Sentencia 2012-01219 de abril 20 de 2016

CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA 

SALA JURISDICCIONAL DISCIPLINARIA

Radicación 730011102000201201219 02

Aprobado según acta 32 de la misma fecha

Magistrado Ponente:

Dr. José Ovidio Claros Polanco

Bogotá, D.C., veinte de abril de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «Consideraciones

De acuerdo con las atribuciones conferidas por los artículos 256.3 de la Constitución Política; 112.4 de la Ley 270 de 1996, en armonía con lo dispuesto en el numeral 1º del artículo 59 de la Ley 1123 de 2007, es competente para conocer el recurso de apelación formulado por el disciplinado, contra la decisión del 7 de octubre de 2015, de la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura del Tolima, mediante la cual sancionó al CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ sanción de suspensión por 12 meses en el ejercicio profesional, como responsable de la falta disciplinaria descrita en el artículo 33.11 de la Ley 1123 de 2007.

Y si bien, en razón a la entrada en vigencia del Acto Legislativo 2 de 2015, se adoptó una reforma a la Rama Judicial, denominada “equilibrio de poderes”, en lo atinente al Consejo Superior de la Judicatura, literalmente en el parágrafo transitorio primero del artículo 19 de la referida reforma constitucional, enunció: “(...) Los actuales Magistrados de las Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, ejercerán sus funciones hasta el día que se posesionen los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial”.

En el mismo sentido, la Sala Plena de la Corte Constitucional en Auto 278 del 9 de julio de 2015, al pronunciarse respecto a la competencia para conocer conflictos de jurisdicciones, decantó el alcance e interpretación de la entrada en vigencia del referido Acto Legislativo 2 de 2015, concluyendo que en relación a las funciones que se encontraban a cargo de esta Sala, las modificaciones introducidas quedaron distribuidas de la siguiente manera: (i) la relacionada con el ejercicio de la jurisdicción disciplinaria, pasó a la Comisión Nacional de Disciplina Judicial y a las Comisiones Seccionales de Disciplina Judicial, órganos creados en dicha reforma (art. 19), y (ii) la relacionada con dirimir los conflictos de competencia que surjan entre las distintas jurisdicciones, fue asignada a la Corte Constitucional (art. 14). En cuanto hace al conocimiento de las acciones de tutela, como ya se mencionó, el parágrafo del artículo 19 dispuso expresamente que “la Comisión Nacional de Disciplina Judicial y las Comisiones Seccionales de Disciplina Judiciales no serán competentes para conocer de acciones de tutela”.

Reiteró la Corte Constitucional que en relación a las funciones jurisdiccionales del Consejo Superior de la Judicatura, lo decidido en el Acto Legislativo 2 de 2015, así: “…los actuales Magistrados de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, ejercerán sus funciones hasta el día que se posesionen los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial”, en consecuencia, conforme las medidas transitorias previstas en el referido acto legislativo, estimó la guardiana de la Constitución que hasta tanto los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial no se posesionen, los Magistrados de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura deben continuar en el ejercicio de sus funciones, lo cual significa que actualmente está Colegiatura conserva sus competencias, es decir, se encuentra plenamente habilitada para ejercer, no sólo la función jurisdiccional disciplinaria, sino también, para dirimir los conflictos de competencia que surjan entre las distintas jurisdicciones y para conocer de acciones de tutela.

Procederá la Sala a hacer su pronunciamiento sobre la base de los argumentos expuestos en el escrito de apelación, pues está limitada la actuación del juez de segundo grado a los aspectos controvertidos de la decisión del a quo, entendiéndose que los no discutidos han sido aceptados por el interesado.

Se deberá observar que las pruebas que gobiernen la investigación disciplinaria serán apreciarse en conjunto de acuerdo con las reglas de la sana critica, vigilando cuidadosamente los principios rectores de la ley procesal penal, básicamente los de legalidad, debido proceso, resolución de duda, presunción de inocencia, culpabilidad y favorabilidad, entre otros; pues dos son los requisitos de orden probatorio que colocan al proceso en posición para que se dicte sentencia sancionatoria; de una parte que exista certeza respecto de la existencia de las faltas atribuidas y, sobre la responsabilidad del investigado, de acuerdo con el artículo 97 de la Ley 1123 de 2007.

