Sentencia 2013-00378 de octubre 13 de 2016

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Ref.: Expediente 08001-23-33-000-2013-00378-01

Consejera Ponente:

Dra. María Elizabeth García González

Recurso de apelación contra la sentencia de 10 de marzo de 2015, proferida por el Tribunal Administrativo del Atlántico - Sala de Oralidad.

Actora: Carbone Rodríguez & Cía. Italcol S.C.A.

Tesis: El arancel de aduanas contempla la totalidad de mercancías de procedencia extranjera que deben ser sometidas a nacionalización, se actualiza en forma gradual y periódica de manera que responda a la dinámica económica, a los avances de la técnica e industrialización; por tanto, el acto administrativo que se expide para fijar la subpartida de uno o varios productos, así sea a solicitud de parte interesada, queda derogado expresa o tácitamente, por uno posterior que se refiera al mismo producto.

Bogotá, D. C., trece de octubre de dos mil dieciséis.

EXTRACTOS: «VI. Consideraciones de la Sala:

Antes de referirse al asunto sub examine, la Sala advierte que, contrario a lo expresado en la providencia apelada, el hecho de que la actora en la vía gubernativa no hubiera aducido algunos cargos contra los actos demandados, no es óbice para que se pueda acometer su estudio en la instancia judicial, conforme se ha expresado en la reiterada Jurisprudencia de esta Corporación(6)6, porque si lo que la ley pretendiera al acudir ante esta Jurisdicción fuera la reproducción de los argumentos expuestos en la vía gubernativa, exigiría copia de los recursos interpuestos en lugar de la demanda con los requisitos del C.C.A., hoy C.P.A.C.A.(7)7

Los actos acusados.

Resolución 1-03-241-201-639-1-00373 de 15 de febrero de 2012, por la cual se profiere una liquidación oficial de corrección(8). 

Dentro del Programa “Control Posterior sobre mercancías clasificadas en la Subpartida 2309.90.00.00 Arancelaria de Gluten de Maíz, Corn Gluten Meal, Corn Gluten Feed de septiembre de 2008 a diciembre de 2009”, se seleccionaron las Declaraciones de Importación tipo anticipadas con autoadhesivos núms. 07925280130682 y 07925280130691 de 16 de diciembre de 2008, que en la casilla de descripción relacionan el producto como “gluten de maíz forrajero” que amparaban mercancía con clasificación en la subpartida 2309.90.90.00 pagando un arancel del 0% e IVA del 16%.

La mercancía está descrita en las Declaraciones de Importación como “gluten de maíz a granel. Premezclas, preparaciones destinadas a la fabricación de alimentos para animales. Producto de las industrias de la molinería de maíz compuesto por gluten de maíz adicionado de proteínas y grasa a granel, gluten de maíz forrajero”. (Resalta la Sala)

De lo anterior la entidad coligió que se trataba de gluten de maíz (gluten meal), coproducto de la industria del almidón de maíz y del sirope de maíz, de acuerdo con la explicación técnica dada en los descargos de la sociedad y que, por lo tanto, se debe clasificar arancelariamente como tal, en la subpartida núm. 23.03.10.00.00.

Explicó que como prueba documental que desvirtúa la clasificación arancelaria realizada por el declarante se tienen las resoluciones 04131 de 25 de mayo de 2005 y 04951 de 17 de junio de 2005, expedidas, respectivamente, a solicitud de las empresas Logística Internacional Servade S.A. e Industrias de Maíz S.A. Corn Products Andina, las cuales solicitaron, la primera, clasificación del producto denominado técnica y comercialmente “gluten de maíz” y, la segunda, para el producto técnica y comercialmente denominado “corn gluten meal”; estos actos clasificaron los mencionados productos en la subpartida 2303.10.00.00.

La DIAN consideró que la mercancía descrita en las Declaraciones de Importación como “gluten de maíz forrajero” es en realidad “gluten de maíz” “corn gluten meal”, al que corresponde la subpartida 2303.10.00.00 del Arancel de Aduanas, por tratarse de un subproducto de la industria del almidón y de acuerdo con las reglas generales interpretativas 1 y 6.

La administración señaló que los documentos soporte, a saber: la factura, el BL, el certificado de calidad y el certificado de origen describen el producto como corn gluten meal in bulk, gluten de maíz a granel, no corresponden con el registro de importación ni con las declaraciones de importación, que relacionan el producto como “gluten de maíz forrajero”.

