Sentencia 2014-00115 de febrero 26 de 2015

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Rad.: 11001-03-28-000-2014-00115-00

Consejero Ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro (E)

Actor: Juvenal Arrieta González

Demandado: senadores por la Circunscripción Nacional Especial por Comunidades Indígenas

Bogotá, D. C., veintiséis de febrero de dos mil quince.

EXTRACTOS: «II. Consideraciones de la Sala

1. Competencia.

De conformidad con lo establecido en el numeral 3º del artículo 149 del CPACA,(5) esta Sala es competente para conocer en única instancia del proceso de la referencia toda vez que la demanda ataca la legalidad de las resoluciones 3006 del 17 de julio de 2014 y 3067 del 29 de julio de 2014 expedidas por el Consejo Nacional Electoral por medio de las cuales se declaró la elección de los Senadores de la República por la Circunscripción Nacional Especial por Comunidades Indígenas, periodo 2014-2018.

2. Cuestión previa.

Como se indicó en los antecedentes de esta providencia, el demandado en el escrito de alegatos de conclusión reiteró la excepción de “ausencia de causal violada” o de “inepta demanda” que propuso en la audiencia inicial llevada a cabo el 2 de febrero de 2015, la cual fue desestimada por cuanto se interpuso de manera extemporánea.

En efecto, por tratarse de una decisión ejecutoriada, esta providencia se estará a lo dispuesto en el auto dictado dentro de la audiencia inicial mencionada que dispuso que el momento procesal para el efecto había sido el de la contestación de la demanda; y, por tanto, se abstendrá de analizar los argumentos propuestos por la parte demandada, en lo que al asunto se refiere.

3. Análisis de los cargos formulados.

Corresponde a la Sala determinar, atendiendo a la fijación del litigio realizada en la audiencia inicial, si para la adjudicación de curules para Senado de la República por la Circunscripción Especial Indígena, periodo 2014-2018, se debió dar aplicación al artículo 171 superior, que hace referencia al sistema de cociente electoral, sin exigencia de umbral; o, si por el contrario, debió aplicarse el inciso final del artículo 263 ibídem que señala un umbral del 30% del cociente electoral en las circunscripciones en que se elijan dos curules.

Para solucionar este problema jurídico la Sala examinará lo concerniente a la Circunscripción Especial Indígena para el Senado de la República a las luces del artículo 171 constitucional; y, posteriormente analizará, la exigencia del umbral del 30% del cociente electoral para la asignación de curules en las circunscripciones en que se elijan 2 curules, para finalmente determinar la norma que se debe aplicar para el caso de la Circunscripción Especial Indígena y proceder a resolver el caso concreto.

3. La Circunscripción Especial Indígena para el Senado de la República - artículo 171 superior.

Para el estudio de las pretensiones es necesario que la Sala primero aborde la naturaleza de la Circunscripción Especial Indígena para Senado de la República.

El artículo 7º de la Constitución Política establece que “El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana”, lo que constituye un principio que proyecta los valores democráticos en que se sustenta nuestra organización política(6).

La jurisprudencia constitucional ha indicado que una de las manifestaciones de la diversidad étnica y cultural de la nación es precisamente la diferenciación en materia de representación política que les asegura un mínimo a nivel nacional(7), ligada a un esfuerzo progresivo de construcción abierto al reconocimiento de nuevos actores sociales, que garantice una verdadera democracia, representativa y participativa, “donde la composición formal y material del sistema guarda una correspondencia adecuada con las diversas fuerzas que conforman la sociedad, y les permite, a todas ellas, participar en la adopción de las decisiones que les concierna“(8), de tal manera que se incluya dentro del debate público a los distintos grupos sociales minoritarios o en proceso de consolidación(9).

Ahora bien, según aparece en los antecedentes de la Asamblea Nacional Constituyente, uno de los mecanismos mediante los cuales se busca hacer efectivo el principio del reconocimiento a la diversidad étnica es el establecimiento de las circunscripciones especiales de las minorías étnicas; para ello, en su oportunidad se consideró:

“Si la morfología del Congreso no requiere cambios significativos, la composición de las cámaras los exige a fin de garantizar la representación en ellas de grupos sociales actualmente ausentes del órgano, así como de racionalizar las relaciones entre el volumen de integrantes de las corporaciones y el total de la población del país.

(…)

La otra deficiencia del sistema de composición del órgano legislativo que debe ser solucionada es la relativa a la representación de los componentes minoritarios de la nacionalidad, es decir, a las comunidades indígenas.

