Sentencia 2012-00350/21187 de febrero 22 de 2018

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Rad.:76001-23-33-000-2012-00350-01 (21187)

Consejero Ponente:

Dr. Jorge Octavio Ramírez Ramírez

Referencia: Nulidad y restablecimiento del derecho

Demandante: Comercializadora y Distribuidora Isaro y Compañía S.A.S. - Codisaro S.A.S.

Demandado: DIAN

Temas: Término para resolver el recurso de reconsideración en materia aduanera. Clasificación arancelaria.

Bogotá D.C., veintidós de febrero de dos mil dieciocho.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Problema jurídico.

En los términos del recurso de apelación, y de acuerdo con el marco de competencia del juez de segunda instancia, le corresponde a la Sala determinar si, en el caso concreto, se configuró el silencio administrativo positivo por la presunta notificación extemporánea del acto que resolvió el recurso de reconsideración.

Para el efecto, y en vista de que es ese el planteamiento del apelante, es necesario determinar si el cómputo del plazo para resolver el recurso de reconsideración debe hacerse desde su presentación, o si, como afirma la demandada, inicia desde que la dependencia competente de la DIAN recibió la solicitud.

En caso de que el cargo planteado en el recurso prospere, la Sala deberá determinar si los actos demandados se ajustan o no a derecho, en la medida en que modificaron las declaraciones de importación presentadas por la actora, con fundamento en la presunta indebida clasificación arancelaria de los productos importados.

2. Caso concreto.

2.1. La demandada pide que se revoque la sentencia de primera instancia porque el Tribunal desconoció la regla especial del art. 516 del Estatuto Aduanero para computar el término que tiene la administración aduanera para resolver el recurso de reconsideración cuando este ha sido presentado en una dependencia que no es competente para ello.

2.2. El Estatuto Aduanero vigente para la fecha de expedición de los actos demandados (Decreto 2685 de 1999), regulaba el recurso de reconsideración en materia aduanera en los siguientes términos:

“ART. 515.—Recurso de reconsideración. Contra el acto administrativo que decida de fondo procede el Recurso de Reconsideración, el cual deberá interponerse dentro de los quince (15) días siguientes a su notificación. El término para resolver el Recurso de Reconsideración será de tres (3) meses contados a partir de la fecha de su interposición.

(…)” (negrillas y subrayas fuera del texto).

Por su parte, el artículo 516 ibídem, disponía:

“ART. 516.—Presentación del recurso de reconsideración. El recurso se puede presentar directamente por la persona contra la cual se expidió el acto administrativo que se impugna, o a través de apoderado especial.

La presentación personal del recurso dentro del término previsto en el artículo 515 del presente decreto se podrá efectuar ante la autoridad aduanera a quien se dirige o ante juez o notario, con exhibición del documento de identidad del signatario y si es apoderado especial, de la correspondiente tarjeta profesional de abogado, dejando constancia en todos los casos de la presentación personal del escrito.

Cuando la presentación personal se efectúe ante juez o notario, el recurso de reconsideración deberá allegarse a la autoridad aduanera o remitirse a la misma a través de la red oficial de correos o de cualquier servicio de mensajería especializada autorizado, dentro del término previsto en el artículo 515 del presente decreto.

En el evento señalado en el inciso anterior, dentro de los cinco (5) días siguientes al recibo del recurso la autoridad aduanera deberá remitirlo a la dependencia competente para fallarlo. En todo caso, los términos para decidir el recurso por parte de la dependencia competente comenzarán a correr a partir del día siguiente a la fecha de su recibo” (subrayas propias).

2.3. De acuerdo con las normas transcritas, el término para que la dependencia competente de la Dian resuelva el recurso de reconsideración en materia aduanera es de tres meses, que se computan desde que aquella reciba el recurso, bien sea que este haya sido presentado ante juez o notario, o ante otra autoridad aduanera que no tiene competencia para pronunciarse, pues la norma no hace distinción al respecto.

