Sentencia 2008-00500 de febrero 12 de 2015

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad.: 25000-23-24-000-2008-00500-01

Consejero Ponente:

Dr. Marco Antonio Velilla Moreno

Actor: Vélez Lab y CIA S.A.

Demandado: ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación

Referencia: Apelación sentencia - Acción de nulidad y restablecimiento del derecho

Bogotá, D.C., doce de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones

IV.1. Los actos acusados.

Lo son las resoluciones RCA 6 de enero 25 de 2008, “por medio de la cual se decide sobre las reclamaciones que se fundamentan en contratos de naturaleza administrativa presentadas oportunamente al proceso liquidatorio de la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación” y que en el artículo segundo dispuso:

“ART. 2º—Rechazar las reclamaciones presentadas oportunamente frente a las cuales el proceso de auditoría integral encontró motivos de glosa que conducen al rechazo total o parcial de dichas reclamaciones, correspondiente a los valores señalados en la columna titulada “Valor rechazado” en el anexo 1 y en el anexo 2 (anexo individualizado a cada acreedor) de conformidad con lo expuesto a la parte motiva del presente acto administrativo, en especial en los numerales 9.5 al 9.5.2”.

Y, RCA 143 de mayo 30 de 2008,”por medio de la cual se resuelve los recursos de reposición Nº 1273 y 1274, interpuestos por Vélez Lab y CIA S.A., con el NIT 860.503.326-5 en contra de las resoluciones RCA 6 de 25 de enero de 2008 y RCA 7 de 25 de enero de 2008” y dispuso confirmar el valor reconocido en la Resolución RCA 6 de 25 de enero de 2008, respecto del recurrente Vélez Lab y CIA S.A. expedidas por la apoderada general del liquidador de la empresa social del Estado Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación, a cuyo texto se hará referencia en el texto de la providencia en los apartes pertinentes.

IV.2. El problema jurídico a resolver.

Se cuestiona en el presente caso si había lugar a reconocer el crédito correspondiente a las facturas presentadas por la accionante a la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación a pesar de haber sido entregado el suministro fuera del término de ejecución del contrato, partiendo del supuesto que según la cláusula sexta del contrato 4111-2006, “El plazo de ejecución del presente contrato es de dos (2) meses y/o hasta agotar el presupuesto asignado”.

La sociedad Vélez Lab y CIA. S.A. suscribió contrato 4111-2006, el 30 de noviembre de 2006 con la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento, para el suministro de elementos de laboratorio, por valor de trescientos once millones cuatrocientos veinticinco mil doscientos pesos moneda corriente ($ 311.425.200).

El Gobierno Nacional mediante Decreto 3202 de 24 de agosto de 2007, ordenó la supresión y liquidación de la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento, entrando en proceso de liquidación a partir de la vigencia del mismo.

El 18 de octubre de 2007, se radicó cuenta 3037 por la sociedad actora porque se encontraban sin cancelar varias facturas y mediante Resolución 6 de 25 de enero de 2008 la apoderada general de la entidad liquidadora negó la reclamación presentada por Vélez Lab y CIA S.A. contenida en las facturas Nº 25764-25765 de 26 de febrero de 2007, 2537 de 12 de febrero de 2007 y 25640-25641 de 20 de febrero de 2007, con fundamento en que la prestación contratada se ejecutó por fuera del plazo establecido en el contrato.

Contra esta decisión la actora interpuso el recurso de reposición y el 30 de mayo de 2008, mediante Resolución 143, confirmó la resolución impugnada.

En relación con la glosa 1.3. (la prestación contratada se ejecutó por fuera del plazo establecido en el contrato) impuesta sobre las facturas 25764-25765, 25537 y 25640-25641, la demandante aduce que en el contrato 4111 de 2006, el término para ejecutar las prestaciones pactadas era un plazo abierto, esto es, que los suministros podían ser entregados aún después del 26 de febrero de 2007, básicamente porque mientras no se agotase el presupuesto, era lícito hacer entregas de manera extemporánea, comprensión que en el mismo sentido dio el tribunal de instancia.

La cláusula sexta del contrato dice:

“Cláusula sexta: Plazo de ejecución El plazo de ejecución del presente contrato es de dos (2) meses y/o hasta agotar el presupuesto asignado término contado a partir de la suscripción de la fecha de cumplimiento a los requisitos de ejecución señalados en la cláusula décima octava. PAR. Vencido el plazo el proveedor o contratista podrá efectuar entregas extemporáneas que se encuentren justificadas por fuerza mayor o caso fortuito, sin perjuicio que la ESE pueda hacerle exigible las sanciones contractuales”.

Al respecto la Sala considera que la cláusula sexta del contrato es clara en señalar que son dos las posibilidades para contabilizar el plazo del contrato:

i) De orden temporal: dos (2) meses y ii) de orden presupuestal: consistente en el agotamiento de la reserva presupuestal acorde con el valor del contrato.

El término de dos meses, contado a partir de la aprobación de la garantía única. En efecto, la oficina asesora jurídica de la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento, en cumplimiento de la cláusula décimo octava del contrato(1), registro presupuestal y aprobación de la garantía única para la ejecución del contrato, aprobó la garantía única del contrato el 26 de diciembre de 2006, previo registro presupuestal(2).

En estos términos el plazo del contrato vencía el 26 de febrero de 2007, luego las facturas presentadas dentro de este lapso por los suministros efectuados recibidos a satisfacción, siempre y cuando cumplieran con los requisitos exigidos en el proceso concursal y no superaran el presupuesto asignado debían ser reconocidas y pagadas.

