Sentencia 2011-01393 de julio 17 de 2014

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Rad.: 76001233100020110139301

Consejera Ponente:

Dra. María Elizabeth García González

Actores: Mariela Franco Romero, Rafael Antonio Esquivel Ortega y Yahaira González Osorio

Acción popular - fallo

Bogotá, D. C., diecisiete de julio de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «V. Consideraciones de la Sala

La acción popular consagrada en el artículo 88 de la Constitución Política y desarrollada por la Ley 472 de 1998, tiene como finalidad la protección de los derechos e intereses colectivos, cuando estos resulten amenazados o vulnerados, exista peligro o agravio o un daño contingente, por la acción o la omisión de las autoridades públicas o de los particulares, cuando actúen en desarrollo de funciones administrativas. El objetivo de estas acciones es dotar a la comunidad afectada de un mecanismo jurídico expedito y sencillo para la protección de sus derechos.

Antes de abordar el estudio del caso concreto, la Sala considera pertinente precisar que no hará manifestación alguna en relación con la insuficiencia del alcantarillado del barrio Obrero, en la calle 9ª con carrera 2ª, y la presunta vulneración a la moralidad administrativa, comoquiera que el recurso de apelación instaurado por la CVC, no cuestionó las consideraciones y decisiones adoptadas por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, al respecto.

Visto lo anterior, corresponde a la Sala determinar si la conducta del municipio de Bugalagrande, el departamento del Valle del Cauca y la CVC, en relación con la prevención del riesgo de desastres al que se ven expuesto los pobladores de los barrios Villa Isabela, El Edén, Brisas del Río, Ricaurte y el polideportivo Carlos Arturo Zamora, quienes (sic) están ubicados en las márgenes izquierda y derecha del río Bugalagrande, ha sido omisiva y, en consecuencia vulneradora de los derechos colectivos a la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente; la realización de construcciones, edificaciones y desarrollos urbanos y a la seguridad y salubridad pública.

Al revisar el material probatorio obrante en el expediente, la Sala advierte que, en efecto, la población de los barrios Villa Isabela, El Edén, Brisas del Río, Ricaurte y el polideportivo Carlos Arturo Zamora, están en peligro inminente, pues gran parte de las viviendas se encuentran ubicadas a pocos metros de la ribera del río Bugalagrande, el cual es objeto de crecientes y desbordamientos, lo que pone en riesgo la vida de las personas.

Así lo puso de presente la empresa Hidro-Occidente S. A., a quien, previo proceso de contratación pública, se le adjudicó el contrato CVC Nº 239 de 22 de diciembre 2006, con el fin de que realizara un estudio de inundaciones de la zona urbana de la ciudad de Bugalagrande, afectada por desbordamientos del rio del mismo nombre, en crecidas de gran magnitud, así como también el diseño de las obras de protección contra las inundaciones. En cumplimiento de su encargo, la empresa consultora emitió informe final en el que puso de presente lo siguiente:

“Inundaciones significativas de la ciudad de Bugalagrande

La siguiente en la memoria de inundaciones de Bugalagrande conforme al testimonio de vecinos de la ciudad:

— Año de 1997: la crecida barrió casas cercanas al río en los barrios Cañaveral, El Edén, Brisas del Río.

— 10 de enero de 1999: se inundó la galería, y los barrios El Edén, Ricaurte y San Bernabé. Arrasó el puente de la Bamba y, entre el puente del ferrocarril y el Hto. González, por la margen derecha, las aguas desbordadas se entraron por las ventanas de las casas y mojaban hasta la rodilla.

— Marzo de 1999: anegó los mismos sectores que el 10 de enero anterior.

— 17 de abril de 2.000: inundó el barrio Cañaveral y arrasó el puente Hto. González.

— 11 de mayo de 2.006: afectó el sector de la Bamba y se llevó el puente colgante peatonal de la Bamba.

— Noviembre de 2.006: inundó el barrio Cañaveral.

— Año 2.007: se anegó el barrio Brisas del Río.

(...)”.

Lo anterior es corroborado en el informe rendido por el perito Ingeniero Pedro Pablo Magaña Herrera, de 7 de junio de 2013, en el que manifestó lo siguiente:

“A. Barrio El Edén (margen izquierda del río)

Algunas zonas de los barrios localizados en la margen derecha e izquierda del río Bugalagrande, se localizan en promedio a menos de cinco (5) metros de distancia de la ribera del río, más específicamente en la zona crítica del barrio El Edén, ver figuras Nº 1 y 2, donde se puede observar que las crecientes han destruido todos los muros de mampostería localizados en la parte trasera de las casas, donde las únicas obras de contención existentes son trinchos construidos en guadua (figura Nº 3), o costales llenos de arena y o tierra, que según los moradores del sector fueron construidos por el dueño de una finca cercana a estos barrios. Se pudo constatar personalmente que estas casas todavía siguen habitadas.

