Sentencia 2009-00146 de junio 18 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 25000-23-27-000-2009-00146-01 (19267)

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez

Ref.: acción de nulidad y restablecimiento del derecho

Demandante: Cooperativa de Trabajo Asociado Estratégicos CTA

Demandado: Caja de Compensación Familiar Cafam

Temas: Procedencia de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho. Liquidación de la contribución especial a las cajas de compensación familiar por parte de las cooperativas de trabajo asociado.

Bogotá, D.C., dieciocho de junio de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Procedencia de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho en el caso concreto.

Para Cafam, la acción de nulidad y restablecimiento del derecho no es procedente en el presente caso, ya que entre las partes se suscribió, de manera voluntaria, un acuerdo de pago que no puede ser desconocido.

La sección no comparte la postura jurídica de la recurrente, por las razones que pasan a exponerse:

1.1. Las cajas de compensación familiar, pese a estar constituidas como personas jurídicas de derecho privado, desempeñan una función pública en tanto se encargan de recaudar y administrar recursos de carácter parafiscal, y de pagar el subsidio familiar a sus beneficiarios —trabajadores de medianos y menores ingresos—, de acuerdo con las reglas establecidas por el legislador.

En virtud de dicha función, las cajas de compensación familiar expiden actos administrativos que son susceptibles de control judicial por la jurisdicción de lo contencioso administrativo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 82 del Código Contencioso Administrativo.

1.2. Como se observa del texto y de las pretensiones de la demanda, la presente acción no está encaminada a atacar el acuerdo de pago suscrito entre las partes. Lo que se pretende es la nulidad de los actos por medio de los cuales Cafam liquidó los ajustes y reintegros adeudados por Estratégicos CTA, por concepto de aportes al subsidio familiar.

En ese orden de ideas, la controversia se centra en estudiar la legalidad de los actos demandados y el restablecimiento económico que se derivaría en caso de prosperar la nulidad, para lo cual es procedente la acción de nulidad y restablecimiento del derecho consagrada en el artículo 85 del Código Contencioso Administrativo.

1.3. No puede perderse de vista, además, que de las pruebas que obran en el proceso, se concluye que Estratégicos CTA nunca ha aceptado la liquidación de los aportes realizada por Cafam.

Si bien propuso acuerdos conciliatorios y suscribió un acuerdo de pago con el fin de evitar un proceso ejecutivo en su contra y la desafiliación de los asociados, siempre se reservó la posibilidad de demandar la legalidad de los actos administrativos. Veamos:

1.3.1. El 30 de mayo de 2008, Estratégicos CTA realizó solicitud de conciliación a Cafam, en los siguientes términos (fl. 143):

“1. La cooperativa que represento está interesada en continuar afiliada a la caja y no considera adecuado iniciar un proceso jurídico por el asunto en referencia, a menos que sea la única alternativa de solución del conflicto.

(...).

3. La discusión jurídica que nos ocupa versa sobre un tema que no tiene antecedentes jurisprudenciales y la liquidación de la caja se apoya en una norma reglamentaria que se encuentra derogada y que había sido confirmada por otra norma declarada nula por el h. Consejo de Estado.

4. La decisión del Consejo de Estado dejó en claro que los aportes de las cooperativas de trabajo asociado al subsidio familiar no son contribuciones parafiscales, sino una especie de aportes voluntarios que hacemos los trabajadores asociados con el fin de acceder a los subsidios y servicios que prestan las cajas. Estos aportes no se rigen, ni se han regido en ninguna oportunidad por la ley”.

1.3.2. En el folio 127 del expediente se observa oferta de conciliación del 7 de julio de 2008, en la que Estratégicos CTA manifiesta que “el único motivo que nos mueve a presentarles esta solución es la continuidad de la cooperativa operando y siendo una alternativa de trabajo como ha venido siendo desde hace siete años (...). Esta propuesta no implica un reconocimiento a esta deuda en virtud a que hemos aplicado el decreto vigente para la época”.

1.3.3. En vista de que Cafam no aceptó las propuestas de conciliación realizadas por Estratégicos CTA, el 26 de agosto de 2008 las partes realizaron una reunión con el fin de acordar el valor de las cuotas mensuales con las que la cooperativa amortizaría la deuda y los intereses remuneratorios, así como las garantías de cumplimiento (fls. 137 y 138).

