Sentencia 2010-00265/21153 de febrero 20 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN, CUARTA

Consejera Ponente:

Dra. Stella Jeannette Carvajal Basto

Rad.: 13001-23-31-000-2010-00265-02 (21153)

Demandante: Samsung Electronics Colombia S.A.

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales - DIAN

Asunto: Devolución Tributos Aduaneros

Bogotá D.C., veinte de febrero de dos mil diecisiete

Fallo

La Sala decide el recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la Sentencia del 21 de febrero de 2014, proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar, que negó las pretensiones de la demanda.

Antecedentes

La sociedad de intermediación aduanera Repecev Sia S.A. presentó, a nombre de, Samsung Electronics Colombia S.A., doscientas treinta (230) declaraciones de importación de “Proyectores de Cristal Líquido LCD”, entre el 21 de septiembre de* 2007 y el 27 de mayo de 2008, con pago de arancel del veinte por ciento (20%).

El 7 de noviembre de 2008(1), la actora solicitó la corrección de las declaraciones referidas para efectos de la devolución del arancel pagado ($10.291.802.181), porque las importaciones estaban cobijadas por el TLC suscrito entre México, Venezuela y Colombia - TLC G3. Para ello, adjuntó los certificados de origen de la mercancía.

Mediante la Resolución 1 48 201 241 654 001707 del 27 de agosto de 2009(2), la Dirección Seccional de Aduanas de Cartagena negó la solicitud de liquidación oficial de corrección para devolución. Contra ese acto el contribuyente interpuso el recurso de reconsideración(3), resuelto desfavorablemente por la Resolución 10160 del 18 de diciembre de 2009(4).

La Demanda

La demandante, en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho, solicitó las siguientes declaraciones(5):

“I) Que se declaren Nulos los siguientes actos administrativos:

A) La Resolución 01 48 201 241 654 001707 de fecha 27 de agosto de 2009 remitida por Correo el 4 de septiembre del mismo año, por medio de la cual la División de Gestión de Liquidación de la Dirección Seccional de Aduanas de Cartagena (Bolívar) negó, por haber sido aportados extemporáneamente los Certificados de Origen, la práctica de las liquidaciones oficiales de corrección solicitadas para efecto de la devolución del arancel pagado indebidamente en la importación de Pantallas de Cristal Líquido “LCD” para televisión, desgravadas según el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y México.

Las fechas y números de autoadhesivos de las doscientas treinta (230) declaraciones de importación presentadas en Cartagena, son:

