SENTENCIA 2012-02073/11723-28 DE ABRIL 13 DE 2016

 

Sentencia 2012-02073/11723-28 de abril 13 de 2016

CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA

SALA JURISDICCIONAL DISCIPLINARIA

Rad.: 110011102000201202073-02 (11723-28)

Magistrada Ponente:

Dra Julia Emma Garzón de Gómez

Aprobado según Acta de Sala 30

Bogotá D.C., trece de abril de dos mil dieciséis

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

1. De la competencia.

La Sala es competente para conocer de la apelación interpuesta, según los términos del numeral 4º del artículo 112 de la ley 270 de 1996, en concordancia con los artículos 59 numeral 1º y 81 de la Ley 1123 de 2007.

Y si bien, en razón a la entrada en vigencia del Acto Legislativo 02 de 2015, se adoptó una reforma a la Rama Judicial, denominada “equilibrio de poderes”, en lo atinente al Consejo Superior de la Judicatura, literalmente en el parágrafo transitorio primero del artículo 19 de la referida reforma constitucional, enunció: “(…) los actuales magistrados de las Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, ejercerán sus funciones hasta el día que se posesionen los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial”.

En el mismo sentido, la Sala Plena de la Corte Constitucional en autos 278 del 9 de julio y 372 del 26 de agosto de 2015, al pronunciarse respecto a la competencia para conocer conflictos de jurisdicciones, decantó el alcance e interpretación de la entrada en vigencia del referido Acto Legislativo 02 de 2015, concluyendo que en relación a las funciones que se encontraban a cargo de esta Sala, las modificaciones introducidas quedaron distribuidas de la siguiente manera: (i) la relacionada con el ejercicio de la jurisdicción disciplinaria, pasó a la Comisión Nacional de Disciplina Judicial y a las Comisiones Seccionales de Disciplina Judicial, órganos creados en dicha reforma (art. 19), y (ii) la relacionada con dirimir los conflictos de competencia que surjan entre las distintas jurisdicciones, fue asignada a la Corte Constitucional (art. 14). En cuanto hace al conocimiento de las acciones de tutela, como ya se mencionó, el parágrafo del artículo 19 dispuso expresamente que “la Comisión Nacional de Disciplina Judicial y las 5 Comisiones Seccionales de Disciplina Judiciales no serán competentes para conocer de acciones de tutela”.

Reiteró la Corte Constitucional que en relación a las funciones jurisdiccionales del Consejo Superior de la Judicatura, lo decidido en el Acto legislativo 02 de 2015, así: “los actuales Magistrados de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, ejercerán sus funciones hasta el día que se posesionen los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial”, en consecuencia, conforme las medidas transitorias previstas en el Acto Legislativo 02 de 2015, estimó la Guardiana de la Constitución que hasta tanto los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial no se posesionen, los Magistrados de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura deben continuar en el ejercicio de sus funciones, lo cual significa que actualmente esta colegiatura conserva sus competencias, es decir, se encuentra plenamente habilitada para ejercer, no solo la función jurisdiccional disciplinaria, sino también, para dirimir los conflictos de competencia que surjan entre las distintas jurisdicciones y para conocer de acciones de tutela.

2. De la condición de abogado.

Mediante certificado 05887-2012 del 25 mayo de 2012 expedido por el director del registro nacional de abogados, se acreditó la calidad de abogado del doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo, quien se identifica con la cédula de ciudadanía 19.470.239 y es portador de la tarjeta profesional 69.314 (fls. 9 c.o.).

3. Requisitos para sancionar.

Para proferir fallo sancionatorio se requiere la existencia de prueba que conduzca a la certeza de la tipicidad de la falta atribuida y de la responsabilidad de la disciplinable, exigencia consagrada en el artículo 97 de la Ley 1123 de 2007.

4. De la materialidad de la conducta.

El cargo por el cual se sancionó al jurista en el fallo apelado se encuentra contenido en el numeral 3º del artículo 36 de la Ley 1123 de 2007 cuyo contenido es el siguiente:

“ART. 36.—Constituyen faltas a la lealtad y honradez con los colegas:

(…)

3. Negociar directa o indirectamente con la contraparte, sin la intervención o autorización del abogado de esta”.

5. De la apelación.

Como primera medida precisa esta superioridad que el doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo se notificó personalmente el 30 de octubre de 2015 de la providencia recurrida, instaurando el recurso de alzada el 4 de noviembre de la misma anualidad por lo cual se tiene presentado en término el mismo, como bien lo declaró el a quo en el auto del 20 de noviembre de 2015 concediéndolo en el efecto suspensivo (fl. 217, 228, 244 c.o.)

Ahora bien, procediendo la Sala a la resolución del recurso de alzada presentado por el encartado, se tiene que como punto central de inconformidad se ha definido el hecho de la existencia de un solo acuerdo o transacción confeccionado el 20 de octubre de 2008, sin que mediara ningún otro documento.

