Sentencia 2011-01987 de agosto 11 de 2014

REPÚBLICA DE COLOMBIA

RAMA JUDICIAL

CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA

SALA JURISDICCIONAL DISCIPLINARIA

Magistrado Ponente:

Dr. José Ovidio Claros Polanco

Rad.: 250001102000201101987 01/3314 AC

Aprobado según Acta 60 de la misma fecha

Bogotá D.C., once de agosto de dos mil catorce.

Extractos: «Consideraciones de la Sala.

1. Competencia.

Conforme a las atribuciones conferidas por los artículos 256 numeral 3 de la Carta Política y 112 numeral 4 de la Ley 270 de 1996, en armonía con lo dispuesto en el numeral 1º del artículo 59 de la Ley 1123, esta Sala es competente para conocer por vía jurisdiccional de Consulta de la Sentencia proferida el 28 de marzo de 2014, por la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Cundinamarca(27), a través de la cual resuelve Sancionar con Suspensión Por Cuatro Meses al abogado, José Hernando Angarita Berdugo, identificado con cédula de ciudadanía número 9.526.563 y portador de la Tarjeta Profesional 148311, expedida por el Consejo Superior de la Judicatura, por la comisión de las faltas disciplinarias descritas en el numeral 1º del artículo 37 de la Ley 1123 de 2007.

2. Estudio de fondo.

El abogado José Hernando Angarita Berdugo, fue llamado a juicio disciplinario y hallado responsable de infringir la norma citada, por cuanto, fue negligente es decir actuó con indiligencia al no asistir a cuatro audiencias programadas dentro del Proceso Penal 2007-80531, situación que no fue de ninguna forma contrarrestada por el disciplinado, mediante algún medio probatorio, pues, en el plenum objeto de estudio, no aparece ningún tipo de justificación que pueda ser creíble para el y corroborada por esta Sala.

Ahora bien, a la luz del material probatorio obrante en la foliatura, procede la Sala a analizar si concurren o no elementos suficientes para derivar responsabilidad disciplinaria por parte del jurista Angarita Berdugo, teniendo en cuenta los cargos que le fueran imputados. Veamos:

Los cargos que le fueron imputados o por los cuales se halló responsable disciplinariamente al profesional del derecho, es el consistente en negligente es decir actuó con indiligencia al no asistir a cuatro audiencia programadas dentro del Proceso Penal 2007-80531; pues, la conducta en la que incurrió el disciplinable le es aplicable la normatividad, la cual se transcribe a continuación: Ley 1123 de 2007, en su numeral 1º, del artículo 37, y numeral 10º del artículo 28, los cuales expresan:

“… ART. 37.—Constituyen faltas a la debida diligencia profesional: 1. Demorar la iniciación o prosecución de las gestiones encomendadas o dejar de hacer oportunamente las diligencias propias de la actuación profesional, descuidarlas o abandonarlas …” (Resaltado fuera de texto).

“… ART. 28.—Deberes profesionales del abogado. Son deberes del abogado: 10. Atender con celosa diligencia sus encargos profesionales, …”

Considera la Sala que frente a la conducta asumida por el abogado José Hernando Angarita Berdugo, frente a la confianza depositada por su cliente, realizando su labor de manera responsable y asistir a cada una de las audiencias programadas, a fin de defender los intereses de las personas que habían depositado en él la confianza para que las representara en dicha causa, sin embargo, su actitud fue negligente frente a los compromisos adquiridos, ya que no se encuentra justificación alguna frente a su inasistencia a las audiencias programadas dentro del proceso penal 2007-80531, las siguientes fechas: Audiencia Preparatoria del 2 de abril de 2009, Continuación de la audiencia en vista del 19 de mayo de 2009, vista pública de Juicio Oral del 25 de febrero de 2010 y acto público de continuación de Juicio Oral del 17 de junio de 2010, de las cuales se encontraba debidamente notificado, lo que hace que su conducta se encuadre en el numeral 1º del artículo 37 de la Ley 1123 de 2007.

En consecuencia, está suficientemente probada la incursión en la falta descrita, así como la falta al deber profesional, que también han sido violados, como son los descritos en numeral 10 del artículo 28 de la Ley 1123 de 2007 por parte el abogado José Hernando Angarita Berdugo, que consagra el deber de atender con celosa diligencia los negocios encomendados, por tal razón, en primer término, se encuentra demostrada la materialidad de la conducta endilgada, por dejar de hacer las diligencias encomendadas, descuidarlas o abandonarlas y en segundo lugar, vulnerar con estas conductas, los deberes que se describen en las normas transcritas con anterioridad, conductas reprochables y que deben ser objeto de sanción por la jurisdicción disciplinaria, a quien el estado le ha dado la facultad de conocer y fallar este tipo de conductas de los abogados, cuando encuentra como es este caso, la vulneración flagrante de las normas citadas, por parte del litigante y que acertadamente calificó el a quo.

Es pertinente concluir entonces que, el investigado debió atender con diligencia todas las citaciones de que fue objeto y que eran de su exclusiva responsabilidad, confianza que le fue depositada por las personas que le otorgaron el poder, la cual fue defraudada de madera flagrante por parte del disciplinado, y por tanto, su conducta encuadra dentro de los parámetros que la Ley disciplinaria de los abogados califica como reprochables a título de culpa y por tal razón la hace responsable disciplinariamente bajo las normas transcritas, y que sin más ampliación esta colegiatura, acoge el análisis y fundamentación de su providencia en cuanto a la tipicidad, antijuridicidad y legalidad de su providencia.

