Sentencia 2011-00262 de junio 18 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad. 250002327000201100262 01

Núm. Interno: 19617

Consejera Ponente:

Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez 

Demandante: Helicópteros Nacionales de Colombia SAS Helicol SAS

Demandado: Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN

Asunto: tributos aduaneros - IVA

Bogotá, D.C., dieciocho de junio de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Se decide si son nulos los actos administrativos mediante los cuales la Dirección Seccional de Aduanas de Bogotá formuló liquidación oficial de corrección por omisión del pago del impuesto sobre las ventas en la declaración de importación tipo legalización presentada el 15 de noviembre de 2007 por Helicol SAS.

La Sala debe establecer si, como lo afirma la actora en la importación de helicópteros por el sistema leasing, se debe aplicar el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991, que establece que el IVA se pagará en la fecha en que se ejerza la opción de compra, independientemente de la modalidad de importación que se declare.

Asimismo determinará si la mercancía se legalizó bajo la modalidad de importación ordinaria por exigencia de la DIAN y si el a quo no valoró las pruebas que así lo demuestran.

La obligación aduanera nace con la introducción de la mercancía de procedencia extranjera al territorio aduanero nacional y comprende: i) la presentación de la declaración de importación; ii) el pago de los tributos aduaneros y sanciones a que haya lugar; iii) obtener y conservar los documentos que soportan la operación y presentarlos cuando los requiera la autoridad aduanera; iv) atender las solicitudes de información y pruebas y v) cumplir con las exigencias, requisitos y condiciones establecidas en las normas correspondientes.

Según el artículo 1º del Decreto 2685 de 1999, la importación “es la introducción de mercancías de procedencia extranjera al territorio aduanero nacional. También se considera importación la introducción de mercancías procedentes de zona franca industrial de bienes y de servicios, al resto del territorio aduanero nacional en los términos previstos en este decreto”.

El decreto aludido determinó en su artículo 116 que en el régimen de importación se pueden dar las siguientes modalidades:

— Importación ordinaria;

— Importación con franquicia;

— Reimportación por perfeccionamiento pasivo;

— Reimportación en el mismo estado;

— Importación en cumplimiento de garantía;

— Importación temporal para reexportación en el mismo estado;

— Importación temporal para perfeccionamiento activo: i) de bienes de capital; ii) en desarrollo de sistemas especiales de importación-exportación y iii) para procesamiento industrial;

— Importación para transformación o ensamble;

— Importación por tráfico postal y envíos urgentes;

— Entregas urgentes y,

— Viajeros.

Según la modalidad de la importación, la mercancía quedará en libre o en restringida disposición. Salvo la de viajeros, a las demás se les aplicarán las disposiciones contempladas para la importación ordinaria, con las excepciones que se señalen para cada una.

La modalidad de importación temporal para reexportación en el mismo estado, está definida en el artículo 142 del Decreto 2685 de 1999, de la siguiente manera:

“ART. 142.—Importación temporal para reexportación en el mismo estado. Es la importación al territorio aduanero nacional, con suspensión de tributos aduaneros, de determinadas mercancías destinadas a la reexportación en un plazo señalado, sin haber experimentado modificación alguna, con excepción de la depreciación normal originada en el uso que de ellas se haga, y con base en la cual su disposición quedará restringida.

No podrán importarse bajo esta modalidad mercancías fungibles, ni aquellas que no puedan ser plenamente identificadas”.

De la normativa expuesta concluye la Sala que cuando un bien entra al territorio nacional bajo la modalidad de importación temporal, para reexportación en el mismo estado, se suspenden los tributos aduaneros a los que haya lugar.

El artículo 143 ibídem, establece las clases de importación temporal para reexportación en el mismo estado, así:

“ART. 143.—Clases de importación temporal para reexportación en el mismo estado. Las importaciones temporales para reexportación en el mismo estado podrán ser

a) De corto plazo, cuando la mercancía se importa para atender una finalidad específica que determine su corta permanencia en el país. El plazo máximo de la importación será de seis (6) meses contados a partir del levante de la mercancía, prorrogables por la autoridad aduanera por tres (3) meses más, o

b) De largo plazo, cuando se trate de bienes de capital, sus piezas y accesorios necesarios para su normal funcionamiento, que vengan en el mismo embarque. El plazo máximo de esta importación será de cinco (5) años contados a partir del levante de la mercancía”. (Resalta la Sala).

