Sentencia 2011-00005 de octubre 16 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad.: 110010324000 2011 00005 00

Consejero Ponente:

Dr. Guillermo Vargas Ayala

Actor: José Sirvent Bayarri

Bogotá, D.C., dieciséis de octubre de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VI. Consideraciones

6.1. A través de la Resolución 44908 de 31 de agosto de 2009, confirmada por la Resolución 50284 de 22 de septiembre de 2010, la Superintendencia de Industria y Comercio negó el privilegio de patente de invención denominada “método para la fabricación de un elemento en forma de superficie horizontal que contiene información”, solicitada por el señor José Sirvent Bayarri, de conformidad con lo establecido en el artículo 15 literal f) de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina, en consideración a que el solicitante, pretende proteger un método para presentar imágenes (reproducir imágenes), no un método de fabricación, pues de serlo, el producto o resultado obtenido sería una superficie no una imagen deformada. La solicitud no cumple con los requisitos de novedad y aplicación técnica-industrial, toda vez que corresponde a una presentación de información (despliegue visual), y no a un proceso industrial.

6.2.El Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina en la interpretación prejudicial rendida dentro de este proceso considera pertinente interpretar los artículos 14 (requisitos de patentabilidad: novedad, nivel inventivo y susceptibilidad de aplicación industrial), 15 literales e) y f) (prohibición de patentar programas de ordenador y formas de presentar la información), 16 (la novedad), 18 (nivel inventivo), 19 (susceptibilidad de aplicación industrial) y 30 (las reivindicaciones) de la Decisión 486, en cuanto resultan pertinentes para la resolución del caso.

6.3. En opinión de la parte actora, los actos demandados son violatorios de lo dispuesto en los artículos 14, 15 literal f), 16, 18, 30 y 48 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina y el artículo 27 Sección Quinta Patentes de la Ley 170 de 1994.

6.4. La Superintendencia de Industria y Comercio fundamenta los actos acusados en que el objeto reclamado no es patentable por expresa disposición del artículo 15 literal f) de la Decisión 486 de la Comunidad Andina; por ende, no procede analizar los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial; tampoco hay elementos técnicos que permitan evaluar la novedad o el nivel inventivo porque el método reclamado corresponde a una presentación de información.

6.5. Dentro de estos planteamientos de las partes corresponde a la Sala establecer si la solicitud de reconocimiento de patente efectuada por la actora se encuentra dentro de las excepciones a la materia considerada como invención y en caso negativo, si cumple con las exigencias previstas para su reconocimiento.

Para el efecto se analizarán las disposiciones que el actor estima violadas con la expedición de las resoluciones acusadas:

6.5.1. Interpretación de la norma que excluye la protección por patente de las formas de presentar información.

La resolución acusada se fundamenta en que la invención solicitada es un “método para la presentación de información”, por ende no patentable en virtud del artículo 15 literal f) de la Decisión 486 de la Comunidad Andina.

En este sentido plantea que se deben aplicar el ADPIC y el PCT en los aspectos sustantivos, sin discriminación, y que las excepciones a la patentabilidad deben mirarse con criterio razonable y no se debe excluir la patentabilidad de invenciones de forma arbitraria.

La Sala en este aspecto prohíja lo señalado en la interpretación prejudicial al referirse a la “Primacía del derecho comunitario andino frente a normas de derecho internacional”, en los siguientes términos:

“En el presente proceso, el demandante afirma que la interpretación del artículo 15 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina debe hacerse de conformidad con el Patent Cooperation Treaty (PCT); asimismo, que la interpretación debe ser concordante con el ADPIC. En tal virtud, se hará referencia a la primacía del derecho comunitario andino frente a normas de derecho internacional.

(...).

El principio fundamental del derecho comunitario andino, es el principio de la ‘supremacía del derecho comunitario’, el mismo que encuentra su apoyo en otros, como los de: ‘eficacia directa del ordenamiento jurídico comunitario’, ‘aplicación inmediata del ordenamiento jurídico andino’, y ‘autonomía del ordenamiento jurídico andino’.

