Sentencia 2012-00240/1353-2016 de noviembre 30 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA-SUBSECCIÓN A

Consejero ponente:

Dr. Gabriel Valbuena Hernández

Rad.: 15001-23-31-000-2012-00240-01 (1353-2016)

Demandante: José Vicente Rodríguez Roa

Demandado: Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social - UGPP.

Asunto: Pensión gracia - Decreto 1º de 1984.

Bogotá D.C., treinta de noviembre de dos mil diecisiete

EXTRACTOS: «II. Consideraciones

Como no se observa causal que invalide lo actuado, procede la Sala a decidir previas las siguientes consideraciones.

2.1. Problema jurídico.

De acuerdo con los recursos interpuestos por las partes demandante y demandada y de conformidad con la sentencia objeto de apelación, le corresponde a esta Sala determinar si el señor José Vicente Rodríguez Roa cumple con los requisitos para que se le reconozca y pague la pensión gracia solicitada.

En ese orden de ideas, en primer lugar, la Sala de Subsección verificará si el demandante laboró como docente con una vinculación territorial o nacionalizada antes del 31 de diciembre de 1980, para luego establecer el cumplimiento de los demás requisitos legales. Se finalizará con el análisis sobre la prescripción de las mesadas pensionales.

Así las cosas y a fin de resolver el debate jurídico planteado, la Sala de Decisión analizará las pruebas obrantes en el expediente frente al marco normativo y jurisprudencial aplicable al caso.

2.2. Marco normativo y jurisprudencial aplicable al caso.

2.2.1. Pensión gracia.

El 4 de diciembre de 1913, el Congreso de Colombia expidió la Ley 114 que creó una “pensión de jubilación vitalicia” para los maestros de escuelas oficiales que hubiesen prestado sus servicios en el magisterio por un tiempo no menor de veinte años, equivalente a la mitad del salario devengado en los dos últimos años de labor, o ·al promedio del sueldo recibido, si este fuese variable, siempre y cuando cumplieran con los siguientes requisitos, establecidos en su artículo 4º:

“1. Que en los empleos que ha desempeñado se ha conducido con honradez y consagración.

2. Que carece de medios de subsistencia en armonía con su posición social y costumbres.

3. Que no ha recibido ni recibe actualmente otra pensión o recompensa de carácter nacional. Por consiguiente lo dispuesto en este inciso no obsta para que un maestro pueda recibir a un mismo tiempo sendas pensiones como tal, concedidas por la Nación y por un Departamento.

4. Que observa buena conducta.

5. Que si es mujer está soltera o viuda.

6. Que ha cumplido cincuenta años, o que se halla en incapacidad por enfermedad u otra causa, de ganar lo necesario para su sostenimiento”.

Esta prestación fue extendida en el año 1928 a través de Ley 116, a los empleados y profesores de las escuelas normales y a los inspectores de instrucción pública.

Cinco años después, mediante la Ley 37 de 1933, cobijó a los maestros que hubieran completado los servicios en establecimientos de enseñanza secundaria.

Posteriormente, se expidió la Ley 43 de 1975 “por la cual se nacionaliza la educación primaria que oficialmente vienen prestando los Departamentos, el Distrito Especial de Bogotá, los Municipios, las Intendencias y Comisarías; se redistribuye una participación, se ordenan obras en materia educativa y se dictan otras disposiciones”.

Este cuerpo normativo terminó con el régimen anterior de responsabilidades compartidas en materia educativa entre la Nación y los departamentos y municipios al establecer que “La educación primaria y secundaria oficiales serán un servicio público a cargo de la Nación. En consecuencia, los gastos que ocasione y que hoy sufragan los Departamentos, Intendencias, Comisarías, el Distrito Especial de Bogotá y los Municipios, serán de cuenta de la Nación, en los términos de la presente Ley”.

2.2.2. Sentencia de unificación del 22 de enero de 2015. Vinculación docente a 31 de diciembre de 1980 y cómputo de tiempos de servicio como docente hora catedra.

