Sentencia 2008-00004 de marzo 24 de 2011

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 11001032700020080000400-16997

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Actor: Lina Fernanda Castiblanco Mantilla

C/Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales —DIAN—

Bogotá, D.C., veinticuatro de marzo de dos mil once.

EXTRACTOS: «Los actos demandados

1. Numeral 5 del Memorando 00594 de 2004

Memorando 00594 DE 2004

(Agosto 5)

De: Subdirector de fiscalización tributaria y subdirector de recaudación

Para: Funcionarios divisiones de devoluciones, recaudación, fiscalización y liquidación de las administraciones de impuestos y de impuestos y aduanas

Asunto: tratamiento del impuesto sobre las ventas aplicable en la comercialización de animales para sacrificio y producción de bienes exentos.

Fecha: agosto 5 de 2004

[...]

5 IVA descontable en la cría. Levante y engorde de las gallinas ponedoras, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones o cualquier otra actividad similar a la anterior.

El IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados destinados a la cría y levante de las pollonas productoras de huevos, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones no puede ser tratado como descontable, como quiera que las pollonas, novillas, cerdas o cualquier otro animal con actividad similar a la anterior cuando sean activos fijos.

El productor tendrá derecho a descontar el IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados para el sostenimiento de la gallina ponedora, la vaca lechera, la cerda productora, o cualquier otro animal de los señalados en el artículo 477 del estatuto tributario con actividad similar a la anterior, que corresponda al periodo durante el cual estas empiezan a producir huevos, leche y lechones o crías para producir carne, siempre y cuando estos últimos sean sacrificados o entregados para sacrificio por el mismo productor.

Orlando Velandia Sepúlveda

Subdirector de fiscalización tributaria

Ariel Iván Roblado Restrepo

Subdirector de recaudación”

2. Parte final del Concepto 091645 de 2004.

Concepto 091645 30-12-2004 DIAN

En relación con el tratamiento fiscal del impuesto sobre las ventas, en el contexto de la actividad que motiva su consulta, nos permitimos manifestarle que mediante Memorando 0594 de agosto 5 de 2004, las subdirecciones de fiscalización tributaria y de recaudación de esta dirección, en el punto 5, precisaron:

“IVA descontable en la cría, levante y engorde de las gallinas ponedoras, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones o cualquier otra actividad similar a la anterior.

“El IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados destinados a la cría y levante de pollonas productoras de huevos, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones no puede ser tratado como descontable, como quiera que las pollonas, novillas, cerdas o cualquier otro animal con actividad similar a la anterior cuando sean activos fijos.

El productor tendrá derecho a descontar el IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados para el sostenimiento de la gallina ponedora, la vaca lechera, la cerda productora, o cualquier otro animal de los señalados en el artículo 477 del estatuto tributario con actividad similar a la anterior, que corresponda al período durante el cual estas empiezan a producir huevos, leche y lechones o crías para producir carne, siempre y cuando estos últimos sean sacrificados o entregados para sacrificio por el mismo productor” Atentamente,

Juan Orlando Castañeda Ferrer

Jefe división de normativa y doctrina tributaria”.

3. Oficio 005335 de 2005

Oficio 005335 3 de febrero de 2005

[...].

Su inquietud se dirige a establecer si el productor de huevos de ave con cáscara, frescos puede descontar el impuesto sobre las ventas pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados destinados a la cría y levante de las pollonas productoras de huevos.

Adicionalmente en el escrito de la referencia se cuestiona el numeral 5 del Memorando 00594 del 5 de agosto de 2004 emitido por el subdirector de fiscalización tributaria y el subdirector de recaudación de esta entidad, en el cual se previó lo siguiente:

“5. IVA descontable en la cría, levante y engorde de las gallinas ponedoras, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones o cualquier otra actividad similar a la anterior.

El IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados destinados a la cría y levante de las pollonas productoras de huevos, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones no puede ser tratado como descontable como quiera que las pollonas, novillas, cerdas o cualquier otro animal con actividad similar a la anterior cuando sean activos fijos.

