Sentencia 2012-00346 de diciembre 4 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Consejera Ponente:

Dra. Susana Buitrago Valencia

Nº del proceso: 250002341000201200346-01

Demandante: Edward Alexander Bermúdez Martínez

Demandado: Carlos Rodolfo Borja Herrera

Acción de nulidad electoral

Asunto: Sentencia de segunda instancia

Bogotá D.C., cuatro de diciembre de dos mil trece.

EXTRACTOS: “”II. Consideraciones de la Sala

1. Competencia.

De conformidad con lo dispuesto en los artículos 150, 292 y 293 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, la Sección Quinta es competente para conocer del recurso de apelación propuesto contra la sentencia de primera instancia, emanada del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

2. Del asunto objeto de debate.

Corresponde a la Sala determinar, en los términos de los recursos de apelación propuestos contra la sentencia del 7 de marzo de 2013 proferida por la Sección Primera, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, si el señor Carlos Rodolfo Borja Herrera cumplió con el requisito de demostrar su vínculo con la localidad de Santa Fe durante los dos años anteriores a su nombramiento como alcalde de dicha localidad y, por lo tanto, no debió declararse la nulidad del Decreto Distrital 385 de 2012.

Con el fin de adoptar la decisión que corresponde, es necesario abordar el estudio desde las siguientes materias: (i) reglas que regían el concurso para el nombramiento de alcalde local de Santa Fe y oportunidad para acreditar el requisito de vínculo con la localidad; (ii) normas que regulan el nombramiento de alcaldes locales y, (iii) aplicación de las reglas y normas que rigen el nombramiento de alcaldes locales al caso concreto.

3. Del caso concreto.

La Sala anticipa que revocará la sentencia del 7 de marzo de 2013 proferida por la Sección Primera, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, por las razones que se pasan a explicar.

3.1. Actos administrativos que reglamentaron el proceso para nombramiento de alcaldes locales y oportunidad para acreditar el requisito de vínculo con la localidad.

La Secretaría de Gobierno del Distrito Capital, mediante la Circular 2 de 10 de enero de 2012(7), modificada por la Circular 5 de 18 de enero de 2012(8), expidió el instructivo para el proceso de integración de ternas para designación de alcaldes locales de Bogotá para el período 2012-2015.

En este instructivo el Gobierno Distrital fijó cada una de las etapas y requisitos del proceso meritocrático que debían cumplir las personas que pretendieran ser nombradas alcalde local de Bogotá; allí indicó que todos los ciudadanos que cumplieran con los requisitos establecidos en el artículo 65 del Decreto 1421 de 1993 debían acreditar, al momento de la inscripción, los siguientes documentos:

“a) Formato de inscripción debidamente diligenciado y firmado.

b) Hoja de vida del o la postulada (en medio físico o magnético) debidamente soportada.

c) Fotocopia legible y ampliada de la cédula de ciudadanía.

d) Afirmación en la que se indique que el o la aspirante no se encuentra incursa (o) en ninguna de las causales de inhabilidad de que trata el artículo 66 del Decreto-Ley 1421 de 1993, ni cuenta con antecedentes judiciales, la cual se entenderá prestada bajo la gravedad de juramento. (negrita y subraya fuera de texto)

De acuerdo con el tipo de vinculación con la localidad que se quiera acreditar, se puede presentar uno o más de los siguientes documentos:

e) Certificación actualizada expedida por la alcaldía local, para acreditar residencia.

f) Certificado de cámara y comercio con una expedición no anterior a tres meses, para acreditar actividad industrial o comercial.

g) Certificación en la que conste el tiempo de trabajo y la dirección de la empresa, así como la naturaleza jurídica y domicilio de la misma, para acreditar actividad laboral.

h) Certificación expedida por la persona jurídica en la que se ha desarrollado la actividad profesional, en la que conste funciones desempeñadas, tiempo de servicio, domicilio y naturaleza de la persona jurídica, lo anterior para acreditar una actividad profesional.

i) Afirmación a la junta administradora local respectiva, donde se indique la actividad profesional, tiempo de ejercicio y ubicación en donde se ha desarrollado; la cual se entenderá presentada bajo la gravedad del juramento, cuando la actividad haya sido ejercida de manera independiente”. (negrita fuera de texto)

Como se aprecia de la reglamentación, el requisito de vínculo con la localidad debía acreditarse al momento de la inscripción por todos los ciudadanos que pretendieran ser incluidos en la terna y no con posterioridad a su conformación.

