Sentencia 2008-00477 de octubre 24 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 76001233100020080047701

Número interno: 19390

Consejera Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez

Actor: Compañía de Medicina Prepagada Colsanitas S.A.

Demandado: municipio de Cali

Fallo

Bogotá, D.C, veinticuatro de octubre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones

De conformidad con los términos del recurso de apelación, la Sala debe resolver si se configuró el silencio administrativo positivo, respecto de la resolución que resolvió el recurso de reconsideración interpuesto por la actora contra la Liquidación Oficial de Revisión Nº 380 del 2 de mayo de 2006, que determinó el impuesto de industria y comercio correspondiente al año gravable 2003.

Según el artículo 732 del estatuto tributario, la administración tiene un año para resolver el recurso de reposición o de reconsideración, contado a partir de su interposición en debida forma. En concordancia con esta disposición, el artículo 139 del Decreto 523 de 1999, del municipio de Santiago de Cali, establece que “La subdirección administrativa de impuestos, rentas y catastro municipal o quien haga sus veces tendrá un año para resolver los recursos de reconsideración o de reposición contado a partir de su interposición en debida forma”.

Los artículos 734 del estatuto tributario y 141 del Decreto 523 de 1999, disponen que si transcurrido un año, después de haberse interpuesto el recurso, este no ha sido resuelto, se entenderá fallado a favor del recurrente, y así lo declarará la administración, de oficio o a petición de parte.

La expresión “resolver los recursos” ha sido interpretada por esta Sección en el sentido de que no basta que la decisión haya sido proferida sino que, además, debe notificarse dentro del término señalado en la ley, debido a que si el contribuyente no ha tenido conocimiento del acto administrativo, este no produce efectos jurídicos y, por ende, no puede tenerse como resuelto el recurso presentado(3).

Según lo dispone el inciso segundo del artículo 565 del estatuto tributario, las providencias que decidan recursos se notificarán personalmente, o por edicto si el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, no compareciere dentro del término de los diez (10) días siguientes, contados a partir de la fecha de introducción al correo del aviso de citación.

En materia tributaria la notificación por edicto está prevista solamente para notificar de manera subsidiaria las resoluciones que deciden los recursos y cuando el interesado no comparezca a notificarse personalmente dentro de los diez (10) días siguientes a la citación.

En lo que atañe al asunto discutido, se encuentran probados los siguientes hechos:

El 28 de junio de 2006, la demandante interpuso recurso de reconsideración contra la Liquidación Oficial de Revisión Nº 380 del 2 de mayo de 2006; por lo tanto, la administración de Cali debía proferir y notificar debidamente la decisión respectiva a más tardar el 28 de junio de 2007.

Para hacerlo, el 2 de febrero de 2007, el departamento administrativo de hacienda municipal profirió la Resolución 0095 y envió citación para realizar la notificación personal; según afirma, ante la inasistencia de la contribuyente, pese a que le envió citación para realizar la notificación personal, procedió a notificar por edicto la resolución mencionada.

Revisado el expediente se advierte lo siguiente:

En el folio 7 del cuaderno principal obra copia del Requerimiento Especial 195 de fecha 26 de septiembre de 2005, dirigido a Colsanitas, que frente al recuadro Dirección, contiene como tal la Av. 4 N Nº 7N-53 piso 3, y frente a Ciudad, Cali.

Así mismo, en el folio 13 puede verse la Liquidación Oficial de Revisión 0380 del 2 de mayo de 2006, documento que en el espacio correspondiente a la dirección, contiene como tal la Avenida 4 Norte Nº 7 N-53 pisos 3 y 4 y en el espacio correspondiente a la ciudad, dice Cali.