Del caso en concreto

Se hace notar que el apelante centra sus argumentos en dos puntos medulares para derribar la decisión del a quo:

(i) tanto el quejoso como su hermano, testigo, se retractaron de sus afirmaciones iniciales en cuanto a la firma de los recibos aportados por el abogado para demostrar que si les entregó las sumas de dinero allí estipuladas. Haciendo referencia concretamente a las versiones dadas en las audiencias del 18 de mayo de 2011 y del 24 de julio de 2014. Cuyas actas transliteradas reposan en la foliatura.

(ii) Insiste también el apelante en la prejudicialidad penal, dado que existe un proceso penal en contra del quejoso y su hermano, cuyo fallo habrá de incidir en el resultado del proceso disciplinario.

De entrada la Sala advierte que la a quo, en su providencia, controvirtió cada uno de los argumentos del disciplinado y su defensora de oficio, con atinados elementos fácticos y jurídicos, que ésta Colegiatura comparte plenamente. A los argumentos de la apelación, responde puntualmente esta Colegiatura:

(i) Al revisar las actas a las que se refiera el apelante, viendo las páginas que él mismo cita, de las cuales extracta fracciones, desconociendo el contexto, lo que aprecia es que, dado el escaso grado de instrucción del quejoso y su hermano, no tienen el vocabulario para precisar con la suficiente claridad lo que se les pregunta, pero lo que si es cierto, es que son contundentes en decir que esa no es su firma. Veamos el texto de las actas citando un poco más de lo que el apelante citó:

Audiencia del 18 de mayo de 2011. Radicado 2012-1219

El quejoso

MAGISTRADO. Le pregunto. Esta es su firma si o no? Estas dos? Acuérdese lo que usted recibió, aquí hay dos firmas

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Donde me dio...

MAGISTRADO. Aquí aparece CUATRO MILLONES y aquí aparece CUATRO MILLONES TRESCIENTOS

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No señor, no.

MAGISTRADO. Esta es su firma?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No señor yo le firmé

MAGISTRADO. Esta firma de quien es, esta es la suya o no es suya?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No esa firma no es mía.

MAGISTRADO. No es su firma,

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Yo le firmé donde me dio

MAGISTRADO. Esta firma es suya o no es suya? Mírela bien

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No señor esa no es mía

MAGISTRADO. Usted no puede meter al Doctor en una falsedad, que tal?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No esa no es mía.

MAGISTRADO. No sabe leer?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No, no señor.

MAGISTRADO. Sabe contar?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Si un poco

MAGISTRADO. Si de uno a cien?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Muy poco, muy poco

MAGISTRADO. Esta firma es la que usted puso en la queja, mire aquí, esta si es suya? Esta, la que usted puso en la queja acá, usted puso la queja mira. Por qué usted contó que le había pasado eso. Está y estas dos, firmas?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No, esas dos sino son mías.

MAGISTRADO. No son suyas?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. Le leo lo que dice acá...

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Porque él no más me dio lo que firmé cuando me dio UN MILLÓN SEISCIENTOS, que fue la primer vez que me dio en el Guamo, de resto me parece que me dio UN MILLÓN DOSCIENTOS, no fue más.

El testigo

MAGISTRADO. Permítame un momento, yo lo voy a leer, cuando lo hizo, aquí dice agosto 15 de 2009, recibí del doctor CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ la suma de UN MILLÓN DE PESOS, para entregárselos a EDGAR ORTIZ BENÍTEZ, suma que proviene del embargo del canon de arrendamiento de la casa de San José de Bavaria. Primero esta es su firma o no?