(...).

En virtud de los principios de autonomía y primacía, las normas del ordenamiento comunitario —tanto las primarias como las derivadas— deben surtir la plenitud de sus efectos, de manera uniforme, en todos los Países Miembros. Por tanto, las normas de los ordenamientos nacionales, sean de origen interno o internacional, no pueden menoscabar o contrariar los imperativos comunitarios. De allí que la comunidad, si bien no se encuentra vinculada por los tratados que celebren individualmente los Países Miembros, puede tomarlo como una referencia, ya que los cuatro Países Miembros son parte del mismo.

En consecuencia, la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina prevalece sobre el Patent Cooperation Treaty (PCT) y sobre el ADPIC”.

En estos términos, ante la preeminencia de la norma comunitaria no aplica la regla contenida en el numeral 39.1 del PCT, y la interpretación dada a la exclusión por la Superintendencia de Industria y Comercio debe sujetarse a las disposiciones previstas en la norma comunitaria, particularmente, a lo establecido en los artículos 14 y siguientes de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina.

6.5.2. Violación del artículo 14 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina.

Señala el actor que el artículo 14 de la norma comunitaria establece los requisitos esenciales para que la patente de invención, sea de producto o procedimiento, resulte concedida, los cuales fueron cumplidos en cuanto se trata de un método de generación de imagen, que hace que desde una dirección oblicua al panel horizontal la imagen sea vista como si estuviera en posición vertical.

El artículo 14 de la Decisión 486, establece los requisitos que debe cumplir toda invención para que sea patentable, siempre y cuando no se encuentre impedida por otras disposiciones de la norma comunitaria, la cual dispone:

“ART. 14.— Los Países Miembros otorgarán patentes para las invenciones, sean de producto o de procedimiento, en todos los campos de la tecnología, siempre que sean nuevas, tengan nivel inventivo y sean susceptibles de aplicación industrial”.

Por su parte los artículos 15 y 16, señalan:

“ART. 15.—No se considerarán invenciones: (...).

e) los programas de ordenadores o el soporte lógico, como tales; y,

f)las formas de presentar información.

“ART. 16.—Una invención se considerará nueva cuando no está comprendida en el estado de la técnica.

El estado de la técnica comprenderá todo lo que haya sido accesible al público por una descripción escrita u oral, utilización, comercialización o cualquier otro medio antes de la fecha de presentación de la solicitud de patente o, en su caso, de la prioridad reconocida (...)”.

Dentro de este contexto, acorde con lo señalado por el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, relacionado con la prohibición de patentar programas de ordenador y la prohibición de patentar las formas de presentar la información, señaló:

“Prohibición de patentar programas de ordenador.

En el presente proceso el demandante manifiesta que ‘La presente invención no es un programa de ordenador tampoco se limita a hacer que un sistema en sí conocido opere de otra manera, sino que la presente invención se refiere a una combinación nueva e inventiva de elementos físicos’, en tal virtud, el tribunal considera oportuno referirse al tema.

Para el efecto, el tribunal hará referencia a la interpretación prejudicial recaída en el proceso 85-IP-2009, patente de invención: ‘método y dispositivo de diagnosis de fallo de funcionamiento de un sensor’, de 2 de diciembre de 2009.

‘El artículo 15 de la Decisión 486, en su literal e), manifiesta expresamente que los programas de ordenadores o el soporte lógico como tales no son consideradas invenciones, por lo tanto, y, tomando en cuenta que la norma comunitaria andina solo concede patentes a las invenciones (ya sean de producto o de procedimiento) los programas de ordenadores o el soporte lógico como tales no son patentables.

Es necesario aclarar, que de conformidad con el ordenamiento jurídico andino, los programas de ordenador son objeto de protección dentro del ámbito de los derechos de autor, contenidos en la Decisión 351 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena. A la que se hará referencia de manera ilustrativa.