En el folio 19 está el escrito contentivo del recurso de reconsideración contra la liquidación oficial, que, en la parte final, contiene un acápite denominado:

“6. Direcciones

6.1. En Cali

Avenida 4 Norte Nº 7 N 53 Piso 3 y 4

Teléfonos 6 67 02 03

6.2. En Bogotá D.C.

Calle 100 Nº 11 B 67

Teléfono 646.6060”

En el folio 34 reposa una copia de la resolución por medio de la cual se resolvió el recurso de reconsideración interpuesto contra la liquidación revisión. En la parte inicial, en el recuadro correspondiente a los datos, frente a dirección, dice Avenida 4 Norte Nº 7N-53 pisos 3 y 4; frente a ciudad, Santiago de Cali, departamento, Valle del Cauca.

En el folio 40, obra copia de la citación para que la contribuyente compareciera a notificarse en forma personal de la mencionada resolución. El encabezado es como sigue:

“Santiago de Cali, febrero 06 de 2007

Señor

Antonio José del Castillo Solano

Apoderado

Compañía de Medicina Prepagada Colsanitas S.A.

Calle 100 Nº 11B-67

Teléfono 6466060

Ciudad” (se subraya) 

La citación está suscrita y firmada por el señor Augusto Enrique López, en su calidad de coordinador (E) de determinación y liquidación de impuestos municipales y el espacio dispuesto bajo el título “Constancia de recibido” está en blanco en todos sus renglones (fecha de recibido, nombre de quien recibe, firma de quien recibe y cédula de ciudadanía).

La demandante afirma que la dirección a la que se envió la citación corresponde a la informada para notificaciones en la ciudad de Bogotá, pero que por error la administración la envió a la misma nomenclatura pero del municipio de Cali, error que impidió que la recibiera, razón por la que no compareció a realizar la diligencia de notificación.

Para la Sala, esta afirmación encuentra sustento probatorio en los documentos que acaban de reseñarse.

En efecto, a pesar de que tanto el requerimiento especial como la liquidación de revisión contienen, en la parte correspondiente a los datos, la dirección correcta de la ciudad de Cali, según el encabezado de la citación esta fue dirigida a la dirección de la ciudad de Bogotá, informada en el recurso de reconsideración, pero como si se tratara de una dirección ubicada en la ciudad de Cali. Esto es lo que se extrae del término “Ciudad”, escrito después de la dirección y el teléfono.

Lo anterior, porque es costumbre, en la correspondencia, que cuando la dirección a la que se dirige un escrito está ubicada en la misma ciudad en la que este se fecha, vg.: Santiago de Cali febrero 6 de 2007, no se vuelva a escribir el nombre de la ciudad, sino que se utilice el término Ciudad, como ocurrió en el presente caso.

Confirman lo dicho, las copias de las guías de correo que obran en los folios 54 y 55, en las que se lee lo siguiente:

En el envío, con logotipo de la empresa SiCali:

“Fecha de envío: 06-feb.-07

CantidadSedeCentro de costosEmpresaAtenciónDirecciónTeléfonoCiudad
4CorficolombianaJurídicaSiCaliAntonio José del Castillo (Colsanitas)CL 100 Nº 11B-676466060Cali

 

(Se subraya)

Logycor S.A.

Oficio de devolución

09 de febrero de 2007

 ItemSedeCentro de costosEmpresaAtenciónDirecciónCiudadPD
2110002136CORJurídicaSiCaliAntonio José del CastilloCL 100 Nº 11B-67CaliFeb.-09-07

 

Se observa que, tanto en la guía de correo del envío de la citación, como en la correspondiente a la devolución del mismo, se anota que el destino era la dirección calle 100 Nº 11B-67 de la ciudad de Cali, nomenclatura que corresponde a la ciudad de Bogotá.

Sobre este punto de la controversia la parte demandada no hizo ningún pronunciamiento y se limitó a informar que ante la no comparecencia de la contribuyente, para surtir la notificación personal, procedió a efectuar la notificación por edicto, que fue fijado el 26 de febrero y desfijado el 9 de marzo de 2007.