HENRY BENÍTEZ LUNA. Si esa es mi firma, pero

MAGISTRADO. Bueno. Y el contenido usted lo leyó antes o no lo leyó

HENRY BENÍTEZ LUNA. Él me dijo ustedes no saben hacer eso fírmeme ahí yo después lo lleno

MAGISTRADO. O sea que no...

HENRY BENÍTEZ LUNA. Eso era lo que yo le quería. Nosotros no sabíamos hacer esos letreros entonces

MAGISTRADO. A bueno entonces, usted firmó en blanco o en lleno?

HENRY BENÍTEZ LUNA. En blanco

MAGISTRADO. Y acá abajo recibí en septiembre 13 de 2009, recibí del Doctor CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ la suma de DOS MILLONES DE PESOS por concepto de retiro de dos títulos judiciales agosto y septiembre.

Usted sabe que es título judicial?

HENRY BENÍTEZ LUNA. No doctor, no,

MAGISTRADO. Agosto y septiembre de 2009 proceso ejecutivo tal. Esta sí es su firma?

HENRY BENÍTEZ LUNA. No esa no es mi firma

MAGISTRADO. Esta firma si es o no es? HENRY BENÍTEZ LUNA. Cuanto es lo que dice ahí DOS O TRES MILLONES...

MAGISTRADO. No pero primero la firma es o no es su firma

HENRY BENÍTEZ LUNA. No Doctor.

MAGISTRADO. Esta no es la firma?

HENRY BENÍTEZ LUNA. No Doctor

MAGISTRADO. Esta si es la firma?

HENRY BENÍTEZ LUNA. Esta si es la firma mía donde recibí UN MILLÓN DE PESOS.

(…).

MAGISTRADO. Entonces CUATRO MILLONES, dice acá CUATRO MILLONES recibió usted, o sea que usted tiene esos CUATRO MILLONES o no?

HENRY BENÍTEZ LUNA. Señor mire yo ahí le voy a explicar cómo era que él decía, decía bueno como ya me entregaron a mi decía él como ya me entregaron a mí una plata...

MAGISTRADO. Quién es él?

HENRY BENÍTEZ LUNA. El doctor Jiménez, decía como me entregaron un dinero a mí, dijo entonces me entregaron unos pesos aquí, entonces yo voy a poner aquí de que fueron CUATRO O CINCO MILLONES DE PESOS, pero más a ustedes les toca es tanto, era lo que nos decía no?

MAGISTRADO. A ya ya ya

HENRY BENÍTEZ LUNA. Entonces de ahí era donde partía de ahí era donde partía

MAGISTRADO. Pero aquí eran CUATRO O DOS MILLONES recibió algo de esta suma? O no?

HENRY BENÍTEZ LUNA. Fue que la primera vez que me dio mayo de 2009

MAGISTRADO. No mayo no aparece aquí.

HENRY BENÍTEZ LUNA. A entonces mayo de 2005

MAGISTRADO. Aparece es en agosto de 2009 UN MILLÓN DE PESOS

HENRY BENÍTEZ LUNA. No la primera vez me dio UN MILLÓN SEISCIENTOS en mayo de 2009, MILLÓN SEISCIENTOS que ahí firmaba también Edgar firmó ese papel, ahí está porque yo estaba de testigo.

MAGISTRADO. Bueno, usted se ratifica en eso? usted está bajo juramento y eso es bastante delicado, sino es cierto eso Imagínese. Les voy a pedir un favor, pase por favor, sentarse allá, llévele una hoja a su hermano.

Audiencia del 25 de julio de 2014. Radicado 2012-1219

El testigo.

“Nombre completo...

HENRY BENÍTEZ.

MAGISTRADO. Qué grado de escolaridad tiene.

HENRY BENÍTEZ. Yo no tengo ningún grado de estudio.

MAGISTRADO. Sabe leer?

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. Sabe escribir.

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. Sabe hacer su firma?

HENRY BENÍTEZ. Si señor garrapatiarla

MAGISTRADO. Usted entiende de matemáticas - usted entiende de números - usted entiende de cuentas.

HENRY BENÍTEZ. No señor nada de eso.

