Sentencia 2013-00102 de agosto 8 de 2013

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Consejero Ponente:

Dr. Guillermo Vargas Ayala

Rad.: 73001-2333-000-2013-00102-01 (PI)

Actor: Adriana Lucía González Villamizar

Demandado: Franklin Jiovanni Saldaña Oviedo

Ref.: Apelación sentencia

Bogotá, D.C., ocho de agosto de dos mil trece.

EXTRACTOS: «VI. Consideraciones

6.1. Competencia.

De conformidad con el parágrafo 2º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000 y el artículo 1, Sección Primera, numeral 5º del Acuerdo 55 del 5 de agosto de 2003, por medio del cual se modifica el Reglamento del Consejo de Estado expedido por la Sala Plena de la corporación, corresponde a esta Sala decidir la apelación interpuesta contra el fallo que denegó la pérdida de investidura del Concejal de Purificación (Tolima) Franklin Jiovanni Saldaña Oviedo.

6.2. Procedibilidad de la acción.

Se encuentra acreditado que el demandado adquirió la calidad de Concejal del municipio de Purificación (Tolima) para el periodo 2012-2015, según consta la certificación expedida por el Presidente de esa corporación, cuya copia obra en el proceso(5), la cual fue expedida atendiendo a lo señalado en el acta parcial de escrutinio y en la credencial expedida por la Registraduría Nacional del Estado Civil. Ello significa que es sujeto pasivo de la presente acción de pérdida de la investidura, que en su contra ha sido incoada, conforme a lo dispuesto en el artículo 48 de la Ley 617 de 2000.

6.3. Problema jurídico a resolver.

Conforme a los términos del recurso de apelación interpuesto por la demandante el problema jurídico que se plantea en esta instancia consiste en determinar si el concejal municipal demandado dejó de asistir injustificadamente a las sesiones de los días 13 y 14 de diciembre de 2012 del concejo municipal de Purificación y si por ende, al sumar tales inasistencias con las tres que aceptó al contestar la demanda(6) y con la que se acreditó en la primera instancia(7), incurrió en la causal de pérdida de investidura prevista en el numeral 2º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000.

6.4. Análisis de la impugnación.

6.4.1. Causal de pérdida de investidura alegada.

a) Consagración legal.

La causal de pérdida de investidura que se le endilga al demandado es la descrita en el numeral 2 del artículo 48 de la Ley 617 de 2000, cuyo tenor es el siguiente:

ART. 48.—Pérdida de investidura de diputados, concejales municipales y distritales y de miembros de juntas administradoras locales. Los diputados y concejales municipales y distritales y miembros de juntas administradoras locales perderán su investidura:

(...).

2. Por la inasistencia en un mismo período de sesiones a cinco (5) reuniones plenarias o de comisión en las que se voten proyectos de ordenanza o acuerdo, según el caso.

(...).]

PAR. 1º—Las causales 2 y 3 no tendrán aplicación cuando medie fuerza mayor”.

b) Elementos que la configuran.

Esta Sección ha precisado que los elementos o supuestos necesarios para que se configure la causal alegada son: i) la inasistencia a cinco (5) reuniones plenarias o de comisión; y ii) que en cada una de tales reuniones se voten proyectos de acuerdo municipal. Y respecto de este último elemento ha señalado que “... la norma, al decir “se voten proyectos de”, está significando la acción de aprobar o improbar tales proyectos, esto es, decidir si se adopta o no el contenido de los mismos como acto propio y definitivo de la corporación respectiva, como pronunciamiento formal con carácter imperativo en cuanto acto jurídico estatal, que para el caso constituyen actos administrativos una vez sancionados por el ejecutivo”, advirtiendo además la necesidad de que dicho presupuesto sea debidamente acreditado para que se configure la causal de pérdida de investidura(8).

c) Excepción a su aplicación. Irregularidades en citación a los concejales municipales a las sesiones como justa causa de su inasistencia a ellas.

En Sentencia de 24 de enero de 2008(9) esta Sección precisó que la no citación de los concejales municipales a las sesiones de la corporación administrativa en la forma que prevé el reglamento interno de estas constituye una situación de fuerza mayor que exime al concejal de la causal de pérdida de investidura consagrada en el numeral 2º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000. En las consideraciones de ese fallo, que en esta oportunidad se prohíjan, dijo la Sala lo siguiente:

“5. Por consiguiente, la cuestión en la instancia se contrae a establecer si la falta de citación expresa al demandado y la forma como se hizo la convocatoria a las indicadas sesiones son suficientes para no tenerlas en cuenta como sesiones a las que no asistió en los periodos mencionados.

