Sentencia 2010-00062 de junio 13 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 25000 23 27 000-2010-00062-01 [19289]

Consejera Ponente:

Dra. Martha Teresa Briceño De Valencia

Actor: Ecopetrol S.A. (NIT. 899.999.068-1)

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales - DIAN

Compensación de saldos a favor

Bogotá D.C., trece de junio de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

La Sala decide si son nulos los actos por los cuales la DIAN compensó parcialmente el pago en exceso generado en la declaración de retención en la fuente presentada por Ecopetrol S.A. en noviembre de 2004 con el IVA del tercer bimestre de 1997.

Para resolver se considera:

En la declaración de retención en la fuente de noviembre de 2004, Ecopetrol S.A. liquidó retenciones a pagar por $ 25.444.521.000, pagadas en esa misma fecha(6).

A petición de la sociedad, la DIAN practicó liquidación de corrección para reducir el valor de las retenciones a pagar a $ 24.995.264.000(7) y, con ello, se generó un pago en exceso por $ 449.257.000.

Previa solicitud de devolución del pago en exceso, mediante las resoluciones demandadas, la DIAN resolvió (i) compensar $ 302.353.000 con el IVA del tercer bimestre de 1997 ($ 108.549.000 por impuesto y $ 193.804.000 por sanciones), y (ii) devolver $ 146.904.000.

En la demanda, la sociedad solo discute la legalidad de la compensación efectuada, pues, en los actos demandados la DIAN ordenó la devolución parcial del pago en exceso y en criterio del demandante era procedente la devolución total de dicho pago.

De otra parte, en la declaración de IVA del tercer bimestre de 1997 presentada el 24 de julio del mismo año, la demandante liquidó saldo a pagar por $ 22.153.969.000(8).

Esta declaración fue corregida en dos oportunidades: el 21 de noviembre de 1997 para aumentar el saldo a pagar a $ 29.554.483.000, suma que incluye sanciones por $ 672.774.000,(9) y, el 19 de diciembre de 1997 para modificar aspectos formales, pero se mantuvo el saldo a pagar liquidado en la primera corrección(10).

El saldo a cargo de la sociedad por $ 29.554.483.000, derivado de la declaración privada de IVA del bimestre 3 de 1997, fue pagado con los recibos oficiales de pago que se relacionan a continuación y que también figuran en el estado de cuenta corriente de la sociedad(11):

ConceptoNúmeroFechaValorFolio
Retenciones0703925056274-324 de julio de 1997$ 7.383.969.00078 c.a.
Retenciones2323006050499-224 de julio de 1997$ 7.385.000.00079 c.a.
Retenciones0900907050184-724 de julio de 1997$ 7.385.000.00080 c.a.
Retenciones2406401055593222 de agosto de 1997$ 6.691.745.00081 c.a.
Retenciones0315702059200-525 de noviembre de 1997$ 35.995.00082 c.a.
Sanciones0315702059201-225 de noviembre de 1997$ 672.774.00083 c.a.
Total retenciones y sanciones pagadas$ 29.554.483.000 
Intereses0315702059201-225 de noviembre de 1997$ 212.591.00083 c.a.
Total pagado$ 29.767.074.000 

La DIAN practicó liquidación de revisión a la declaración de IVA del tercer bimestre de 1997. Sin embargo, en sentencia del 3 de junio de 2004, Expediente 13811, la Sección confirmó la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca de anular los actos de determinación oficial del impuesto y declarar la firmeza de la liquidación privada(12).

De acuerdo con el parágrafo del artículo 816 del estatuto tributario, la compensación oficiosa procede siempre que el contribuyente solicite la devolución de un saldo y existan deudas fiscales a su cargo, pendientes de pago(13).

En el sub lite, la compensación oficiosa no procedía, pues, la demandante no adeudaba suma alguna por concepto de IVA del tercer bimestre de 1997. En efecto, entre el 24 de julio y el 25 de noviembre de 1997, la sociedad pagó la totalidad del saldo liquidado en la declaración privada ($ 29.554.483.000).

Lo anterior significa que pagó el impuesto mucho antes de que se efectuara la compensación demandada (oct. 1º/2008). Y, si bien la administración practicó liquidación de revisión para aumentar el impuesto declarado por la sociedad, los actos oficiales fueron anulados por la jurisdicción contencioso administrativa.

Así pues, para el momento en que la DIAN resolvió la solicitud de devolución del pago en exceso derivado de la declaración de retención en la fuente de noviembre de 2004 (oct. 1º/2008), no existían deudas que pudieran ser compensadas por concepto de IVA del tercer bimestre de 1997, tal y como lo alegó la sociedad en la demanda(14).

Cabe precisar que, en trámite independiente, la actora solicitó la devolución del pago en exceso generado por la corrección de la declaración de retención en la fuente de septiembre de 2004. La solicitud fue resuelta por la DIAN mediante resoluciones 608-1089 del 17 de agosto de 2006 y 686-000007 del 24 de agosto de 2007.

