Sentencia 2010-00104 de diciembre 12 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 25000-23-27-000-2010-00104-01 (19292)

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez

Referencia: acción de nulidad y restablecimiento del derecho

Demandante: Publicaciones Semana S. A.

Demandado: Distrito Capital - Secretaría de Hacienda - Dirección Distrital de Impuestos

Temas: reconocimiento de intereses por devolución de dinero pagado en exceso en impuesto de industria y comercio.

Sentencia segunda instancia

Bogotá, D. C., doce de diciembre de dos mil catorce.

EXTRACTOS:«Consideraciones

1. Problema jurídico.

En los términos del recurso de apelación, y de acuerdo al marco de competencia del ad quem, le corresponde a la Sección determinar, si la sociedad actora tiene derecho al pago de i) intereses remuneratorios respecto de las sumas dinerarias pagadas en exceso por concepto de impuesto de industria y comercio por el año gravable 2005, por el periodo comprendido entre la fecha del pago y la notificación del acto administrativo que negó su solicitud de devolución y de ii) intereses moratorios.

Para resolver la apelación, la Sala parte de la base no discutida por el demandado, pues no apeló el fallo, de que el impuesto pagado constituye un pago en exceso y que el capital a devolver asciende a $350.383.000.

2. Análisis del caso concreto: Términos en que debe restablecerse el derecho de la demandante.

Habida cuenta de que el motivo de inconformidad del recurrente se contrae al reconocimiento de intereses desde el momento en que efectuó el pago en exceso, se anota:

2.1. El restablecimiento del derecho por la devolución de pagos en exceso, o lo que es lo mismo, su reparación, está determinado por el artículo 863 del estatuto tributario(1). La reparación, en ese caso, la fija el legislador dentro de la libertad de configuración legislativa que le es propia. Señala la disposición:

“ART. 863.—Intereses a favor del contribuyente. Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, solo se causarán intereses corrientes y moratorios, en los siguientes casos:

Se causan intereses corrientes, cuando se hubiere presentado solicitud de devolución y el saldo a favor estuviere en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que niegue la devolución, según el caso, hasta la ejecutoria del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor.

Se causan intereses moratorios, a partir del vencimiento del término para devolver y hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación.

En todos los casos en que el saldo a favor hubiere sido discutido, se causan intereses moratorios desde el día siguiente a la ejecutoria del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor, hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación”.

2.2. Los intereses corrientes se reconocen a partir de la notificación del requerimiento especial, cuando la autoridad tributaria decide cuestionar el denuncio privado que arrojó el saldo a favor y hasta la notificación del acto o providencia que confirma total o parcialmente el saldo a favor. O a partir de la notificación del acto administrativo que niega la devolución, en circunstancias distintas a la anteriormente aludida, hasta la notificación del acto que confirma total o parcialmente el derecho a la devolución por pago en exceso o de lo no debido. O hasta la notificación de la providencia cuando se ha controvertido el derecho a la devolución en las instancias judiciales.

2.3. De esta manera, el derecho a recibir intereses corrientes por una suma pagada en exceso a la administración tributaria, se oficializa; cuando dicha circunstancia —la del pago en exceso—, es reconocida a través de un acto administrativo o providencia judicial ejecutoriados, producto de una discusión previa.

Los moratorios, por su parte, requieren además, del vencimiento del término otorgado para efectuar la devolución del capital.

2.4. En relación con los intereses moratorios no existe discusión sobre el momento de su causación, como quiera que por su naturaleza sancionatoria, es claro que se generan desde que la administración se encuentra en mora en la devolución del dinero, esto es, desde que la obligación se hace exigible, lo que ocurre, cuando el caso está en sede jurisdiccional, desde la ejecutoria de la sentencia que declara el pago en exceso.

2.5. Contrario a lo afirmado por el tribunal, la demandante sí solicitó el pago de intereses corrientes por todo el tiempo que fue privada del dinero pagado en exceso a la Dirección Distrital de Impuestos, pues así se colige fácilmente de la demanda, en la que, al pedirse el restablecimiento del derecho, se exige el reconocimiento de “los intereses corrientes respectivos”.

Distinto es que el fundamento legal para el reconocimiento de esos intereses corrientes está determinado en el artículo 863 del estatuto tributario, como lo invocó el actor en el recurso de apelación, y fue el legislador —dentro de la libertad de configuración legislativa que le es propia—, el que fijó que estos solo pueden causarse a partir de la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que en principio negó la solicitud de devolución, de acuerdo con el texto legal, siempre que medie acto o providencia que reconozca el derecho del contribuyente.

2.6. Entonces, la reparación, en lo que compete a la obligación dineraria propiamente dicha, que subyace en la pretensión de devolución del pago en exceso de Publicaciones Semana S. A., está fijada en forma clara por el legislador en el artículo 863 citado, lo que impone estarse a lo que dispone dicha norma.

2.7. La Sala precisa que el a quo reconoció los intereses remuneratorios, en su modalidad de corrientes, a partir del 7 de diciembre de 2009, fecha en que se notificó la Resolución DDI 468938 que decidió en reconsideración confirmar la decisión negativa a la solicitud de devolución, cuando estos se causan por mandato del legislador, a partir de la fecha de notificación del acto que en un principio negó la solicitud de devolución.

Luego, se deben reconocer los intereses corrientes del estatuto tributario desde la fecha de notificación de la Resolución D.D.I. 19425 de octubre 22 de 2008, expedida por la subdirección de gestión del sistema tributario de la Dirección Distrital de Impuestos, hasta la fecha de ejecutoria de esta sentencia, y en este sentido se modificará la sentencia.

2.8. Ahora, frente a la causación de intereses moratorios(2) al tenor de lo dispuesto en el artículo 863 del estatuto tributario, no cabe duda de que estos se generan a partir del día siguiente a la ejecutoria de la providencia que confirma en su totalidad el saldo a favor del contribuyente.

Desde esa perspectiva, su naturaleza punitiva impide que se reconozcan cuando aún la entidad no ha incurrido en mora. Pero como estos operan por imperio de la ley, en caso de que la demandada incumpla la obligación de devolver las sumas pagadas en exceso, se generarán en forma automática, sin necesidad de pronunciamiento expreso que así lo diga.

2.9. Por los argumentos expuestos, la Sala modificará la sentencia apelada, pero por las razones contenidas en esta providencia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. MODIFÍQUESE el numeral 3º de la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección B el 20 de octubre de 2011, el cual quedará así:

A título de restablecimiento del derecho se ordena a la Secretaría Distrital de Hacienda reconocer y pagar a Publicaciones Semana S. A., la suma de $350.383.000, más los intereses corrientes a partir del 29 de octubre de 2008, día en que se notificó la Resolución D.D.I. 19425 hasta la fecha de ejecutoria de esta sentencia.

2. Se RECONOCE personería para actuar a la abogada Gloria Marcela Cortés Jaramillo, como apoderada judicial del Distrito de Bogotá - Secretaría de Hacienda, en los términos del poder conferido, que obra a folio 396 del cuaderno 1.

3. DEVUÉLVASE el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(1) Norma que se aplica al Distrito Capital en virtud de la remisión hecha por el por el artículo 154 del Decreto 807 de 1993.

(2) La Sala considera que una interpretación racional, acorde con la naturaleza de la obligación, con los principios de justicia material, impone concluir que, en el caso concreto, no era necesario que la actora los solicitara, toda vez que es una consecuencia lógica de la anulación del acto y de la exigibilidad del crédito deducido en la sentencia, a cargo de la administración.