Sentencia 2011-02948 de diciembre 4 de 2013

CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA 

SALA JURISDICCIONAL DISCIPLINARIA

Magistrado Ponente:

Dr. Pedro Alonso Sanabria Buitrago

Ref.: Disciplinario contra abogado Luis Ferney Gómez Osorio.

Rad.: 050011102000201102948 01

Aprobado: Acta 92 de la misma fecha.

Bogotá D.C., cuatro de diciembre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

No habiéndose apelado la sentencia proferida, conforme se dispone en el numeral 1 del artículo 59 de la Ley 1123 de 2007, le corresponde a esta superioridad conocer en grado jurisdiccional de consulta, el fallo proferido por la Sala Jurisdiccional del Consejo Seccional de la Judicatura de Antioquia por medio del cual sancionó con censura al abogado Luis Ferney Gómez Osorio, al encontrarlo responsable de incurrir en la conducta establecida en el numeral 1 del artículo 37 de la Ley 1123 de 2007.

En el presente caso, la controversia jurídica objeto de definición se circunscribe a determinar si el profesional sancionado incurrió en la falta disciplinaria, la cual establece que los profesionales del derecho faltan a la debida diligencia profesional, cuando dejan de hacer oportunamente las diligencias propias de la actuación profesional, falta tipificada en el numeral 1 del artículo 37 de la Ley 1123 de 2007, cuyo tenor es:

“ART. 37.—Constituyen faltas a la debida diligencia profesional:

1. Demorar la iniciación o prosecución de las gestiones encomendadas o dejar de hacer oportunamente las diligencias propias de la actuación profesional, descuidarlas o abandonarlas”.

Pues bien, a efectos de solucionar el problema jurídico antes planteado, es decir, auscultar si el abogado faltó al deber de debida diligencia profesional, lo primero que establece esta Sala es que al citado profesional del derecho le fue otorgado poder(3) por Leandro Enrique Sarmiento Llinás y Alba Ligia Barrera Cañaveral, a fin de fungir como su apoderado para incoar demanda ordinaria de responsabilidad civil extracontractual.

También está probado que la señora Barrera Cañaveral y el señor Sarmiento LLinas, suscribieron contrato(4) de prestación de servicios profesionales con el disciplinado, acordando el cobro de honorarios profesionales a través de la modalidad de litis equivalente al 30% al resultado obtenido.

Ahora bien, el parágrafo del artículo 105 de la Ley 1123 de 2007, establece;

El disciplinante podrá confesar la comisión de falta caso en el cual se procederá a dictar sentencia. En estos eventos la sanción determinará de acuerdo a lo establecido en el artículo 45 de este código”.

Del material probatorio recaudado, se demostró el elemento subjetivo de la falta, toda vez que habiendo recibido el togado poder, no interpuso la demanda y 6 años después presentó solicitud de audiencia de conciliación ante la personería de Medellín. De esta manera se demuestra que sí hubo una relación contractual entre la quejosa y el abogado, razón por la cual asumió entonces éste, un compromiso profesional para con su poderdante, consistente en incoar una demanda civil extracontractual contra Saludcoop, con la pretensión que se declarara civilmente responsable por la muerte del primogénito de la quejosa, hecho ocurrido el 4 de octubre de 1999 y se liquidara y pagara indemnización por perjuicios morales.

Ahora bien, en cuanto a la responsabilidad del disciplinable en la comisión de la conducta que objetivamente se encuentra probado incurrió, si bien cuando rindió versión libre trató de justificar su conducta argumentando que presentó solicitud de conciliación ante la Procuraduría de Medellín, también precisó el togado que cometido una omisión consistente en no presentar la demanda ordinaria que le fue encargada, por lo que constituyó descuido.

Entonces, objetivamente se encuentra probado que el disciplinable trasegó por la conducta imputada en los cargos, y por la cual fue sancionado, pues dejó de hacer oportunamente las diligencias que le competían en desarrollo del mandato conferido.

Así las cosas, y aunque no fue objeto del tema de apelación, se observa que la sanción impuesta al disciplinable por la Sala a quo, se ajusta a los principios establecidos en el artículo 13 de la Ley 1123 de 2007, es decir, es razonada, necesaria y proporcionada, y está conforme a los criterios de graduación de que trata el artículo 45 ibídem, tales como la trascendencia social de la conducta, la modalidad, circunstancias y el perjuicio causado y porque el disciplinable confesó la falta, evitando así el desgaste para la administración de justicia.

En mérito de lo expuesto, la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y legales,

RESUELVE:

1. CONFIRMAR la sentencia consultada de fecha 27 de junio de 2013, proferida por la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Antioquia, por medio de la cual sancionó con Censura, al abogado Luis Ferney Gómez Osorio, por incurrir en la falta establecida en el artículo 37.1 de la Ley 1123 de 2007, conforme la motivación de este fallo.

2. REMITIR copia del presente fallo, con constancia de su ejecutoria, a la Unidad de Registro Nacional de Abogados, para efectos de su anotación, fecha a partir de la cual empezará a regir la sanción impuesta.

3. DEVOLVER el expediente a su lugar de origen.

Notifíquese y cúmplase».

(sic)(2) Folio 2.

(3) Folio 3.