(…)

De allí que el rango social de las diversidades étnicas sea diferente y superior al de las minorías partidistas, y que, en cuanto componentes de la Nación, no sea dable reducir su consideración al alcance que les confiera el accidente de la lucha lectoral: su participación en el escenario de la representación nacional no puede ser un simple resultado de contingencias comiciales en las que se debate el “como” (sic) del Estado y no el “qué” esencial y permanente de la propia nacionalidad.

(…)

Resulta claro pues, que al conjunto de las distintas comunidades indígenas debe reservarse un número de curules, destacadas de las restantes mediante asignación de una circunscripción especial, con el fin de dar por su medio expresión política constante a un elemento de la Nación conformado por la pluralidad étnica...”(10) (resalta la Sala).

En el primer debate en plenaria de la asamblea se presentó como propuesta sobre la circunscripción electoral especial para grupos étnicos la siguiente: “Habrá una circunscripción electoral especial para indígenas, los cuales elegirán sus representantes a las corporaciones de elección popular con cada número de votos igual a la mitad del último residuo con que se obtuvo curul en la respectiva corporación…”(11).

En el segundo debate se presentó una proposición sustitutiva en los siguientes términos “La circunscripción electoral para la elección de senadores por las comunidades indígenas se regirá por el sistema de cuociente electoral”(12).

Finalmente se aprobó lo que hoy es el artículo 171 de la Constitución, que señala:

“El Senado de la República estará integrado por cien miembros elegidos en circunscripción nacional.

Habrá un número adicional de dos senadores elegidos en circunscripción nacional especial por comunidades indígenas

Los ciudadanos colombianos que se encuentren o residan en el exterior podrán sufragar en las elecciones para Senado de la República.

La circunscripción especial para la elección de senadores por las comunidades indígenas se regirá por el sistema de cuociente electoral

Los representantes de las comunidades indígenas que aspiren a integrar el Senado de la República, deberán haber ejercido un cargo de autoridad tradicional en su respectiva comunidad o haber sido líder de una organización indígena, calidad que se acreditará mediante certificado de la respectiva organización, refrendado por el Ministro de Gobierno” (negrillas fuera de texto).

Sobre este artículo, la Corte Constitucional considera que, dentro de los objetivos perseguidos por el constituyente de 1991, fueron claros el de mejorar la representatividad del Congreso de la República(13) y el de reconocer y proteger la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana, y para ello la circunscripción especial de las comunidades indígenas fue el medio idóneo por excelencia(14).

El Tribunal Constitucional también ha señalado que “la efectiva participación de distintas cosmovisiones en un ámbito representativo nacional contribuye a materializar el multiculturalismo de la nación mediante la expresión de distintas voces y visiones en las decisiones nacionales. El Congreso es el órgano representativo de la Nación colombiana y teniendo en cuenta que la nación comprende diferentes culturas es apenas lógico desde una perspectiva multicultural que este órgano las contenga y permita su representación específica”(15).

En conclusión, la adopción por parte de la Constitución Colombiana de la Circunscripción Especial Indígena para el Senado de la República obedece a lo que en el estudio de los sistemas electorales se denomina “discriminación electoral positiva”(16) precedida de “arreglos consociacionales”(17).

A nivel latinoamericano el consociacionalismo aplicado a las comunidades indígenas “Se concreta en espacios de representación directa de los pueblos indígenas combinada con la representación política derivada de la voluntad popular expresada en las elecciones. En virtud de este sistema, se establece una suerte de representación compartida en la que se asigna a los indígenas un cupo mínimo de representación directa, cuya integración se efectuará aplicando normas y procedimientos propios”(18) (resalta la Sala).

Bien lo dice la Corte Constitucional en la Sentencia C-484 de 1996:

“La creación de una circunscripción especial constituye un acto que afecta directamente los resultados de los procesos electorales, pues a través de ella se modifica —en mayor o menor medida— la forma en que surge la representación política. En efecto, los estudiosos del tema electoral afirman que el establecimiento de las circunscripciones electorales —su tamaño, su delimitación— es uno de los aspectos más importantes para la determinación del sistema electoral de un país” (resaltado fuera del texto).

En suma, la Circunscripción Especial Indígena se rige por sus propias normas y procedimientos, dentro de los que se destacan el sistema de asignación de curules y los requisitos de los candidatos.