La disposición del artículo 4º de la Decisión 351 incluye, entre las obras objeto de protección, como si se tratase de obras literarias (art. 23), a los programas de ordenador (lit. l), entendidos tales programas (software) como la expresión de un conjunto de instrucciones mediante palabras, códigos, planes o en cualquier otra forma que, al ser incorporadas en un dispositivo de lectura automatizada, es capaz de hacer que un ordenador —un aparato electrónico o similar capaz de elaborar informaciones— ejecute determinada tarea y obtenga determinado resultado. El programa comprende la documentación técnica y los manuales de uso (art. 3º).

Los programas de ordenador, en tanto que obras expresadas por escrito, gozan de la protección por el derecho de autor desde su creación, aunque esta se haya producido antes de la fecha de entrada en vigencia de la Decisión (art. 58).

En el caso de los programas de ordenador, cuya protección, caso de constituir creaciones originales, se extiende tanto a los programas operativos como a los aplicativos, tengan la forma de código fuente o de código objeto, su modificación para la utilización correcta (art. 23), y su reproducción, incluso para uso personal, exigen la autorización del titular del derecho, salvo que se trate de la copia de seguridad (art. 25). Sin embargo, la introducción del programa en la memoria del ordenador, a los efectos del exclusivo uso personal, no será un caso de reproducción ilegal; en cambio, sí lo será el aprovechamiento no consentido del programa por varias personas, mediante la instalación de redes, estaciones de trabajo u otro procedimiento análogo (art. 26).

Por lo demás, no hay lugar a confundir ambos objetos de protección: como ha señalado el tribunal, un mismo programa de ordenador puede ser utilizado para la elaboración de varias bases de datos, y la elaboración de una base de datos puede ser el resultado del uso de varios programas de ordenador.

La norma comunitaria prevé la posibilidad de que las legislaciones internas de los Países Miembros establezcan limitaciones y excepciones a la protección por el derecho de autor, pero somete tales limitaciones y excepciones a la exigencia de que se trate de usos honrados, es decir, de usos que no atenten contra la explotación normal de las obras y que no causen perjuicio injustificado a los intereses legítimos del titular o titulares de los derechos (art. 21).

En el orden comunitario, tales limitaciones y excepciones significan la posibilidad de realizar lícitamente, sin la autorización del autor y sin el pago de remuneración alguna los actos enumerados en el artículo 22 de la Decisión 351’.

En consecuencia, el juez consultante, sobre la base de las consideraciones emitidas, deberá determinar si la solicitud de la patente de invención, es en efecto un programa de ordenador o si por el contrario consiste en una invención.

Prohibición de patentar las formas de presentar información.

En el presente proceso la Superintendencia de Industria y Comercio manifiesta que ‘En el presente caso se ha demostrado que el método reclamado no es un método de fabricación, sino un método para la presentación de información (despliegue visual), el cual no corresponde a un proceso industrial. De esa forma las características reclamadas no tienen carácter técnico’, en tal virtud, el tribunal considera oportuno referirse al tema.

El artículo 15 de la Decisión 486, en su literal f), manifiesta expresamente que las formas de presentar información no son consideradas invenciones, por lo tanto, y, tomando en cuenta que la norma comunitaria andina solo concede patentes a las invenciones (ya sean de producto o de procedimiento), las formas de presentar información como tales no son patentables.

De conformidad con el ordenamiento jurídico andino, la excepción no se refiere a la información en sí misma, sino a la forma en que esta es presentada; es decir, al modo de proceder para hacer manifiesta la información.

Sobre el tema, Cabanellas de las Cuevas ha manifestado que la exclusión considerada se basa en que estamos ante técnicas para obrar sobre la percepción del receptor de la información y no sobre la materia.