Luego de la Ley 43 de 1975, el legislador expidió la Ley 91 de 1989 que indicó las disposiciones que regirían al personal docente nacional, nacionalizado y el que se vinculara con posterioridad al 1 de enero de 1990, así:

a. Los docentes nacionalizados que figuran vinculados hasta el 31 de diciembre de 1989, mantendrán vigente el régimen prestacional que venían gozando en cada entidad territorial de conformidad con las normas vigentes.

b. Los docentes nacionales y los que se vinculen a partir del 1º de enero de 1990, para efectos de prestaciones económicas y sociales se regirán por las normas vigentes aplicables a los empleados públicos del orden nacional, Decretos 3135 de 1968, 1848 de 1969 y 1045 de 1978.

Además, sobre las pensiones, consagró que:

“A los docentes vinculados hasta el 31 de diciembre de 1980 que por mandato de las Leyes 114 de 1913, 116 de 1928, 37 de 1933 y demás normas que las hubieren desarrollado o modificado, tuviesen o llegaren a tener derecho a la pensión de gracia, se les reconocerá siempre y cuando cumplan con la totalidad de los requisitos. Esta pensión seguirá reconociéndose por la Caja Nacional de Previsión Social, conforme al Decreto 81 de 1976 y será compatible con la pensión ordinaria de jubilación, aún en el evento de estar ésta a cargo total o parcial de la Nación”(10).

Esta norma permitió que luego de la nacionalización de la educación, determinada por la Ley 43 de 1975, los docentes departamentales o municipales, vinculados hasta el 31 de diciembre de 1980, comprendidos en dicho proceso tuvieran la oportunidad de acceder a la pensión gracia de conformidad con las Leyes 114 de 1913 y 37 de 1913, de tal forma que creó la compatibilidad entre esta prestación y la pensión de jubilación ordinaria.

Al respecto, el 22 de enero de 2015, la Sección profirió sentencia de unificación, dentro del proceso radicado 25000-23-42-000-2012-02017-01, C.P. Alfonso Vargas Rincón (E), mediante la cual estableció, sobre la vinculación docente a 31 de diciembre de 1980, que “la expresión docentes vinculados hasta el 31 de diciembre de 1980”, contemplada objeto de análisis, no exige que en esa fecha el docente deba tener un vínculo laboral vigente, sino que con anterioridad haya estado vinculado, pues lo que cuenta para efectos pensionales es el tiempo servido; por lo tanto, la pérdida de continuidad, no puede constituirse en una causal de pérdida del derecho pensional como lo estimó el Tribunal”.

Así las cosas, basta con que el docente hubiera laborado con anterioridad al 31 de diciembre de 1980 para que cumpla con este requisito legal para acceder a la pensión gracia.

2.2.3. La prescripción trienal de las mesadas pensionales.

La prescripción es un modo para adquirir derechos o extinguir obligaciones, en virtud del cual se requiere el mero paso del tiempo de acuerdo con unas condiciones específicas previstas en la ley para cada caso.

Las normas que regulan la prescripción en el régimen prestacional de los empleados públicos(11) preceptúan que los derechos prestacionales consagrados en ellas prescriben en los tres años contados a partir de la fecha en la que la obligación se hace exigible y que el simple reclamo escrito del empleado o trabajador ante la autoridad competente sobre un derecho o prestación debidamente determinado, interrumpe la prescripción pero sólo por un lapso igual.

Sobre este punto, es menester resaltar que la calidad de pensionado tiene un carácter permanente y vitalicio que apareja la imprescriptibilidad de la acción para su reconocimiento. Sin embargo, tal imprescriptibilidad no se contrapone a la posibilidad de declarar la prescripción trienal de las mesadas dejadas de percibir como resultado de la inactividad del beneficiario.

Así, la temática alrededor de este punto se centrará en determinar cómo opera, frente al caso en concreto, dicha forma de extinción de las obligaciones respecto de los factores económicos a que da lugar la adquisición de la calidad de pensionado, y en particular aquél relacionado con las mesadas pensionales.

2.3. Caso en concreto.

Bajo las anteriores precisiones normativas, esta Sala de Decisión procede a examinar las pruebas obrantes en el expediente a fin de resolver el debate jurídico puesto en su consideración.

Así las cosas, respecto a la edad y el tiempo de servicios laborado por el demandante, obran en el expediente, las siguientes pruebas:

—Copia del registro civil y de la cédula de ciudadanía del señor José Vicente Rodríguez Roa en las que consta que nació el día 4 de julio de 1953 en el municipio de Mogotes (Santander)(12).