5.1. Para resolverla es menester empezar por considerar lo previsto en el reglamento interno del Concejo de Chinácota, en lo concerniente a enterar oficialmente a los concejales sobre la celebración de sesiones, ordinarias y de comisión.

Al respecto se observa en dicho reglamento, contenido en el Acuerdo 52 de 23 de agosto de 1995, aportado al plenario en fotocopia autenticada, que los miembros del concejo debe ser citados de manera expresa, previamente y con oportunidad, tanto a las sesiones plenarias como a las de comisión. Esa citación debe efectuarla la secretaría general.

Así lo señala el artículo 87 ibídem, que a la letra dice: “La citación de los concejales a las sesiones plenarias y de las comisiones debe hacerse expresamente por la secretaría y con oportunidad; deberán llevar la hora y el orden del día a tratar. Lo anterior incluye las citaciones verbales que haga la presidencia durante una sesión plenaria”.

De ese precepto cabe deducir que las citaciones pueden ser verbales, que corresponderán a las que puede hacer el Presidente del Concejo en sesión plenaria, y escritas, que serán, por consecuencia, las que efectúe la Secretaría General del Concejo.

La citación verbal se entenderá surtida para cada uno de los asistentes a la sesión plenaria en la que se efectúe, más no para los ausentes, puesto que no se trata de una notificación en estrado, como lo pretende la parte recurrente, sino de una citación a una reunión.

Por consiguiente, los ausentes deberán ser citados expresamente por la secretaría, con las formalidades indicadas en el comentado artículo 87.

Al punto, cabe tener en cuenta que una cosa es la citación a las sesiones, y otra la convocatoria a las mismas, la cual está regulada en el artículo 106 ibídem en relación con las sesiones de comisión permanente, en el sentido de que “sesionarán cuando sean convocadas por el Presidente del Consejo, el Presidente de la respectiva comisión o el alcalde”.

La distinción entre citación y convocatoria es evidente en la medida en que es posible ver al alcalde haciendo una convocatoria a sesión de una comisión, empero no citando a cada uno de los sus integrantes para que asistan; de allí que esa citación deba hacerla el secretario de la corporación, cuando no la hace verbalmente el Presidente del Concejo en sesión Plenaria a quienes están presentes en ella, y sean quien fuere el convocante.

Con lo anterior resulta concordante lo dispuesto en el artículo 120, numeral 2, del reglamento interno en comento, según el cual “El Presidente de cada comisión hará saber por conducto de la secretaría general, a todos los concejales miembros de la comisión, el día, la hora y el lugar donde debe verificarse la reunión”.

En resumen, cada uno de los integrantes del concejo de Chinácota debe ser citado por escrito a las sesiones (plenaria y de comisión) por conducto de la secretaría general del Concejo, o verbalmente por el Presidente de éste en sesión plenaria respecto de quienes están presentes en la sesión; la citación, en todo caso, debe ser con oportunidad y se debe indicar la fecha, hora y orden del día a tratar.

5.2. Los recurrentes no han acreditado que el demandado hubiere sido citado de la forma como lo indica la normatividad en estudio, a las sesiones de plenaria y de comisión que menciona el a quo, y a la luz de dicha reglamentación no son válidos los argumentos que esgrimen en la sustentación de la alzada, es decir, que tales sesiones fueron convocadas por el presidente en sesiones anteriores, pues ello no es suficiente, ya que para que esa convocatoria pueda tomarse como citación a los concejales, se requiere que estos estén presentes en la reunión donde se hizo tal convocatoria.

5.3. El punto se traslada, entonces, a establecer si la ausencia o inasistencia de un concejal por falta de citación en debida forma, puede constituir circunstancia alguna que lo exima de responsabilidad frente a la causal de pérdida de investidura invocada en la demanda.

Al respecto se tiene que la regulación de esa causal sólo prevé como eximente de la misma la fuerza mayor, en cuanto el parágrafo 1º del artículo 48 de la Ley 617 de 2000, prevé que no tendrá aplicación cuando medie fuerza mayor.