‘(...) el sentido de la exclusión (...) es que será la forma que se dé a la información, y no los mecanismos empleados para su transmisión, lo que esté excluido de patentamiento. Caen así en la prohibición las formas de las señales de tráfico, los símbolos informativos, la disposición que se dé a los formularios o tablas. En cambio no estaría prohibido el patentamiento de un nuevo medio mecánico para la construcción de tableros de información en aeropuertos, o un procedimiento novedoso para realzar la luminosidad de señales o carteles’(1).

En consecuencia, el juez consultante, sobre la base de las consideraciones emitidas, deberá determinar si la solicitud de la patente de invención, constituye una forma de presentar la información o si por el contrario consiste en una invención”.

Dentro de este contexto, la Sala advierte que la solicitud de patente de invención no constituye una invención ya que se trata de una de las excepciones previstas en el artículo 15, específicamente en el literal f), puesto que se limita a una forma de presentar información, por ende, no procede realizar el análisis de los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial.

La Resolución 44908 de 31 de agosto de 2009, expresó al respecto:

“1. Objeto de la invención.

El objeto de la presente solicitud de patente de invención consiste en suministrar un método para presentar de cierta manera información visual (imagen o superficie informativa horizontal), a un segmento de un auditorio.

El problema técnico planteado es satisfacer la necesidad de dirigirse exclusivamente a un sector de la audiencia en un recinto, mediante una superficie informativa horizontal dispuesta sobre una superficie horizontal.

Para resolver dicho problema, la solicitud proporciona un método que procesa una imagen original para obtener una imagen deformada dispuesta sobre una superficie horizontal, de manera que solo se puede interpretar cabalmente por una porción de la audiencia.

2. No es una invención.

Según lo dispuesto en el artículo 15 de la Decisión 486, ‘no se considerarán invenciones: f) las formas de presentar información’.

En este caso, la excepción no se refiere a la información en sí misma, sino a la forma en que esta es presentada, o en otras palabras, al modo de proceder para hacer manifiesta la información.

De esta manera, el objeto de la solicitud se refiere precisamente, al modo de proceder para presentar una información en posición horizontal (a manera de una imagen, denominada originalmente superficie informativa horizontal por el solicitante y en la versión modificada en estudio, elemento en forma de superficie horizontal) para que aparente estar dispuesta verticalmente desde un determinado punto de vista, por ejemplo, para que sea inteligible para un sector de una audiencia y, al mismo tiempo, sea ininteligible para los integrantes del resto de la audiencia (fl. 114 ).

En la etapa a) de la reivindicación 1 (fl. 122), se indica que debe determinarse explícitamente el punto al que se va a dirigir la información. Por su parte, las reivindicaciones 7 a 10 (fls. 124 y 125), establecen específicamente ciertos puntos a los que se va a dirigir la información: un auditorio, una instalación en la que se celebran actos públicos [un evento deportivo], un dispositivo captador de imágenes. El método entonces está enfocado a procesar información para presentarla (dirigirla, en palabras del solicitante) ante un auditorio.

Así las cosas, pese a que el solicitante reclama un método para la fabricación de un elemento en forma de superficie horizontal (reivindicación 1, fl. 122), al seguir cada uno de los pasos especificados para ello, lo que se obtiene es una información a manera de imagen deformada (sobre una superficie horizontal, cierto), pero no, una superficie horizontal (la superficie horizontal es la misma que se encuentra antes de empezar a desarrollar el método, ella no sufre ninguna alteración física, y es llamada por el solicitante: espacio en el que se va a colocar la superficie informativa horizontal [etapa a), reivindicación 1], es decir, se trata de un espacio bidimensional) que, en ningún momento o etapa del método se va a ver alterado físicamente, tangiblemente.

De otro lado, tratándose de los elementos modificados por el solicitante, caben las siguientes precisiones:

— El término imagen, se puede interpretar corno algo concreto (una estructura) o corno algo virtual (la proyección de una escultura), En la solicitud, se refiere a algo virtual (fl. 116: preferentemente. la etapa j) se realiza o calcula mediante un programa gráfico de tratamiento de imágenes; esto, en otras palabras, es: se realiza o calcula mediante software).