No puede perderse de vista que, de acuerdo con el artículo 516 ib., el cómputo debe hacerse de esa manera (desde que la dependencia competente recibe el recurso) “en todo caso”; es decir, con independencia de si fue recibido inicialmente por un tercero, o por una dependencia de la División de Aduanas de la Dian —siempre que esta última no sea la facultada para atender el recurso—(4).

2.4. En ese orden de ideas, habida cuenta de que el recurso fue presentado el 24 de mayo de 2012(5) ante la Dirección Seccional de Aduanas de Cali, y recibido por la Subdirección de Gestión de Recursos Jurídicos de la Dian (dependencia competente para resolverlo) el 31 del mismo mes y año(6), el término para proferir y notificar el acto que lo decidiera finalizaba el 3 de septiembre(7) del 2012.

La Resolución 1-00-223-10125 del 22 de agosto de 2012 fue notificada por correo el 27 del mismo mes y año(8); esto es, dentro del término de ley.

De manera que la notificación del acto que resolvió el recurso de reconsideración fue oportuna, y no se configuró el silencio administrativo positivo.

2.5. En consecuencia, el recurso de apelación prospera. Por lo tanto, es necesario analizar la legalidad de los actos frente a los cargos expuestos en la demanda, comoquiera que estos no fueron estudiados en la sentencia de primera instancia en razón a que prosperó el cargo atinente a la configuración del silencio positivo.

3. De la motivación de los actos demandados en relación con la subpartida arancelaria 19.02.11.00.00

3.1. Según los actos demandados, la mercancía importada bajo la subpartida arancelaria 19.02.11.00.00 fue clasificada erróneamente, como quiera que su composición difiere de la que caracteriza a las “pastas alimenticias sin cocer, que contengan huevo” a las que se refiere dicha clasificación.

Todo, porque en su elaboración se lleva a cabo un proceso de fermentación con bicarbonato de sodio y se usaron colorantes artificiales.

En esas condiciones, la subpartida correcta es la 19.01.90.90.00, que, a diferencia de la anterior, sí paga arancel (20%), y además tiene un IVA mayor (del 16%, en tanto que la primera está gravada con Iva del 10%). Esta se refiere a “las demás” preparaciones alimenticias de “harina, grañones, sémola, almidón, fécula o extracto de malta, que no contengan cacao” diferentes al extracto de malta, manjar blanco o dulce de leche.

Es decir, se trata de una clasificación residual, en la que se ubican aquellos productos que no corresponden a la descripción de las demás subpartidas del Código 1901.

3.2. Ambas partes afirman que la clasificación hecha por cada una de ellas responde a la regla 1 de las “Reglas generales interpretativas del sistema armonizado de designación y clasificación de mercancías”, que dispone atender a los textos de las partidas y de las Notas de Sección o de Capítulo, que describen la composición, naturaleza y uso de los productos.

De manera que, la diferencia radica en la interpretación que estas hacen del concepto de “pastas alimenticias”, pues mientras la demandante sostiene que estas pueden incluir colorantes y bicarbonato de sodio, la DIAN afirma que no.

En esas condiciones, la discusión se centra en establecer si los fundamentos de los actos demandados, que responde a la idea de que la presencia de colorantes y el bicarbonato de sodio en los productos importados es suficiente para descartar la clasificación arancelaria realizada en las declaraciones privadas, son o no, ajustados a derecho.

3.3. Para la Sala, las pastas alimenticias a que se refieren la partida arancelaria 1902 y la subpartida 19.02.11.00.00, sí admiten el uso de colorantes y bicarbonato de sodio en su elaboración.

3.4. En relación con el uso de colorantes se tiene que, de acuerdo con la notas explicativas de las reglas generales para la aplicación de los derechos e impuestos a la importación y/o a la exportación(9), en particular, la de la partida arancelaria 1902, las pastas alimenticias “son productos sin fermentar fabricados con sémola o harina de trigo, maíz, arroz, papas (patatas), etc. La sémola o harina (o mezcla de ambas) se mezcla primero con agua y se amasa para obtener una pasta a la que también pueden incorporarse otros ingredientes (por ejemplo, hortalizas finamente picadas, jugo o puré de hortalizas, huevos, leche, gluten, diastasas, vitaminas, colorantes, saborizantes)” (subrayas fuera del texto).

