Sentencia 2007-00504 de noviembre 25 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad. 230012331000200700504-01

Nº Interno: 19035

Consejero Ponente:

Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas

Demandante: Frigorífico del Sinú – Frigosinú S.A.

Demandado: Departamento de Córdoba

Asunto: Acción de nulidad y restablecimiento del derecho

Bogotá, D.C., veinticinco de noviembre de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «3. Consideraciones de la Sala.

Le corresponde a la Sala decidir el recurso de apelación interpuesto por el apoderado de la Sociedad Frigorífico del Sinú S.A. contra la sentencia del Tribunal Administrativo de Córdoba que negó la pretensión de nulidad del oficio del 25 de julio de 2006, que negó la solicitud de devolución del impuesto de transporte de pieles pagado por la demandante, y de la Resolución 90 del 18 de mayo de 2007, que, en reconsideración, confirmó el oficio aludido.

En los términos del recurso, la Sala decidirá si la sociedad Frigosinú S.A. tiene derecho a la devolución de lo que pagó por el impuesto de transporte de pieles, por el mes de diciembre de 2004, por el año 2005 y por los meses de enero a junio de 2006.

3.1. Del hecho generador del impuesto de transporte de pieles en el departamento de Córdoba.

Como ya lo ha dicho la Sala en otras oportunidades, el hecho generador de los tributos comprende tres aspectos: i) el aspecto material; ii) el aspecto espacial y, iii) el elemento temporal. La presencia de estos tres aspectos determina si se está frente al supuesto jurídico que da origen a la obligación tributaria.

El aspecto material consiste en la descripción abstracta del hecho que el contribuyente realiza o la situación en que se halla(1). Por su parte, el aspecto espacial es aquel que indica el lugar en el que el contribuyente u obligado realiza el hecho o se encuadra en la situación, descritos por el aspecto material, o el sitio en el que la ley tiene por realizado el hecho o producida tal situación. Y, por último, el aspecto temporal indica el momento en que se configura o el momento en que el legislador tiene por configurada la descripción del comportamiento objetivo contenido en el aspecto material del hecho generador.

En el caso en examen, el departamento de Córdoba expidió la Ordenanza 21 de 2004. El capítulo VIII regula el impuesto de transporte de pieles en esa jurisdicción. El artículo 166 establece el hecho generador del impuesto, así:

“el transporte de la piel de cada res (ganado mayor) que se sacrifique dentro del departamento de Córdoba”.

Para la Sala, conforme con lo dicho anteriormente, el elemento material del hecho generador del impuesto lo constituye el hecho de transportar pieles de reses sacrificadas.

Ahora bien, la Ordenanza 21 de 2004 no precisa en quien recae la calidad de sujeto pasivo del impuesto.

No obstante, la Sala considera que el impuesto recae en quien traslada las pieles, ora directamente, ora mediante una empresa de transporte contratada para el efecto.

Pero puede ocurrir también, que las partes acuerden que las costas del traslado las asuma el que compra las pieles. En esas circunstancias, la Sala considera que el sujeto pasivo será el comprador, pero, para el efecto, se deberá demostrar con prueba fehaciente dicha circunstancia.

En el caso objeto de examen, la sociedad actora alegó que pagó por impuesto de transporte de pieles un total de $ 442.012.980, correspondiente al mes de diciembre de 2004, al año 2005 y a los meses de enero a julio de 2006. Que el pago fue indebido porque no ejecutó el hecho generador del impuesto, descrito en el artículo 166 de la Ordenanza 21 de 2004, esto es, que no ejecutó profesionalmente el transporte, tal como se evidencia, según dijo, del objeto social previsto en el certificado de existencia y representación legal.

El apoderado del departamento de Córdoba controvirtió el alegato. Manifestó que en virtud del objeto social de la empresa, esta comercializa la piel de cada res que sacrifica, y que el sacrificio de la res conlleva el transporte de la piel de la res sacrificada. Asimismo, dijo que conforme con el artículo 92 de la Ordenanza 21 de 2004, el sacrificio de una res (ganado mayor) genera el pago de tres impuestos: impuesto de degüello de ganado mayor, impuesto de transporte de pieles y la estampilla pro electrificación.

El Ministerio Público solicitó que se considerara el hecho de que la empresa demandante bien pudo cuestionar y demandar las liquidaciones oficiales que le formuló el departamento de Córdoba.

La Sala considera:

El departamento de Córdoba liquidó el impuesto de transporte de pieles en “recibos”, en los que, según se advierte, se liquidó, además, el impuesto de “degüello” y el impuesto de “estampilla”.