El productor tendrá derecho a descontar el IVA pagado en la adquisición de bienes o servicios gravados para el sostenimiento de la gallina ponedora, la vaca lechera, la cerda productora, o cualquier otro animal de los señalados en el artículo 477 del estatuto tributario con actividad similar a la anterior, que corresponda al período durante el cual estas empiezan a producir huevos, leche y lechones o crías para producir carne, siempre y cuando estos últimos sean sacrificados o entregados para sacrificio por el mismo productor”.

En primer término, es criterio compartido por este despacho el expuesto en el numeral 5 del memorando en mención, respecto del IVA descontable en la cría, levante y engorde de las gallinas ponedoras, novillas productoras de leche y cerdas productoras de lechones o cualquier otra actividad similar; el cual fue acogido en el Concepto 091645 del 30 de diciembre de 2004, con ocasión del tema.

El numeral 5 del Memorando 00594 de 2004 pone de manifiesto la importancia de determinar cuál es la finalidad que persigue un productor que utiliza semovientes dentro del proceso productivo, toda vez que atendiendo a ella, los semovientes adquirirán la connotación de activos movibles o activos fijos, generando efectos distintos en lo que respecta al IVA descontable.

En el caso de los productores de huevos de ave sin cáscara, frescos, la finalidad de su actividad es la enajenación de los huevos producidos, por lo tanto, no podría entenderse que las gallinas ponedoras sean activos movibles, pues su enajenación no es propia del giro ordinario del negocio, toda vez que son el medio sin el cual sería imposible dicha producción.

Es así como la previsión del artículo 13 del Decreto 522 de 2003 que contempla la facultad de los productores de huevos (entre otros) para solicitar compensación o devolución de saldos a favor originados en las declaraciones del impuesto sobre las ventas respecto de dichos bienes, debe ser entendido de acuerdo con las consideraciones anteriores y dentro del contexto de la norma especial contenida en el artículo 5º del Decreto 1949 de 2003, que faculta a los productores de huevos para tratar como descontable el impuesto sobre las ventas pagado sobre bienes y servicios que constituyan costo o gasto necesario para el desarrollo del proceso de producción y comercialización por parte del avicultor, período que se inicia cuando las pollonas ponedoras empiezan a producir los huevos.

Así las cosas, el impuesto sobre las ventas pagado por los productores de huevos de ave con cáscara, frescos, en la adquisición de bienes o servicios gravados, destinados a la cría y levante de las pollonas productoras de huevos, no puede ser tratado como descontable, sino que constituye un mayor valor del gasto, deducible en el impuesto sobre la renta.

Por estar relacionado con el tema, se anexa fotocopia del Concepto 091645 de 30 de diciembre de 2004.

Atentamente,

Juan Orlando Castañeda Ferrer

Jefe división de normativa y doctrina tributaria”

4. Numeral 3 b) del Memorando 00842 de 2005

Memorando. 00842 28 de noviembre de 2005

De: Jefe de oficina jurídica, subdirector de fiscalización tributaria y subdirector de recaudación

Para: Funcionarios divisiones de devoluciones, recaudación, fiscalización y liquidación de las administraciones de impuestos y de impuestos y aduanas

Asunto: impuesto sobre las ventas aplicable en la producción de bienes exentos, efectos del Decreto 3731 de 2005.

Fecha: Noviembre 28 de 2005

3. b) Tratamiento del IVA pagado a los proveedores de bienes (materias primas e insumos) y de servicios gravados, destinados a la producción de carne, leche y huevos.

A partir del 1º de enero de 2003, por efectos de la modificación que del artículo 477 del estatuto tributario hizo el artículo 31 de la Ley 788 de 2002, se clasificaron como bienes exentos del impuesto sobre las ventas la carne bovina, porcina, de aves, la leche y los huevos, entre otros.

Es evidente que al calificar como exentos los bienes citados se pretendía la exoneración total del impuesto y no simplemente parcial, requiriéndose para tal efecto gravarlos con tarifa cero (0) como la técnica del impuesto sobre las ventas indica, lo cual habilita al productor para solicitar a la administración tributaria la devolución de la totalidad —y sin limitación— de los impuestos descontables pagados a los proveedores de bienes (materias primas e insumes) y de servicios gravados con el impuesto, necesarios y destinados a su producción.