1.4. Como se deduce de las pruebas antes relacionadas, las partes no celebraron un acuerdo conciliatorio que pusiera fin a la controversia. Únicamente acordaron la forma de pago de las sumas que Cafam determinó mediante los actos administrativos demandados, como deuda por concepto de ajustes a los aportes al subsidio familiar por los años 2004 y 2005 y reintegro de subsidios familiares pagados sin que correspondiera.

Por tal razón, es viable la presente demanda en acción de nulidad y restablecimiento del derecho contra las resoluciones AR0334 y AR0334-A de 2007, expedidas por Cafam, para efectos de estudiar su legalidad.

2. Problema jurídico.

En los términos del recurso de apelación, le corresponde a la Sección determinar la legalidad de los actos administrativos demandados, en tanto realizaron un ajuste a la liquidación de aportes al subsidio familiar efectuada por Estratégicos CTA en los años 2004 y 2005, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 16 y 17 del Decreto 468 de 1990 y 1º del Decreto 2996 de 2004.

Para resolver el problema jurídico, se estudiarán las normas aplicables a las cooperativas de trabajo asociado en materia de liquidación de aportes al subsidio familiar.

3. Liquidación de aportes a las cajas de compensación familiar por parte de las cooperativas de trabajo asociado.

3.1. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 4º de la Ley 79 de 1988, las cooperativas son empresas asociativas, sin ánimo de lucro, en la cuales los trabajadores o los usuarios, según el caso, son simultáneamente los aportantes y los gestores de la empresa.

Las cooperativas son creadas con el objeto de producir o distribuir conjunta y eficientemente bienes o servicios para satisfacer las necesidades de sus asociados y de la comunidad en general.

3.2. Dentro del género de cooperativas se encuentran las cooperativas de trabajo asociado, que son aquellas que vinculan el trabajo personal de sus asociados para la producción de bienes, ejecución de obras o la prestación de servicios, según definición del artículo 70 de la Ley 79 de 1988.

En dichas cooperativas, en que los aportantes de capital son al mismo tiempo los trabajadores y gestores de la empresa, “el régimen de trabajo, de previsión, seguridad social y compensación, será establecido en los estatutos y reglamentos en razón a que se originan en el acuerdo cooperativo y, por consiguiente, no estará sujeto a la legislación laboral aplicable a los trabajadores dependientes”(2).

Por tal razón, “se deberá tener en cuenta las normas estatutarias, como fuente de derecho”, según disposición expresa del artículo 59 ibídem.

3.3. El Decreto 468 de 1990, “por el cual se reglamentan las normas correspondientes a las cooperativas de trabajo asociado contenidas en la Ley 79 de 1988 y se dictan otras disposiciones sobre el trabajo cooperativo asociado”, disponía en el artículo 16 que las cooperativas de trabajo asociados podían solicitar afiliación a una caja de compensación familiar para lo cual asumirían las mismas obligaciones y tendrían los mismos derechos que las disposiciones legales les asignaran a los empleadores(3).

En el artículo 17 regulaba que la base sobre la cual se liquidarían las contribuciones para obtener los servicios de las cajas de compensación familiar, sería “la correspondiente a las compensaciones ordinarias permanentes y a las que en forma habitual y periódica perciba el trabajador asociado consagradas en el respectivo régimen de compensaciones, sin perjuicio de respetarse las cotizaciones o contribuciones mínimas establecidas en forma general por dichas entidades”.

Dicho decreto fue derogado en su integridad por el artículo 39 del Decreto 4588 del 27 de diciembre de 2006, “por el cual se reglamenta la organización y funcionamiento de las cooperativas y precooperativas de trabajo asociado”, que nada dispuso sobre la afiliación y pago de aportes a las cajas de compensación familiar.

3.4. En oposición a la facultad otorgada a las cooperativas de trabajo asociado de afiliarse a las cajas de compensación familiar, contenida en el Decreto 468 de 1990, en el año 2004, mediante el Decreto 2996, se creó la obligación de realizar aportes al subsidio familiar sobre la base de todas las compensaciones ordinarias permanentes y las que en forma habitual y periódica recibiera el trabajador asociado(4).