Luego la cuestión se contrae a verificar si la no asistencia a una sesión de plenaria o de comisión por falta de citación según el reglamento interno del respectivo concejo, configura per se fuerza mayor.

El artículo 64 del Código Civil, en concordancia con el artículo 1º de la Ley 95 de 1890 define la “fuerza mayor o caso fortuito como el imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los actos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc.”.

A su turno, imprevisto significa “no previsto”; previsto es el participio pasivo irregular de prever, que a su vez significa “ver con anticipación”, “conocer, conjurar por algunas señales o indicios lo que ha de suceder”, o “disponer o preparar medios contra futuras contingencias”(10). En tanto que resistir es oponerse a la acción o violencia de otra fuerza.

En ese contexto, la fuerza mayor o caso fortuito es la circunstancia o evento que no se pudo ver o conocer con anticipación como algo posible, o de cuya ocurrencia no se tienen señales previas o indicios; esto es, que dentro de lo normal y lo cotidiano no factible intuir o esperar que suceda; y que de llegar a ocurrir no es posible hacer oposición que neutralice o anule sus efectos.

De modo que ella no solo radica en la irresistibilidad de la acción o violencia que entraña sino también en no poder ser prevista, no se pueda inferir de señal o indicio alguno, y esto dependerá de las circunstancias en que se hallen los sujetos o las personas eventualmente afectadas por ella.

En ese orden, en cuanto se refiere a la imprevisibilidad, es dable asumir como fuerza mayor la falta de citación en debida forma a una sesión cualquiera del Concejo, respecto de los concejales no citados, más cuando se citan para el mismo día, como ocurrió con las sesiones de comisión efectuadas los días 2 y 9 de septiembre, y 18 de noviembre, todos de 2006; o cuando no hay citación en forma alguna como lo indica el a quo para las sesiones ordinarias plenarias de 7 y 9 de diciembre de 2006, por cuanto el hecho de no ser citados no les permite prever o conocer anticipadamente la realización de la reunión respectiva.

Se trata entonces de eventos no previsibles por los miembros del Concejo que no sean citados, ya que la falta de citación expresa es un indicio de no realización o ocurrencia de reunión oficial alguna dentro del respectivo periodo de sesiones. Así pues, el hecho de que no sean citados a la misma en la forma prevista en el reglamento interno, constituye fuerza mayor, ya que se da el elemento de la imprevisibilidad.

5.4. En consecuencia, la circunstancia aducida por el demandado, y acogida por el a quo y el Ministerio Público en esta instancia, en el sentido de que no fue citado en forma reglamentaria a varias de las sesiones a las que no asistió dentro de los periodos de sesiones de agosto y noviembre de 2006 del concejo de Chinácota, lo exime de la causal de pérdida de la investidura que se le ha endilgado, la descrita en el artículo 48, numeral 2, de la Ley 617 de 2000 (...)” (negrillas de la Sala para resaltar).

6.4.2. El caso concreto.

En esta instancia se discute si el concejal demandado dejo de asistir o no sin justa causa a las sesiones de comisión celebradas en el Concejo municipal de Purificación los días 13 y 14 de diciembre de 2012. Al respecto se tiene lo siguiente:

a) Sesiones de 13 y 14 de diciembre de 2012: inasistencia del demandado y aprobación de acuerdos.

En el expediente obra copia del Acta 7 del 13 de diciembre de 2012 de la Comisión Tercera Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública, y en ella consta que el concejal demandado no asistió a la sesión de esa fecha y que en ella se discutió y aprobó en primer debate el proyecto de Acuerdo 38 del 12 de diciembre de 2012

“Por medio del cual autoriza al alcalde municipal para comprometer vigencias futuras ordinarias en el presupuesto de rentas y gastos del municipio de Purificación en la vigencia fiscal 2013”(11).

Igualmente, aparece en el proceso copia del Acta 8 del 14 de diciembre de 2012 de la Comisión Tercera Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública, y en ella consta que el concejal demandado no asistió a la sesión de esa fecha y que en ella se discutió y aprobó en primer debate el proyecto de Acuerdo 39 del 13 de diciembre de 2012 “Por medio del cual se modifica el literal c) del artículo 13 del Acuerdo 16 del 2 de diciembre de 2011 (estatuto orgánico de presupuesto municipal), sobre disposiciones generales del presupuesto”.

b) Citación a las sesiones de 13 y 14 de diciembre de 2012.

