Sentencia 2012-00005 de febrero 5 de 2015

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 130012331000201200005-02

Consejera Ponente:

Dra. Maria Claudia Rojas Lasso

Pérdida de investidura diputado

Actor: Miguel Aguilera Romero

Bogotá, D. C., cinco de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «V. Las consideraciones

5.1. Competencia.

La Sección Primera del Consejo de Estado es competente para conocer de las apelaciones de las sentencias proferidas en procesos de pérdida de investidura de Diputados, de una parte, en virtud del artículo 48 parágrafo 2º de la Ley 617 de 2000, que estableció la segunda instancia para estos procesos y, de otra, por decisión adoptada por la Sala Plena de lo Contencioso Administrativo el 25 de enero de 2005, que la adscribió a esta Sección.

5.2. El caso concreto.

Se imputa al diputado Sigifredo Tapia Buendía la causal de pérdida de investidura establecida en el numeral 1º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000, del siguiente tenor:

“ART. 48.—Pérdida de investidura de diputados, concejales municipales y distritales y de miembros de juntas administradoras locales. Los diputados y concejales municipales y distritales y miembros de juntas administradoras locales perderán su investidura:

1. Por violación del régimen de incompatibilidades o del de conflicto de intereses. No existirá conflicto de intereses cuando se trate de considerar asuntos que afecten al concejal o diputado en igualdad de condiciones a las de la ciudadanía en general. (…)”.

El actor aduce que el concejal demandado incurrió en la causal establecida en el numeral 1º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000, al incurrir en doble militancia descrita en el artículo 107 inciso segundo de la Constitución Política, porque durante la campaña electoral de 2011 para elegir alcaldes, apoyó a un candidato a la Alcaldía del municipio de Arjona –Bolívar-, distinto al de su partido político Cambio Radical.

El artículo 107 de la Constitución Política establece lo siguiente:

Constitución Política

“ART. 107.—Modificado. A.L. 1/2003, art. 1º. Se garantiza a todos los ciudadanos el derecho a fundar, organizar y desarrollar partidos y movimientos políticos, y a la libertad de afiliarse a ellos o de retirarse.

En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento políticos con personería jurídica”.

La Sala en sentencias de 1º de octubre de 2004(1) y 30 de octubre de 2008(2), entre otras, precisó que la prohibición contenida en el artículo 107 de la Constitución Política consistente en ejercer la doble militancia, no constituye causal de pérdida de investidura sino que constituye una prohibición dirigida a los ciudadanos en general con el fin primordial de lograr el fortalecimiento de los partidos y movimientos políticos.

En esa oportunidad esta Sección sostuvo:

“Es del caso precisar que esta corporación ya ha determinado en un par de ocasiones que la prohibición establecida para los ciudadanos genéricamente en el artículo 107 de la Constitución Política, no puede entenderse como causal de pérdida de investidura. La sentencia de 25 de mayo de 2004 (C.P. Germán Rodríguez Villamizar) así lo consideró: ‘Del examen del artículo 107 de la Carta, modificado por el Acto Legislativo 1 de 2003, surge, sin duda, que de tal mandamiento superior resulta una prohibición para todos los ciudadanos de pertenecer simultáneamente a varios partidos o movimientos políticos que tengan personería jurídica. Empero, es lo cierto que la norma constitucional no estableció la desobediencia a tal prohibición como una causal de pérdida de investidura de los congresistas, ni dispuso sanción alguna para su incumplimiento’. Vienen también a propósito para el caso analizado los planteamientos formulados en la sentencia de 11 de mayo de 2003, (C.P. Alejandro Ordóñez Maldonado), al decidir un caso similar al que se examina, que señaló: ‘Las inhabilidades e incompatibilidades persiguen garantizar una actividad transparente en el ejercicio de la función legislativa, por ello son prohibiciones dirigidas a los congresistas, mientras que, como ya se advirtió, la doble militancia partidista es una prohibición dirigida a los ciudadanos en general, cuyo fin primordial es lograr el fortalecimiento de los partidos y movimientos políticos. El hecho de que la doble militancia partidista sea una prohibición dirigida, como ya se dijo, a los ciudadanos, género dentro del cual se hallan los congresistas, no por ello constituye causal de pérdida de investidura. Obsérvese que si el Acto Legislativo 1 de 2003, artículo 2º defirió a los estatutos de los partidos y movimientos políticos la facultad de regular el régimen disciplinario interno, en ellos no sería posible consagrar como causal de pérdida de investidura la situación que dio lugar a instaurar la presente acción’. Así, se reitera lo manifestado por el a quo en el sentido de que le corresponde a los partidos políticos ejercer mediante sus reglamentaciones internas el control y la vigilancia para evitar que sus afiliados incurran en doble militancia, con las consecuencias que ello les acarrearía. Cabe aclarar que esta corporación no ha aplicado, como pretende el actor, analógica o extensivamente los artículos 110 y 268 numeral 10 de la Constitución Política como causales de pérdida de investidura: Por el contrario, ha dicho que en el primer caso, la norma erige expresamente dicha conducta en causal de pérdida de investidura; y en el segundo, se trata de una prohibición, que de contravenirse implica infracción al régimen de incompatibilidades, que no constituye causal autónoma e independiente de pérdida de investidura”.