—Copia del Certificado de relación de horas de cátedra externa - Colegio Departamental de Combita, febrero a junio de 1980, firmado por la Rectora y el Secretario de la institución educativa, en el que señala que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios al Colegio departamental de Combita, entre febrero y junio de 1980, un total de 152 horas(13).

—Copia del acta de presentación 77 correspondiente al profesor José Vicente Rodríguez Roa, firmado por la rectora y la secretaría de la institución educativa, donde se señala que a los 28 días del mes de febrero de 1980 se presentó en la rectoría del plantel educativo el demandante “para educación física quien en adelante será profesor catedrático por el presente año”(14)

—Copia del Decreto 0503 de 24 de marzo de 1981 por medio del cual el Gobernador del Departamento de Boyacá nombró como profesor en propiedad del colegio Departamental de Cucaita al señor José Vicente Rodríguez Roa(15).

—Copia del Acta de Posesión del Señor José Vicente Rodríguez Roa con fecha 3 de abril de 1981, donde consta que se presentó en el Despacho del Jefe de Personal de la Secretaría de Educación de Boyacá con el objeto de tomar posesión del cargo de profesor en el Colegio Departamental de Cucaita(16).

—Copia de certificado de salarios y devengados, expedido por la Directora Administrativa de la Secretaría de Educación de Boyacá, donde consta que el señor José Vicente Rodríguez Roa devengó diversos factores salariales entre enero de 2002 y 2003, dado que estuvo nombrado en propiedad con régimen departamental, en nivel secundaria y con dedicación de tiempo completo(17).

—Certificado de tiempo de servicio, expedido por el Coordinador de hojas de vida de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Boyacá el 21 de agosto de 2004 donde hace constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios en el nivel básica secundaría, vinculado en propiedad como departamental en forma continua desde el 6 de marzo de 1981 hasta el 3 de septiembre de 1985, desde el 4 de septiembre de 1985 hasta el 9 de febrero de 2000, desde el10 de febrero de 2000 hasta el 9 de marzo de 2003, desde el 10 de marzo de 2003 hasta el 21 de agosto del 2004 fecha en la que se expidió la constancia(18).

—Certificado de tiempo de servicio, expedido por el Coordinador de hojas de vida de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Boyacá el 6 de julio de 2005 donde hace constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios en el nivel básica secundaría, vinculado en propiedad como departamental en forma continua desde el 6 de marzo de 1981 hasta el 3 de septiembre de 1985, desde el 4 de septiembre de 1985 hasta el 9 de febrero de 2000, desde el 10 de febrero de 2000 hasta el 9 de marzo de 2003, desde el 10 de marzo de 2003 hasta el 6 de marzo de 2005, desde el 7 de marzo de 2005 hasta el 6 de julio 2005 fecha en la que se expidió la constancia(19).

—Certificado de tiempo de servicio, expedido por el Coordinador de hojas de vida de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Boyacá el 22 de enero de 2008 donde hace constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios en el nivel básica secundaria, vinculado en propiedad como departamental en forma continua desde el 28 de febrero de 1980 hasta el 28 de septiembre de 1980, desde el 6 de marzo de 1981 hasta el 3 de septiembre de 1985, desde el 4 de septiembre de 1985 hasta el 9 de febrero de 2000, desde el 10 de febrero de 2000 hasta el 9 de marzo de 2003, desde el 10 de marzo de 2003 hasta el 6 de marzo de 2005, desde el 7 de marzo de 2005 hasta el 22 de enero de 2008 fecha en la que se expidió la constancia(20).

—Certificado proferido por la Rectora y la Secretaria del Colegio nacionalizado integrado de Combita, el 19 de octubre de 2006, donde hacen constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa laboró en la institución en el área de educación física durante el año 1980, como profesor catedrático entre enero y junio de 1980, un total de 152 horas(21).

Ahora bien, de dichas pruebas, se evidencia que el señor José Vicente Rodríguez Roa laboró como docente departamental desde el 28 de febrero de 1980 hasta el 28 de septiembre del mismo año, tal y como se acredita en el certificado de tiempo de servicio, expedido por el Coordinador de Hojas de Vida de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Boyacá el 22 de enero del 2008, en folio 34 del cuaderno principal.