Sobre el particular, debe indicarse que al revisar la Sala el proceso civil 200101758 adelantado por el Juzgado Quinto Civil del Circuito de Bogotá, se tiene que el doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo —disciplinado— representó los intereses de la demandante, Paula Adriana Torres Rengifo, así mismo la parte demandada estaba constituida por los señores Cayetano y Gustavo Ramón, el primero de los nombrados estuvo representado por el doctor Guillermo Forero Álvarez —hoy quejoso—, y el segundo por la doctora Silvia Forero de Guerrero (c. anexo 1), que luego del impulso procesal respectivo el referido Juzgado profirió sentencia el 24 de octubre de 2008, negando las pretensiones de la demanda y condenando en costas a la parte demandante (fl. 266-274 c.a 1).

Dentro de dicho trámite procesal el disciplinado presentó recurso de apelación el 2 de diciembre de 2008, alegando que en la decisión del juzgado no se tuvo en cuenta el documento de transacción suscrito entre los sujetos procesales y radicado el 20 de octubre de 2008 el cual cumplía con todas las formalidades prevista en la Ley quedando a la espera que el Tribunal Superior de Bogotá resolviera lo propio (fl. 276 – 279 c.a. 1).

Así mimo, encuentra la Sala que a folio 281 al 282 de la copia del proceso civil, fue aportada la copia del documento de “transacción” suscrito entre el disciplinado y el quejoso y radicado el 20 de octubre de 2008 ante el Juzgado Quinto Civil del Circuito de Bogotá, para la aprobación del mismo solicitando la terminación del proceso de autos, comprometiéndose además, a la suscripción de la escritura pública del inmueble objeto de la litis y a la expedición del paz y salvo respectivo por parte del Fondo Nacional del Ahorro.

Así mismo, se tiene el documento por el cual el doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo fue declarado responsable disciplinario de la falta descrita en el numeral 3º del artículo 36 de la Ley 1123 de 2007 por el a quo la cual señala “Negociar directa o indirectamente con la contraparte, sin la intervención o autorización del abogado de esta.”, (fl. 295 del cuaderno anexo 1, dicho memorial fue denominado en su asunto como:

“Transacción y exoneración de costas y agencias en derecho y radicado el 29 de noviembre de 2011 ante el juzgado de conocimiento de la causa de autos, contentivo de la siguiente manifestación:

“Mauro Gerardo torres Rengifo, mayor de edad, abogado en ejercicio, identificado como aparece al pie de mi firma, en mi calidad de apoderado de la señora Paula Adriana Torres Rengifo, también mayor de edad, demandante dentro del presente proceso, me permito respetuosamente solicitar a ese despacho los siguiente:

1. Entre los señores Cayetano Ramón Carvajal y Gustavo Ramón Carvajal y Gustavo Ramón Carvajal y el suscrito se logró finalizar y llevar a feliz término la conciliación, como quiera que los demandados entregaron el paz y salvo pendiente.

2. Todo ello sin intervención de sus apoderados, quienes se apartaron de la solución sin explicación alguna.

3. En dicha conciliación se pactó que no habría costas ni agencias en derecho.

4. Por esa conciliación no se sustentó el recurso de apelación.

5. Evidentemente, la intención de los apoderados hermanos Forero, no consulta la decisión de sus poderdantes”.

A su turno, en el expediente de marras a folio 296 al 297 reposa escrito suscrito por los hermanos Ramón Carvajal dirigido al Juzgado Quinto Civil del Circuito de Bogotá, radicado el 15 de diciembre de 2011, referenciado como: “(1) finalización del proceso por transacción y (2) revocatoria de poderes”, en el cual informó a la autoridad judicial que “Entre el apoderado de la demandante Paula Adriana Torres Rengifo, señor Mauro Gerardo torres Rengifo y nosotros, los demandados señores Gustavo y Cayetano Ramón Carvajal, logramos finalizar y llevar a feliz término una transacción y conciliación, habiéndole entregado el paz y salvo que exigía su despacho”, señalando que los abogados Guillermo y Silvia Forero habían demorado la entrega del referido paz y salvo por cuanto la documentación suministrada por sus poderdantes estaba extraviada, situación que imposibilitó el cumplimiento del acuerdo firmado por los litigantes de las partes, en tanto los doctores Forero habían perdido varios documentos consularizados en Alemania, concretándose así una queja disciplinaria contra estos presentadas por sus propios mandatarios.

