Sentencia 2010-00242 de mayo 2 de 2013

 

Sentencia 2010-00242 de mayo 2 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

Radicación: 11001-03-25-000-2010-00242-00(2036-10)

Consejero Ponente:

Dr. Alfonso Vargas Rincón

Actor: Julián Alberto Piñeros Gómez

Demandado: Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec.

Bogotá, D.C., dos de mayo de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Considera

El problema jurídico gira en torno a establecer la legalidad de las decisiones de 6 de junio de 2008(9), 11 de septiembre de 2009(10) y 28 de octubre de 2009(11), expedidas por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario “Inpec”, por medio de las cuales, en su orden, impuso sanción de destitución e inhabilidad para ejercer cargos públicos por 10 años al demandante, resolvió el recurso de apelación y ejecutó la respectiva sanción.

Esta sanción se aplicó en atención a que se encontró demostrado que el señor Julián Alberto Piñeros Gómez quien ejerció el cargo de dragoneante y prestó sus servicios en el área de sanidad del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad de Cómbita (Boyacá), incurrió en la comisión de las siguientes faltas gravísimas:

a) Ejercer actividades o recibir beneficios de negocios incompatibles con el buen nombre y prestigio de la institución a la que pertenece(12) (L. 734/2002, art. 48, num. 45)(13).

b) Contraer deudas o efectuar negocios de cualquier índole con los reclusos o con sus familiares (art. 48, par. 4º, lit. d) ejusdem).

La anterior situación se presentó en razón a la celebración de negocios que realizó el actor con el interno Andrés de Jesús Vélez, al solicitarle dinero para una cirugía de hombro, suma que fue consignada en la cuenta de ahorros 8550-5127371 de la corporación Conavi, a favor de la señora Georjy Milena Galindo Torres, esposa del demandante.

Determinada la conducta procede la Sala entonces, al estudio de los cargos formulados, con el fin de que se declare la nulidad de los actos acusados.

Estima el actor que en el proceso disciplinario que se adelantó en su contra por el Instituto Carcelario y Penitenciario “Inpec”, se presentaron irregularidades en su trámite, las cuales vulneraron ostensiblemente sus derechos al debido proceso y defensa.

Los cargos que hace a los actos acusados, se concretan en las siguientes:

a) Ausencia de comunicación en cuanto a la fecha y hora en la cual se efectuó la diligencia de testimonio de la Dra. Imelda Solórzano, con lo cual dice él se le vulneró el derecho de contradicción que le asistía y,

b) La falta de notificación del auto por medio del cual se ordenó correr traslado para presentar alegatos de conclusión, conducta que le cercenó su derecho a la defensa.

Para el efecto, el numeral 4º del artículo 92 de la Ley 734 de 2002, refiere como uno de los derechos que tiene el investigado como sujeto procesal, el de solicitar o aportar pruebas, y controvertirlas e intervenir en su práctica.

Por su parte, los artículos 101 y 105 ibídem, precisan respectivamente qué providencias deben ser notificadas en forma personal y cuáles por estado. Entre las primeras encontramos el de apertura de la indagación preliminar y de investigación disciplinaria, el que formula pliego de cargos y el fallo. Por estado se deben notificar el auto de cierre de la investigación y el que ordena correr traslado para alegatos de conclusión.

En el proceso disciplinario, para la práctica de la prueba objeto de reparo, se adelantaron las siguientes actuaciones:

— Contestación del pliego de cargos por parte del demandante, en donde solicita como único medio probatorio la declaración de testigos, entre ellos, el de la señora Imelda López Solórzano(14).

— Auto de pruebas 034-07 de 20 de junio de 2007, en el que se decretó únicamente la declaración de la referida testigo, sobre los restantes se negó su práctica. Decisión que fue notificada al actor y respecto de la cual no interpuso recurso alguno(15).

— Memorando 9593 de 13 de noviembre de 2007, dirigida al actor, informando la fecha y hora para la práctica de la diligencia de testimonio de la mencionada testigo(16), en donde consta que fue enviada por vía Fax(17).