De lo anterior concluyó, que se puede observar que de forma extraña tanto el importador como la Agencia de Aduanas “cambiaron” la denominación de la mercancía o la naturaleza del producto, habida cuenta de que de los primeros documentos soporte mencionados, expedidos en el exterior, se desprende que la mercancía que fue objeto de negociación consiste en “gluten meal”, pero que al tramitar la documentación en Colombia se consignó un producto diferente como lo es el “gluten de maíz forrajero”, lo cual tenía especial relevancia, para efectos tributarios.

Que entonces, la sociedad importadora hizo pasar un producto por otro, cuando del análisis químico practicado por la sociedad central analytical laboratories, en realidad corresponde a un “corn gluten meal”, que de conformidad con las resoluciones 04131 y 04951 de 2005 debe clasificarse en la subpartida arancelaria 2303.10.00.00, que corresponde a un residuo de la industria de almidón.

Consideró que para clasificar correctamente una mercancía debe tenerse en cuenta lo regulado en el Arancel de Aduana vigente - Decreto 4589 de 2006, que señala en el numeral lll de su artículo 1º, cuáles son las normas sobre clasificación de mercancías dentro de las que se encuentran las Reglas Generales para la interpretación de la Nomenclatura Común NANDINA; que en este caso por tratarse de un residuo de la industria del almidón le corresponde la subpartida 23.03.10.00.00 a la que se asigna un tributo del 15% del arancel y 16% de IVA.

Que aunado a lo anterior, en la NOTA EXPLICATIVA del capítulo 23 del Arancel de Aduanas, se excepciona de manera precisa la partida usada por la sociedad importadora.

En este acto la entidad explica, que si bien las Declaraciones de Importación objeto de estudio, se presentaron bajo la vigencia de la Resolución 4132 de mayo 25 de 2005, que clasifica el producto denominado técnicamente “gluten de maiz forrajero en pellets a granel” conocido también como “gluten feed”, por la subpartida 2309.90.90.00, como lo alega la sociedad, sin embargo, lo que se importó fue gluten meal y gluten de maíz, que se encuentra en la subpartida 2303.10.00.00, luego dicha resolución no aplica, sino las núms. 04951 y 04131 de 2005, que se refieren a los productos realmente importados.

Que no se violaron los principios de buena fe y confianza legítima, porque no se pueden justificar irregularidades ni se pueden evitar controles estatales y que, en este caso, se ha demostrado que la conducta de la sociedad no es honesta ni transparente y quedó incursa dentro de los presupuestos establecidos en el numeral 2.2 del artículo 482 del Decreto 2685 de 1999, habida cuenta de que incurrió en inexactitud o error en los datos consignados en la Declaración de Importación.

Que la DIAN en ningún momento ha establecido equivalencia entre los productos “gluten de maíz”, “gluten meal”, y “gluten de maíz forrajero”.

Resolución 1-00-223-100089 de 31 de mayo de 2012, por la cual se resuelven dos (2) recursos de reconsideración.

Este acto rechazó el recurso de reconsideración interpuesto por la Agencia de Aduanas SIA TRADE S.A. NIVEL 1 por no tener, de conformidad con las normas, la calidad de legitimada en la causa por activa y confirmó la resolución anterior, en cuanto a la Liquidación Oficial de Corrección.

Precisó la entidad que el producto que la sociedad importó y clasificó por la subpartida 2309.90.90.00 no es de recibo “teniendo en cuenta que en el Diario Oficial Nº 45952 de 27 de junio de 2005 y 45974 de 19 de julio de 2005 se publicaron oficialmente las resoluciones 04131 de mayo 25 y 04951 de junio 17, ambas de 2005, como determinación de la autoridad aduanera de clasificar este tipo de mercancías por la subpartida 2303.10.00.00”.

