Sentencia 2011-00090 de marzo 8 de 2018

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Radicación: 76001-23-31-000-2011-00090-01

Consejero ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro

Actora: C.I. CITITEX de Colombia S.A.

Demandado: Nación – Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN.

Bogotá D.C., ocho de marzo de dos mil dieciocho.

Asunto: Nulidad y restablecimiento del derecho–Fallo de Segunda Instancia

EXTRACTOS: «II. CONSIDERACIONES

1. Competencia

Corresponde a la Sala de lo Contencioso Administrativo, a través de esta Sección, conocer el recurso de apelación interpuesto por la demandante contra la sentencia dictada el 31 de enero de 2013 por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, en los términos del artículo 129 del C.C.A., en concordancia con lo decidido en el Acuerdo de Descongestión nro. 357 de 5 de diciembre de 2017, suscrito entre las Secciones Primera y Quinta de esta Corporación.

2. Acto demandado

El presente asunto se contrae a establecer la legalidad de las Resoluciones nros. 1-35-238-419-2010-06-36-1148 de 6 de abril de 2010 (folios 6 a 11) y 135-201-236-601-2314 de 23 de julio de 2010 (folios 12 a 20), proferidas por la División de Fiscalización y la División de Gestión Jurídica Aduanera, respectivamente, de la Dirección Seccional de Impuestos y Aduanas de Buenaventura, en adelante DIAN, y como consecuencia de ello, a que se le restablezcan los derechos a la parte actora, de ser ello procedente.

La parte resolutiva del acto que adoptó la decisión principal, son del siguiente tenor literal:

“[…] DIRECCIÓN DE IMPUESTOS Y ADUANAS NACIONALES, DIAN 

DIRECCIÓN SECCIONAL DE IMPUESTOS Y ADUANAS DE BUENAVENTURA 

DIVISIÓN DE GESTIÓN DE FISCALIZACIÓN 

GRUPO INTERNO DE TRABAJO DE INVESTIGACIONES ADUANERAS I 

RESOLUCIÓN No. 1-35-238-419-2010-06-36-1148  

6 DE ABRIL DE 2010 

POR MEDIO DE LA CUAL SE ORDENA EL DECOMISO DE UNA MERCANCÍA 

RESUELVE 

ARTÍCULO PRIMERO: Decomisar a favor de la Nación, Unidad Administrativa Especial, Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, la mercancía aprehendida mediante acta número 13500035POLFA del 8 de febrero de 2010, del importador C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., identificado con Nit. 830.086.344. Mercancía que corresponde a: 

ITEMDESCRIPCIÓN DE LA MERCANCÍAUNIDAD DE MEDIDACANTIDADVALOR UNITARIOVALOR TOTAL
1ROLLOS DE TELAS ORDER No. CA09-S030. 2658 ROLLOS DE 60MTS. C/U 55.13.11.00.00

METROS


159.480


$3.657


$583.218.360
2ROLLOS DE TELAS ORDER No. CA09-ST005. 100 ROLLOS DE 110MTS. C/U 55.13.21.00.00

METROS


11.000


$3.047


$33.517.000
TOTAL $616.735.360

ARTÍCULO SEGUNDO: Notificar el contenido y decisión de la presente providencia al importador C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., identificado con Nit. 830.086.344, por correo certificado a la dirección que aparece en el encabezado del presente acto administrativo, de conformidad con lo establecido en el artículo 567 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el artículo 56 del Decreto 1232 de 2001 y modificado por el artículo 2 del Decreto 143 de 2006 (…) 

 

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE, 

ADOLFO JOSÉ CABRERA OVALLE 

Jefe División de Gestión de Fiscalización […]”. 

No se transcribe la parte resolutiva de la Resolución nro. 135-201-236-601-2314 de 23 de julio de 2010, toda vez que compartió los mismos argumentos esgrimidos por la División de Gestión de Fiscalización, al confirmar en su integridad, la Resolución nro. 1-35-238-419-2010-06-36-1148 de 6 de abril de 2010, en sede de reconsideración.

