Sentencia 2012-00241 de abril 9 de 2015

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación: 25000-23-27-000-2012-00241-01(20339)

Consejero Ponente:

Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodriguez

Actor: Agencia Logística de las Fuerzas Militares.

Demandado: Secretaría de Hacienda - Dirección Distrital de Impuestos

Bogotá, D.C., nueve de abril de dos mil quince.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Corresponde a la Sala decidir la legalidad de los actos administrativos por medio de los cuales la oficina de cobro de la subdirección de impuestos a la producción y al consumo de la Dirección Distrital de Impuestos de Bogotá, D.C., declaró no probada la excepción de falta de título ejecutivo propuesta contra el mandamiento de pago (Res. DDI-154444, sep. 16/2011).

En los términos de la apelación, el problema jurídico se contrae a establecer si la notificación de la resolución que resolvió el recurso de reconsideración interpuesto contra la resolución sanción por no declarar (421DDI011626, abr. 10/2008) y la liquidación de aforo (536DDI012682, mayo 7/ 2008), que conforman el título ejecutivo, se efectuó en legal forma, para así determinar si operó la alegada falta de ejecutoria del mismo, propuesta por la demandante.

Bajo los supuestos fácticos enunciados, cobra especial relevancia la dirección procesal informada por el apoderado especial del contribuyente en el recurso de reconsideración presentado el 11 de junio de 2008(11) y la forma en que la autoridad fiscal notificó el contenido de las resoluciones que resolvieron el recurso señalado.

Obra en el expediente el escrito contentivo de los recursos de reconsideración, interpuestos contra las resoluciones 421 DDI 011626 del 10 de abril de 2008 (sanción por no declarar) y 536 DDI 012682 del 7 de mayo de 2008 (liquidación de aforo) en los que, expresamente, en el último folio de cada uno de ellos y bajo el acápite NOTIFICACIONES, se indicó:

“Las recibiré en la carrera 50 Nº 18-92 Agencia Logística de las Fuerzas Militares de Bogotá, D.C.”.

Conforme con el artículo 6º del Decreto Distrital 807 de 1993, en materia de notificaciones de los actos proferidos por la Dirección Distrital de Impuestos de Bogotá son aplicables los artículos 565, 566, 569 y 570 del estatuto tributario nacional.

Por otra parte, el artículo 8º del mismo decreto dispone: “Dirección procesal. Si durante los procesos de determinación, discusión, devolución o compensación y cobro, el contribuyente o declarante señala expresamente una dirección para que se le notifiquen los actos correspondientes del respectivo proceso, la Administración deberá hacerlo a dicha dirección”.

Al tenor de esta norma, es claro que la citación para notificar la resolución que resolvió el recurso de reconsideración interpuesto contra las resoluciones antes identificadas, debió enviarse a la “Carrera 50 Nº 18-92 Agencia Logística de las Fuerzas Militares de Bogotá, D.C.”, como en efecto lo hizo la administración(12), dado que fue la señalada por el demandante en el recurso de reconsideración y, en esa medida, era la dirección procesal excluyente.

De la lectura de la norma transcrita se evidencia que no es potestativo, para la administración, notificar el contenido de sus actos a una dirección diferente a la informada como dirección procesal.

Al respecto, la Sala ha sido enfática al señalar(13):

“Igualmente, la normativa tributaria establece la posibilidad de notificar los actos expedidos durante el proceso de determinación y discusión del tributo a la dirección procesal, esto es, la informada por el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, para ese específico proceso, por lo tanto, es obligatorio para la administración notificarle a esta dirección las actuaciones correspondientes, pues el artículo 564 estatuto tributario(14) indica expresamente que la administración “deberá” hacer la notificación a dicha dirección”. (Resalta la Sala).

En consecuencia, en el caso que ocupa la atención de la Sala, es claro que la administración obró de conformidad con el artículo 8º del Decreto 807 de 1993, señalado, pues envió los respectivos avisos de citación para surtir la notificación de la resolución que resolvió los recursos a la dirección procesal informada por el apoderado del contribuyente, sin que le asistiera la obligación de remitir tales avisos a una dirección diferente.

Ahora bien, son formas de notificación de las actuaciones de la administración de impuestos, la notificación personal, la notificación por correo y la notificación por edicto.

El artículo 565 del estatuto tributario establece que los actos “que decidan recursos se notificarán personalmente, o por edicto si el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, no compareciere dentro del término de los diez (10) días siguientes, contados a partir de la fecha de introducción al correo del aviso de citación”.