Explica la entidad que la posibilidad de que la DIAN profiera resoluciones de clasificación arancelaria de mercancías que se aplican de manera general a importaciones ocurridas con posterioridad a su promulgación en el Diario Oficial, o de manera particular a importaciones ocurridas con posterioridad a la notificación de la persona que solicitó la clasificación, es consecuente con la obligatoriedad dispuesta en el artículo 157 de la Resolución 4240 de 2000 que establece “… las clasificaciones arancelarias expedidas mediante resolución, serán de carácter general y de obligatorio cumplimiento, tal como se señaló en las mercancías investigadas mediante resoluciones 4131 del 5 de mayo de 2005 y 4951 de junio 17 de 2005” y que “en cumplimiento del artículo 119 de la Ley 489 de 1998 por la cual se dictan normas sobre la organización y funcionamiento de las entidades del orden nacional, las resoluciones de carácter general deben ser publicadas en el Diario Oficial para efectos de su vigencia y oponibilidad a terceros, tal como ocurrió en el caso de las resoluciones” mencionadas; que esa es la diferencia con los actos de contenido particular.

Que los criterios para determinar la partida arancelaria de la mercancía gluten de maíz, premezcla de maíz forrajero, corn gluten feed pellets y/o corn gluten meal y proferir la liquidación oficial, así como las normas que sirvieron de base para adelantar el análisis arancelario correspondiente son los vigentes en el Arancel de Aduanas, bajo el cual se importó la mercancía objeto de investigación y la autoridad aduanera aplicó el Decreto 4589 de 2006, vigente en el espacio y en el tiempo en que se importaron las mercancías.

Insiste y reitera la entidad que el Requerimiento Especial Aduanero y la Liquidación Oficial de Corrección recurrida se fundamentan en que la clasificación de la mercancía objeto de estudio, corresponde a la fijada por el Decreto 4589 de 2006 vigente para la época de la nacionalización; que así lo confirman las resoluciones 04131 y 04951 de 2005 que determinaron que la clasificación arancelaria para el tipo de mercancía importada es la subpartida 2303.10.00.00.

Normas que fundamentaron los actos acusados:

Decreto 2685 de 1999, por el cual se modifica la Legislación Aduanera:

“Artículo 236. Clasificaciones arancelarias(9). 

A solicitud de los particulares, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales podrá efectuar mediante resoluciones, clasificaciones arancelarias de conformidad con el Arancel de Aduanas Nacional.

Adicionalmente, cuando la citada entidad considere necesario armonizar los criterios que deban aplicarse en la clasificación de mercancías, según el Arancel de Aduanas Nacional, efectuará de oficio, mediante resolución motivada, clasificaciones arancelarias de carácter general.

Para los efectos previstos en este artículo, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales reglamentará lo relativo a la expedición de las mencionadas clasificaciones arancelarias.

“ARTÍCULO 513. Liquidación oficial de corrección(10). La autoridad aduanera podrá expedir Liquidación Oficial de Corrección cuando se presenten los siguientes errores en las declaraciones de importación: subpartida arancelaria, tarifas, tasa de cambio, sanciones, operación aritmética, modalidad o tratamientos preferenciales.

Igualmente se podrá formular Liquidación Oficial de Corrección cuando se presente diferencia en el valor aduanero de la mercancía, por averías reconocidas en la inspección aduanera”.

Resolución 4240 de 2000, por la cual se reglamenta el Decreto 2685 de 1999.

“Artículo 157: modificado por el artículo 52 de la Resolución 7002 de 2001. "Artículo 157. Obligatoriedad. Las clasificaciones arancelarias expedidas mediante resolución, serán de carácter general y de obligatorio cumplimiento".

Decreto 4589 de 2006, “por el cual se establece el Arancel de Aduanas y se adoptan otras disposiciones”:

III. Normas sobre clasificación de mercancías

A. Reglas generales para la interpretación de la Nomenclatura Común - NANDINA 2007.

La clasificación de mercancías en la Nomenclatura se regirá por los principios siguientes:

1. Los títulos de las secciones, de los capítulos o de los subcapítulos solo tienen un valor indicativo, ya que la clasificación está determinada legalmente por los textos de las partidas y de las notas de sección o de capítulo y, si no son contrarias a los textos de dichas partidas y notas, de acuerdo con las reglas siguientes:

2. a) Cualquier referencia a un artículo en una partida determinada alcanza al artículo incluso incompleto o sin terminar, siempre que éste presente las características esenciales del artículo completo o terminado. Alcanza también al artículo completo o terminado, o considerado como tal en virtud de las disposiciones precedentes, cuando se presente desmontado o sin montar todavía.

b) Cualquier referencia a una materia en una partida determinada alcanza a dicha materia incluso mezclada o asociada con otras materias. Asimismo, cualquier referencia a las manufacturas de una materia determinada alcanza también a las constituidas total o parcialmente por dicha materia. La clasificación de estos productos mezclados o de estos artículos compuestos se efectuará de acuerdo con los principios enunciados en la regla 3.

