Sentencia 2008-00131 de abril 14 de 2011

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación: 25000-23-27-000-2008-00131 01-17829

Consejero Ponente:

Dr. William Giraldo Giraldo

Actor: Argos Productos de Cartón y Papel S.A.

C/Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN

Renta-2005

Bogotá, D.C., catorce de abril de dos mil once.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la sentencia del 20 de mayo de 2009, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

El apelante en el caso concreto pretende que el saldo a favor del año 2004, que omitió trasladar, arrastrar o imputar por error, aparezca en la cuenta corriente del 2005.

Alegó que es aplicable al asunto en examen el artículo 43 de la Ley 962 de 2005, “Por la cual se dictan disposiciones sobre racionalización de trámites y procedimientos administrativos de los organismos y entidades del Estado y de los particulares que ejercen funciones públicas o prestan servicios públicos”.

A su juicio, el artículo 589 del estatuto tributario no es aplicable al caso concreto, por cuanto hace relación al procedimiento para corregir las declaraciones que “disminuyan el valor a pagar o aumente el saldo a favor”, y tengan relación con el proceso de determinación o liquidación del impuesto, por ejemplo aumento de costos o deducciones, rentas exentas, etc. En cambio, la corrección prevista en el artículo 43 de la Ley 962 de 2005 es aquella que no tiene incidencia en la liquidación o determinación del impuesto, y si tiene que ver con la cuenta corriente del contribuyente, que maneja la DIAN.

Señaló el apelante que el artículo 589 del estatuto tributario establece para la corrección el término de un año; en cambio el artículo 43 de la Ley 962 de 2005 no la limita en el tiempo, precisamente porque se trata de errores formales, como el que se registra en el presente caso, al no incluirse en la declaración de renta presentada por el año gravable 2005 el saldo a favor determinado en el año gravable 2004.

Dispone el artículo 43 de la Ley 962 de 2005:

“ART. 43.—Corrección de errores e inconsistencias en las declaraciones y recibos de pago. Cuando en la verificación del cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes, responsables, agentes de retención, y demás declarantes de los tributos se detecten inconsistencias en el diligenciamiento de los formularios prescritos para el efecto, tales como omisiones o errores en el concepto del tributo que se cancela, año y/o período gravable; estos se podrán corregir de oficio o a solicitud de parte, sin sanción, para que prevalezca la verdad real sobre la formal, generada por error, siempre y cuando la inconsistencia no afecte el valor por declarar.

Bajo estos mismos presupuestos, la administración podrá corregir sin sanción, errores de NIT, de imputación o errores aritméticos, siempre y cuando la modificación no resulte relevante para definir de fondo la determinación del tributo o la discriminación de los valores retenidos para el caso de la declaración mensual de retención en la fuente.

La corrección se podrá realizar en cualquier tiempo, modificando la información en los sistemas que para tal efecto maneje la entidad, ajustando registros y los estados financieros a que haya lugar, e informará de la corrección al interesado”.

La declaración, así corregida, reemplaza para todos los efectos legales la presentada por el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, si dentro del mes siguiente al aviso el interesado no ha presentado por escrito ninguna objeción (resalta la Sala).

Observa la Sala que la norma transcrita señala que la administración puede corregir, de oficio o a solicitud de parte, en cualquier tiempo, sin sanción, errores de imputación, siempre y cuando la modificación no resulte relevante para definir de fondo la determinación del tributo(3). Pero esa corrección debe ocurrir dentro del término de firmeza de las declaraciones, y con observancia del procedimiento que para el efecto de las correcciones que aumentan el saldo a favor contempla el estatuto tributario.

Como es bien sabido, en relación con los saldos a favor en las declaraciones tributarias, existen términos perentorios, así: la solicitud de devolución y/o compensación se debe presentar dentro de los dos años siguientes a la fecha de vencimiento del término para declarar (E.T., arts. 816 y 854); y la solicitud de corrección de la declaración para imputar un saldo a favor, que no se arrastró en la declaración inicial, se debe presentar dentro del año siguiente al vencimiento del término para presentar esta declaración, conforme al artículo 589 del estatuto tributario.

