Sentencia 2009-00868 de septiembre 18 de 2014

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Exp.: 2009-00868-01

Autoridades Nacionales

Actora: Atmopel S.A

Consejera Ponente:

Dra. María Claudia Rojas Lasso

Bogotá D.C., dieciocho de septiembre de dos mil catorce

«EXTRACTOS: V. Consideraciones de la Sala

Entra la Sala al estudio de los cargos expuestos por la actora en el recurso de apelación:

5.1. Excepción de inepta demanda, por no haberse agotado el requisito de procedibilidad de la acción consistente en la conciliación extrajudicial.

En su recurso, la DIAN reparó la decisión del a quo consistente en no haber declarado de oficio la excepción de inepta demanda, por cuanto la parte actora omitió agotar el requisito de procedibilidad consistente en la conciliación.

Al respecto, conviene precisar que esta Sección en sentencia de 12 de agosto de 2010(1), sostuvo que en casos como este, no es exigible el requisito de la conciliación extrajudicial por cuanto los actos demandados están relacionados con la definición de la situación jurídica de las mercancías.

Dijo la Sala:

“No obstante, debe la Sala advertir que pese a que el recurrente no lo establezca en su escrito, existe dentro del ordenamiento jurídico una disposición especial contenida en la Ley 863 de 2003 artículo 38 inciso 9º, según el cual: “En materia aduanera, la conciliación aquí prevista no aplicará en relación con los actos de definición de la situación jurídica de las mercancías”, reglamentada mediante el Decreto 412 de 2004 en cuyo artículo 6º se estatuye lo siguiente:

“ART. 6º—Improcedencia de la conciliación. No serán objeto de la conciliación en este decreto:

1. Los procesos en los que se haya proferido sentencia definitiva.

2. Los procesos aduaneros de definición de la situación jurídica de las mercancías.

3. Los procesos originados en liquidaciones tributarias de aforo.

4. Los procesos que se encuentren en recurso de súplica o de revisión ante el Consejo de Estado” (resaltado fuera de texto).

De conformidad con lo expuesto, considera la Sala que la exigencia del Tribunal Administrativo de Bolívar respecto de la celebración de la audiencia prejudicial no era procedente, toda vez que de acuerdo con lo dispuesto en las mentadas normativas no le era exigible la celebración de conciliación prejudicial como requisito para admitir la demanda, dado que se trata de enjuiciar actos que resuelven la situación jurídica de unas mercancías, esto es, los de decomiso de las mismas”.

La anterior decisión fue prohijada por la Sala en auto de 18 de febrero de 2010(2) y en sentencia de 12 de agosto de 2010(3), en las que se precisó lo siguiente:

“Ahora bien, respecto a si el asunto que se estudia es conciliable o no, considera la Sala que la actora no estaba obligada a intentar la conciliación extrajudicial como requisito de procedibilidad con la entidad a la que pretendía demandar, toda vez que las resoluciones acusadas hacen referencia a la definición de la situación jurídica de una mercancía aprehendida.

Al respecto, resalta la Sala que el artículo 38 de la Ley 863 de 2003, expresamente dispone que “En materia aduanera, la conciliación aquí prevista no aplicará en relación con los actos de definición de la situación jurídica de las mercancías” (negrilla y subrayado fuera de texto).

En esta oportunidad, la Sala reitera que frente a los actos relacionados con la definición de la situación jurídica de las mercancías, no es obligatorio el agotamiento del requisito de procedibilidad consistente en la conciliación extrajudicial.

Por lo anterior, el cargo no prospera.

5.2. El caso concreto.

Según acta de aprehensión 0003FISCA de 19 de noviembre de 2008 (fl. 10, cdno. pruebas demandante), funcionarios de la DIAN aprehendieron una mercancía consistente en “288 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YB/B-B, serial 0217730-0217707, 0217714 (…). 672 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YB7-A, serial 0193561 (…). 4020 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 6N4-2A, serial 0201977, (…). 1256 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 12N7-3B, serial 0201926, (…). 90 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 12N5.5-3B, serial 020415 (…). 1422 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YTX7A-BS, serial 0220777 (…). 132 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YT7L-BS, serial 0219670, (…). 246 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YTX9-BS, serial 0221551, (…). 225 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 6N6-3B-1, serial 0204054, (…). 80 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 12N7-3B, serial 0205519, (…). 78 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YTX7L-BS, serial 0221282, (…). 18 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. 12N12-4A-1, serial 0207036, (…).12 baterías marca MIGM para motocicleta, ref. YTZ10S, serial 0222993, (…)”, porque la mercancía físicamente se encuentra con números de seriales, mientras que en los documentos soporte no se relacionaron los seriales, de conformidad con el numeral 1.6 del artículo 502 del Decreto 2685 de 1999, el cual dispone:

“ART. 502.—Causales de aprehensión y decomiso de mercancías.