3. Cuando una mercancía pudiera clasificarse, en principio, en dos o más partidas por aplicación de la Regla 2 b) o en cualquier otro caso, la clasificación se efectuará como sigue:

a) la partida con descripción más específica tendrá prioridad sobre las partidas de alcance más genérico. Sin embargo, cuando dos o más partidas se refieran, cada una, solamente a una parte de las materias que constituyen un producto mezclado o un artículo compuesto o solamente a una parte de los artículos en el caso de mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para la venta al por menor, tales partidas deben considerarse igualmente específicas para dicho producto o artículo, incluso si una de ellas lo describe de manera más precisa o completa;

b) los productos mezclados, las manufacturas compuestas de materias diferentes o constituidas por la unión de artículos diferentes y las mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para la venta al por menor, cuya clasificación no pueda efectuarse aplicando la Regla 3 a), se clasifican según la materia o con el artículo que les confiera su carácter esencial, si fuera posible determinarlo;

c) cuando las Reglas 3 a) y 3 b) no permitan efectuar la clasificación, la mercancía se clasificará en la última partida por orden de numeración entre las susceptibles de tenerse razonablemente en cuenta.

Capítulo 23

Residuos y desperdicios de las industrias alimentarias; alimentos preparados para animales.

Nota. 1. Se incluyen en la partida 23.09 los productos de los tipos utilizados para la alimentación de los animales, no expresados ni comprendidos en otra parte, obtenidos por tratamiento de materias vegetales o animales y que, por este hecho, hayan perdido las características esenciales de la materia originaria, excepto los desperdicios vegetales, residuos y subproductos vegetales procedentes de estos tratamientos.

23.03 Residuos de la industria del almidón y residuos similares, pulpa de remolacha, bagazo de caña de azúcar y demás desperdicios de la industria azucarera, heces y desperdicios de cervecería o de destilería, incluso en “pellets”.

2303.10.00.00 - Residuos de la industria del almidón y residuos similares”

Y de la misma norma, la sociedad actora afirma que se debió aplicar la partida 23.09, subpartida 23.09.90.90.00, que consagra:

“23.09 Preparaciones de los tipos utilizados para la alimentación de los animales.

2309.10 - Alimentos para perros o gatos, acondicionados para la venta al por menor:

2309.90 - Las demás:

2309.90.10.00 - - Preparaciones forrajeras con adición de melazas o de azúcar

2309.90.20.00 - - Premezclas

2309.90.30.00 - - Sustitutos de la leche para alimentación de terneros

2309.90.90.00 - - Las demás”.

(Resalta la Sala fuera de texto)

Por su parte, el artículo 513 del Decreto 2685 de 1999, señala que la autoridad aduanera podrá expedir Liquidación Oficial de Corrección cuando se presenten errores en la subpartida arancelaria; y el artículo 482, consagra las infracciones administrativas aduaneras en el régimen de importación, y considera como grave el hecho de incurrir en inexactitud o error en los datos consignados en las Declaraciones de Importación, lo cual trae como sanción el pago de una multa equivalente al 10% del valor de los tributos dejados de cancelar.

Así las cosas, en el presente asunto, la Sala debe dilucidar cuál fue el producto importado mediante las declaraciones de importación tipo anticipadas con autoadhesivos núms. 07925280130682 y 07925280130691 de 16 de diciembre de 2008, la subpartida que le corresponde y el arancel o gravamen que tenía asignado en esa fecha.

Los actos administrativos objeto de demanda tuvieron como fundamento principal el análisis técnico del producto importado, señalando que corresponde al subproducto “gluten meal” y no a “gluten food o forrajero” como se describe en las Declaraciones de Importación materia de la Litis, porque así lo establecen la factura comercial, el registro de importación, las declaraciones de importación, el documento de transporte, el certificado de origen y el certificado de calidad, según los cuales es claro que el porcentaje de proteína es de 61.88%, es decir, un porcentaje de proteína alrededor del 61% y un porcentaje de humedad de 9.37%, es decir, entre un 7% y un 13%, por lo cual, amparada en documentos técnicos, dedujo que por las anteriores características se trataba de un producto derivado de la industria del almidón.