StikerFechaStikerFechaStikerFecha
145020505396212007092123831012653631200712041450206055177920080402
145020505396142007092123831012652737200712041450206055181920080402
145020505395672007092123831012653591200712041450206055178620080402
145020505395742007092123831012652017200712041450206055162920080402
145020505395992007092123831012652626200712041450206055169120080402
145020505395812007092123831012652712200712041450206055264120080403
145020505396602007092123831012653663200712041450206055273820080403
145020505396072007092123831012652681200712041450206055257120080403
145020505395422007092114502010657582200712041450206055272020080403
145020505396392007092123831012666085200712121450201067361120080404
145020505395512007092123831012666401200712121450201067363620080404
145020306910662007092723831012666662200712121450201067362920080404
145020306910272007092714502050554873200712132383101286446420080404
145020206791482007092714502050554841200712132383101286448920080404
105020206821382007101314502060540468200712181450201067360420080404
145020206821612007101314502060540436200712182383101286441820080404
145020206821452007101314502060540371200712181450201067366820080404
145020206821522007101314502060540396200712182383101287497420080409
145020206822562007101314502060540475200712182383101287469820080409
145020206822172007101314502060540522200712182383101287499920080409
145020106500622007101314502020694486200801032383101287697020080409
145010905004912007101614502010662411200801032383101287462720080409
145010905003892007101614502010662389200801032383101287787520080410
145010905002532007101614502020695549200801042383101287762120080410
145010905002212007101623831012701420200801092383101287789120080410
145010905001812007101623831012765828200801102383101288862420080415
145010905003002007101623831012705803'200801102383101288866320080415
145010905006652007101623831012705851200801102383101288869520080415
145010905004682007101623831012705788200801101450206055491720080415
145020505444102007102223831012705770200801101450202071604520080416
145020505444282007102223831012705763200801101450202071606120080416
145020505446712007102223831012705795200801101450205057854220080421
145020505447042007102223831012705810200801101450205057849520080421
145020505442842007102223731012705835200801101450205057850320080421
145020505442912007102223831012705842200801101450206055772120080430
145020505442382007102223831012752629200802041450206045773920080430
145020505445602007102214502040538368200802041450206055771420080430
145020505442772007102223831012752675200802041450206055770720080430
145020505446962007102223831012752668200802042383101291966220080430
145020505447112007102214502040538408200802041450206055766720080430
1450204052785620071029145020106662742008020414502060557681.20080430
145020505472572007102914502040538296200802041450203069585020080509
145020505472322007102914502010666270200802041450203069594720080509
145020405278312007102914502040538382200802041450203069593120080509
145020405278492007102923831012852611200802041450203069671620080510
238310125801612007102914502040538447200802041450203069660520080510
14502050547178.2007102914502040538415200802041450203069658120080510
145020206842612007103023831012752731200802041450203069626420080510
145020206842202007103014502040538304200802041450203069628920080510
238310125815962007103023831012753634200802052383101293930720080510
145020206843562007103023831012753641200802051450203069673020080510
145020505475262007103023831012753659200802051450203069670920080510
145010905015062007110823831012768378200802132383101294069420080512
134230108059572007110823731012768346,200802132383101294191520080512
134230108058532007110823831012769043200802132383101294106920080512
134230108058602007110823831012885594200802222383101294170020080512
238310125999902007111023831012785602200802222383101294193120080512
238310126000002007111023831012785548k,200802222383101294066220080512
238310125999122007111023831012785562200802222383101294068720080512
238310126000182007111023831012785530200802222383101294190820080512
238310126154962007111723831012793166200802282383101294188220080512
238310126154892007111714502020705454200802282383101294195420080512
238310126155752007111714502020705486200802281450205058257120080513
238310126155502007111723831012793141200802281450205058260220080513
145020505501112007111714502020705493200802282383101294003320080513
145020505501042007111714502020705479200802282383101293004020080513
145020506869932007111914502020705811200803011450205058253020080513
145020506868112007111914502020705898200803011450205058254820080513
145020506866922007111914502020705880200803012383101295404320080517
145020506868042007111914502060549336200803101450205058361820080517
145020506867322007111923831012815785200803101450206055988520080517
145020506867892007111923831012815778200803102383101295392320080517
145020506860102007111923831012316966200803101450205058366420080517
238310126193012007112014502020709805200803261450206055992520080517
238310126191342007112023831012819740200803261450205058377520080517
238310126191272007112023831012819733200803261450203069805620080519
238310126354312007112623831012810419200803281450203069776820080519
23831012635391200711261450205057462920080328,2383101295424020080519
145020405328352007112614502050574399200803281450203069795020080519
238310126526402007120414502020710433200803282383101295414720080519
238310126536012007120414502050574754200803281450203069800120080519
238310126526652007120414502050574761200803282383101295704820080520
238310126519752007120414502050574779200803282383101295702320080520
145020405353492007120414502050574786200803282383101296797720080527
14502040535363200712040120410074962120080402

B) La Resolución 10160 del 18 de diciembre de 2009, notificada por correo certificado el 21 del mismo mes y año, proferida por la Subdirección de Gestión de Recursos Jurídicos de la Dirección de Gestión Jurídica de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, que al decidir sobre el recurso de reconsideración interpuestoel 23 de septiembre de 2009, confirma la providencia anterior.

