Sentencia 2008-00017 de agosto 28 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 2008-00017-01

Consejera Ponente:

Dra. María Elizabeth García González

Recurso de apelación contra la sentencia de 2 de febrero de 2012, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca

Actora: C.I. Metales y Derivados S.A.

Bogotá, D.C., veintiocho de agosto de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «V. Consideraciones de la Sala:

En orden a estudiar el asunto que nos ocupa, la Sala analizará los siguientes temas: (i) actos administrativos demandados; y (ii) del análisis de la inconformidad expuesta en el recurso de apelación.

V.1. Actos administrativos demandados

Los actos administrativos enjuiciados se encuentran constituidos por la comunicación 2810 de 17 de marzo de 2004, por medio de la cual Minercol Ltda., en Liquidación, determinó, entre otras cosas, lo siguiente:

“Para atender sus solicitudes de devolución de regalías consignadas en la cuenta 052120680 de Minercol Ltda., por la empresa que usted dirige, en las compras de oro, chatarra, realizadas como requisito por la DIAN, en el momento de realizar las exportaciones de metales preciosos, nos permitimos hacer nuevamente las siguiente precisiones:

(...).

• Minercol Ltda., por medio de varias comunicaciones ha realizado y divulgado la interpretación de estos artículos, los cuales han sido enviados a la empresa que usted dirige. En nuestras comunicaciones hemos tratado de dar la mayor claridad posible sobre los mecanismos legales establecidos para el cumplimiento de esta obligación y de los controles existentes en la cadena de comercialización.

• (...).

• Mientras tanto, en nuestro segundo concepto, del día 19 de septiembre de 2002, se hace una descripción de nuestra interpretación de toda la legislación aplicable al pago de regalías de oro y otros metales preciosos y del control, que por la misma legislación, debe efectuar la DIAN sobre las exportaciones de estos materiales.

• No se puede perder de vista que la función de control sobre la acreditación del pago de las regalías de los metales preciosos que se pretenden exportar corresponde a la DIAN, de conformidad con el artículo 20 del Decreto 600 de 1996.

• Se puede asegurar que por la explotación de metales preciosos, así como por la de cualquier mineral, se debe pagar regalías.

Finalmente, en el caso particular de su pretensión de recuperar las regalías pagadas por compras de oro chatarra, le manifestamos que no procede porque es a su empresa a quien le corresponde acreditar ante la DIAN el pago previo de las regalías de los metales preciosos objeto de la exportación, y le devolvemos todos los documentos enviados en las referidas comunicaciones”.

De igual forma, se demanda la nulidad del acto ficto o presunto, generado por la configuración del silencio administrativo negativo en relación con el recurso de reposición interpuesto por la sociedad C.I. Metales y Derivados S.A. contra la comunicación 2810 de 17 de marzo de 2004, expedida por Minercol Ltda.

V.2. Del análisis de la inconformidad expuesta en el recurso de apelación

La Sala observa que la recurrente, no obstante discriminar en dos premisas el desarrollo argumentativo de su recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia, se refiere en todo momento a un cargo único que se dirige a señalar, en resumen, que las joyas o minerales como oro y plata en desuso o chatarra no deben cancelar regalías al Estado colombiano y que, en caso de no poder demostrar el pago de dicha contraprestación, correspondía a la DIAN la obligación de iniciar las investigaciones administrativas respectivas.

Igualmente, manifiesta que si jurídicamente estaba acreditado que el oro y la plata en desuso o chatarra no era objeto del pago de regalías, la consecuencia de esta consideración era la devolución inmediata de los recursos que por este concepto pagó C.I. Metales y Derivados S.A.

Como primera medida, procederá la Sala a determinar si, tal como señala la recurrente, la comercialización de joyas en desuso o chatarra no debe pagar regalías.

El Ministerio de Minas y Energía, mediante comunicación(1) dirigida a Ingeominas, establece que:

“Ref.: Distribución regalía oro chatarra.

(...).

En relación con su solicitud para que el Ministerio de Minas y Energía le dé instrucciones a Ingeominas para realizar la transferencia de las regalías recaudadas por las exportaciones de oro y plata provenientes de joyas en desuso comúnmente denominado oro chatarra, le informo lo siguiente:

La jefe de la oficina asesora jurídica de este ministerio, Dra. Nora Aguilar Alzate, mediante oficio REG. 330763, dirigido a la Dra. Vilma Rodríguez Salazar, jefe de división de servicio al comercio exterior de la DIAN, conceptuó lo siguiente: De lo anterior, encontramos forzoso concluir, luego de tener en cuenta la definición que trae el artículo 360 de la Constitución Política de regalía, como la contraprestación económica que se causa a favor del Estado por la explotación de un recurso natural no renovable, que el control que debe ejercer la DIAN, en virtud del artículo 20 del Decreto 600 de 1996, al tener que exigir que le acrediten el pago de las regalías, es sobre el oro, plata o platino en bruto que se pretenda exportar, es decir, aquel mineral que no haya sido manufacturado, procesado o fundido proveniente de joyas en desuso o nuevas líneas de joyas con fines comerciales.