En el acervo probatorio, la única manifestación que se encuentra de parte de la administración, con respecto al envío de la citación, está consignada en la respuesta que dio a la contribuyente a la solicitud que formuló para que se decretara el silencio administrativo positivo. En esta, la administración indicó que no tenía en sus archivos la guía de entrega Nº 110002272 en la que consta que por medio de la empresa Logycor se envió la citación antes mencionada y que esta fue recibida por la contribuyente.

De acuerdo con lo anterior, es claro que en el expediente no obra prueba que demuestre que la citación dirigida a la contribuyente, para que compareciera a notificarse personalmente de la Resolución 0095 de 2007, le hubiera sido entregada en la dirección informada para notificaciones en la ciudad de Cali; por el contrario, lo que está probado es que fue erróneamente dirigida a una dirección en la ciudad de Cali, que correspondía a la informada para notificaciones en la ciudad de Bogotá.

De lo anterior es forzoso concluir que la contribuyente no recibió dicha citación.

Es evidente que la administración no podía proceder a notificar por edicto la resolución con la que resolvió el recurso de reconsideración, sin haber corregido el error de haber enviado la citación a una dirección que no correspondía a la informada, para estos efectos, en la ciudad de Cali.

En consecuencia, se debe tener como fecha de notificación de la Resolución 095 del 2 de febrero de 2007, que resolvió el recurso de reconsideración, la del 19 de febrero de 2008, fecha en que la actora, mediante derecho de petición, solicitó una copia de la misma, es decir, por fuera del año con que la Administración contaba para proferirla y notificarla. En consecuencia, el recurso debe entenderse fallado a favor del contribuyente por haber operado el silencio administrativo positivo.

Si bien el silencio administrativo positivo debe ser declarado de oficio o a solicitud de parte por la administración, la Sala reitera(4), que si esto no ocurre, ello no impide que pueda materializarse ante la jurisdicción, para desvirtuar la presunción de legalidad que obra sobre los actos administrativos.

La presunción de que se falló favorablemente el recurso conlleva la nulidad de la Resolución 095 del 2 de febrero de 2007, con la que el demandado resolvió el recurso de reconsideración y la del Auto 11-9174 del 8 de febrero de 2008, mediante el cual negó la ocurrencia del silencio administrativo positivo.

No prospera el recurso de apelación.

Finalmente, la Sala observa que el tribunal solamente anuló la Liquidación Oficial de Revisión Nº 380 del 2 de mayo de 2006 y no hizo pronunciamiento alguno frente a la solicitada nulidad del Auto 11-9174 y de la resolución que desató el recurso de reconsideración. Sin embargo, estos actos también deben anularse. En consecuencia, se modificará el numeral primero de la parte resolutiva de la sentencia apelada para disponer la nulidad de los demás actos demandados y, en lo demás, se confirma la sentencia apelada.

Por el contrario, fue acertado que considerara improcedente la solicitud de nulidad del requerimiento especial ya que, por tratarse de un acto administrativo de trámite, no es susceptible de control jurisdiccional.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

ADICIÓNASE el numeral PRIMERO de la sentencia del 7 de diciembre del 2011, proferida por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, dentro del proceso de nulidad y restablecimiento del derecho instaurado por la Compañía de Medicina Prepagada Colsanitas S.A., contra el municipio de Cali, así:

ANÚLANSE el Auto 11-9174 del 8 de febrero de 2008 y la Resolución 0095 del 2 de febrero de 2007, actos proferidos por el Departamento Administrativo de Hacienda de Cali.

En lo demás, CONFÍRMASE la sentencia apelada.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, devuélvase el expediente al tribunal de origen y cúmplase.

Esta providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(3) Sentencias del 21 de febrero de 2005, Expediente 14263; del 9 de octubre de 2003, Expediente 13829, M.P. Ligia López Díaz; del 19 de octubre de 2006, Expediente 14315, M.P. Héctor J. Romero Díaz; entre otras.

(4) Consejo de Estado, Sección Cuarta, sentencia del 23 de junio de 2000, Expediente 10.045, M.P. Delio Gómez Leyva.