De conformidad con esta disposición, la administración cuenta con dos formas para notificar los actos que deciden los recursos. Una principal y otra supletoria.

La notificación personal es la principal; para el efecto se solicitará la comparecencia del interesado mediante citación, pero si dentro del término legal, esto es, los diez días contados a partir del envío del oficio citatorio, quien debe notificarse no se presenta a recibirla, la norma faculta a la Administración para que, de manera supletoria, notifique la decisión del recurso mediante edicto.

El aviso de citación será enviado a la dirección informada para notificaciones, o a la que expresamente se señale en el respectivo proceso, esto es, a la dirección procesal.

El envío de la citación por correo no puede confundirse con la “notificación por correo” de los actos, definida en el artículo 566 del estatuto tributario, pues la finalidad es distinta. En efecto, aquel es sólo un mecanismo que utiliza la administración para invitar al interesado a que comparezca a la entidad con el fin de notificarle personalmente una actuación; en otras palabras, es el medio que posibilita la notificación personal de la decisión.

La “notificación por correo” es una de las formas en que la administración pone en conocimiento sus actuaciones; de manera material, se practica remitiéndole al interesado copia del acto a la dirección informada por el contribuyente.

De conformidad con los artículos 7º y 8º del Decreto 807 de 1993, el oficio citatorio se enviará a la dirección informada a la administración tributaria por el contribuyente en la última declaración o formato oficial de cambio de dirección y a falta de éstos, se dará aplicación a lo previsto en el inciso tercero del artículo 7º; o a la dirección procesal, en los casos en que expresamente haya señalado una dirección determinada dentro del respectivo proceso.

Así, enviada la citación al interesado, a la dirección correcta, para que comparezca a notificarse personalmente del acto que decide el recurso gubernativo se inicia el conteo del término legal, vencido el cual, si no ha sido posible la notificación personal, la administración procederá a notificar dicho acto mediante edicto.

El inciso 2º del artículo 565, aplicable por remisión del artículo 6° del Decreto 807 de 1993, prevé la notificación por edicto “siempre que el citado no comparezca luego de los diez días siguientes a la introducción de la citación al correo, independientemente de su posible devolución”. Así, en los eventos en que la oficina postal devuelva la citación, “los motivos de la devolución resultan indiferentes para efecto del mecanismo subsidiario de notificación por edicto de los actos que resuelven recursos”; por tal razón, devuelta por el correo la citación enviada para la notificación personal, la ley autoriza la notificación supletoria(15).

Al respecto la Sala precisó(16):

“Al tenor de este norma, es claro que la citación para notificar la Resolución 70662002000021 del 19 de junio del 2002, debió enviarse a la calle 11 AN Nº 2-47 urbanización El Bosque, como en efecto lo hizo la Administración, dado que fue la señalada por el demandante en el recurso de reconsideración y, en esa medida, es dirección procesal excluyente.

Tal circunstancia descarta per se el empleo de los medios de ubicación previstos en el inciso 2º del artículo 563 del estatuto tributario(17), comoquiera que los mismos se restringen a la hipótesis de que el contribuyente no haya informado ninguna dirección a la Administración de Impuestos.

Está probado que el correo enviado con la citación, fue devuelto. Dicho correo, no sobra anotar, fue enviado a través de ADPOSTAL, red oficial de correos y mensajería especializada, encargada de administrar el correo certificado como servicio diseñado para el manejo de toda clase de correspondencia con tratamiento especial, seguimiento y control en todos sus procesos, asegurando la certeza del envío y la entrega respectiva.

Las planillas del correo certificado son documentos públicos (CPC, art. 262, 2) constitutivos de plena prueba sobre la devolución del mismo, en cuanto las emite la autoridad oficial a la que legalmente se le asigna la prestación del servicio y, al tenor del artículo 264 del Código de Procedimiento Civil, hacen fe de su otorgamiento, de su fecha y de las declaraciones que en ellos hace el funcionario que los autoriza.