Como puede verse, la descripción de los productos que pertenecen a la partida 1902 y las que se desprenden de ella, incluye expresamente a los colorantes como un elemento admisible en la preparación de pastas alimenticias.

Al respecto es necesario aclarar que, aunque en la Liquidación Oficial de Corrección, la demandada afirmó(10) que “con base en las fichas técnicas de los productos importados y teniendo en cuenta la literatura informativa sobre análisis de alimentos y la definición del Icontec en la norma técnica Colombiana 1055 sobre “pastas alimenticias”, se encontró que estas no deben llevan ningún colorante(11)”, lo cierto es que dicha norma, en la versión vigente para la fecha de las importaciones y la expedición de los actos demandados, sí admitía el uso de colorantes en las pastas alimenticias.

En efecto, la Norma Técnica Colombiana 1055 del Icontec(12), sobre las condiciones y características de las “pastas alimenticias”, precisa que “los aditivos, colorantes, emulsificantes, saborizantes y conservantes permitidos en la fabricación de las pastas alimenticias deben ser los aprobados por la legislación nacional vigente o aquellos declarados en el Codex Alimentarius”.

Hay que aclarar que, aunque los actos demandados reiteran las conclusiones del Oficio 100227342-447 de mayo 11 de 2011, proferido por la Coordinación de Servicio de Arancel de la subdirección de gestión técnica aduanera(13), en torno a la supuesta prohibición del uso de colorantes, de la revisión de dicho documento(14) se advierte que el fundamento de ese aspecto fue la transcripción de fragmentos de un texto académico(15), que, a su vez, citaba un aparte de la Norma Técnica Colombiana 1055.

Sin embargo, el texto de la transcripción de la ntc 1055 difiere del contenido de esta última, de acuerdo con la versión vigente para la fecha de las importaciones y de expedición de los actos demandados.

Además, en el oficio se advierte que las conclusiones corresponden a las del estudio de un producto denominado “dona roja”, cuyas características son similares a las de la mercancía importada por la actora; es decir, que se reiteran por razones de analogía, pero no porque sean exactamente iguales o idénticos, criterio o pauta que no puede reputarse como suficiente para hacer la clasificación propuesta en los actos acusados.

Repárese en que, junto al oficio remisorio 0733(16), en el que la seccional de aduanas de Cali solicitó a la coordinación de servicio de arancel de la subdirección de gestión técnica aduanera su concepto en relación con la clasificación arancelaria de la mercancía importada por Codisaro S.A.S., se aportaron copias de las declaraciones de importación, del apoyo técnico 1-88 201-245-680A(17) y de las fichas técnicas de los productos. Pero esa información, se reitera, es insuficiente.

Muestra de la insuficiencia de esa información para modificar la clasificación arancelaria inicial, es que la misma dependencia que profirió el oficio, manifestó posteriormente(18) que “la descripción de la mercancía [no] permite tener una identificación plena de esta(19)”, porque no daba cuenta de “los porcentajes [de los componentes] de los productos, proceso de obtención (…)(20)”.

Así, bien pudo la Dian acudir a otros criterios auxiliares, tales como el proceso de elaboración y su uso.

3.5. En ese orden de ideas, es claro que conforme a la definición y descripción de pastas alimenticias de la partida 1902 y todas las que se derivan de ella, contemplada en las notas explicativas de las reglas generales para la aplicación de los derechos e impuestos a la importación y/o a la exportación, estas pueden contener colorantes.

Así mismo, que los argumentos expresados por la administración para afirmar lo contrario (relativos a la existencia de un concepto técnico que avala su tesis y a la presunta prohibición contemplada en las mismas notas explicativas), carecen de sustento.

Sobre el particular es importante precisar que en el procedimiento administrativo tuvo en cuenta la supuesta prohibición de colorantes, lo que, por las razones dichas, no es un argumento o motivo válido.