4. De la exigencia del umbral del 30% del cociente electoral para las circunscripciones en que se elijan 2 curules.

El tema en discusión surge a juicio del actor, por la aplicación inadecuada de una disposición constitucional, toda vez que en su criterio debió emplearse la fórmula contenida en el artículo 263 superior y no la del 171 ibídem.

Se precisa que el actor señala como infringido el artículo 263 de la Constitución, que prevé el umbral electoral del 30 % del cociente electoral en las circunscripciones donde se eligen dos curules.

Dicho artículo con la modificación del Acto Legislativo 01 de 2009 dispone:

“Para todos los procesos de elección popular, los partidos y movimientos políticos presentarán listas y candidatos únicos, cuyo número de integrantes no podrá exceder el de curules o cargos a proveer en la respectiva elección.

Para garantizar la equitativa representación de los partidos y movimientos políticos y grupos significativos de ciudadanos, las curules de las corporaciones públicas se distribuirán mediante el sistema de cifra repartidora entre las listas de candidatos que superen un mínimo de votos que no podrá ser inferior al tres por ciento (3%) de los sufragados para Senado de la República o al cincuenta por ciento (50%) del cuociente electoral en el caso de las demás corporaciones, conforme lo establezcan la Constitución y la ley.

Cuando ninguna de las listas de aspirantes supere el umbral, las curules se distribuirán de acuerdo con el sistema de cifra repartidora.

La ley reglamentará los demás efectos de esta materia.

Las listas para corporaciones en las circunscripciones en la que se eligen hasta dos (2) miembros para la correspondiente corporación, podrán estar integradas hasta por tres (3) candidatos. En las circunscripciones en las que se elige un miembro, la curul se adjudicará a la lista mayoritaria. En las circunscripciones en las que se eligen dos miembros se aplicará el sistema de cuociente electoral entre las listas que superen en votos el 30% de dicho cuociente.

PAR. TRANS.—Para las elecciones al Congreso de la República a celebrarse en 2010, el porcentaje a que se refiere el inciso 2º del presente artículo será del dos por ciento (2%)”.

Por otra parte, el artículo 171 establece:

“El Senado de la República estará integrado por cien miembros elegidos en circunscripción nacional.

Habrá un número adicional de dos senadores elegidos en circunscripción nacional especial por comunidades indígenas.

Los ciudadanos colombianos que se encuentren o residan en el exterior podrán sufragar en las elecciones para Senado de la República.

La circunscripción especial para la elección de senadores por las comunidades indígenas se regirá por el sistema de cuociente electoral.

Los representantes de las comunidades indígenas que aspiren a integrar el Senado de la República, deberán haber ejercido un cargo de autoridad tradicional en su respectiva comunidad o haber sido líder de una organización indígena, calidad que se acreditará mediante certificado de la respectiva organización, refrendado por el Ministro de Gobierno”.

Ahora bien, como se concluyó en precedencia, el establecimiento de la circunscripción especial indígena es un reconocimiento de la diversidad étnica y cultural de la Nación que busca asegurar una democracia representativa y participativa que incluya de manera constante a los distintos grupos sociales minoritarios o en proceso de consolidación.

Para ello se estableció un sistema de discriminación electoral positiva, mediante la adopción de reglas propias distintas a la generalidad.

Es así como la circunscripción especial fue diseñada de tal manera que se “regirá por el sistema de cuociente electoral”, además de que los candidatos “deberán haber ejercido un cargo de autoridad tradicional en su respectiva comunidad o haber sido líder de una organización indígena, calidad que se acreditará mediante certificado de la respectiva organización, refrendado por el Ministro de Gobierno”(19).

Sumado a lo anterior, el constituyente expresamente califica a la circunscripción indígena como “especial” lo que se entiende en contraposición a la nacional ordinaria en donde se eligen 100 senadores mediante la utilización del sistema de cifra repartidora.

La especialidad de esta circunscripción implica que la solución del artículo 171 se prefiere a la del artículo 263, lo que de suyo implica que se aplica el cociente electoral sin consideración a umbral alguno.

La aplicación del artículo 171 de la Constitución sobre el artículo 263 ibídem, además encuentra respaldo en el hecho de que el umbral del 30% del cociente electoral fue establecido para la elección de Cámara de Representantes en las circunscripciones territoriales con poca población y que por tal razón sólo eligen dos curules, como aparece en los antecedentes de la expedición del Acto Legislativo 01 de 2003, reforma constitucional que introdujo en nuestro ordenamiento los conceptos de cifra repartidora y umbral.