Llama la atención que los certificados de 21 de agosto de 2004 y 6 de julio de 2005 no incluyen los tiempos laborados por el demandante entre el 28 de febrero y el 28 de septiembre de 1980, pero el certificado de 22 de enero de 2008 sí los incluye. Pese a lo anterior, dicha información coincide con la consignada en i) el certificado proferido por la Rectora y la Secretaria del Colegio nacionalizado integrado de combita, el 19 de octubre de 2006, donde hacen constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa laboró en la institución en el área de educación física durante el año 1980, como profesor catedrático entre enero y junio de 1980, un total de 152 horas, ii) Copia del Certificado de relación de horas de cátedra externa - Colegio Departamental de Combita, febrero a junio de 1980, firmado por la Rectora y el Secretario de la institución educativa, en el que señala que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios al Colegio departamental de Combita, entre febrero y junio de 1980, un total de 152 horas y iii) Copia del acta de presentación 77 correspondiente al profesor José Vicente Rodríguez Roa, firmado por la rectora y la secretaría de la institución educativa, donde se señala que a los 28 días del mes de febrero de 1980 se presentó en la rectoría del plantel educativo el demandante “para educación física quien en adelante será profesor catedrático por el presente año”.

Dichas pruebas resultan ser complementarias y demuestran que el demandante cumple con el requisito de vinculación antes del 31 de diciembre de 1980, necesario para acceder a la pensión gracia.

En este punto es importante advertir que el apoderado de la parte demandada se equivocó en el escrito de apelación cuando estima que este tiempo de servicios solo se prueba adecuadamente si se allega el decreto de nombramiento y el acta de posesión del cargo, toda vez que, al no establecer el legistador(sic) una tarifa legal como la insinuada, este tiempo laborado pudo demostrarse con otros medios de prueba, como efectivamente ocurrió en el sub examine, en el que además del certificado de tiempo de servicio expedido el 22 de enero del 2008, se cuenta con las constancias mencionadas anteriormente. En consecuencia, dichos argumentos de apelación no están llamados a prosperar.

Por otra parte, en relación a los 20 años de servicio docente territorial o nacionalizado, obra en el expediente, además de las pruebas relacionadas con su vinculación antes del 31 de diciembre de 1980, la siguiente: i) Certificado de tiempo de servicio, expedido por el Coordinador de hojas de vida de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Boyacá el 22 de enero de 2008 donde hace constar que el señor José Vicente Rodríguez Roa prestó sus servicios en el nivel básica secundaria, vinculado en propiedad como departamental en forma continua desde el 28 de febrero de 1980 hasta el 28 de septiembre de 1980, desde el 6 de marzo de 1981 hasta el 3 de septiembre de 1985, desde el 4 de septiembre de 1985 hasta el 9 de febrero de 2000, desde el 10 de febrero de 2000 hasta el 9 de marzo de 2003, desde el 10 de marzo de 2003 hasta el 6 de marzo de 2005, desde el 7 de marzo de 2005 hasta el 22 de enero de 2008 fecha en la que se expidió la constancia(22).

En los términos expuestos los tiempos del demandante para el reconocimiento de la prestación son los siguientes:

icon
ver tabla
EntidadVinculoFecha de inicioFecha de finalizaciónTotal tiempo de servicio.
AñoMesDías
Colegio Nacionalizado Integrado - CómbitaDepartamental28/02/198028/09/1980070
Colegio Departamental San Felipe (antes Departamental de Cucaita)Departamental06/03/198103/09/19854523
Colegio Departamental Horizontes San José de PaézDepartamental4/09/19859/03/20031765
Escuela Nazareth NobsaDepartamental10/03/20036/03/200511122
Institución Educativa Nueva Generación SáchicaDepartamental7/03/2005    
Total24 años, 7 meses y 3 días

Dichos documentos prueban el cumplimiento del tiempo de servicio requerido para acceder a la pretensión pues suman más de los 20 años de servicios dispuestos en la norma como requisito.

En cuanto a la edad, está demostrado que el señor José Vicente Rodríguez Roa nació el día 4 de julio de 1953 en el municipio de Mogotes (Santander)(23), es decir, cumplió los 50 años de edad el día 4 de julio de 2003 lo cual implica que el estatus pensional lo adquirió el mismo día, fecha en la que ya había llenado el presupuesto legal de los 20 años de servicio.