De esta manera, en desarrollo de los principios de justicia y progresividad, se reconoce que los bienes citados son de primera necesidad, con alto índice de representación dentro de la canasta familiar, lo cual conlleva a que no deben quedar incididos con el impuesto.

En dicho sentido, el artículo 4º del Decreto 1949 de 2003, establece que “Cuando una persona realice los varios procesos requeridos para la cría, el levante y el engorde o de la ceba de los animales, cuyas carnes y despojos comestibles son exentos del impuesto sobre las ventas, tiene derecho a solicitar como impuesto descontable la totalidad del impuesto pagado por los bienes y servicios gravados que constituyan costo o gasto para la producción y comercialización de los bienes exentos, observando la oportunidad consagrada en el artículo 496 del estatuto tributario”.

Y en relación con los productores de huevos, el artículo 5º del Decreto 1949 establece:

“Los productores de huevos tiene derecho a tratar como descontable el impuesto sobre las ventas pagado sobre bienes y servicios que constituyan costo o gasto necesario para el desarrollo del proceso de producción y comercialización por parte del avicultor”.

En este sentido, para efectos del IVA pagado en el proceso de producción de huevos, se reitera el criterio expresado en el Memorando 00594 del 5 de agosto de 2004, en el cual se establece, excepcionalmente, que, a pesar de que las gallinas ponedoras tienen el carácter de activos fijos desde la etapa de cría y levante, otorgan derecho al productor de bienes exentos a solicitar impuestos descontables, a partir del inicio de la etapa de postura.

En consecuencia, el IVA pagado durante la etapa de cría y levante de las gallinas ponedoras constituye un mayor valor del costo del activo.

Por último, es preciso mencionar que mediante Decreto 2502 de 2005, a partir del 1º de septiembre de 2005, la tarifa de retención en la fuente por impuesto sobre las ventas es del cincuenta por ciento (50%) del valor del impuesto.

En los demás aspectos no mencionados en el presente Memorando continúan aplicándose los criterios expuestos en el Memorando 00594 del 5 de agosto de 2004.

Camilo Rodríguez Vargas

Jefe oficina jurídica

Orlando Velandia Sepúlveda

Subdirector de fiscalización tributaria

Ariel Iván Roblado Restrepo

Subdirector de recaudación”

(...).

Consideraciones de la Sala

Se decide sobre la legalidad de los numerales 5º del Memorando 00594 del 05 de agosto de 2004 y 3.b) del Memorando 00842 del 28 de noviembre de 2005, de la parte final del Concepto 091645 del 30 de diciembre de 2004 y del Oficio 005335 del 3 de febrero de 2005 expedidos por la DIAN, en cuanto interpretan desde qué momento nace, para el productor de huevos, el derecho a solicitar impuestos descontables pagados en la adquisición de bienes y servicios gravados que constituyen costo o gasto necesario para el desarrollo del proceso de producción y comercialización de huevos.

La demandante considera que es ilegal la interpretación que efectúa la DIAN en los actos acusados, porque está limitando el derecho concedido a los productores de huevo para descontar la totalidad del impuesto sobre las ventas pagado durante todas las etapas del proceso de producción, encaminado a la obtención del producto (huevo).

Lo anterior porque el avicultor es el productor de los huevos de ave, los cuales, con cáscara y frescos, son exentos del impuesto sobre las ventas conforme con el artículo 477 del estatuto tributario, por lo tanto, el avicultor tiene derecho a la devolución del impuesto sobre las ventas pagado en la adquisición de bienes y servicios gravados que constituyen costo o gasto necesario para el desarrollo del proceso de producción y comercialización (D. 1949/2003). Que el proceso de producción del huevo consiste en la suma de todas las fases o etapas, incluso la de cría y levante de las pollonas ponedoras, para obtener el producto, es decir, que desde el ingreso de las pollitas de un día de nacidas al galpón de crianza o levante hasta las etapas de clasificación y comercialización del huevo, comprende el proceso para obtener el producto final (huevo).