Por su parte, los artículos 144 y 145 del mismo ordenamiento disponen, respectivamente, que en la declaración temporal de corto y de largo plazo se señalará el término de permanencia de la mercancía en el territorio aduanero nacional y se liquidarán los tributos aduaneros a las tarifas vigentes a la fecha de su presentación y aceptación.

El artículo 150 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el artículo 8º del Decreto 4136 de 2004, indica que cuando en una importación temporal se decida dejar la mercancía en el país el importador deberá, antes del vencimiento del plazo de la importación temporal, modificar la declaración de importación temporal a importación ordinaria o con franquicia y obtener el correspondiente levante o reexportar la mercancía, pagando, cuando fuere del caso, la totalidad de los tributos aduaneros correspondientes a las cuotas insolutas, los intereses pertinentes y la sanción a que haya lugar.

En ese contexto, puede señalarse que el importador que deja vencer los términos del plazo otorgado para la modalidad de importación temporal a corto plazo y no reexporta la mercancía dentro de dicho término, ni modifica la declaración de importación temporal de corto plazo a ordinaria, se encuentra en una situación de incumplimiento de las obligaciones aduaneras, que puede ser corregida con la legalización voluntaria de las mercancías, con el pago de los tributos aduaneros y la sanción a que hace referencia el numeral 1.3 del artículo 482-1 del Decreto 2685 de 1999(14).

Ahora bien, el artículo 153 del decreto en cita, establece:

“ART. 153.—Importación temporal de mercancías en arrendamiento(15). Se podrán importar temporalmente al país bienes de capital, sus piezas y accesorios necesarios para su normal funcionamiento que vengan en un mismo embarque, cuando sean objeto de un contrato de arrendamiento con o sin opción de compra, ingresen por un plazo superior a seis (6) meses y liquiden los tributos aduaneros vigentes en la fecha de presentación y aceptación de la declaración.

En la declaración de importación temporal de mercancías en arrendamiento se liquidarán los tributos aduaneros en dólares de los Estados Unidos de Norteamérica a las tarifas vigentes en la fecha de su presentación y aceptación y se señalará el término de permanencia de la mercancía en el territorio aduanero nacional, de acuerdo con el contrato.

Los tributos aduaneros así liquidados se distribuirán en cuotas semestrales iguales por el término de permanencia de la mercancía en el territorio aduanero nacional.

Las cuotas se pagarán por semestres vencidos, contados a partir de la fecha de obtención del levante, para lo cual, se convertirán a pesos colombianos a la tasa de cambio vigente en el momento de su pago.

Cuando la duración del contrato de arrendamiento sea superior a cinco (5) años, con la última cuota correspondiente a este periodo, se deberá pagar el saldo de tributos aduaneros aún no cancelados. La mercancía podrá permanecer en el territorio aduanero nacional por el término de vigencia del contrato.

Se podrán celebrar contratos de arrendamiento financiero leasing sobre bienes importados al país bajo la modalidad de importación temporal de largo plazo, sin que se genere la terminación de dicha modalidad de importación, ni la pérdida de los beneficios obtenidos con la misma. En los eventos consagrados anteriormente, el respectivo contrato deberá conservarse por el declarante, conforme al artículo 155 del presente decreto.

PAR. 1º—En casos especiales, la autoridad aduanera podrá permitir la importación temporal a largo plazo de accesorios, partes y repuestos que no vengan en el mismo embarque, para bienes de capital importados temporalmente, siempre y cuando se importen dentro del plazo de importación del bien de capital.

En estos eventos, con anterioridad a la presentación y aceptación de la declaración de importación, deberá obtenerse la autorización correspondiente.