II) Que como consecuencia de lo anterior y a título de Restablecimiento del Derecho, se ordene a la Nación (UAE-DIAN) devolver el arancel en la suma de $11.937.156.305, pagado indebidamente con las declaraciones anteriormente relacionadas, junto con los intereses corrientes y moratorios desde la fecha de radicación de la solicitud de liquidación de corrección para efecto de la devolución hasta la fecha de pago”.

Invocó la violación de los artículos 1-03 y 3-04 del anexo 1 de la Ley 172 de 1994; 1º del Decreto 2020 de 2004; 131, 234 y 513 del Decreto 2685 de 1999 (Estatuto Aduanero) y 683 y 850 del Estatuto Tributario.

Como concepto de la violación, expuso en síntesis, lo siguiente:

Dijo que la Ley 172 de 1994, qué aprobó el tratado de libre comercio entre Colombia, México y Venezuela, disminuyó gradualmente el impuesto de importación sobre los bienes originarios de los países firmantes hasta eliminarlo, lo que ocurrió en el año 2004. Que, a partir de ese momento, los importadores colombianos quedaron facultados para utilizar la exención del gravamen arancelario, respecto de los productos aprobados originarios de México.

Indicó que el Decreto 2020 de 2004, expedido por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo estableció que para aplicar la exención del gravamen arancelario, se exige que el producto sea originario de México y que se liste en el texto de la norma con un porcentaje del 0%, lo que fue acreditado para la importación de Pantallas de Cristal Líquido - LCD, hecha por la compañía.

Citó el Arancel de Aduanas establecido en el Decreto 4589 de 2006 y señaló que las pantallas aludidas se clasifican en la partida 85.28. Que durante seis meses, la sociedad importó ese producto con los certificados de origen y pagó un arancel del 0%, pero que a partir del.1º de julio de 2007, México dejó de expedir certificados de origen porque “en un sello de la DIAN que se colocó sobre la mercancía consideró que la subpartida era la 85.2990, como si se tratara de una “parte” de los aparatos de televisión y. no como una pantalla independiente de la subpartida 85.28 como posteriormente fue aclarado”.

Relató que por cuenta de los compromisos adquiridos en Colombia, presentó a través de la sociedad de intermediación aduanera Repecev Sia S.A. doscientas treinta (230) declaraciones de importación, y pagó derechos arancelarios del veinte por ciento (20%), por valor de $11.937.156.305.

Manifestó que previa solicitud elevada por la compañía, la DIAN expidió la Resolución 04049 del 8 de mayo de 2008 que clasificó la mercancía descrita en la Subpartida 85.28.69.00.00, desgravada del arancel, lo que fue confirmado por el Decreto 4832 de 2007, circunstancia que derivó en que México expidiera los Certificados de Origen que amparan las Pantallas de Cristal Líquido LCD importadas entre septiembre de 2007 y abril de 2008, como no gravadas.

Relacionó los certificados de origen que se indican a continuación:

020408459238020408459242020408459246020408458430
020408458431020408458485020408458488020408458490
020408458491020408458496020408458499020408459770
020408459882

 

Afirmó que dentro del plazo de tres años establecido en el Estatuto Aduanero, solicitó a la DIAN la práctica de las Liquidaciones Oficiales de Corrección sobre las doscientas treinta declaraciones presentadas, para efectos de tramitar la devolución de los valores pagados indebidamente a título de arancel, sin embargo, la Administración consideró erróneamente que la sociedad debía presentar antes de cada declaración los certificados de origen, con lo cual desconoció que siesos documentos no se presentaron fue por falta de claridad en la clasificación de la mercancía.

Precisó que el Estatuto Aduanero faculta al contribuyente para solicitar la liquidación oficial de corrección cuando comete errores relacionados con la subpartida arancelaria y con la no invocación de un tratamiento preferencial.