MAGISTRADO. Usted sabe en cuanto está el salario mínimo actual?

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. No tiene idea.

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. El jornal diario.

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. Bueno. Le voy a preguntar. Conoce al doctor? Cuánto hace? Y por qué razón?

HENRY BENÍTEZ. Si yo lo conozco hace tiempo por medio del proceso que le llevo a mi hermano.

MAGISTRADO. Qué proceso?

HENRY BENÍTEZ. El proceso ese que le hizo a mi hermano y hasta hoy día reclamando todavía.

MAGISTRADO. Y qué están reclamando todavía?

HENRY BENÍTEZ. Pues la plata que él se le quedó con el dinero de mi hermano.

MAGISTRADO. Supuestamente. Cuánta plata, cuánta plata supuestamente.

HENRY BENÍTEZ. Pues dice que esa vez que cobro como Treinta o como treinta y dos millones de pesos.

MAGISTRADO. Cuánto recibieron?

HENRY BENÍTEZ. Pues tres millones quinientos - fue lo único

MAGISTRADO. Muy bien entonces. Usted fue testigo de entrega de dinero -firma de recibos?

HENRY BENÍTEZ. Pues cuando le entrego a mi hermano dos primero y hay me entregó uno después a mí - entonces yo estaba hay presente cuando

MAGISTRADO. Bueno. Usted estuvo presente - cuantas veces estuvo presente hay? Por qué cantidades?

HENRY BENÍTEZ. Pues hay si no recuerdo - yo recuerdo que a mí cuando me dio - me dio como setecientos - me parece es que ya no recuerdo bien - yo creo que era como un millón de pesos las dos veces que me dio.

MAGISTRADO. Bueno. Se le van a poner de presente unos recibos para saber si es su firma o no? Un recibo del 3 de julio de 2010 dice que el doctor - dice que su hermano recibió cuatro millones de pesos. Esta firma es suya o no es suya?

HENRY BENÍTEZ. No

MAGISTRADO. Esta firma es suya? O no es suya?

HENRY BENÍTEZ. No

MAGISTRADO. Duro - la del folio 214 es suya la firma o no?

HENRY BENÍTEZ. No señor eso no es mío.

MAGISTRADO. La del folio 115 - esta firma?

HENRY BENÍTEZ. Cuál

MAGISTRADO. Esta donde dice Henry BENÍTEZ - acá está, está

HENRY BENÍTEZ. No señor eso no.

MAGISTRADO. La del 115 es suya o no? HENRY BENÍTEZ. Cuál? MAGISTRADO. Esta - esta - esta es su firma o no? Aquí dice que le entregó cuatro millones doscientos mil pesos - esta es su firma o no?

HENRY BENÍTEZ. No señor.

MAGISTRADO. Esta firma es suya si o no? El folio 11 ó es suya o no?

HENRY BENÍTEZ. Esa firma si como que es mía

MAGISTRADO. Si es la firma de él. Esta firma del 13 de septiembre de 2009, es suya si o no?

HENRY BENÍTEZ. Eso no es mío.

MAGISTRADO. Entonces si es la del 15 de agosto del año 2009 folio 116 - no es según él - no es la del 13 de septiembre de 2009. Listo. Doctor entonces ahora si le doy la palabra.

MAGISTRADO. Siga escribiendo mientras le pregunta el Doctor. Qué preguntas va a hacer al señor? Doctor

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Se le pone de presente el recibo que obra a folio 114...

MAGISTRADO, Ya él respondió a cada una - cuál era el sí y cuál era el no. Doctor permítame - no excúseme. A ver doctor que va a pedir porque él ya respondió cuales firmas son de él y cuáles no.

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Se le pone de presente a folio 114 - le pregunta el Honorable MAGISTRADO - No es su firma? Sírvase decir Henry - por qué usted en declaración de fecha dieciocho de mayo de 2011 cuando en el transcurrir de la audiencia cuya duración tuvo una intensidad de una hora treinta y siete minutos treinta y cinco segundos en el transcurso de la diligencia concretamente en el minuto cero cinco - una hora cero cinco cincuenta y ocho minutos de dicha audiencia sí reconoció que era su firma - porque aquí dice que no?