Dará lugar a la aprehensión y decomiso de mercancías la ocurrencia de cualquiera de los siguientes eventos: (…)

1.6. “Numeral modificado por el artículo 6º del Decreto 1161 de 2002. El nuevo texto es el siguiente”: Cuando la mercancía no se encuentre amparada en una planilla de envío, factura de nacionalización o declaración de importación, o no corresponda con la descripción declarada, o se encuentre una cantidad superior a la señalada en la declaración de importación, o se haya incurrido en errores u omisiones en su descripción, salvo que estos últimos se hayan subsanado en la forma prevista en los numerales 4º y 7º del artículo 128 y en los parágrafos 1º y 2º del artículo 231 del presente decreto, en cuyo caso no habrá lugar a la aprehensión (…)” (negrilla fuera de texto).

El 23 de diciembre de 2008, el jefe de la división de gestión de fiscalización de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales —administración de Buenaventura—, profirió la Resolución 1-35-238-419-06-36-000447 y ordenó el decomiso de la mercancía a favor de la Nación, por considerar que no se encuentra amparada por una declaración de importación, de conformidad con el numeral 1.6 del artículo 502 del Decreto 2685 de 1999.

La controversia se contrae a determinar si la descripción de la mercancía en la declaración de importación, atendida su naturaleza, exigía que apareciera el serial, y si una discordancia entre la anotada en la declaración de importación y la que ostenta la mercancía importada conduce a tenerla por no declarada.

La Sala en reiteradas oportunidades(4) ha precisado que hay que distinguir entre la omisión y la deficiencia de la descripción de la mercancía y ha sido enfática en señalar que en la aplicación de este criterio deben tenerse en cuenta las circunstancias especiales que rodean cada caso en particular, pues los elementos esenciales de individualización varían de acuerdo con la naturaleza de la mercancía. Ha dicho la Sala:

“El criterio de la Sala ha sido unánime en considerar que no puede confundirse la omisión de la descripción de la mercancía con la deficiencia de la misma; y ha sido enfática en cuanto a que en la aplicación de este criterio deben tenerse en cuenta las especiales circunstancias que rodean cada caso en particular.

Es así como en providencia de 24 de septiembre de 1998, (exp. 5079, Actora: Multipartes Ltda., C.P. Juan Alberto Polo Figueroa), dijo la Sala:

“… en cada caso particular deben atenderse las circunstancias peculiares de que se trate, a fin de determinar si son aplicables los criterios jurisprudenciales pertinentes sentados respecto de otro…”.

[…]

“… Los elementos esenciales de individualización varían de acuerdo con la naturaleza de la mercancía (énfasis fuera de texto).

En efecto, en tratándose de la importación de vehículos, por ejemplo, en principio, lo relevante sería la marca, el modelo y el número de motor; el número de la serie, si bien contribuye a una mejor identificación, su omisión podría no ser obstáculo para su adecuada individualización.

Pero, en lo que toca con otras mercancías, como por ejemplo, los electrodomésticos y sus partes; equipos de computación y sus partes, limitarse a señalar únicamente el nombre del objeto y su marca no constituye una descripción tal que permita diferenciarlos de los demás…” Asimismo, la Sala en numerosas providencias(5), ha admitido que en las declaraciones de importación puede haber omisiones o errores que no siempre conducen a la aplicación de las sanciones previstas en las normas aduaneras.

El artículo 24 de la Resolución 371 de 1992, modificado por el artículo 1º de la Resolución 0362 de 1996, dispone que “(…) en el diligenciamiento de la casilla correspondiente a descripción mercancía, deberán identificarse las mercancías con los elementos que le caracterizan, indicando cuando sea del caso según la mercancía de que se trate, marcas, números, referencias, series o cualquier otra especificación que las tipifiquen y singularicen” (negrilla fuera de texto).

