Sentencia 2010-00450 de junio 21 de 2010

 

Sentencia 2010-00450 de junio 21 de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Ref.: Exp. 11001-22-03-000-2010-00450-01

Magistrada Ponente:

Dra. Ruth Marina Díaz Rueda

Bogotá D.C., veintiuno de junio de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Como cuestión preliminar ha de anotarse que la Corte entra a decidir el recurso, en razón de haberse allegado a esta instancia poder conferido por el accionante.

De la petición de amparo, emerge que el actor pretende la tutela de los derechos al debido proceso y defensa, a fin de obtener que el Juzgado accionado se pronuncie sobre la terminación del trámite efectuada el 22 de julio de 2008 con sustento en la Ley 546 de 1999.

2. El expediente remitido por el despacho judicial accionado, deja ver a la Corte lo siguiente:

El ejecutado Olimpo Monroy Roa a través de mandatario judicial deprecó en escrito que obra a folios 174 a 177 la terminación del proceso con sustento en la Ley 546 de 1999 y en diferentes fallos de la Corte Constitucional, respecto de la cual el funcionario del conocimiento en auto de 27 de agosto de 2008 dispuso que previamente se allegara “el histórico de pagos realizado por la parte demandante, así como la conversión del crédito de UPAC a UVR, la liquidación del crédito realizada y si hubo alivio como fue aplicado este de acuerdo la Ley 546 de 1999 y las diferentes sentencias proferidas por la honorable Corte Constitucional al respecto” (fl. 180), documentos que fueron adosados, tal como se aprecia en los folios 184 a 190, sin que en las actuaciones subsiguientes se observe que el juez se haya pronunciado sobre el referenciado pedimento.

El artículo 86 de la Constitución Política, garantiza a toda persona la inmediata protección de sus derechos fundamentales frente a su vulneración o amenaza por acción u omisión de las autoridades públicas y, en ciertas hipótesis, por los particulares, mediante el ejercicio de la acción de tutela, cuya finalidad protectora es de naturaleza excepcional, residual, subsidiaria y comporta la ausencia de otros mecanismos, el agotamiento de los disciplinados por el ordenamiento, y su ejercicio en término coherente con el menoscabo.

3. Para la Corte la solicitud de amparo está llamada a prosperar, precisamente porque tal como se dejó expresado, el Juzgado no se ha pronunciado sobre la terminación del trámite efectuada por el ejecutado por conducto de apoderado judicial, omisión que genera vulneración al debido proceso, por incumplimiento de los numerales 6 a 8 del artículo 37 del Código de Procedimiento Civil que imponen al juez los deberes de decisión.

4. Puestas así las cosas y al estar acreditada la violación de la garantía fundamental indicada, emerge próspera la pretensión tutelar, como efectivamente se dispondrá, en orden a que se proceda conforme a derecho.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

REVOCAR el fallo impugnado, y en su lugar CONCEDER la protección constitucional del derecho al debido proceso de Olimpo Monroy Roa frente al Juzgado Quinto Civil del Circuito de Bogotá. En consecuencia, se le ordena al funcionario que en el lapso improrrogable de diez (10) días, se pronuncie sobre la terminación del proceso efectuada el 22 de julio de 2008 visible a folios 174 a 177 del informativo.

Notifíquese telegráficamente lo aquí resuelto a las partes, y, en oportunidad, remítase el expediente a la Corte Constitucional, para lo de su cargo.

Por secretaría devuélvase el expediente suministrado por el juzgado del conocimiento.

Notifíquese y cúmplase».