3. Problema jurídico

Conforme a lo expuesto, corresponde a la Sala establecer si los actos demandados fueron expedidos violando los artículos 2º, 6º, 29 y 83 de la Constitución Política; 27 y 84 del Código Contencioso Administrativo, en adelante C.C.A.; 2º y 231 del Decreto 2685 de 1999; y Resolución nro. 2201 de 2005.

4. Análisis del caso concreto

Corresponde a la Sala revisar, exclusivamente, los argumentos esgrimidos por la apoderada de la sociedad actora, C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A. en su recurso de apelación, esto es, los relativos a la supuesta irregularidad en la configuración de la causal de aprehensión y consecuente decomiso de la mercancía aludida, quedando así al margen de esta instancia, por no haber sido incorporado a la alzada, el asunto relacionado con presuntas inconsistencias en el avalúo de la mercancía, por demás descartado por el a quo en la providencia impugnada. Bajo esta anotación preliminar, se procederá a determinar si es dable o no revocar la sentencia proferida el 31 de enero de 2013, por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, que denegó las pretensiones de la demanda.

Se evidencia que, a través de declaración de importación identificada con el formulario nro. 352010000015290-7 de 29 de enero de 2010 y autoadhesivo nro. 23030015264883 (folio 9, cuaderno nro. 2), la agencia de aduanas COMERCIO EXTERIOR LÍDERES S.A. NIVEL 1, declaró, en representación del importador C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., la siguiente mercancía, de la cual obtuvo su levante automático:

“[…] DIM 1/1 D.O. 031.10/ BOTONES Y BOTONES DE PRESIÓN; FORMAS PARA BOTONES Y DEMÁS PARTES DE BOTONES O DE BOTONES DE PRESIÓN; ESBOZOS DE BOTONES.-BOTONES DE PRESIÓN Y SUS PARTES. BOTONES METÁLICOS. REF. 18. BOTONES ST. CANT. 283 CAJILLAS CON 176875 UND /// REF. 18 MM BOTONES PO CANT. 300 CAJILLAS CON 187500 UND /// REF. 18 MM BOTONES PU CANT. 300 CAJILLAS CON 150000 UND /// REF. 18 MM BOTONES RAM CANT. 300 CAJILLAS CON 150000 UND /// REF. 18 MM BOTONES VVT CANT. 300 CAJILLAS CON 500000 UND /// REF. 18 MM BOTONES WAT CANT. 300 CAJILLAS CON 500000 UND /// MERCANCÍA NUEVA DECLARADA SEGÚN Factura No. 16150 Fecha 2010/1/15 […]” (Negrillas por fuera de texto).

Como soportes de dicha declaración, fueron adjuntados el documento de transporte nro. 859437705 de 25 de enero de 2010 del transportador MAERSK LINE, en la que consta que esta mercancía “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”, fue embarcada desde el Puerto de Balboa (Panamá) con destino al Puerto de Buenaventura, Valle del Cauca (Colombia), en el contenedor nro. MSKU8926966 (folio 12, cuaderno nro.2), así como la respectiva Factura nro. 16150 de 15 de enero de 2010, en la que el proveedor BROTEX IMPORT AND EXPORT S.A., vende a la actora C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., la referida mercancía debidamente detallada.

Con escrito de 1º de febrero de 2010 (folio 78 y 79), el representante legal de C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A. le solicitó a la DIAN que, debido a una supuesta confusión y error del proveedor en el embarque de la mercancía, se tramitara una reexpedición del contenedor y su carga, directamente al proveedor BROTEX IMPORT AND EXPORT S.A., o se le permita al importador, la legalización con el pago de sanción que corresponda.

Posteriormente, en medio del proceso de verificación de esa mercancía, fue expedido Auto Comisorio Aduanero nro. 190 de 2 de febrero de 2010 (folio 5, cuaderno nro. 2), a través del cual, habiéndose ordenado la práctica de una inspección física al mencionado contenedor, se encontraron ROLLOS DE TELA en lugar de la mercancía que había sido legalmente declarada: “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”, los que, evidentemente, no estaban respaldados en la declaración de importación y sus documentos soporte (folio 6, cuaderno nro.2).