Todo, con fundamento en el concepto de la Coordinación de Servicio de Arancel de la Subdirección de Gestión Técnica Aduanera que, en todo caso, no determinó la clasificación propuesta en los actos demandados, comoquiera que, se reitera, esta división fue clara en advertir que se trataba de una sugerencia, pero que no existían elementos probatorios suficientes para concluir de manera categórica que fuera esa la apropiada.

3.6. Ahora bien, la discusión en relación con el uso de bicarbonato de sodio se originó porque la partida arancelaria 1902 se refiere a “productos sin fermentar”, tal como expresamente lo señala la nota explicativa respectiva, y aquel es utilizado en procesos de fermentación química. Por lo tanto, la administración considera que su incorporación en los “pellets” de trigo, maíz y papa, le da a estos la condición de productos fermentados.

Sobre este aspecto los actos cuestionados se refieren también al Oficio 100227342-447 de mayo 11 de 2011, al que se refirió la Sala en el punto 4.4) de esta providencia; luego, basta reiterar la insuficiencia probatoria de dicho documento, en vista de que allí se consignaron los resultados de una investigación que recayó sobre productos distintos a los que son objeto de esta controversia, y la dependencia que lo realizó no tenía elementos para determinar que las conclusiones pudieran extenderse a estos últimos.

Además, señalan como respaldo de su tesis (que los “pellets” son fermentados), la definición de “bicarbonato de sodio” extraída de la página web “www.vivirsalud.com”, según la cual, este “puede hacer que la levadura funcione mejor e incluso reemplazarla en algunos casos(21)”.

3.7. Sobre el particular, hay que decir, de un lado, que no ofrece elementos objetivos para concluir que la presencia de bicarbonato de sodio implique necesariamente la ocurrencia de un fenómeno de fermentación, en la medida en que solo alude a sus propiedades para “mejorar el proceso de horneado en diversas comidas”; y de otra parte, que aunque se relaciona la dirección de la página web, no se precisa el link o enlace en el que puede encontrarse el aparte transcrito.

En todo caso, debe advertirse que se trata de una página de variedades(22), en la que se publica contenido independiente, elaborado por diversas personas suscritas a la misma. Esto es, no se trata de una fuente de contenido científico o con algún tipo de fundamento o respaldo técnico y objetivo.

Por su parte, la actora aportó al procedimiento administrativo y al proceso contencioso, el “concepto sobre productos alimenticios no fermentados” del laboratorio de análisis industriales del departamento de química de la Universidad del Valle(23), en el que se definió la fermentación como un proceso “catabólico totalmente anaeróbico, donde el producto final es un compuesto orgánico (…), propio de microorganismos como levaduras y algunas bacterias, en el cual una población de estos… toma moléculas complejas y las transforma en moléculas orgánicas más simples”.

El concepto científico de la Universidad del Valle concluyó, que los productos importados no eran fermentados. Para el efecto precisó, que la inclusión de bicarbonato de sodio y carbonato de sodio(24) solo producía un aumento de tamaño de la masa en el proceso de fritura, debido a la pérdida de una molécula de dióxido de carbono.

Lo anterior significa que tales componentes no actúan como agentes fermentadores o fermentantes en la elaboración de los “pellets”. Al respecto dice el concepto:

“Debido a que solo se pueden considerar agentes fermentantes aquellos microorganismos que producen fermentación, y considerando que el bicarbonato de sodio es un compuesto químico y no un microorganismo, no se puede considerar al bicarbonato de sodio como un agente fermentante (que puede generar fermentación), así como tampoco, un agente fermentable (el que puede sufrir fermentación). La explicación de esta afirmación es que el aumento de masa usando fermentación es debido a la producción de dióxido de carbono mediante un microorganismo, mientras que el aumento de masa que produce el bicarbonato de sodio se da gracias a su descomposición térmica”.