— Por otro lado, dentro del lenguaje corriente se conocen diferentes formas de presentar información: una tangible (en soporte físico) corno la información contenida en· un CD, DVD o texto escrito, y una intangible (virtual) como la contenida en una página web, una memoria RAM o la que se transmite oralmente.

Ahora bien, ninguna de las etapas del método reclamado sirve para modificar tangiblemente un producto físico. No hay ninguna alteración en los materiales que intervienen en el método, la superficie física sobre la que se realiza el método no se ve alterada después de que ha dejado de practicarse el método, En todas y cada una de las etapas especificadas en la reivindicación 1 se maneja o procesa información con el fin de presentarla a una audiencia de una manera específica, que corresponde a la original (sin alteraciones), pero que ha sido deformada para producir un efecto visual determinado.

Este razonamiento lleva a concluir, que el método reclamado no se refiere a un procedimiento susceptible de ser patentado, es decir, una serie de etapas encaminadas a modificar (las características físicas de) ciertos materiales con el fin de obtener (unas características físicas en) un producto tangible diferente de cualquiera de los que intervienen en su obtención.

Como se deduce de todo lo anterior, lo que se procesa mediante el método reivindicado, es información, siendo el fin de la solicitud, presentar dicha información ante un auditorio. Es decir, lo solicitado es una forma de presentar información.

La excepción que afecta la solicitud resulta evidente, si se tiene en cuenta además la última etapa del método reclamado: colocación, en el campo, de determinada por el paso (g) (reivindicación 1, fl. 123).

Como ya se mencionó anteriormente, la última etapa del método para la fabricación de un elemento en forma de superficie horizontal no produce explícitamente un elemento en forma de superficie horizontal sino que debe producir una imagen deformada colocada en un área determinada (es decir, la reivindicación no está bien definida), o en otras palabras, presentar información de cierta manera ante un auditorio.

Pero se hace más evidente, en las reivindicaciones 7 a 10 (fls. 124 y 125), porque en cada una de ellas se especifica a dónde se desea enviar la información. En otras palabras, se definen los destinos de la información, y la forma de presentarla, porque dentro de la descripción se establece que la forma en que se presenta dicha información a tales destinatarios es vertical o que aparenta ser vertical a pesar de estar sobre una superficie horizontal (pág. 1, fl. 114)”.

En el presente caso, la Sala observa que de acuerdo con la solicitud elevada por el actor, la invención consiste en un método para presentar información y no para la fabricación de una superficie informativa, ya que como lo anotó la oficina de reconocimiento de patentes, “gran parte del método reclamado puede ser ejecutado por un ordenador (etapas b a j), para ello únicamente habría que introducirle una imagen (en forma digitalizada) y los datos (coordenadas) para que el ordenador se encargara de producir una imagen deformada (también digitalizada), que sería la que se debería exhibir sobre la superficie horizontal objetivo, lo cual refuerza aún más el hecho que la presente solicitud no se trate de un invento”.

Además, en la resolución que resolvió el recurso de reposición la autoridad competente precisó:

“Aunque el presente método se refiere a la generación de una imagen, esto no es equiparable a un método de fabricación de una superficie, puesto que se trata de dos conceptos completamente diferentes.

Cabe precisar por otra parte que lo que se ejecuta por un ordenador sí es excluido de patentabilidad, dado que se refiere a soporte lógico como tal. Así las cosas, si bien es cierto que gran parte de las actividades de hoy en día son susceptibles de ser ejecutadas por computador, también es cierto que tales actividades son en su mayoría la ejecución de programas (lo cual no es una invención), o el uso de programas (cabe recordar que la legislación no otorga privilegio de patentes a los usos). Por lo anterior, no es razonable argumentar que la materia reclamada tiene carácter técnico por el hecho de ser un código ejecutado por computador”.