Obra en el expediente la declaración de importación 352008100191529-7 de 21 de octubre de 2008 (fl. 56, cdno. antecedentes), en la que se describió como mercancía importada la siguiente:

“Acumuladores eléctricos, incluidos sus separadores, aunque sean cuadrados o rectangulares de plomo, de los tipos utilizados para arranque de motores de embolo (pistón). No manejan número de serial y que los números consecutivos en las etiquetas son exclusivamente para efecto de garantía del producto. Baterías para motocicleta, marcas MIGM /*/ ref. 6N4-2A. Cantidad 4500.00 /*/ ref. 6N 6- 3B-1. Cantidad 240.00/*/ ref. 12N5. 5-3B. Cantidad 100.00 /*/ ref. 12N7-3B. Cantidad 1256.00 /*/ ref. 12N9-3B. Cantidad 80.00/*/ ref. 12N9-4B-1. Cantidad 1504.00 /*/ ref. 12N12-4A-1. Cantidad 18.00 /*/ ref. 12n14-34. Cantidad 30.00/*/ ref. YB2.5L-C. Cantidad 6000/*/ ref. YL4L-B. Cantidad 1250.00 /*/ ref. YB5L-B. Cantidad 1000.00 /*/ ref. YB7-A. Cantidad 752.00 /*/ ref. YB7B. Cantidad 296.00 /*/ ref. YT4L-BS. Cantidad 744.00 /*/ ref. YTX5L- BS. Cantidad 1008.00 /*/ ref. YT7L-BS. Cantidad 150.00 /*/ ref. YTX7A-BS. Cantidad 1500.00 /*/ ref. YTX7L-BS. Cantidad 84.00 /*/ ref. YTX9-BS. Cantidad 300.00 /*/ ref. YTX9A-BS. Cantidad 756.00 /*/ ref. YTX12L-BS. Cantidad 30.00 /*/ ref. YTZ5S. Cantidad 540.00 /*/ YTZ10S 8.6AK. Cantidad 12.00/*/ cantidades en unidades”.

En la Declaración Andina del Valor (fl. 59, antecedentes), se observa diligenciado en ítem correspondiente a la “descripción de la mercancía” de la siguiente manera: “Nombre comercial: Baterías para motocicletas. Marca comercial: MIGM. Referencia: 6N4-2A, 6N6-3A-1, 12N5.5-3B, 6N4-2A, 6N6-3B-1, 12N5.5-3B. Factura: HT8148-2 de 8 de agosto de 2008”.

Asimismo, a folio 61 del cuaderno de antecedentes obra la factura comercial HT8148-2 de 8 de agosto de 2008, en la que consta que Atmopel S.A. compró al proveedor Motobatt International Co., Ltda., 23.650 baterías para motocicleta, relacionadas con su número de referencia correspondiente.

El 20 de septiembre de 2006, el proveedor Motobatt International Co., Ltda., certificó que la mercancía descrita en la factura HT8148-2, no maneja numeración serial y los números consecutivos que se encuentran en las etiquetas, son para efecto de garantía del producto (fl. 64, cdno. antecedentes). Se observa lo siguiente:

“Dear Sirs,

We Hereby inform to whon concern that the battteries manufactured and exporto by motobatt Internantional Co. Ltd. (Invoice: Nº HT8148-2) don’t have serial number and that numbering showed in the stickers are exclusive for guarantee proposal.

(Comunicamos a quien le interese que las baterías producidas y exportadas por Motobat International Co., Ltda. (Factura: Nº HT8148-2) no manejan numeración serial y que los números consecutivos en las etiquetas son exclusivamente para efecto de garantía del producto)” (negrilla fuera de texto).

Adicionalmente, aparece a folio 201 del cuaderno de antecedentes, copia de la comunicación enviada a la DIAN por Mottobatt Internacional Co. Ltda., de fecha 5 de marzo de 2009, en la que se consignó:

“Asunto: Etiquetas con números consecutivos para baterías vendidas a Atmopel S.A.

Por medio de esta carta certificamos que las etiquetas que se envían adheridas a cada una de las baterías MIGN, son únicamente para uso de Atmopel, de tal forma que el distribuidor pueda tener control sobre la garantía de calidad que ofrecemos al consumidor final.