En esas condiciones, la fermentación supone la intervención de un agente biológico (microorganismo), y el bicarbonato de sodio y el carbonato de sodio no tienen esa naturaleza, comoquiera que ambos son sales. De manera que, su sola presencia no convierte a los productos importados en fermentados.

3.8. De ahí que, para la Sala, los argumentos expuestos en los actos demandados, que se restringieron a la prohibición de colorantes y al presunto carácter fermentado de los productos, no son ciertos, y no resultan suficientes para concluir que la clasificación arancelaria hecha en los actos demandados es incorrecta. En otras palabras, estos carecen de la fundamentación técnica y objetiva que el análisis de la mercancía y la determinación de la subpartida arancelaria requería.

Otros aspectos relativos a la naturaleza de los productos, su finalidad, proceso de elaboración, usos comunes y demás, no fueron tenidos en cuenta por la administración, pese a que eran estos los que permitían conocer con certeza el tipo de mercancía importada.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que los fundamentos de los actos, en lo que respecta a los productos clasificados bajo la subpartida arancelaria 19.02.11.00.00 fueron desvirtuados, se impone declarar la nulidad en relación con estos.

4. De la naturaleza de la mercancía importada y declarada bajo las subpartidas arancelarias 19.04.90.00.00 y 19.04.90.00.90.

4.1. La conclusión es distinta en relación con los productos importados bajo las subpartidas 19.04.90.00.00 y 19.04.90.00.90.

Se trata de cereales (hojuelas de maíz natural, hojuelas de maíz de azúcar, hojuelas de maíz chocolate, pycunn/fruit rings, choco kong), que fueron clasificados en subpartidas residuales, en las que se incluyen aquellos productos que no respondan a la definición de otras subpartidas dentro del código 1904.

Este código (1904) se refiere a productos a base de cereales obtenidos por inflado o tostado (hojuelas o copos de maíz); cereales (excepto el maíz) en grano o en forma de copos u otro grano trabajado (excepto la harina, grañones y sémola), precocidos o preparados de otro modo, no expresados ni comprendidos en otra parte.

De él se desprenden las siguientes subpartidas:

1904.10.00.00 – Productos a base de cereales, obtenidos por inflado o tostado.

1904.20.00.00 – Preparaciones alimenticias obtenidas con copos de cereales sin tostar o con mezclas de copos de cereales sin tostar y copos de cereales tostados o cereales inflados.

1904.30.00.00 – Trigo bulgur.

1904.90.00.00 – Los demás.

1904.90.00.10 - Avena pelada y estabilizada térmicamente.

1904.90.00.90 – Las demás.

La subpartida 1904.90.00.00 fue desdoblada temporalmente mediante el Decreto 2372 de 2009, dando lugar a las subpartidas 19.04.90.00.10 y 19.04.90.00.90, también residuales.

4.2. Sin embargo, se advierte que, tal como lo precisó la demandada en los actos acusados, con fundamento en el apoyo técnico 1-88-201-245-680-A, dada la descripción de los cereales importados por la actora, estos deben ser clasificados en la subpartida 1904.10.00.00, que se refiere a aquellos que son obtenidos por inflado o tostado, toda vez que es ese el proceso de elaboración de dicha mercancía.

Recuérdese que según la regla interpretativa del sistema armonizado de designación y codificación de mercancías 3b), la partida con descripción más específica tendrá prioridad sobre las partidas de alcance más genérico.

En este caso, en la descripción de la mercancía realizada en las declaraciones de importación se precisó, que estos son obtenidos por procesos de inflado o tostado, de manera que, su clasificación corresponde a la subpartida 1904.10.00.00, que se refiere a ese proceso de elaboración y no a otra subpartida genérica o residual como la 1904.90.00.00 y 1904.90.00.90.

4.3. En ese orden de ideas, para la Sala no se acreditó que la variación de las partidas 1904.90.00.00 hecha en la liquidación oficial de corrección, desconociera la naturaleza y proceso de elaboración de la mercancía importada. Por el contrario, se demostró que la subpartida propuesta por la administración describe con mayor precisión los productos, y por lo tanto, prevalece sobre la clasificación propuesta en las declaraciones privadas.