Por esta razón y con fundamento en el numeral 1.6 del artículo 502 del Decreto 2685 de 1999, la Sala pudo constatar que la DIAN, mediante Acta de Aprehensión nro. 13500035POLFA de 2 de febrero de 2010, finalizada el 8 de febrero (folios 7 y 8, cuaderno nro.2), procedió a la aprehensión de dicha mercancía consistente en los “ROLLOS DE TELA” encontrados sin soporte alguno, acta en la que se consignó lo siguiente:

“[…] SE APREHENDEN 2.758 ROLLOS DE TELAS DEL CONTENEDOR MSKU892696-6; LOS CUALES NO SE ENCONTRABAN AMPARADOS EN LOS DOCUMENTOS SOPORTES; Y EL DOCUMENTO DE TRANSPORTE NO. 589437705; DECLARACIÓN DE IMPORTACIÓN NO. 352010000015290 DICE QUE SON BOTONES, VELCRO Y CIERRES; LA APREHENSIÓN SE REALIZA DE CONFORMIDAD POR EL NUMERAL 1.6 DEL ARTÍCULO 502 DEL DECRETO 2685 DE 1999 […]”

La mercancía aprehendida, en efecto, se discriminó así:

“[…] 

NoDESCRIPCIÓN DE LA MERCANCÍA (Clase, marca, modelo, serie, referencia)ESTADOPESO KGSUNIDAD DE MEDIDACANTIDADVALOR MERCADO/ COMERCIAL

PRECIO UNITARIO
VALOR MERCADO/ COMERCIAL

PRECIO TOTAL
VALOR RECONOCIMIENTO
Y AVALÚO DEFINITIVO

PRECIO UNITARIO
VALOR RECONOCIMIENTO Y AVALÚO DEFINITIVO

PRECIO TOTAL
1ROLLOS DE TELAS ORDER No. CA09-S030. 2658 ROLLOS DE 60MTS. C/U 55.13.11.00.00

BUENO


23.922


METROS


159.480


$5.851


$933.117.480


$3.657


$583.218.360
2ROLLOS DE TELAS ORDER No. CA09-ST005. 100 ROLLOS DE 110MTS. C/U 55.13.21.00.00

BUENO


1.600


METROS


11.000


$4.875


$53.625.000


$3.047


$33.517.000
   PESO TOTAL
25.522
 
170.480

$986.742.480

$616.735.360

[…]” (Subrayas por fuera de texto).

Dicha causal de aprehensión aludida, contenida en el numeral 1.6 del artículo 502 del Decreto 2685 de 1999, establece lo siguiente:

“[…] Artículo 502. Causales de aprehensión y decomiso de mercancías.  

Dará lugar a la aprehensión y decomiso de mercancías la ocurrencia de cualquiera de los siguientes eventos: 

(…) 

1. En el Régimen de Importación 

(…) 

1.6 <numeral modificado por el artículo 6º del Decreto 1161 de 2002> Cuando la mercancía no se encuentre amparada en una Planilla de Envío, Factura de Nacionalización o Declaración de Importación, o no corresponda con la descripción declarada, o se encuentre una cantidad superior a la señalada en la Declaración de Importación, o se haya incurrido en errores u omisiones en su descripción, salvo que estos últimos se hayan subsanado en la forma prevista en los numerales 4 y 7 del artículo 128 y en los parágrafos primero y segundo del artículo 231 del presente decreto, en cuyo caso no habrá lugar a la aprehensión […]” (Negrillas y subrayas por fuera de texto).

A partir de la anterior actuación, fueron expedidas las Resoluciones nros. 1-35-238-419-2010-06-36-1148 de 6 de abril de 2010 y 135-201-236-601-2314 de 23 de julio de 2010, mediante las cuales, la DIAN procedió al decomiso de la mercancía aprehendida, y a su confirmación en sede de reconsideración, respectivamente.

Para la Sala es preciso recordar que, con la introducción de la mercancía de procedencia extranjera al país, nace la obligación aduanera que comprende la presentación de la declaración de importación, el pago de tributos aduaneros y sanciones a que haya lugar, la obtención y conservación de los documentos que soportan la operación, la atención de las solicitudes de información y, en general, el cumplimiento de las exigencias y requisitos establecidos en las normas correspondientes.