Rechazó que la Administración afirmara que la citada Resolución 04049 de 2008, no se aplica en el caso de marras porque es posterior a las declaraciones en discusión, pues se trata de un acto administrativo de carácter particular que se profirió para identificar, verificar y confirmar la posición arancelaria en que estaban ubicadas las pantallas de cristal líquido importadas en el Arancel de Aduanas y porque el derecho de desgravación es anterior y está formalizado en la Ley 172 de 1994 y en el Decreto 2020 de 2004, esto es, en el Acuerdo “TLC G3”.

Expuso que para obtener el levante de la mercancía cuando los artículos importados no están amparados por certificados de origen, el Decreto 2685 de 1999 establece dos posibilidades, una cuando el usuario no tiene derecho al tratamiento preferencial y otra cuando teniendo el derecho, carece del certificado de origen. Que en el último caso, el usuario puede aportar el certificado de origen siempre que no exista una situación jurídica consolidada, esto es, que no hayan transcurrido los tres años de firmeza de la declaración.

Afirmó que la sociedad pagó los tributos aduaneros para obtener el levante de la mercancía, lo que no obstaba para que una vez obtenido el certificado de origen que amparaba las mercancías importadas con anterioridad a la fecha de expedición, lo aportara en las solicitudes de corrección de los conceptos errados consignados en las declaraciones de importación, dada la prevalencia del derecho sustancial sobre el formal.

En cuanto al término para solicitar la devolución que se genera por la corrección de las declaraciones de importación, dijo que resulta aplicable lo dispuesto en el artículo 2536 del Código Civil, que fijó un plazo de 5 años.

Contestación de la Demanda

La DIAN se opuso a las pretensiones de la demanda.

Destacó que la actora, al momento de la presentación y aceptación de las declaraciones de importación en discusión, no se acogió al tratamiento preferencial sobre los tributos aduaneros a pagar y tampoco allegó los certificados de origen exigidos por el Decreto 2685 de 1999.

Explicó que la presentación de los certificados de origen con las declaraciones de importación es un requisito para acceder a las preferencias arancelarias derivadas de los acuerdos internacionales, lo que no se puede confundir con las normas relacionadas con el levante de las mercancías.

Aseguró que en el expediente está demostrado que los certificados de origen fueron obtenidos con posterioridad a la presentación y aceptación de las declaraciones de importación, y que si bien la Administración, mediante la Resolución 004049 del 8 de mayo de 2008, clasificó la mercancía en la subpartida arancelaria 85.28.69.00.00, la actora la clasificó en una subpartida diferente.

Resaltó que la responsabilidad de velar por la aplicación de tratamientos preferenciales corre por cuenta del declarante.

Sentencia Apelada

El Tribunal Administrativo de Bolívar negó las súplicas de la demanda.

Hizo alusión a las disposiciones legales y reglamentarias que regulan: las liquidaciones oficiales de corrección de las declaraciones de importación, las devoluciones y compensaciones, las que incorporaron en la legislación interna el Tratado .de Libre Comercio entre México, Colombia y Venezuela y el Arancel de Aduanas, para señalar que al producto clasificado en la partida arancelaria 8528, relacionada con “...aparatos receptores de televisión”, le es aplicable el gravamen arancelario ad-valorem a una tarifa del cero por ciento (0%).

Señaló que la sociedad demandante clasificó la mercancía importada desde México en la subpartida arancelaria 8528.72.00.00 (sic), a pesar de que la DIAN, mediante la Resolución 04049 de 2008, clasificó el producto denominado “Proyector de Cristal Líquido – LCD” en la número 8528.69.00.00. Que, no obstante, ambas subpartidas estaban exentas de gravámenes arancelarios.