4.4. No obstante la validez de la decisión administrativa, la Sección accederá a la petición subsidiaria de la actora, para que se aplique el gravamen contemplado en el Decreto 4927 de 2011, que prevé un arancel de 15% para las mercancías clasificadas en la subpartida 1904.10.00.00, por ser más favorable.

Sobre la aplicación del principio de favorabilidad en materia aduanera la Sala ha señalado que de conformidad con el artículo 520 del Decreto 2685 de 1999 (vigente para la fecha de los hechos), las normas aduaneras favorables, expedidas antes de que se profiera el acto administrativo que decide de fondo, deben aplicarse de manera obligatoria.

En sentencia del 15 de septiembre de 2016(25), la Sala precisó que el artículo 520 del Decreto 2685 de 1999 no limitó la aplicación del principio de favorabilidad a las sanciones, pues impuso su ejercicio cuando exista una norma favorable al administrado, que puede ser relativa a sanciones o a tributos aduaneros.

Dijo además, que este principio es aplicable de oficio, tanto por la Administración como por la Jurisdicción, pues esta debe garantizar el debido proceso y el derecho de defensa. Y en este caso, el derecho al debido proceso de la demandante implica la aplicación de la norma más favorable, con fundamento en el artículo 520 ib.

4.5. En el caso concreto se tiene que, la liquidación oficial de corrección y el acto que la confirmó, fueron proferidos en fecha posterior a la entrada en vigencia del Decreto 4927 de 2011 que disminuyó el monto del gravamen, el cual pasó del 20% al 15%.

En efecto, el Decreto 4927 empezó a regir el 1º de enero de 2012(26), en tanto que la Resolución 1-88-241-06-39-0004 fue proferida el 16 de mayo de 2012 y notificada el 18 del mismo mes y año. Así mismo, el acto que confirmó esta última es del 22 de agosto del mismo año, notificada el 27 del mismo mes y año.

De manera que, procede la aplicación del principio de favorabilidad previsto en el Estatuto Aduanero, y en consecuencia, la reliquidación del arancel correspondiente a la mercancía clasificada en la subpartida 1904.10.00.00, en los términos del Decreto 4927 de 2011. Por efecto de la disminución de la diferencia a pagar, deberá reducirse la sanción.

4.6. Así las cosas, la Sala revocará la sentencia de primera instancia, y en su lugar, declarará la nulidad parcial de los actos demandados en lo que respecta a la modificación de la subpartida 1902.11.00.00 para que, en su lugar, queden en firme las declaraciones privadas. La modificación hecha a las subpartidas 1904.90 se mantendrá, pero se disminuirá el arancel a cargo, que será del 15% y la sanción impuesta por la diferencia en dicha subpartida.

En consecuencia, a título de restablecimiento del derecho, téngase como declaraciones, las siguientes:

Declaración de importación 23030014952599 de julio 13 de 2009
Nº CasillaNombre de la casillaDeclaración de importación inicialModificaciónValor a pagar
59Partida arancelaria1904.90.00.901904.10.00.00 
78Valor FOBUS$21.658,00US$21.658,00 
79Valor fleteUS$700US$700 
80Valor segurosUS$100US$100 
81Valor otros gastosUS$350US$350 
82Sumatoria de flete, seguros y otros gastosUS$1.150,00US$1.150,00 
83Ajuste valorUS$0US$0 
84Valor en aduanaUS$22.808,00US$22.808,00 
58Tasa de cambio$2.096,23$2.096,23 
93Valor en aduanas-base arancel$47.810.814$47.810.814 
94Arancel0%015%7.172.0007.172.000
98Base para determinar IVA$47.810.814$54.982.814 
99IVA16%7.650.00016%8.797.0001.147.000
117Sanciones$-10%832.000832.000
125Total tributos aduaneros$7.650.000$16.801.0009.151.000
Total a pagar9.151.000