En ese mismo sentido, la Sala en sentencia de 15 de septiembre de 2011 (Expediente: 2011-00239, M.P. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta) replicó las razones expuestas en las citadas sentencias y reiteró que la doble militancia no es causal de pérdida de investidura. Dijo la Sala:

Corresponde a la Sala determinar si debe revocar o no la sentencia de primera instancia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca el día 26 de abril de 2011 y decretar, en caso afirmativo, la pérdida de la investidura que en la actualidad ostenta el demandado como concejal del municipio de Chía, por haber incurrido en la supuesta trasgresión del artículo 107 de la Constitución Política de Colombia, que prohíbe la doble militancia política.

Pues bien el precitado artículo constitucional, modificado por el artículo 1º del Acto Legislativo 01 de 2003, establece ciertamente en su inciso 2º, que ‘En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político con personería jurídica’.

No obstante lo anterior, ha de tenerse en cuenta que el hecho de violar la prohibición de la doble militancia política, no está previsto en nuestro ordenamiento jurídico como causal de pérdida de investidura. Así lo ha señalado la Sala en diferentes pronunciamientos, tal como lo pusieron de presente el a quo en el fallo que se cuestiona y el señor agente del Ministerio Público en su intervención.

En sentencia proferida el 1º de octubre de 2004, Rad.: 25000-23-31-000-2004-0213-01(PI), con ponencia del H. Consejero Camilo Arciniegas Andrade, la Sala Señaló: […]

En ese mismo sentido, la Sala, en Sentencia del 30 de octubre de 2008, Rad. 68001-23-15-000-2007-00664-01(PI), C.P. Maria Claudia Rojas Lasso, señaló: […]

Comoquiera que la doble militancia política no se encuentra tipificada en nuestro ordenamiento jurídico como causal de pérdida de investidura, la Sala estima que esa razón es más que suficiente para confirmar la decisión adoptada por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en primera instancia”.

De los anteriores pronunciamientos, se sigue que a los partidos políticos les corresponde ejercer mediante sus reglamentaciones internas el control y la vigilancia para evitar que sus afiliados incurran en doble militancia, con las consecuencias que ello les acarrearía. La doble militancia no configura causal de pérdida de investidura.

Así, no viene a lugar entrar a analizar las circunstancias específicas del caso, es decir, si el diputado Sigifredo Enrique Tapia Buendía incurrió o no en doble militancia, por haber apoyado a la alcaldía del municipio de Arjona —Bolívar— a un candidato distinto al de su partido político Cambio Radical, pues en todo caso, ello no le acarrearía la consecuencia de la pérdida de su investidura.

Las causales de pérdida de investidura son taxativas y deben estar expresamente señaladas en la Constitución Política.

Fuerza es, entonces confirmar la sentencia apelada.

En mérito de lo expuesto el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFÍRMASE la sentencia apelada de 25 de junio de 2014, proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar.

Cópiese, notifíquese y, en firme esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en la sesión de la fecha».

(1) Expediente: 2004-00213. Actor: Saúl Villar Jiménez. C.P. Camilo Arciniegas Andrade.

(2) Expediente: 2007-00664. Actor: Rene Alexander Parra Castellanos. M.P. María Claudia Rojas Lasso.