Sentencia 2012-00273 de marzo 10 de 2016

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Radicación 250002327000201200273 01 (20043)

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez

Actor: BBVA Seguros de Vida Colombia S.A.

Demandado: Secretaría de Hacienda Distrital

Referencia: Exclusión de los ingresos por primas de seguros previsionales y rentas vitalicias del impuesto de industria y comercio

Fallo

Bogotá, D.C., diez de marzo de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «VII. Consideraciones de la Sala

Se decide el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante contra la sentencia del 12 de diciembre de 2012, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Sección Cuarta, Subsección “B”, que denegó las súplicas de la demanda.

1. Problema jurídico.

1.1. En los términos del recurso de apelación, corresponde a la Sala decidir:

— Si para obtener la devolución del ICA pagado indebidamente en los bimestres 2 y 3 del año 2005, era necesario la corrección de las declaraciones tributarias en las que se originó el pago de lo no debido.

— Si la solicitud de devolución de pago de lo no debido derivado de la declaración de ICA del bimestre 2 del año 2005 se presentó en el término legal.

2. Cuestión previa.

2.1. Previo a resolver sobre la procedencia de las solicitudes de devolución presentadas por la actora, la Sala precisa que en este caso se presenta un pago de lo no debido por el impuesto pagado sobre las primas de seguro previsional y rentas vitalicias en los bimestres 2 y 3 del año 2005, por la suma de $ 156.129.000 y $ 158.718.000, respectivamente.

Y ello es así, dado que como lo advirtió el Tribunal y se indica en los actos demandados(4), las primas de seguro previsional y las rentas vitalicias constituyen recursos del Sistema de Seguridad Social que por mandato constitucional son de destinación específica y, en tal sentido, no pueden ser objeto de ningún tributo(5).

A lo que hay que sumar que el Distrito Capital no controvirtió el hecho de que la entidad demandante hubiere pagado en las citadas cuantías, el impuesto de industria y comercio sobre los recursos de la seguridad social, circunstancia que además, se encuentra sustentada en el certificado del revisor fiscal(6), el cual no fue objetado por la parte demandada.

2.2. Claro lo anterior, procede la Sala a analizar si las solicitudes de devolución del pago de lo no debido fueron presentadas conforme a las normas legales aplicables al caso en examen.

3. Procedencia de las solicitudes de devolución. No es un requisito la corrección de las declaraciones.

3.1. En principio la Sala(7) reitera que la normatividad tributaria ha establecido la figura del pago de lo no debido a favor de los contribuyentes y para ello ha señalado las reglas para su procedencia, sin que dentro de ellas se prevea como requisito previo e indispensable la corrección de la declaración privada.

Todo, porque el pago de lo no debido es el que se efectúa “sin que exista causa legal para hacer exigible su cumplimiento” y, en tal sentido, la solicitud de devolución solo tiene por objeto probar la inexistencia de un título que contenga la obligación.

3.2. De tal manera que, no puede dársele aplicación al trámite previsto en el artículo 20 del Decreto 807 de 1993, que remite al artículo 589 del estatuto tributario “Correcciones que disminuyan el valor a pagar o aumentan el saldo a favor”, precisamente, porque el pago de lo no debido no se origina en la corrección de la declaración tributaria sino en el momento mismo en que este se practica sin que exista una causa legal.

Como corolario de lo anterior, baste decir que no es requisito sine qua non para que se genere dicho pago, que este se derive de una declaración tributaria, pues se repite, lo único relevante es que el pago se haya efectuado sin estar soportado por un fundamento legal.

3.3. En consecuencia, para la procedencia de las solicitudes de devolución no era necesario que la entidad corrigiera las declaraciones tributarias en las que se realizó el pago de lo no debido.

4. Oportunidad para presentar la devolución del pago de lo no debido.

4.1. Ahora bien, en cuanto a la oportunidad en que fue solicitada la devolución de los pagos de lo no debido, la Sala advierte que el a quo declaró que la concerniente al ICA del bimestre 2 del año 2005 es extemporánea y, la relativa al bimestre 3 de 2005 fue radicada en tiempo.