Declaración de importación 23030014952607 de julio 13 de 2009
Nº CasillaNombre de la casillaDeclaración de importación inicialModificaciónValor a pagar
59Partida arancelaria1904.90.00.901904.10.00.00 
78Valor FOBUS$12.735,00US$12.735,00 
79Valor fleteUS$700US$700 
80Valor segurosUS$100US$100 
81Valor otros gastosUS$350US$350 
82Sumatoria de flete, seguros y otros gastosUS$1.150,00US$1.150,00 
83Ajuste valorUS$0US$0 
84Valor en aduanaUS$13.885,75US$13.885,75 
58Tasa de cambio$2.096,23$2.096,23 
93Valor en aduanas-base arancel$29.107.726$29.107.726 
94Arancel0%015%4.366.0004.366.000
98Base para determinar IVA$29.107.726$33.473.726 
99IVA16%4.657.00016%5.356.000699.000
117Sanciones$-10%507.000507.000
125Total tributos aduaneros$4.657.000$10.229.0005.572.000
Total a pagar5.572.000

Declaración de importación 23030015166744 de noviembre 27 de 2009
Nº CasillaNombre de la casillaDeclaración de importación inicialModificaciónValor a pagar
59Partida arancelaria1904.90.00.901904.10.00.00 
78Valor FOBUS$19.675,00US$19.675,00 
79Valor fleteUS$1050US$1050 
80Valor segurosUS$100US$100 
81Valor otros gastosUS$0US$0 
82Sumatoria de flete, seguros y otros gastosUS$1.150,00US$1.150,00 
83Ajuste valorUS$0US$0 
84Valor en aduanaUS$20.825,50US$20.825,50 
58Tasa de cambio$1.962,33$1.962,33 
93Valor en aduanas-base arancel$40.866.503$40.866.503 
94Arancel0%015%6.130.0006.130.000
98Base para determinar IVA$40.866.503$46.996.000 
99IVA16%6.539.00016%7.519.000980.000
117Sanciones$-10%711.000711.000
125Total tributos aduaneros$6.539.000$14.360.0007.821.000
Total a pagar7.821.000

Declaración de importación 13198012594331 de abril 20 de 2009
Nº CasillaNombre de la casillaDeclaración de importación inicialModificaciónValor a pagar
59Partida arancelaria1904.90.00.901904.10.00.00 
78Valor FOBUS$21.113,73US$21.113,73 
79Valor fleteUS$450US$450 
80Valor segurosUS$100US$100 
81Valor otros gastosUS$600US$600 
82Sumatoria de flete, seguros y otros gastosUS$1.150,00US$1.150,00 
83Ajuste valorUS$0US$0 
84Valor en aduanaUS$22.263,73US$22.263,73 
58Tasa de cambio$2.344,98$2.344,98 
93Valor en aduanas-base arancel$52.208.002$52.208.002 
94Arancel0%015%7.831.0007.831.000
98Base para determinar IVA$52.208.002$60.039.002 
99IVA16%8.353.00016%9.606.0001.253.000
117Sanciones$-10%908.400908.400
125Total tributos aduaneros$8.353.000$18.345.0009.992.000
Total a pagar9.992.000

En vista de que la apelación prospera parcialmente, y de que no se acreditó la causación de costas, la Sala no ordenará su pago (que incluye, en los términos del artículo 361 del CGP, las agencias en derecho), de conformidad con lo que para el efecto señalan los numerales 5 y 8 del artículo 365 del CGP, según los cuales, cuando la demanda prospere parcialmente el Juez puede abstenerse de decretar condena en costas, y en todo caso, estas solo proceden cuando se haya acreditado su realización.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA

1. REVOCAR los numerales 1º a 3º y 5º de la sentencia del 18 de marzo de 2014, proferida por el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, que declaró la nulidad de los actos demandados y dejó en firme las declaraciones de importación modificadas en aquellos. En su lugar;

2. DECLARAR la nulidad parcial de los actos demandados, en lo que respecta a:

i) la modificación de la subpartida arancelaria 19.02.11.00.00. Por lo tanto, en relación con la mercancía clasificada bajo esta codificación, quedan en firme las declaraciones privadas de importación, y

ii) el valor del gravamen correspondiente a la subpartida arancelaria 19.04.10.00.00, que será del 15%, con la respectiva disminución de la sanción.