En lo que tiene que ver con la buena conducta del docente, está demostrado en el proceso que el señor José Vicente Rodríguez Roa laboró bajo dicha condición, de acuerdo con (i) el certificado de antecedentes disciplinarios 3514302 proferido por la Procuraduría General de la Nación, el 29 de junio de 2005, en el que no se registra sanción, ni inhabilidad alguna(24), (ii) la certificación de antecedentes disciplinarios proferido el 8 de julio de 2005 por la oficina de escalafón de la Secretaría de Educación de Boyacá donde se acredita que no registra antecedentes disciplinarios(25), y (iii) declaración juramentada de fecha 6 de septiembre de 2005 ante la Notaria Segunda de Tunja en la que, el demandante, señala que desempeñó sus labores con honradez, consagración, idoneidad, y buena conducta, y no fue sancionado disciplinariamente(26).

Finalmente en relación con las razones de la demandada en el recurso de alzada en relación a que “Se precisa entonces que no basta que el docente tenga la condición de docente territorial, se requiere cumplir también el requisito “que no haya recibido ni recibe actualmente otra pensión o recompensa de carácter nacional”. Entonces, si el docente, así sea territorial, recibe sus salarios o subvenciones de la nación (Sistema General de Participaciones) no tendrá derecho a ser beneficiario de la pensión gracia (…)”(27), la Sala concuerda en afirmar que son simples afirmaciones que carecen de fundamento pues en el proceso no existen pruebas que la sustenten. En consecuencia y sin necesidad de realizar mayores consideraciones, se concluye que el señor José Vicente Rodríguez Roa le asiste el derecho al reconocimiento de la pensión gracia, por cumplir con todos y cada uno de los requisitos legales para acceder a ella de modo que, en este punto, se confirmará la sentencia de primera instancia.

Por último debe precisarse además, que de conformidad con sentencia de ésta Subsección de 19 de agosto de 2010(28) y respecto de los servicios docentes prestados en primaria, secundaria y normales por los maestros por horas o de cátedra externa éstos resultan aptos para ser computados para efectos de la pensión gracia, siempre y cuando se hayan adelantado en la docencia oficial y bajo nombramiento de la entidad territorial correspondiente o nacionalizados con anterioridad al 31 de diciembre de 1980, pues las normas especiales que regulan la materia no definieron la intensidad horaria o jornada apta para el acceso a dicha prestación, de manera que siempre y cuando se reúnan la totalidad de requisitos legales establecidos para tal efecto y se complete el tiempo de servicios necesario para ello, resulta viable su reconocimiento teniendo en cuenta los servicios prestados bajo dicha modalidad. Sin embargo, en estos casos para el cálculo del tiempo total de servicios a efectos del reconocimiento de la pensión gracia, las horas cátedra laboradas deben ser computadas de manera acumulativa bajo la regla dispuesta para tal efecto respecto de las pensiones ordinarias, en el parágrafo 1º del artículo 1º de la Ley 33 de 1985(29).

2.3.1. De la prescripción de las mesadas pensionales.

En el recurso de apelación presentado por el accionante este señaló que el Tribunal Administrativo de Boyacá no debió declarar la extinción de las mesadas causadas antes del 31 de mayo de 2012 porque “No es posible que el ente juzgador pretenda desconocer que de manera insistente se presentaron solicitudes a Cajanal para el reconocimiento de pensión gracia de mi mandante porque tiene el derecho a dicha prestación y la última vez duraron aproximadamente cuatro años en responder (interrumpiendo cada solicitud cualquier tipo de prescripción) y ahora se quiera tomar los efectos fiscales contando los tres años desde la presentación de la demanda.

El último acto administrativo es la Resolución 026556 del 16 de enero de 2012 y notificada al suscrito el 24 de enero de 2012, que da respuesta a solicitud de fecha 5 de febrero de 2008, y la demanda se presenta el 31 de mayo de 2012; sin que opere el fenómeno de prescripción(30)

A su vez, las razones que motivaron al Tribunal administrativo de Boyacá para declarar la prescripción fueron las siguientes:

La prescripción se interrumpió durante los periodos que establece la ley, esto es, durante los tres años anteriores y posteriores a la presentación de las solicitudes antes mencionadas. La Sala advierte que la acción contenciosa fue instaurada el 31 de mayo de 2012, luego de vencer el periodo de interrupción de prescripción generada incluso por la última de las peticiones, por ende la prescripción comienza a contabilizarse desde el momento de la presentación de la demanda, por lo que dicho fenómeno operó respecto de las mesadas causadas con anterioridad al 31 de mayo de 2009.