Ahora bien, las inscripciones iniciaron el primero de febrero de 2012 y culminaron el 3 del mismo mes y año y, de acuerdo con la Circular 5 de 18 de enero de 2012(9), las juntas administradoras locales tenían plazo hasta el 12 de marzo de 2012 para conformar las ternas de las cuales se elegirían los alcaldes locales(10).

Por su parte, la designación de alcalde local por el alcalde mayor, de acuerdo al acápite “del nombramiento” contenido en la circular 5 de 2012, debía sujetarse al trámite que a continuación se describe:

(i) Radicación hasta el 13 de marzo de 2012 de la terna por parte de la junta administradora local ante la Secretaría de Gobierno Distrital, la cual debía contener, dentro de los documentos anexos, el relacionado con la acreditación del vínculo con la localidad.

En la misma circular se consagró que la certificación sobre el vínculo debía tener fecha de expedición marzo de 2012 y que, en caso de que éste fuera por residencia(11) y del documento expedido por la alcaldía local no se pudiera establecer el tiempo de duración, se debía anexar uno del que se pudiera advertir la existencia de tal vínculo.

(ii) Revisión de documentos de los integrantes de la terna por parte de la Secretaría de Gobierno Distrital.

(iii) Entrevistas con los integrantes de la terna a llevarse a cabo entre el 20 y el 30 de marzo de 2012. Se aclaró que devuelta una terna la entrevista se efectuaría a los ternados de otras localidades.

(iv) Revisión final de los documentos de los ciudadanos ternados, trámite en el cual se estableció que el alcalde mayor de la terna seleccionaría un candidato y verificaría su documentación para realizar el nombramiento y, finalmente,

(v) Nombramiento del alcalde local.

Del trámite administrativo referido, se llega a las siguientes conclusiones: (i) la terna enviada a la alcaldía mayor por la junta administradora local obligatoriamente debía estar acompañada de los soportes necesarios que acreditaran el vínculo de los seleccionados con la localidad respectiva; (ii) la oportunidad para acreditar el cumplimiento del requisito de vínculo con la localidad establecido en el artículo 65 del Decreto 1421 de 1993 era el momento de la inscripción, la que se surtió entre el primero y el tres de febrero de 2012; (iii) contradictoriamente a lo dicho en el punto anterior, en las reglas del concurso se indicó que las certificaciones de residencia, laborales etc. debían tener fecha marzo de 2012 y, (iv) en los reglamentos del concurso no se previó la imposición de nuevas obligaciones a cargo de los integrantes de la terna en el evento de que ésta fuera devuelta.

3.2. Normas que regulan el nombramiento de alcaldes locales.

El artículo 84 del Decreto 1421 de 1993, reglamentado mediante el Decreto 1350 de 2 de mayo de 2005 “Por el cual se reglamentan parcialmente los artículos 84 y 102 del Decreto-Ley 1421 de 1993, en lo que tiene que ver con el proceso de integración de ternas para la designación de los alcaldes y el nombramiento de los personeros locales”, prevé que corresponde al Alcalde Mayor de Bogotá nombrar a los alcaldes locales de la terna que para tal efecto le envían las juntas administradoras locales. La norma también consagra que los ternados deberán reunir los requisitos y calidades exigidas para el desempeño del cargo:

“ART. 84.—Nombramiento. Los alcaldes locales serán nombrados por el alcalde mayor de terna elaborada por la correspondiente junta administradora. Para la integración de la terna se empleará el sistema del cuociente(12) electoral. Su elaboración tendrá lugar dentro de los ocho (8) días iniciales del primer período de sesiones de la correspondiente junta.

El alcalde mayor podrá remover en cualquier tiempo los alcaldes locales. En tal caso la respectiva junta integrará nueva terna y la enviará al alcalde mayor para lo de su competencia.

Quienes integren las ternas deberán reunir los requisitos y calidades exigidas para el desempeño del cargo. (negrita fuera del texto)

No podrán ser designados alcaldes locales quienes estén comprendidos en cualquiera de las inhabilidades señaladas para los ediles. Los alcaldes locales tienen el carácter de funcionarios de la administración distrital y estarán sometidos al régimen dispuesto para ellos”.