Al analizar las fotografías anteriores y en especial la Nº 4, se observa que el cauce del río ataca en línea recta las orillas del pie del barranco, haciéndolo colapsar y pasar por encima de él, lo que trae como consecuencia la inundación a las casas ribereñas del barrio El Edén (...).

Esta zona debe ser considerada como de alto riesgo y prohibir la construcción de viviendas en zonas aledañas a las orilla, ya que son susceptibles de una avalancha por las continuas crecidas del río Bugalagrande.

B. Barrio Villa Isabela (margen izquierda del río)

Algunas zonas del barrio Villa Isabela localizadas en la margen izquierda del río Bugalagrande, después del puente del ferrocarril se puede observar que las aguas del río han erosionado continuamente el barranco protector de la banca de la vía, ver figura Nº 5 (...).

C. Polideportivo Carlos Arturo Zamora, barrio José Antonio Galán (margen izquierda del río)

También el polideportivo se encuentra localizado en la margen izquierda del río Bugalagrande, donde se puede observar que las aguas del río se han expandido varios metros, invadiendo y erosionando continuamente el barranco protector de la banca de la ribera, ocasionando destrucción en los muros de contención con malla eslabonada y construcciones aledañas en mampostería (...)”.

Por su parte, en visita realizada por la CVC, previa solicitud de la señora Mariela Franco y la comunidad del barrio La Isabela, el 11 de mayo de 2009, cuyo informe obra a folio 60, aquella constató lo siguiente:

“En visita realizada por funcionarios de esta DAE que atendieron su denuncia por afectaciones sobre la margen izquierda del río Bugalagrande, informan que se presentó hace días y por acción de las crecientes del río, erosión marginal margen izquierda la cual ha sido corregida de manera temporal cortando las barras en el lado opuesto del río, asimismo la corrección del lecho en el sector que pasa por el barrio La Isabela”.

La parte actora, en escrito de 30 de noviembre de 2011(1), manifestó que el pasado 19 de noviembre de ese año, se presentaron lluvias intensas en horas de la madrugada, que afectaron aún más a la comunidad, pues fueron perjudicados muchos barrios, así como también la cocina del polideportivo Carlos Arturo Zamora, la cual quedó a 50 centímetros del río.

Comprobado el peligro inminente al que se enfrentan los habitantes de los barrios Villa Isabela, El Edén, Brisas del Rio y Ricaurte y el polideportivo Carlos Arturo Zamora, corresponde a la Sala determinar qué actuaciones han desarrollado las entidades demandadas para mitigar el peligro inminente de la comunidad o, si por el contrario, han sido omisivas frente a la problemática que les ha sido puesta en conocimiento en reiteradas oportunidades.

1. La CVC suscribió el Convenio interadministrativo número 193-2005 de 10 de enero de 2006, con el municipio de Bugalagrande, el cual tenía por objeto “Aunar esfuerzos técnicos y económicos para la construcción de obra de estabilización de la margen derecha del río Bugalagrande, paralela a la calle 2ª entre carreras 4ª y 5ª en la zona urbana del municipio de Bugalagrande, departamento del Valle del Cauca”, en el que la CVC se obligó a aportar el valor de $260.000.000 y el municipio $28.300.000.

Con ocasión del citado convenio se construyó un muro de 39 metros en concreto reforzado para la estabilización de orillas de la margen derecha del río Bugalagrande, zona urbana calle 2ª entre carreras 4ª y 5ª. Las obras se iniciaron el 10 de enero de 2006 y fueron entregadas el 12 de mayo del mismo año(2).

La Sala advierte que la CVC no especificó si la dirección en la cual se ejecutaron las obras en mención comprende los barrios afectados denunciados en el escrito contentivo de la acción popular. De igual forma, se observa que la acción popular fue instaurada el 1º de agosto de 2011, es decir, 5 años después de haberse ejecutado el convenio interadministrativo aludido, lo que indica que las medidas adoptadas no fueron suficientes para solucionar la grave afectación a los derechos colectivos de la comunidad de Bugalagrande, más aún si se tiene en cuenta que en el dictamen pericial practicado al interior del presente proceso se conceptuó que hasta el momento de haberse rendido el mismo, no se había construido ninguna obra en los sitios críticos.

