Sentencia 2012-00392 de junio 21 de 2012

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

Ref.: Exp. 500122030002012-00392-01

Magistrado Ponente

Dr. Fernando Giraldo Gutiérrez

Discutido y aprobado en sesión de trece de junio de dos mil doce

Bogotá, D.C., veintiuno de junio de dos mil doce.

Decide la Corte la impugnación contra el fallo de 8 de mayo de 2012, proferido por la Sala Civil del Tribunal Superior de Medellín, que negó la tutela de Pedro Antonio Uribe Cardona contra el Juzgado Primero Civil del Circuito de Itagüí, con vinculación de Bridgestone Colombia SAS, Álvaro Sanín Calad, Importadora Sanín e Hijos Ltda. y Logillantas S.A. en Liquidación.

Antecedentes

I. El accionante, obrando en nombre propio, sostiene que su garantía constitucional al debido proceso ha sido transgredida.

II. Afirma que la autoridad acusada incurrió en “vías de hecho” porque en el auto de 29 de febrero de 2012, dictado en un ejecutivo quirografario, al resolver un recurso de reposición allegado en fotocopia, reconoció como acreedor hipotecario al demandante inicial y dispuso continuar el asunto como mixto.

III. La solicitud de protección la sustenta en los supuestos fácticos que pasan a compendiarse (fls. 1 al 3, cdno. 1):

a) Que dentro del compulsivo de Bridgestone Colombia SAS contra Álvaro Sanín Calad y Logillantas Ltda. en Liquidación dicha actora fue notificada como acreedora hipotecaria y el 2 de noviembre de 2011 acumuló “demanda ejecutiva mixta” contra los mismos demandados e Importadora Sanín e Hijos Ltda., pidiendo orden de apremio por mil quinientos treinta y ocho millones cuatrocientos cincuenta y nueve mil novecientos ochenta y dos ($ 1.538.459.832)(sic) y posterior sentencia.

b) Que en el hecho tres del libelo se expresó que el “original del acuerdo de pago” ya había sido aportado con la acción inicial.

c) Que él también había acumulado demanda.

d) Que el auto del 4 de noviembre de 2011 que se inadmitió la acumulación para que se adjuntara título ejecutivo y escritura de hipoteca con el mismo mérito, fue recurrido por la actora para que se tuviera en cuenta el acuerdo de pago obrante en el plenario.

e) Que el 19 de enero de 2012, el juzgado mantuvo su decisión, por no haberse “presentado el título ejecutivo idóneo”, y negó la alzada formulada en subsidio, estimando que el auto que inadmite la demanda no goza de esta prerrogativa.

f) Que el 7 de febrero de este año se rechazó la demanda de Bridgestone por considerar que la escritura que anexó no reunía los requisitos legales para la acción mixta.

g) Que el 14 de febrero de 2012, la sociedad interpuso reposición y en subsidio apelación, en fotocopia que refleja la presentación personal al original que en una notaría de Bogotá, D.C., le hizo en la misma fecha el respectivo apoderado, y al día siguiente arrimó este documento.

h) Que mediante providencia del 29 de febrero, el accionado repuso, tuvo a la ejecutante como acreedora hipotecaria y dispuso seguir el trámite del proceso como mixto.

i) Que por no ser susceptible de remedio alguno la anterior determinación, pidió declarar su ilegalidad, que le fue negada el 27 de marzo, en tanto que no se le dio trámite a la “reposición” contra este último proveído.

IV. El actor pretende que se ordene al juzgado que deje sin valor ni efecto el auto del 29 de febrero último, y rechace la demanda acumulada por la acreedora hipotecaria.

Respuesta de los accionados e intervinientes

El juez explicó que el libelo está basado en el título ejecutivo inicial, por lo que no libró nuevo mandamiento y adecuó el trámite, toda vez que no podía desconocer las prerrogativas de la garantía, actuación con respaldo jurisprudencial; sobre la oportunidad del recurso, expresó que obró conforme al artículo 107 del Código de Procedimiento Civil, que permite allegar memoriales vía fax (fls. 67 al 72).

El apoderado de Bridgestone Firestone Colombiana S.A. se acogió a los planteamientos del juzgado, a los que agregó que el auto censurado tiene una interpretación razonable de las normas pertinentes y sigue un criterio de la Corte Suprema de Justicia sobre la adaptabilidad del ejecutivo singular para el cobro de una obligación hipotecaria mediante el trámite mixto, lo cual no desmejora al accionante, quien ha tenido los mecanismos para discutir las providencias y precisamente fue el más interesado en su citación (fls. 77 al 79).