Precisó que el contribuyente optó por obtener el levante de la mercancía sin hacer uso del tratamiento preferencial, porque en ese momento no contaba con los certificados de origen del producto que México había dejado de expedir y, que el Decreto 2685 de 1999 exige la presentación de los certificados de origen de la mercancía con la declaración de importación, para determinar el arancel aplicable y los regímenes derivados de acuerdos entre países.

Explicó que si bien el citado Decreto 2685 de 1999 no contempla como requisito que el certificado de origen tenga una fecha de expedición anterior a la declaración de la mercancía, el importador que se entiende cobijado por el tratamiento especial debe acogerse Previamente al mismo liquidando un arancel del cero por ciento (0%) y constituyendo una póliza de seguro que garantice la entrega del certificado de origen, para obtener el levante de la mercancía.

Que la sociedad contribuyente presentó las declaraciones de importación ante la autoridad aduanera para efectos de la nacionalización de la mercancía, liquidando el arancel del veinte por ciento (20%) y el impuesto sobre las ventas del dieciséis por ciento (16%) para obtener el levante de la mercancía, sin acogerse al tratamiento preferencial derivado del tratado de libre comercio, sin presentar, en su oportunidad, los certificados de origen de los productos importados y sin constituir la póliza que garantice la ulterior entrega de tales documentos.

Consideró que no son procedentes las liquidaciones oficiales de corrección de las declaraciones de importación, porque los artículos 121 y 128 del Decreto 2685 de 1999 impiden su práctica con posterioridad al levante de la mercancía.

Recurso de Apelación

El demandante apeló la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar.

Explicó que el Tribunal pasó por alto que el artículo 128 del Decreto 2685 de 1999, sólo contempla los casos en que el importador invoca en la declaración de importación el tratamiento preferencial pero una vez practicada inspección física o documental resulta que la mercancía no está amparada por un certificado de origen. En ambos casos se invoca el tratamiento preferencial, pero: i) se presenta un certificado de origen de la mercancía, pero en la inspección física se determina que la mercancía difiere de la amparada por ese documento y, ii) se invoca el tratamiento preferencial, pero una vez requerido el importador para presentar el certificado de origen, éste no contaba con ese documento. Que bajo las circunstancias señaladas, el importador debe liquidar una sanción porque intentó introducir una mercancía amparándose en un tratamiento preferencial al que no tenía derecho.

Señaló que el a quo no puede afirmar que el importador sólo puede acceder al tratamiento preferencial liquidando el arancel del cero por ciento (0%) y prestando la garantía que responda por la presentación el certificado de origen, porque si bien el TLC - G3 exige que el importador que solicita el tratamiento preferencial en el documento de importación, tenga en su poder el certificado de origen, no excluye el derecho a presentarlo después, circunstancia que está regulada por el artículo 513 del Decreto 2685 de 1999.

Alegatos de Conclusión

La sociedad demandante reiteró los argumentos de la demanda y del recurso de apelación(6).

La DIAN reiteró lo dicho en la contestación de la demanda(7).

Ministerio Público

El Procurador Sexto Delegado ante el Consejo, de Estado pidió confirmar la sentencia apelada.

Argumentó que el contribuyente que pretenda acceder al tratamiento preferencial, debe indicarlo en la declaración de importación, que deberá contener datos reales soportados en los documentos requeridos.

Que la actora incumplió con el requisito establecido por el EstatutoAduanero y por la Ley 172 de 1994, de tener en su poder el certificado de origen antes de la presentación de la declaración en que sustenta la importación cobijada por el tratamiento preferencial, y que la liquidación oficial de corrección no era el medio para demostrar el derecho al tratamiento preferencial, ni para incorporar el certificado de origen de la mercancía, pues esa liquidación fue establecida para subsanar los errores cometidos en la declaración de importación que están taxativamente señalados en el artículo 513, lo que descarta la inclusión de un nuevo hecho que no existía al momento de presentarla.