En efecto, se lee en el citado dictamen:

“Son necesarias y de imperiosa necesidad construir las obras de contención para estas zonas en peligro, la oficina de planeación municipal de la alcaldía de Bugalagrande debe tomar cartas en el asunto, a pesar que la acción popular fue interpuesta en el 2011, en estos momentos, o sea, dos años después no se vislumbran acciones de la alcaldía para mitigar estos riesgos de inundación. A pesar que la CVC contrató en el 2007 (se actualizaron los presupuestos en el 2012) a la firma Hidro-Occidente para que diseñara diques y muros de contención con la finalidad de proteger contra inundaciones las zonas urbanas de los barrios vecinos localizados en las riberas del río. Hasta el momento no hay obras en construcción en estos sitios críticos para el municipio”.

2. La CVC, previo proceso de contratación pública, adjudicó a la empresa Hidro-Occidente S. A. el contrato de estudio, del cual se hizo referencia en precedencia, esto es el CVC Nº 239 de 22 de diciembre 2006. Dicho contrato fue suscrito por el valor de $43.643.550 y tiene por objeto el diseño de las obras de protección contra las inundaciones ocasionadas por las crecientes del río Bugalagrande en el sector urbano del municipio de Bugalagrande.

Para la ejecución del contrato se debía realizar lo siguiente:

“Sexta. Alcance de los trabajos: a) Levantamiento topográfico con los siguientes productos (...) b) estudio morfológico con los siguientes productos (...) c) estudio de suelos con los siguientes productos (...) d) estudio hidráulico con los siguientes productos (...) e) estudio de socavación con los siguientes productos (...) f) alternativas de intervención con los siguientes productos: planteamiento de tres alternativas de intervención del cauce y selección de la alternativa más adecuada. g) Diseño definitivo con los siguientes productos: Informe final conteniendo todos los estudios y memorias del cálculo realizado. El informe debe contener como mínimo los siguientes capítulos: Levantamiento topográfico, morfología, suelos, hidráulica, propuestas de intervención, diseño definitivo, cantidades de obra, especificaciones técnicas, presupuesto y un anexo con los planos de construcción. h) Socialización y educación temática con los siguientes productos: Informe de socialización e informe de educación temática” (negrilla fuera del texto)(3).

El estudio contratado se inició el 30 de enero de 2007 y tras varias prórrogas y adiciones al contrato inicial, culminó el 18 de agosto del mismo año, según consta en el acta de liquidación obrante a folio 404 del expediente.

Las obras recomendadas fueron las siguientes:

“(...) En el caso de Bugalagrande la CVC, en los términos de referencia, (estudio hidráulico) no establece diseño para un determinado período de retorno. Dicen tan solo que se determinará la capacidad máxima natural de conducción del río sin desbordamientos y que se ‘la comparará con los caudales de crecientes para los diferentes períodos de retorno (...) a fin de establecer el grado de protección del cauce’

En la primera adición (25 de mayo de 2007) al Contrato 239 de 2006, la CVC le pide al consultor estimar caudales para frecuencia de una vez en 2, 5, 10, 20, 30, 50 y 100 años. Pero ello no significa que se esté diciendo que el diseño de obras debe ser para 100 años. O sea que el consultor estaría en libertad de proponer el grado de protección.

El bordo libre de 1.0 m permite adoptar como crecida de diseño una menor de 100 años en la seguridad de que se dará también protección contra la crecida de 100 años aunque con bordo libre menor.

Con todo, y en atención al número considerable de viviendas cercanas al río en Bugalagrande, se recomienda adoptar como crecida de diseño la de 100 años de períodos de retorno.

(...).

12.2. Resultado del estudio hidrológico

Tal como se consigna en el capítulo 7 del presente informe general, se generaron caudales, para períodos de retorno de 2, 5, 10, 20, 30, 50 y 100 años, conforme se estipula en el literal i) de la cláusula segunda de la primera adición (25 de mayo de 2007) al Contrato CVC Nº 195 de 2006 y conforme a lo establecido en la cláusula cuarta de esta primera adición al contrato.

El resultado obtenido para la crecida a esperarse con frecuencia de una vez en 100 años es de:

12.3. Estudio hidráulico

Con base en la información topográfica (planimetría y secciones transversales) se ejecutaron los cálculos hidráulicos utilizando el programa de computador HEC-RAS.3.2.1.

Se corrieron los caudales correspondientes a la frecuencia de una vez en 100 años y se obtuvieron resultados como se muestran en las secciones transversales y en los perfiles longitudinales de los río.

12.4. Obras que se proponen

En términos generales las obras de protección que se proponen contra inundaciones son:

— Diques, y

— Muros de concreto

12.5. Ubicación de diques y muros, con respecto al río

En desarrollo del numeral 11.5 del presente informe general, Hidro-Occidente citó y comentó lo dispuesto por la CVC al respecto, en el artículo 2º del Acuerdo 23 de 12 de septiembre de 1979.