Así, incluso como lo admite el propio accionante al precisar que su solicitud comprende una pluralidad de fases o etapas definidas, las cuales se pueden llevar a cabo con la ayuda de ciertos programas, es lo que en realidad constituye el objeto de la solicitud, lo que significa que no se desvirtuó por el actor que se trate de una forma de transmitir información.

Además la citada resolución precisó:

“En efecto, el literal e) del artículo 15 establece que no se consideran invenciones: ‘e) los programas de ordenador o el soporte lógico como tales’.

La Decisión Andina 351, por su parte, define al programa de ordenador como: ‘la expresión de un conjunto de instrucciones mediante palabras, códigos, planes o en cualquier otra forma que, al ser incorporadas en un dispositivo de lectura automatizado, es capaz de hacer que un ordenador ejecute determinada tarea u obtenga determinado resultado’.

Aunque la materia reclamada por el solicitante está claramente dirigida a proteger un método de presentación de información, también se puede extractar de dicha materia que las etapas a las que se refiere el capítulo reivindicatorio consisten en instrucciones que al ser ejecutadas por un computador hacen que este ejecute determinadas tareas u obtenga determinado resultado, tal como la generación de una imagen. De acuerdo a lo anterior, la materia reclamada se refiere realmente a un algoritmo de programación, lo cual es soporte lógico como tal.

Finalmente, cabe aclarar al respecto que la no patentabilidad del software no impide la patentabilidad en todos los sectores tecnológicos, simplemente las solicitudes deben definir la invención por medio de características técnicas. Ahora bien, si la única materia que define el objeto a patentar es el software o la implementación de software, tal solicitud no puede considerarse una invención y por tanto no constituye materia patentable”.

En estos términos, el hecho que lo reivindicado pueda ejecutarse en un ordenador, hace que la solicitud no sea patentable, más aún cuando la tecnología permite que cualquier actividad sea susceptible de ser ejecutada por un ordenador, lo que no se considera invención por la norma comunitaria.

No asiste razón al actor cuando afirma que su solicitud debió estudiarse como un todo y sin fraccionamientos. Contrario a esta afirmación la Superintendencia al resolver el recurso de reposición, precisó:

“Por otra parte, cabe aclarar que el despacho en ningún momento ni en ninguna actuación ha reconocido que la reivindicación 1 se refiera a una invención y por tanto constituya materia susceptible de proteger mediante patente. Al contrario, todas las comunicaciones enviadas por esta oficina han considerado la materia reclamada tanto en la reivindicación 1 como en las dependientes, como materia no patentable. Así por ejemplo, la Resolución 44908 expresa en el aparte 2 lo siguiente: ‘Así las cosas, pese a que el solicitante reclama un método para la fabricación de un elemento en forma de superficie horizontal (reivindicación 1, fl. 122), al seguir cada uno de los pasos especificados para ello, lo que se obtiene es una información a manera de imagen deformada (sobre una superficie horizontal, cierto), pero no una superficie horizontal (...)’ (fl. 173).

Cuando el despacho se refiere a seguir cada uno de los pasos especificados para ello, obviamente se está refiriendo a los pasos especificados en todo el capítulo reivindicatorio y no únicamente a las reivindicaciones 7 a 10, tal como afirma el recurrente.

Igualmente cabe resaltar que la redacción de las mencionadas reivindicaciones 7 a 10 no dejan lugar a interpretaciones, dado que lo expuesto en estas se refiere claramente a los puntos a donde se dirige la información, lo cual de ninguna forma es una característica de una superficie ni de un método para fabricar una superficie”.

En estos términos la Sala considera que la Superintendencia previo análisis del capítulo de las reivindicaciones concluyó que había lugar a negar la solicitud de patente de invención por tratarse de un objeto no patentable acorde con lo establecido en los literales e) y f) del artículo 15 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, teniendo en cuenta que la solicitud se funda en un programa de ordenador y se trata de una forma de presentar información según se pudo establecer del análisis conjunto de las reivindicaciones.