Fallo del tribunal

Mayoritariamente negó la salvaguarda porque el acusado resolvió sobre la extemporaneidad del recurso atendiendo la finalidad del artículo 107 ídem, que no es otra que permitir allegar los memoriales por cualquier medio, previa presentación personal, cuando el remitente tiene su sede en otra ciudad, criterio acorde con el de esta Corte sobre el tema. Adicionalmente estableció que para proferir la decisión cuestionada el juez tuvo a la vista una escritura pública que presta mérito ejecutivo y un título con base en el cual ya se habían dictado sentencias en las dos instancias, de tal manera que no era menester nuevo mandamiento, sino que procedía adecuar el trámite a la acción mixta (fls. 84 al 94).

Impugnación

La interpone el vencido, aduciendo que el tribunal no tuvo en cuenta que lo atacado no es la forma sino la extemporaneidad del memorial subsanatorio, teniendo en cuenta que los términos son legales, de orden público, perentorios e improrrogables; además, que no reparó en que el artículo 539 del Código de Procedimiento Civil ordena aportar título ejecutivo y librar orden de pago, lo que no aconteció en la acumulación cuestionada, privando así a los demandados de defenderse, verbigracia, alegando prescripción contra la hipoteca que data de 2001 (fls. 102 y 103).

Consideraciones

1. La controversia se centra en establecer si se vulneraron las garantías superiores de la accionante, porque en un ejecutivo quirografario, el juez reconoció como acreedor hipotecario al demandante inicial y dispuso mutar el procedimiento a mixto; además, porque el escrito que originó esta determinación no fue allegado oportunamente en original.

2. La tutela está consagrada para la protección de los derechos fundamentales y, en línea de principio, no es viable para cuestionar providencias judiciales; solo, en situaciones especiales, puede acudirse a esa herramienta, en los casos en los que el funcionario dicte alguna decisión “con ostensible desviación del sendero normado, sin ecuanimidad y apoyado en el capricho o en la subjetividad, a tal punto que estructure ‘vía de hecho’”, y bajo los presupuestos de que la persona afectada acuda dentro de un término razonable a formular la queja, y “no disponga de medios ordinarios y efectivos para lograrlo” (Sent. mar. 3/2011, Exp. 329-00).

3. En el presente evento están probados los sucesos relevantes que a renglón seguido se precisan:

a. Que cuenta con sentencia estimatoria la ejecución quirografaria adelantada ante el despacho judicial accionado por Bridgestone Firestone Colombiana S.A. contra Álvaro Sanín Calad y Logillantas S.A. (fls. 86 y 93).

b. Que igualmente tiene fallo favorable el cobro compulsivo que con fundamento en el artículo 540 ibídem Pedro Antonio Uribe Cardona promovió contra Álvaro Sanín Calad (fls. 109 al 129).

c. Que al anular el remate del inmueble con folio de matrícula 1-591485, se ordenó citar al acreedor con garantía hipotecaria, que es la misma sociedad que demandó primero (fls. 30 al 35).

d. Que en proveído de 7 de febrero último, el juzgado rechazó la demanda acumulada el 2 de noviembre último, porque el documento anexo no reunía los requisitos de título ejecutivo (fls. 29 al 41).

e. Que el 14 del mismo mes, mediante escrito con presentación personal cuyo original aportó el día siguiente, la demandante interpuso reposición y en subsidio apelación contra el precitado proveído (fls. 42 al 44, 71, 87).

f. Que en auto del 29 de febrero último, el juzgado revocó y reconoció a Bridgestone Firestone Colombia S.A. como acreedor hipotecario y dispuso seguir tramitando el “ejecutivo” como mixto (fls. 42 al 49).

g. Que la solicitud de Uribe Cardona de declarar ilegal la anterior providencia, fue negada el 27 de marzo pasado (fls. 50 a 56).

h. Que el 11 de abril el juzgado negó trámite al recurso de reposición contra esta última determinación (fls. 57 al 59).

4. Se mantendrá lo resuelto por el juez constitucional a quo, atendiendo las motivaciones que enseguida se exponen:

a. En múltiples ocasiones ha señalado esta Corte que en la tarea de administrar justicia, los jueces ordinarios gozan de una discreta y razonable libertad para la exégesis y hermenéutica del ordenamiento jurídico, motivo por el cual el fallador constitucional no puede inmiscuirse en sus pronunciamientos, con excepción de los eventos en que se incurra en una desviación evidente o grosera de la ley.

b. El aspecto central de la presente discusión consiste en determinar si es válido que un proceso ejecutivo quirografario en el que se ha dictado sentencia se transforme luego en mixto por la acumulación de demanda que la actora inicial realizó en calidad de acreedora hipotecaria, sin que para el efecto haya aportado nuevo título ejecutivo.

