Sentencia 2011 00010 de agosto 28 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejera Ponente:

Dra. Martha Teresa Briceño de Valencia

Rad.: 25000 23 27 000 2011 00010 01 [19200]

Actor: Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá S.A. ESP. (NIT 899.999.115-8)

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN

Compensación saldos a favor

Fallo

Bogotá D.C., veintiocho de agosto de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

La Sala decide sobre la legalidad de los actos mediante los cuales la DIAN resolvió la solicitud de compensación que la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá S.A. ESP presentó respecto del saldo a favor que liquidó en la declaración de renta del año gravable 2008.

La Sala encuentra probados los siguientes hechos:

• El 11 de mayo de 2007, la ETB presentó la declaración de renta del año 2006 y liquidó un saldo a favor de $73.104.902.000(11).

• El 29 de abril de 2008, presentó la declaración de renta del año 2007, en la que imputó el saldo a favor de la declaración de renta del año 2006 por $73.104.902.000 y liquidó un nuevo saldo a favor por $105.209.380.000(12).

• El 26 de enero de 2009, la sociedad corrigió por primera vez la declaración de renta del año 2007 para disminuir el saldo a favor a $104.708.199.000, pero mantuvo la imputación del saldo a favor de la declaración de renta del 2006 por $73.104.902.000(13).

• Mediante Resolución 608-0157 de 2 de febrero de 2009, la DIAN resolvió la solicitud de compensación y devolución del saldo a favor liquidado en la declaración de renta del año 2007, presentada por la actora(14).

• El 8 de abril de 2009, la ETB corrigió la declaración de renta de 2006 para disminuir el saldo a favor a $66.678.744.000, no obstante que, para esa fecha, ya había obtenido la compensación y devolución del saldo a favor de la declaración de renta de 2007 ($104.708.199.000), que incluía el saldo a favor de la declaración de renta inicial del año 2006(15).

La Sala destaca que la corrección a la declaración de renta de 2006 condujo a que la sociedad adeudara a la DIAN $6.426.158.000, que es la diferencia entre el saldo a favor de la declaración del año 2006 ($73.104.902.000) y el saldo a favor de la corrección a dicha declaración ($66.618.744.000). La deuda se generó el 31 de diciembre de 2007, fecha en que se consolidó el saldo a favor de la declaración de renta de 2007, que incluía la imputación del saldo a favor liquidado en la declaración de renta inicial del año 2006.

• El 14 de abril de 2009, la sociedad corrigió por segunda vez la declaración de renta de 2007 para disminuir el saldo a favor a $96.005.089.000, pero mantuvo la imputación del saldo a favor de la declaración de renta inicial del año 2006 ($73.104.902.000).

• El 20 de abril de 2009, la actora presentó la declaración de renta de 2008 que arrojó saldo a favor por $14.395.977.000.

• El 2 de julio de 2009, la ETB solicitó a la DIAN que compensara el saldo a favor de la declaración de renta del 2008 con el menor saldo a favor de la declaración de renta de 2006, que surgió con ocasión de la corrección a la declaración inicial ($6.426.158.000) y con el valor pendiente de pago de la declaración de renta de 2007 ($7.969.819.000)(16).

En los actos acusados, la demandada compensó el saldo a favor de la declaración de renta de 2008 ($14.395.977.000) con las siguientes obligaciones pendientes de pago(17):

ImpuestoAñoVr. ImpuestoVr. Sanciones (mora)
Renta2006$6.426.158.000$1.328.065.000
Renta2007$6.641.754.000 

 

Así, la DIAN compensó el saldo a favor de la declaración de renta de 2008 con el menor saldo a favor que se generó por la corrección de la declaración de renta del año 2006 ($6.426.158.000) y los intereses de mora liquidados sobre ese menor valor desde el 31 de diciembre de 2007, que, se insiste, es la fecha en que se consolidó el saldo a favor de la declaración de renta de 2007, y hasta el 31 de diciembre de 2008, fecha en la cual se consolidó el saldo a favor de la declaración de renta de 2008, con el cual se compensó el menor saldo a favor derivado de la corrección a la declaración de renta del año 2006(18).