Es por esta razón que no son de recibo los argumentos planteados por el demandante tendientes a que se equipare la Circunscripción Especial de Senado Indígena con la Cámara de Afrodescendientes, porque a su juicio en ambas se eligen 2 curules, y para cuyo efecto aportó con los alegatos de conclusión la Resolución 2528 de 2014, prueba que por contera fue denegada en la audiencia inicial por extemporánea y por ser inconducente e impertinente para el caso que ahora se resuelve.

Lo anterior, toda vez que como se ha explicado in extenso a pesar de que tanto para las Comunidades Indígenas como para Cámara de Afrodescendientes se eligen 2 curules, se trata de dos circunscripciones diferentes, esto es, el artículo 171 constitucional se refiere a la circunscripción de Senado para las Comunidades Indígenas y el 263 ibídem se refiere a Cámara de Representantes.

Es así que en el Acta Nº 058 de 17 de junio de 2003 se consigna la posición del Representante a la Cámara Joaquín José Vives Pérez:

“… el problema es que la mitad de las circunscripciones electorales que eligen dos curules en la mitad de esa si aplicáramos umbral y cifra repartidora la dos curules se las lleva una misma lista y eso es nada menos que volver a los llamados feudos podridos, recuerden ustedes que hasta antes de 1968, hasta antes de la reforma constitucional el sistema del cuociente electoral y los sistemas de representación proporcional que existieron como el del voto incompleto se aplicaban a las elecciones donde se disputaban más de dos curules, en las dos no se aplicaba, el que ganaba se llevaba las dos curules y eso se denominó los feudos podridos, de alguna manera este sistema va a impedir que muchos de esos territorios tengan representación proporcional de sus fuerzas minoritarias, nosotros habríamos propuesto en ese momento la doctora Gina Parody si está aquí no me deja mentir en la ponencia del referendo al interior que cuando se elijan dos no se aplicará cifra repartidora, se mantuviera el sistema cuociente electoral, la guerra de residuos para garantizar la representación plural de esas circunscripciones, lamentablemente aquí eso fue negado, si hubiese el consenso necesario para hacer esa salvaguarda en esas circunscripciones me parece que nosotros le haríamos un gran favor a la democracia de los territorios nacionales, pero si no pues es lo que se pueda lograr en esta plenaria” (resalta la Sala).

El Representante Pedro Arenas García anotó:

“Gracias señor presidente en ese mismo punto y en la misma dirección que presenta el doctor Navas, tengo radicada en Secretaría una proposición para suprimir todo lo relativo con cifra repartidora de este artículo dejando únicamente el primer inciso, si es posible someterla a consideración presidente yo le agradezco, en segundo lugar el umbral del 50% para el caso de los nuevos departamentos es supremamente alto, nosotros hicimos con el doctor Luis Fernando Almario el ejercicio y en 8 de esos diez departamentos la lista más votada se quedaba con la totalidad de curules asignadas, en unos casos con dos y en otros casos con tres, situación que ahí es completamente evidente borra del mapa a la segundas y terceras fuerzas y aún más a aquellas otras expresiones más pequeñas, si es posible rebajar ese umbral para el caso de Cámara de Representantes en concreto en estas circunscripciones, y si los ponentes así lo acogieran sería lo más saludable en el ánimo de que allí donde apenas está empezando a florecer la democracia no se le cortaran las alas de entrada, si se deja como está el mismo doctor Jaime Castro había hecho un ejercicio en el que el 26% de los votos de un departamento se quedaba con la totalidad de las curules dejando al otro 74% sin representación en el Congreso. Por estas y otras razones que están demostradas numéricamente y que tenemos posibilidad de comprobarlas ante los ponentes, insistiríamos en una propuesta que redactamos por aquí con el doctor Eulises, el doctor Almario y el doctor Serrano en el sentido de que bajemos ese umbral para estas circunscripciones donde al máximo elegimos hasta tres curules. Gracias presidente” (resaltado fuera del texto).

En consecuencia, es válido anotar que el umbral del 30% del cociente electoral no fue concebido ni diseñado para la Circunscripción Especial Indígena para Senado de la República.

5. Caso concreto.

El cargo formulado en la demanda se funda en la violación del sistema constitucional de asignación de curules porque, a juicio del demandante, se declaró la elección de los senadores por la Circunscripción Especial Indígena en consideración al artículo 171 superior, que hace referencia al sistema de cociente electoral, sin exigencia de umbral; pero en su sentir, debió aplicarse el inciso final del artículo 263 ibídem que señala un umbral del 30% del cociente electoral en las circunscripciones en que se elijan dos curules.