Ahora bien, los requisitos para ser alcalde local se encuentran enlistados en el artículo 65 del Decreto 1421 de 1993, de la siguiente manera:

“ART. 65.—Ediles. Para ser elegido edil o nombrado alcalde local se requiere ser ciudadano en ejercicio y haber residido o desempeñado alguna actividad profesional, industrial, comercial o laboral en la respectiva localidad por lo menos durante los dos años anteriores a la fecha de la elección o del nombramiento”. (negrita y subraya fuera de texto)

Conforme con las normas transcritas, para el caso que ocupa la atención de la Sala, no podrá ser alcalde local quien: (i) no sea ciudadano en ejercicio; (ii) no haya residido o desempeñado alguna actividad profesional, industrial, comercial o laboral en la localidad de la que pretende ser nombrado por lo menos durante los dos años anteriores a la fecha del nombramiento y, (iii) se encuentre dentro de las inhabilidades consagradas para los ediles.

Por su parte el Decreto Nacional 1350 de 2005, reglamentario del artículo 84 del Decreto 1421 de 1993, establece en el artículo 4º(13) que quienes acrediten cumplir los requisitos de ley, podrán inscribirse para alcalde local ante las juntas administradoras locales. Corresponde a esas corporaciones verificar que los inscritos cumplan los requisitos y calidades de ley, de manera que, conforme al artículo 5º(14) ídem, solo los aspirantes que los reúnan pueden continuar en el proceso meritocrático.

A su vez, el artículo 7º(15) del Decreto 1350 de 2005 consagra que la terna solo podrá ser integrada por los aspirantes que superen todas las etapas del proceso meritocrático y que, en caso de que la terna se conforme por una persona que no reúna los requisitos de ley, se devolverá “(...) para que sea integrada de nuevo con los aspirantes que superaron las etapas del proceso que no tienen inhabilidades y cumplen los requisitos”.

Por último, el Decreto Distrital 11 de 15 de enero de 2008 “Por el cual se dictan medidas para la integración de ternas para la designación de los alcaldes locales en el Distrito Capital”, señala en los literales a) y b) del artículo 6º(16) como causales de rechazo de la inscripción de un candidato a alcalde local, las siguientes: (i) cuando falte algún documento establecido para la participación en el proceso y, (ii) cuando las certificaciones exigidas no tengan el tiempo mínimo exigido o no reúnan los requisitos exigidos para cada caso. (negrita y subraya de la Sala)

Lo anterior resulta lógico, pues en el artículo 3º(17) ídem se indica que los aspirantes a ocupar el cargo de alcalde local, deben inscribirse ante las juntas administradoras locales, previa acreditación de los requisitos y documentación pertinentes, dentro de los que se halla el vínculo con la localidad.

Entonces es incuestionable que es al momento de la inscripción que los aspirantes deben acreditar que cumplen los requisitos para ser alcalde local, pues la ausencia de estos en tal oportunidad conduce al rechazo de la inscripción o, de haberse conformado la terna, a que la misma se devuelva por el alcalde mayor para que se sanee con quienes los reúnan.

3.3. Aplicación de la reglas del concurso y de las normas que rigen el nombramiento de alcaldes locales en el caso concreto.

El demandante solicita a esta Sala confirmar la sentencia del 7 de febrero de 2013, emanada de la Sección Primera, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, con las siguientes censuras: El señor Carlos Rodolfo Borja Herrera no cumple con la exigencia del vínculo con la localidad de Santa Fe de dos años antes del nombramiento. De una parte porque los dos años se cuentan retroactivamente a partir del día en que se hará el nombramiento y no de la inscripción en el proceso meritocrático adelantado para conformar la terna de la cual se designará alcalde local.

De otra parte, porque no es válido que el demandado complete el tiempo de dos años requerido para acreditar el vínculo con la localidad entre el 5 de diciembre de 2011, fecha en que renunció a la Personería de Bogotá y el 10 de agosto de 2012, día en que el Alcalde Mayor de Bogotá lo designó alcalde local mediante el Decreto 385 de 2012, con el argumento de haberse desempeñado como investigador particular y trabajador comunitario independiente para la elaboración y preparación del plan estratégico exigido dentro del concurso, lo anterior por cuanto el trabajo desempeñado por éste en la localidad de Santa Fe durante el proceso no corresponde al ejercicio de una profesión sino a la labor natural de quien tiene una aspiración política.