Observa la Sala que el producto gluten meal derivado del maíz, que según la DIAN fue el que se importó mediante las Declaraciones de Importación cuestionadas, había sido clasificado mediante la Resolución 3041 de 2005 (folio 88 del cuaderno principal) en la subpartida 2309.90.90.00 que fue la que la actora consignó en sus Declaraciones y así lo contemplaron la Resolución 11843 de 5 de diciembre de 2002, (folio 84 ídem) y otras de 2002 que se expidieron a solicitud suya.

Afirma la DIAN que la Resolución 3041 de 27 de abril de 2005 fue modificada por la núm. 4951 de 17 de junio de 2005 que para el producto “gluten meal” señaló la subpartida arancelaria 2303.10.00.00.

Sin embargo, como lo alega la actora, la Resolución 4951 de 17 de junio de 2005 fue declarada nula por la Sección Cuarta de esta corporación, mediante sentencia de 25 de junio de 2012 (Exp. 2009-00027-00 (17742), C. P. Martha Teresa Briceño de Valencia), porque la nueva subpartida que fijó la DIAN para el gluten meal derivado del maíz, fue falsamente motivada, ya que las razones que tuvo la DIAN para cambiar la subpartida arancelaria del corn gluten meal, fueron soportadas en las mismas características que tenía conforme a la clasificación anterior, como lo ilustra la Sala, en el siguiente cuadro:

Corn gluten meal Corn gluten meal
Resolución 3041 de 2005
“Preparación utilizada para la alimentación de los animales, no expresada en otra parte.
SUBPARTIDA: 23.09.90.90.00
Resolución 4951 de 2005
“Residuo de la industria de almidón y residuos similares”
SUBPARTIDA: 2303.10.00.00
CONSIDERACIONES:
“Que con la información suministrada se establece que la mercancía corresponde a un concentrado de proteina altamente digestible (sic) para todas las especies animales, en forma de sólido de color amarillo, con olor característico a cereal, densidad 0.5-0.6f/ml, insoluble en agua y con una granulometría tal que el 80% pasa a través (sic) un tamiz de malla 20”.
Este producto es obtenido por el fraccionamiento del grano de maíz por vía húmeda y responde al siguiente análisis nutricional: humedad 7 a 13%, grasa cruda 5% máx, fibra cruda 2% máx, cenizas 3% máx, proteína 59% mín, almidón 20% máx, nutrientes digestibles totales 89% mín. Se utiliza en la preparación de alimentos para animales y se presenta en sacos de 50 kg y a granel” (Resaltó la Sala en su sentencia)
CONSIDERACIONES:
“Que revisada la información suministrada y con base en nueva información consultada, se establece que la mercancía corresponde a un concentrado de proteina (sic) altamente digestible para todas las especies animales, en forma de sólido color amarillo, con olor característico a cereal, densidad 0.5-0.6g/ml, insoluble en agua y con una granulometría tal que el 80% pasa a través (sic) un tamiz de malla 20”.
Se obtiene como subproducto en el proceso de obtención de almidón de maíz por vía húmeda y responde al siguiente análisis nutricional: humedad 7 a 13%, grasa cruda 5% máx, fibra cruda 2% máx, cenizas 3% máx, proteína 59% mín, almidón 20% máx, nutrientes digestibles totales 89% mín. Se utiliza en la preparación de alimentos para animales y se presenta en sacos de 50 kg y a granel” (Resaltó la Sala en su sentencia)

De lo anterior, concluyó la sentencia de 25 de junio de 2012:

“… al comparar la resolución revocada y la que la revocó, se advierte que para clasificar la mercancía en dos subpartidas arancelarias distintas, la demandada tuvo en cuenta motivos idénticos, esto es, la información suministrada por la actora con base en la cual la mercancía corresponde a un concentrado de proteina (sic) altamente digestible para todas las especies animales, en forma de sólido color amarillo, con olor característico a cereal, densidad 0.5-0.6g/ml, insoluble en agua y con una granulometría tal que el 80% pasa a través (sic) un tamiz de malla 20” y “la única nueva ‘razón’ que tuvo la DIAN para revocar la resolución 3041 de 2005 y reclasificar el “corn gluten meal” en la subpartida 23.03.10.00.00 del Arancel de Aduanas, fue la ‘nueva información consultada’ por ésta”.