Durante el plazo de la importación temporal de aeronaves destinadas al transporte aéreo de carga o pasajeros, se podrán importar temporalmente, con el cumplimiento de los requisitos previstos en las normas aduaneras, los accesorios, partes y repuestos que se requieran para su normal funcionamiento, sin que deba obtenerse la autorización a que se refiere el inciso anterior.

PAR. 2º—En caso de importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación por el sistema de leasing, solo se causará impuesto sobre las ventas cuando se ejerza opción de compra de conformidad con lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991”.

En esta última, es decir, en la importación temporal de mercancías en arrendamiento, debe acreditarse el contrato de arrendamiento con o sin opción de compra, en el que conste el término de permanencia en el país, que deberá ser superior a seis (6) meses y liquidar los tributos aduaneros vigentes en la fecha de presentación y aceptación de la declaración.

La Sala precisa que la prerrogativa contenida en el parágrafo 2º del artículo 153 del Decreto 2685 de 1999 está limitada a las circunstancias señaladas en el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991, el cual, de manera expresa, indica que:

“Cuando se trate de la importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación por el sistema de “leasing”, el impuesto sobre las ventas se pagará en la fecha en que se ejerza la opción de compra. Para este efecto, la base gravable estará constituida por el valor en aduana del respectivo bien en la fecha de aceptación de la declaración del despacho del régimen de importación temporal a la tarifa correspondiente al mismo bien”.

La postergación de la causación del impuesto sobre las ventas, solo se aplica para los bienes que se encuentren amparados en un régimen de importación temporal y que se relacionen con la importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación, por el sistema de leasing, lo cual guarda relación con lo dispuesto en el artículo 153 del Decreto 2685, antes transcrito.

En este orden de ideas, y con el fin de verificar si la sociedad actora cumplió las condiciones para importar la aeronave bajo la modalidad “temporal a corto plazo”, la Sala estima oportuno reseñar los antecedentes de los actos acusados:

— El 28 de abril de 2006, la sociedad Helicol SAS, a través del declarante Sociedad de Intermediación Aduanera Traslados Internacionales, presentó la declaración de importación 14011051201578, mediante la cual realizó la “Importación temporal a corto plazo seis (6) meses (...) helicóptero usado, marca: Bell Helicopter Company, modelo: 212, S/N: 30615, matrícula: 9Y TIF, uso: transporte aéreo y comercial de pasajeros, tipo de aeronave: carga y pasajeros, Nº de pasajeros: 12, país de fabricación: USA, año de fabricación: 1974, peso máximo en vacío: 2.709 kg, largo: 17.46 m, envergadura: 2.86 m”(16).

— El 3 de mayo de 2006 la autoridad aduanera otorgó el levante Nº 032006000282590.

— El 8 de febrero de 2007 la autoridad aduanera solicitó al importador y a la compañía aseguradora la documentación que acreditara y demostrara el cumplimiento de la obligación aduanera correspondiente a la modalidad antes citada(17).

— El 15 de febrero de 2007, la sociedad actora presentó la declaración de importación tipo legalización, a través del declarante autorizado Mar y Aire Internacional Cía. Ltda. SIA., a la cual no se le otorgó levante por una presunta controversia de valor.

— El 26 de febrero de 2007, Helicol SAS solicitó una prórroga para la presentación de la información requerida(18).

— El 2 de octubre de 2007, la entidad reiteró la solicitud a la sociedad actora; en respuesta a este requerimiento la actora pidió una nueva prórroga(19).

— El 13 de noviembre de 2007, mediante el Oficio 03-070-241-2519 el grupo interno de trabajo operativo de la división de fiscalización remitió al grupo de infracciones de la misma división, los autos comisorios 136-1036 y 136-1037 del 9 de noviembre de 2007, para practicar diligencia de verificación a la declaración de importación presentada el 28 de abril de 2006(20).

— En el Acta de Hechos 241-05-112 del 9 de noviembre de 2007, firmada por el funcionario de la DIAN y el suplente del director general de Helicol SAS, se dejó constancia de que “en este momento el helicóptero descrito en la declaración de importación mencionada se encuentra en la ciudad de Cartagena cumpliendo con un contrato de trabajo, pero igualmente manifiestan que están en plena disposición de colocarlo a disposición en la ciudad de Bogotá”(21).

