Sentencia 2011-00294/20660 de septiembre 20 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.: 25000-23-27 -000-2011-00294-01 (20660)

(Acumulado 25000-23-27-000-2011-00293 -01)

Actores: San Antonio Internacional sucursal Colombia y otro

Demandado: UAE Dirección de Impuestos y Aduanas - DIAN

Consejera Ponente:

Dra. Stella Jeannette Carvajal Basto

Bogotá D.C., veinte de septiembre de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Corresponde a la Sala determinar la legalidad de la liquidación oficial de corrección de la declaración de importación 19013010608728 de 17 de diciembre de 2007, presentada por la Agencia de Aduanas Granandina Ltda. nivel 1, a nombre del importador San Antonio Internacional de Aduanas - sucursal Colombia, en la cual se reclasificó la mercancía importada y se liquidó un ajuste por concepto de arancel e IVA, para un total a pagar de $ 300.168.987.

En esas condiciones, la Sala debe establecer: i) si la mercancía importada está exenta de arancel, teniendo en cuenta que el Decreto 255 de 1992 concedió este beneficio a la importación de maquinaria, equipo, accesorios, materiales y requisitos destinados a la exploración del petróleo, sin que sea necesario verificar que la subpartida esté incluida en el Decreto 4743 de 2005, ii) si se configura la vulneración a los principios de buena fe y confianza legítima, iii) si se violó el artículo 437 del estatuto tributario al exigirle el pago del impuesto sobre las ventas al agente aduanero y, por último, iv) si procedía la aplicación del principio de favorabilidad consagrado en el artículo 520 del estatuto aduanero, vigente para la fecha en que se expidieron los actos administrativos demandados.

Al respecto se advierte que, en relación con supuestos fácticos y jurídicos similares al presente asunto, la Sala se pronunció en las sentencias del 18 de mayo de 2017, Expediente 21302 y del 8 de junio de 2017, Expediente 21157, M.P. Jorge Octavio Ramírez Ramírez, por lo cual se reiterará, en lo pertinente, el criterio jurisprudencial expuesto en las citadas providencias.

Antes de entrar la Sala a analizar los cargos, es necesario remitirse a las diferentes disposiciones normativas que regulan el tratamiento otorgado a la mercancía objeto de importación:

El literal h) del artículo 9º del Decreto 255 de 1992, dispuso:

Decreto 255 de 1992 “por el cual se introducen algunas modificaciones en el arancel de aduanas”.

(…)

“ART. 9º—Exceptúanse de lo dispuesto en el artículo anterior y por consiguiente continuarán exentas de gravámenes arancelarios, en los términos señalados en las normas legales que consagran y regulan estas exenciones las siguientes importaciones:

(…)

h) La maquinaria, equipos técnicos, sus accesorios, materiales y repuestos destinados a la exploración de minas o a la exploración de petróleo;

(…)

En el año 2005(9) se expidió el Decreto 260 de 7 de febrero, por medio del cual se otorgaron incentivos a la industria petrolera a través de algunas franquicias(10) arancelarias aplicadas a actividades diferentes a la exploración de hidrocarburos en virtud de la autorización dada por la secretaría general de la Comunidad Andina a través de la Resolución 880 de 2 de diciembre de 2004 al Gobierno de Colombia y que implicaba que, por el término de 5 años, otorgara franquicias arancelarias a la importación de los bienes comprendidos en las subpartidas listadas en el anexo de la referida resolución(11).

En el año 2005, a través del Decreto 4743, se extendió de manera expresa la exención establecida en el literal h) del artículo 9º del Decreto 255 de 1992, para las importaciones de maquinaria, equipos y repuestos destinados a la explotación, beneficio, transformación y transporte de la actividad minera y a la explotación, transporte por ductos y refinación de hidrocarburos, así:

“ART. 1º—Adiciónase el Decreto 255 de 1992 con el siguiente artículo:

“ART. 9.1.—Las exenciones arancelarias de que trata el literal h) del artículo 9º del presente decreto, serán aplicables a las importaciones de maquinaria, equipos y repuestos destinados a la explotación, beneficio, transformación y transporte de la actividad minera y a la explotación, transporte por ductos y refinación de hidrocarburos”.

“ART. 2º—Para efectos de lo previsto en el artículo 9.1 del Decreto 255 de 1992, la exención de gravámenes arancelarios para las actividades del sector minero y de hidrocarburos fijados en el presente decreto, será aplicable a las importaciones de las subpartidas arancelarias relacionadas a continuación, por un término de cinco años.

Conforme con lo anterior, las exenciones arancelarias previstas en el Decreto 260 de 2005 se refieren a los ramos de la industria del petróleo relacionados con la explotación, transporte por ductos y refinación de hidrocarburos, más no con la de exploración, porque para la importación de bienes dedicados a este ramo se aplica el literal h) del artículo 9º del Decreto 255 de 1992, norma que mantiene su vigencia.