Cada batería que vendemos a Atmopel lleva pegada una etiqueta adhesiva con un número consecutivo en serie, para que en caso que ocurra un problema de calidad y sea necesaria una devolución, Atmopel pueda solicitar a nuestra fábrica reposición de la batería y además controle las devoluciones de sus consumidores.

La fábrica que represento no utiliza ningún serial en su línea de producción de baterías para motocicleta, ya que no es obligatorio ni necesario por la legislación china y no es un estándar de uso obligatorio en la producción de estos repuestos.

Los números consecutivos en serie que se imprimen en las etiquetas para Atmopel se elaboran exclusivamente para esa empresa y no indican fecha de producción, ni volumen, ni cantidad de productos; solamente sirven como instrumento para identificar las baterías que se venden directamente a Atmopel y que el distribuye, sirve de reposición entre el consumidor final y el distribuidor y entre este y el fabricante.

De esta forma, con el número consecutivo impreso en la etiqueta adhesiva, el consumidor tiene la posibilidad de solicitar la reposición de la batería cuando hubiesen problemas de calidad y Atmopel y Motobatt tienen un instrumento para evitar el fraude en las solicitudes de garantía” (negrilla fuera de texto).

Comparada la mercancía relacionada por la actora en la declaración de importación con el acta de aprehensión, transcritos en los acápites anteriores, se observa que en efecto, las baterías físicas contienen unos números consecutivos que van impresos en un adhesivo, los cuales no se encuentran relacionados en la declaración de importación. Sin embargo, se observa que tanto en la declaración de importación como en los documentos soporte allegados al expediente, se anotó que éstos números se utilizan “exclusivamente para efecto de garantía del producto”.

Asimismo, la Sala observa que los datos relacionados con la marca, el número de referencia, la cantidad y peso de las baterías sí son coincidentes tanto en la declaración de importación, como en el acta de aprehensión. Lo anterior significa que en este caso, el número de referencia es fundamental para permitir la identificación de la mercancía decomisada, facilitando su singularización.

Como se observa en la factura comercial, las certificaciones del proveedor de la mercancía y la Declaración Andina del Valor allegados al expediente, demuestran que se trata de unas baterías para motocicleta, marca MIGM y con distintas referencias; luego la DIAN sí tenía otros elementos de juicio para verificar que la mercancía físicamente correspondía con la declarada.

En consecuencia, la administración no debía haber ordenado el decomiso de la mercancía argumentando una supuesta omisión en la descripción de la misma relacionada en la declaración de importación, pues lo cierto es que, se reitera, bien pudo la DIAN, con base en la descripción efectuada en todas las pruebas allegadas, establecer la marca, la referencia, el tamaño, etc.; cuestión que no realizó, limitándose a alegar la omisión en la descripción en cuanto a los números de seriales de la mercancía, la cual, como se anotó, no se presentó en el asunto bajo examen.

Por lo anterior, la Sala considera que la DIAN desconoció los principios de buena fe, justicia y equidad, pues de haber hecho un mayor esfuerzo, habría podido comprobar que la mercancía declarada, según su naturaleza, coincidía con las características de la que tuvo a la vista.

Por lo anterior, debe confirmarse la sentencia proferida por el a quo.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia de 11 de junio de 2010 proferida por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca.

2. RECONÓCESE al doctor Augusto Fernando Rodríguez Rincón, como apoderado de la DIAN en los términos y para los efectos conferidos en el poder obrante a folio 13 del cuaderno 2».

1 Sentencia de 12 de agosto de 2010, exp. 13001 2331 000 2009 00427 01, actora: AGRO-GRAIN S.A., C.P. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta.

2 Auto de 18 de febrero de 2010, exp. 2009-00232-01, actora: CYV S.A., C.P. Marco Antonio Velilla Moreno.

3 Auto de 23 de julio de 2014, exp. 2013-00207-01, actora: Polyban Internacional S.A., C.P. María Claudia Rojas Lasso.

4 Sentencia de 23 de enero de 2003, exp. 7345, actora: UNINSA S.A., C.P. Gabriel E. Mendoza Martelo. Sentencia de 24 de abril de 2003, exp. 7209, actora: J. Heredia y Cia. S. en C., C.P. Gabriel E. Mendoza Martelo.

5 Sentencia de 30 de septiembre de 1999, exp. 5356, C.P. Gabriel E. Mendoza Martelo.