“Tampoco se advierte cómo esa ‘nueva información’ que la DIAN dijo consultar, condujo a que la misma mercancía, que se insiste, según las resoluciones 3041 y 4951 de 2005, corresponde a un concentrado de proteína altamente digestible para los animales, con el mismo análisis nutricional, dejara de ser un ´producto obtenido en el fraccionamiento del grano de maíz por vía húmeda’ y se convirtiera en un ‘subproducto en el proceso de obtención de almidón de maíz por vía húmeda”.

De lo anterior se colige que no existió razón para cambiar la subpartida arancelaria del “Corn Gluten Meal”, que corresponde a un concentrado de proteína altamente digestible para todas las especies animales…” (Resalta la Sala)

Conforme ya se dijo, la DIAN en los actos acusados, afirma que según los documentos soporte, el producto corn gluten meal importado por la actora tenía un porcentaje de proteína de 61.88%, es decir, un porcentaje de proteína alrededor del 61% y un porcentaje de humedad de 9.37%, es decir, entre un 7% y un 13%, por lo cual, amparada en documentos técnicos, dedujo que por las anteriores características se trataba de un producto derivado de la industria del almidón – subpartida 2303.10.00.00, que tenía un gravamen del 15%.

Sin embargo, según la sentencia transcrita al producto con las características mencionadas por la DIAN en los actos allí acusados –corn gluten meal–, como subproducto utilizado en la alimentación animal le correspondía la subpartida 2309.90.90.00, la misma que tenía en años anteriores a la fecha en que la actora importó los productos cuyas declaraciones de Importación se corrigen mediante los actos acusados.

Ahora bien, cuando el producto se importó por la sociedad actora en diciembre de 2008, el Arancel de Aduanas Vigente era el Decreto 4589 de 27 de diciembre de 2006 antes transcrito, en lo pertinente, que a las “Preparaciones de los tipos utilizados para la alimentación de los animales”, como lo es el corn gluten meal, según lo explicó la sentencia de 25 de junio de 2012, específicamente le asignó la partida 2309, por lo tanto ésta es la del producto importado, en el caso sub examine, de acuerdo con las características de los documentos soporte, según la misma DIAN lo expresó.

Dicha partida 2309, subpartida 2309.90.90.00, fue la que la actora consignó en las Declaraciones de Importación investigadas, la cual, según el Decreto 4589 de 27 de diciembre de 2006, tiene asignado un gravamen del 15% y no del 0%, como se plasmó en dichos documentos.

Ahora bien, como ya se observó, la DIAN fundamentó los actos acusados aduciendo que el gluten meal que se importó, corresponde al mismo capítulo 23, pero en la partida 2303, subpartida “2303.10.00.00 - Residuos de la industria del almidón”, que tenía también un gravamen del 15%; luego en cualquiera de las subpartidas, la que consignó la actora y la que consideró la DIAN, el arancel era el mismo.

En conclusión, el producto que la sociedad actora importó tenía un gravamen del 15% y no puede pretender ahora que se apliquen actos administrativos que ya no estaban vigentes para la época de la importación que realizó en el año 2008.

Es cierto que los actos acusados hicieron referencia a las resoluciones de Clasificación Arancelaria núms. 04131 de 25 de mayo de 2005 y 04951 de 17 de junio de 2005(11)11 actos expedidos, a solicitud de parte interesada, pero la norma vigente y que se aplicó fue el Decreto 4589 de 27 de diciembre de 2006, que fijó el Arancel Aduanero en 15%.

Consecuente con lo anterior, la Sala denegará la solicitud que la actora presentó para que se suspenda provisionalmente este proceso, por prejudicialidad, lo cual sustentó en el hecho de que demandó en acción de nulidad la Resolución 04131 de 25 de mayo de 2005(12)12, pues si bien esta demanda cursa en la Sección Cuarta y fue admitida mediante auto de 14 de abril de 2016(13)13, lo cierto es que los actos demandados se fundamentaron, se reitera, en el Decreto 4589 de 2006 y en sus Notas Explicativas, por medio del cual se adoptó el Arancel de Aduanas vigente para la época de los hechos.

Respecto de las demás inconformidades que la actora expresó contra la sentencia apelada, cabe observar lo siguiente:

1. En relación con las resoluciones expedidas en el año 2009, que la actora trajo a colación en el recurso de reconsideración, la Sala advierte que dichos actos administrativos no son el sustento de la decisión, entonces no pudieron ni fueron aplicados retroactivamente, como lo afirma aquélla, pues, como ya se observó, el fundamento legal es el Arancel de Aduanas vigente para la época de los hechos –Decreto 4589 de 2006.