Según el artículo 714 del estatuto tributario, la declaración tributaria quedará en firme si dentro de los dos años siguientes a la fecha de vencimiento del plazo para declarar, no se ha notificado requerimiento especial, término que se reduce a un año cuando el contribuyente, de conformidad con el artículo 689-1 ib., está cobijado por el beneficio de auditoría.

En el caso concreto la sociedad demandante presentó la declaración de renta correspondiente al año gravable 2005 el 7 de abril de 2006(4), radicada con el Nº 07046260042557, la que fue corregida el 4 de junio de 2006 con radicación 01018040626321.

El 15 de mayo de 2007 la actora radicó ante la DIAN el Oficio 32332, con el cual informó que presentó proyecto de corrección de la declaración de renta por el año gravable 2005 en bancos el 14 de mayo de 2007, con Nº 13136011032832, en el que incluyó en el renglón 84 (saldo a favor año 2004 sin solicitud de devolución o compensación) la suma de $ 276.486.000.

La administración mediante el Oficio 030-064-188-000518 del 28 de junio de 2007 puntualizó que la declaración Nº 07046260042557 del 7 de abril de 2006, así como su corrección, distinguida con el Nº 01018040626321 del 4 de junio de 2006, había quedado en firme, toda vez que el contribuyente se acogió al beneficio de auditoría. En consecuencia, dio como no presentada la corrección del 14 de mayo de 2007.

Según el artículo 689-1 del estatuto tributario (modificado por la L. 863/2003, art. 28) la liquidación privada de los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios que incrementen su impuesto neto de renta tres (3) veces la inflación causada del respectivo año gravable, en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior, quedará en firme si dentro de los doce (12) meses siguientes a la fecha de su presentación no se hubiere notificado emplazamiento para corregir, siempre que la declaración sea debidamente presentada, en forma oportuna, y el pago se realice en los plazos que para tal efecto fije el Gobierno Nacional.

En el presente caso, conforme a la norma citada, la declaración presentada el 7 de abril de 2006, corregida el 4 de junio de 2006, quedó en firme el 7 de abril de 2007, razón por la cual se tornó inmodificable tanto por la administración como por el contribuyente.

Adicionalmente, de acuerdo al artículo 589 del estatuto tributario,(5) la sociedad actora tenía plazo para formular solicitud de corrección ante la DIAN, aumentando el saldo a favor, hasta el 7 de abril de 2007, la cual fue presentada el 14 de mayo del mismo año, petición que fue desestimada por la administración mediante el Oficio 030-064-188-000518 del 28 de junio de 2007, y que, posteriormente, fue desistida por el contribuyente mediante memorial radicado el 28 de agosto de 2007 (fl. 73, exp.).

Al respecto para la Sala es claro que si bien la administración, con fundamento el artículo 43 de la Ley 962 de 2005, puede, de oficio o a petición de parte, corregir las omisiones o errores de imputación o arrastre, dicha corrección se debe efectuar dentro del término de firmeza de la declaración objeto de corrección.

Sobre el particular se pronunció en sentencia del 19 de agosto de 2010, expediente 16707, C.P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, fijando un criterio que se reitera en esta oportunidad así:

“Conforme al texto de la norma(6), la condición para corregir errores de imputación es que la modificación no resulte relevante para definir de fondo la determinación del tributo. Lo anterior por cuanto la finalidad de la Ley, en materia tributaria, no fue modificar la obligación sustancial del contribuyente o responsable, sino “brindarle al ciudadano un marco normativo sencillo, claro y confiable. Además de la supresión de trámites, se persigue la racionalización del aparato estatal y la optimización de su funcionamiento […]”(7). Es decir, la ley tiene un contenido estrictamente formal, en cuanto su propósito fue suprimir trámites innecesarios, sistematizar otros y facilitarlos, pero no con el fin de que a través de ellos se alteraran los derechos sustanciales ya establecidos a favor o a cargo de los contribuyentes.

Ahora bien, la imputación de un saldo a favor en una declaración posterior, para la Sala, en principio, no es un aspecto que resulte relevante para definir de fondo la determinación del tributo, pues el tributo, con o sin la imputación, ya estuvo determinado, mientras que la imputación hace parte de la liquidación de un saldo a pagar o de un saldo a favor.