Hidro-Occidente, en atención al elevado número de viviendas cercanas al río Bugalagrande, propuso una berma mínima de 20.0 m, entre orilla del río y pie del talud mojado de dique; y de 5.0 m para el caso de muros.

12.6. Las obras de diques y muros, y su localización

En términos generales las obras de protección contra inundaciones, en Bugalagrande, yendo de aguas arriba hacia aguas abajo, consisten en lo siguiente:

— Margen Izquierda

• Desde la malla occidental de cerramiento del polideportivo, hasta la vía férrea, en longitud aproximada de 660 m, dique con su pie de talud mojado separado 200 m del borde superior del barranco del río. Protege los barrios Cañaveral y La María.

Habrá que reubicar las viviendas de.

— Ricardo Roldan López

— Luz Elena Hernández

— Jaime Álzate

— Luis González

— María Isaura Loaiza

— Ana Josefa Loaiza

• Desde la vía férrea hasta el puente Humberto González

— Muro de concreto en longitud de 40 m

— Dique, en longitud de 113 m

— Muro de concreto, en longitud de 88 m

Habrá que reubicar 4 casas al final de la Calle 1D

• Desde el puente Humberto González hasta la calle 3a

— Se inicia con muro de concreto de 45 m de largo;

— Continúa con dique de 195 m de longitud;

— Sigue con muro de concreto en longitud de 235 m.

Se hace necesaria la reubicación de viviendas de:

• Se inicia con muros de concretos de 45 m de largo;

• Continúa con dique de 195 m de longitud,

• Sigue un muro de concreto en longitud de 235 m

Se hace necesaria la reubicación de viviendas de: (sic)

• Gladys Escobar ValenciaCra. 10 # 1-95
• Luz Mariana RodríguezCra. 10 #1-122
• Julio César CórdovaCra. 10 #1-134
• CarlosCra. 10 #1-136
• José Morcillo10-142
• María Mercedes Cortés2-150
• César Varela2-210
• Diana Alejandra González2-04
• José de Jesús Chaparro2-16
• Nelly Crespo2-42
• (No quiso dar nombre)2-44
• (Se negó a dar su nombre)2-42
• Luis Alberto Taguada2-66

• Desde la calle 3a hasta el puente de la Bamba

— Muro de concreto de 23 m de longitud;

— Dique de 97 m de largo que cierra un dique muro de concreto en el puente de la Bamba y pasa a empalmar con un dique existente, de protección agrícola.

• Margen derecha

— Aguas arriba del puente del ferrocarril.

La fábrica Nestlé tiene cerramiento con malla de alambre galvanizado sobre muros bajos (70 cm), y no sufre inundaciones.

— Entre el puente del ferrocarril y el Humberto González se han construido muros de concreto que han controlado los desbordamientos en las crecidas del río posteriores al año 2000

— Entre el puente Humberto González y el puente de la Bamba.

♦ En un primer tramo aguas abajo del puente Humberto González el barranco está protegido por un muro de contención de concreto, de 25 m de largo. Sin embargo ya presenta colapso en un sector.

♦ Inmediatamente aguas abajo del presente hay una casa abandonada. Los muros son de ladrillo de espesor doble tizón.

♦ El muro de dicho casa que da a la orilla del río se lo mantendrá como protector de desbordamiento y se continuara con un muro de concreto de 22 m de largo.

♦ Sigue luego un dique de 110 m de longitud; se hará necesaria la reubicación de 7 viviendas al final de la carrera 9, paralela a la del presente.

♦ Se continuará con un muro de concreto de 236 m de longitud, hasta la calle 5, paralela a la del puente.

♦ Sigue luego un muro de concreto de 106 m de largo, que afecta a dos casas al final de la calle 5, la parte posterior del hospital y dos casas sobre la calle 6, la # 8-06 de propiedad de doña Adda Alzate y la # 7-77 vecina al norte de la anterior, y cuyo nombre no se logró obtener.

Es necesaria la reubicación de las 4 casas mencionadas, y la negociación de paso de muros y dique por los solares de casas de la carrera 9 entre calle 4 y 5.

• Desde el puente de la Bamba hasta la prolongación de la calle 10.

— La calle 6, que lleva al puente, se la cruzará con muro de concreto perpendicular a los parámetros de las casas que tienen frente a esta calle. Cruzada la calle, el muro continuará paralela al paramento de la fachada de las casas del costado occidental, y separado 3 m de dicho paramento. Pasada la iglesia adventista el muro seguirá paralela a la pared sur de la iglesia y separado de esta 2 m. Al terminar el templo el muro quebrará en dirección perpendicular al borde del barranco del río en longitud de 30 m.

— Se continúa luego con dique hasta la calle 7 dejando del lado del río las casa más extrema de esa calle 7ª dicha vivienda está rodeada de paredes y muros de ladrillo que le dan protección contra las crecidas del río ocurridas en el pasado.