La demandante acreditó el pago del impuesto de transporte de pieles, entre otros, liquidado en los recibos expedidos por el departamento de Córdoba, así:

FechaReciboValor
28/12/20042204$ 5.962.980
1/1/20052214$ 7.000.000
25/1/20052224$ 7.000.000
7/2/2005-$ 7.000.000
18/2/20052245$ 7.000.000
9/3/2005-$ 7.000.000
17/3/2005-$ 7.000.000
30/3/20057256$ 7.000.000
7/4/20057262$ 7.000.000
19/4/2005-$ 7.000.000
3/5/2005-$ 7.000.000
3/5/20057276$ 7.000.000
17/5/20057281$ 7.000.000
8/6/20057311$ 7.000.000
20/6/20057334$ 10.500.000
23/6/20057338$ 7.000.000
15/7/2005-$ 7.000.000
15/7/20057373$ 7.000.000
3/8/20057399$ 7.000.000
10/8/200549101$ 7.000.000
19/8/2005-$ 7.000.000
17/8/2005-$ 5.250.000
19/8/200549107$ 7.000.000
6/9/200549132$ 7.000.000
9/9/200549144$ 7.000.000
19/9/200517309$ 7.000.000
5/10/200517340$ 7.000.000
19/10/200517349$ 7.000.000
20/10/200518255$ 7.000.000
9/11/2005-$ 7.000.000
17/11/2005-$ 7.000.000
18/11/200518273$ 7.000.000
6/12/200518278$ 7.000.000
7/12/200518289$ 7.000.000
15/12/200518297$ 10.500.000
4/1/200637873$ 10.500.000
18/1/200637895$ 11.000.000
26/1/200627508$ 12.000.000
14/2/200627532$ 11.000.000
17/2/200627536$ 12.000.000
7/3/200620108$ 12.000.000
21/3/200620127$ 12.000.000
29/3/200620135$ 4.000.000
5/4/200620148$ 12.000.000
18/4/200622701$ 12.000.000
26/4/200622708$ 4.800.000
9/5/200622733$ 12.000.000
10/5/200622726$ 12.000.000
30/5/200622745$ 8.000.000
8/6/200614708$ 12.000.000
14/6/200614720$ 12.000.000
27/6/200631614$ 12.000.000
12/7/200631615$ 12.000.000

Revisado el objeto social de la empresa actora, se advierte que esta se dedica a “la explotación del ramo de la ganadería y la industria de la carne en todos sus aspectos: la cría, el levante, la ceba y el sacrificio de ganados; la compra y venta así como las cuentas en participación y las sociedades sobre los mismos; el beneficio y la transformación de la carne y los subproductos de la ganadería, la industria frigorífica y de conservación de carnes y de otros productos del ramo de alimentos; la industria de carnes frías, de embutidos y conservas; la comercialización al por mayor y al por menor de sus productos y otros afines”.

Se aprecia, entonces, que la demandante no solo sacrificaba las reses, sino que, en general, explotaba todos los subproductos que se derivan de la industria ganadera, concretamente, comercializaba las pieles.

La demandante, según se advierte en el expediente, aportó una certificación suscrita por el representante legal de Frigosinú S.A., en la que certificó lo siguiente:

Que Frigosinú S.A. vende a la empresa “C.I. Colcueros S.A”. con NIT 811.015.541-0 y con domicilio en la carrera 43 A Nº 14-109 oficina 213 edificio Novatempo en la ciudad de Medellín, todas las pieles que se derivan del sacrificio de reses que dentro del objeto social, adelanta nuestra empresa en la ciudad de Montería.

Las pieles que se le venden a la empresa C.I. Colcueros S.A. le son entregadas en las instalaciones de la empresa en la ciudad de Montería y las demás acciones que conlleven su traslado hasta la ciudad de Medellín, corren por cuenta y riesgo del comprador”.

Según el documento transcrito, Frigosinú entrega las pieles a Colcueros en sus propias instalaciones ubicadas en la ciudad de Montería, y que su traslado a la sede en Medellín corre por cuenta y riesgo del que compra, es decir, de Colcueros.

Para la Sala, ese documento no ofrece credibilidad por cuanto, el documento aportado es un documento declarativo de un hecho que la misma aportante está obligada a demostrar. Y, segundo, no se aportó ninguna otra prueba que dé cuenta de que, en efecto, Colcueros asumió la obligación del transporte de las pieles.

Adicionalmente, como se precisó anteriormente, no interesa que la demandante ejerza profesionalmente el transporte público, pues, se reitera, conforme con la Ordenanza 21 de 2004, el sujeto pasivo sería la misma persona que sacrifica para obtener las pieles y las traslada. A menos que se compruebe fehacientemente que el que se obligó al traslado fue el comprador.

De otra parte, le asiste razón al Ministerio Público en cuanto precisa que bien pudo Frigosinú controvertir las liquidaciones oficiales formuladas y, si es del caso, demandarlas. Sin embargo, en el expediente no obra prueba de que la demandante haya hecho uso de los medios de defensa judicial dispuestos para controvertir los actos que ya se entienden ejecutoriados.

De manera que, por seguridad jurídica, no es pertinente desconocer los efectos de las liquidaciones oficiales que formuló el departamento de Córdoba, por la vía de la devolución del impuesto pagado, pues no es dable inferir que el pago se haya hecho por error o sin causa legal, pues no existe prueba conducente, pertinente y útil que lleve a ese convencimiento.

En consecuencia, no es procedente la devolución del impuesto que hizo la demandante por los meses de diciembre de 2004, enero a diciembre de 2005 y enero a julio de 2006.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA

1. CONFÍRMASE la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Córdoba, el día 28 de julio de 2011, dentro del contencioso de nulidad y restablecimiento del derecho iniciado por la sociedad Frigorífico del Sinú S.A. contra el departamento de Córdoba.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(1) Martín Queralt define el aspecto material como el “acto, hecho, conjunto de hechos, negocio, estado o situación que se grava, que caracteriza o cualifica el tributo. Curso de derecho financiero y tributario, Madrid, Tecnos., 1996.