Esta operación de comercio exterior, se acredita con la correspondiente declaración de importación y los documentos soporte, de conformidad con el artículo 121 del Decreto 2685 de 1999, constituyéndose dicha declaración, según lo previsto en el artículo 1º del mismo estatuto, como el acto efectuado en la forma prevista por la legislación aduanera, en el cual, el declarante, consigna los elementos e informaciones exigidos por las normas pertinentes.

“[…] Artículo 121. Documentos soporte de la declaración de importación. 

Para efectos aduaneros, el declarante está obligado a obtener antes de la presentación y aceptación de la Declaración y, a conservar por un período de cinco (5) años contados a partir de dicha fecha, el original de los siguientes documentos que deberá poner a disposición de la autoridad aduanera, cuando esta así lo requiera: 

a) Registro o licencia de importación que ampare la mercancía, cuando a ello hubiere lugar; 

b) Factura comercial, cuando hubiere lugar a ella; 

c) Documento de transporte; 

d) Certificado de origen, cuando se requiera para la aplicación de disposiciones especiales; 

e) Certificado de sanidad y aquellos otros documentos exigidos por normas especiales, cuando hubiere lugar; 

f) Lista de empaque, cuando hubiere lugar a ella; 

g) Mandato, cuando no exista endoso aduanero y la Declaración de Importación se presente a través de una Sociedad de Intermediación Aduanera o apoderado; 

h) Declaración Andina del Valor y los documentos soporte cuando a ello hubiere lugar; 

i) <Literal adicionado por el artículo 1 del Decreto 4431 de 2004. El nuevo texto es el siguiente:> Declaración de exportación o el documento que acredite la operación de exportación ante la autoridad aduanera del país de procedencia de la mercancía, en los eventos en que la Dirección de Impuestos y Aduanas así lo exija; 

j. <Literal adicionado por el artículo 5 del Decreto 2174 de 2007. El nuevo texto es el siguiente:> Las autorizaciones previas establecidas por la Dian para la importación de determinadas mercancías; 

k <Literal adicionado por el artículo 4 del Decreto 2942 de 2007. El nuevo texto es el siguiente:> Documento de constitución del Consorcio o Unión Temporal cuando los documentos de transporte y demás documentos soporte de la operación de comercio exterior se consignen, endosen o expidan, según corresponda, a nombre de un Consorcio o de una Unión Temporal. 

Parágrafo. En el original de cada uno de los documentos soporte que deben conservarse de conformidad con el presente artículo, el declarante deberá consignar el número y fecha de la presentación y aceptación de la Declaración de Importación a la cual corresponden. 

Cuando las mercancías amparadas en un registro o licencia de importación, certificado de origen, documento de transporte, factura comercial, sean objeto de despachos parciales, el declarante deberá dejar constancia de cada una de las declaraciones presentadas al dorso del original o copia del documento correspondiente, indicando el número de aceptación de la Declaración de Importación, la fecha y la cantidad declarada […]” 

Conforme a lo expuesto, la mercancía en cuestión fue aprehendida y luego decomisada, al no encontrarse amparada en la declaración de importación tramitada, así como en ninguno de sus documentos soporte, pues tal como lo afirmó la DIAN en los actos acusados y se pudo verificar por la Sala, la operación de importación gestionada ante la autoridad aduanera, correspondía a una mercancía completamente distinta a la finalmente hallada y controvertida, presupuestos adecuados a los exigidos por el numeral 1.6 del artículo 502 del Decreto 2685 de 1999.

En efecto, el artículo 232 del mismo compendio, consagra los eventos en los cuales se entiende que una mercancía no es presentada ante la DIAN, así:

“[…] Artículo 232 <Artículo modificado por el artículo 25 del Decreto 2101 de 2008> Mercancía no presentada a la dirección de impuestos y aduanas nacionales. Se entenderá que la mercancía no ha sido presentada a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, cuando: 

(…) 

d. Haya sido descargada y no se encuentre amparada en un documento de transporte

<Inciso modificado por el artículo 6 del Decreto 1039 de 2009. El nuevo texto es el siguiente:> En los eventos previstos en los literales b), c) y d) la mercancía se entenderá como no presentada salvo que se haya realizado el informe de inconsistencias a que se refiere el artículo 98(1) del presente Decreto. 