— Frente a esta casa, y del otro lado de la calle 7ª, se levanta una casa sobre pilones cuyo piso queda también fuera del alcance de las aguas de crecidas anteriores.

Las casas a orillas del rio entre las calles 7ª y 8ª se hallan en proceso de reubicación. Por consiguiente la rasante de la calle frente a esas casas se la realzará y se conformará el dique de protección.

— De la calle 8ª hacia aguas abajo la protección está dada por un dique existente corona es carreteable y constituye la carrera 8ª.

20 m más debajo de la calle 9 el barranco del río está siendo erosionado por las aguas del río y deberán diseñarse y construirse obras de estabilización, su peligro de perder el dique. Igual cosa debe hacerse en la prolongación de la calle 10”.

Las anteriores mediadas de protección fueron ratificadas en el dictamen pericial practicado al interior del proceso, en el que se recomendó lo siguiente:

“Barrio El Edén (margen izquierda del río)

(...) Tal como lo recomienda la compañía consultora Hidrooccidente (sic), se deben construir espolones aguas arriba del barranco con la finalidad de direccionar el cauce del río y disminuir la velocidad de sus aguas, adicionalmente se debe construir un muro de contención en la zona longitudinal del barranco para defender las viviendas contra futuras inundaciones.

Barrio Villa Isabela (margen izquierda del río)

(...) Tal como lo recomienda la compañía consultora Hodrooccidente (sic), se deben construir espolones aguas arriba del barranco con la finalidad de direccionar el cauce del río y disminuir la velocidad de sus aguas, adicionalmente se debe construir un muro de contención en la zona longitudinal del barranco para defender las viviendas contra futuras inundaciones y la banca de la vía.

Polideportivo Carlos Arturo Zamora, barrio José Antonio Galán (margen izquierda del río)

(...) deben construir espolones aguas arriba del barranco con la finalidad de direccionar el cauce del río y disminuir la velocidad de sus aguas, adicionalmente se debe construir u muro de contención en la zona longitudinal del barranco para defender la zona ribereña del polideportivo contra futuras inundaciones y daños posteriores a este centro deportivo.

Conclusiones de la visita a los sitios críticos

De la visita realizada a los diferentes barrios del municipio de Bugalagrande, se tienen las siguientes conclusiones:

— Los barrios El Edén, Villa Isabela, el polideportivo Carlos Arturo Zamora (barrio José Antonio Galán) localizados en las márgenes de las riberas del rio Bugalagrande, deben ser considerados como de alto riesgo y prohibir la construcción y habitación de viviendas en las zonas aledañas a las orillas, ya que son susceptibles de una avalancha por las continuas crecidas del río Bugalagrande.

— La alcaldía de Bugalagrande debe tomar cartas en el asunto, porque en estos momentos las viviendas en el barrio El Edén se encuentran ocupadas y estas deben ser desalojadas inmediatamente, para evitar tragedias en caso de una inundación severa que se presente en una ola invernal (...)”.

Advierte la Sala que las medidas de protección recomendadas por la empresa Hidro-Occidente S. A., fueron sugeridas en virtud de un estudio juicioso y muy completo, las cuales se contemplaron para una vigencia de 100 años, razón por la que se considera que no es necesario realizar un nuevo estudio para determinarlas, pues de lo analizado en el estudio practicado por la mencionada empresa y lo establecido por el perito, se puede advertir que las medidas aún siguen vigentes.

La obras de protección recomendadas fueron presupuestadas por la empresa consultada en un valor total de $5.658.454.257, no obstante, en virtud de solicitud realizada por la CVC y la alcaldía de Bugalagrande a la empresa Hidro-Occidente, se priorizaron las obras de protección a ejecutar en las zonas con mayor riesgo de ser afectadas por inundaciones, las cuales tienen un costo aproximado de $2.500´000.000.oo. Así lo precisó la empresa Hidro-Occidente S. A. en Oficio HO-PO5-223-CTA84-10 de 18 de agosto de 2010, dirigido al director técnico ambiental de la CVC, en el que se adujo lo siguiente:

“En el marco del Contrato CVC Nº 239 de 2006 Hidro-Occidente S. A. diseñó para la CVC las obras de protección contra inundaciones ocasionadas por los desbordamientos del río Bugalagrande en el caso urbano de este municipio, por lo cual la CVC y la alcaldía de Bugalagrande solicitaron a esta firma un concepto técnico para priorizar las obras de protección a ejecutar, teniendo en cuenta el estudio y diseños realizados, las condiciones actuales del cauce, las zonas con mayor riesgo de ser afectadas por inundaciones y los recursos que ha dispuesto CVC para iniciar las obras (aprox. $2´500.000.000).

