Sentencia 2012-00005 de septiembre 12 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Expediente: 760012331000201200005 01

Consejera Ponente:

Dra. Lucy Jeannette Bermúdez Bermúdez

Demandante: Sergio David Becerra Benavides

Demandado: Humberto Vásquez, concejal del municipio de Yumbo

Asunto: fallo 2ª instancia

Bogotá, D.C., doce de septiembre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Cuestión previa

Se advierte que este es un caso similar a otros ya resueltos por la Sala mediante sentencias del 11 de julio de 2013 dentro del proceso 2012-00004-01 y 5 de septiembre del mismo año en el proceso 2012-00007-01. En efecto, en esa oportunidad el mismo demandante señor Sergio de David Becerra Benavides promovió otras demandas en ejercicio de la acción electoral con el fin de obtener la nulidad del acto que declaró la elección de los Concejales del Municipio de Yumbo.

Por consiguiente, para efectos de la decisión que se debe adoptar en este proceso y en cuanto sea pertinente, la Sala acudirá a los planteamientos que expuso en esa oportunidad.

1. Competencia.

La competencia de esta Sección para conocer de la apelación formulada por la parte demandante contra el fallo proferido el 24 de abril de 2013, por el Tribunal Administrativo del valle del Cauca, está fijada por lo dispuesto en el artículo 129 del Código Contencioso Administrativo, subrogado por el artículo 37 de la Ley 446 de 1998, y en el artículo 13 del Acuerdo 58 de 15 de septiembre de 1999 —Reglamento Consejo de Estado—, modificado por el artículo 1º del Acuerdo 55 de 2003.

2. De la prueba del acto de elección acusado.

La elección del señor Humberto Vásquez como concejal del municipio de Yumbo, período constitucional 2012-2015, se acreditó con copia auténtica del formulario E-26CON generado el 10 de noviembre de 2011, expedido por la Comisión Escrutadora Municipal de esa entidad territorial(8).

3. Objeto de la apelación.

Lo es el fallo emitido por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca que se estudiará sobre el único cargo propuesto por el demandante, es decir, aquel que hizo alusión a que la candidatura del señor Humberto Vásquez fue inscrita por un delegado del delegado del Partido Cambio Radical, pues de conformidad con el artículo 357 del Código de Procedimiento Civil, modificado por el artículo 1º numeral 175 del Decreto 2282 de 1989, dispone que la apelación se entiende interpuesta en lo desfavorable al apelante, y por lo tanto el superior no podrá enmendar la providencia en la parte que no fue objeto del recurso.

4. Asunto de fondo.

El señor Sergio David Becerra Benavides demandó la nulidad de la elección del señor Humberto Vásquez como concejal del Municipio de Yumbo, por el Partido Cambio Radical, con fundamento en la supuesta violación de I) El artículo 108 de la Constitución Política; II) El artículo 9º de la Ley 130 de 1994; III) El artículo 31 de la Ley 1475 de 2011; IV) Los artículos 2º, 3º, 6º y 7º del Reglamento 1 de 2003 proferido por el Consejo Nacional Electoral.

Al desarrollar el concepto de violación indicó el demandante que la figura de la “delegación de la delegación”, subdelegación o del mandato especial, no es ajustada a la Constitución Política por cuanto el representante legal de la agrupación política o su delegado, son quienes únicamente se encuentran facultados para inscribir y avalar los candidatos a los diferentes cargos de elección popular.

Añadió que el representante legal del Partido Cambio Radical, el señor Antonio Álvarez Lleras delegó la facultad de inscripción y aval al coordinador general del partido señor Carlos Hernán Andrade y este a su vez delegó dicha facultad al señor Carlos Abraham Jiménez López quien de manera irregular inscribió al aquí demandado, afectando de esta forma su elección en el Concejo Municipal de Yumbo, para el período 2012-2015.

El señor Humberto Vásquez en su contestación argumentó que no existió la actuación calificada por el actor como “delegación de la delegación” por cuanto el señor Carlos Abraham Jiménez, actuó como delegado principal de acuerdo al tenor de lo descrito en la Resolución de 28 de junio de 2011 del Partido Cambio Radical. Resaltó que el señor Carlos Abraham Jiménez fue el congresista elegido con mayor número de votos por Cambio Radical para el Valle del Cauca y por lo tanto se encontraba plenamente facultado para inscribir y avalar candidatos para el Concejo Municipal de Yumbo.

El artículo 108 superior, modificado por el artículo 2º del Acto Legislativo 1 de 2009, destaca que los partidos y movimientos políticos con personería jurídica reconocida podrán inscribir candidatos a elecciones. Y además, que dicha inscripción deberá ser avalada por el respectivo representante legal del partido o movimiento o por quien él delegue.