Del anterior concepto se deduce que las exportaciones de oro y plata provenientes de joyas en desuso, no deben pagar regalías, por lo cual pueden ser distribuidos” (Subraya la Sala).

En igual sentido, en consulta(2) atendida por ese mismo ministerio a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, se señaló que:

“(...) En ningún momento la ley permite que se causen regalías sobre los minerales ya procesados, como sería el caso de las joyas en desuso o de oro chatarra, pues se supone que en la cadena de la explotación y comercialización del mineral ya se ha pagado la regalía cuando el minero vende el oro, la plata o el platino en bruto al joyero, comerciante, fundidores o procesadores de metales preciosos.

Confirma lo anterior, la disposición legal que a continuación se va a transcribir (se refiere al artículo 14 del Decreto 600 de 1996) donde es clara la intención de la reglamentación de la ley de regalías dispuesta en el Decreto 600 de 1996, al señalar que losagentesliquidadoresyretenedoresdelasregalíasderivadasdelaexplotacióndemetalespreciosos,sololascobranrespectodeloro,platayplatinoquecomprenperoenbruto, es decir, que no sean procesados, como sería el caso de las joyas en desuso o del oro chatarra” (Se destaca extra texto).

Finalmente, el Ingeominas, en el texto de la contestación de la demanda dentro del presente proceso(3), reconoce que no se deben pagar regalías en tratándose de joyas en desuso o chatarra. Manifiesta dicha entidad que: “ahora bien, anota el actor que, como exportador de metales preciosos en estado de desuso o chatarra, no le corresponde pagar regalías por el material que exporta, si bien tal afirmación es cierta, sí tiene la obligación de acreditar ante la DIAN, de acuerdo con lo preceptuado por el artículo 20 del Decreto 600 de 1996, el pago de la regalía”.

De lo anterior, concluye la Sala, que el oro, la plata y el platino, en desuso o en chatarra, es decir, joyas que fueron parte de un proceso industrial o comercial, cualquiera sea su presentación, no están sujetos al pago de regalías, pues, como quedó advertido, se supone que en la cadena de la explotación y comercialización del mineral ya se ha pagado la regalía cuando el minero vende el oro, la plata o el platino en bruto al joyero, comerciante, fundidores o procesadores de metales preciosos.

Sin embargo, encuentra la Sala, del dictamen pericial rendido en el trámite de la primera instancia, que la mercancía por la que se pagó regalías corresponde a metal puro, en polvo o de mina, tal y como se lee a folios 3, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15 y 16 del cuaderno de “pruebas-dictamen pericial”, dictamen en el que los demandados no lograron demostrar, en su momento, la objeción por error grave y en la que no se hizo reproche alguno en el recurso de apelación.

Lo anterior conduce a la inexorable conclusión de que la parte accionante no se encontraba en la obligación legal de pagar regalías en tratándose de joyas en desuso; sin embargo, en el caso que nos ocupa, dicha parte no logró demostrar que la mercancía preciosa que pretendía comercializar y exportar tuviere tal condición.

Ahora bien, ante la afirmación efectuada por el recurrente en el sentido de que el artículo 20 del Decreto 600 de 1996 “encomienda es la verificación de lo que se ha pagado, pero quien no puede demostrarlo, no significa que no pueda exportar, ni tenga que pagar la suma equivalente a las regalías para poder hacerlo. Lo que debió hacer la DIAN fue verificar el origen del oro y la plata a exportar, y con ello, con mediana diligencia, determinar si en tal caso no procedía el pago de regalías, como en efecto lo es, y en tal caso, permitir la exportación”, la Sala observa que dicho artículo 20 establece a la letra que: “Quienpretendarealizarunaexportación de oro, plata y platino deberáacreditar previamente ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, el pago de la correspondiente regalía” (Se destaca fuera de texto).

Para la Sala, de la norma transcrita se desprende un claro deber, en cabeza de aquella persona natural o jurídica, que pretenda exportar oro, plata o platino, de acreditar ante la DIAN el cumplimiento de la obligación legal del pago de las regalías correspondientes. Es decir, que en este evento, la Ley impuso una carga legal para el exportador de probar o acreditar el pago de la contraprestación mencionada, y, por el contrario, no de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, de investigar si la mercancía pagó, en su momento, las regalías de ley.

No es posible, pues, de conformidad con lo anotado, que la DIAN permita la exportación de minerales preciosos constituidos en oro, plata o platino, si el exportador o comercializador, previamente, no cumple con su deber de acreditar ante esa entidad que dicha mercancía pagó las regalías, porque no es ese el supuesto de hecho previsto en el artículo 20 del Decreto 600 de 1996.

En virtud de lo anterior, la Sala confirmará el fallo apelado, como en efecto lo dispondrá en la parte resolutiva de esta providencia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia de 2 de febrero de 2012, proferida por la Sección Primera, Subsección A, del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al Tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

1 Folio 001035, cuaderno de antecedentes 2.

2 Radicación 324464 de 18 de septiembre de 2003.

3 Folio 24, cuaderno principal 2.