Sentencia 20072 de octubre 29 de 2002 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

LEGALIDAD DE LOS AUMENTOS SALARIALES POR LAUDO ARBITRAL

NO SE MIDE POR COMPARACIÓN CON EL RÉGIMEN DE LOS NO SINDICALIZADOS

EXTRACTOS: «El tribunal de arbitramento dispuso en el artículo 8º del laudo un incremento salarial para los trabajadores sindicalizados sobre los salarios básicos.

A juicio de la recurrente, esa decisión es contraria al principio de igualdad, puesto que supera el sistema remunerativo de los demás trabajadores que no se benefician con el laudo, y porque desconoce la naturaleza variable de la remuneración que perciben todos los trabajadores, sindicalizados o no.

El sistema constitucional colombiano garantiza el derecho de negociación colectiva para regular las relaciones laborales y el derecho de huelga con fines económicos y profesionales (C.P., art. 429 y CST, arts. 55 y 56). A su turno, según el sistema el derecho de asociación no es imperativo, por cuanto el trabajador puede decidir voluntariamente su afiliación a un sindicato o permanecer al margen de él, por lo que está previsto que el régimen convencional coexista con otro, consecuencia de la negociación individual o de la que realice un grupo de trabajadores no sindicalizados con la empresa.

Dentro del marco normativo, por tanto, es jurídicamente viable que en la misma empresa existan diferencias en el régimen salarial y prestacional de los trabajadores sin que ello implique violación del principio de igualdad, que en términos del artículo 13 de la Carta Política compromete al Estado ante los asociados frente a la ley, pero no necesariamente en el orden contractual. Por eso el Código Sustantivo de Trabajo contempla los distintos efectos de la convención colectiva, según el poder de representación del sindicato que la celebra, admitiendo la extensión a terceros.

En el ámbito de la competencia que la ley le señala a la Corte, el cuestionamiento de inconstitucionalidad que la sociedad recurrente le hace al artículo 8º del laudo, no es admisible, porque, como quedó dicho, ni el sistema constitucional ni el sistema legal limitan la posibilidad de que, a través de la negociación colectiva, los trabajadores afiliados a un sindicato, así sea minoritario, obtengan a través de la huelga o del arbitramento, condiciones más ventajosas que los trabajadores no sindicalizados. Y por fuerza de esa normatividad, la posibilidad de una trasgresión del principio legal de la igualdad del artículo 143 del Código Sustantivo del Trabajo, representaría un conflicto jurídico, que no económico, que no puede ser tenido en cuenta en este recurso de anulación.

El laudo arbitral, de otra parte, no desconoce la naturaleza variable de la remuneración que perciben todos los trabajadores, sindicalizados o no. La sola lectura del texto acusado muestra que el tribunal de arbitramento se limitó a efectuar un incremento sobre el salario básico, de manera que mantuvo el sistema remunerativo.

Desde luego ese incremento, en términos comparativos con el del pacto colectivo, pudiera eventualmente implicar una situación desfavorable para los trabajadores no sindicalizados, pero la legalidad de un laudo no se mide frente a los contratos o pactos de esos trabajadores, sino frente al precepto 458 del Código Sustantivo del Trabajo, puesto que según esta norma la competencia de los árbitros para resolver el conflicto colectivo de trabajo no puede afectar derechos o facultades de las partes reconocidos por la Constitución Nacional, por las leyes o por normas convencionales vigentes, y en este caso esa afectación no se da.

En consecuencia, se desestimará el recurso interpuesto.

No es pertinente el examen de cualquier otro tema del laudo arbitral.

La reforma que le introdujo al recurso la Ley 712 de 2001, al concebirlo como un medio de impugnación orientado a la anulación, supone la necesidad de concretar los temas del laudo, según actividad que debe ejercer quien recurre; contrario a lo que sugería el sistema anterior, porque la homologación hacía pensar en la necesidad de confirmar todo lo que fuese contrario al mandato del artículo 458 del Código Sustantivo del Trabajo y por ello, generalmente, la jurisprudencia consideró que le incumbía, por competencia, el examen total de la regularidad del laudo.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, NO ANULA el artículo octavo (8º) del laudo arbitral del 23 de septiembre de 2002 proferido por el tribunal de arbitramento obligatorio para dirimir el conflicto colectivo entre Vesta S.A. y el sindicato de trabajadores de la industria textil de Colombia, seccional Bogotá».

(Sentencia de anulación, 29 de octubre de 2002. Radicación 20.072. Magistrado Ponente: Dr. Germán G. Valdés Sánchez).

_________________________________