Sentencia 2011-00108 de octubre 10 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA – SUBSECCIÓN A

Exp.: 66001233100020110010801 (0185-13)

Consejero Ponente:

Dr. Luis Rafael Vergara Quintero

Autoridades nacionales

Actor: Luis Alfonso Mariscal Morales

Bogotá, D. C., diez de octubre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones

El asunto se contrae a establecer si el actor tiene derecho a que el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, le continúe pagando el 100% de su pensión de jubilación, debidamente liquidada, sin perjuicio del disfrute de la pensión vitalicia por vejez que le reconoció el Instituto de Seguros Sociales - ISS.

Material probatorio

Se encuentra probado en el proceso que por Resolución 272 de 19 de marzo de 1999 (fl. 710), el Sena le reconoció al actor la pensión de jubilación por valor de un millón trescientos setenta y cuatro mil setecientos veinticinco pesos ($1.374.725.00), a partir del 1º de febrero de 1999. Esta disposición en su artículo 3º señaló:

“ART. TERCERO.—Condición resolutoria: El Sena cubrirá el valor de esta pensión hasta cuando el ISS le reconozca al peticionario la pensión de vejez. A partir de la fecha en que sea reconocida la pensión por el ISS, el Sena solo pagará el mayor valor, si lo hay, entre la mesada a que tenga derecho con base en la presente resolución y el valor reconocido por la entidad de previsión social”.

De igual forma, se acreditó que el Instituto de Seguros Sociales, mediante Resolución 6022 de 1º de octubre de 2004 reconoció pensión por vejez al actor por valor de un millón cuatrocientos cuarenta y nueve mil dieciocho pesos ($1.449.018) a partir del 1º de enero de 2004.

Posteriormente, por Resolución 467 de 29 de marzo de 2005 (fls. 12-13), el Sena declaró la pérdida de fuerza ejecutoria de la Resolución 272 de 19 de marzo de 1999 en cuanto a la obligación a su cargo de pagar el 100% del valor de la mesada pensional, por cumplirse la condición resolutoria a que estaba sometida su vigencia y en consecuencia, en su artículo segundo, ordenó que “a partir del 1º de enero de 2004, el valor de la mesada a cargo del Sena de la pensión del señor Luis Alfonso Mariscal Morales, es la suma de quinientos cincuenta y tres mil ochocientos cincuenta y tres pesos ($553.853) correspondientes al mayor valor entre la pensión otorgada por el ISS y la que le venía pagando el Sena para esa fecha por el mismo amparo (la edad); diferencia que se reajustará conforme a las disposiciones legales, por lo cual, a partir del 1º de enero de 2005, queda en $584.315”.

Del régimen pensional de los empleados del Sena

A los funcionarios del Sena se les aplican, en general, para efectos prestacionales, las mismas normas vigentes para los empleados de la Rama Ejecutiva del poder público, es decir, el Decreto 3135 de 1968 y las demás normas que regulan la materia, porque, de conformidad con los decretos 2400 de 1968 y 1950 de 1973 y la Ley 27 de 1992, pertenecen a esa rama del poder público y, según el Decreto 2464 de 1970, tienen derecho a las prestaciones establecidas por la ley para los servidores civiles de la Rama Ejecutiva (art. 126).

El artículo 16 del Decreto 415 de 1979, que modificó el artículo 35 del Decreto 1014 de 1976, dispuso que el Sena garantizaría a sus empleados el cubrimiento de servicios médicos y prestaciones sociales afiliándolos a una entidad asistencial o de previsión y los mismos tendrían derecho a recibir los servicios y prestaciones sociales establecidos en general por la entidad asistencial a que estén afiliados.

De acuerdo con los mencionados preceptos, los empleados del Sena gozan de las mismas prestaciones sociales que en forma “general” establece la ley para los miembros de la Rama Ejecutiva. En consecuencia, desde el punto de vista de la pensión de jubilación, les son aplicables las leyes 6ª de 1945, 33 de 1985 y posteriores que regulan la materia.

El Sena afilió a sus trabajadores al Instituto de Seguros Sociales y no a la Caja Nacional de Previsión, a la que se afiliaban, en general, los empleados públicos. No obstante, aunque los empleados públicos del Sena se hallen afiliados al Instituto de Seguros Sociales, esta entidad descentralizada nacional tiene la obligación legal transitoria de reconocer a sus funcionarios la pensión de jubilación cuando cumplan los requisitos a que se refieren las disposiciones que gobiernan a los empleados públicos en general, dado que el ISS inicialmente no hace dicho reconocimiento debido a que sus requisitos pensionales son superiores a los establecidos normalmente para los servidores públicos y porque la circunstancia excepcional de su afiliación al ISS no puede de ninguna manera constituirse en un impedimento u obstáculo para el disfrute de su derecho adquirido frente a la ley.

En otras palabras, la entidad patronal, es decir, el ente público que afilió su personal al ISS debe asumir el reconocimiento y pago transitorio de la obligación prestacional hasta cuando se cumplan los requisitos condicionales que contempla el ordenamiento jurídico respecto de los seguros que ofrece el ISS y para que este, ahora sí en forma definitiva, asuma la carga prestacional concreta frente a su afiliado.

Lo anterior no significa que el ISS quede exonerado del reconocimiento y pago de la prestación, sino que inicialmente la asume el Sena, pero cuando se satisfagan los requisitos exigidos por el ISS este asumirá su obligación y el Sena cesará en el pago de dicha prestación.

Cuando el ISS asume el riesgo de vejez subroga al Sena en la obligación de reconocer la pensión de jubilación. Así, realmente se presenta una subrogación de la entidad encargada de asumir la obligación (aunque no tenga la misma denominación) y es por eso que resulta improcedente que simultáneamente se pueda gozar de la pensión de jubilación reconocida por el Sena y la de vejez otorgada por el Instituto de Seguros Sociales, pues ello contraría la prohibición contenida en el artículo 128 de la Constitución Política. La ley no autoriza que por los mismos tiempos de servicios estatales los funcionarios del Sena perciban dos pensiones a cargo de diferentes instituciones.

Puede ocurrir, como se presentó en el sub lite, que el Instituto de Seguros Sociales - ISS reconozca la pensión de vejez en cuantía inferior a la que venía percibiendo a título de jubilación, evento en el cual, el Sena liquidó la diferencia resultante de las dos prestaciones.

En efecto, el ISS en la Resolución 6022 de 25 de octubre de 2004 reconoció la pensión del señor Luis Alfonso Mariscal Morales por valor de $1.489.018, cuando para esa fecha el Sena le estaba pagando al pensionado la suma de $2.002.871, luego quiere decir que esta última entidad en virtud de la figura de la “compartibilidad pensional”, debe pagar como mesada a partir del año 2004 la suma de $553.853 que corresponde, como bien lo expuso la entidad demandada, al mayor valor entre la pensión que venía pagando y la asumida por el ISS.

En estas condiciones los actos acusados demandados se encuentran ajustados a derecho, pues el Sena podía válidamente declarar la pérdida de fuerza ejecutoria del acto de reconocimiento de la pensión de jubilación que había reconocido, por haberse cumplido la condición dispuesta en el mismo acto, relacionada con el reconocimiento de la pensión de vejez por parte del ISS.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección, Segunda, Subsección A, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia del treinta (30) de agosto de dos mil doce (2012), proferida por el Tribunal Administrativo de Risaralda, en el proceso promovido por Luis Alfonso Mariscal Morales, en el proceso promovido por Luis Alfonso Mariscal Morales (sic) contra el Servicio Nacional de Aprendizaje – Sena.

Devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».