Además, se advierte que al tenor del artículo 2º del Decreto 260 de 2005, la exención de gravámenes arancelarios para las actividades de hidrocarburos fijadas en dicho decreto, vale decir, las relacionadas con la explotación, transporte por ductos y refinación, solo se aplica para los bienes importados que se clasifiquen en las subpartidas arancelarias expresamente señaladas en el listado que aparece en el citado artículo, que corresponden a las autorizadas por la CAN con la Resolución 880 de 2 de diciembre de 2004, lo que no se puede hacer extensivo para la exploración, porque el texto de la norma no permite esa interpretación.

En efecto, verificadas las consideraciones tanto de las resoluciones de la CAN números 880 de 2 de diciembre de 2004, 969 de 20 de octubre de 2005 y 1346 de 12 de agosto de 2010, como de los decretos 260 de 2005, 4743 de 2005 y 562 de 2011 que se expidieron en virtud de la correspondiente autorización de la CAN, es posible concluir que con estas normas se pretendía favorecer a ciertos ramos de la industria petrolera, que no gozaban de beneficio arancelario para ese entonces, porque solo estaban exentos de arancel los bienes importados con destino a la exploración petrolera, por lo tanto, las previsiones hechas en dichos decretos, respecto de las subpartidas arancelarias a la que aplica la exención, no se hacen extensivas para la importación de bienes destinados a la exploración de petróleo.

En conclusión, el literal h) del artículo 9º del Decreto 255 de 1992 se encuentra vigente y mantuvo la exención de gravámenes arancelarios en la importación de maquinaria, equipos técnicos, sus accesorios, materiales y repuestos destinados a la exploración de petróleo, beneficio cuyo reconocimiento no está supeditado a que la mercancía importada se encuentre amparada por alguna de las subpartidas arancelarias señaladas en los decretos que adicionaron el artículo 9-1 del Decreto 255 de 1992, entre los que se encuentra el Decreto 4743 de 2005.

Caso concreto

San Antonio Internacional sucursal Colombia importó el 17 de diciembre de 2007, a través de su declarante autorizado, La Sociedad Granandina de Aduanas Ltda., mercancía en la subpartida arancelaria 73.04.22.00.00, descrita como tubos de perforación de uso en la industria petrolera. Tubos de perforación JTS 5’’19.50 Grade G-5 E-75 Drill Pipe (USED) DSICAT 4 Plus Blackigth(12).

En los actos administrativos, la DIAN reclasificó la mercancía en la subpartida arancelaria 73.04.023.00.00, teniendo en cuenta que, de acuerdo con el pronunciamiento técnico se precisó lo siguiente:

“(…)

Para la declaración de importación objeto de estudio fue clasificada por el declarante Granandina de Aduanas S.I.A Ltda., en la subpartida arancelaria 7304220000 liquidando por concepto de tributos aduaneros una tarifa de arancel de 0% e IVA de 16%.

Los equipos de perforación básicos contienen una torre, una tubería de perforación, una masa o plataforma que hace girar la tubería y la barrena, una mezcladora y una bomba de lodos, y un motor para el accionamiento de la plataforma giratoria y el cabrestante.

Tubería o sarta de perforación: tuberías de acero aproximadamente 10 metros de largo que se unen para formar un tubo desde barrena de perforación hasta la plataforma de perforación. El conjunto se gira para llevar a cabo la operación de perforación y también sirve de conducto para el lodo de perforación. El primer que se coloca lleva en la punta una broca.

(…)

PRONUNCIAMIENTO TÉCNICO

De conformidad con las reglas generales 1 y 6 para la interpretación del sistema armonizado de designación y codificación de mercancías y analizados los documentos soportes, la descripción de la mercancía descrita en la declaración de importación 1901301068728 de fecha diciembre 17 de 2007 consiste en tubos de perforación utilizados en la industria petrolera.

Ahora bien, revisando el material constitutivo de cada producto se determina que no es acero inoxidable pues no se aplica lo citado en la nota explicativa 1 del capítulo 72 para la correcta clasificación de las aleaciones que reza:

“… Acero inoxidable: el acero aleado con un contenido de carbono inferior o igual al 1.2% en peso y de cromo superior o igual al 10.5% en peso, incluso con otros elementos”.

Para los tubos de perforación objeto de estudio la clasificación arancelaria corresponde es 73.04.23.00.00 vigente para la época de los hechos(13) (negrillas fuera de texto)

Conviene destacar en este punto, que la sociedad importadora no presentó argumento o prueba para desvirtuar la reclasificación realizada por la DIAN.

Ahora bien, teniendo clara la clasificación de la mercancía importada, es necesario verificar qué arancel debe aplicarse, teniendo en cuenta que tanto en la instancia administrativa como ante esta jurisdicción, la actora ha sustentado que independientemente de la subpartida aplicable en la declaración o la señalada en los actos demandados debe tenerse en cuenta que el espíritu de los decretos 255 de 1992 y 4743 de 2005, fue conceder la exención a las importaciones de máquinas para la exploración de la industria de hidrocarburos.