Siempre que se configure cualquiera de las circunstancias señaladas en el presente artículo, procederá la aprehensión y decomiso de las mercancías […]” (Negrillas y subrayas por fuera de texto original).

Y su artículo 232-1, estipula:

“[…] Artículo 232-1. Se entenderá que la mercancía no ha sido declarada a la autoridad aduanera cuando: 

a) No se encuentre amparada por una Declaración de Importación; 

(…) 

Sin perjuicio de lo establecido en los numerales 4 y 7 del artículo 128 del presente decreto, siempre que se configure cualquiera de los eventos señalados en el presente artículo, procederá la aprehensión y decomiso de las mercancías. Cuando la cantidad encontrada sea superior a la señalada en la declaración, la aprehensión procederá sólo respecto de las mercancías encontradas en exceso. 

Sin perjuicio de lo previsto en los literales b) y c) del presente artículo, cuando habiéndose incurrido en errores u omisiones en la descripción de la mercancía en la Declaración de Importación, la autoridad aduanera pueda establecer, con fundamento en el análisis integral de la información consignada en la Declaración de Importación y en los documentos soporte de la misma, que la mercancía corresponde a la inicialmente declarada, y los errores u omisiones no conlleven que la Declaración de Importación pueda amparar mercancías diferentes, no habrá lugar a su aprehensión, pudiéndose subsanar los errores u omisiones a través de la presentación de una Declaración de Legalización sin el pago de rescate […]” (Subrayas y negrillas por fuera de texto).

Para la Sección resulta palmario que, los “ROLLOS DE TELA” hallados en el contenedor nro. MSKU8926966, en el caso concreto, no se encontraban amparados en un documento de transporte ni pertenecían a la declaración de importación identificada con el formulario nro. 352010000015290-7 de 29 de enero de 2010 y autoadhesivo nro. 23030015264883, diligenciada por COMERCIO EXTERIOR LÍDERES S.A. NIVEL 1, en representación del importador C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., y por lo mismo, debe considerarse entonces, que tal mercancía ni siquiera fue presentada y menos aún declarada ante las autoridades aduaneras competentes, procediendo, en cualquier caso, su aprehensión y consecuente decomiso, en tanto que no guardaba ningún tipo de relación, semejanza o vínculo con la mercancía efectivamente discriminada en la mencionada declaración de importación y sus documentos soporte, es decir, “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”.

Ahora bien, la Sala no desconoce que es posible levantar la mercancía aprehendida a través de la aplicación de figuras tales como la legalización y/o rescate de la misma, sin embargo, dicha posibilidad únicamente aplica en los eventos en que la mercancía haya sido previamente presentada y declarada ante la autoridad aduanera, punto éste que no se encuentra evidenciado en el caso concreto, pues los “ROLLOS DE TELA” aprehendidos, jamás fueron presentados ante la DIAN o realizado, en cuanto a ellos, el informe de inconsistencias a que se refiere el artículo 98 del Decreto 2685 de 1999, a cargo del transportador, así como tampoco fueron legalmente declarados, debido a la ausencia absoluta de todos los documentos para soportarlos, exigidos por la ley para la realización de la operación comercial.

Sobre el punto, el artículo 228 del Estatuto Aduanero dispone:

“[…] Artículo 228. Procedencia de la Legalización. Las mercancías de procedencia extranjera, presentadas a la Aduana en el momento de su importación, respecto de las cuales se hubiere incumplido alguna obligación aduanera que dé lugar a su aprehensión, podrán ser declaradas en la modalidad de importación que corresponda a la naturaleza y condiciones de la operación, en forma voluntaria o provocada por la autoridad aduanera, según se establezca en el presente Decreto.  

También procede la Declaración de Legalización respecto de las mercancías que se encuentren en una de las siguientes situaciones:  

a) Cuando habiendo sido anunciada la llegada del medio de transporte y transmitida electrónicamente la información de los documentos de viaje a la Aduana, se descargue la mercancía sin la entrega previa del Manifiesto de Carga y los documentos que lo adicionen, modifiquen o expliquen, siempre que se entreguen los mismos, junto con los demás documentos de viaje, dentro del día hábil siguiente a la aprehensión y que la mercancía corresponda a la información transmitida electrónicamente.  

b) Cuando habiendo sido oportunamente informados los excesos o sobrantes, no se justifiquen por el transportador, en las condiciones previstas en artículo 99o. del presente Decreto.  

c) Cuando se configure su abandono legal. No procederá la Declaración de Legalización, respecto de las mercancías sobre las cuales existan restricciones legales o administrativas para su importación, salvo que se acredite el cumplimiento del respectivo requisito. 