Ahora bien, procede esta Corporación a destacar en primer lugar que el control disciplinario que por mandato de la Constitución esta jurisdicción ejerce sobre la conducta profesional de los abogados, tiene como objetivo primordial el cumplimiento efectivo de su principal misión, de defender los intereses de la colectividad y de los particulares, mediante el ejercicio responsable, serio, honesto, cuidadoso y diligente de la profesión.

Esa misión se concreta en la observancia de los deberes que atañen al ejercicio de la abogacía, como garantía de que efectivamente los profesionales del derecho conserven la dignidad y el decoro profesional; colaboren lealmente en la recta y cumplida administración de justicia; observen mesura, seriedad y respeto con los funcionarios y con todas las personas que intervengan en los asuntos de su profesión; obren con absoluta lealtad y honradez con sus clientes y colegas; guarden el secreto profesional, y atiendan con celosa diligencia sus encargos profesionales. En la medida en que esos deberes sean cumplidos, la abogacía colaborará efectivamente en la conservación y perfeccionamiento del orden jurídico del país y en la realización de la justicia material, cumpliendo así su función social.

4. Dosimetría de la Sanción.

Dentro del amplio margen de discrecionalidad a la autoridad disciplinaria en el proceso de individualización de la pena, le corresponde al Juez disciplinario valorar la explícita consagración de los deberes del abogado, los intereses jurídicos y particularmente criterios que atienden exigencias de lesividad, impacto particular y general de la conducta, en fin todos aquellos parámetros de proporcionalidad y razonabilidad que a su vez imponen la necesidad de motivación de la dosificación sancionatoria(28).

Respecto a este tema, en cuanto atañe a la tasación de la sanción que tuvo en cuenta el juez plural de primera instancia, con base en los parámetros fijados por el artículo 45 de la Ley 1123 de 2007, esta Colegiatura encuentra que la impuesta fue ajustada a los criterios de razonabilidad y proporcionalidad, tanto por la naturaleza como por la modalidad de la conducta del sancionado, como quiera que, según se vio, el abogado José Hernando Angarita Berdugo, no justificó su actuar negligente, tampoco compareció para conocer su actuación, el haber sido sancionado en dos ocasiones por violación al régimen del abogado por distintas conductas, es decir, registra antecedentes disciplinarios, y el hecho de no ser diligente y responsable en el ejercicio profesional; permiten concluir que la falta atribuidas por el a quo, sea razonable y adecuadamente aplicada, por lo que esta Sala la acoge y así la confirmará.

5. Prescripción de faltas disciplinarias.

Esta colegiatura, observa que las conductas realizadas por el disciplinable ocurridas en: Audiencia Preparatoria del 2 de abril de 2009, continuación de la audiencia en vista del 19 de mayo de 2009, ya se encuentran prescritas. Pues el numeral 2º del artículo 23 de la Ley 1123 de 2007, establece como forma de extinción de la acción disciplinaria, la prescripción.

Al dar aplicación a la norma precitada, también es necesario conocer la norma que regula la prescripción en este tipo de procesos, la cual expresa:

“… ART. 24.—Términos de prescripción. La acción disciplinaria prescribe en cinco años, contados para las faltas instantáneas desde el día de su consumación y para las de carácter permanente o continuado desde la realización del último acto ejecutivo de la misma …”

De conformidad con la norma anterior toda conducta o hecho que supere los cinco (5) años, prescribe de facto. En el presente caso las conductas enunciadas con anterioridad fueron de carácter instantáneo, por lo que han transcurrido más de cinco (5) años, desde su realización, por lo que se les deberá aplicar el fenómeno de la prescripción y así se declarará.

Es pertinente sin embargo resaltar que dados los antecedentes del disciplinado la sanción deberá mantenerse y así se confirmará.

En mérito de lo expuesto, la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,

RESUELVE:

1. DECLARAR LA CESACIÓN DEL PROCEDIMIENTO por prescripción de la acción disciplinaria, a favor del abogado Jose Hernando Angarita Berdugo respecto de la falta descrita en el artículo 37 numeral 1º Ley 1123 de 2007 por la inasistencia a la vista pública fijada para los días 2 de abril de 2009 y 19 de mayo de 2009, conforme a lo expuesto en la parte motiva de este proveído.

2. CONFIRMAR Sentencia proferida el 28 de marzo de 2014, por la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Cundinamarca(29), a través de la cual resuelve SANCIONAR con SUSPENSIÓN POR CUATRO (4) MESES al abogado, JOSÉ HERNANDO ANGARITA BERDUGO, identificado con cédula de ciudadanía número 9.526.563 y portador de la Tarjeta Profesional 148311, expedida por el Consejo Superior de la Judicatura, por la comisión de la falta disciplinaria descrita en el numeral 1º del artículo 37 de la Ley 1123 de 2007.

3. NOTIFICAR la presente decisión al sancionado, advirtiéndole que contra ella no procede recurso alguno.

4. Ejecutoriada esta providencia, remítase copia de la misma a la oficina del Registro Nacional de Abogados, con la constancia del acto procesal enunciado, data a partir de la cual la sanción empezará a regir.

5. Devuélvase el expediente al Consejo Seccional de origen para que, en primer lugar, notifique a todas las partes dentro del proceso y en segundo lugar, cumpla lo dispuesto por la Sala.

Notifíquese, Comuníquese y Cúmplase».

27. Sala integrada por los Magistrados Jesús Antonio Silva Urriago (Ponente) y Leovigildo Suárez Céspedes.

28. C-290-08

29. Sala integrada por los Magistrados Jesús Antonio Silva Urriago (Ponente) y Leovigildo Suárez Céspedes.