— El 4 de junio de 2007, mediante oficio radicado en la DIAN - nivel central, con el número 2007ER50503, el apoderado de la demandante solicitó al subdirector de comercio exterior que “oficie a la administración especial de aduanas de Bogotá con el fin de que autorice el trámite de legalización voluntaria mediante el régimen de importación ordinaria del helicóptero ingresado al país en importación a corto plazo, con la Declaración de Importación 14011051201578, sin causación de IVA, e importación de corto plazo conforme al 150 del Decreto 2685 de 1999”(22).

— Mediante el Oficio 6200001-001128 del 22 de julio de 2007, el subdirector de comercio exterior informó al apoderado de la actora que por tratarse de la interpretación y aplicación general del parágrafo 2º del artículo 153 del Decreto 2685 de 1999, solicitó concepto sobre el particular a la oficina jurídica de la DIAN.

Posteriormente, la división de fiscalización profirió el Requerimiento Ordinario 03-070-210-403-5265 del 14 de noviembre de 2007, mediante el cual solicitó a Helicol SAS poner a disposición de la entidad la aeronave investigada y que, de no hacerlo, se impondría la sanción equivalente al 200% del valor de la mercancía, de conformidad con el artículo 503 del Decreto 2685 de 1999(23).

— El 28 de noviembre de 2007, el representante legal de Helicol SAS allegó fotocopia de la Declaración de Legalización 14011180661528 del 15 de noviembre de la misma anualidad, bajo la cual el helicóptero importado con la Declaración de Importación 14011051201578 del 28 de abril de 2006, se encuentra en el territorio aduanero bajo la modalidad de importación ordinaria y en libre disposición(24).

— El 3 de marzo de 2009, Helicol SAS presentó la Declaración de Exportación 6007502605506, en la que estipuló que se trataba de una reexportación definitiva del helicóptero ingresado al país con la declaración inicial de importación de fecha 28 de abril de 2006, modificada con la declaración del 15 de noviembre de 2007, con póliza DL002686 con vigencia del 19 de noviembre de 2007 hasta el 19 de noviembre de 2009(25).

— El 8 de noviembre de 2010, la Dirección Seccional de Aduanas de Bogotá profirió el Requerimiento Especial Aduanero 01-03-238-419-434-2-7191, en el que propuso liquidación oficial de corrección por omisión en el pago del IVA, respecto de la declaración de importación tipo legalización, presentada el 15 de noviembre de 2007, por valor de $ 601.461.650.

— Dentro de la oportunidad legal, el apoderado especial de Helicol SAS respondió el requerimiento aludido; el 31 de enero de 2011, la división de gestión de liquidación formuló la Liquidación Oficial de Corrección 03-241-201-639-3001-0132, en la que mantuvo la glosa propuesta.

— El 23 de febrero de 2011, la actora interpuso el recurso de reconsideración contra la liquidación oficial de corrección, recurso que fue decidido mediante la Resolución 10081 del 19 de mayo de 2011, que la confirmó, teniendo en cuenta que se incumplió la modalidad de importación a corto plazo y se legalizó bajo la modalidad de importación ordinaria sin el pago de los tributos aduaneros.

De lo antecedentes descritos concluye la Sala que la sociedad actora importó una aeronave bajo la modalidad S200, esto es, importación temporal a corto plazo para reexportación en el mismo estado(26), con permanencia en el país de seis (6) meses, autorizada mediante la Declaración 14011051201578 del 28 de abril de 2006, con levante de fecha 3 de mayo de la misma anualidad.

En la importación temporal a corto plazo, para reexportación en el mismo estado, se suspenden los tributos aduaneros con la obligación de reexportar los bienes importados en el mismo estado en el que ingresaron al país, sin modificación alguna, y con constitución de garantía bancaria o de compañía de seguros hasta por el 100% de los tributos aduaneros, con el fin de que se responda por la terminación de la importación temporal en los plazos señalados en la declaración, según se trate de importación de largo o corto plazo(27), y por el pago de dichos tributos, de tal suerte que si el importador no cumple con las obligaciones derivadas de dicho régimen en el plazo señalado, la administración declara el incumplimiento de la obligación y hace efectiva la póliza

Los seis (6) meses de permanencia en el país de la aeronave importada se cumplían el 3 de noviembre de 2006.