Para la demandante, no procede la liquidación de intereses de mora sobre el menor saldo a favor de la declaración de renta de 2006, porque no obtuvo provecho de ese saldo ni causó perjuicio a la administración. Además, porque solo podría afirmarse que utilizó el menor saldo a favor desde la fecha en que la DIAN devolvió el saldo a favor de la declaración de renta de 2007 (feb. 2/2009).

La Sala considera que no le asiste razón a la actora, por las siguientes razones:

De acuerdo con el artículo 634 estatuto tributario, los contribuyentes que no paguen oportunamente los impuestos, anticipos y retenciones a su cargo, deberán liquidar y pagar intereses moratorios, por cada día calendario de retardo en el pago.

Según el artículo 803 ibídem, la fecha de pago del impuesto es aquélla en que los valores imputables ingresan a las arcas de la DIAN, incluso como saldos a favor. En el impuesto sobre la renta, los saldos a favor se consolidan a 31 de diciembre del período gravable respectivo, como lo ha establecido la Sección(19).

Conforme con el artículo 815 del estatuto tributario que regula la compensación con saldos a favor, los contribuyentes que liquiden saldos a favor pueden (i) imputarlos en la declaración del mismo impuesto del período siguiente, o (ii) solicitar su compensación con deudas por concepto de impuestos, anticipos, retenciones, intereses y sanciones que figuren a su cargo.

Por su parte, el inciso primero del artículo 13 del Decreto 1000 de 1997 establece:

“ART. 13.—Imputación de los saldos a favor. Los saldos a favor originados en las declaraciones de renta y ventas, se podrán imputar en la declaración tributaria del período siguiente por su valor total, aun cuando con tal imputación se genere un nuevo saldo a favor.

(...)”.

Sobre la imputación de saldos a favor a que se refiere la norma en mención, la Sala ha dicho lo siguiente:

“(...) cuando se imputa un saldo a favor al periodo subsiguiente, fue dispuesto por el contribuyente y en consecuencia si en el periodo posterior se decide compensar con otras deudas la fecha de pago será la del último día del periodo cuya compensación se solicita.

(...).

Al final de cada periodo gravable y a través de las declaraciones tributarias, los contribuyentes determinan su saldo a cargo, que constituye una obligación diferente de la del siguiente periodo o la de otro gravamen. Así mismo, cuando los contribuyentes determinan en su declaración un saldo a favor, este crédito es independiente de los demás.

En caso de saldos a favor, la obligación del fisco con el contribuyente se extingue para cada periodo a través de los mecanismos establecidos en la ley y cumpliendo los requisitos previstos para cada uno de ellos.

Estos mecanismos son: la imputación del saldo a favor al periodo subsiguiente del mismo impuesto; la compensación del saldo con deudas a cargo del contribuyente por otros impuestos o periodos, o solicitar la devolución cuando no existan deudas a su cargo.

Si se opta por imputar el saldo a favor al periodo subsiguiente del mismo impuesto, se extingue la obligación a cargo del fisco, aun cuando con tal imputación se genere un nuevo saldo a favor, como lo señala el artículo 13 del Decreto 1000 de 1997, norma que permite expresamente la imputación del saldo al siguiente periodo, pero “por su valor total”.

La imputación del saldo a favor excluye las demás posibilidades, pues no es procedente aplicarlo en la declaración del periodo siguiente y a la vez, pretender compensarlo con deudas a cargo del contribuyente; y mucho menos solicitar devolución.

Es un mandato legal que no permite interpretaciones diferentes y se explica en que la imputación del saldo a favor se realiza al momento de presentar la declaración del periodo subsiguiente, es decir, cuando el contribuyente ya conoce el monto del impuesto a pagar o el saldo a favor del periodo al que se arrastra.