Mientras que para la DIAN, el derecho para el productor de huevo con cáscara, fresco, de solicitar impuestos descontables nace a partir del inicio de la etapa de postura y el IVA que se paga durante la etapa de cría y levante de las gallinas ponedoras constituye un mayor valor del costo del activo. La DIAN considera que las gallinas ponedoras son el medio para producir el huevo y la enajenación de las mismas no es propia del giro ordinario del negocio. Que en virtud del artículo 13 del Decreto 522 de 2003 en concordancia con el artículo 5º del Decreto 1949 de 2003, el descuento del IVA para el caso de los productores de huevos nace en el momento en que las pollonas ponedoras empiezan a producir los huevos.

El artículo 477 del estatuto tributario, vigente para la época de los actos demandados(4), dispone:

ART. 477.—Modificado. Ley 788 de 2002, artículo 31. Bienes que se encuentran exentos del impuesto. Están exentos del impuesto sobre las ventas los siguientes bienes:

04.07.00.90.0 Huevos de ave con cáscara, frescos

La Sala ha señalado que esta norma tiene como finalidad que los bienes integrantes de la canasta familiar de los colombianos, que estaban consagrados como excluidos del IVA en el artículo 424 ibíd. [antes de la modificación realizada por L. 788/2002 art. 31 al E.T., art. 477], pasaron a la modalidad de exentos (con tarifa cero), para que el consumidor final no se viera afectado con un tributo que aumentara su valor, y el productor de ellos obtuviera la devolución del IVA que cancelaba en el ciclo productivo para la obtención del bien(5).

Según los antecedentes de la Ley 788 de 2002 [art. 31](6) se propuso: “Eliminar el concepto de bienes excluidos en IVA, puesto que en las líneas de producción el peso del IVA es trasladado totalmente al consumidor final, quien tiene que pagar un mayor precio. Con esta propuesta los bienes excluidos pasan a la categoría de exentos (con tarifa 0), de tal manera que siempre se pueda deducir el IVA pagado contra el IVA generado sin que el costo total se traslade al producto”.

Conforme con los artículos 437 y 440 del estatuto tributario, el avicultor es el productor de los huevos y es responsable del impuesto sobre las ventas, con derecho a devolución de saldos originados en la declaración del impuesto sobre las ventas, en virtud de lo dispuesto por el parágrafo 1º del artículo 850 ibídem. Es decir, este productor tiene derecho a descontar los impuestos imputables a las operaciones exentas, según el artículo 489 del ordenamiento tributario, que dispone:

“ART. 489.—En las operaciones exentas solo podrán descontarse los impuestos imputables a tales operaciones, para los productores y exportadores. Cuando los bienes y servicios a que se refiere este artículo se destinen a operaciones exentas del impuesto, habrá lugar a descuento únicamente, cuando quien efectúe la operación sea un productor de bienes de que trata el título VI del presente libro, o un exportador. En el caso de los exportadores, cuando los bienes corporales muebles constituyan costo de producción o venta de los artículos que se exporten, se descontará la totalidad del impuesto facturado, siempre y cuando dicho impuesto corresponda a la tarifa a la que estuviere sujeta la respectiva operación”.

El título VI corresponde a los bienes exentos, desde el artículo 477 hasta el 482-1 del estatuto tributario. En consecuencia, el productor de los bienes descritos en el artículo 477, entre ellos, el huevo con cáscara, fresco, adquiere la calidad de responsable del impuesto, con derecho a la devolución del IVA, en virtud del descuento de los impuestos pagados en la adquisición de bienes y servicios, cuando constituyan costo o gasto para producirlos.

El artículo 13 del Decreto 522 de 2003 establece los requisitos para que los productores señalados en el artículo 440 del estatuto tributario soliciten la devolución de saldos a favor originados en las declaraciones del impuesto sobre las ventas respecto de los bienes exentos relacionados en el artículo 477. Esta disposición clasifica los requisitos si se trata de producción de carnes o si es producción de leche y de huevos.

Es importante precisar que en tratándose de actividades pecuarias, que para efectos fiscales, se define el negocio de la ganadería como la actividad económica que tiene por objeto la cría, levante o desarrollo y la ceba de ganado bovino, caprino y de especies menores, entre otros, así como la explotación de ganado para leche y lana (E.T., art. 92), se advierte la existencia de diferentes actividades de explotación o propósito, que tienen efectos fiscales también diferentes.