En contraposición, el demandado y el Distrito Capital defienden la legalidad del Decreto 385 de 10 de agosto de 2012 con los siguientes argumentos: (i) no se puede afirmar que la labor realizada durante el proceso meritocrático no es profesional por el hecho de haberse desarrollado con el objeto de concretar una aspiración política; (ii) que acatando la orden de tutela dada por el Juzgado Treinta y Cinco Civil del Circuito de Bogotá, ante la junta administradora local y bajo la gravedad del juramento se explicó cuál fue el vínculo con la localidad de Santa Fe y, (iii) estudió en la Universidad de los Andes, ubicada en la localidad de Santa Fe y fue empleado de la Personería de Bogotá, domiciliada en la misma localidad, hasta el 5 de diciembre de 2011, lo que demuestra su vínculo con la localidad de la que ahora es alcalde.

Estudiadas las normas transcritas y los argumentos que expusieron el demandante, el demandado, el Distrito Capital y del Ministerio Público, la Sala reitera que la sentencia del 7 de febrero de 2013 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca debe revocarse porque atendiendo las reglas del proceso meritocrático fijadas en las circulares 2 y 5 de 2012, así como en los decretos expedidos por el Gobierno Nacional y Distrital, el requisito de vínculo de dos años con la localidad se debe acreditar al momento de la inscripción y no con posterioridad a que ello ocurra, pues en el caso específico lo contrario acarreaba rechazo de la inscripción o, llegada la terna al alcalde mayor, su devolución para que la junta administradora local conformara otra con quienes cumplieran requisitos.

Ahora bien, no escapa a la Sala que en la ley y en los actos expedidos por el Gobierno Distrital existen contradicciones que conducen a diversas interpretaciones que deben aclararse.

En efecto, en la Circular 2 de 2012, modificada por la 5 del mismo año, la Secretaría de Gobierno del Distrito Capital estableció que era al momento de la inscripción a alcalde local, surtida entre el primero y el tres de febrero de 2012, que los aspirantes debían acreditar el cumplimiento de todos los requisitos de ley, entre ellos el de vínculo con la localidad.

No obstante, de manera contradictoria en el capítulo “Del nombramiento” de la circular, consagró que la certificación por medio de la cual se acreditara el vínculo debía tener fecha de expedición marzo de 2012, cuando la ausencia del requisito al momento de la inscripción conducía al rechazo de ésta, por así disponerse en el Decreto Distrital 11 de 2008.

La segunda contradicción se encuentra en el Decreto 1421 de 1993, toda vez que el artículo 65 establece como uno de los requisitos para ser alcalde local, el relativo a demostrar que durante los dos años anteriores al nombramiento se desempeñó actividad profesional, industrial, comercial o laboral en la localidad de la que se pretenda ser alcalde local.

Contradictoriamente a lo allí consagrado, el Decreto Nacional 1350 de 2005 prevé que quienes acrediten los requisitos del artículo 65 del Decreto 1421 de 1993 deberán inscribirse para alcalde local ante la junta administradora local, lo que supone que quien no acredita tener vínculo con una localidad no puede inscribirse con tal fin.

No sobra resaltar que quien primero debe revisar si los aspirantes cumplen con los requisitos para ser alcalde local, es la junta administradora local.

Lo dicho conduce a señalar que si bien parece que el Decreto 1421 de 1993 prevé que el vínculo con una localidad debe acreditarse para el nombramiento, lo cierto es que las demás normas que regulan la designación de alcaldes locales exigen que el requisito se cumpla al momento de la inscripción con el fin de que el aspirante a ser incluido en la terna pueda continuar en el proceso meritocrático, oportunidad que $era la Sala, es la pertinente para demostrar que se reúne tal requisito atendiendo las sanciones que acarrea su ausencia al momento de la inscripción.

Así las cosas, no se puede pretender, como lo hace el demandante, que el señor Carlos Rodolfo Borja Herrera cumpla con el requisito de vínculo hasta el 10 de agosto de 2012, fecha en la cual mediante el Decreto 385 de 2012 fue nombrado alcalde local de Santa Fe, porque como quedó expuesto la oportunidad para acreditarlo era al momento de la inscripción, la que se adelantó entre el primero y el tres de febrero de 2012.