Una vez vencido el término de permanencia, la actora debió terminar la importación temporal con: a) La reexportación de la mercancía; b) La importación ordinaria; c) La aprehensión y decomiso de la mercancía, cuando vencido el término señalado en la declaración de importación esta no se haya reexportado, o cuando no se cancelen los tributos aduaneros en la oportunidad establecida en el artículo 146 del presente Decreto 2685 de 1999, o por incumplimiento de cualquiera de las obligaciones inherentes a la importación temporal; d) la legalización de la mercancía, cuando se presente uno cualquiera de los eventos de los previstos en el literal anterior; e) el abandono voluntario de la mercancía o; f) la destrucción de la mercancía por fuerza mayor o caso fortuito demostrados ante la autoridad aduanera(28).

En consideración a lo manifestado, advierte la Sala que al vencerse el plazo legal estipulado, el helicóptero se encontraba en condiciones de incumplimiento de las obligaciones aduaneras, lo que da lugar a su aprehensión y decomiso; esta consecuencia legal es atribuible a la actora pues no cumplió con las exigencias establecidas para la modalidad de importación temporal a corto plazo para reexportación en el mismo estado, ni para la de mercancías en arrendamiento.

En efecto, Helicol optó por terminar el régimen de importación en la forma establecida por el legislador en el literal d), esto es, la legalización voluntaria de las mercancías. No obstante, evidencia la Sala que en la declaración de legalización pagó solo la sanción reducida, sin pagar el IVA.

Lo dicho demuestra que la demandante pretendió subsanar la situación de ilegalidad en la que se encontraba la aeronave, pero para hacerlo era necesario pagar los tributos aduaneros, entre ellos el IVA, los intereses moratorios y la sanción a que hubiere lugar, tal como lo exige el artículo 229 del Decreto 2685 de 1999(29).

Advierte la Sala que en la declaración de legalización presentada el 15 de noviembre de 2007, por valor de $ 601.461.650, la actora no pagó el impuesto sobre las ventas(30), razón por la que la autoridad aduanera no otorgó el levante. El 26 de noviembre de 2007, la entidad realizó una inspección a la importación y estableció que Helicol SAS había suscrito la Póliza 24DL002686, aceptada el 26 de noviembre de 2007 con Seguros Confianza, por lo que otorgó el Levante 03M200754200700000822.

Posteriormente, la Dirección Seccional de Aduanas de Bogotá solicitó el pago del IVA, más los intereses de mora causados en la legalización de la aeronave el 15 de noviembre de 2007.

Cabe anotar aquí que la actora no pagó los derechos aduaneros, establecidos por disposición legal, lo que genera, como antes se anotó, la permanencia ilegal de la mercancía en el territorio nacional, en la medida en que el Helicol SAS y la agencia de aduanas incumplieron la obligación de finalizar el régimen de importación o modificar la modalidad.

En cuanto a la aplicación del artículo 1º del Decreto 2816 de 1991, advierte la Sala que si bien la actora suscribió un contrato de arrendamiento, de conformidad con la norma aludida el hecho generador del IVA lo constituye la opción de compra; no obstante, en el presente caso la aeronave se introdujo bajo la modalidad de importación temporal a corto plazo y ante el vencimiento del plazo de los seis (6) meses, optó por legalizarla bajo la modalidad de importación ordinaria por lo que, en todo caso, no se hizo uso del sistema leasing.

Además de lo anterior, se evidencia que Helicol SAS no ejerció la opción de compra, pues la aeronave circuló y permaneció en el territorio nacional desde el 18 de abril de 2006 hasta el 15 de noviembre de 2009, fecha en que fue reexportada.

Así las cosas, no es aplicable el artículo 1º del Decreto 2816 de 1991, pues el caso difiere sustancialmente de la condición exigida por la norma, que dispone que cuando se trate de la importación de helicópteros y aerodinos de servicio público y de fumigación, por el sistema de “leasing”, el impuesto sobre las ventas se pagará en la fecha en que se ejerza la opción de compra.