En esa oportunidad, ordenó (i) compensar $ 6.285.000 ($ 2.292.000 de impuesto y $ 3.993.000 de sanciones) con la deuda por concepto de IVA del tercer bimestre de 1997; (ii) compensar $ 690.739.000 con otras obligaciones tributarias pendientes de pago; y (iii) devolver $ 5.229.027.000(15).

La sociedad demandó las resoluciones 608-1089 del 17 de agosto de 2006 y 686-000007 del 24 de agosto de 2007, en acción de nulidad y restablecimiento del derecho radicada ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca bajo el 250002327000200800012-01.

En sentencia del 10 de septiembre de 2009, el tribunal anuló las resoluciones descritas. En lo que atañe a la compensación del IVA del tercer bimestre de 1997, estableció que operó la prescripción de la acción de cobro.

La DIAN interpuso recurso de apelación y, en sentencia del 13 de septiembre de 2012, Expediente 18009, C.P. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, la Sala determinó que no había lugar a la compensación efectuada en las resoluciones descritas, por razones semejantes a las expuestas en la presente providencia. En efecto, la Sala sostuvo:

“En lo que atañe a la compensación de la suma de $ 6.285.000, efectuada a la declaración del impuesto sobre las ventas del tercer (3) bimestre de 1997, ha sostenido la actora que la jurisdicción contenciosa confirmó la nulidad de los actos oficiales de determinación y la firmeza de la declaración privada, lo que quiere decir que el cobro corresponde a un valor que hace parte del impuesto declarado y que fue pagado en la fecha de la presentación de la declaración.

Considera la Sala que le asiste razón a la demandante comoquiera que, efectivamente, mediante sentencia del 3 de junio de 2004, el Consejo de Estado confirmó la sentencia del tribunal que declaró la nulidad de la liquidación oficial de revisión y de la resolución que la confirmó y que, a título de restablecimiento del derecho declaró la firmeza de la liquidación privada contenida en la declaración presentada el 24 de julio de 1997.

Precisa la Sala, entonces, que en razón de la decisión definitiva de la jurisdicción contenciosa, es improcedente la compensación efectuada por la suma de $ 6.285.000 (...)”.

En la sentencia impugnada en este proceso, el tribunal determinó que había operado la prescripción de la acción de cobro y mencionó que a esa misma conclusión se había llegado en la sentencia del 10 de septiembre de 2009, proferida dentro del Expediente 250002327000200800012-01.

Si bien la sentencia del 10 de septiembre de 2009 no se encontraba ejecutoriada para la fecha en que se profirió el fallo impugnado, el tribunal no la citó como fundamento de su decisión. Simplemente, la citó para aclarar que en otro proceso esa corporación ya había concluido que la acción de cobro por el IVA del tercer bimestre de 1997 había prescrito y que, de acuerdo con las pruebas aportadas, lo mismo ocurrió en el caso bajo estudio.

Como se explicó anteriormente, la sociedad no adeudaba suma alguna por concepto de IVA del tercer bimestre de 1997, razón suficiente para negar la compensación efectuada por la DIAN en los actos acusados en este proceso. No obstante, dicha compensación tampoco procedía debido a que para la fecha en que se expidió la resolución de compensación, la acción de cobro ya había prescrito.

En efecto, para la fecha de presentación de la declaración de IVA del bimestre 3 de 1997, regía el artículo 817 del estatuto tributario, antes de ser modificado por el artículo 86 de la Ley 788 de 2002. El citado artículo sin la modificación en comentario disponía lo siguiente:

“ART. 817.—Término de la prescripción. La acción de cobro de las obligaciones fiscales prescribe en el término de cinco (5) años, contados a partir de la fecha en que se hicieron legalmente exigibles. Los mayores valores u obligaciones determinados en actos administrativos, en el mismo término, contado a partir de la fecha de su ejecutoria”.

En el caso, se estableció que los actos de determinación oficial que modificaron la declaración de IVA del tercer bimestre de 1997 fueron anulados por la jurisdicción contencioso administrativa. De esta manera, el título ejecutivo que soportaría la compensación efectuada era la declaración privada, cuya firmeza se declaró como consecuencia de la nulidad en mención.

La obligación fiscal compensada se hizo exigible en la fecha en que se radicó la última corrección a la declaración privada, es decir, el 19 de diciembre de 1997. Luego, el plazo para iniciar la acción de cobro vencía el 19 de diciembre de 2002.

La resolución de compensación se expidió el 1º de octubre de 2008 y, por ende, para esa fecha, la DIAN no podía reclamar el pago de la deuda, pues la acción de cobro había prescrito.

Las razones anteriores son suficientes para confirmar el numeral primero de la parte resolutiva de la sentencia recurrida, comoquiera que son nulos los actos demandados en cuanto compensaron indebidamente los pagos en exceso que efectuó la demandante por concepto de retenciones en la fuente.