De ser procedente la Declaración de Legalización, la mercancía en ella descrita se considerará, para efectos aduaneros, presentada, declarada y rescatada […] (Negrillas y subrayas por fuera de texto).

En este mismo sentido y por la forma como fue adelantada la operación de introducción e importación en el sub judice, en la que se declaró la mercancía y se obtuvo el levante aparentemente de “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”, la agencia de aduanas tampoco podía haber hecho uso de la facultad que le otorgaba el artículo 27-3 del Decreto 2685 de 1999, para reconocer las mercancías sometidas al proceso de importación en zonas primarias aduaneras y zonas francas, puesto que ello solo es procedente con anterioridad a su declaración ante la aduana, para detectar mercancías distintas a las consignadas en la factura y documentos soporte, comunicarlo así a la autoridad aduanera y lograr reembarcarlas o legalizarlas con el pago de los tributos aduaneros correspondientes, sin que hubiese lugar al pago de suma alguna por concepto de rescate.

“[…] Artículo 27-3. Reconocimiento de las mercancías. Las agencias de aduanas tendrán la facultad de reconocer las mercancías que se someterán al proceso de importación, en zonas primarias aduaneras y zonas francas, con anterioridad a su declaración ante la aduana. 

Si con ocasión del reconocimiento de las mercancías las agencias de aduanas detectan mercancías en exceso respecto de las relacionadas en la factura y demás documentos soporte, o mercancías distintas de las allí consignadas, o con un mayor peso en el caso de las mercancías a granel, deberán comunicarlo a la autoridad aduanera y podrán ser reembarcadas o legalizadas con el pago de los tributos aduaneros correspondientes, sin que haya lugar al pago de suma alguna por concepto de rescate. Para todos los efectos, la mercancía así legalizada se entenderá presentada a la autoridad aduanera […]”.

Ello, por cuanto tal como pudo evidenciarse, el respectivo contenedor contentivo, supuestamente, de los “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”, que en realidad lo estaba de “ROLLOS DE TELA”, le había sido otorgado su levante y puesto bajo control del importador C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., porque hasta antes de su apertura y revisión física, resultaba acorde con la declaración de importación gestionada y sus documentos soporte, pudiendo haber sido transportado, incluso, hasta su lugar de destino.

Debido a las particulares circunstancias fácticas que rodearon la importación de la mercancía involucrada, que demuestran que los “ROLLOS DE TELA” -ilegalmente introducidos al país sin soporte alguno-, fueron los que irregularmente se tuvieron por declarados y obtuvieron su orden de levante, resulta completamente indiferente, para las resultas del proceso, que ello haya sido advertido de forma posterior por la parte actora a instancia del proveedor o por la propia DIAN, sin que le sea posible evitar una consecuencia distinta a la de su aprehensión y posterior decomiso a favor de la Nación.

De hecho, en cuanto a lo que plantea C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A. en su escrito de impugnación, de que si no hubiese puesto en conocimiento de la parte demandada la referida situación irregular, esta hubiera pasado inadvertida, la Sala pone de presente que, de haberlo notado posteriormente la DIAN, en desarrollo de sus facultades de control, inspección y vigilancia, más allá de haber recibido, los “ROLLOS DE TELA”, el mismo tratamiento aduanero (solicitud de aprehensión y decomiso), lo cierto es que los efectos administrativos e incluso penales a asumir, resultarían ostensiblemente diferentes ante la convalidación de una operación ilegal de contrabando.

La actora no puede cuestionarse, y menos emplearlo como un eximente de la aprehensión y el decomiso decididos en los actos acusados, el hecho de haber informado a la DIAN la delicada inconsistencia, pues ese era su deber legal, dada la calidad de importador que ostentaba al momento de su operación, máxime cuando aquella alega que la causa de la misma fue un error de despacho, solo achacable a su proveedor y de lo cual, en principio, carecía de culpabilidad alguna en este caso(2).