Al respecto, vale señalar que el auto de 29 de febrero de 2012 en donde se plasma tal proceder, está lejos de ser arbitrario, toda vez que cuenta con sólido respaldo jurisprudencial que avala la viabilidad de mutar el procedimiento por la invocación del titular de una garantía hipotecaria, producto de su citación como acreedor con garantía real.

Dicho criterio fue plasmado por esta Corte en un fallo de casación en el que se relató el caso de un acreedor hipotecario que pretendió que se reconociera a su favor “la obligación del demandado, con el propósito de perseguirlo como constituyente del gravamen hipotecario con que garantizó deuda ajena, cuyo cobro fue intentado a través de un proceso ejecutivo singular, solo frente a los obligados respaldados”. En esa ocasión no casó la sentencia de segundo grado que negó las súplicas de la demanda, pues, advirtió la posibilidad vigente de que el beneficiario de la hipoteca la hiciera efectiva acudiendo al ejecutivo, no obstante que este ya tenía fallo.

La corporación sostuvo en esa oportunidad que “… si el acreedor hipotecario puede perseguir desde el primer momento, tanto el bien que soporta el gravamen, como otros bienes del demandado, a través del proceso ejecutivo mixto, nada obsta para que el trámite que comenzó como singular, persiguiendo la prenda general, se convierta en mixto mediante reforma, acumulación de la demanda, o denuncia del bien hipotecado, en este último caso, siempre que haya identidad entre el deudor y el obligado hipotecario. Es que ninguna norma sustancial o procesal dispone la pérdida o extinción de la hipoteca simplemente porque el acreedor persiga, en un primer momento, la prenda general de garantía de los deudores, pues la sistematización de las opciones de cobro con que cuenta el dicho acreedor admiten, sucesivamente, el ejercicio de la acción ejecutiva singular, para luego modificar el objeto de persecución general a otro específico, sin que puedan oponerse talanqueras procesales de ninguna naturaleza, pues la estructura y filosofía de los trámites tienen como norte servir de cauce para garantizar la satisfacción de los derechos subjetivos reconocidos por el ordenamiento jurídico; por lo tanto, los procesos deben flexibilizarse para lograr el cumplimiento de ese importante fin, permitiendo la armonía entre los intereses de los demandantes, con el respeto al debido proceso de los demandados (…). En suma, ningún obstáculo legal existe para que el trámite cambie de ejecutivo hipotecario a singular, como tampoco puede haberlo para que este último se convierta en mixto con el fin de enarbolar la hipoteca, todo para permitir el ejercicio adecuado de los derechos del acreedor con garantía real, desde luego, permitiendo la defensa del propietario de la cosa gravada, o de quien haya respaldado deuda ajena con un bien propio, para que, a pesar de la conversión del procedimiento, se garantice el debido proceso a las personas llamadas a resistir las ejecuciones” (Sent. dic. 2/2009, Exp. 2003-00596-01).

c. La discusión sobre el medio utilizado para interponer el aludido recurso, fax, copia u original, es intrascendente, pues, cualquiera de ellos es eficaz para tal fin, siendo que el escrito que ahora ocupa a la Corte fue allegado oportunamente al Juzgado Primero Civil del Circuito de Itagüí y denota la presentación personal que a su original le realizó el respectivo apoderado, el mismo 14 de febrero, en una notaría de Bogotá, D.C. Téngase en cuenta que el artículo 107 del Código de Procedimiento Civil acepta la remisión de memoriales “por cualquier medio”, cuando se envían “desde un lugar diferente al de la autoridad judicial a la cual va dirigido”, “después de haber sido autenticado” el original, requisitos que se cumplieron acá.

Vale acotar que la norma no exige que el escrito se transmita directamente a la oficina judicial de destino, toda vez que haría nugatoria la facilidad que establece, al no contar muchas de estas con los medios adecuados.

No sobra señalar que el razonamiento explícito del juez sobre la admisibilidad del medio utilizado para interponer el recurso no se dio al acoger este, cuestión de diaria ocurrencia cuando no se advierte ningún reparo, pues de lo contrario serían interminables las motivaciones de cada providencia; lo hizo al resolver la petición de ilegalidad del ahora accionante, es decir, ninguna incidencia visible tuvo en aquella decisión lo que a posteriori consideró sobre el real medio utilizado, pues acertó al tener en cuenta el escrito.

5. Como consecuencia de todo lo expuesto, se mantendrá la decisión impugnada.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CONFIRMA la sentencia impugnada.

Comuníquese telegráficamente lo aquí resuelto a las partes; y, en oportunidad, remítase el expediente a la Corte Constitucional, para su eventual revisión.

Notifíquese.

Magistrados: Fernando Giraldo Gutiérrez—Margarita Cabello Blanco—Ruth Marina Díaz Rueda—Ariel Salazar Ramírez—Arturo Solarte Rodríguez—Jesús Vall de Rutén Ruiz.