Explica el actor que “la elección contenida en la Resolución 3006 de 2014 expedida por el Consejo Nacional Electoral, omitió aplicar el artículo 263 Constitucional referente al cociente electoral para candidatos al Senado por la Circunscripción Nacional Especial por las Comunidades Indígenas, precepto según el cual, las dos curules que le correspondían a estas comunidades debieron asignarse al MAIS”.

Al respecto, es importante recordar que antes de la reforma constitucional de 2003, para todas las elecciones de corporaciones regía el sistema del cociente electoral que se encontraba regulado por el artículo 7º del Decreto 2241 de 1986 —Código Electoral—, modificado por el artículo 263 de la Constitución Política que antes del Acto Legislativo 01 de 2003, establecía:

“Para asegurar la representación proporcional de los partidos, cuando se vote por dos o más individuos en elección popular o en una corporación pública se empleará el sistema de cuociente electoral.

El cuociente será el número que resulte de dividir el total de los votos válidos por el de puestos por proveer. La adjudicación de puestos a cada lista se hará en el número de veces que el cuociente quepa en el respectivo número de votos válidos. Si quedaren puestos por proveer se adjudicarán a los mayores residuos, en orden descendente”.

Como se aprecia, el sistema se diseñó para que la adjudicación de escaños se efectúe de acuerdo al número de veces que el cociente quepa en la votación de cada lista, y en el evento de que no se puedan asignar de esta manera porque no se llenan todas las curules o ninguna, la provisión se hace a los mayores residuos en forma descendente(20).

En este punto, esta Sección del Consejo de Estado ha dicho que el sistema del cociente electoral corresponde a un sistema de elección proporcional y se emplea para asegurar la equitativa representación de los partidos y movimientos políticos en las corporaciones públicas de elección popular.

Asimismo, es posible que uno o varios de los partidos o movimientos políticos obtengan una votación igual o superior al cociente electoral, evento en el cual la asignación de escaños se hace a través del número de veces que el cociente quepa en el total de votos válidos de las agrupaciones.

También puede ocurrir que ninguna de las listas alcance el número de votos del cociente, y, en este evento, los votos válidos obtenidos por cada partido o movimiento político constituye un residuo, y la adjudicación de las curules a proveer se hace entre los mayores residuos, es decir, entre las listas más votadas(21).

Para el caso de las resoluciones ahora impugnadas, el Consejo Nacional Electoral aplicó el sistema de cociente electoral. Verificado el escrutinio, los resultados fueron:

Partido o movimiento políticoNúmero de votos obtenidos
Movimiento Alternativo Indígena y Social - MAIS48.928
Partido Alianza Social Independiente - ASI35.906
Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia31.904
ORG de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana “OPIAC”15.041
Cabildo del Resguardo de Calderas9.419
Multiétnica Colombia7.057
Asociación Nacional Indígena de Colombia “ANIC”6.386
Renovación Etnica de Colombia5.963
Cabildo Indígena de San Sebastián de los Lagos4.078
Comunidad Indígena de Barrancón3.901
Corporación Indígena Yanacona3.246
Asociación de Autoridades Tradicionales Indígenas “OPIC”3.163
Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos Indígenas de Colombia2.067
Dignidades Agropecuarias Indígenas1.881
Total de votos178.130
Votos en blanco139.547
Votos válidos317.677

 

Luego se determinó el cociente electoral, así:

Votos válidos317.677
Curules a proveer2
Cociente electoral158.838

De conformidad con los resultados y obtenido el cociente electoral, procedió a efectuar la correspondiente asignación de curules, así:

Partido o movimiento políticoTotal votosElige por cocienteResiduoElige por residuoTotal
Movimiento Alternativo Indígena y Social - MAIS48.92800,3080371211
Partido Alianza Social Independiente - ASI35.90600,22605421911
Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia31.90400,195759201 0
ORG de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana “OPIAC”15.04100,094693965 0
Cabildo del Resguardo de Calderas9.41900,059299412 0
Multiétnica Colombia7.05700,044428915 0
Asociación Nacional Indígena de Colombia “ANIC”6.38600,040204485 0
Renovación Etnica de Colombia5.96300,037541394 0
Cabildo Indígena de San Sebastián de los Lagos4.07800,025673957 0
Comunidad Indígena de Barrancón3.90100,024559614 0
Corporación Indígena Yanacona3.24600,020435916 0
Asociación de Autoridades Tradicionales Indígenas “OPIC”3.16300,019913371 0
Asociación de Autoridades Tradicionales y Cabildos Indígenas de Colombia2.06700,013013259 0
Dignidades Agropecuarias Indígenas1.88100,011842254 0