Para contradecir este tipo de documentos debe agotarse el trámite de tacha de falsedad previsto en los artículos 289 y 290 ibídem, y aportar pruebas contundentes en relación con la inexistencia de la causal de devolución que señala ADPOSTAL, como por ejemplo, para el caso concreto, las que demuestren que la oficina ubicada en calle 11 AN Nº 2-47 de la urbanización El Bosque (Cúcuta) efectivamente funcionaba y que no existía indicio alguno de deshabitad o abandono máxime cuando, según el testimonio de María Nelly Piñeros Rojas, auxiliar contable del demandante, la oficina ubicada en la calle 11AN Nº 2-47 se trasladó al anillo vial en enero de 2003 pero desde mayo y junio empezaron a trasladar cosas, sacando escritorios (fls. 899-100, cdno. 1).

Pero más allá de eso, e independientemente de que las razones expuestas por el empleado de ADPOSTAL no se ciñan indubitable y categóricamente al alcance de la causal de devolución que transcribió “cambio de domicilio”, lo cierto es que en la regulación legal de las formas de notificación de las actuaciones tributarias (E.T., arts. 563 a 570) los motivos de la devolución resultan indiferentes para efecto del mecanismo subsidiario de notificación por edicto de los actos que resuelven recursos, y de notificación por publicación en diario de amplia circulación nacional de los actos que deben notificarse por correo.

En efecto, el inciso 2º del artículo 565 faculta la notificación por edicto siempre que el citado no comparezca luego de los diez días siguientes a la introducción de la citación al correo, independientemente de su posible devolución; y el artículo 568 del mismo cuerpo normativo, por su parte, autoriza la publicación, cualquiera que sea la causa de la devolución del correo.

Conforme con lo explicado, concluye la Sala que, en los términos del inciso segundo del referido artículo 565, el simple hecho de la devolución del correo que contenía la citación para la notificación personal facultaba la notificación supletoria, que ciertamente se realizó luego de vencer los 10 días siguientes al envío de la citación (jul. 8/2002), con edicto fijado el 9 de julio del 2002 por el término de diez días hábiles (se desfijó jul. 22), de acuerdo con el artículo 45 del Código Contencioso Administrativo.

En tales condiciones, se considera enteramente válida la notificación por edicto y, por tanto, ejecutoriada la Resolución que resolvió el recurso de reconsideración (resalta la Sala).

Cabe destacar que si bien la citación enviada a la dirección correcta fue devuelta por el correo por la causal “cerrado”(18), conforme con el régimen legal de la notificación de las actuaciones tributarias (E.T., arts. 563 a 570), los motivos de la devolución resultan indiferentes para efecto del mecanismo subsidiario de notificación, por edicto(19), de los actos que resuelven recursos.

En efecto, como se indicó, el inciso 2º del artículo 565 faculta la notificación por edicto o supletoria siempre que, introducida la citación al correo, el citado no comparezca en el término legal, independientemente de si el aviso de citación fue o no devuelto por el correo.

Conforme con lo expuesto, tanto el acto sancionatorio como la liquidación oficial de aforo, que sirven de título ejecutivo en la acción de cobro, se encuentran ejecutoriados en cuanto el recurso de reconsideración interpuesto fue notificado legalmente.

Toda vez que no prosperan los argumentos de apelación, se impone confirmar la sentencia apelada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. CONFÍRMÁSE la sentencia del 8 de mayo de 2013 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, dentro de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho instaurada por la AGENCIA LOGÍSTICA DE LAS FUERZAS MILITARES contra el Distrito Capital - Secretaría de Hacienda Dirección de Impuestos Distritales.

2. RECONÓCESE personería a la abogada Gloria Marcela Cortés Jaramillo, como apoderada del Distrito Capital - Secretaría de Hacienda.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.»

11 Folios 42 a 50 y 51 a 65, c.a.

12 Folio 134, c.a.

13 Consejo de Estado Sección Cuarta, sentencia del 2 de agosto de 2012, C.P. Martha Teresa Briceño de Valencia.

14 Artículo 8º del Decreto Distrital 807 de 1993.

15 Se reitera el criterio de la Sala expuesto en sentencia del 12 abril de 2012, expediente 18613, C.P. Martha Teresa Briceño de Valencia.

16 Sentencia del 3 de marzo de 2011, expediente 17087, C.P. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez.

17 Establecimiento de dirección mediante verificación directa o utilización de guías telefónicas, directorios y, en general, información oficial, comercial o bancaria.

18 Folio 134, c.a.

19 Folio 137, c.a. La Resolución DDI 015097 del 8 de mayo de 2009 por la cual se resuelve un recurso de reconsideración se notificó por edicto desfijado en 9 de junio de 2009.