Lo anterior, porque las mercancías no se encontraban amparadas bajo ninguna modalidad de importación, sino en condiciones de incumplimiento de las obligaciones aduaneras.

Por otro lado, afirma la demandante que la mercancía se legalizó bajo la modalidad de importación ordinaria por exigencia de la DIAN.

Al respecto, la Sala precisa, como antes se manifestó, que el Decreto 2685 de 1999 prevé varias posibilidades para finalizar la importación temporal, entre las cuales se encuentra la señalada en el literal d), esto es, por legalización de la mercancía con el cumplimiento de los requisitos y el pago de los tributos aduaneros a que hubiere lugar, más el valor del rescate, de conformidad con el artículo 229 ibídem.

De acuerdo con lo expuesto, no es la DIAN la que exige el pago de los tributos aduaneros; es la normativa aduanera la que dispone las consecuencias jurídicas del incumplimiento de la modalidad de importación; en consecuencia, no es dable que la actora afirme que legalizó la mercancía porque la autoridad aduanera así lo exigió, y, menos, que el a quo no valoró las pruebas que así lo demuestran.

Así las cosas, la Sala confirmará la sentencia apelada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sala de lo Contencioso, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMASE la sentencia del 20 de abril de 2012 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección B, dentro de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho instaurada por Helicópteros Nacionales de Colombia SAS Helicol SAS contra la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN.

2. RECONÓCESE personería a la abogada Maritza Alexandra Díaz Granados, como apoderada de la DIAN, en los términos del poder que aparece en el folio 179 del cuaderno principal.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

(14) 1.3. No terminar la modalidad de importación temporal para reexportación en el mismo Estado antes del vencimiento del plazo de la importación, aun cuando se hubiese pagado oportunamente las cuotas de los tributos aduaneros correspondientes.

La sanción aplicable será de siete (7) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Las infracciones y sanciones de que trata este artículo serán aplicables únicamente al importador.

(15) Artículo modificado por el artículo 9º del Decreto 4136 de 2004.

(16) Folio 19 del cuaderno de anexos 3.

(17) Folios 28 y 29 del cuaderno de anexos 3.

(18) Folio 30 del cuaderno de anexos 3.

(19) Folio 43 del cuaderno de anexos 3.

(20) Folios 45 a 46 del cuaderno de anexos 3.

(21) Folio 50 del cuaderno de antecedentes 3.

(22) Folios 56 a 61 del cuaderno de antecedentes 3.

(23) Folio 69 del cuaderno de antecedentes 3.

(24) Folio 78 del cuaderno de antecedentes 3.

(25) Folios 60 a 61 del cuaderno principal.

(26) DIAN cartilla de instrucciones formulario 500.

(27) “a) De corto plazo, cuando la mercancía se importa para atender una finalidad específica que determine su corta permanencia en el país. El plazo máximo de la importación será de seis (6) meses, prorrogables por tres meses más.

b) De largo plazo, cuando se trate de bienes de capital, representados por máquinas, equipos, material de transporte y sus accesorios, partes y repuestos, que vengan en el mismo embarque. El plazo máximo de esta importación será de cinco (5) años” (D. 1909/92, art. 40).

(28) Artículo 156 del Decreto 2685 de 1999.

(29) Declaración de legalización. Para los efectos previstos en el artículo anterior, se presentará la declaración de legalización con el cumplimiento de los requisitos y el pago de los tributos aduaneros a que hubiere lugar, más el valor del rescate establecido en el artículo 231 del presente decreto, cuando a ello hubiere lugar. A las declaraciones de legalización se les aplicarán las disposiciones y el procedimiento previsto en lo pertinente, en los artículos 120 y siguientes y en el artículo 230 del presente decreto.

La legalización de mercancías no determina la propiedad o titularidad de las mismas, ni subsana los ilícitos que se hayan presentado en su adquisición.

(30) Folio 89 del cuaderno de antecedentes 2.