Sin embargo, esa obligación fue declarada nula por esta sección en sentencia del 12 de octubre de 2006, radicación 11001-03-25-000-2004-00187-01 (15214), consejera ponente Ligia López Díaz, en vista de que:

3.4.1. La Ley 21 de 1982, “por la cual se modifica el régimen del subsidio familiar y se dictan otras disposiciones”, no previó como sujeto pasivo de la contribución parafiscal a favor de las cajas de compensación familiar a las cooperativas de trabajo asociado.

Al respecto, debe tenerse en cuenta que el artículo 7º ibídem expresamente dispone que están obligados a pagar aportes al subsidio familiar: i) la Nación, por intermedio de los ministerios, departamentos administrativos y superintendencias, ii) los departamentos, intendencias, comisarías, el Distrito Especial de Bogotá y los municipios, iii) los establecimientos públicos, las empresas industriales y comerciales y las empresas de economía mixta nacionales, departamentales, distritales y municipales y, iv) los empleadores que ocupen uno o más trabajadores permanentes, entre los que no se encuentran las cooperativas de trabajo asociado.

3.4.2. La obligación de efectuar los aportes a las cajas de compensación surge en virtud del vínculo laboral existente entre empleador y trabajador, el cual no existe en las cooperativas de trabajo asociado, ya que los asociados no tienen el carácter de trabajadores asalariados, ni la cooperativa actúa como empleador de los mismos.

3.5. Con la declaratoria de nulidad parcial del artículo 1º del Decreto 2996 de 2004, desapareció del ordenamiento jurídico la obligación de las cooperativas de trabajo asociado de realizar aportes al subsidio familiar, razón por la cual no les es aplicable la previsión contenida en el inciso segundo del mencionado artículo respecto de la base para liquidar los aportes a la salud, pensión y riesgos profesionales, por haber desaparecido de la vida jurídica.

3.6. Sin embargo, no puede perderse de vista que durante los años en discusión —2004 y 2005— estaba vigente el Decreto 468 de 1990, que permitía la afiliación voluntaria de las cooperativas de trabajo asociado a las cajas de compensación, que solo fue derogado en el año 2006.

Luego, dicha norma permite afirmar que era válida la afiliación de la cooperativa a Cafam, abstracción hecha de la nulidad del Decreto 2996 de 2004, pues no puede decirse que fueran incompatibles, para predicar una derogatoria tácita y, tampoco fue derogado expresamente.

Solo una interpretación como la que hace la Sala, permitiría explicar y justificar la antigua afiliación de las cooperativas de trabajo asociado al sistema de subsidio familiar con posterioridad a la nulidad del Decreto 2696 de 2004.

3.7. Aquellas cooperativas de trabajo asociado que se afiliaron a una caja de compensación familiar de manera voluntaria, en vigencia del Decreto 468 de 1990, estaban en la obligación de liquidar los aportes, por los períodos en los que estuvo vigente dicha norma, conforme lo dispone el artículo 17 ibídem, esto es, sobre las compensaciones ordinarias permanentes y las que en forma habitual y periódica perciba el trabajador asociado, consagradas en el respectivo régimen de compensaciones.

3.8. Por compensación ordinaria permanente se entiende toda aquella percibida por el asociado de forma regular, con frecuencia determinada y en períodos fijos previamente pactados, ya sea semanal, quincenal, mensual, trimestral, etc., como retribución del trabajo cooperativo prestado.

Por compensación habitual y periódica se entiende, además, aquella percibida por el trabajador asociado a manera de recompensa o estímulo, como retribución de su trabajo cooperativo, siempre que se den las condiciones previamente pactadas. No son extraordinarias o excepcionales, sino que su causación es previsible siempre que se presente el hecho que la genera, como puede ser, por citar solo algunos ejemplos, el cumplimiento de metas, el trabajo extra, superar los topes de productividad, etc.

3.9. Si bien los estatutos de las cooperativas son los que definen las compensaciones a las que tienen derecho sus asociados y la permanencia, habitualidad y periodicidad de las mismas, así como el monto y las condiciones para percibirlas, según lo disponía el artículo 12 del Decreto 468 de 1990 y lo dispone el artículo 25 del Decreto 4588 de 2006, no implica, de ninguna manera, que las cooperativas tengan la libertad de establecer sobre cuáles compensaciones se liquidaban los aportes al subsidio familiar, pues eso es un asunto de reserva legal y reglamentaria, al que se acogieron voluntariamente.