El artículo 9º de la Ley 130 de 23 de marzo de 1994, regula que las agrupaciones políticas con personería jurídica reconocida, podrán postular candidatos a cualquier cargo de elección popular sin requisito adicional alguno.

Así las cosas, la inscripción de candidatos a cargos de elección popular debe ser avalada de manera expresa por el representante legal o su delegado de las agrupaciones políticas con personería jurídica. Cuando el trámite descrito no cumple con estas condiciones se considera efectuado de manera irregular y acarrea nulidad.

Respecto a la figura jurídica del aval esta Sección en reciente fallo(9) sostuvo que:

“... el aval cumple distintos propósitos. En primer lugar, sirve para acreditar que la persona avalada forma parte de determinado partido o movimiento político, lo cual es importante en la medida que permite definir la militancia de los candidatos, aspecto cardinal a la luz de las reformas políticas implementadas con los actos legislativos 1 de 2003 y 1 de 2009, según las cuales se prohíbe militar en más de una de esas agrupaciones.

En segundo lugar, porque refuerza la disciplina partidista, ya que implica para los candidatos que son elegidos una responsabilidad con la sociedad pero también con los trazos ideológicos que cohesionan a los integrantes del partido o movimiento político, a tal punto que en lo que respecta al funcionamiento de los militantes de un mismo colectivo en una corporación pública de elección popular, debe serlo en forma de bancada para respetar la unidad de criterios y de fines que subyacen a la organización, salvo las excepciones legalmente consagradas.

Y, por último, contribuye a la moralización en el ejercicio de la actividad política, dado que el ordenamiento jurídico reclama de las organizaciones políticas una seriedad y responsabilidad mayores al momento de su otorgamiento, quienes deben garantizar que los postulados además de cumplir con los requisitos exigidos para ocupar el respectivo cargo, no estén incursos en prohibiciones o circunstancias legales que los inhabiliten o impidan acceder al desempeño de la función”.

Resulta entonces, que la importancia del aval dentro de la estructura electoral nacional radica en: i) La militancia de los candidatos; ii) la disciplina partidista; y iii) La moralización de la actividad política. De este modo es entendible el porqué el aval se encuentra reservado constitucionalmente para que sea el propio representante legal o su delegado del partido o movimiento político, quienes de manera privativa y exclusiva puedan otorgarlo.

De otra parte, se debe hacer mención que el aval otorgado debe ser claro y expreso, por cuanto al momento de acreditarse ante la Registraduría correspondiente, debe documentarse de manera tan clara que no dé lugar a equívocos.

La Sala considera que el actual ordenamiento jurídico no autoriza la figura de la “delegación de la delegación”, subdelegación o del mandato especial en el aval que los partidos o movimientos políticos con personería jurídica por medio de sus representantes legales otorgan a los candidatos a cargos de elección popular.

Empero, es de tenerse en cuenta que de los hechos narrados por el demandante en los que pretende demostrar una supuesta “delegación de la delegación” no son ciertos de conformidad con las pruebas recogidas en el expediente dentro de los términos y las oportunidades procesales pertinentes.

Se probó en el proceso que:

El Consejo Nacional Electoral reconoció personería jurídica al movimiento político “Valdivieso presidente 98”(10) y que actualmente, su nombre es Cambio Radical.

El señor Antonio Álvarez Lleras, es el secretario general del Partido Cambio Radical y por ende representante legal(11).

El señor Carlos Abraham Jiménez López fue elegido como único Representante a la Cámara por el Partido Cambio Radical por la circunscripción electoral del Valle del Cauca, período constitucional 2010-2014(12).

Carlos Abraham Jiménez López inscribió al demandado como integrante de la lista de candidatos al Concejo Municipal de Yumbo, período 2012-2015, por el Partido Cambio Radical(13).

Carlos Abraham Jiménez López informó al señor registrador municipal del Estado Civil del Valle del Cauca que otorgó aval al señor Humberto Vásquez, para que participará como aspirante al Concejo Municipal de Yumbo, período 2012-2015, como candidato del Partido Cambio Radical(14).

El representante legal del Partido Cambio Radical mediante resolución de 28 de junio de 2011, delegó en los congresistas que por ese partido obtuvieran la mayor votación en las elecciones de 14 de marzo de 2010, la facultad de avalar, inscribir o modificar ante la Registraduría las candidaturas a cargos unipersonales o a corporaciones públicas de elección popular, en la misma circunscripción electoral(15).