Ahora bien, bajo este panorama probatorio considera la Sala que la materialización de la falta endilgada en sede de instancia no se encuentra plenamente configurada, en tanto no se observa la suscripción de un acuerdo o transacción diferente al acordado por los doctores Mauro Gerardo Torres Rengifo y Guillermo Forero Álvarez el 20 de octubre de 2008, documento en el cual los firmantes se comprometían al saneamiento del inmueble objeto de la litis, a la escrituración del mismo y a la expedición de los paz y salvos respectivos del Fondo Nacional de Ahorro y de la promitente vendedora, situación esta que finalmente fue informada por el disciplinado al juzgado de conocimiento según su memorial radicado el 29 de noviembre de 2011 (fl. 295 c. anexo 1).

Nótese de lo referido en precedencia, que si bien el encartado presentó al Juzgado del asunto el 29 de noviembre de 2011 el memorial con el cual daba a conocer la situación de cumplimiento de lo transado por las partes en el año de 2008, concretándose solamente hasta el 2011, evento que no puede concretarse como una segunda transacción o conciliación, pues lo entregado por las partes del litigio correspondía a los paz y salvos anunciados en el documento suscrito por los apoderados de la partes, es decir el hoy quejoso y disciplinado.

En cuanto a la modificación del pago de costas y agencias en derechos, las mismas fueron ordenadas por el Juzgado Quinto Civil del Circuito de Bogotá, en su sentencia del 24 de octubre de 2008, en la cual si bien no fue considerado el acuerdo de transacción suscrito por los apoderados de las partes del proceso de marras, estas quedaron definidas por el juez competente y debieron haber sido controvertidas en su oportunidad procesal, sin embargo esto no ocurrió y mediante auto del 9 de abril de 2012 fueron aprobadas por el despacho judicial, por lo cual no se encuentra ninguna situación que demuestre la configuración del tipo disciplinario endilgado al doctor Torres Rengifo, pues como se ha explicado, la norma disciplinaria —numeral 3º del artículo 36 de la Ley 1123 de 2007, señala haber negociado con la contraparte sin la intervención del abogado de esta, sin embargo de las pruebas arribadas al plenario se tiene que el único documento establecido como acuerdo o transacción allegado en el proceso de marras, fue suscrito por el doctor Guillermo Forero Álvarez y Mauro Gerardo Torres Rengifo (fl. 139-140 c.o.), del cual se desprendieron obligaciones que fueron concretadas por los señores Cayetano y Gustavo, sin que por ello se deba considerar que el abogado realizó negociaciones directas con la contraparte, siendo necesario absolver al encartado por cuanto no se tipifica la falta endilgada en sede de instancia.

En suma, se tiene que el doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo no quebrantó su deber de proceder con lealtad y honradez en sus relaciones con los colegas, pues claramente se tiene que en el proceso civil 201000414 las partes, a través de sus apoderados, suscribieron el 20 de octubre de 2008 un acuerdo de transacción quejoso y disciplinado-, teniéndose que las actuaciones posteriores a esta fecha fueron dirigidas a cumplir lo allí acordado, encontrando acierto en lo manifestado por el encartado en sus alegatos de conclusión (fl. 189 – 196 c.o. y Cd No. 6), en tanto aseguró que solamente se suscribió un acuerdo, y la no participación del querellante en las gestiones dirigidas para tal fin obedecieron a los problemas internos que presentaba el doctor Guillermo Forero y su mandante por lo cual fue denunciado ante esta Jurisdicción Disciplinaria por los inconvenientes presentados por la ejecución de la transacción presentada el 20 de octubre de 2008 en el proceso de autos.

En el señalado orden de ideas, la Sala considera que el doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo no incurrió en falta disciplinaria por tanto, se revocara la sentencia apelada proferida el 8 de octubre de 2015 en la cual se resolvió declarar disciplinariamente responsable al encartado de la comisión de la falta contenida en el numeral 3 del artículo 36 de la Ley 1123 de 2007, a título de dolo, suspendiéndolo por el término de dos (2) meses en el ejercicio de la profesión, para en su lugar absolverlo de la falta endilgada.

En mérito de lo expuesto, la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE

1. REVOCAR la sentencia apelada proferida el 8 de octubre de 2015 que resolvió declarar disciplinariamente responsable al doctor Mauro Gerardo Torres Rengifo de la comisión de la falta contenida en el numeral 3º del artículo 36 de la Ley 1123 de 2007, a título de dolo, suspendiéndolo por el término de dos (2) meses en el ejercicio de la profesión, para en su lugar ABSOLVERLO de la falta endilgada, de conformidad con las anteriores consideraciones.

2. DEVUÉLVASE al Seccional de origen, para que notifique a los intervinientes de la presente decisión de conformidad a lo establecido en los artículos 70 y siguientes de la Ley 1123 de 2007, asimismo el magistrado sustanciador tendrá las facultades de comisionar cuando sea requerido para dar cumplimiento a la presente decisión; y en segundo lugar, cumpla con lo dispuesto por la Sala y los demás fines pertinentes.

Notifíquese y cúmplase».