El procedimiento de citación previsto en el Reglamento Interno del Concejo Municipal de Purificación:

i) Prevé el artículo 31 de la Ley 136 de 1994(12) que los concejos municipales expedirán un reglamento interno para su funcionamiento en el cual se incluyan, entre otras, las normas referentes a las comisiones, a la actuación de los concejales y la validez de las convocatorias y de las sesiones.

ii) En desarrollo de dicha potestad el Concejo Municipal de Purificación expidió el Acuerdo municipal 12 de 26 de diciembre de 2007 contentivo del reglamento interno de dicha corporación, el cual fue posteriormente modificado en forma parcial por el Acuerdo municipal 15 de 15 de diciembre de 2009, cuya copia obra en el proceso(13). En el artículo 57 de este último acto municipal se prevé lo siguiente sobre las citaciones de los concejales a las sesiones plenarias y a las comisiones:

“ART. 57.—Citaciones: La citación a las sesiones plenarias y a las comisiones, deberá hacerse a los concejales por los presidentes, cuando al finalizar una sesión informa el día y al hora de la siguiente reunión, o por orden de éstos, a través de la secretaría, de manera expresa y oportuna, dejando constancia de la misma, por lo menos con 24 horas de anticipación, salvo en los casos de urgencia en que deba reunirse la plenaria o las comisiones permanentes.

Cuando se trate de elección de funcionarios o de integración de comisión, la citación se hará con tres (3) días de anticipación, dando a conocer a los concejales citados el cargo por proveer, el nombre del candidato o candidatos nominados, su programación en el orden del día y la hora de la reunión”.

iii) De la citada disposición se advierte con claridad lo siguiente:

• Que la norma regula las citaciones a sesiones plenarias y de comisión tanto de sesiones ordinarias como de sesiones extraordinarias, pues no se hace ninguna distinción al respecto(14);

• Que las citaciones pueden ser verbales o escritas: las primeras, efectuadas por los presidentes al finalizar la respectiva sesión informando a los asistentes a ella el día y hora de la próxima reunión; y las segundas, por orden de dicha dignatario, a través de la secretaría, informando de manera expresa y oportuna a quienes no asistieron a la sesión correspondiente la fecha y hora de la nueva sesión convocada en ésta; y

• Que las citaciones, por regla general, deberán hacerse con una anticipación de veinticuatro (24) horas, salvo en los casos de urgencia en que deba reunirse la plenaria o las comisiones permanentes.

El procedimiento de citación al demandante surtido en este caso:

Se aclara previamente que el concejal Franklin Jiovanni Saldaña Oviedo el 7 de diciembre de 2012 a las 10:20 a.m. radicó ante la Mesa Directiva del Concejo Municipal de Purificación una comunicación en la que se lee lo siguiente:

“Muy cordialmente me dirijo a ustedes y al Honorable Concejo Municipal el cual hago parte, para solicitar mis disculpas y ausencia que tendré a partir del 09 al 18 de Diciembre debido a compromisos adquiridos a comienzos de año. || Como todos saben laboro como agente promotor de turismo desde hace 10 años con mi agencia de viajes. || De tal forma solicito un permiso en mi ausencia para estos días, debido a que no se sabe aún oficialmente si el señor alcalde llamará al honorable Concejo para el mes de diciembre a seciones (sic) extraordinarias(15)(16). (fl. 146 —cdno. núm. 1 de primera instancia— mayúsculas sostenidas originales).

El concejal demandado como lo acepta en la contestación de la demanda efectivamente salió del municipio de Purificación y no estuvo presente en las sesiones plenarias y de comisión en que se hicieron las citaciones para las reuniones del 13 y 14 de diciembre de 2012 de la Comisión Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública.

En el expediente consta que las citaciones a las sesiones del 13 y 14 de diciembre de 2012 se realizaron de la siguiente manera:

• Sesión del 13 de diciembre de 2012 en que se aprobó en primer debate el proyecto de Acuerdo 38.