— Memorando 10300 de 3 de diciembre de 2007, dirigida al Dg. Julián Alberto Piñeros Gómez, comunicando nueva fecha y hora para la práctica de dicha diligencia de testimonio(18), en donde consta que se recibió por la regional central del Inpec, el 3 de diciembre de 2007 a las 2:26 p.m.(19).

— Despacho comisorio 081-08, por medio del cual el director regional central del “Inpec” comisiona al subdirector del Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Itagüí la recepción del testimonio de la doctora Imelda López Solórzano, conforme al cuestionario que se aportó, en el que además fijó como término de la comisión cinco (5) días libre de distancia(20).

— Memorando 2454 del 12 de marzo de 2008 dirigido al MY Luis Acuña Fonseca —Subdirector EPAMSCAS de Itagüí, por el funcionario comisionado grupo regional de control interno disciplinario en donde le solicita se notifique al señor Julián Alberto Piñeros Gómez dragoneante del EPCAMS de Cómbita, la fecha en la cual se realizará la declaración de la referida testigo(21).

— Memorando 000746 del 4 de abril de 2008 dirigido a la doctora Claudia Patricia Mateus Wilches, por parte de la directora EPAMSCAS Itagüí Dra. Imelda López Solórzano, dando respuesta al Memorando 2454 del 12 de marzo de 2008, comunicándole que se dio cumplimiento a dicha diligencia, el 1º de abril de 2008(22).

— Diligencia de declaración juramentada que rindió la Dra. Imelda López Solórzano, el 28 de marzo de 2008(23).

Conforme a la anterior reseña, el demandante como sujeto procesal de la investigación, tuvo la oportunidad de solicitar las pruebas que a su juicio consideraba pertinentes en procura de su defensa, y que si bien no todos los testimonios le fueron decretados a su favor, la providencia que así lo dispuso le fue debidamente notificada, sin que presentara reparo alguno, y con ello se le garantizó el debido proceso.

Igualmente, se infiere que la entidad demandada procuró a través de los memorandos 9593 de 13 de noviembre de 2007, 10300 de 3 de diciembre de 2007 y 2454 del 12 de marzo de 2008, comunicar al actor las diferentes fechas y horas en las cuales se realizaría la diligencia de testimonio de la señora Imelda López Solórzano, con la única finalidad de que interviniera en su práctica, lo cual se desprende de sus contenidos por cuanto en ellos cita expresamente el numeral 4º del artículo 92 de la Ley 734 de 2002, es decir, que contempla entre los derechos del investigado el de intervenir en la práctica de las pruebas.

Si bien el último de los mencionados fue puesto en conocimiento del actor el 1º de abril de 2008, 3 días después de recibirse la diligencia de testimonio de la citada testigo, esta situación no genera per se nulidad, pues lo cierto es que habiendo sido notificado de la providencia que ordenó la práctica del testimonio también era su obligación ejercer un mínimo de actividad en aras de intervenir en él.

Así debió estar pendiente de las actuaciones que se surtieron en el interior del proceso sancionatorio, máxime si se tiene en cuenta que el auto que decretó la práctica de la prueba del testimonio de la señora Imelda López Solórzano le fue notificado en debida forma, garantizando así su intervención en la diligencia y el ejercicio de los derechos que como disciplinado, consagra en su favor la ley disciplinaria.

Por tanto, debió desplegar una mayor atención y diligencia dirigida a participar en la evacuación de tal prueba, por el contrario, su conducta en este aspecto fue notoriamente pasiva, toda vez que no aparece demostrado dentro del proceso disciplinario, el más minino interés de participar en la referida diligencia, pues bien pudo haber solicitado, por ejemplo, la ampliación del testimonio.