En ese sentido, si bien las compensaciones son establecidas por los estatutos cooperativos, se debe examinar la permanencia, habitualidad y periodicidad de estas para efectos de establecer la base de liquidación de los aportes al subsidio familiar.

4. Análisis del caso concreto.

4.1. La Sala insiste en que Estratégicos CTA realizó su afiliación de manera voluntaria a Cafam desde el 10 de octubre de 2002 (fl. 196), esto es, mucho antes de que el Decreto 2996 de 2004 creara la obligación y de que esta fuera declarada nula por esta Sección, lo que implica que las obligaciones derivadas de ese acto, tales como la declaración y liquidación de aportes, debe efectuarse conforme al régimen propio del subsidio familiar.

No puede perderse de vista que al momento de interponer la demanda, Estratégicos CTA deseaba continuar afiliada a Cafam de manera voluntaria, por lo que procedió a suscribir acuerdo de pago para efectos de evitar la desafiliación de sus asociados.

En ese orden de ideas, contrario a lo afirmado por el a quo, el problema jurídico no se centra en determinar los efectos de la sentencia de nulidad del 12 de octubre de 2006, sino la correcta o errónea liquidación de los aportes al subsidio familiar efectuada por la cooperativa durante los años 2004 y 2005, época en la que estaba vigente el Decreto 468 de 1990.

4.2. Bajo la premisa anterior, se tiene que Cafam, en uso de las facultades concedidas por el parágrafo 4º del artículo 21 de la Ley 789 de 2002, los artículos 45 de la Ley 21 de 1982 y 46 del Decreto 341 de 1988, previo a la desafiliación de Estratégicos CTA por inexactitud en los aportes, determinó en la Resolución AR0334 del 28 de marzo de 2007 (fls. 24-25) que la cooperativa le adeudaba aportes al subsidio familiar y cuotas monetarias giradas a favor de los asociados que no correspondían, por la suma de $ 606.240.106, discriminados así:

 

ConceptoValor adeudado
Ajuste a diciembre de 2004$ 217.977.929
Ajuste a diciembre de 2005$ 387.866.177
Cuotas monetarias giradas a favor asociados que no correspondían$ 396.000

 

4.3. Mediante la Resolución AR0334-A del 5 de septiembre de 2007, se resolvió el recurso de apelación interpuesto por la cooperativa. En dicho acto Cafam explicó la forma de constituir la base sobre la cual se liquidaron los aportes al subsidio familiar, en los siguientes términos (fls. 40-41):

“3. Igualmente la dirección administrativa reitera que la decisión voluntaria de afiliarse a esta caja de compensación le impuso a la cooperativa la obligación de pagar los aportes al subsidio familiar (4%) sobre la base de liquidación establecida en el artículo 17 del Decreto 468 de 1990. Bajo estos criterios se llevó a cabo la visita de inspector a la empresa afiliada, en la cual se determinaron las diferencias en aportes y subsidio familiar en los términos del informe de liquidación de aportes 4637 del 2 de febrero de 2007 y de la carta SRP 002227 del 16 de febrero de 2007.

Es preciso aclarar que en la liquidación efectuada por Cafam se tuvieron en cuenta los siguientes conceptos: compensaciones ordinaria, semestral, por descanso anual, anual diferida, de productividad, de gestión comercial (consagradas en el respectivo régimen de compensaciones), al igual que otras compensaciones y pagos habituales y periódicos como: compensación por metas, compensación movilización, compensación integral, compensación variable, compensación básica, compensación apoyo comercial, bonificación por productividad, incentivo de productividad, horas extras y comisiones.

4. En ese orden de ideas se debe admitir que la caja sí conoció los estatutos y regímenes cooperativos de la cooperativa de trabajo asociado convenios estratégicos previamente a la elaboración del informe de liquidación y a la expedición de la resolución de liquidación que establecieron diferencias a cargo de la entidad cooperativa por concepto de aportes al subsidio familiar (4%) y cuotas monetarias de subsidio familiar pagadas sin corresponder. Cosa distinta es que la caja no haya accedido a aplicar lo acordado en tales regímenes, específicamente en lo referente al ingreso base de contribución al subsidio familiar (4%) consagrado en el parágrafo 1º del artículo 5º del régimen de compensaciones de la cooperativa de trabajo asociado, toda vez que los conceptos que deben tenerse en cuenta como base de liquidación son las compensaciones de carácter habitual y periódico indistintamente de su denominación y que aparecen relacionadas en el numeral anterior.