Consideraciones de la Sala

Cuestión previa

Mediante auto del 22 de septiembre de 2016(8), la Sala aceptó el impedimento manifestado por la doctora Martha Teresa Briceño de Valencia para intervenir en el presente proceso.

No obstante, debe precisarse que para adoptar la presente decisión no se requiere de la intervención de Conjuez, toda vez que la doctora Briceño ya no integra la Sala por terminación dé su periodo constitucional y, por cuanto, existe quórum deliberatorio y decisorio para proferir el presente fallo.

Asunto de fondo

Corresponde a la Sala proveer sobre la legalidad de la Resolución 1 48 201 24 654 001707 del 27 de agosto de 2009, y de su confirmatoria, la Resolución 10160 del 18 de diciembre de 2009, que negaron la solicitud de liquidación oficial de corrección elevada por la actora para, efectos de la devolución del arancel pagado por la importación de “Proyectores de Cristal Líquido LCD” hecha entre el 21 de septiembre de 2007 y el 27 de mayo de 2008.

Para ello, la Sala seguirá los lineamientos establecidos en un caso con supuestos fácticos análogos, en los que la sociedad actora demandó los actos administrativos que negaron la corrección de las declaraciones de importación para obtener la devolución del arancel pagado. En esa oportunidad la Sala precisó que(9):

• De los artículos 7-03 del TLC suscrito entre Colombia, México y Venezuela(10) (Grupo de los tres - G 3) y 121 del Decreto 2685 de 1999(11), podría interpretarse que para efectos de invocar una preferencia arancelaria no es posible presentar el certificado de origen con posterioridad a la obtención del levante de la mercancía importada, y menos aún si en las declaraciones de importación de esos bienes dicha preferencia no se invocó.

• Los artículos 513 del Decreto 2685 de 1999(12) y 438 de la Resolución 4240 de 2000(13), establecieron que “… la autoridad aduanera puede expedir de oficio una liquidación oficial para corregir, entre otros datos de la declaración de importación, la información concerniente a las preferencias arancelarias”. (Se resalta).

• Si bien los mencionados artículos 7-03 del TLC G 3 y 121 del Estatuto Aduanero exigen que el certificado de origen se presente con la declaración de importación, esta circunstancia opera en los casos en que el importador tiene certeza respecto del tratamiento preferencial invocado.

• Por cuenta de la controversia sobre la clasificación arancelaria de los productos importados por la actora, el Gobierno de México decidió no expedir los certificados de origen respectivos, hecho que fue rectificado por ese país, después que la compañía demandante solicitó a la DIAN la clasificación del proyector de cristal líquido LCD según las reglas generales interpretativas 2 y 6, lo que ocurrió con la expedición de la Resolución 04049 del 8 de mayo de 2008, en la que la Administración clasificó la mercancía descrita en la subpartida 85.28.69.00.00, desgravada del arancel.

• El artículo 513 del Estatuto Aduanero no se puede interpretar de forma restrictiva “...respecto de la oportunidad para la presentación del certificado de origen para solicitar el .tratamiento preferencial arancelario, ni se puede pretender que la no presentación de los certificados de origen, al radicar la declaración de importación, acarrea una consecuencia no prevista en la ley, como es la pérdida del tratamiento preferencial, máxime cuando, el artículo 513 del Estatuto Aduanero permite este tipo de corrección”.

En esa oportunidad, la Sala reiteró(14):

“Entre los fundamentos qué tuvo la Administración para rechazar la solicitud de Liquidación Oficial de Corrección, se encuentra un pronunciamiento de esta Corporación(15), según la cual, la omisión de la parte actora de solicitar en las declaraciones de importación la exención a que la Ley le autorizaba, no podía ser subsanada por la vía de la Liquidación Oficial de Corrección y por lo mismo no era procedente devolver los tributos autoliquidados y pagados.

