Sentencia 2008-00233 de noviembre 21 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 110010324000 2008 00233 00

Consejero Ponente:

Dr. Marco Antonio Velilla Moreno

Acción: nulidad

Actor: Elson Rafael Rodríguez Beltrán

Bogotá, D.C. veintiuno de noviembre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Sala

1. La norma demandada.

La disposición demandada es del siguiente tenor:

“Decreto 2576 de 2005

(Julio 27)

Presidencia de la República 

Por el cual se corrige un yerro en el título del Acto Legislativo 1 de 2005 “Por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política”.

El Presidente de la República de Colombia

En ejercicio de sus facultades constitucionales y legales y en especial de la que les confiere el artículo 189 numeral 10 de la Constitución Política y el artículo 45 de la Ley 4ª de 1913 y,

Considerando:

Que el artículo 45 de la Ley 4ª de 1913, Código de Régimen Político y Municipal, señala “Los yerros caligráficos o tipográficos en las citas o referencias de unas leyes a otras no perjudicarán, y deberán ser modificados por los respectivos funcionarios cuando no quede duda en cuanto a la voluntad del legislador”.

Que la Corte Constitucional en Sentencia C-520 de 1998, admitió la posibilidad del Presidente de la República de corregir errores caligráficos o tipográficos de las leyes cuando estos no alteren su contenido.

Que por un error mecanográfico en el título del Acto Legislativo 1 de 2005, se incluyeron las palabras “proyecto de” y “(segunda vuelta)”, debiendo corresponder al de “Acto Legislativo 1 de 2005”, “Por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política” exclusivamente, por lo cual se hace necesario efectuar su corrección.

Decreta:

ART. 1º—Corríjase el título del Acto Legislativo 1 de 2005, el cual quedará así:

“Acto Legislativo 1 de 2005

“Por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política”.

ART. 2º—Publíquese en el Diario Oficial el Acto Legislativo 1 de 2005 con la corrección que se establece en el presente decreto.

ART. 3º—El presente decreto rige a partir de su publicación.

Publíquese y Cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., 27 de julio de 2005.

Álvaro Uribe Vélez

2. La excepción propuesta por la demandada.

Manifiesta el Ministerio de Hacienda y Crédito Público a título de excepción que por tratarse de un error de los enunciados en la Ley 4ª de 1913 (art. 45), era viable proceder a la correspondiente corrección mediante el Decreto atacado; y no como lo quiere hacer ver el actor, quien pretende que el Consejo de Estado entienda que en el Diario Oficial 45.980 lo que se publicó fue un proyecto de acto legislativo, y con ello, que lo realizado posteriormente por el Gobierno Nacional, a través del decreto ahora impugnado, fue convertir ese supuesto proyecto de ley en una verdadera reforma Constitucional.

Frente a lo anterior, la Sala considera que no constituye una excepción, pues implica el estudio del acto acusado y, por lo tanto, es procedente un análisis de fondo, contrario a lo que ocurre con las excepciones que, por contener motivos extintivos, modificativos o impeditivos de la acción, conducen a un pronunciamiento inhibitorio.

3. El caso concreto.

El demandante sustenta su ataque al Decreto 2576 de 2012 básicamente en la falta de competencia del Presidente de la República para sancionar y promulgar actos legislativos y para corregir yerros que pudieran existir en los mismos y por falsa motivación de la norma demandada.

3.1. Falta de competencia del Presidente de la República para expedir el acto demandado.

En cuanto a las normas violadas el demandante considera que esas disposiciones incluyen las referentes al trámite de los actos legislativos consagradas en la Constitución Política y en la Ley 5ª de 1992 conforme a las cuales la reforma de la Constitución Política por medio de acto legislativo es competencia exclusiva del Congreso sin que puedan inmiscuirse otras ramas del poder público, salvo lo previsto en el artículo 241 numeral 1º de la Constitución Política.

Igualmente manifiesta que el Presidente al corregir dicho un error en el texto de un acto legislativo, está desconociendo la Ley 4ª de 1913 que permite corregir los yerros de las leyes, pero no de los actos legislativos, y en consecuencia el principio de la separación de poderes.

En consecuencia, a juicio de la actora, la corrección del yerro efectuada por el Presidente a través de la norma demandada, se entiende como una modificación a la voluntad del legislador que aprobó en segunda vuelta y por mayoría calificada un acto que tiene por título “Proyecto de Acto Legislativo 1 de 2005 (jul. 22) segunda vuelta)” competencia que le está vedado la Presidente de la República, quien no está facultado para modificar la Constitución por medio de un decreto.

En primer lugar observa la Sala que el acto demandado no es un acto de sanción y promulgación de un acto legislativo, sino un decreto en el cual (i) se corrige el título del acto legislativo publicado en el Diario Oficial 45.980 del 25 de julio de 2005, suprimiendo para ello en el título las expresiones “proyecto de” “(jul. 22)” y “(segunda vuelta)” quedando entonces como “Acto Legislativo 1 de 2005” y (ii) se ordena publicar el Acto Legislativo 1 de 2005 con la respectiva corrección.