De las pruebas que obran en el expediente y que no fueron controvertidas por la DIAN, se advierte que la mercancía amparada con la declaración de importación del 17 de diciembre de 2009, se destinó a trabajos de exploración petrolera(14). Además, en el pronunciamiento técnico antes trascrito, los tubos se utilizaron para la operación de perforación y, de acuerdo con el artículo 23 del Código de Petróleos, por exploración “se entiende el conjunto de trabajos geológicos superficiales y los de perforación con taladro tendiente a averiguar si los terrenos materia de la concesión contienen o no petróleo en cantidades comercialmente explotable”.

Entonces, de acuerdo con el marco normativo antes expuesto, como lo alegó el demandante, independientemente de la clasificación arancelaria y dado que se acreditó que la mercancía importada fue destinada a trabajos de exploración de hidrocarburos, la discusión en relación a si la subpartida es la 73.04.22.00.00 o la 73.04.23.00.00 resulta completamente irrelevante para efectos de aplicar la exención, pues se reitera que el literal h) del artículo 9º del Decreto 255 de 1992 está vigente y la exención consagrada para los equipos destinados a la exploración de petróleo, no depende de las subpartidas arancelarias previstas en el Decreto 4743 de 2005.

En esas condiciones, teniendo en cuenta que la mercancía importada se destinó a trabajos de exploración de hidrocarburos, se encuentra cobijada por la exención arancelaria.

Así las cosas, la Sala se releva del estudio de los demás cargos y, en consecuencia, revocará la sentencia apelada. En su lugar, anulará los actos administrativos demandados y, a título de restablecimiento del derecho, declarará en firme la declaración de importación 19013010608728 de 17 de diciembre de 2007.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo contencioso administrativo, sección cuarta, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

REVÓCASE la sentencia proferida el 29 de agosto de 2013, por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca- sección cuarta, subsección B, por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia. En su lugar:

1. ANÚLANSE la liquidación oficial de corrección 03-241-201-639-3001-00 279 de 21 de febrero de 2011, proferida por la división de gestión de liquidación de la dirección seccional de aduanas de Bogotá y su confirmatoria, la Resolución 1-00-223-10093 del 13 de junio de 2011, expedida por dirección de gestión jurídica de la DIAN.

2. A título de restablecimiento del derecho, DECLÁRESE en firme la declaración de importación con autoadhesivo 19013010608728 de 17 de diciembre de 2007, presentada por el agente de aduanas Granandina de Aduanas SIA Ltda. - hoy Agencia de Aduanas Granandina Ltda. nivel 1, en su calidad de declarante autorizado de San Antonio Internacional - sucursal Colombia.

Reconócese personería a Julián Moreno Pérez y Álvaro Vargas Benavides, para actuar en representación de San Antonio Internacional sucursal Colombia y de la DIAN, respectivamente, en los términos de los poderes que obran en los folios 351 y 358.

Cópiese, notifíquese, comuníquese. Devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en la sesión de la fecha».

9 Por medio del cual se adiciona el Decreto 255 del 11 de febrero de 1992 y se dictan otras disposiciones. Conforme con el artículo 5º “El presente decreto rige a partir de su publicación en el Diario Oficial y tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2005”. Publicado en el Diario Oficial año CXL, Nº 45816 de 8 de febrero de 2005.

10 Conforme a la Decisión 282 de 21 de marzo de 1991 de la CAN, sobre armonización de franquicias arancelarias, para los efectos de esa decisión, “se entiende por franquicias arancelarias, los distintos regímenes que permiten el despacho a consumo con la exención, rebaja o devolución de los gravámenes arancelarios respectivos.
Por despacho a consumo se entiende el régimen aduanero en virtud del cual las mercancías importadas pueden permanecer definitivamente dentro del territorio aduanero” [art. 1].

11 En los considerandos de la Resolución 1346 de 12 de agosto de 2010, de la secretaría general de la Comunidad Andina, por la que se resolvió “[e]xtender la vigencia de la autorización concedida al Gobierno de Colombia para el otorgamiento de franquicias arancelarias, otorgada mediante resoluciones 880 y 969, por 5 años adicionales, contados a partir de la entrada en vigencia de la presente resolución, para los bienes señalados en el anexo adjunto”, se expuso que con la Resolución 880 de 2004 se autorizó al Gobierno de Colombia el otorgamiento de franquicias arancelarias por un plazo de 5 años para la importación de bienes correspondientes a 422 subpartidas Nandina a 8 dígitos, en áreas relacionadas a la cadena productiva de la minería, en particular la extracción y transporte de carbón e hidrocarburos.

12 Fl. 20 cdno. 2.

13 Fls. 221-224 cdno antecedentes.

14 Fls. 140 y 141 cdno. principal.