A esta sesión se citó el mismo 13 de diciembre de 2012 según consta en el Acta 2 de esa fecha de la sesión plenaria(17), en la cual se lee lo siguiente: “(...) así mismo convoca a la comisión de presupuesto para éste mismo día 13 de diciembre de 2012 después de terminada la sesión plenaria y de la sesión de comisión de gobierno” (negrillas no originales). Esta sesión plenaria inició a las 8:33 p.m. y finalizó a las 8:57 p.m.

A las 9:15 p.m. del 13 de diciembre de 2012 inició la sesión de la Comisión Tercera Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública en la que se aprobó en primer debate el citado proyecto de Acuerdo 38 (Acta 7, vista a fls. 159 a 162 del cdno. 1 de primera instancia).

• Sesión del 14 de diciembre de 2012 en que se aprobó en primer debate el proyecto de Acuerdo 39.

Inicialmente la sesión se citó en la sesión plenaria del 12 de diciembre de 2012, según consta en el Acta 2 de esa fecha, en la cual se lee lo siguiente:

“El honorable concejal Carlos Arturo Quimbayo, pide el uso de la palabra y expresa que con mucho gusto lleva la ponencia del proyecto de Acuerdo 39 (...) por esta razón le solicita al presidente de la comisión de presupuesto y hacienda pública para que haga el favor de citar a la comisión para el día 14 de diciembre de 2012, para darle primer debate al proyecto de Acuerdo 39 (...) El honorable concejal Cristhian Andrés Barragán, pide el uso de la palabra y expone que en vista de la solicitud que hizo el honorable concejal Carlos Arturo Quimbayo, convoca a la comisión de presupuesto y hacienda pública para el día viernes 14 de diciembre de 2012 a las 8:00 a.m. (...)”. (se resalta)

En la sesión del 13 de diciembre de 2012 de la Comisión Tercera Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública que dio inició a las 9:15 p.m. y finalizó a las 10:27 p.m., a que antes se aludió, se modificó la fecha inicial por solicitud del concejal municipal Carlos Arturo Quimbayo y se citó a los integrantes de esa comisión para el día 14 de diciembre de 2012 a las 6:30 a.m. Consta en el Acta 7 contentiva de esa sesión lo siguiente:

“El honorable concejal Carlos Arturo Quimbayo, pide el uso de la palabra y le solicita a la comisión de presupuesto que se adelante la hora de la sesión de comisión de presupuesto y hacienda pública, convocada para las 8:00 a.m., para que se realice a las 6:30 a.m., por compromisos personales. Proposición que fue puesta en consideración por el presidente de la comisión, la cual es aprobada por los cuatro honorables concejales” (se resalta)

El Acta 8 del 14 de diciembre de 2012 da cuenta de la sesión de la Comisión Permanente de Presupuesto y Hacienda Pública referida, la cual se inició a las 6:32 a.m. y finalizó a las 7.12 a.m., aprobándose en ella en primer debate el proyecto de Acuerdo 39 (fls. 268 a 271 del cdno. 2 de primera instancia).

c) Conclusión.

Del examen de los documentos antes referidos encuentra la Sala que al concejal demandado no se le citó a las sesiones de 13 y 14 de diciembre de 2012 en la forma en que prevé el artículo 57 del Acuerdo 15 de 2009 o Reglamento Interno del Concejo Municipal de Purificación.

En efecto, conociéndose por el concejo municipal de Purificación la solicitud de permiso del demandado para ausentarse entre los días 9 a 18 de diciembre de 2012 y el hecho de que éste estuvo ausente de las sesiones extraordinarias de esa corporación administrativa, era deber del presidente de la comisión o de la secretaría de ésta, por solicitud del primero, citar al concejal Saldaña Oviedo a las sesiones antes mencionadas informándole de ellas en forma escrita y con una anticipación de 24 horas, tal como lo ordena la norma municipal atrás referida, la cual es aplicable como antes se dijo tratándose de sesiones ordinarias como extraordinarias. Sin embargo, no se procedió de esa manera y, en su lugar, se le citó únicamente a través del anuncio que se efectuó en la sesión en que se convocó a tales reuniones, sesión en la que se repite no estaba presente el demandado. En el expediente en efecto no obra copia de comunicación alguna dirigida al concejal demandado citándolo a las sesiones de comisión de los días 13 y 14 de diciembre de 2012 en las que se aprobaron los proyectos de Acuerdo 38 y 39 de 2012. Esa actuación lógicamente desconoce el procedimiento que conforme al reglamento interno del Concejo municipal de Purificación debía seguirse en estos casos.