Ahora bien, debe puntualizarse que la declaración rendida por la mencionada deponente, no tiene el impacto requerido para quebrantar la legalidad del acto que le impuso la sanción al demandante, habida cuenta que tal declaración no fue la prueba relevante en la decisión del ente demandado, en tanto aquella recayó esencialmente en la prueba documental aportada al proceso disciplinario, la que no hizo más que confirmar las conductas en que incurrió el actor(24), que a la postre lo llevo a ser sancionado.

Este testimonio fue un elemento simplemente complementario a la prueba documental, de manera que la posible intervención del actor en el mismo, no afectaba la decisión sancionatoria.

Por lo anterior, el cargo no tiene la vocación de prosperar.

El segundo cargo que hace el actor, lo hizo consistir en la falta de notificación del auto por medio del cual ordenó correr traslado para presentar alegatos de conclusión, omisión que a su juicio vulneró el derecho a la defensa.

Como bien se dijo anteriormente el artículo 105 del Código Único Disciplinario, determina qué autos deben ser notificados por anotación en estado, el del cierre de la investigación, y el que ordena el traslado para alegatos de conclusión.

Igualmente señala que la notificación por estado se hará en los términos establecidos por el Código de Procedimiento Civil.

Así las cosas, en la actuación sancionatoria, aparece que por auto del 16 de abril de 2008, la dirección regional central del Inpec —Grupo regional de control interno disciplinario— ordenó correr traslado a los sujetos procesales por el término previsto en el artículo 165 del Código de Procedimiento Civil para que presentaran los alegatos de conclusión(25).

Para efectos de la notificación al disciplinado del referido auto, libró oficio con el fin de efectuarla de manera personal, sin que obre constancia de su realización(26).

No obstante lo anterior, se evidencia que tal proveído fue notificado por Estado a los sujetos procesales el 12 de mayo de 2008(27), en donde aparece inserta la fecha y hora tanto de su fijación como de su desafijación, por parte del coordinador del grupo CID Regional-Central CR. Orlando Gómez Guzmán.

Este antecedente determina que la notificación del auto por medio del cual dispuso correr traslado a los interesados para que presentaran los alegatos de conclusión se notificó en debida forma, es decir, en los términos del citado artículo 105, aun cuando el demandado pretendió notificarlo forma personal.

De esta manera, se aseguró no solamente de dar a conocer al interesado que se le estaba corriendo traslado para presentar los alegatos de conclusión sino que igualmente garantizó con ello que el notificado ejecutara el propio acto a su cargo, el que a la postre no efectuó, en la medida en que conforme a la constancia secretarial emanada de la dirección regional central —Grupo control interno disciplinario— adosada en el expediente(28) no presentó los alegatos de conclusión.

Esta omisión o negligencia no la puede justiciar el actor en una infundada ausencia de notificación del referido auto, cuando el trámite surtido en el interior del proceso disciplinario demostró otra situación diferente.

En este orden de ideas, este cargo tampoco está llamado a prosperar.

En mérito de lo expuesto el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección “A” administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

DENIÉGANSE las pretensiones de la demanda.

Cópiese, notifíquese y una vez ejecutoriada esta providencia, archívese el expediente.»

(9) Resolución 886 de 2008, folios 197-202.

(10) Resolución 9872 de 2009, folios 247-268.

(11) Resolución 12493 de 2009, folios 279-280.

(12) Texto subrayado declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-030 de 2012. La expresión “el buen nombre y prestigio” declarada INEXEQUIBLE por la Sentencia C-030 de 2012.

(13) Código Disciplinario Único.

(14) Folios 152 a 155.

(15) Folios 161-163, 164-168 y 170.

(16) 14 de noviembre de 2007en la instalaciones de La Picota a las 7:30 a.m.

(17) Folio 173.

(18) 11 de diciembre de 2007 a las 14:00 horas en las instalaciones del grupo regional del CID.

(19) Folio 176.

(20) Folios 178-179.

(21) Folio 182.

(22) Folios 193 y 194.

(23) Folios 187-186.

(24) Folios 197-202.

(25) Folio 190.

(26) Folios 191-192.

(27) Folio 195.

(28) Folio 196.