HENRY BENÍTEZ. Es que yo reconocí de que yo le había firmado unos recibos al señor pero como en este papel así porque él decía que era para mandarlos entonces unas letras hay

MAGISTRADO. En blanco?

HENRY BENÍTEZ. Si en blanco que yo se lo dije en la otra audiencia. Qué el señor decía que eso era para pasárselos para hacerle un pedazo en blanco que yo se lo dije en la otra audiencia. Qué el señor decía que eso era para pasárselos al señor juez - uno como no sabe nada de eso - eso era para hacerle un pedido al juez - entonces él decía háganme lo que puedan hacer - pero entonces no sabemos qué era eso - entonces él a su gusto habrá puesto lo que quiera en ese recibo - habrá puesto plata sumas de dinero pero uno no do al juez - uno como no sabe nada de eso - eso era para hacerle un pedido al juez - entonces él decía háganme lo que puedan hacer - pero entonces no sabemos qué era eso - pues porque entonces él pues a su gusto habrá puesto quien sabe que en esos recibos lo que quiera en ese recibo - habrá puesto plata sumas de dinero pero uno no.

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Dejemos hay doctor porque pues...”

En quejoso.

“MAGISTRADO. Estado Civil - casado - soltero?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Soltero.

MAGISTRADO. Soltero. Bueno. Qué edad tiene? Cuántos años tiene?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. 51 años

MAGISTRADO. A qué se dedica usted Don Edgar?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No por ahí a lo que me salga señor MAGISTRADO por ahí al día.

MAGISTRADO. Qué sabe usted hacer?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. Yo no por ahí hacer lo que salga.

MAGISTRADO. Qué grado de escolaridad tiene usted?

EDGAR ORTIZ Benítez. No yo estudié hasta primero pero no aprendí fue nada

MAGISTRADO. Sabe leer?

EDGAR ORTIZ Benítez. No señor.

MAGISTRADO. Sabe escribir?

EDGAR ORTIZ Benítez. No señor únicamente medio dibujar el nombre.

MAGISTRADO. Sabe hacer cuentas mínimas? Sabe en cuanto está el salario mínimo? El jornal? Eso lo sabe usted?

EDGAR ORTIZ Benítez. Si señor el jornal si porque yo gano

MAGISTRADO. En cuanto está el jornal?

EDGAR ORTIZ Benítez. Estoy ganándome quince mil pesos.

MAGISTRADO. Diarios.

(…).

MAGISTRADO. Se le va a preguntar - no le voy a decir contenido aquí. El folio 114 bueno pues dice que recibió una suma alta de dinero ¿esta firma es suya? Aquí dice que recibió cuatro millones de pesos ¿esta firma es suya del 3 de julio? ¿esta firma es suya?

EDGAR ORTIZ Benítez. No señor eso no es mío. No esa firma no es mía.

MAGISTRADO. Bueno. Usted está bajo juramento. Folio 114. Del 115 recibió cuatro millones trescientos mil pesos ¿esta firma es suya?

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Doctor con todo respeto - su señoría con todo respeto es que... es una trayectoria

MAGISTRADO. No mencionamos cifras. Entonces por favor esta firma es suya? ¿esta?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No señor

MAGISTRADO. Duro.

EDGAR ORTIZ Benítez. No señor. Porque es que Señor MAGISTRADO esa suma que dice hay - a mí no

MAGISTRADO. Aquí no aparece firma suya es de Henry. Entonces cuál es la firma suya? Aquí no hay más firmas - don Henry es el que aparece recibiendo unos dineros - tres millones. Preguntas Doctor para el señor.

(…).

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Discúlpeme - Edgar en declaración que usted rindiera el dieciocho de mayo del 2011 que hizo cuando se le presentaron estos cuatro recibos - usted hizo alusión a que si había firmado uno de esos cuatro. Sírvase decir se le ponen de presente esos cuatro recibos - usted aceptó en esa audiencia del dieciocho de mayo acá en esta sala que sí había recibido plata de esos cuatro recibos - dígame a cuáles se refiere -mejor dígame de cual reconoce la firma porque eso es lo que se discute. Aquí hay cuatro recibos Edgar...