Ahora bien, debe advertirse como se hizo por la Sala en la providencia citada en el literal c) del numeral 6.4.1 de estas consideraciones que la convocatoria a las sesiones extraordinarias es un acto distinto a la citación a las sesiones respectivas. Por ende, el hecho de que el concejal demandado se hubiere enterado de esa convocatoria (por la comunicación telefónica que recibió de su cónyuge), no supone que haya tenido o debido tener conocimiento de las citaciones a las sesiones, pues para estos efectos debe seguirse el procedimiento que ordena el reglamento interno del Concejo municipal de Purificación, el cual no fue adelantado por las autoridades llamadas a hacerlo, como antes se explicó.

Por lo anterior, es claro para la Sala que en este asunto no tiene aplicación la causal de pérdida de investidura consagrada en el numeral 2 del artículo 48 de la Ley 617 de 2000, pues i) el demandado dejó de asistir solo a cuatro (4) sesiones en las que se aprobaron acuerdos municipales y ii) está debidamente acreditada una situación de fuerza mayor que impidió al demandado asistir cumplidamente a las sesiones de comisión de los días 13 y 14 de diciembre de 2012 en las que se aprobaron los proyectos de Acuerdo 38 y 39 de 2012, consistente en la omisión del procedimiento reglamentario de citación a tales reuniones.

6.6. Decisión.

Por las razones atrás examinadas la Sala confirmará la sentencia apelada, en la que se denegó la pérdida de investidura del Señor Franklin Jiovanni Saldaña Oviedo como concejal del municipio de Purificación (Tolima).

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

CONFIRMAR la sentencia apelada de fecha de fecha 25 de abril de 2013 proferida por el Tribunal Administrativo del Tolima.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese, comuníquese y cúmplase».

Magistrados: Marco Antonio Velilla Moreno, presidente—María Elizabeth García González—María Claudia Rojas Lasso—Guillermo Vargas Ayala.

(5) Folio 5 del cuaderno 1 de primera instancia.

(6) Sesiones de 23 de mayo, 4 de junio y 29 de septiembre de 2012.

(7) Sesión de 18 de mayo de 2012.

(8) Sentencia de 4 de septiembre de 2003, proferida en el expediente con radicado núm. 2003 00042 01, C.P. Manuel S. Urueta Ayola. Criterio reiterado, entre otras, en las Sentencias de 1º de octubre de 2004 (Exp. 2004 00050; C.P. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta), 24 de enero de 2008 (Exp. 2007 00127; C.P. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta), 24 de enero de 2008 y 10 de septiembre de 2009 (Exp. 2009 00201-01, C.P. María Claudia Rojas Lasso).

(9) Proferida en el proceso con radicado 54001 2331 000 2007 00127 (P.I.), C.P. Rafael E. Ostau De Lafont Pianeta.

(10) Real Academia Española, “Diccionario de la Lengua Española”, vigésima primea edición.

(11) Folios 159 a 162 del cuaderno 1 de primera instancia.

(12) Por la cual se dictan normas tendientes a modernizar la organización y el funcionamiento de los municipios (D.O. 41.377 de jun. 2/94).

(13) Folios 19 a 92 del cuaderno 1 de primera instancia.

(14) En todo caso, en el Reglamento Interno del Concejo Municipal de Purificación no existe norma especial que regule las citaciones a sesiones extraordinarias.

(15) Mediante el Decreto núm. 0-0280 de 7 de diciembre de 2012 el alcalde del municipio de Purificación (Tolima) convocó al concejo municipal a sesiones extraordinarias por el término de diez (10) días a partir del 12 de diciembre de 2012. Este acto administrativo se radicó en el concejo municipal el 7 de diciembre de 2012 a las 5:40 p.m. (fls. 147 y 148).

(16) Esta comunicación fue leída en la sesión plenaria de instalación del periodo de sesiones extraordinaria celebrada el 12 de diciembre de 2012, pero no fue resuelto nada respecto de ella, según se observa en el Acta 1 de dicha fecha, vista a folios 151 a 156 del cuaderno 1 de primera instancia.

(17) Folios 157 y 158 del cdno. 1 de primera instancia.