Sentencia 2009-00533 de octubre 26 de 2009

 

Sentencia 2009-00533 de octubre 26 de 2009 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Magistrado Ponente:

Dr. Pedro Octavio Munar Cadena

Discutido y aprobado en Sala de 21-10-2009

Ref. Exp.: T. 05001 22 03 000 2009 00533 01

Bogotá, D.C., veintiséis de octubre de dos mil nueve.

Se decide la impugnación interpuesta por la entidad accionada contra la sentencia proferida el 11 de septiembre de 2009, mediante la cual el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Medellín, Sala Civil, concedió la solicitud de tutela presentada por Cristian Centeno Castrillón frente al Ministerio de Defensa Nacional, el Comando General de las Fuerzas Militares y el Batallón de Infantería Atanasio Girardot de Medellín.

El reclamo constitucional y su fundamento

1. Demandó el peticionario la protección de sus derechos fundamentales al debido proceso y a la igualdad, presuntamente vulnerados por las autoridades públicas accionadas, con fundamento en los siguientes hechos relevantes:

1.1. Que el 20 de mayo de 2008 se presentó a la convocatoria para definir su situación militar, siendo incorporado al Batallón de Infantería Atanasio Girardot de Medellín, como soldado regular, sin cerciorarse las autoridades de reclutamiento y movilización que era bachiller y, por tal razón, debía prestar el servicio militar obligatorio durante 12 meses y no 24, como se les informó en las primeras semanas, obligándolo a firmar un acta con la imposición de la huella dactilar, en constancia de su asentimiento.

1.2. Que en dicho batallón solo prestan el servicio militar obligatorio los soldados bachilleres, durante el tiempo previsto en el artículo 13 de la Ley 48 de 1993, preferiblemente en labores de preservación ambiental y conservación ecológica; no obstante, el 22 de agosto de 2008 le correspondió hacer el juramento de bandera como soldado regular.

2. Solicitó, en consecuencia, que se ordene a las autoridades accionadas que lo reclasifiquen como soldado bachiller y se disponga que la prestación del servicio militar obligatorio dure hasta el 20 de mayo de 2009.

La respuesta de la autoridad accionada

El Segundo Comandante del Batallón de Infantería Atanasio Girardot de Medellín, contestó extemporáneamente la solicitud de tutela, aseverando que si bien el artículo 11 de la Ley 48 de 1993 prevé un término de duración del servicio militar obligatorio entre los 12 y 24 meses, su fijación es potestativa del Gobierno Nacional, de acuerdo con sus planes de movilización, a través del servicio de reclutamiento y movilización, sin exceder de tales extremos temporales. Precisó que al accionante se le advirtió que si ostentaba la condición de bachiller lo debía acreditar, lo cual no ha acontecido hasta la fecha, de modo que no les quedó otra alternativa que clasificarlo como soldado regular.

La sentencia impugnada

El tribunal concedió la protección del derecho a la igualdad y, subsiguientemente, ordenó al Comando General de las Fuerzas Militares, por conducto de la dirección de reclutamiento del Ejército Nacional, que reclasificara al accionante como soldado bachiller, aduciendo, de un lado, que se le desconoció esta calidad, pues concluyó que en el momento de la incorporación no le dieron la oportunidad de expresar esa situación, sino que le comunicaron que el servicio se prestaría durante un término que oscilaría entre 22 y 24 meses, no obstante prescribir el artículo 13 de la Ley 48 de1993, vigente y declarado exequible, uno de 12 meses para esa modalidad (C-351/95), denotando el trato discriminatorio denunciado por el quejoso y, de otro, que las autoridades accionadas no se pronunciaron ni aportaron los documentos requeridos, lo cual permite tener como ciertos los dichos del peticionario, al tenor del artículo 20 del Decreto 2591 de 1991.

La impugnación

El Segundo Comandante del Batallón de Infantería Atanasio Girardot de Medellín censuró el fallo de primer grado, acusándolo de no haber ponderado el derecho al libre desarrollo de la personalidad con el de la libertad, pues estimó que no acompasa con el principio de la buena fe, que un año después de haber optado libremente por su incorporación como soldado regular, recurra a la acción de tutela para hacer valer tardíamente la condición de bachiller.

Consideraciones

1. La acción de tutela es un mecanismo extraordinario, instituido para la protección inmediata de los derechos fundamentales de las personas, frente a la amenaza o violación que, en cuanto a ellas, pueda derivarse de la acción u omisión de las autoridades públicas o de los particulares, en los casos previstos en la ley, sin que pueda erigirse en una vía sustitutiva o alternativa de los medios ordinarios de defensa que el ordenamiento jurídico ha consagrado para salvaguardarlos.

Su trámite es preferente y sumario, puede interponerla cualquier persona vulnerada o amenazada en uno de sus derechos fundamentales, los hechos de la solicitud se tendrán por ciertos si la entidad accionada no rinde el informe requerido dentro del plazo correspondiente y el amparo consiste en una orden para que la autoridad pública o el particular respecto de los cuales se solicita la tutela actúe o se abstenga de hacerlo.

2. En el asunto bajo estudio es procedente el amparo solicitado, toda vez que la clasificación efectuada por la dirección de reclutamiento y control de reservas del Ejército Nacional y la incorporación del accionante al Batallón de Infantería Atanasio Girardot de Medellín como soldado regular, no estuvo ajustada al artículo 13 de la Ley 48 de 1993, en cuanto se desconoció su condición de bachiller y, por ende, el término de prestación del servicio militar obligatorio que le correspondía cumplir.

En efecto, dicho precepto prevé que la prestación del servicio militar como soldado bachiller durará doce meses, puntualizando que su instrucción, aparte de atender su formación militar, privilegiará la realización de actividades de bienestar social a la comunidad, en especial, aquellas encaminadas a la preservación del medio ambiente y a la conservación ecológica.

Ahora bien, como el vocero de la entidad accionada se duele de que el peticionario aceptó libremente su incorporación a filas como soldado regular, pese a habérsele advertido de la posibilidad de acreditar su condición de bachiller, aserto que resulta contradictorio con lo afirmado por este en la demanda de tutela, la Corte dará crédito a los hechos esgrimidos en esta, con sustento en la presunción de veracidad predicada en el artículo 20 del Decreto 2591 de1991, habida cuenta que las autoridades acusadas no contestaron en tiempo la solicitud de amparo ni desvirtuaron tales dichos por los medios probatorios legalmente establecidos.

Por último, considera la Sala que la circunstancia de haberse presentado la acción de tutela un año después de iniciada la prestación de su servicio militar obligatorio, no quebranta el principio de inmediatez que la identifica, en la medida que el hecho vulnerador aún persiste, pues el término de 18 a 24 meses que le corresponde cumplir al soldado regular todavía no ha vencido, lo que permite colegir que continúa asumiendo esa carga pública.

Así las cosas y comoquiera que se desatendió la Ley 48 de 1993 y se vulneraron los derechos al debido proceso y a la igualdad del accionante, la Corte confirmará el fallo impugnado.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CONFIRMA en todas sus partes la sentencia de fecha, contenido y procedencia puntualizados en la motivación que antecede.

Comuníquese por el medio más expedito lo resuelto en esta providencia a los interesados y remítase el expediente a la Corte Constitucional para su eventual revisión.

Magistrados: William Namén Vargas—Jaime Alberto Arrubla Paucar—Ruth Marina Díaz Rueda—Pedro Octavio Munar Cadena—Arturo Solarte Rodríguez—César Julio Valencia Copete—Edgardo Villamil Portilla.