2. Sobre la supuesta violación al derecho de defensa que la actora alega, en cuanto no se tuvo en cuenta que presentó en tiempo la respuesta al Requerimiento Especial Aduanero el 20 de diciembre de 2011, la Sala advierte que este acto fue notificado el sábado 26 de noviembre de 2011 y de conformidad con lo dispuesto por el artículo 510 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el artículo 29 del Decreto 2557 de 2007, “La respuesta al requerimiento especial aduanero se deberá presentar por el presunto infractor dentro de los quince (15) días siguientes a su notificación”.

Teniendo en cuenta que los términos debieron empezar a correr el lunes 28 de noviembre de 2011; que solo se cuentan los días hábiles y que el 8 de diciembre es feriado, la Sala concluye que el término para responder el Requerimiento Especial Aduanero venció el 19 de diciembre, luego su presentación el 20 de diciembre sí fue extemporánea, no así la que hizo la sociedad Agencia de Aduanas Sia Trade S.A. Nivel 1, el 19 de diciembre.

3. La sociedad actora asevera que operó el silencio administrativo positivo, porque la Liquidación Oficial de Corrección fue expedida el 15 de febrero de 2012 y la fecha límite era el 14 del mismo mes y año, al considerar que de conformidad con el artículo 512 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el artículo 20 del Decreto 4431 de 2004(14), vencido el término previsto en el inciso segundo del artículo 510(15), la Administración tenía 30 días para expedir el acto administrativo que decidiera de fondo sobre la formulación de la Liquidación Oficial.

Sobre el particular, cabe tener en cuenta lo siguiente:

El artículo 512 del Decreto 2685 de 1999, con sus modificaciones de 2004 y 2007, dispone:

“Artículo 512. Acto administrativo que decide de fondo.

(Tal como fue modificado por el artículo 20 del Decreto 4341 de 2004) Vencido el término previsto en el inciso primero del artículo 505-1 del presente decreto o el término previsto en el inciso segundo del artículo 510 sin que se hubiere presentado el documento de objeción a la aprehensión o la respuesta al requerimiento especial aduanero, la autoridad aduanera dispondrá de quince (15) días para decidir de fondo sobre la situación jurídica de la mercancía aprehendida, mediante resolución motivada y de treinta (30) días para expedir el acto administrativo que decida de fondo sobre la imposición de la sanción, la formulación de la Liquidación Oficial o el archivo del expediente, si a ello hubiere lugar.

(Tal como fue modificado por el artículo 30 del Decreto 2557 de 2007). Cuando se hubiere presentado el documento de objeción a la aprehensión o la respuesta al requerimiento especial aduanero y no se hubieren decretado pruebas o se hubieren denegado las solicitadas, la autoridad aduanera dispondrá de cuarenta y cinco (45) días para decidir de fondo sobre la situación jurídica de la mercancía aprehendida y para expedir el acto administrativo que decide de fondo sobre la imposición de la sanción, la formulación de la liquidación oficial o el archivo del expediente, contados a partir del día siguiente al cual se radicó la objeción a la aprehensión o la respuesta al requerimiento especial aduanero.

En el evento que se decrete la práctica de pruebas, los términos para decidir de fondo de que trata el inciso anterior se contarán a partir del día siguiente al vencimiento de los plazos establecidos para su práctica en el artículo anterior.

PARÁGRAFO. Dentro de los términos para decidir de fondo no se incluyen los requeridos para efectuar la notificación, la cual se surtirá de conformidad con los artículos 564 y 567 de este decreto”.

En torno al silencio administrativo positivo, el Decreto 2685 de 1999, prevé:

“ARTÍCULO 519. (Tal como fue modificado por el Decreto 4431 de 2004, art. 22). Incumplimiento de términos. Los términos para decidir de fondo previstos en el presente capítulo son perentorios y su incumplimiento dará lugar al silencio administrativo positivo. Cuando el procedimiento se haya adelantado para imponer una sanción, se entenderá fallado a favor del administrado. Cuando el procedimiento se haya adelantado para formular una liquidación oficial, dará lugar a la firmeza de la declaración…”.