4.2. Esa decisión solo fue apelada por la demandante en el sentido de que el término para solicitar la devolución debe comenzar a correr desde el vencimiento del plazo para declarar, porque la declaración y pago del tributo se hizo en cumplimiento de la obligación de declarar que recaía sobre la actora.

4.3. Sobre este aspecto, la Sala(8) ha indicado que la devolución debe pedirse dentro del término de prescripción de la acción ejecutiva establecido en el artículo 2536 del Código Civil, que antes de la expedición de la Ley 791 de 2002 era de diez años y a partir de su promulgación pasó a ser de cinco años, contados desde el momento del pago.

El plazo de la prescripción comienza a correr desde que se practica el pago de lo no debido porque es a partir de dicho pago que surge el derecho a la devolución, en tanto es en ese momento en que se produce un egreso para los administrados y un ingreso para el fisco sin que exista una causa legal.

Dada la naturaleza del pago de lo no debido, no es procedente atar el término de prescripción a la fecha del vencimiento del plazo para declarar, precisamente, porque frente a dichas sumas de dinero no existe la obligación de declarar el impuesto al no haber fundamento legal que dé lugar a dicha obligación.

Por ello, independientemente de que el solicitante de la devolución del pago de lo no debido sea contribuyente por otros conceptos tributarios, lo que le da derecho a la citada devolución es el pago realizado sin causa legítima y, por tanto, es desde esa fecha que empieza a correr el término para ejercer el derecho a la devolución del mismo.

4.4. Hechas las anteriores precisiones, la Sala encuentra que el pago de lo no debido relativo al ICA del bimestre 2 del año 2005 se practicó el 27 de mayo de 2005 y, por tanto, debía solicitarse en devolución a más tardar el 27 de mayo de 2010, por cuanto para dicha época se encontraba vigente la Ley 791 de 2002, que redujo el término de prescripción de la acción ejecutiva.

Dado que la petición de devolución se presentó el 28 de mayo de 2010, la devolución se presentó de forma extemporánea.

4.5. En consecuencia, se dispone que la actora tiene derecho a obtener la devolución del impuesto de industria y comercio pagado por concepto de primas de seguro previsionales y renta vitalicia por el bimestre 3 del año 2005, en la suma de $ 158.718.000.

No puede decirse lo mismo, frente a la solicitud de devolución del pago de lo no debido correspondiente al bimestre 2 del año 2005, pues como se estableció por el Tribunal y en esta instancia judicial, la misma fue presentada de forma extemporánea.

5. Del restablecimiento del derecho.

5.1. De acuerdo con las consideraciones expuestas, la Sala ordena la devolución de las sumas pagadas por la entidad por concepto del impuesto de industria y comercio, avisos y tableros pagado sobre las primas de seguros previsionales y rentas vitalicias en el bimestres 3 de 2005, por la suma de $ 158.718.000.

5.2. En relación con los intereses que proceden sobre los impuestos devueltos, la Sala ha señalado(9) que son los intereses corrientes y de mora establecidos en el artículo 863 del estatuto tributario, aplicable a los pagos en exceso o de lo no debido por remisión de los artículos 850 y 855 ibídem(10).

En casos similares al estudiado —devolución de pago de lo no debido— ha reconocido intereses corrientes desde la fecha de la notificación del acto administrativo que negó la devolución, hasta la notificación del acto que confirma total o parcialmente el derecho a la devolución, y en caso de ser sometido a control de legalidad ante la jurisdicción, hasta la notificación de la providencia que reconozca el derecho de devolución(11).

Entonces, el derecho a recibir intereses corrientes por una suma pagada en exceso o no debida a la administración tributaria se oficializa cuando dicha circunstancia —la del pago en exceso o de lo no debido—, es reconocida mediante un acto administrativo o providencia judicial ejecutoriados, producto de una discusión previa.

Los intereses de mora se causan desde el vencimiento del término para devolver la suma pagada en exceso o no debida, hasta la fecha del pago, porque por su naturaleza sancionatoria, se generan desde que la administración se encuentra en mora en la devolución del dinero, esto es, desde que la obligación se hace exigible, lo que ocurre, cuando el caso está en sede jurisdiccional, desde la ejecutoria de la sentencia que declara el pago en exceso o de lo no debido.