MAGISTRADO. Ya respondió eso - pero bueno.

EDGAR ORTIZ Benítez. No, esto no, esto no es firma mía.

MAGISTRADO. A folio 114.

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Diga si esta es su firma.

EDGAR ORTIZ Benítez. No esa no es la firma mía.

MAGISTRADO. A folio 115 es su firma o no es su firma?

EDGAR ORTIZ Benítez. Esta si es.

(…).

CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ. Edgar - mejor - usted en esta audiencia del día de hoy a reconocido de manera expresa - clara el recibo de fecha junio ocho de 2009 en donde se anota que recibió la suma de cuatro millones trescientos mil pesos. Sírvase decir entonces porque usted ha venido diciéndole a la Honorable Sala que no se le dio esta suma - porque él lo dijo en la audiencia del dieciocho de mayo y ahora dice acá que sí.

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No doctor eso yo no he recibido esa plata eso yo no lo he recibido.

MAGISTRADO. Si es su firma entonces porque usted dice eso?

EDGAR ORTIZ Benítez. Eso yo no he recibido esa plata.

MAGISTRADO. Pero si usted dice que esa es su firma entonces como usted explica eso.

(…).

MAGISTRADO. Pero Usted firmó documentos en blanco? Si o no? Sabe que es blanco?

EDGAR ORTIZ Benítez. No señor MAGISTRADO.

MAGISTRADO. Le firmo al Doctor documentos así como este completamente blanco - así esto blanco firmar acá o no recuerda? O no sabe?

EDGAR ORTIZ BENÍTEZ. No recuerdo - no pero no.

MAGISTRADO. Está bien muchas gradas(sic). Bueno entonces vamos a enviar esos documentos. Recordar que están hay también cierto como se ordenó en la audiencia del 25 de abril se remitirá entonces también para que sean…”.

Retomando lo afirmado en precedencia, tanto el quejoso como su hermano, son personas analfabetas, sin embargo al presentarles los recibos dicen que esa no es si firma, con palabras como, No, No señor, No Doctor, No esa no es mi firma, No, esto no, esto no es firma mía, ahora, recordando que los recibos aportados y calificados como falsos, son fechados 8 de junio de 2009, 9 de julio de 2009, 15 de agosto de 2009 y 13 de mayo de 2009, (4) cuatro en total, pretendiendo el apelante cuestionar el dictamen del perito en cuanto a la falsedad de las firmas de los citados cuatro recibos, porque el hermano del quejoso, en las audiencias del 18 de mayo de 2011 y 25 de junio de 2014, siempre reconoció haber suscrito el recibo de agosto 15 de 2009, por valor de $ 1.000.000, afirmación que no permite calificar de prueba falsa a este recibo y a los demás que los firmantes aceptaron haber suscrito. En su criterio, si una firma no es falsa no lo son las otras tres.

Al respecto, como ya se dijo, el quejoso y su hermano fueron contundentes en decir que esas no eran sus firmas, solo en una oportunidad dijo el testigo, hermano del quejoso, “Esta si es la firma mía donde recibí UN MILLÓN DE PESOS”. Afirmación que no es suficiente para decir que, la firma de ese documento NO es falsa, pues en otras oportunidades dijo el testigo que no era su firma, y mucho menos para concluir que las firmas de los otros tres recibos tampoco son falsas, contrario al dictamen pericial que determinó su falsedad. El apelante no cuestiona el dictamen respeto de las otras firmas.

En este orden de ideas el argumento de la no falsedad de las firmas no está llamado a prosperar.