La Sala también confirma el numeral segundo de la parte resolutiva del fallo apelado en cuanto ordenó la devolución de la suma indebidamente compensada ($ 302.353.000). Sin embargo, modifica la orden de pagar “los intereses a que haya lugar” respecto de la anterior suma, para aclarar que los intereses que proceden son los del artículo 863 del estatuto tributario, que prevé lo siguiente:

“ART. 863—Modificado Ley 49 de 1990, artículo 44. Intereses a favor del contribuyente: Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, solo se causarán intereses corrientes y moratorios, en los siguientes casos:

Se causan intereses corrientes, cuando se hubiere presentado solicitud de devolución y el saldo a favor estuviere en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que niegue la devolución, según el caso, hasta la del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor.

Se causan intereses moratorios, a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.

Lo dispuesto en este artículo solo se aplicará a las solicitudes de devolución que se presenten a partir de la vigencia de esta ley”.

Como lo indica el precepto transcrito y lo ha dicho la Sala en reiteradas oportunidades,(16) los intereses corrientes únicamente se generan cuando la DIAN se abstiene de reconocer o discute la existencia del saldo a favor o pago en exceso.

En el asunto en estudio, la DIAN no discutió la existencia del pago en exceso. Por el contrario, el acto que decidió la solicitud de devolución expresamente reconoció el pago en exceso a favor de la actora, motivo por el cual no hay lugar a la liquidación de intereses corrientes.

Sin embargo, deben reconocerse los intereses de mora del artículo 863 del estatuto tributario desde el 3 de octubre de 2008, que es el día siguiente al vencimiento del plazo que la DIAN tenía para devolver,(17) y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.

En suma, la Sala modifica el numeral segundo de la parte resolutiva de la sentencia apelada para precisar que los intereses que deben pagarse a la demandante sobre la suma que se ordena devolver son los del artículo 863 del estatuto tributario, en los términos señalados en esta providencia. En lo demás, se confirma la sentencia recurrida.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

MODIFÍCASE el numeral segundo de la parte resolutiva de la sentencia apelada, el cual quedará así:

“2. A título de restablecimiento del derecho, DEVUÉLVASE a la actora la suma de trescientos dos millones trescientos cincuenta y tres mil pesos m/cte. ($ 302.353.000), más los intereses moratorios del artículo 863 del estatuto tributario, desde el 3 de octubre de 2008 y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación, tal como se precisa en la parte motiva de esta sentencia”.

En lo demás, CONFÍRMASE el fallo apelado por las razones expuestas en esta providencia.

RECONÓCESE a Julio César Ruiz Muñoz como apoderado de la demandada, en los términos y para los efectos del poder conferido (fl. 325, cdno. ppal.).

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia fue estudiada y aprobada en sesión de la fecha».

(6) Folios 41 a 49, cuaderno principal.

(7) Folios 51 a 54, cuaderno principal.

(8) Folios 143 y 144, cuaderno anexo.

(9) Folios 145 y 146, cuaderno anexo.

(10) Folios 147 y 148, cuaderno anexo.

(11) Folio 140, cuaderno anexo.

(12) Folios 126 a 152, cuaderno principal.

(13) Estatuto tributario. “ART. 816.—Término para solicitar la compensación. La solicitud de compensación de impuestos deberá presentarse a más tardar dos años después de la fecha de vencimiento del término para declarar. Cuando el saldo a favor de las declaraciones del impuesto sobre la renta y complementarios o sobre las ventas, haya sido modificado mediante una liquidación oficial y no se hubiere efectuado la compensación, la parte rechazada no podrá solicitarse aunque dicha liquidación haya sido impugnada, hasta tanto se resuelva definitivamente sobre la procedencia del saldo.

PAR.—En todos los casos, la compensación se efectuará oficiosamente por la administración cuando se hubiese solicitado la devolución de un saldo y existan deudas fiscales a cargo del solicitante”.

(14) Folio 19, cuaderno principal.

(15) Folios 67 a 76, cuaderno anexo.

(16) Entre otras, ver sentencias de 24 de julio de 2003, Expediente 13677, C.P. Ligia López Díaz; 24 de enero de 2006, Expediente 13742, C.P. Héctor J. Romero Díaz; 6 de diciembre de 2006, Expediente 15305, C.P. Ligia López Díaz; 11 de noviembre de 2009, Expediente 16567, C.P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas; y del 13 de agosto de 2009, Expediente 16418, C.P. William Giraldo Giraldo.

(17) El artículo 855 del estatuto tributario vigente a la fecha de presentación de la solicitud de devolución de la actora, establecía: “La administración de impuestos deberá devolver, previas las compensaciones a que haya lugar, los saldos a favor originados en los impuestos sobre la renta y complementarios y sobre las ventas, dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha de la solicitud de devolución presentada oportunamente y en debida forma. El término previsto en el presente artículo aplica igualmente para la devolución de impuestos pagados y no causados o pagados en exceso (...)”. En el caso, la solicitud de devolución fue radicada el 22 de agosto de 2008 (fl. 36, cdno. anexo) y, por ende, el término para devolver venció el 2 de octubre de 2008.