Dicho proyecto en su totalidad está constituido por tres (3) tramos de intervención localizados sobre la margen izquierda del río Bugalagrande y otros tres (3) localizados sobre el mismo cauce en la orilla opuesta. De acuerdo con el estudio realizado por Hidro-Occidente S. A. en el año 2007 y la visita realizada el día 30 de julio del presente año, en la actualidad los tramos más críticos sobre las márgenes del río son los comprendidos entre el polideportivo y el puente del ferrocarril (margen izquierda), entre el puente González Narváez y el puente La Bamba (margen izquierda), y entre el puente González Narváez y el puente La Bamba (margen derecha): los cuales se han denominado tramos Nº 1, 2 y 3, respectivamente. Esta priorización fue validada y ratificada por la alcaldía de Bugalagrande, los bomberos y el CLOPAD de este municipio, quienes tras cada temporada de fuertes lluvias, deben hacer frente a las graves afectaciones causadas por los desbordamientos de este cauce.

En este orden de ideas y con el fin de adelantar una fase inicial de construcción de las obras, optimizando los recursos disponibles, se considera que se deberían abordar inicialmente los tramos críticos citados anteriormente. Los tramos restantes del proyecto, aunque importantes, se pueden construir en una fase posterior de construcción. Cabe anotar, que cada uno de los tramos debe ser construido en su totalidad desde aguas arribas hacia aguas abajo, sin dejar ningún tipo de brecha o discontinuidad que termine por afectar la estabilidad y funcionalidad de las obras.

Como soporte a lo anterior se anexa un informe técnico general y los presupuestos de los tramos críticos que requieren intervención inmediata”.

Por su parte, el alcalde del municipio de Bugalagrande en oficio de 8 de marzo de 2011, visible a folio 26, solicitó a la directora general de la CVC que se ejecutara el proyecto en mención, para el cual se aprobaron los recursos. En dicho oficio se manifestó lo siguiente:

“En la vigencia 2008, el consejo directivo de dicha entidad tomó la determinación de aprobar unos recursos a diferentes obras de importancia para los municipios dada la necesidad de realizar obras de mitigación de riesgo a causa de la ola invernal. Tales recursos fueron aprobados del patrimonio económico de la entidad por un valor de treinta y tres mil millones de pesos m/cte. ($33.000.000.000) en los cuales fue aprobado el proyecto ‘obras de mitigación del riesgo en el municipio de Bugalagrande’ por valor de dos mil quinientos millones de pesos m/cte. ($2.500.000.000).

Luego se iniciaron diferentes reuniones con funcionarios de la entidad para la ejecución de los recursos hasta que se tomó la determinación que el dinero aprobado no alcanzaba para realizar las obras que se necesitan en nuestro municipio, por lo cual, la entidad decide solicitar autorización al diseñador del proyecto para realizar las obras por etapas y en especial en los puntos más críticos, dicha solicitud fue autorizada por la firma diseñadora Hidro-Occidente.

Señora directora, dado lo anterior me permito informarle que a la fecha no se ha iniciado el proceso de ejecución de las obras y además, el lunes pasado 07 de marzo en reunión con el director de la DAR Centro Norte nos informa que dichas obras no aparecen registradas en el plan trienal de la CVC. Por lo anterior le solicitamos que a dicho proyecto le sean asignados los recursos sí en realidad no está contemplado en el plan trienal ya que dicho proyecto fue aprobado con unos recursos específicos como fueron los recursos tomados del patrimonio económico con asignaciones específicas cuyo fin era ejecutar proyectos que no daban espera para su ejecución.

Es de anotar que la administración municipal que hoy presido, ha estado siempre atenta a los requerimientos hechos por la corporación y personalmente he estado atento a dicho proyecto dado que es una de las necesidades más sentidas de nuestra comunidad”.

De otra parte, la CVC en reiterados oficios, le ha puesto de presente a la comunidad del municipio de Bugalagrande que las obras de protección contra inundaciones se encuentran proyectadas para ser ejecutadas por esa entidad para el año 2009, pues el proyecto fue aprobado por la dirección técnica ambiental de la corporación, no obstante, deben esperar a que el municipio solucione la problemática de predios y servidumbres existentes en la línea de ejecución del proyecto(4).