Tal jurisprudencia no puede ser aplicada al caso en estudio pues, la norma vigente en aquella ocasión era el Decreto 1909 de 1992 que en su artículo 70 establecía que “la, Dirección de Aduanas Nacionales podrá, mediante liquidación de corrección, formular cuenta adicional, cuando se presenten los siguientes errores en las declaraciones de importación: subpartida arancelaria, tarifa, tasa de cambio, sanciones, operaciones aritméticas o tratamientos preferenciales declarados.”(Resaltado fuera del texto).

Situación que es diferente al caso bajo análisis donde se debe aplicar el Decreto 2685 de 1999, norma vigente al momento en que se realizaron las respectivas declaraciones de importación, y que contempla en su artículo 513 la posibilidad de que la autoridad aduanera expida Liquidación Oficial de Corrección cuando “se presenten los siguientes errores en las declaraciones de importación: subpartida arancelaria, tarifas, tasa de cambio, sanciones, operación aritmética, modalidad o tratamientos preferenciales”. (Resaltado fuera del texto).

Como se evidencia, ya no es necesario para corregir aspectos relacionados con los tratamientos preferenciales, que éstos fueran “declarados”, como sí lo preveía la norma anterior». (Se resalta).

• En los términos establecidos por el artículo 228 de la Constitución Política(16), el derecho sustancial prevalece sobre el formal, por lo que el contribuyente puede pedir que se corrijan las declaraciones de importación para determinar su derecho a la exención, mediante el cumplimiento de las disposiciones aduaneras aplicables, sin que sea menester que en el momento de presentar la declaración de importación haya invocado el tratamiento preferencial o presentado la prueba del certificado de origen, pues esto se puede acreditar en la actuación administrativa prevista para la corrección de la declaración con fines de devolución.

Siguiendo el precedente referido, la Sala advierte que los actos administrativos demandados violaron el artículo 513 del Estatuto Aduanero, porque la DIAN puede practicar la liquidación oficial de corrección para efectos de la devolución de los tributos aduaneros en discusión, cuando se trata de fijar el monto real en los casos en que se invoque un pago en exceso.

Así las cosas, las pantallas de cristal líquido LCD importadas por la actora entre el 21 de septiembre de 2007 y el 27 de .mayo de 2008 están desgravadas y procede la devolución del arancel pagado.

Para ello, sobre la suma que se ordena devolver, se liquidarán los intereses corrientes de que trata el artículo 863 Estatuto Tributario a la tarifa prevista en el artículo 864 ejusdem, desde la fecha de notificación del acto que negó la devolución (Resolución 1 48 201 241 654 del 27 de agosto de 2009), hasta la fecha de ejecutoria de esta sentencia. Y los intereses moratorios, a partir del día siguiente a la ejecutoria de esta sentencia y hasta la fecha del pago.

Por las razones expuestas, la Sala revocará la Sentencia del 21 de febrero de 2014 proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar, que negó las pretensiones de la demanda y, en su lugar, declarará la nulidad de los actos administrativos demandados. A título de restablecimiento del derecho, ordenará la devolución del arancel pagado por la actora por cuenta de las importaciones referidas, junto Con los intereses corrientes y moratorios liquidados en la forma señalada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

REVÓCASE la Sentencia del 21 de febrero de 2014, proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar, objeto de apelación. En su lugar, dispone:

ANÚLANSE las Resoluciones 1 48 201 241 654 del 27 de agosto de 2009, y su confirmatoria, la número 10160 del 18 de diciembre de 2009, proferidas por la DIAN.

A título de restablecimiento del derecho, ORDÉNASE a la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN, devolver a Samsung Electronics Colombia S.A. La Suma de Once Mil Novecientos Treinta y Siete Millones Ciento Cincuenta y Seis Mil Trescientos Cinco Pesos ($11.937.156.305), previas las compensaciones a que haya lugar.

CONDÉNASE a la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales - DIAN, a liquidar y pagar sobre la suma referida, los intereses corrientes y moratorios en la forma indicada en la parte considerativa de esta sentencia.