La Sala considera que como la materia solicitada, no es patentable, no hay lugar a analizar los requisitos exigidos en los artículos 14 y 16 de la Decisión 486 trascritos, esto es, que además de tener nivel inventivo, novedad y utilidad esté comprendida dentro del estado de la técnica, puesto que como se tiene establecido, la solicitud presentada no resuelve un problema de superficies informativas, sino de transmisión de información que como tal no es susceptible de ser patentada.

Tampoco los actos acusados contrarían el artículo 18 de la Decisión 486, el cual señala lo que se debe considerar como “nivel inventivo” para una persona del oficio normalmente versada en la materia, en el entendido de que la invención constituye un paso más allá de la técnica existente, con arreglo al principio de la ―no obviedad ―, esto es, que ella no se derive de manera evidente de la técnica en un momento dado, por la misma razón anteriormente expresada, en cuanto que de conformidad con el artículo 15 de la Decisión 486, en sus literales e) y f), los programas de ordenadores o el soporte lógico como tales y las formas de presentar la información no son consideradas invenciones, al haberse establecido que la solicitud no constituye un método para la fabricación de un panel o elemento en forma de superficie horizontal, sino una forma de transmitir información, mediante la utilización de un código (deformación de la imagen).

En relación con la alegada violación de los artículos 30 y 48 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, la Sala estima que acorde con lo señalado por la Superintendencia de Industria y Comercio en las resoluciones acusadas, las reivindicaciones presentadas no definen una invención sino que se refieren a la forma de presentar información, pues el procedimiento previsto conduce a la presentación de una imagen. El estudio se realizó de manera integral y no fraccionado como lo señala la actora.

Finalmente, en relación con la presunta infracción del artículo 27 sección 5 de la Ley 170 de 1994, según el cual, Colombia ratificó el ADPIC y está obligada por el artículo 27 a proteger sin discriminación, las invenciones en cualquier sector tecnológico, es cierto, como lo señaló la autoridad administrativa que al ser el país parte de ADPIC, debe respetar todas sus normas, lo cual obliga a proteger, sin discriminación, las invenciones en cualquier sector tecnológico; sin embargo, esta protección se predica de las “invenciones” que en el presente caso no revisten tal carácter por tratarse de una forma de transmitir información, debiéndose reiterar que el reconocimiento de patente en Colombia se funda en las normas contenidas en la Decisión 486 de la Comunidad Andina como lo advirtió el Tribunal Andino de Justicia en la interpretación prejudicial.

Todo lo anterior lleva a la Sala a declarar que las pretensiones de la actora no tienen vocación de prosperidad y así quedará consignado en la parte resolutiva de esta providencia.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. NEGAR las pretensiones de la demanda formuladas por José Sirvent Bayarri, contra las resoluciones 44908 de 31 de agosto de 2009 y 50284 de 22 de septiembre de 2010, proferidas por la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante las cuales, se negó el privilegio de patente de invención a la creación denominada: “método para la fabricación de una superficie informativa horizontal”, por las razones expuestas en esta decisión.

2. RECONOCER personería para actuar a la abogada Doris Elena Polo Córdoba, en virtud del poder otorgado por la Superintendencia de Industria y Comercio, para los fines y con el alcance del mismo y sus anexos obrantes a folios 238 a 241 del cuaderno principal.

3. ENVIAR copia de esta providencia al Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina de conformidad con lo dispuesto en el artículo 128 de la Decisión 500 de la CAN.

Notifíquese, publíquese, comuníquese y cúmplase».

(1) Cabanellas de las Cuevas, Guillermo. Derecho de patentes de invención. T. I. Editorial Heliasta S.R.L., Buenos Aires: 2004. Pág. 819.