 

Como ninguna de las listas alcanzó el cociente electoral, distribuyó las dos curules a los mayores residuos, correspondiéndole una, al Movimiento Alternativo Indígena y Social - MAIS y la otra, al Movimiento Alianza Social Independiente - ASI, así:

Movimiento Alternativo Indígena y Social
Luis Evelis Andrade
Alianza Social Independiente
Marco Aníbal Avirama Avirama

 

En consecuencia, declaró elegidos como senadores por la Circunscripción Especial Indígena a los señores Luis Evelis Andrade y Marco Aníbal Avirama Avirama.

Encuentra la Sección, que el Consejo Nacional Electoral acertó en la manera como aplicó el sistema del cociente electoral, pues como la jurisprudencia electoral lo ha explicado, si ninguna lista lo alcanza, es forzoso asignar los escaños a los mayores residuos, como efectivamente sucedió.

Se concluye entonces, que no le asiste razón al demandante al considerar que se violó el sistema constitucional de asignación de curules, puesto que como se explicó, dicho sistema también implica el uso del residuo en caso de que no se puedan asignar todas o ninguna de ellas por cociente.

Y en ese sentido, no se equivocó el Consejo Nacional Electoral ni contrarió la Constitución Política ni la ley al asignar las curules utilizando únicamente el sistema de cociente electoral sin consideración a umbral alguno.

Con fundamento en lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

III. FALLA:

1. NEGAR las pretensiones de la demanda de nulidad electoral promovida por Juvenal Arrieta González.

2. ADVERTIR a los sujetos procesales que contra lo resuelto no procede ningún recurso.

Notifíquese y cúmplase».

(5) “ART 149.Competencia del consejo de estado en única instancia. El Consejo de Estado, en Sala Plena de lo Contencioso Administrativo, por intermedio de sus Secciones, Subsecciones o Salas especiales, con arreglo a la distribución de trabajo que la Sala disponga, conocerá en única instancia de los siguientes asuntos: (…) 3. De la nulidad del acto de elección del Presidente y el Vicepresidente de la República, de los senadores, de los Representantes a la Cámara, de los Representantes al Parlamento Andino, del Alcalde Mayor de Bogotá, de los miembros de la junta directiva o consejo directivo de las entidades públicas del orden nacional, de los entes autónomos del orden nacional y de las comisiones de regulación” (resaltado fuera de texto).

(6) Ver: Corte Constitucional, Sentencia T-188 de 1993.

(7) Ver: Corte Constitucional, Sentencia T-778 de 2005.

(8) Corte Constitucional, Sentencia C-089 de 1994.

(9) Corte Constitucional, Sentencia C-169 de 2001.

(10) Gaceta Constitucional Nº 54, páginas 13 y 14.

(11) Gacetas Constitucionales números 117 del 24 de julio y 120 del 21 de agosto de 1991.

(12) Gaceta Constitucional número 142 del 21 de diciembre de 1991.

(13) Cfr. Sentencia C-759 de 2004, M. P. Marco Gerardo Monroy Cabra.

(14) Corte Constitucional, Sentencia C-710 de 2010.

(15) Sentencia T-778 de 2005, M. P. Manuel José Cepeda Espinosa.

(16) Diccionario Electoral. Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Tomo I, página 426.

(17) Término propuesto por Lijphart que explica ciertos tipos de democracias con agudas divisiones étnicas, lingüísticas o religiosas, en donde se hacen concesiones por los diversos actores políticos.

(18) Espinoza Cuéllar, Magaly. Autonomía indígena en tierras bajas. IDEA Internacional 2009. Página 31.

(19) Artículo 171 de la Constitución.

(20) Consejo de Estado. Sección Quinta. C. P. Mauricio Torres Cuervo. Bogotá 11 de julio de 2011. Radicado 2010-0054 y 2010-0105. Demandantes: Marcelino Chindoy Chicunqué y Libardo Espitia Rodríguez. Nulidad electoral. Única instancia.

(21) Consejo de Estado. Sección Quinta. Sentencia del 29 de junio de 2007. Expediente 2006-00023.