5.3. Con base en las anteriores precisiones, en el caso concreto la Sala ordenará a la parte demandada devolver a la entidad BBVA Seguros de Vida Colombia S.A. la suma de $ 158.718.000, con los intereses corrientes a la tasa señalada en el artículo 864 del estatuto tributario, desde la fecha de notificación del acto que rechazó la devolución hasta la ejecutoria de esta providencia, e intereses moratorios desde el día siguiente a la ejecutoria de esta sentencia hasta la fecha del giro del cheque, emisión del título o consignación, también a la tasa prevista en el artículo 864 del estatuto tributario.

6. En consecuencia, se revocará la sentencia del Tribunal para declarar la nulidad parcial de los actos demandados, en lo que tiene que ver con la solicitud de devolución del impuesto de industria y comercio pagado indebidamente sobre las primas de seguro previsionales y renta vitalicia por el bimestre 3 del año 2005.

A título de restablecimiento del derecho se ordena la devolución de la suma de $ 158.718.000, junto con los intereses corrientes y moratorios liquidados en la forma señalada en esta providencia.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativa, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

PRIMERO. REVÓCASE la sentencia apelada.

En su lugar:

“1. DECLÁRASE la nulidad parcial de los actos demandados.

2. A título de restablecimiento del derecho, se ordena al Distrito Capital devolver a la entidad BBVA Seguros de Vida Colombia S.A. la devolución de la suma de $ 158.718.000, junto con los intereses corrientes y moratorios liquidados en la forma señalada en esta providencia.

Cópiese, notifíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al Tribunal de origen.

Cúmplase.»

4 Folio 3-4, c.p.

5 En la misma línea se ha pronunciado la Sala en sentencias del 13 de junio de 2013, C.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, expediente 17973 y del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, expediente 20021. Y, en el caso específico de primas de seguro previsional y rentas vitalicias, la sentencia ---, C.P. Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez, expediente 19980.

6 Folio 90-91, c.p. En los términos del artículo 777 del estatuto tributario el certificado del revisor fiscal constituye prueba contable suficiente.

7 Sentencias del 16 de julio de 2009, C.P. Dra. Martha Teresa Briceño de Valencia, expediente 16655; del 11 de noviembre de 2009 y del 13 de junio de 2013, C.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, expedientes 16567 y 17973, respectivamente.

8 Sentencias del 13 de junio de 2013, C.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, expediente 17973 y, del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, expediente 20021; del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez, expediente 20122.

9 Sentencias del 13 de junio de 2013, C.P. Dr. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, expediente 17973 y, del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dra. Carmen Teresa Ortiz de Rodríguez, expediente 20021; del 26 de noviembre de 2015, C.P. Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez, expediente 20122.

10 “ART. 855.—TÉRMINO PARA EFECTUAR LA DEVOLUCIÓN. La Administración de Impuestos deberá devolver, previa las compensaciones a que haya lugar, los saldos a favor originados en los impuestos sobre la renta y complementarios y sobre las ventas, dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha de la solicitud de devolución presentada oportunamente y en debida forma.

El término previsto en el presente artículo aplica igualmente para la devolución de impuestos pagados y no causados o pagados en exceso.

“ART. 850.—DEVOLUCIÓN DE SALDOS A FAVOR. Modificado por el artículo 49 de la Ley 223 de 1995. Los contribuyentes o responsables que liquiden saldos a favor en sus declaraciones tributarias podrán solicitar su devolución.

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales deberá devolver oportunamente a los contribuyentes, los pagos en exceso o de lo no debido, que estos hayan efectuado por concepto de obligaciones tributarias y aduaneras, cualquiera que fuere el concepto del pago, siguiendo el mismo procedimiento que se aplica para las devoluciones de los saldos a favor.

11 Consejo de Estado, sentencia del 13 de junio de 2013, radicado 17973, C.P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, reiterada en la sentencia del 12 de diciembre de 2014, radicado 20000, C.P. Martha Teresa Briceño de Valencia y en la sentencia del 12 de diciembre de 2014, radicado 19292, C.P. Jorge Octavio Ramírez Ramírez.