Así, en el caso de las personas que se dedican a este tipo de actividades cuyo propósito es simplemente la venta de animales vivos, entre ellos, los pollos o gallinas, la comercialización de tales bienes se encuentra excluida del impuesto sobre las ventas, conforme con el artículo 476 (num. 9º) del estatuto tributario, con la modificación introducida por la Ley 1111 de 2006 (art. 38)(7). Es decir, que es un acto que no causa o no genera el impuesto sobre las ventas y, por lo tanto, el IVA pagado en la adquisición de bienes y servicios destinados a la cría y levante del animal hace parte del mayor costo del mismo. Es importante tener en cuenta que la venta de pollitos de un día de nacidos está exenta del impuesto, conforme con el artículo 477 del estatuto tributario.

Ahora bien, si el propósito del ganadero es la venta de las carnes, en el caso del avicultor la venta del pollo crudo o los despojos comestibles, se trata de un producto exento del IVA según el artículo 477 citado, caso en el cual el productor de tales bienes tiene derecho a la devolución del IVA pagado en la adquisición de los bienes y servicios gravados que constituyan costo o gasto del proceso de producción.

En efecto, el Gobierno Nacional en desarrollo del artículo 477 ibíd., expidió el Decreto 1949 del 11 de julio de 2003, cuyos artículos 1º, 4º y 5º, pertinentes para el estudio, disponen:

“ART. 1º—Responsables con derecho a devolución. Tienen derecho a devolución del impuesto sobre las ventas pagado por la adquisición de bienes y servicios gravados que constituyan costo o gasto de su producción, los productores de los nuevos bienes exentos señalados en el artículo 477 del estatuto tributario, así:

a) En relación con las carnes, el productor dueño de los animales que los sacrifique o haga sacrificar y comercialice las carnes o los despojos comestibles producto del sacrificio, calificados como exentos del impuesto sobre las ventas. Igualmente, el pescador que comercialice los pescados y carnes de pescado calificadas como exentas del impuesto sobre las ventas, excepto el atún blanco, de aleta amarilla y de aleta azul o común, clasificabas en las subpartidas 03,03.41.00.00, 03.03.42.00.00 y 03.03.45.00.00 del arancel de aduanas, los cuales se encuentran excluidos del impuesto;

b) En relación con la leche clasificada por la partida arancelaria 04.01, es productor para estos efectos el ganadero que produce y vende la leche. Respecto de la leche clasificada por la partida arancelaria 04.02, lo será el industrial que realice el proceso industrial correspondiente.

c) En relación con los huevos, el avicultor que desarrolle el proceso y los comercialice.

PAR.—El simple comercializador de los bienes calificados como exentos no es responsable del impuesto sobre las ventas.

ART. 4º—Procesos de producción. Cuando una persona realice los varios procesos requeridos para la cría, el levante y el engorde o la ceba de los animales, cuyas carnes y despojos comestibles son exentos del impuesto sobre las ventas, tiene derecho a solicitar como impuesto descontable la totalidad del impuesto pagado por los bienes y servicios gravados que constituyan costo o gasto para la producción y comercialización de los bienes exentos, observando la oportunidad consagrada en el artículo 496 del estatuto tributario.

ART. 5º—Productores de huevos. Los productores de huevos tienen derecho a tratar como descontable el impuesto sobre las ventas pagado sobre bienes y servicios que constituyan costo o gasto necesario para el desarrollo del proceso de producción y comercialización por parte del avicultor”.

Para la Sala, de las anteriores disposiciones se puede inferir que fiscalmente se distinguen los procesos para la producción de carnes y los procesos para la producción de huevos o leche, para efectos de determinar quién tiene derecho a la devolución del impuesto sobre las ventas pagado en la adquisición de bienes y servicios gravados que constituyan costo o gasto de producción, así:

— En relación con las carnes, el productor dueño de los animales que los cría, levanta y engorda o ceba, sacrifique o haga sacrificar y comercialice las carnes o productos comestibles producto del sacrificio.

— En relación con la leche, el ganadero que la produce y la vende y el industrial que la enajena concentrada o con adición de azúcar u otro endulcolorante.