Al revisar detenidamente el expediente, el despacho sustanciador no encontró que se hubiesen ejecutado las obras recomendadas en el estudio realizado por la empresa Hidro-Occidente, pese a que dicho proyecto fue aprobado por la CVC, según se desprende del material probatorio obrante, razón por la que en auto para mejor proveer, de 30 de abril de 2014, se ofició al municipio de Bugalagrande y a la CVC para que informaran si con la apropiación presupuestal de $2.500´000.000.oo, a que se hace referencia en el escrito de demanda; en el oficio de 8 de marzo de 2011(5), suscrito por el alcalde del municipio de Bugalagrande, dirigido a la directora general de la CVC y; en el informe técnico denominado “Construcción de la obras propuestas para protección de los barrios de la ciudad de Bugalagrande cercanos a su río, contra el desbordamiento del mismo, en sus crecidas”, realizado por la empresa Hidro-Occidente S. A. a petición de la CVC(6), se han realizado obras tendientes a mitigar los efectos del desbordamiento del río Bugalagrande en la zona objeto de la presente acción popular, atendiendo a lo recomendado en el mencionado estudio.

En respuesta de lo anterior, la CVC en oficio de 13 de junio de 2014, aseguró lo siguiente:

“Si bien a la fecha no se han realizado las obras recomendadas en el estudio citado en el numeral anterior, es importante informar que la CVC postuló al Fondo de Adaptación, a través de la Gobernación del Valle del Cauca, para acceder a cofinanciación, el proyecto ‘Construcción de obras de protección contra inundaciones y avenidas torrenciales en los municipios de Pradera y Bugalagrande del departamento del Valle del Cauca’, mediante Oficio DG-0296 de septiembre 20 de 2011, remitido por el entonces gobernador del Valle del Cauca, doctor Francisco José Lourido, a la gerente del Fondo de Adaptación, doctora Cecilia Álvarez (se anexa copia del oficio en mención y el formato de postulación del proyecto).

El Fondo de Adaptación, mediante Oficio Radicado 3570 de octubre 18 de 2012, informa al director de la CVC que el proyecto postulado por la corporación, entre otros proyectos relacionados en una tabla contenida en el oficio, e identificado por el fondo con el número 38, para la construcción de obras de protección en los municipios de Pradera y Florida citado en el párrafo anterior, no será financiado por la restricción de recursos con que cuenta el fondo, pues solamente se financiarán aquellos proyectos postulados que de acuerdo con la matriz de evaluación, estén clasificados con prioridad I. El proyecto de Pradera y Bugalagrande fue calificado con prioridad número 3 (se anexa copia del citado oficio).

De otra parte la entonces directora de la CVC, Dra. María Jazmín Osorio, mediante Oficio 0500-12801 de septiembre 28 de 2011 informó al alcalde municipal Jorge Eliecer Rojas que la CVC había remitido a la gobernación el formato diligenciado para la postulación del proyecto ante el Fondo de Adaptación, adjuntándole los documentos que soportaron la postulación. Paralelamente la secretaría de planeación departamental mediante Oficio 85703 de octubre 20 de 2011, también informó al alcalde sobre la postulación del proyecto, incluido dentro de los 3 que postularon en jurisdicción del municipio de Bugalagrande (se anexa copia de los oficios).

(...).

3. En cuanto a la aprobación $2.500.000.000.oo para las obras de protección contra inundaciones ocasionadas por las crecientes del río Bugalagrande y una vez revisada la información que reposa en la Dirección de Planeación con relación a dichos recursos nos permitimos precisar lo siguiente:

Mediante acuerdo CD Nº 19 de abril 10 de 2008 se adicionaron recursos al proyecto 1563 ‘Construcción de obras de mitigación de efectos de la ola invernal del año 2006’ para las vigencias 2008 ($2.625.000.000) y 2009 ($6.125.000.000) con el fin de cofinanciar obras contra inundaciones en diferentes municipios del Valle del Cauca. Dentro de las obras con recursos de la vigencia 2009 se encontraban $2.500.000.000 para las obras de mitigación en el municipio de Bugalagrande.

Mediante acuerdo CD Nº 040 de 17 de julio de 2009 se redujeron recursos por $4.155.175.938.oo dentro de los cuales estaban los $2.500.000.000 para las obras de protección contra inundaciones en Bugalagrande especialmente tres tramos priorizados por la firma consultora Hidro-Occidente S. A., quien elaboró los diseños de protección contra inundaciones y avenidas torrenciales en el municipio de Bugalagrande, pero ante las dificultades presentadas por los asentamientos de vivienda en las franjas de construcción del dique, mediante Oficio 060-11102-2010 de agosto 30 de 2010, la dirección técnica ambiental le solicitó al alcalde municipal que con el fin de viabilizar la ejecución de las obras, la administración debía tener negociadas las servidumbres necesarias, adquiridos los predios y/o reubicadas las viviendas, según el caso, para no tener interferencias durante la fase constructiva. La administración municipal nunca dio respuesta al mencionado requerimiento (se anexa el citado oficio).