Sin embargo, tanto la determinación del tributo como la liquidación privada del impuesto a cargo de un contribuyente están contenidas en una declaración tributaria cuya presentación, no obstante ser una obligación formal, materializa la obligación sustancial y está sometida a un término de firmeza, el cual, una vez ocurre, la determinación del impuesto es inmodificable por cualquiera de las partes, la Nación o el contribuyente, es decir, el tributo ya está definido.

En efecto, mientras corre el término de firmeza, la administración y el administrado pueden adelantar las actuaciones para la determinación correcta del tributo, pero una vez ocurrida la firmeza ya el tributo se vuelve indiscutible, es decir, no puede modificarse de ninguna manera. Por eso, como lo señaló la Sala en sentencia del 10 de febrero de 2003 “la firmeza de una declaración tributaria conlleva necesariamente la imposibilidad tanto de la administración de ejercer su facultad de fiscalización, como del contribuyente de corregirla. No debe confundirse el término de firmeza, con la firmeza misma, pues mientras corre el término de firmeza sí es posible que tanto la administración como los contribuyentes realicen actos tendientes a determinar correctamente la obligación tributaria, lo que incluye el ejercicio de la facultad de corrección, mientras que una vez ocurrida la firmeza, el impuesto se vuelve incontrovertible e inmodificable tanto para una parte como para la otra, pues la firmeza es oponible a ambas partes”(8).

Bajo el anterior criterio, para la Sala, conforme al artículo 43 de la Ley 962 de 2005, la corrección de la declaración no procede si el denuncio tributario se encuentra en firme, pues de no ser así, se quebrantaría la condición de que la corrección que se haga no resulte relevante para definir de fondo la determinación del tributo, porque en la firmeza el tributo ya está definido.

Por lo anterior, la interpretación del artículo 43 de la Ley Antitrámites, que señala que la corrección puede hacerse en cualquier tiempo, debe entenderse dentro del término de firmeza y no una vez el tributo ya se ha definido.

Así las cosas, para el 28 de agosto de 2007, fecha en la que la sociedad Argos Productos de Cartón y Papel S.A. radicó la solicitud de acogerse a lo previsto en el artículo 43 de la Ley 962 de 2005, la declaración de renta presentada por el año gravable 2005 se encontraba en firme, (abr. 7/2007) razón por la cual era inmodificable tanto por la administración como por la contribuyente.

En consecuencia, se confirmará la sentencia apelada, que denegó las súplicas de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia de 20 de mayo de 2009, dictada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección “A”, dentro del proceso de nulidad y restablecimiento del derecho de Argos Productos de Cartón y Papel S.A. contra la DIAN.

RECONÓCESE personería a la abogada Jacqueline Prada Ascencio como apoderada de la DIAN, conforme al poder que obra a folio 142 del expediente.

Cópiese, notifíquese, devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.»

(3) Conforme a la Circular 118 de 2005 proferida por la DIAN, dentro de los errores que se pueden corregir con fundamento en el artículo 43 de la Ley 962 de 2005 se encuentra las: “Omisiones o errores de imputación o arrastre, tales como saldos a favor del período anterior sin solicitud de devolución y/o compensación; anticipo de renta y anticipo de la sobretasa”.

(4) Conforme al artículo 14 del Decreto 4714 de 2005, la sociedad tenía plazo para presentar la declaración de renta por el año gravable 2006 hasta el 7 de abril de 2006.

(5) ART. 589.—Correcciones que disminuyan el valor a pagar o aumenten el saldo a favor. Para corregir las declaraciones tributarias, disminuyendo el valor a pagar o aumentando el saldo a favor, se elevará solicitud a la Administración de Impuestos y Aduanas correspondiente (dentro de los dos años) (hoy un año) siguientes al vencimiento del término para presentar la declaración.

(6) Artículo 43 de la Ley 962 de 2005.

(7) Gaceta del Congreso 678 del 12 de diciembre de 2003, Ponencia para primer debate al Proyecto de Ley 14 de 2003 Cámara de Representantes, pág. 1.

(8) Expediente 12949.