5. Igualmente la dirección administrativa reitera que la caja consideró como medio idóneo y confiable para la liquidación las facturas expedidas por la cooperativa a sus diferentes clientes en el valor correspondiente a las compensaciones habituales y periódicas, excluyendo de las mismas los pagos por honorarios y prestación de servicios, entre otros conceptos, como se aclaró en el numeral 1º de la carta SRP 003616 del 12 de marzo de 2007, examinados detalladamente por la Inspectora de subsidio Cafam en las instalaciones de la cooperativa de trabajo asociado, que dio lugar al informe de liquidación 4637 del 2 de febrero de 2007”.

4.4. Por su parte, Estratégicos CTA, tanto en vía gubernativa como en la judicial, sostiene que en virtud del artículo 4º del Decreto 2400 de 2002, las cotizaciones de los asociados de las cooperativas de trabajo asociado se deben realizar de acuerdo con el ingreso base de cotización previsto en el respectivo régimen de compensaciones.

En virtud de ello, para efectos de la liquidación de los aportes al sistema general de seguridad social y parafiscales, se debía tomar como base la compensación establecida en el compromiso contractual asociativo, en el que se acordó el monto de la compensación a percibir por cada asociado, que es el que constituye la base para calcular las contribuciones a la caja de compensación.

4.5. Como se explicó en el aparte precedente, si bien las cooperativas de trabajo asociado cuentan con autonomía para establecer en sus estatutos el monto y las modalidades de las compensaciones, ello no implica, como lo entiende Estratégicos CTA, que puedan definir en los acuerdos asociativos sobre cuáles compensaciones se liquidarán los aportes al subsidio familiar, pues eso es un asunto de reserva legal y reglamentaria.

Así pues, para analizar la legalidad de los actos demandados se debe examinar, a la luz del artículo 17 del Decreto 468 de 1990, la permanencia, habitualidad y periodicidad de las compensaciones percibidas por los trabajadores asociados de Estratégicos CTA durante los meses de julio a diciembre del año 2004 y los meses de enero a diciembre del año 2005, con el fin de establecer cuál era el ingreso base de cotización que se debió haber tenido en cuenta para efectuar la liquidación de los aportes al subsidio familiar.

4.6. Para el efecto, el tribunal decretó la práctica de un dictamen contable con el fin de identificar y determinar “las sumas que efectivamente corresponden a los conceptos de compensaciones de asociados vinculados a la entidad demandante, y que deberán ser tomadas en cuenta como base para los pagos de aportes a las cajas de compensación familiar” (fl. 243).

Así mismo, mediante auto del 16 de diciembre de 2010 (fls. 258-259) ordenó la complementación y adición del dictamen con el fin de que: i) se identificara cuál fue la base estipulada para los aportes a las cajas de compensación en el régimen de compensaciones de la cooperativa y los contratos individuales de trabajo asociado, así como el valor tipo de compensaciones pactadas; ii) se discriminara por cada trabajador asociado, por los períodos 2004 y 2005, el valor de la compensación recibida y; iii) se calculara separadamente el índice base de cotización con el monto pactado y con el valor de la compensación cancelada.

4.7. En el dictamen, la perito contable verificó que Estratégicos CTA realizó la liquidación de los aportes a la caja de compensación tomando como ingreso base de cotización de los asociados el pactado en los contratos asociativos, de conformidad con lo establecido en el parágrafo 1º del artículo 5º del régimen de compensaciones de la cooperativa, esto es, un salario mínimo mensual o proporcional a los días trabajados(5).

Sin embargo, con fundamento en el análisis de las facturas 1998 a 3283 del año 2004 y 3285 a 6391 del año 2005, los pagos efectuados por la Cooperativa a Cafam en los meses de julio a diciembre del año 2004 y durante el año 2005 y el régimen de compensaciones de la cooperativa, concluyó que el ingreso base de cotización debió comprender el valor total de la compensación ordinaria devengada por cada asociado, que difiere del salario mínimo legal mensual vigente pactado como IBC, y la compensación por productividad, que “corresponde a los incentivos de productividad acordados en los convenios con los asociados”(6).