En el caso particular, se concluye que el señor Humberto Vázquez fue inscrito y avalado de manera regular para las elecciones al Concejo Municipal de Yumbo, para el período 2012-2015, pues el señor Carlos Abraham Jiménez López actuó en su condición de delegado del señor Antonio Álvarez Lleras, representante legal del Partido Cambio Radical. Vale agregar que de las pruebas señaladas con anterioridad no se desprende la supuesta “delegación de la delegación” que era alegada en los hechos de la demanda por el extremo activo de este proceso.

La Sala también aclara que la delegación conferida al señor Abraham Jiménez López por medio de la resolución de 28 de junio de 2011, que dictó el representante legal del Partido Cambio Radical, es expresa, clara y determinable porque se hizo constar por escrito y porque contenía los elementos suficientes para determinar al delegatorio sin lugar a equivocación.

Respecto a la solicitud del demandante que se le de aplicación a la línea jurisprudencial de esta sección esgrimida en providencia de 13 de agosto de 2009(16), Expediente 2006-00011, debe señalarse que los hechos que se encontraron probados en ese expediente son diferentes a los que se acreditaron en el transcurso de este proceso pues en el primero si se encuentra manifiesta una “delegación de delegación” mientras que en el presente lo que se demostró fue una inscripción de un candidato al Concejo Municipal de Yumbo por parte de un delegado del representante legal del Partido Cambio Radical, situación que se encuentra en concordancia con el artículo 108 de la Constitución Política y con el artículo 9º de la Ley 130 de 1994.

En fallo con igual situación fáctica y sobre el mismo señalamiento esta sección(17) advirtió:

“Al margen de las reflexiones jurídicas que la sección vertió en el anterior fallo, advierte la Sala que las mismas no resultan aplicables al sub lite, porque el contexto fáctico de este asunto es diferente al que se probó en aquel proceso, pues se recuerda que aquí las propias pruebas aportadas por el accionante acreditaron que la persona que inscribió la lista de candidatos al Concejo del Municipio de Yumbo por el Partido Cambio Radical, período constitucional 2012-2015, fue el señor Carlos Abraham Jiménez López, es decir la persona que fue directamente delegada por el representante legal de esa agrupación política, lo cual armoniza perfectamente con lo dispuesto en el artículo 108 constitucional y con el artículo 9º de la Ley 130 de 1994”.

De acuerdo con lo discurrido, la Sala confirma la sentencia de primera instancia adoptada por el tribunal a quo.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado - Sala de lo Contencioso Administrativo - Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. Confirmar la sentencia dictada el 24 de abril de 2013 por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, que negó las pretensiones de la demanda.

2. Devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase».

(8) Cuaderno 1, folios 92 y 93.

(9) Consejo de Estado, Sección Quinta; M.P. Alberto Yepes Barreiro, Expediente 60012331000201200004-01, demandante: Sergio David Becerra Benavides, demandados: concejal de Yumbo Diego Parra Zuluaga.

(10) Resolución 1305 de 17 de diciembre de 1997. Cuaderno 2, folios 23 a 26.

(11) Artículo 16 de la Resolución 1899 de 3 de abril de 2003. Cuaderno 2, folios 128 a 146.

(12) Cuaderno 2, folio 4 y 72.

(13) Cuaderno 3, folios 6 y 7.

(14) Cuaderno 3, folio 5.

(15) Cuaderno 2, folios 6 a 8.

(16) Sobre el particular destacó que “Para la Sala, la delegación a la que se ha hecho referencia, esto es, la otorgada por el señor Merlano Fernández al señor Carlos Daniel Fajardo Osuna para que este último realizara la inscripción de los candidatos por el partido a la Cámara de Representantes por el departamento de Sucre, no tiene validez, pues contraría el precepto constitucional del artículo 108 inciso 3º y el inciso 2º del artículo 9º de la Ley 130 de 1994, que solo autorizan a realizar el acto de otorgamiento de aval para la inscripción del candidato al representante legal del partido —en este caso el señor Alfonso Angarita Baracaldo— o a su delegado —señor Jairo Enrique Merlano—, por lo que no se encuentra justificada y carece de sustento la actuación desplegada por el señor Carlos Daniel Fajardo Osuna al realizar la inscripción de los candidatos por el partido a la Cámara de Representantes por el departamento de Sucre, sin tener facultad para ello”.

(17) Consejo de Estado, Sección Quinta; M.P. Alberto Yepes Barreiro, Expediente 60012331000201200004-01, demandante: Sergio David Becerra Benavides, demandados: concejal de Yumbo Diego Parra Zuluaga.