La imputación de los saldos también es una forma de extinguir las obligaciones a favor de los contribuyentes y a cargo del fisco, cuando se cumplen sus requisitos legales, por lo cual no es posible volver a solicitar a través de la figura de la compensación, cancelar otras obligaciones con un saldo a favor que ya no existe.

El crédito se liquida por efectos de su imputación posterior y no es posible revivirlo si se solicita compensar el nuevo saldo a favor que se generó por efectos del arrastre, porque como ya se indicó los periodos son independientes.

Con el saldo a favor que se imputa, únicamente se cancela la obligación del periodo siguiente del mismo impuesto y en consecuencia no puede pretenderse que además se paguen otras deudas del contribuyente”(20).

Así, en la imputación, el contribuyente utiliza el saldo a favor, por lo que dicho saldo se extingue y no es posible solicitar después la compensación o devolución de las sumas imputadas.

Por otra parte, la compensación se concibe como el cruce de los saldos a favor con las obligaciones a cargo del contribuyente, pero dado que el pago se entiende efectuado en la fecha en que se genera el saldo a favor, si la obligación que se pretende compensar se hace exigible antes de ese momento, el contribuyente está obligado a pagar intereses moratorios a la administración.

Al respecto, la Sala ha precisado lo siguiente(21):

“El artículo 803 del estatuto tributario establece como fecha de pago del impuesto aquella en que los valores imputables hayan ingresado a las oficinas de impuestos nacionales o a los bancos autorizados, aún en los casos en que se hayan recibido inicialmente como simples depósitos, buenas cuentas, retenciones en la fuente, o que resulten como saldos a su favor por cualquier concepto. La Sala, en sentencia del 27 de febrero de 2003, exp. 12862 señaló que cuando se solicita la compensación de saldos a favor que resulten de la imputación de saldos anteriores, no se causan intereses de mora si las obligaciones se hicieron exigibles con posterioridad a la fecha en que se originó el saldo a favor objeto de la imputación. Lo anterior porque “se considera que el saldo crédito del contribuyente tiene como parámetro para efectos de la causación de intereses, el criterio de pago dispuesto en el artículo 803 del estatuto tributario, según el cual se tiene por realizado el pago del impuesto desde la fecha en que los valores imputables ingresen a las oficinas de impuestos nacionales o a las entidades autorizadas para el recaudo, aun a título distinto del pago, como los depósitos, buenas cuentas o retenciones en la fuente, o que resulten como saldos a favor por cualquier concepto”.

Por lo tanto, el pago de los valores a cargo de la actora determinados en las mencionadas declaraciones, ingresó a las oficinas de impuestos nacionales con anterioridad a la fecha de presentación de las mismas, por lo que, como lo afirma el demandante, no era acertada la compensación efectuada por la DIAN a intereses sobre las sumas adeudadas en cada una de las declaraciones”.

En el caso concreto, la ETB utilizó el saldo a favor que liquidó en la declaración de renta del año 2006 al imputarlo en la declaración de renta de 2007. Al corregir la declaración de renta de 2006 para disminuir el saldo a favor, la actora simplemente reconoció que no tenía derecho al total del saldo a favor de la declaración de renta inicial del 2006, que imputó a la declaración de renta del 2007.

En consecuencia, la fecha en que la DIAN ordenó la devolución y compensación del saldo a favor de la declaración de renta de 2007 (feb. 2/2009) no determina el momento desde el cual la sociedad tenía la obligación de reintegrar el menor saldo a favor generado por la corrección a la declaración de renta de 2006 ($6.426.158.000).

Ello, por cuanto la obligación de reintegrar el menor saldo a favor surgió desde que la ETB imputó o utilizó indebidamente ese menor saldo que no le pertenecía para conformar el nuevo saldo a favor de la declaración de renta de 2007, esto es, el 31 de diciembre de 2007.