En ese orden de ideas, calculó la diferencia entre lo pagado por aportes al subsidio familiar por Estratégicos CTA durante los períodos en discusión y lo que efectivamente debió haber cancelado, así:

“Para determinar la diferencia en las bases, se calcula el ingreso base de cotización (IBC) con el salario mínimo o valor base tomado por la cooperativa para realizar los pagos a las cajas de compensación, contra el valor de la compensación cancelada a los trabajadores en nominas (sic), las que forman el soportes (sic) de las facturas.

 

Convenios Estratégicos CTA
Pagos parafiscales 2004
    
FechaOtras cajas otras ciudadesIngreso base de cotizaciónPago 4% COMP x mes
    
Julio0618.332.45024.733.298,00
Agosto0661.080.65026.443.226,00
Septiembre (sic)0746.244.95029.849.798,00
Octubre0803.801.37532.152.055,00
Noviembre0831.805.42533.272.217,00
Diciembre0882.578.02535.303.121,00
    
Total 4.543.842.875181.753.715,00
    
 Totales4.543.842.875181.753.715,00
    

 

Folios en anexo 3 de 3 números 01741 a 01744

Con base en los datos de la Cooperativa y los determinados en el peritazgo la diferencia hallada es:

Año 2004 julio a diciembre

 
   VR. peritazgo  
ConceptoCooperativaOtras cajasDevengadoProductividadTotal peritazgoDiferencia
Valor compensaciones4.543.842.87509.178.035.645565.412.8339.743.448.4785.199.605.603
Aporte liquidado 4%181.753.7150367.121.42622.616.513389.737.939207.984.224

 

La diferencia encontrada para el período (sic) julio-diciembre de 2004, corresponde a la diferencia entre lo tomado y pagado por la Cooperativa sobre los salarios mínimos y la hallada en revisión de la Liquidación de nominas (sic), encontradas como soporte de la facturación.

Para este período (sic) de la diferencia correspondiente a $ 207.984.224 se hicieron y pagaron ajustes por valor de:

 

Julio 29 de 2004$ 215.460  
Agosto 17 de 2004$ 374.563  
Septiembre 23 de 2004$ 374.563  
Septiembre 24 de 2004$ 1.681.011 $ 2.645.567
    
Total diferencia julio diciembre de 2004$ 205.338.657

 

Folios 257 y 258 de este informe.

Para el año 2005 los datos de la Cooperativa contra los determinados en el peritazgo arroja la siguiente diferencia:

 

Convenios Estratégicos CTA
Pagos parafiscales 2005
    
FechaOtras cajas otras ciudadesIngreso base de cotizaciónPago 4% COMP x mes
    
Enero1.197.515965.712.12538.628.485,00
Febrero8.637.648968.980.52538.759.221,00
Marzo7.658.4571.108.058.27544.322.331,00
Abril3.571.0001.116.382.00044.655.280,00
Mayo303.360.6041.143.225.50045.729.020,00
Junio141.021.7841.127.116.40045.084.656,00
Julio388.459.8031.227.164.00049.086.560,00
Agosto333.336.4331.220.592.00048.823.680,00
Septbre (sic)361.228.5481.226.596.00049.063.840,00
Octubre416.840.2211.227.221.40049.088.856,00
Noviembre353.747.933.1.212.411.50048.496.460,00
Diciembre519.892.3541.205.797.40048.231.896,00
    
Total general2.838.952.30013.749.257.125549.970.285,00
    
 Totales13.749.257.125549.970.285,00
    

 

Folios en anexo 3 de 3 números 01745 a 01751

 

Año 2005 de enero a diciembre
   VR. peritazgo  
ConceptoCooperativaOtras cajasDevengadoProductividadTotal peritazgoDiferencia
Valor compensaciones13.749.257.125538.657.72526.184.000.852432.822.87426.078.166.00112.328.908.876
Aporte liquidado 4%549.970.28521.546.3091.047.360.03417.312.9151.043.126.640493.156.355

 

La diferencia encontrada para el período (sic) enero-diciembre de 2005, corresponde a la diferencia entre lo tomado y pagado por la cooperativa sobre los salarios mínimos y la hallada en revisión de la liquidación de nominas (sic), encontradas como soporte de la facturación, menos las bases a otras cajas de compensación, dato que se toma de la relación de pagos por tercero suministrados por la cooperativa.