Por lo expuesto, corresponde reconocer el derecho a la pensión gracia de José Vicente Rodríguez Roa, a partir del 8 de julio de 2003, con efectos fiscales a partir del 31 de mayo de 2009, por prescripción trienal(31).

Al respecto, sea del caso reiterar que en relación a la prescripción, el numeral 2 del artículo 102 del Decreto 3535 de 1969, reglamentario del Decreto 1818 de 1968, dispone que “el simple reclamo escrito del empleado oficial formulado ante la entidad o empresa obligada, sobre un derecho o prestación debidamente determinado, interrumpe la prescripción pero solo por un lapso igual”.

En desarrollo de este precepto normativo, la Sala evidencia que la primera solicitud de reconocimiento pensional realizada por el demandante data de fecha 1 de octubre de 2003(32), momento en que se interrumpió la prescripción, y la presentación de la acción es de fecha 31 de mayo de 2012, es decir ya se había configurado el fenómeno prescriptivo. En consecuencia las mesadas causadas con anterioridad al 31 de mayo de 2009 se encuentran prescritas.

En otros términos, contrario a lo expuesto por la parte demandante y en consonancia con lo estudiado por el Tribunal Administrativo de Boyacá, la Sala considera que las mesadas pensionales anteriores al 31 de mayo de 2009 se encuentran prescritas pues la norma es clara en establecer que la prescripción se interrumpe solo por una vez a partir de la primera solicitud realizada, de modo que no se debe tener en cuenta para dichos efectos la petición formulada por el actor.

En ese estado de cosas, la sentencia apelada será confirmada, en su totalidad.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Sub Sección “A”, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

III. FALLO

1. CONFIRMASE la Sentencia del 5 de mayo de 2015 proferida por el Tribunal Administrativo de Boyacá, que accedió a las súplicas de la demanda presentada por José Vicente Rodríguez Roa en Contra de la Unidad de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social (UGPP) sucesora de la Liquidada Caja Nacional de Previsión Social (Cajanal).

2. En firme esta decisión, envíese al Tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase».

10. Literal a numeral 2 del artículo 15 de la Ley 91 de 1989.

11. Sobre el particular véase: articulo 41 Decreto Nacional 3135 de 1968 y articulo 102 Decreto Nacional 1848 de 1969.

12. Folio 24 y 24 vto del anexo # 2.

13. Ver fl. 122 del cuaderno principal del expediente.

14. Ver fl. 123 del cuaderno principal del expediente.

15. Ver: fl. 125 del cuaderno principal del expediente.

16. Ver: fl. 126 del cuaderno principal del expediente.

17. Ver: fls. 30 a 33 del cuaderno principal del expediente.

18. Ver: fl. 13 vto del anexo 1 del expediente.

19. Ver: fl. 34 del anexo 1 del expediente.

20. Ver: fl. 8 del anexo 1 del expediente.

21. Ver: fl. 35 del cuaderno principal del expediente.

22. Ver: fls. 46 y 33 del cuaderno principal del expediente.

23. Fls. 24 y 24 vto del anexo # 2.

24. Ver: fl. 36 del anexo # 1.

25. Ver: fl. 36 vto del anexo # 1.

26. Ver: fl. 37 del anexo # 1.

27. Folio 186 del expediente.

28. Sección Segunda, Subsección “A”, Radicación 25000 2325 000 2006 08259 01 (2033-2008). Actor: Gloria Inés Dorado Palacios, con idéntico ponente de quien se ocupa de ésta providencia.

29. Ley 33 de 1985. Artículo 1º. Parágrafo 1º. Para calcular el tiempo de servicio que da derecho a la pensión de jubilación o vejez, sólo se computarán como jornadas completas de trabajo las de cuatro (4) o más horas diarias. Si las horas de trabajo señaladas para el respectivo empleo o tarea no llegan a ese límite, el cómputo se hará sumando las horas de trabajo real y dividiéndolas por cuatro (4); el resultado que así se obtenga se tomará como el de días laborados y adicionará con los de descanso remunerado y de vacaciones, conforme a la ley.

30. Ver: fl. 188 del cuaderno principal del expediente.

31. Ver: fl. 179 vto del cuaderno principal del expediente.

32. Ver acto administrativo demandado, Resolución 17260 de 31 de agosto de 2004, en folios 25 a 26 del anexo # 1.