No sobra indicar que el Ministerio Público, en el concepto que rindió ante esta corporación acepta que la oportunidad del demandado para acreditar cuál fue su vínculo con la localidad de Santa Fe era la inscripción al proceso meritocrático. Sobre el particular, expresó: “Carlos Rodolfo Borja Herrera debió aportar tal prueba antes de inscribirse al concurso porque así se dispuso en la Circular 2 del 10 de enero de 2012 de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, modificada mediante la 5 de 2012, reglamentarias del proceso meritocrático para la designación de alcaldes locales”. (negrita de la Sala)

Además de lo anterior, aceptar que el demandado debió cumplir con demostrar el vínculo con la localidad de Santa Fe hasta el 10 de agosto de 2012, sería permitir que a los integrantes de la terna se les imponga una carga no establecida en la ley o en los actos administrativos reglamentarios del concurso, originada en la demora del Gobierno Distrital de realizar el nombramiento por ausencia de un requisito que, como quedó expuesto, exige ser acreditado al momento de la inscripción y no del nombramiento.

Dicho lo anterior, si en el documento que obra a folio 140 del expediente, suscrito por el Líder del Área de Registro, Control y Carrera Administrativa de la Personería de Bogotá, la que se ubica en la localidad de Santa Fe y que se aportó al momento de la inscripción, se certifica que el señor Carlos Rodolfo Borja Herrera trabajó en esa entidad entre el 18 de noviembre de 2008 y el 5 de diciembre de 2011, esto es, por más de tres años antes de darse inicio en febrero de 2012 al proceso meritocrático, mal podría afirmarse que el demandado no cumplió con el requisito de vínculo que se echa de menos.

Podría decir el demandante que el señor Borja Herrera de todas maneras no reúne requisitos porque no demostró que durante los dos meses que trascurrieron entre su retiro de la Personería de Bogotá y su inscripción a alcalde local tuvo vínculo con la localidad, sin embargo, una afirmación en tal sentido caería en el rigorismo y desconocería que por más de tres años continuos el demandado trabajó en la localidad de Santa Fe.

Por otro lado, debe resaltarse que en el ordenamiento jurídico y reglamentario que regulan el régimen de nombramiento de alcaldes locales del Distrito Capital de Bogotá, no existe disposición que prevea que el tiempo empleado por los aspirantes a ocupar esa dignidad para conocer la problemática social, económica etc., de una determinada localidad, no puede considerarse por las juntas administradoras locales y por el alcalde mayor para efectos de determinar el vínculo con esta.

Entonces, al no existir norma que impida considerar el tiempo empleado por un ciudadano para presentar ante la junta administradora local el “plan estratégico”, base del trabajo que adelantará en la localidad en caso de un eventual nombramiento, es imposible afirmar que este no representa relación directa con ésta y, por tanto, desconocer que tal labor no genera el vínculo exigido en el artículo 65 del Decreto 1421 de 1993.

Las circunstancias anotadas llevan a concluir que el señor Carlos Rodolfo Borja Herrera sí reunía los requisitos para ser nombrado alcalde de la localidad de Santa Fe, razón para revocar la sentencia de 7 de febrero de 2013 de la Sección Primera, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca y, en su lugar, negar las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. REVOCAR la sentencia dictada el 7 de febrero de 2013 por la Sección Primera, Subsección B del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

2. NEGAR las pretensiones de la demanda de nulidad electoral presentada por el señor Edward Alexander Bermúdez Martínez, por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia.

3. En firme esta decisión, vuelva el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase».

(7) Folios 15 a 23 del cuaderno principal.

(8) Folios 24 a 33 del cuaderno principal.

(9) “De la integración de la terna. Proceso deliberatorio. Conforme a lo establecido en el artículo 84 del Decreto-Ley 1421 de 1993, el proceso deliberatorio se llevará al interior de cada junta administradora local, para lo cual tendrán plazo hasta el 12 de marzo de 2012”.