3. A título de restablecimiento del derecho, téngase como declaraciones, en lo que respecta a la subpartida arancelaria 19.04.10.00.00, las consignadas en la parte considerativa de esta sentencia (punto 4.6).

4. Sin condena en costas.

5. CONFIRMAR en lo demás la sentencia apelada.

6. Reconocer personería a la abogada Clara Patricia Quintero Garay para representar a la entidad demandada, en los términos del poder que obra en el folio 56 del cuaderno principal 2.

7. DEVUÉLVASE el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.

La anterior providencia se estudió y aprobó en sesión de la fecha».

4 Al respecto, ver sentencia del 20 de agosto de 2015, Radicación No. 250002337000201200358 01 [21131], C.P. Dra. Martha Teresa Briceño de Valencia.

5 Fl. 126, cdno. ppal. 1.

6 Ver cuadro de seguimiento aportado por la demandada. Fl. 35, cdno. ppal. 3.

7 El cómputo se hace desde el 1º de junio de 2012, que es el día siguiente al recibo del recurso. No obstante, habida cuenta de que el 1º de septiembre de 2012 es un día no hábil, se toma el día hábil siguiente (3 de septiembre de 2012).

8 Fl. 45 cuaderno principal 1.

9 Pueden ser consultadas en la “Versión única en español de las notas explicativas del sistema armonizado” de 25 de julio de 2007 (vigente a la fecha de ocurrencia de los hechos). Documento publicado por el DANE en la dirección web: https://www.dane.gov.co/files/sen/nomenclatura/SA2007.pdf.

10 A pesar de que la Dian respaldó expresa y directamente sus afirmaciones relativas a la prohibición del uso de colorantes en dicha norma técnica, como puede verse en el texto transcrito, en otro aparte de la resolución, y en respuesta a los cuestionamientos hechos por la actora en relación con la vigencia de la versión citada, la demandada señaló que se trataba simplemente de una referencia bibliográfica que incluía una alusión a la ntc 1055.

11 Fl. 22, cdno. 1.

12 Quinta versión (año 2007). Vigente para la fecha de importación y de expedición de los actos demandados.

13 Que fue solicitado como apoyo técnico por parte de la Seccional de Aduanas de Cali.

14 Fls. 706-707, cdno. antecedentes.

15 Se trata del libro “Análisis de alimentos” de Inés Bernal de Ramírez. Sin embargo, la información de la cita es incompleta, por lo que no puede ser consultado.

16 Fl. 703, cdno. antecedentes.

17 Proferido por la División de Gestión de la Operación Aduanera de la Dirección Seccional de Aduanas de Cali. Dicho oficio propuso cambios en relación con la partida 1904, que se analizará más adelante, que valga decir, no entra a analizar la composición de la mercancía clasificada en la subpartida 1902.11.00.00.

18 En el Oficio 100227342-1068 de noviembre 1º de 2011 (fls. 729 - 731, cdno. antecedentes), proferido en respuesta a una solicitud posterior de la Dirección Seccional de Aduanas de Cali, para que manifestara expresamente cuál era la clasificación arancelaria que correspondía a los productos importados por la demandante (solicitud 4075 del 19 de octubre de 2011- Fl. 725, cdno antecedentes).

19 Fl. 730, cdno. antecedentes.

20 Fl. Ib.

21 Fl. 24, cdno. 2. Corresponde a la Liquidación Oficial de Corrección.

22 En consulta a la misma se pudo constatar, que ofrece contenidos relativos a noticias de farándula, “salud, vida positiva, belleza, pop, mujer, videos” entre otros.

23 Fls. 216 - 221, cdno. 2.

24 El “pellet” de trigo contiene carbonato de sodio.

25 Expediente 21455. C.P. Dra. Martha Teresa Briceño de Valencia.

26 Art. 9º.