La presente providencia se aprobó en la sesión de la fecha.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al Tribunal de origen y cúmplase.

Magistrados: Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, Presidente—Stella Jeannette Carvajal BastoJorge Octavio Ramírez Ramírez.

1. Folios 1 al 8 del tomo I del cuaderno de antecedentes.

2. Folios 20 al 25 del cuaderno principal.

3. Folios 1465 a 14171(sic) del tomo III del c.a.

4. Folios 1472 a 28 a 1481 del tomo III.

5. Folios 2 a 15 c.a

6. Folios 244 a 254 del c.p.

7. Folios 224 a 228 del c.p.

8. Fl. 264.

9. Sentencia 19008 del 4 de mayo de 2015, G.P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas.

10. “ART. 7-03.—Obligaciones respecto a las importaciones. 1. Cada Parte requerirá del importador que solicite trato arancelario preferencial para un bien de otra Parte, que:
a) Declare por escrito, en el documento de importación con base en un certificado de origen válido, que el bien califica como originario;
b) Tenga el certificado de origen en su poder al momento de hacer esa declaración, y
c) Presente o entregue el certificado de origen cuando lo solicite la autoridad competente. (...)
4. La solicitud a que se refiere el párrafo 1, literal c) no evitará el desaduanamiento o levante de la mercancía en condiciones de trato arancelario preferencial solicitado en la declaración de importación”. (Se resalta).

11. “Para efectos aduaneros, el declarante está obligado a obtener antes de la presentación y aceptación de la Declaración y a conservar por un período de cinco (5) años contados a partir de dicha fecha, el original de los siguientes documentos, que deberá poner a disposición de la autoridad aduanera, cuando ésta así lo requiera: (...)
d) Certificado de origen, cuando se requiera para la aplicación de disposiciones especiales (...)”. (Se resalta).

12. “Art. 513.—Liquidación oficial de corrección. La autoridad aduanera podrá expedir Liquidación Oficial de Corrección cuando se presenten los siguientes errores en las declaraciones de importación: subpartida arancelaria, tarifas, tasa de cambio, sanciones, operación aritmética, modalidad o tratamientos preferenciales. Igualmente se podrá formular Liquidación Oficial de Corrección cuando se presente diferencia en el valor aduanero de la mercancía, por averías reconocidas en la inspección aduanera”. (Se resalta).

13. “Art. 438.—Liquidación oficial de corrección. Sin perjuicio de lo previsto en el artículo 513 del Decreto 2685 de 1999, la liquidación oficial de corrección, procederá a solicitud de parte, dirigida a la División de Liquidación, o a dependencia que haga sus veces, cuando:
a) Se presenten diferencias en el valor aduanero de la mercancía, por averías reconocidas en la inspección aduanera. En estos casos, se deberá anexar a la solicitud, copia de la Declaración de Importación y del Acta de Inspección, donde conste la observación efectuada por el funcionado aduanero competente, sobre la avería o el faltante, reconocidos en la inspección;
b). Cuando se trate de establecer el monto real de los tributos aduaneros, en los casos en que se aduzca pago en exceso.
Parágrafo. No procederá la devolución cuando esté referida a una operación que estuvo soportada en documentos falsos, independientemente de la ausencia de responsabilidad penal o administrativa que aduzca el peticionario” (Se resalta).

14. Sentencia 16421 del 13 de noviembre de 2008, C.P. Ligia López Díaz.

15. Sentencia 8431 del 5 de septiembre de 1997, C.P: Delio Gómez Leyva.

16. “ART. 228.—La Administración de Justicia es función Pública. Sus decisiones son independientes. Las actuaciones serán públicas y permanentes con las excepciones que establezca la ley y en ellas prevalecerá el derecho sustancial. Los términos procesales se observarán con diligencia y su incumplimiento será sancionado. Su funcionamiento será desconcentrado y autónomo”.