(10) Es preciso aclarar que en el artículo 71 del Decreto 1421 de 1993 se establece que las juntas administradoras locales se reunirán por derecho propio cuatro veces al año así: primero de marzo, primero de junio, primero de septiembre y primero de diciembre. Ahora bien, el artículo 84 ídem prevé que las JAL elaboraran la terna a alcalde local dentro de los ocho días iniciales del primer período de sesiones de la correspondiente junta.

(11) Las otras formas de vinculación a una localidad son: profesional, industrial, comercial y laboral.

(12) La Sección Quinta del Consejo de Estado, en sentencia del 24 de agosto de 2006, exp. 2005-01631-01, C.P. María Nohemí Hernández Pinzón, dispuso que la integración de la terna de alcaldes locales mediante el sistema de cuociente electoral desconoce el artículo 6º de la Ley 581 de 2000 y, en esa medida, debía inaplicarse tal sistema para garantizar que en la conformación de las ternas se incluyera al menos el nombre de una mujer.

(13) “ART. 4º—Inscripción de aspirantes. Quienes aspiren al cargo y acrediten el cumplimiento de los requisitos y calidades exigidas para el desempeño del cargo de alcalde local, de conformidad con el artículo 65 del Decreto-Ley 1421 de 1993, deberán inscribirse en la junta administradora local respectiva.

La junta administradora local verificará el cumplimiento de los requisitos y calidades así como la inexistencia de inhabilidades”.

(14) “ART. 5º—Proceso meritocrático. Los aspirantes inscritos que cumplan los requisitos legales para ocupar el cargo de alcalde local participarán en un proceso, mediante el cual se evaluarán sus calidades personales y su capacidad en relación con las funciones y responsabilidades del empleo, observando los principios de igualdad, moralidad, eficacia, objetividad, transparencia, imparcialidad y publicidad.

El proceso será adelantado por universidades públicas o privadas o instituciones de educación superior, previa suscripción, de contratos o convenios de conformidad con la ley.

Los resultados del proceso serán publicados por la respectiva junta administradora local en el portal del Distrito Capital. Esta publicación deberá fijarse en un lugar visible de la sede en la cual sesiona la junta administradora local y ponerse a disposición de la ciudadanía”.

(15) “ART. 7º—Integración de la terna. Una vez efectuada la audiencia pública para la presentación de los aspirantes, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 84 del Decreto-Ley 1421 de 1993, la junta administradora local integrará la terna de aspirantes al cargo de alcalde local, empleando el sistema del cuociente electoral, dentro de los ocho (8) días iniciales del primer período de sesiones de la correspondiente junta, o siguientes a la celebración de la audiencia, cuando la falta definitiva del alcalde local se presente con posterioridad.

La terna solamente podrá ser integrada por aquellos aspirantes que hayan superado todas las etapas del proceso meritocrático. En el caso de que la terna sea conformada por alguna persona que tenga una inhabilidad o no cumpla los requisitos será devuelta por el alcalde mayor a la respectiva junta administradora local para que sea integrada de nuevo con los aspirantes que superaron las etapas del proceso que no tienen inhabilidades y cumplen los requisitos”.

(16) “ART. 6º—Causales de rechazo de la inscripción. Las inscripciones serán rechazadas cuando:

a) Falte alguno de los documentos establecidos para participar en el proceso meritocrático.

b) Una de las certificaciones de residencia, laborales, comerciales, industriales o profesionales no corresponda a la localidad, no tenga el tiempo mínimo exigido o no reúna los requisitos exigidos para cada caso.

c) Se compruebe que el postulado esté incurso en alguna inhabilidad.

d. El postulado se inscriba en más de una localidad”.

(17) “ART. 3º—Inscripciones. En esta etapa los aspirantes a ocupar el cargo de alcalde (sa) local en las diferentes localidades procederán a registrar ante la secretaría de la respectiva junta administradora local su postulación, previa acreditación de los requisitos y documentación pertinentes.

Para este proceso las juntas administradoras locales contarán con el apoyo de la universidad o institución de educación superior que para el efecto se contrate.

Lo anterior, en cumplimiento del inciso 2º del artículo 4º del Decreto Nacional 1350 de 2005 que dispone: “La junta administradora local verificará el cumplimiento de los requisitos y calidades así como la inexistencia de inhabilidades”.

PAR.—Para el desarrollo de las etapas descritas en los artículos segundo y tercero, las juntas administradoras locales podrán contar con el apoyo de la Secretaría Distrital de Gobierno”.