Adicionalmente, en la Sentencia C-178 de 2007(2), la Corte Constitucional, al desestimar un cargo planteado contra el Acto Legislativo 1 de 2005, consistente en la existencia de un vicio en el trámite por la expedición por parte del Presidente de la República de un decreto de corrección de yerros que enmendó el título del acto legislativo acusado, manifestó al respecto:

En cuanto a las facultades para expedir decretos de corrección de yerros el artículo 1º de la Ley 45 de 1913 establece que corresponde a los respectivos funcionarios enmendar los errores caligráficos o tipográficos en el texto de una norma, cuando no quede duda de la voluntad del Congreso [248]. Así mismo, se ha dicho que la expedición de decretos de corrección de yerros es una función administrativa y ordinaria del Presidente de la República en el ámbito de la promulgación de las leyes [249].

El decreto de corrección de yerros expedido por el Presidente enmienda un error mecanográfico en la redacción del título del Acto Legislativo 1 de 2005 y en nada altera la voluntad del Congreso. Así, en el Diario Oficial 45.980 de 25 de julio de 2005 se publicó el Acto Legislativo 1 de 2005 con un error en el título:

Proyecto de Acto Legislativo 1

22/07/2005

Por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política.

(Segunda vuelta)

El Congreso de Colombia

Decreta:

Posteriormente, en el Diario Oficial 45.984 del 29 de julio de 2005 se publicó el Decreto 2576 de 2005 “por el cual se corrige un yerro en el título del Acto Legislativo 1 de 2005, “por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política”. El decreto, se limitó a corregir un error en título y respetó el texto exacto del Acto Legislativo 1 de 2005:

Decreta:

ART. 1º—Corríjase el título del Acto Legislativo 1 de 2005, el cual quedará así:

“Acto Legislativo 1 de 2005

“Por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política”.

ART. 2º—Publíquese en el Diario Oficial el Acto Legislativo 1 del 2005 con la corrección que se establece en el presente decreto.

ART. 3º—El presente decreto rige a partir de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 27 de julio de 2005.

La corrección consistió en a) suprimir la expresión “proyecto de”, habida cuenta de que la reforma ya había sido aprobada por el Congreso en las dos vueltas exigidas por la Constitución y, por lo tanto, ya era acto legislativo, no proyecto de acto legislativo; b) suprimir la fecha 22/07/2005 y c) suprimir la expresión “segunda vuelta”.

La corrección hizo que el título de la norma reflejara lo que había sucedido en el trámite en el Congreso, es decir, que se trataba de un acto que había finalizado su trámite de conformidad con la voluntad del Congreso. Por lo tanto, el yerro consistía en un error mecanográfico que calificaba de una forma manifiestamente incorrecta el acto. El título —”por el cual se adiciona el artículo 48 de la Constitución Política”— corresponde a una mera identificación del artículo de la Constitución adicionado y fue el aprobado en las dos vueltas por el Congreso.

La corrección del yerro respeta la voluntad expresa del Congreso y apunta a asegurar que dicha voluntad, definitiva en razón de la conclusión de la formación del acto legislativo, no sea calificada con palabras que le darían un carácter provisional, contraevidente y adverso a lo efectivamente decidido por el reformador de la Constitución.

De conformidad con lo anterior, la norma demandada no puede considerarse violatoria de las normas constitucionales y legales que regulan la expedición de los actos legislativos, ni mediante ella se usurpó una función del constituyente derivado, pues como claramente lo señala la Corte Constitucional, la expedición de decretos de corrección de yerros es una función administrativa y ordinaria del Presidente de la República y en el presente caso la corrección simplemente permitió que el título de la norma reflejara lo que había sucedido en el trámite en el Congreso, es decir, que se trataba de un acto que había finalizado su trámite de conformidad con la voluntad del constituyente derivado.

En consecuencia, el cargo no prospera.

3.2. Falta de motivación del acto.

Considera el demandante que ninguno de los considerandos del Decreto 2576 de 2005 se ajusta a la legalidad por las mismas razones expuestas al argumentar la falta de competencia.

Al respecto la Sala encuentra que al haber reconocido la Corte Constitucional la facultad del Presidente para hacer la corrección del yerro en el Acto Legislativo 1 de 2005 y la armonía del decreto demandado con la voluntad del Congreso, es claro que el cargo por falsa motivación del acto demandado no está llamado a prosperar.

Las razones anteriores son suficientes para denegar las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,

FALLA:

DENIÉGANSE las pretensiones de la demanda

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(2) M.P. Manuel José Cepeda Espinosa. Reiterada en Sentencia C-293 de 2013, M.P. Rodrigo Escobar Gil.