Como bien lo expresa la DIAN en la contestación de la demanda, la sociedad actora no tuvo en cuenta que de conformidad con el inciso segundo del artículo 512 del Decreto 2685 de 1999, modificado por el Decreto 4431 de 2004 y, posteriormente, por el artículo 30 del Decreto 2557 de 2007, el término que tiene la autoridad aduanera para formular la liquidación oficial de corrección es de 45 días y no de 30 como lo contabilizó aquella.

4. Ahora, asiste sí razón a la actora en cuanto a que la entidad demandada cometió un error al afirmar en los actos acusados que la partida arancelaria que ella consignó en las Declaraciones de Importación cuestionadas no era la correcta, cuando sí lo era, a partir de lo cual profirió liquidación oficial de corrección, de ahí que sea viable su declaratoria de nulidad.

Sin embargo, no hay lugar a acceder a restablecimiento de derecho alguno, pues, como quedó dicho en párrafos anteriores, bajo la norma vigente al momento de la importación, el arancel que correspondía a la subpartida declarada por la demandante era del 15% y no del 0%.

Consecuente con lo anterior, la Sala denegará la solicitud de suspensión del proceso, por prejudicialidad y por las razones expuestas, revocará la sentencia de primera instancia y, en su lugar, declarará la nulidad de los actos acusados, en cuanto la subpartida correcta correspondiente al producto importado es la núm. 2309.90.90.00, tal como lo consignó la actora en las Declaraciones de Importación, pero no accederá al restablecimiento del derecho, por cuanto dicha partida arancelaria tiene un gravamen del 15%.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley.

FALLA:

1. DENIÉGASE la solicitud de suspensión del proceso, por prejudicialidad, solicitada por la parte actora.

2. REVÓCASE la sentencia apelada y, en su lugar, se dispone: DECLÁRASE la nulidad de los actos acusados.

3. DENIÉGASE el restablecimiento del derecho, por las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia.

Ejecutoriada esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y cúmplase.

Se deja constancia de que la anterior sentencia fue leída, discutida y aprobada por la Sala en la sesión del día 13 de octubre de 2016».

6 Sentencia del 3 de marzo de 2005, radicado 2001-00418-01, C. P. María Claudia Rojas Lasso.

7 Sentencia del 11 de diciembre de 2006, radicado 2001-00413-01, C. P. Martha Sofía Sanz Tobón.

8 Folios 63 a 71 del cuaderno principal.

9 Artículo derogado a partir del 22 de marzo de 2016, por el artículo 676 del Decreto 390 de 2016.

10 Artículo derogado a partir del 22 de marzo de 2016, por el artículo 676 del Decreto 390 de 2016.

11 Estos actos, así como otros que fijaban partidas arancelarias en ese momento eran considerados por la DIAN como actos de carácter general; posteriormente, mediante sentencia de 9 de noviembre de 2006 la Sección Cuarta los consideró de carácter particular y concreto y, por tanto, solo oponibles a sus solicitantes (Exp. 2004-00023-00 (15206), C. P. María Inés Ortiz Barbosa), pronunciamiento que varió mediante la sentencia de 23 de junio de 2011, al considerar que el acto de clasificación arancelaria de un bien o servicio, independientemente de que hubiera sido promovido por un particular o dictado de oficio por la DIAN, se considera que es un acto general. (Exp. 2006-00032-00 de 23 de junio de 2011 (16090), C. P. Hugo Fernando Bastidas Bárcenas).

12 Folios 136 a 147 del cdno. 2.

13 Folio 200 ídem.

14 (Sic).

15 “Artículo 510. Notificación y respuesta al requerimiento especial aduanero, modificado por el artículo 29 del Decreto 2557 de 2007.
El requerimiento especial aduanero se deberá notificar conforme a los artículos 564 y 567 del presente decreto.
En los procesos administrativos iniciados para formular liquidación oficial por corrección se deberá notificar tanto al importador como al declarante, y en los de liquidación oficial por revisión de valor únicamente al importador, salvo que por las pruebas recaudadas se deba vincular al declarante por tratarse de los eventos previstos en el inciso tercero del artículo 22 del presente decreto.
La respuesta al requerimiento especial aduanero se deberá presentar por el presunto infractor dentro de los quince (15) días siguientes a su notificación y en ella deberá formular por escrito sus objeciones y solicitar las pruebas que pretenda hacer valer.” (Resaltado fuera de texto).