto de Dios - MD Confecciones, contra el Distrito Capital.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(1) Sentencias de 6 de diciembre de 2006, Expediente 15291, C. P. Héctor Romero Díaz, y 18 de marzo de 2010, Expediente 16535, C. P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas.

(2) Sentencias de 6 de diciembre de 2006, Expediente 15291, C. P. Héctor Romero Díaz, y 18 de marzo de 2010, Expediente 16535, C. P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas.

(3) Corte Suprema de Justicia. Sala de Negocios Generales. Sentencia de agosto 21 de 1940.