La Resolución 143 de 30 de mayo de 2008 que resolvió el recurso de reposición que glosó las facturas 25764/25765, 25337 y 25640/25641 por haber sido efectuados algunos suministros por fuera del plazo, precisó:

“Al respecto hay que resaltar dos aspectos: primero, que la conjunción y/o, no conlleva necesariamente a la conclusión a la que llega la empresa reclamante, según la cual ‘si el presupuesto se agota antes de vencerse el plazo, se da por terminado el contrato o si vencido el plazo no se ha agotado el presupuesto, puede continuar efectuándose el suministro hasta el agotamiento del presupuesto’. Esto es en razón a que la interpretación correcta de esta cláusula implica realmente que el contrato se termina cuando sucede uno u otro evento, es decir, que si se agota el presupuesto el contrato se da por terminado, o si, por el contrario, se vence el primero, el plazo de los dos meses el contrato no puede seguir ejecutándose aun cuando subsista la reserva presupuestal. En segundo lugar, la razón por la cual la interpretación correcta de esta cláusula es la que se ha aducido con antelación, es que más adelante, en el parágrafo de esa misma cláusula, se prescribe que ‘vencido el plazo, el proveedor o contratista podrá efectuar entregas extemporáneas que se encuentren justificadas por fuerza mayor o caso fortuito’ (negrilla del texto). Salta a la vista que la intención de los contratantes era que los suministros se entregaran dentro del plazo establecido, porque de tener razón la empresa recurrente con su argumento, no habría sido necesario que se pactara la posibilidad de entregar extemporáneamente los reactivos de laboratorio que constituían el objeto del contrato 4111, previa justificación de la extemporaneidad con fuerza mayor o caso fortuito.

En el caso que nos ocupa, se evidencia que los elementos cobrados con las facturas precitadas ingresaron al almacén de la ESE entre el 13 de marzo y el 24 de julio de 2007,

Nº FacturaNº de constancia de ingreso al almacén
25764-25765Ingreso 6470 de 17 de mayo de 2007
25537Ingreso 6037 de 13 de mayo de 2007
25640-25641Ingreso 6910 del 24 de julio de 2007

b) Desde el punto de vista contractual, la única manera en que Vélez Lab y CIA S.A. suministrara válidamente los elementos contratados de manera extemporánea, es justificando fuerza mayor o caso fortuito (...)”.

Dentro de este contexto y habiéndose acreditado que la entrega de los suministros se verificó extemporáneamente sin que mediara prueba del caso fortuito o la fuerza mayor, entendidos como el imprevisto al cual es imposible resistir, la glosa efectuada por la liquidadora era procedente.

Pero es más, según consta en los documentos allegados al proceso, anexo 2 del contrato “Resultado individual auditoría integral reclamación oportuna de la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación, Vélez Lab y CIA S.A.” el valor del reclamo se efectuó por la suma de $ 1.761.489.548.00, se dispuso la glosa sólo de las facturas 25764-25765, 25537 y 25640-25641 por la suma de $ 145.128.500.00l y se reconoció la suma de $ 390.851.048,00,(fl. 75 anexo de la demanda), lo que significa que incluso se reconoció una suma superior al presupuesto asignado al contrato que de acuerdo con el Valor del contrato consignado en la cláusula segunda “asciende a la suma de trescientos once millones cuatrocientos veinticinco mil doscientos pesos ($ 311.425.200.00) Moneda legal”.

Luego habiéndose cumplido los dos supuestos previstos en el contrato para su ejecución, plazo y/o presupuesto, la glosa efectuada por la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación, se reitera, era procedente.

Aunado a ello, la cláusula sexta del contrato debe entenderse de manera integral con el parágrafo, en el sentido que el plazo de ejecución del contrato 4111 de 2006 era de dos (2) meses y/o hasta agotar el presupuesto asignado, contado a partir de la fecha de cumplimiento de los requisitos de ejecución previstos en la cláusula décima octava y sólo en el evento de haberse vencido el plazo el proveedor o contratista podría hacer entregas extemporáneas siempre y cuando estuvieran justificadas por fuerza mayor o caso fortuito, lo cual no se acreditó en el proceso.

Al no existir documento alguno que acredite que la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento en liquidación había prorrogado el contrato de suministro 4111 de 2006 o adicionado este incrementando el presupuesto, más aún cuando su situación económica la llevó al proceso de liquidación, mal podría inferir el contratista que podía continuar realizando suministros por fuera de contrato y sin presupuesto autorizado para el efecto, proceder que lo llevaba a asumir el riesgo de efectuar suministros sin respaldo contractual.

Por ello, en criterio de la Sala, asiste razón al recurrente y por ende, habrá de revocarse la sentencia apelada y en su lugar se dispone negar las pretensiones de la demanda.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

1. REVOCAR los numerales segundo, tercero y cuarto de la sentencia impugnada y en su lugar se dispone: NEGAR LAS SUPLICAS DE LA DEMANDA, por las razones expuestas en este proveído.

2. En firme esta decisión devuélvase al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

La anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en su sesión de la fecha».

(1) “Cláusula décima octava: Requisitos de ejecución: El presente contrato requiere para su ejecución el registro presupuestal y la aprobación de la garantía única por parte de la ESE” (fl. 44 anexo de la demanda).

(2) “Cláusula cuarta: Imputación presupuestal El valor del presente contrato se imputará con cargo a los certificados de disponibilidad Presupuestales Nº 695 ($ 145.128.500.00) del 3 de noviembre de 2006 correspondiente al presupuesto de la Unidad Hospitalaria Clínica San Pedro Claver, 463 ($ 17.100.000.00) del 3 de noviembre de 2006 correspondiente al presupuesto de la Unidad Hospitalaria Clínica Carlos Lleras Restrepo y 505 ($ 149.196.700.00) del 3 de noviembre de 2006 correspondiente al presupuesto de los centros de atención ambulatoria, suscritos por el servicio encargado del presupuesto de la ESE”.