— Y en relación con los huevos, el avicultor que desarrolle el proceso y los comercialice.

Ahora bien, para establecer lo que se debe entender por “desarrollo del proceso de producción y comercialización de huevos” es importante tener en cuenta que el artículo 440 del estatuto tributario señala que el avicultor es el productor de los huevos y si el avicultor, con ese propósito, ha criado y levantado las aves para la postura de los huevos, las fases que conforman esta actividad hacen parte del desarrollo del proceso de producción de huevos.

Según el Diccionario de la Lengua Española, la avicultura es “el arte criar y fomentar la reproducción de las aves y de aprovechar sus productos”, lo cual evidencia que el avicultor que ha desarrollado esos procesos con el fin de aprovechar los productos de las aves, como los huevos, tiene la titularidad del derecho a la devolución del impuesto sobre las ventas pagado por la adquisición de bienes y servicios gravados que constituyeron costo o gasto durante todos las fases anteriores que dieron para que empezara esa producción, es decir, los impuestos pagados durante la cría y levante de las gallinas ponedoras.

Si bien el reglamento distingue entre la entre la producción de carnes y la producción de huevos, la Sala considera que, en el caso del avicultor ambos propósitos comprenden desde la cría y levante, hasta el sacrificio del animal o hasta la postura de los huevos.

Considerar, que en el caso del avicultor, que ha criado y levantado las gallinas ponedoras con el único propósito de producir y comercializar los huevos, no tiene derecho a la devolución del IVA pagado por los bienes y servicios destinados a los procesos de cría y levante de las pollitas, es desconocer, no solo que el desarrollo del proceso de producción de los huevos implica una serie de pasos anteriores que culminan cuando se obtiene el producto final que se va a comercializar sino, que la finalidad de la Ley 788 de 2002 al incluir en el listado de bienes exentos de impuesto sobre las ventas los huevos de ave con cáscara, frescos, fue que no se le trasladara al consumidor final, como mayor costo, el IVA pagado en la adquisición de bienes y servicios necesarios para la producción y comercialización de los mismos. En todo caso, el avicultor debe cumplir con los requisitos formales y llevar las cuentas separadas del IVA para acceder a la devolución.

En consecuencia, a juicio de la Sala los actos demandados se apartan de las normas mencionadas, cuando afirman que el derecho para el productor de huevo con cáscara, fresco, de solicitar impuestos descontables nace a partir del inicio de la etapa de postura de las gallinas y que el IVA que se paga durante la etapa de cría y levante de las gallinas ponedoras constituye un mayor valor del costo del activo; razón por la cual procederá declarar su nulidad.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

DECLÁRASE LA NULIDAD de los numerales 5º del Memorando 00594 del 05 de agosto de 2004, expedido por los subdirectores de fiscalización tributaria y recaudación de la DIAN y 3.b) del Memorando 00842 del 28 de noviembre de 2005 expedido por el jefe de la oficina jurídica y los subdirectores de fiscalización tributaria y recaudación de la DIAN; del Concepto 091645 del 30 de diciembre de 2004 (parte final) y del Oficio 005335 del 3 de febrero de 2005 expedidos por la división de normativa y doctrina tributaria de la DIAN.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

(4) Con la modificación introducida por el artículo 31 de la Ley 788 de diciembre 27 del 2002.

(5) Sentencia del 23 de agosto de 2007, Expediente 15210. M.P. María Inés Ortiz.

(6) Proyecto de ley 080 de 2002. Cámara de Representantes, Gaceta del Congreso 537, del 22 de noviembre del 2002, página 9.

(7) Anteriormente, el artículo 468-2 del estatuto tributario, adicionado por el artículo 108 de la Ley 788 de 2002, disponía que en la comercialización de animales vivos, el impuesto sobre las ventas se causaba en el momento en que el animal fuera sacrificado o procesado por el mismo responsable, o entregado a terceros para su sacrificio o procesamiento, es decir, la causación del impuesto no se daba por la venta del animal sino en el momento de su sacrificio o procesamiento; la simple venta del animal vivo, sin que fuera sacrificado o procesado, no generaba el impuesto.