(i) En relación con la prejudicialidad penal, en sentencia del 22 de marzo de dos 2012, dentro del radicado 76001-23-31-000-2005-00266-01(1710-09), con ponencia del Magistrado Luis Rafael Vergara Quintero, del Consejo de Estado Sala de lo Contencioso Administrativo Sección Segunda Subsección “A”, dijo lo siguiente:

“Antes de efectuar cualquier consideración al respecto, resulta pertinente analizar los fines de las acciones disciplinaria y penal.

Es cierto que entre la acción penal y la disciplinaria existen ciertas similitudes puesto que las dos emanan de la potestad punitiva del Estado, se originan en la violación de normas que consagran conductas ilegales, buscan determinar la responsabilidad del imputado y demostrada ésta imponer la sanción respectiva.

La acción disciplinaria se produce dentro de las relaciones de subordinación que existen entre el funcionario y la administración, en el ámbito de la función pública, y se origina en el incumplimiento de un deber o de una prohibición, la omisión o extralimitación en el ejercicio de las funciones, la violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades, etc. y su finalidad es la de garantizar el buen funcionamiento, moralidad y prestigio del organismo público respectivo. Dichas sanciones son impuestas por la autoridad administrativa competente. La acción penal, por su parte, cubre tanto la conducta de los particulares como la de los funcionarios públicos y su objetivo es la protección del ordenamiento jurídico social.

Al respecto la Corte Constitucional en Sentencia C-244 de 1996 señaló:

“Cuando se adelanta un proceso disciplinario y uno penal contra una misma persona, por unos mismos hechos, no se puede afirmar válidamente que exista identidad de objeto ni identidad de causa, pues la finalidad de cada uno de tales procesos es distinta, los bienes jurídicamente tutelados también son diferentes, al igual que el interés jurídico que se protege”.

Agregó la Corte: “En el proceso disciplinario contra servidores estatales se juzga el comportamiento de éstos frente a normas administrativas de carácter ético destinadas a proteger la eficiencia, eficacia y moralidad de la administración pública; en el proceso penal las normas buscan preservar bienes sociales más amplios”. En estas condiciones, siendo la acción disciplinaria distinta de la acción penal, cada una puede adelantarse de forma independiente, sin que de su coexistencia se pueda deducir infracción al principio non bis in ídem. Conceptualmente, el citado principio consagra la prohibición de que una persona pueda ser juzgada dos veces por el mismo hecho, como se deduce de la parte final de inciso 4º del artículo 29 de la Constitución Política. La prohibición también tiene aplicación y debe observarse por la administración cuando quiera que esté en proceso de sancionar a sus servidores o a los particulares, luego este principio constituye una garantía política en cuanto se proscribe por mandato constitucional el juzgamiento y la imposición de más de una sanción por la misma conducta”.

Para la Sala, en el caso del uso de la prueba falsa, la sanción disciplinaria se debe aplicar sin perjuicio de lo que corresponda a lo penal, dada la independencia y autonomía de la acción disciplinaria y de la misma jurisdicción disciplinaria.

Por lo expuesto, al no tener vocación de éxito los argumentos del apelante se confirmará la sentencia apelada, señalando que se comparten las consideraciones de la Sala a quo para imponer la sanción, dada la gravedad y modalidad de la falta y los antecedentes disciplinarios del togado sancionado.

En mérito de lo expuesto, la Sala, Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,

RESUELVE:

1. confirmar la sentencia proferida el 7 de octubre de 2013, por la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura del Tolima, mediante la cual impuso al abogado CARLOS HERNÁN JIMÉNEZ sanción de suspensión por 12 meses en el ejercicio profesional, como responsable de la falta disciplinaria descrita en el artículo 33.11 de la Ley 1123 de 2007, conforme lo expuesto en este proveído.

2. DEVUÉLVASE el expediente al Consejo Seccional de Origen para que, notifique a todas las partes dentro del proceso, advirtiéndoles que contra ella no procede recurso alguno.

3. Ejecutoriada esta providencia, remítase copia de la misma a la oficina del Registro Nacional de Abogados, con la constancia del acto procesal enunciado, data a partir de la cual la sanción empezará a regir.

Cópiese, notifíquese y cúmplase.»