Al no disponer de los terrenos para la ejecución de las obras, la corporación no podía seguir considerando como metas viables la obras que no tenían aún una viabilidad jurídica respecto a la propiedad de las zonas a intervenir y un cierre financiero de las mismas, lo cual no permitió cumplir con las metas previstas del proyecto 1563 al 31 de diciembre de 2009.

En consecuencia, el proyecto de construcción de las obras de mitigación en el municipio de Bugalagrande luego fue postulado para el Fondo de Adaptación, tal como se explicó en el anterior punto 2 del presente oficio”.

Por su parte, el municipio de Bugalagrande expresó lo siguiente:

“Para dar contestación al primer interrogante la oficina jurídica de este municipio solicitó certificación a la Secretaría de Planeación Municipal sobre si la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, ha realizado obras por el valor de dos mil quinientos millones de pesos ($2.500.000.000); la oficina de planeación contestó que a la fecha no ha realizado ninguna obra (anexo certificación 1 folio).

Cabe resaltar que en la vigencia de 2008 la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, tomó la determinación de aprobar unos recursos a diferentes obras de importancia para los municipios dada la necesidad de realizar obras de mitigación de riesgo a causa de las olas invernales. Los recursos fueron aprobados del patrimonio económico de la entidad por un valor de (treinta y tres mil millones de pesos m/cte. ($33.000.000.000) en los cuales fue aprobado el proyecto ‘Obras de mitigación de riesgo en el municipio de Bugalagrande’ por valor de dos mil quinientos millones de pesos m/cte. ($2.500.000.000).

La oficina jurídica le informa honorable Magistrada que a la fecha y existiendo todos los antecedentes de inundaciones en el municipio de Bugalagrande la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, no ha realizado ninguna de las obras establecidas en el estudio de Hidro-Occidente S. A. y pagados por la entidad.

El municipio de Bugalagrande sufrió inundaciones en el año 2010 y 2013 porque el municipio necesita las obras establecidas en el estudio de Hidro-Occidente para mitigar los riesgos con obras definitivas, es de resaltar que un municipio de esta categoría (6) no tiene los recursos para hacer las obras establecidas en los estudios.

Lo que no entendemos es porque la CVC desvió los recursos o nunca realizó las obras por el valor de ($2.500.000.000) y tampoco ha dado inicio a obras establecidas en los estudios de Hidro-Occidente S. A; lo que deja con claridad la omisión de la CVC habiendo estudios que demuestran la necesidad que tiene el municipio de Bugalagrande de las obras definitivas y a la fecha no se ha realizado ninguna”.

Analizado lo anterior, resulta forzoso concluir que en el municipio de Bugalagrande no se ha realizado ninguna obra que ofrezca soluciones reales a la problemática de inundación sufrida por la población. Así como también, se advierte que, pese a la existencia de un estudio serio y juicioso realizado por la firma Hidro-Occidente S. A., que recomienda las obras requeridas por la población afectada, estas no se han llevado a cabo por la evidente falta de colaboración de las entidades obligadas, esto es la CVC y el municipio de Bugalagrande.

En virtud de las consideraciones expuestas en precedencia la Sala revocará el numeral tercero del fallo impugnado, por cuanto se considera que no es necesario realizar otro estudio para el diseño de las obras de protección a la población de Bugalagrande, en consecuencia se le ordenará al municipio de Bugalagrande para que, en colaboración con la CVC y el departamento del Valle del Cauca, adelanten las gestiones administrativas, técnicas y presupuestales pertinentes para la ejecución de las obras en los puntos críticos del municipio, recomendadas por la empresa Hidro-Occidente S. A. en el estudio contratado, a quien, previamente, le deberán solicitar una revisión y ajuste de las medidas a adoptar.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. REVÓCASE el numeral tercero de la parte resolutiva del fallo de 30 de septiembre de 2013, proferido por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca y, en su lugar se dispone: ORDENAR al municipio de Bugalagrande para que, en colaboración con la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, y el departamento del Valle del Cauca, adelanten, en el término de seis meses, contados a partir de la ejecutoria de esta sentencia, las gestiones administrativas, técnicas y presupuestales pertinentes para la ejecución de las obras en los puntos críticos del municipio, recomendadas por la empresa Hidro-Occidente S. A. en el estudio realizado en virtud del Contrato CVC Nº 0239 de 2006, a quien, previamente, le deberán solicitar una revisión y ajuste de las medidas a adoptar.

2. CONFÍRMASE en lo demás la sentencia impugnada.

3. COMUNÍQUESE esta decisión a las partes.

4. Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior providencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en sesión de 17 de julio de 2014».

(1) Folio 147.

(2) Folio 434.

(3) Folio 395.

(4) Folio 57.

(5) Folio 26.

(6) Folios 30 a 47.