Así las cosas, encuentra la Sala que la decisión de decomisar la mercancía relativa a “ROLLOS DE TELA”, ilegalmente tramitada mediante el documento de transporte nro. 859437705 de 25 de enero de 2010 del transportador MAERSK LINE, en la que consta otro tipo de mercancía, “BOTONES, VELCRO Y CIERRES”, embarcada desde el Puerto de Balboa (Panamá) con destino al Puerto de Buenaventura, Valle del Cauca (Colombia), en el contenedor nro. MSKU8926966, estuvo acorde con la normatividad aduanera y debe permanecer incólume, sin que el cargo expuesto en la apelación, tenga la entidad o incidencia requerida para desvirtuar su presunción de legalidad.

En vista de que en el presente recurso de apelación la apoderada de la sociedad demandante no logró desvirtuar las razones de inconformidad frente a las consideraciones esgrimidas por la primera instancia, la Sala confirmará el fallo apelado en la parte resolutiva de esta providencia.

Por último, se reconocerá personería jurídica a la Doctora TATIANA OROZCO CUERVO, como apoderada de la DIAN, en los términos y para los fines establecidos en el poder judicial y sus anexos, que obran a folios 75 a 94 del cuaderno de apelación.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado – Sala de lo Contencioso Administrativo – Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,

III. FALLA

PRIMERO: CONFÍRMASE la sentencia apelada

SEGUNDO: TIÉNESE a la Doctora TATIANA OROZCO CUERVO, como apoderada de la DIAN, en los términos y para los fines establecidos en el poder judicial y sus anexos, que obran a folios 75 a 94 del cuaderno de apelación.

TERCERO: DEVUÉLVASE el expediente al Tribunal de origen.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE».

1 “[…] Artículo 98. Informe de descargue e inconsistencias <Artículo modificado por el artículo 14 del Decreto 2101 de 2008. El nuevo texto es el siguiente:> El transportador respecto de la carga relacionada en el manifiesto de carga, deberá informar a la autoridad aduanera a través de los servicios informáticos electrónicos los datos relacionados con la carga efectivamente descargada. Si se detectan inconsistencias entre la carga manifestada y la efectivamente descargada que impliquen sobrantes o faltantes en el número de bultos, exceso o defecto en el peso si se trata de mercancía a granel, o documentos de transporte no relacionados en el manifiesto de carga, el transportador deberá registrarlas en este mismo informe […]”.

2 Esta Corporación ya ha conocido, con anterioridad, diversas actuaciones en las que se ha visto involucrada la actora C.I. CITITEX DE COLOMBIA S.A., siendo una de las más recientes, aquella en la que se confirmaron las Resoluciones 1-03-241-201-6260-01-2319 de 28 de diciembre de 2011 y 03-236-403-607-297 de 24 de abril de 2012, proferidas por DIAN, mediante las cuales, se le declaró a aquella la terminación unilateral del programa de Usuario de los Sistemas Especiales Importación y Exportación Plan Vallejo MQ-2850 de 9 de julio de 2003, por sensibles inconsistencias. Se le expulsó del referido Plan porque: “[…] En ejercicio de los poderes de control anteriormente mencionados, las autoridades de la DIAN adelantaron una visita a la sede de la entidad demandante con el propósito de verificar el acatamiento de los compromisos inherentes al programa MQ-2850, en la cual se pudo establecer el incumplimiento de algunas de las condiciones establecidas para la importación de las materias primas que deberían ser transformadas en productos textiles destinados a la exportación. En efecto, en dicha visita se encontraron algunas inconsistencias en la información presentada por la firma CITITEX UAP S.A. y no se pudo determinar el paradero de las materias primas e insumos importados al amparo del programa tantas veces mencionado, tal como se ha relatado profusamente a lo largo de esta providencia, hechos éstos que a juicio de la DIAN se encuadraban en las causales de terminación establecidas en los literales a) y e) del artículo 53 de la Resolución 1860 de 1999 […]” (Sección Primera, Sentencia de 16 de abril de 2015, radicado nro. 25001-23-41-000-2012-00446-00, Consejero ponente doctor Guillermo Vargas Ayala).