Se determino (sic) la base sobre la cual la CTA realizo (sic) los aportes a la Caja de Compensación Cafam con el detalle del ingreso base de cotización (IBC), por cada mes y la relación de los valores cancelados”.

4.8. De acuerdo con el dictamen pericial, que no fue objetado por las partes, se concluye que, efectivamente, Estratégicos CTA durante el segundo semestre del año 2004 y en el año 2005, no tomó como ingreso base de liquidación de los aportes al subsidio familiar cancelados a Cafam, todas las compensaciones ordinarias permanentes y las que en forma habitual y periódica recibieron los trabajadores asociados, que se identificaron en las diferentes facturas analizadas por el perito como compensaciones devengadas y compensaciones por productividad.

La cooperativa, como pudo comprobarse, realizó las liquidaciones de los aportes al subsidio familiar en dichos períodos sobre un salario mínimo legal mensual vigente o proporcional a los días trabajados por cada asociado, circunstancia que constituye una inexactitud en la liquidación de los aportes y, por ende, podía ser corregida por Cafam, previo a la desafiliación de los asociados, en uso de las facultades concedidas por el parágrafo 4º del artículo 21 de la Ley 789 de 2002 y los artículos 45 de la Ley 21 de 1982 y 46 del Decreto 341 de 1988.

4.9. En ese orden de ideas, concluye la sección que los actos administrativos demandados son legales, en tanto efectuaron la reliquidación de los aportes al subsidio familiar con fundamento en lo dispuesto en el artículo 17 del Decreto 468 de 1990.

No puede perderse de vista que la norma invocada por Estratégicos CTA en la demanda, esto es, el artículo 4º del Decreto 2400 de 2002, no es aplicable para el caso que se estudia pues hace referencia a la cotización al Sistema General de Seguridad Social de las cooperativas y precooperativas, pero nada dice sobre la liquidación de aportes parafiscales y a las cajas de compensación familiar.

Por tal razón, se procederá a revocar la sentencia de primera instancia y, en su lugar, se negarán las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. Se REVOCA la sentencia del 28 de septiembre de 2011, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca - Sección Cuarta, Subsección B.

2. Por las razones expuestas en la presente providencia, se NIEGAN las pretensiones de la demanda.

3. DEVUÉLVASE el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(2) Artículo 59 de la Ley 79 de 1988.

(3) ART. 16.—Obligaciones del ISS y las cajas de compensación de afiliar trabajadores asociados. El Instituto de Seguros Sociales y las cajas de compensación familiar, a solicitud de la cooperativa de trabajo asociado, que así lo acuerde en su respectivo régimen de previsión y seguridad social, deberán afiliar a los trabajadores asociados para prestarles todos los servicios establecidos para los trabajadores dependientes. Los trabajadores asociados de dichas cooperativas tendrán derecho a percibir el subsidio en dinero si cumplen con los requisitos establecidos por el artículo 18 de la Ley 21 de 1982.

La cooperativa de trabajo asociado tendrá ante el Instituto de Seguros Sociales y la caja de compensación familiar respectiva, las obligaciones y derechos que las disposiciones legales le asignan a los patronos o empleadores.

(4) ART. 1º—En desarrollo del principio constitucional de solidaridad, los estatutos, reglamentaciones, regímenes de compensaciones, previsión y seguridad social de las cooperativas y precooperativas de trabajo asociado, deberán establecer la obligatoriedad de los aportes al Sistema Integral de Seguridad Social: salud, pensión, riesgos profesionales y contribuciones especiales al SENA, ICBF y cajas de compensación familiar, lo anterior sin sujeción a la legislación laboral ordinaria.

Para este efecto se tendrá como base para liquidar los aportes, las compensaciones ordinarias permanentes y las que en forma habitual y periódica reciba el trabajador asociado. En ningún caso la base de cotización podrá ser inferior a un (1) salario mínimo legal mensual vigente.

(5) Página 8 del cuaderno del dictamen pericial.

(6) Páginas 5 a 7 del cuaderno de adición y complementación al dictamen pericial.