Así, tal y como determinó la DIAN, la obligación de pagar el menor saldo a favor de la declaración de renta de 2006 surgió el 31 de diciembre de 2007 y el saldo a favor de la declaración de renta de 2008 se entiende generado el 31 de diciembre de 2008. Entonces, la obligación es anterior a la fecha del pago de la declaración de renta de 2008, de manera que la sociedad debe pagar intereses moratorios sobre el menor saldo a favor por ese lapso.

Toda vez que fue correcta la compensación que efectuó la DIAN del saldo a favor de la declaración de renta de 2008 con los intereses de mora liquidados sobre el menor saldo a favor de la declaración de renta de 2006 y que, por ende, la DIAN no está obligada a devolver suma alguna a la actora, no existe sustento para que la DIAN deba devolver a la actora la suma que por intereses compensó.

Las razones anteriores son suficientes para confirmar la sentencia apelada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia apelada.

RECONÓCESE a Yumer Yoel Aguilar Vargas como apoderado de la demandada, en los términos del poder conferido (fl. 204 cdno. ppal.).

Cópiese, notifíquese, comuníquese, devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(11) Folio 118 c.a.

(12) Folio 120 c.a.

(13) Folio 121 c.a.

(14) En dicha resolución, la DIAN reconoció como saldo a favor la suma de 104.708.199.000, que fue el saldo a favor liquidado en la primera corrección a la declaración de renta del año 2007. De ese saldo a favor (i) compensó $63.633.951.000 con IVA y retenciones de varios períodos gravables de 2008 y con el impuesto de renta de 2004; (ii) ordenó la devolución de $41.074.248.000 en TIDIS y (iii) rechazó la devolución de $501.181.000, que es la diferencia entre el saldo a favor liquidado en la declaración de renta inicial del año 2007 ($105.209.380.000) y el saldo a favor liquidado en la declaración de corrección ($104.708.199.000), toda vez que la demandante solicitó la devolución y compensación del saldo a favor liquidado en la declaración inicial (fls. 46 a 48 cdno. ppal.).

(15) Folio 119 c.a.

(16) Folio 91 c.a.

(17) Folio 213 c.a.

(18) Resolución 1040 de 9 de septiembre de 2010: “Se explicó que el contribuyente utilizó el saldo a favor del año 2006 vía imputación o arrastre a la declaración de renta del año gravable 2007 cuyo total saldo a favor se consolidó a 31 de diciembre de 2007 y se utilizó en esa fecha para pagar las obligaciones fiscales a cargo de la compañía incluidas las provenientes de sanciones por corrección. Por consiguiente, los intereses moratorios sobre la suma de $6.426.158.000 se calculan desde el 31 de diciembre de 2007 y hasta el 31 de diciembre de 2008 cuando se consolidó el saldo a favor originado en la declaración de renta del año gravable 2008 el cual fue reconocido o compensado en la resolución impugnada” (fl. 220 c.a.).

(19) En sentencia del 24 de agosto de 2000, exp. 12181, C.P. María Inés Ortiz Barbosa, reiterada en la sentencia del 4 de abril de 2003, exp. 13015, C.P. Juan Ángel Palacio Hincapié, la Sala precisó: “La aplicación del saldo a favor en la forma propuesta por la Administración se encuentra ajustada a derecho, y acorde con los pronunciamientos que al respecto ha hecho la Sala, en las sentencias que cita el recurrente, pues en primer término solo se parte de la existencia de un saldo crédito a favor o por cobrar en la fecha en que éste se consolida, que para el caso del impuesto de renta es el 31 de diciembre del período gravable respectivo, generándose en la misma fecha el “pago” de que trata el artículo 803 del estatuto tributario así como el deber de que, una vez formulada la solicitud de compensación por parte de la contribuyente, el “pago” sea imputado por la administración al período e impuesto que ella indique en el siguiente orden: primero a sanciones, segundo a intereses y por último a impuestos, tal como está previsto en el artículo 804 ib.”.

(20) Sentencia del 29 de junio de 2006, exp. 14941, C.P. Ligia López Díaz.

(21) Sentencia del 19 de abril de 2012, exp. 17849, C.P. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez.