Sentencia 2015-00361 de septiembre 8 de 2016

 

Sentencia 2015-00361 de septiembre 8 de 2016

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Consejero Ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro

Radicación: 63001-23-3-000-2015-00361-01 (Acumulado)

Actor: Jhon Alexander Arenas y Jaime Alberto Muriel

Demandado: Jorge Ricardo Parra Sepúlveda – Diputado de la Asamblea Departamental del Quindío periodo 2016-2019

Proceso Electoral – Fallo de Segunda instancia 

Bogotá D.C, ocho de septiembre de dos mil dieciséis.

Procede la Sala a resolver el recurso de apelación interpuesto por la parte actora contra la sentencia dictada por el Tribunal Administrativo del Quindío el 15 de julio de 2016, mediante la cual se negaron las pretensiones de la demanda.

1. Antecedentes

1. La demanda

Mediante escrito presentado el 16 de diciembre de 2015, el señor Jaime Alberto Muriel Lotero formuló demanda de nulidad electoral contra el acto que declaró la elección del señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda como Diputado de la Asamblea Departamental del Quindío para el período 2016-2019.

Como sustento de su demanda presentó la siguiente pretensión:

“1. Que se declare que el señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda se encuentra incurso en la causal 8ª del artículo 275 del CPACA concordado con el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 y el artículo 107 de la Constitución Política, por estar inscrito como militante activo de dos partidos políticos con personería jurídica vigente tanto a la fecha de la inscripción como candidato a la Asamblea Departamental del Quindío como al momento de su elección como diputado a la señalada corporación (…)

 

2. Que como consecuencia de la declaración que antecede se declare la nulidad de la elección del ciudadano JORGE RICARDO PARRA SEPÚLVEDA como diputado electo para la Asamblea Departamental del Quindío avalado por el partido LIBERAL COLOMBIANO para el periodo constitucional 2016-2019 por la causal 8º del artículo 275 del CPACA concordado con el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 y el artículo 107 de la Constitución Política de Colombia. (…) ”(1) (Mayúsculas y negritas en original)

Por su parte, de forma autónoma e independiente el señor Jhon Alexander Arenas también elevó demanda de nulidad contra el acto electoral contenido en formulario E-26 ASA a través del cual se declaró la elección del señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda como Diputado de la Asamblea del Quindío. En el escrito de la demanda solicitó:

PRIMERA: que se declare que el doctor JORGE RICARDO PARRA SEPÚLVEDA se encuentra incurso en la causal de doble militancia de conformidad con lo establecido en el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011, por estar inscrito como miembro activo de dos colectividades políticas diferentes al momento de la inscripción y elección (incluso a la fecha de la presentación de la demanda) las cuales son, el Partido Cambio Radical y el Partido Liberal Colombiano, este último fue quien le otorgó el aval para aspirar al cargo de Diputado Departamental del Quindío.

SEGUNDA: que como consecuencia de la anterior declaración se decrete la nulidad de la elección del señor JORGE RICARDO PARRA SEPÚLVEDA como Diputado de la Asamblea Departamental del Quindío por el partido Liberal Colombiano, para el período constitucional 2016-2019” (…)”(2)

Aunque las demandas se presentaron de manera autónoma ambos escritos introductorios coincidieron en afirmar que:

  1. El señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda, incluso a la fecha de presentación de la demanda, milita en el partido Cambio Radical al punto que no solo ocupó cargos de elección popular en representación de dicha colectividad, sino que participó en varios comicios con el aval de tal organización política(3).
  2. El señor Parra Sepúlveda se inscribió el día 24 de julio de 2015 como candidato a la Asamblea Departamental del Quindío con el aval del Partido Liberal Colombiano pese a que, según criterio de la parte actora, aún militaba en el Partido Cambio Radical.
  3. El demandado resultó electo como Diputado el día 25 de octubre de 2015 a nombre del Partido Liberal Colombiano
 

Lo anterior, a juicio de los demandantes, evidencia que el acto debe ser declarado nulo, toda vez que el demandado incurrió en la prohibición de doble militancia, ya que pese a que había militado por más de 10 años en el Partido Cambio Radical se inscribió y resultó electo como diputado a nombre de otra colectividad, sin haber renunciado previamente a dicho partido.

En efecto, para los demandantes se desconoció el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 y el artículo 107 de la Constitución el cual prohíbe a los ciudadanos “pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político” pues, según su criterio, las certificaciones aportadas al proceso dan cuenta de que el señor Parra Sepúlveda resultó electo cuando militaba, simultáneamente, en dos partidos políticos diferentes.

2. Admisión de la demanda

Mediante auto del 11 de diciembre de 2015 el Magistrado Ponente en el Tribunal Administrativo del Quindío inadmitió la demanda presentada por el señor Jhon Alexander Arenas, toda vez que, no se había allegado copia del acto acusado con su correspondiente constancia de notificación o publicación.(4)

Corregida la demanda, con auto del 22 de enero de 2016 el Tribunal la admitió y ordenó las correspondientes notificaciones. Además, negó la solicitud de suspensión provisional de los efectos del acto acusado, comoquiera que en ese momento procesal no se encontraba acreditada la violación a la prohibición de doble militancia, ya que era “necesario profundizar en ciertos aspectos probatorios como los requisitos de cada partido o movimiento para la permanencia o retiro de sus miembros”.(5)

Por su parte, mediante auto del 12 de enero de 2015 el Tribunal Administrativo del Quindío inadmitió la demanda formulada por el señor Jaime Alberto Muriel Lotero, debido a que con el escrito introductorio no se había allegado copia del acto acusado con su correspondiente constancia de publicación o notificación.(6)

Superado lo anterior, con auto del 22 de enero de 2016 el Tribunal admitió la demanda presentada por el señor Jaime Alberto Muriel, ordenó las correspondientes notificaciones y negó la solicitud de suspensión provisional de los efectos del acto acusado con base en los mismos argumentos antes anotados(7).

3. Contestaciones de la demanda

A través de apoderado judicial, el señor Parra Sepúlveda contestó las demandas presentadas y solicitó se negaran las pretensiones de las mismas, comoquiera que no había incurrido en la prohibición de doble militancia.

Señaló que aunque en efecto se inscribió a nombre del Partido Liberal Colombiano a la Asamblea Departamental del Quindío y resultó electo como Diputado a nombre de dicha colectividad, lo cierto era que no estaba incurso en la prohibición de doble militancia, habida cuenta que para la fecha de su inscripción ya no era miembro activo del Partido Cambio Radical, pues el día 29 de abril de 2014 renunció irrevocablemente a la militancia en dicha colectividad.

En este sentido, sostuvo que la carta de renuncia la presentó tanto en las instalaciones del partido Cambio Radical en la ciudad de Bogotá, como ante el vicepresidente de la organización en el municipio de Calarcá.

Igualmente, afirmó que “nunca perteneció a la junta directiva del partido político Cambio Radical, y para la época de su inscripción y elección como diputado del partido Liberal, no tenía ningún representativa (sic) en cargos de elección popular, ni participó en consultas por ese partido es decir, no se configuran ninguna de las causales previstas en el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011”(8) circunstancias a las que, según su criterio, se suma que renunció irrevocable al partido Cambio Radical el 29 de abril de 2014.

Finalmente, sostuvo que ninguna de las modalidades que según la ley configura el fenómeno de doble militancia, se materializó en el caso concreto, razón por la que las pretensiones de la demanda deben ser negadas.

4. Trámite en primera instancia

Mediante auto del 23 de febrero de 2016 el Magistrado Ponente en el Tribunal Administrativo del Quindío ordenó la acumulación de los procesos iniciados por el señor Jaime Alberto Muriel y Jhon Alexander Arenas, para que se tramitaran bajo una misma cuerda procesal.

El 10 de marzo de 2016 se celebró la audiencia inicial dentro del proceso de la referencia en la cual se saneó el trámite, se fijó el litigio y se decretaron pruebas.

En efecto, se declaró totalmente saneado el proceso y se señaló que el litigio se centraría en “determinar si el señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda está incurso en la prohibición de doble militancia consagrada en el numeral 8º del artículo 275 del CPACA y por tal motivo se encuentra en una situación que implique la nulidad del acto que declaró su elección como Diputado del Departamento del Quindío para el periodo 2016-2019.”(9)

Frente a lo anterior, no hubo manifestación alguna por lo que dicha decisión quedó ejecutoriada. Finalmente, se decretaron como pruebas las documentales aportadas por las partes y los testimonios solicitados, también, algunas de oficio que el Tribunal consideró necesarias(10).

5. Audiencia de Pruebas

El día 13 de abril de 2016 se celebró la audiencia de pruebas y en ella la parte demandante formuló tacha de falsedad contra el documento visible a folio 162 del expediente(11). El Magistrado Ponente señaló que no era procedente una tacha de falsedad, razón por la cual adecuó el trámite a la figura del “desconocimiento del documento” consagrada en el artículo 272 del C.G.P. y, en consecuencia, ordenó la práctica de más pruebas para resolver esta controversia(12).

En atención a lo anterior y comoquiera que el testigo presentó excusas para no presentarse a la audiencia que se celebró el 13 de abril de 2016, el Ponente decidió continuar la diligencia el 27 de abril de 2016.

El día 27 de abril de 2016 se continuó con la audiencia de pruebas y en ella se resolvió: i) incorporar al plenario las pruebas remitidas por el Partido Cambio Radical y por el Partido Liberal Colombiano; ii) poner los documentos en conocimiento de las partes, iii) que el trámite del “desconocimiento del documento” formulado por la parte actora se decidiera en la sentencia; iv) citar de nuevo al señor Antonio Álvarez Lleras para que rindiera testimonio en el proceso de la referencia y v) suspender, nuevamente, la audiencia de pruebas.

El 17 de mayo de 2016 se continuó con la audiencia de pruebas y en ella el Magistrado Ponente en el Tribunal Administrativo del Quindío no aceptó la excusa presentada por el testigo para no acudir a la audiencia, toda vez que se había excusado en dos oportunidades anteriores y era plenamente consciente que la diligencia de pruebas se iba a llevar a cabo el 17 de mayo de 2016. En consecuencia, ordenó citar por última vez al Representante Legal del Partido Cambio Radical y se le advirtió que en caso de inasistencia se ordenaría su conducción a través de la Policía Nacional.

El 8 de junio de 2016 se recibió el testimonio del señor Antonio Álvarez Lleras Camargo en su calidad de Representante Legal del Partido Cambio Radical. La declaración se encuentra contenida en CD visible a folio 383 del expediente.

6. La decisión recurrida

Mediante sentencia adoptada el 15 de julio de 2016, el Tribunal Administrativo del Quindío resolvió:

“NIÉGASE las pretensiones de la demanda, conforme a lo expuesto con anterioridad”(13)

Para sustentar la anterior decisión, en primer lugar, el juez de primera instancia se pronunció sobre el “desconocimiento de documentos” y después de definir dicha figura encontró que la autenticidad del documento visible a folio 162 del expediente sí se encontraba plenamente acreditada, toda vez que en la audiencia de pruebas del 8 de junio de 2016, dicho escrito se presentó ante el testigo y aquel corroboró, de un lado, que tal certificación había sido suscrita por él y, de otro, que la expidió en su calidad de representante legal del Partido Cambio Radical.

No obstante, el Tribunal consideró que no era viable aplicar la sanción de que trata el artículo 274 del C.G.P. debido a que no estaba acreditada la mala fe de quien había desconocido el documento, esto es, de la parte demandante.

En segundo lugar, el a quo abordó el caso concreto y, después de hacer un listado de las pruebas obrantes en el expediente concluyó que la prohibición que se le endilga al demandado exige que se demuestre que aquel, al momento de la inscripción de su candidatura, esté afiliado simultáneamente dos partidos políticos.

Señaló que de conformidad con el artículo 6º de la Resolución Nº 1839 de 11 de julio de 2013 expedida por el Consejo Nacional Electoral “la desafiliación operara desde el momento mismo en el que el afiliado comunique su decisión a la organización política” a lo que se suma que según el artículo 4º de los Estatutos del Partido Cambio Radical “cualquier nacional podrá afiliarse al Partido Cambio Radical lo mismo que retirarse”.

El Tribunal afirmó que en el asunto de la referencia reposaban: i) varias certificaciones expedidas el 19 de noviembre de 2015 y el 2 de diciembre de 2015 por el partido Cambio Radical en las que se señala que el demandado se “encuentra afiliado desde el año 2006 como militante activo del Partido” y ii) certificaciones del 7 de diciembre de 2015 suscritas por el Director Departamental del Partido, Directorio Municipal de Calarcá y Directorio Municipal de La Tebaida del Partido Cambio Radical en las que consta que en dichas dependencias y a esas fechas no se había recibido renuncia alguna por parte de los militantes de la citada organización política.

En contraste, el Tribunal evidenció que también obraban en el plenario: i) copia de la renuncia al partido Cambio Radical presentada por el demandado con fecha de recibido el 29 de abril de 2014, ii) copia del documento a través del cual el demandado manifestó a la Dirección Nacional del Partido Cambio Radical su intención de renunciar a dicha colectividad y iii) certificaciones del 8 de febrero, 8 de marzo y 8 de abril del año en curso en las que se hacía constar que el señor Parra Sepúlveda había renunciado al Partido Cambio Radical.

Así las cosas, y bajo este panorama probatorio, el juez de primera instancia señaló que aunque en el proceso existían certificaciones contradictorias expedidas por el mismo Partido Cambio Radical en las que, de un lado, afirmaban que el demandado a diciembre de 2015 sí militaba en dicha colectividad y, de otro, que sostenían que aquel había renunciado en marzo de 2015, lo cierto era que esa controversia fue explicada ampliamente por quien suscribió dichos documentos, esto es, el señor Álvarez Lleras y el cual en la audiencia de pruebas indicó que:

“debido a una serie de circunstancias administrativas, específicamente a unas inconsistencias en el archivo de los documentos que se radican en las oficinas del Director Nacional del Partido, en su momento se expidieron certificaciones que hacían constar que el señor Parra Sepúlveda era militante, pero que con posterioridad una vez revisados unos documentos que hacían parte del archivo, se pudo corroborar que dentro de ello se encontraba la renuncia presentada por Parra Sepúlveda al partido Cambio Radical.”(14)

Ahora bien, para el Tribunal pese a que la certificación del folio 19 del expediente(15) se contradice con la renuncia presentada por el señor Parra Sepúlveda la cual según, consta en el expediente, se recibió el 29 de abril de 2014, lo cierto era que ese hecho no incidía en la decisión, toda vez que el señor Antonio Álvarez Lleras Director Nacional del partido Cambio Radical corroboró que el demandado renunció al partido el 12 de marzo de 2015, de forma que se puede entender que fue en esa fecha en la que se desafilió a dicha colectividad política.

Por lo anterior, la autoridad judicial de primera instancia encontró que las pretensiones de la demanda debían negarse, ya que el demandado renunció y se desafilió al partido Cambio Radical el 12 de marzo de 2015, de forma que al inscribirse o afiliarse al Partido Liberal Colombiano, esto es el 19 de marzo de 2015, ya no pertenencia a Cambio Radical, razón por la que los supuesto de la doble militancia no estaban configurados.

Finalmente, respecto al cargo expuesto por la parte actora en sus alegatos de conclusión y según el cual si la renuncia se entendía aceptada el 12 de marzo de 2015, era evidente que la elección era nula porque el demandado desconocía el artículo 96 de los Estatutos del Partido Liberal Colombiano(16), el juez de primera instancia afirmó que dicho reproche “era inane” para la sentencia, porque la censura expuesta por uno de los demandantes no configuraba la prohibición de doble militancia en ninguna de sus modalidades.

7. El recurso de apelación

Mediante escrito del 26 de julio de 2016, la parte demandante interpuso recurso de apelación en el cual solicitó que se revocara la sentencia de primera instancia y en su lugar se accediera a las pretensiones de la demanda. Para el efecto manifestó que la sentencia de primera instancia desconoció, de un lado, que el señor Parra Sepúlveda violó de manera flagrante las disposiciones estatutarias del Partido Liberal Colombiano y, de otro, que el demandado sí se encuentra incurso en la prohibición de doble militancia.

7.1. En lo que atañe a la violación de los estatutos del Partido Liberal Colombiano el recurrente aseguró que el demandando desconoció, de un lado, el artículo 96 de la Resolución Nº 658 de 2002 el cual contempla que para ser signatario del aval de dicha colectividad se debe militar al menos un año en tal partido político y, de otro, el artículo 6º ibídem que prohíbe que los miembros del Partido Liberal estén incursos en la doble militancia.

Para desarrollar su argumento, en primer lugar, sostuvo que el Partido Liberal de “forma temeraria, deliberada y de mala fe induce a error”(17) a la autoridad judicial, toda vez que dicha colectividad aportó como prueba al proceso, copia de unos estatutos que fueron declarados nulos por el Consejo de Estado.

Paso seguido, adujo que estaba probada la vulneración a los Estatutos del Partido Liberal Colombiano, toda vez que, se acreditó que el demandado renunció al partido Cambio Radical el 12 de marzo de 2015, esto es, tan solo 3 meses antes de inscribirse como candidato a diputado.

7.2. Por su parte, en lo que concierne a la doble militancia, el recurrente manifestó que el origen de la demanda de nulidad electoral eran las certificaciones expedidas en el año 2015 por el Partido Cambio Radical en las que se hacía constar que el señor Parra Sepúlveda militaba en ese partido desde el año 2006 y que a diciembre de 2015 era miembro activo de dicha colectividad.

En este orden de ideas, sostuvo que aunque con la contestación de la demanda se aportaron varias certificaciones en las que se afirmaba que el demandado no era militante del Partido Cambio Radical(18), lo cierto es que sobre estos documentos reposa un manto de duda, comoquiera que el señor Álvarez Lleras, en su testimonio, las refrendó de forma confusa.

Manifestó que el juez de primera instancia al escuchar al testigo otorgó toda fuerza probatoria a los documentos presentados por el demandando, pero desconoció que existían otras certificaciones como la expedida por el representante legal del partido Cambio Radical en el Quindío el 7 de diciembre de 2015 y en la cual consta que “ a esa fecha no se recibió renuncia alguna por parte de los militantes inscritos en esa colectividad política y donde claramente se evidencia también la concordancia y coherencia con las certificaciones que soportan este proceso”(19).

Aseguró que resultaba extraño que el señor Álvarez Lleras haya pretendido en una declaración extra juicio del 19 de febrero de 2016 amparar el supuesto error con el que se habría expedido la certificación del 16 de diciembre de 2015, en donde se indicaba que el demandado militaba en el partido Cambio Radical desde el año 2006, máxime cuando “ninguna de las certificaciones corresponde a la fecha contenida en la declaración extrajuicio”(20).

En este sentido, la parte actora señaló que el juez de segunda instancia debía tener en cuenta que:

  1. El libro radicador de correspondencia del Partido Cambio Radical de la ciudad de Bogotá fue autenticado en una Notaría de Armenia, siendo esta una situación anómala, debido a que “este documento jamás debió salir de la instalaciones de Cambio Radical en Bogotá”(21).
  2. La hora expuesta en la certificación dada por la empresa Deprisa sobre la entrega del documento en las instalaciones del partido Cambio Radical y la hora en la que el documento aparece en el libro radicador de correspondencia es diferente.
  3. Que según lo dijera el testigo, la única persona facultada para recibir las renuncias de los militantes del partido Cambio Radical es el Representante Legal de esa colectividad, razón por la que la renuncia presentada ante el director municipal no se podía tener en cuenta. Por ello, el recurrente concluyó “que dicho documento además de apócrifo invalido la renuncia presentada por el demandado ante el vicepresidente de la dirección municipal de Calarcá, por no ser competente este presunto funcionario para conocer de las mismas (…).”
  4. El señor Álvarez Lleras -testigo en el sub examine- puso de presente que “una presunta renuncia aceptada solo hasta cuando la misma es dirigida y aceptada por el representante legal del partido Cambio Radical a nivel Nacional, en este caso el señor Álvarez Lleras”(22).
 

Finalmente, el recurrente aseveró que la renuncia presentada ante el supuesto vicepresidente de Cambio Radical en el municipio de Calarcá de 29 de abril de 2014 no tiene claridad respecto al destinatario, no se probó quienes eran las directivas municipales del partido y se contrapone con la certificación obrante en el expediente en la que el presidente y fiscal del partido Cambio Radical en tal municipio aseguran que ningún militante presentó renuncia a 7 de diciembre de 2015.

8. Admisión del recurso de apelación

Mediante auto del 4 de agosto de 2016, el Despacho conductor del proceso admitió el recurso de apelación interpuesto por la apoderada de la parte demandante contra la sentencia dictada por el a quo el 15 de julio de 2016 y ordenó poner a disposición de las partes el escrito de sustentación del recurso para que pudieran presentar sus alegatos de conclusión.(23)

9. Alegatos de conclusión de segunda instancia

Durante el lapso de alegatos de conclusión en segunda instancia se presentaron las siguientes manifestaciones:

9.1 La parte demandante

El recurrente alegó de conclusión y reiteró en el mismo sentido y redacción todos los argumentos con base en los cuales sustentó el recurso de apelación.(24)

9.2 El demandado

El señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda, a través de apoderado judicial alegó de conclusión en escrito en el que sostuvo que en el curso del proceso se acreditó tanto por las pruebas documentales, como testimoniales decretadas que no incurrió en ninguna de las situaciones que materializan la doble militancia. En este sentido aseguró que en el plenario obra prueba de que: i) el día 29 de abril de 2014 renunció a Cambio Radical ante el vicepresidente municipal de ese partido en Calarcá (Quindío) y ii) esa renuncia fue reiterada el 12 de marzo de 2015 , esta vez, ante el Representante Legal del partido.

Aseguró que tal y como quedó señalado en la audiencia de pruebas por el testigo era claro que no era militante del partido Cambio Radical, sino simpatizante de dicho partido político.

Señaló que el Tribunal, acertadamente, concluyó que de conformidad con la Resolución Nº 1839 de 2013 expedida por el Consejo Nacional Electoral para entender que alguien está desafiliado a un partido basta la comunicación de la persona a la organización en ese sentido, sin que sea necesario que el partido acepte expresamente la renuncia.

Aseguró que el recurrente faltó a la verdad cuando aseveró que tachó de falsedad las renuncias allegadas con la contestación de la demanda, pues el único documento al que la parte actora le reprochó su autenticidad era el obrante en el folio 162, el cual además se allegó al proceso en virtud de la prueba de oficio decretada por el a quo. Bajo este orden de ideas, señaló que no era posible que se solicitara la revocatoria de la sentencia de primera instancia, con fundamento en apreciaciones subjetivas de la parte actora.

Finalmente, el demandado retomó la conclusión a la que arribó el Tribunal respecto al supuesto desconocimiento de los Estatutos del Partido Liberal y añadió que esta censura se constituía como un nuevo argumento que no motivó la Litis, al punto que no quedó incluido en la fijación del litigio. Por lo anterior, para el demandado no solo no es posible para el juez de segunda instancia analizar ese punto, sino que además exponer este reproche en esta instancia demuestra una actitud de “deslealtad procesal”.

10. Concepto del Agente del Ministerio Público

El Procurador Séptimo Delegado ante el Consejo de Estado mediante concepto del 23 de agosto de 2016, en primer lugar, realizó un recuento normativo de la prohibición de doble militancia e hizo un análisis respecto a lo que frente a esta figura previó la Corte Constitucional en la sentencia C-490 de 2011.

En segundo lugar, señaló que para dilucidar si el demandado incurrió o no en la prohibición de doble militancia se debía constatar que aquel estuviese militando en dos partidos políticos al mismo tiempo. Bajo este orden de ideas, concluyó que está demostrado -prueba testimonial principalmente- que el señor Parra Sepúlveda no era militante del partido Cambio Radical desde el día 12 de marzo de 2015, pues fue a partir de esa fecha en la cual radicó su renuncia, de forma que aunque en efecto aquel militó en dicho partido desde marzo de 2015 dejó de pertenecer al mismo.

Por lo anterior, la Vista Fiscal consideró que en el plenario no existía prueba que permitiera inferir que el demandado hubiese militado simultáneamente en dos partidos políticos.

II. Consideraciones de la Sala

1. Competencia

De conformidad con lo establecido en el numeral 150, 152.8 del CPACA y en el artículo 13 del Acuerdo 58 de 1999 proferido por la Sala Plena del Consejo de Estado, esta Sección es competente para conocer en segunda instancia del proceso de la referencia, toda vez que, la demanda ataca la legalidad del acto contenido en el formulario E-26 ASA a través del cual se declaró electo al señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda como Diputado de la Asamblea Departamental del Quindío.

Lo anterior teniendo en cuenta que según el artículo 152.8 Ibídem los Tribunales Administrativos conocerán en primera instancia de la nulidad del acto de elección de los (…) “diputados a las asambleas departamentales”.

2. Oportunidad y trámite del recurso

La Sala observa que el recurso de apelación se presentó dentro de la oportunidad legal correspondiente y que al mismo se le dio el trámite que impone el artículo 292 del CPACA, norma especial de carácter electoral.

3. Planteamiento del problema jurídico

Decantado lo anterior corresponde a la Sala analizar si debe confirmar, revocar o modificar la sentencia del 15 de julio de 2016 a través de la cual el Tribunal Administrativo del Quindío negó las pretensiones de la demanda. Para ello, la Sección deberá determinar si el acto acusado se encuentra viciado de nulidad por desconocimiento del numeral 8º del artículo 275 del CPACA.

Por efectos metodológicos, para la resolución del caso sometido a su consideración y teniendo en cuenta los argumentos del recurso de apelación, la Sala Electoral abordará los siguientes puntos: i) la prohibición de doble militancia y ii) el supuesto desconocimiento de los Estatutos del Partido Liberal.

3.1 La prohibición de doble militancia 

Teniendo en cuenta la diversidad de argumentos que se esgrimen en el recurso de apelación frente al punto de la doble militancia, la Sala Electoral en este acápite abordará los siguientes aspectos, en primer lugar, expondrá algunos unos lineamientos generales de esta prohibición, para paso seguido examinar si esta se materializó o no en el sub examine, para lo cual se analizará: i) cuál es la modalidad de doble militancia atribuida al señor Parra Sepúlveda; ii) si para que la renuncia tenga la posibilidad de enervar la prohibición de doble militancia debe ser aceptada por la organización política y ii) si el Tribunal de primera instancia realizó una valoración probatoria adecuada de los medios de convicción allegados al expediente.

3.1.1 Lineamientos generales de la doble militancia  

Como se expuso en los antecedentes de esta providencia, la causal de nulidad que se considera materializada en el caso concreto, se encuentra establecida en el numeral 8º del artículo 275 de la Ley 1437 de 2011, el cual contempla:

“ART. 275.—Causales de anulación electoral. Los actos de elección o de nombramiento son nulos en los eventos previstos en el artículo 137 de este Código y, además, cuando: (…)

8. Tratándose de la elección por voto popular, el candidato incurra en doble militancia política.”

Como puede observarse el ordenamiento jurídico, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, prevé una consecuencia jurídica clara y expresa cuando el candidato incurra en la prohibición de doble militancia. Sin embargo, la causal de nulidad no puede leerse de forma aislada, pues para determinar cuando una persona está inmersa o no en la prohibición es necesario recurrir al texto del artículo 107 Superior y al artículo 2º de la Ley 1475 de 2011. En efecto, la norma superior consagra:

ART. 10.7—Constitucional: Se garantiza a todos los ciudadanos el derecho a fundar, organizar y desarrollar partidos y movimientos políticos, y la libertad de afiliarse a ellos o de retirarse.

En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político con personería jurídica. (…)

Quien siendo miembro de una corporación pública decida presentarse a la siguiente elección, por un partido distinto, deberá renunciar a la curul al menos doce (12) meses antes del primer día de inscripciones. (…)”

De la transcripción de la norma Superior se desprende con claridad que está prohibido: i) a los ciudadanos estar formalmente inscritos, de manera simultánea, en más de dos partidos o movimientos políticos y ii) a los miembros de corporaciones públicas, presentarse a la siguiente elección por una organización política distinta por la cual resultaron electos en la corporación pública.

En tanto, el artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 contempla:

ART. 2º—Prohibición de doble militancia. <Artículo CONDICIONALMENTE exequible(25)> En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político. La militancia o pertenencia a un partido o movimiento político, se establecerá con la inscripción que haga el ciudadano ante la respectiva organización política, según el sistema de identificación y registro que se adopte para tal efecto el cual deberá establecerse conforme a las leyes existentes en materia de protección de datos.

Quienes se desempeñen en cargos de dirección, gobierno, administración o control, dentro de los partidos y movimientos políticos, o hayan sido o aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular, no podrán apoyar candidatos distintos a los inscritos por el partido o movimiento político al cual se encuentren afiliados. Los candidatos que resulten electos, siempre que fueren inscritos por un partido o movimiento político, deberán pertenecer al que los inscribió mientras ostenten la investidura o cargo, y si deciden presentarse a la siguiente elección por un partido o movimiento político distinto, deberán renunciar a la curul al menos doce (12) meses antes del primer día de inscripciones.

Los directivos de los partidos y movimientos políticos que aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular por otro partido o movimientos políticos o grupo significativo de ciudadanos, o formar parte de los órganos de dirección de estas, deben renunciar al cargo doce (12) meses antes de postularse o aceptar la nueva designación o ser inscritos como candidatos.

El incumplimiento de estas reglas constituye doble militancia, que será sancionada de conformidad con los estatutos, y en el caso de los candidatos será causal para la revocatoria de la inscripción.

PAR.—Las restricciones previstas en esta disposición no se aplicarán a los miembros de los partidos y movimientos políticos que sean disueltos por decisión de sus miembros o pierdan la personería jurídica por causas distintas a las sanciones previstas en esta ley, casos en los cuales podrán inscribirse en uno distinto con personería jurídica sin incurrir en doble militancia.”

Como puede observarse, la Ley Estatutaria no solo replica las modalidades de doble militancia previstas en la norma constitucional, sino que además desarrolla la Carta Política incluyendo otros eventos en los cuales la prohibición se materializa. Así las cosas, la Sección Quinta del Consejo de Estado(26), haciendo un análisis armónico de las normas en cita, ha entendido que en la actualidad existen cinco modalidades en las se puede materializar la prohibición de doble militancia, a saber:

i) Los ciudadanos: “En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político.” (Inciso 1º del artículo 2 de la Ley 1475 de 2011).

ii) Quienes participen en consultas: “Quien participe en las consultas de un partido o movimiento político o en consultas interpartidistas, no podrá inscribirse por otro en el mismo proceso electoral.” (Inciso 5º del artículo 107 de la Constitución Política)

iii) Miembros de una corporación pública: “Quien siendo miembro de una corporación pública decida presentarse a la siguiente elección, por un partido distinto, deberá renunciar a la curul al menos doce (12) meses antes del primer día de inscripciones”. (Inciso 12 del artículo 107 de la Constitución Política e Inciso 2º del artículo 2º de la Ley 1475 de 2011)

iv) Miembros de organizaciones políticas para apoyar candidatos de otra organización: “Quienes se desempeñen en cargos de dirección, gobierno, administración o control, dentro de los partidos y movimientos políticos, o hayan sido o aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular, no podrán apoyar candidatos distintos a los inscritos por el partido o movimiento político al cual se encuentren afiliados. Los candidatos que resulten electos, siempre que fueren inscritos por un partido o movimiento político, deberán pertenecer al que los inscribió mientras ostenten la investidura o cargo, y si deciden presentarse a la siguiente elección por un partido o movimiento político distinto, deberán renunciar a la curul al menos doce (12) meses antes del primer día de inscripciones.” (Inciso 2º del artículo 2º de la Ley 1475 de 2011)

v) Directivos de organizaciones políticas: “Los directivos de los partidos y movimientos políticos que aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular por otro partido o movimientos políticos o grupo significativo de ciudadanos, o formar parte de los órganos de dirección de estas, deben renunciar al cargo doce (12) meses antes de postularse o aceptar la nueva designación o ser inscritos como candidatos” (Inciso 3º del artículo 2º de la Ley 1475 de 2011).

Todas estas modalidades apuntan a la consecución de un propósito común, esto es, es “crear un régimen severo de bancadas en el que esté proscrito el transfuguismo político”(27) pues su propósito es, precisamente, dar preponderancia a los partidos y movimientos políticos sobre los intereses personalísimos de los candidatos.

Finalmente, es de anotar que se ha entendido que la figura de doble militancia incluye a todas las agrupaciones políticas sin importar que aquellas tengan o no personería jurídica. Sin embargo, no se puede perder de vista que esta afirmación no es absoluta, dado que el artículo 2° de la Ley 1475 de 2011 contempla en su parágrafo una excepción en materia de doble militancia que es aplicable a cualquiera de los eventos en los que ésta pueda presentarse(28).

Bajo estos lineamientos, corresponde a la Sala determinar si el demandado se encuentra incurso o no en la prohibición de doble militancia.

3.1.2 La doble militancia en el caso concreto 

Para determinar si, tal y como afirma el recurrente, el demandado está incurso en la prohibición de doble militancia es necesario que la Sección primero, establezca cuál es la modalidad de doble militancia atribuida al señor Parra Sepúlveda; en segundo lugar, analice si , tal y como sostiene la parte actora, la renuncia debe ser aceptada por la organización política para que tenga la posibilidad de enervar la prohibición; en tercer orden, estudie si se realizó una valoración probatoria adecuada de los medios de convicción obrantes en el expediente; y en cuarto y último lugar examine si los elementos de la prohibición atribuida al señor Parra Sepúlveda se encuentran acreditados. Veamos:

a) La modalidad de doble militancia atribuida al señor Parra Sepúlveda 

Lo primero a precisar es ¿Cuál es la modalidad de doble militancia que se le endilga al demandado? Para resolver este cuestionamiento basta con revisar los escritos introductorios, para colegir que ambos demandantes coinciden en afirmar que el señor Parra Sepúlveda incurrió en la primera modalidad de doble militancia, es decir, la que enuncia que:

“En ningún caso se permitirá a los ciudadanos pertenecer simultáneamente a más de un partido o movimiento político. La militancia o pertenencia a un partido o movimiento político, se establecerá con la inscripción que haga el ciudadano ante la respectiva organización política, según el sistema de identificación y registro que se adopte para tal efecto el cual deberá establecerse conforme a las leyes existentes en materia de protección de datos. (Inciso 1º del artículo 2 de la Ley 1475 de 2011).

Ahora bien, la modalidad de doble militancia que, a juicio de la parte actora, se materializó en el caso concreto se compone, si se quiere, de los siguientes elementos: i) un sujeto activo: los ciudadanos; ii) una conducta prohibitiva consistente en pertenecer a más de una organización política y iii) un elemento temporal, según el cual la pertenencia a más de una asociación política debe ser simultánea, concurrente o concomitante.

Así las cosas, para que sea procedente decretar la nulidad del acto acusado por la causal contemplada en el numeral 8º del artículo 275 del CPACA es menester que en el expediente se encuentren acreditados, todos y cada uno de los elementos descritos en precedencia.

b) La renuncia a la colectividad política en la modalidad de doble militancia de los ciudadanos

Como se explicó en el acápite que precede, para que se materialice la modalidad de doble militancia atribuida al demandado es necesario que la pertenencia a más de un partido o movimiento político sea realice de forma simultánea o concomitante, es decir, que la persona al mismo tiempo sea miembro de más de una organización política.

Bajo este panorama, es evidente que para que la renuncia tenga la potencialidad de enervar la prohibición de doble militancia estudiada, aquella debe romper con la simultaneidad de la conducta, de forma que debe presentarse ante la organización política respectiva antes de la inscripción al nuevo partido o movimiento político, y precisamente eso será lo que se verificará en el caso concreto, es decir, si el señor Parra Sepúlveda antes de inscribirse en el Partido Liberal Colombiano renunció al partido Cambio Radical.

Ahora bien, el recurrente, parece aseverar que no se puede entender que el demandado renunció al partido Cambio Radical pues, según su criterio, una renuncia solo se entiende como tal hasta que sea aceptada por el representante legal del partido(29).

Así las cosas, la Sala encuentra que el argumento de la parte actora carece de asidero jurídico, porque para entender que una persona ya no milita en determinado partido, únicamente, es necesario que el militante de manera expresa, clara, inequívoca y a través de cualquier medio, informe a la organización política que es su deseo libre y espontaneo dejar de pertenecer ese partido o movimiento político.

Esto es así, debido a que los efectos de la renuncia a la militancia a un determinado partido político no pueden estar supeditados a que la dimisión sea aceptada por la organización, pues lo cierto es que la carga del militante se agota cuando el militante informa al partido o movimiento político su deseo abandonar la colectividad, de forma que la aceptación de la renuncia se erige como un trámite meramente formal.

De hecho, como acertadamente lo evidenció el juez de primera instancia, así lo reconoce la organización electoral cuando mediante Resolución Nº 1839 del 11 de julio de 2013 “por la cual se establece el sistema de identificación y registro de los afiliados a los partidos y movimientos políticos con persona jurídica y de los integrantes de los grupos significativos de ciudadanos que soliciten realizar consulta interna”(30) determinó que:

“ART. 6º— Desafiliación (…) La desafiliación operará desde el momento mismo en el que el afiliado comunique su decisión a la organización política”.

En consecuencia, es evidente que la renuncia a un partido o movimiento político surte efectos desde el momento mismo en el que el militante informa a la organización política que es su deseo abandonarla.

Ahora bien, en el caso concreto debe añadirse que: i) según los estatutos del partido Cambio Radical los miembros son libres de afiliarse o desafiliarse cuando deseen(31) y iii) el mismo representante legal de tal colectividad en la declaración rendida en el sub judice, reconoció que cuando una persona renuncia a la colectividad esa dimisión se acepta de forma automática(32), por lo que se confirma que la renuncia al Partido Cambio Radical surte efectos desde el momento mismo en el que el militante informa al conglomerado político su dimisión.

c) La valoración probatoria de los medios de convicción obrantes en el expediente-

Decantado lo anterior, es procedente, analizar si está demostrado que el demandado, previo a su afiliación al partido Liberal Colombiano, renunció a la membresía del partido Cambio Radical.

Para el efecto, es menester recordar que tal y como quedó expuesto en los antecedentes de esta providencia, para el recurrente se hizo un análisis probatorio erróneo, debido a que el examen de las pruebas hechos por el a quo, a su juicio, desconoce que:

  1. Existen certificaciones contradictorias respecto al tiempo en el que el demandado militó en el partido Cambio Radical.
  2. Sobre las certificaciones del año 2016 expedidas por el representante del partido Cambio Radical reposa un “manto de duda”, pues el testigo las refrendó de forma confusa.
  3. El representante del Partido Cambio Radical no podía “amparar” el error en las certificaciones a través de una “declaración extrajuicio” la cual además es dudosa, pues las fechas de las certificaciones a las que se alude en dicho documento, no corresponde con las fechas en las que realmente se suscribieron los escritos que se pretende refrendar.
  4. No se evaluó adecuadamente la certificación expedida por el director departamental del partido Cambio Radical en el Quindío.
  5. El libro radicador de correspondencia del Partido Cambio Radical fue autenticado en una notaría de Armenia, cuando nunca debió salir de Bogota.
  6. La hora de recepción del sobre contentivo de la renuncia en las instalaciones del Partido Cambio Radical certificada por la empresa de mensajería Deprisa y la anotada en el libro radicador de correspondencia de tal organización es diferente.
  7. La renuncia presentada ante el vicepresidente municipal del partido no puede ser tenida en cuenta, pues solo el representante legal está facultado para aceptar renuncias.
  8. La renuncia presentada en el municipio de Calarcá no tiene destinatario claro y además es apócrifa.
 

Así las cosas, la Sala analizará si los vicios que expone el demandante en su recurso se materializaron en el análisis del material probatorio hecho por el a quo. Para ello, es necesario determinar cuáles son las pruebas obrantes en el proceso.

Obran en el expediente los siguientes medios de convicción:

  1. Certificación expedida por el Representante Legal del Partido Cambio Radical, esto es, el señor Antonio Álvarez Lleras el 2 de diciembre de 2015 en la que consta que “el señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda identificado con (…) se encuentra afiliado desde el año 2006 como militante activo del Partido” (Fl. 17 Cuaderno Nº 1).(33)
  2. Certificación expedida por el Presidente Departamental del Partido Cambio Radical en el Quindío, esto es, el señor Atilano Acosta Giraldo Arboleda el 7 de diciembre de 2015 en la que consta que: “durante el tiempo de conformación del Directorio Departamental del Partido Cambio Radical no se ha recibido NINGUNA RENUNCIA por parte de los militantes inscritos a esta colectividad política” (Fl. 18 Cuaderno Nº 1 y fl. 44 del Exp.2015-378).
  3. Certificación expedida por el Presidente Municipal y el Fiscal Municipal del Partido Cambio Radical en el municipio de Calarcá, esto es, los señores Lina Marcela Roldan y José Alberto Díaz Gila, respectivamente, el 7 de diciembre de 2015 en la que consta que: “durante el tiempo de conformación del Directorio Municipal del Partido Cambio Radical no se ha recibido NINGUNA RENUNCIA por parte de los militantes inscritos a esta colectividad política” (Fl. 19 Cuaderno Nº 1).
  4. Certificación expedida por el Coordinador General del Partido Cambio Radical en el municipio de la Tebaida, esto es, el señor Ferney Álvarez LLanes el 7 de diciembre de 2015 en la que consta que: “durante el tiempo de conformación del Directorio Municipal del Partido Cambio Radical no se ha recibido NINGUNA RENUNCIA por parte de los militantes inscritos a esta colectividad política” (Fl. 20 Cuaderno Nº 1).
  5. Copia autenticada de un escrito suscrito por el demandado al parecer el 29 de abril de 2014 dirigido al Partido Cambio Radical en el que se lee “Jorge Ricardo Parra Sepúlveda en mi calidad de ciudadano perteneciente al partido o movimiento político Cambio Radical, o en cualquier modalidad de vinculación, me permito presentar renuncia irrevocable a dicho partido.” Dicho documento tiene fecha de recibido el 24 abril de 2014 por el Vicepresidente de Cambio Radical (Fl. 116 Cuaderno Nº 1 y fl. 219 del Exp 2015-378).
  6. Copia autenticada del escrito suscrito por el demandado el 6 de marzo de 2015 dirigido a la Dirección Nacional del Partido Cambio Radical en el que se lee “Jorge Ricardo Parra Sepúlveda en mi calidad de ciudadano perteneciente al partido o movimiento político Cambio Radical, o en cualquier modalidad de vinculación, me permito presentar renuncia irrevocable a dicho partido.” (Fl. 117 Cuaderno Nº 1 y fl. 220 del Exp 2015-378).
  7. Certificación expedida por el Representante Legal del Partido Cambio Radical, esto es, el señor Antonio Álvarez Lleras el 8 de febrero de 2016 en la que consta que “el señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda identificado con (…) no se encuentra afiliado al Partido Cambio Radical desde el 12 de marzo de 2015; fecha en la cual radicó su solicitud de renuncia a la militancia ante nuestra colectividad.”(Fl 118 Cuaderno Nº 1 y fl. 221 del Exp 2015-378).
  8. Certificación expedida por la empresa de mensajería Deprisa en la que consta que la documentación enviada por el señor Parra Sepúlveda fue recibida en la Cra.7 Nº 26-20 piso 26 de Bogotá el día 12 de marzo de 2015 (Fls.119 a 121 Cuaderno Nº 1 y fl. 222 a 224 del Exp 2015-378).
  9. “Declaración extra juicio”, autenticada el 19 de febrero de 2016 en la que el señor Antonio Álvarez Lleras “aclara” que: “por error involuntario fue expedida inicialmente una certificación de fecha de 16 de febrero de 2015, la cual procedo aclarar mediante la nueva certificación expedida el día 8 de febrero de 2016, una vez constatada en los archivos, la solicitud que fuere allegada por parte del doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA de fecha 12 de marzo de 2015, razón por la que se procedió aclarar que el citado PARRA SEPULVEDA no se encuentra afiliado al Partido Cambio Radical desde el 12 de marzo de 2015.” (Fls.122 a 123 Cuaderno Nº 1 y fl. 226-227 del Exp 2015-378).
  10. Copia autenticada de un cuadro -al parecer el libro radicador de correspondencia del Partido Cambio Radical- con los siguientes ítems: fecha, hora, documento, para, recibido, fecha, hora. En él se registra que el 12 de marzo de 2015 a las 3:00 p.m se recibió documento con renuncia de Jorge Ricardo Parra Sepúlveda. (Fls.124 y 304 Cuaderno Nº 1 y fl. 228 del Exp 2015-378).
  11. Copia del Carné de afiliación del señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda al Partido Liberal Colombiano en el que consta que aquel fue expedido en la ciudad de Armenia y que el citado ciudadano se afilió al partido el “2015-03-19” (Fls.125 Cuaderno Nº 1 y fl. 225 del Exp 2015-378).
  12. Certificación expedida por el Representante Legal del Partido Cambio Radical, esto es, el señor Antonio Álvarez Lleras el 8 de abril de 2016 en la que consta que “dando respuesta a su oficio Nº 01343 me permito informarle que el señor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con (…) fue avalado para las elecciones legislativas de 2014 como aspirante a la Cámara de Representantes por el Quindío y que a la fecha no se encuentra afiliado al Partido ya que el día 12 de marzo presentó su renuncia al mismo” (Fls.162 Cuaderno Nº 1)(34).
  13. Certificación expedida por el Secretario General del Partido Liberal Colombiano, esto es, el señor Héctor Olimpo Espinosa Oliver el 8 de abril de 2016 en la que consta que “el doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con (…) de acuerdo a nuestro sistema de identificación y registro de afiliados se encuentra militando en el partido Liberal Colombiano (…)” (Fls.272 del Cuaderno Nº 1).
  14. Resolución Nº 363 del 22 de julio de 2015 expedida por el Partido Liberal Colombiano a través de la cual dicha colectividad señala que otorgara aval para los comicios del 25 de octubre de 2015, entre otros, al señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda. (Fl. 21 a 23 reiterada en los folios 268 a 271 Cuaderno Nº 1).
  15. Carta de renuncia dirigida al Directorio Nacional del Partido Cambio Radical en la que se lee que “Jorge Ricardo Parra Sepúlveda en mi calidad de ciudadano perteneciente al partido o movimiento político Cambio Radical, o en cualquier modalidad de vinculación, me permito presentar renuncia irrevocable a dicho partido.” Dicho documento tiene un sello de correspondencia del partido Cambio Radical en la parte superior derecha en el que consta que aquel se recibió el 12 marzo de 2015 a las 3:00 pm. (Fls.306 del Cuaderno Nº 1)(35).
  16. Certificación expedida por el Secretario General del Partido Liberal Colombiano, esto es, el señor Héctor Olimpo Espinosa Oliver el 26 de abril de 2016 en la que consta que “el doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con (…) de acuerdo a nuestro sistema de identificación y registro de afiliados se encuentra militando en el partido Liberal Colombiano desde el 19 de marzo de 2015. (…)” (Reverso del folio 317 y 324 del Cuaderno Nº 1)(36).
  17. Testimonio rendido por el Representante Legal del Partido Cambio Radical, esto es, el señor Antonio Álvarez Lleras el día 8 de junio de 2016 (CD visible a folio 383 del Cuaderno Nº 1).
  18. Material fotográfico (Fl. 82 a 85 del Exp 2015-378)
  19. Recortes de periódicos (Fl. 86 a 88 del Exp 2015-378)
 

Bajo este panorama, corresponde a la Sala precisar que el sistema jurídico colombiano ha adoptado un sistema de valoración de la prueba, entendido como las directrices con base en las cuales “el juez debe estimar los diversos medios probatorios, para efectos de formarse la certeza que requieren los hechos en que se basa la corresponde decisión judicial”(37), cimentado en la apreciación de las pruebas con base en las reglas de la sana critica.(38) En efecto, el artículo 176 del C.G.P establece al respecto que:

“Las pruebas deberán ser apreciadas en conjunto, de acuerdo con las reglas de la sana crítica, sin perjuicio de las solemnidades prescritas en la ley sustancial para la existencia o validez de ciertos actos.

El juez expondrá siempre razonadamente el mérito que le asigne a cada prueba.” (Subrayas fuera de texto)

Esto significa que el juez debe hacer, bajo las reglas de la sana critica(39), una evaluación razonada y conjunta del material probatorio, para que “de manera amplia llegue, mediante adecuados razonamientos, a la conclusión respectiva”(40). Por consiguiente, sin perjuicio de las formalidades propias que ciertos actos jurídicos requieren para su perfeccionamiento, no cabe duda, que el juez debe analizar las pruebas en conjunto y debe establecer por sí mismo el valor de las pruebas con base en las reglas de la lógica, la ciencia y la experiencia(41).

Ahora bien, en palabras de la Corte Constitucional:

“Las reglas de la sana crítica son, ante todo, las reglas del correcto entendimiento humano. En ellas interfieren las reglas de la lógica, con las reglas de la experiencia del juez. Unas y otras contribuyen de igual manera a que el magistrado pueda analizar la prueba (ya sea de testigos, peritos, de inspección judicial, de confesión en los casos en que no es lisa y llana) con arreglo a la sana razón y a un conocimiento experimental de las cosas. (…) La sana crítica es la unión de la lógica y de la experiencia, sin excesivas abstracciones de orden intelectual, pero también sin olvidar esos preceptos que los filósofos llaman de higiene mental, tendientes a asegurar el más certero y eficaz razonamiento”.(42)

Desde esta perspectiva, se analizará la valoración probatoria hecha por el tribunal de primera instancia, sobre los medios de convicción que cuestiona el recurrente. Veamos:

  1. La existencia de certificaciones contradictorias
 

Sea lo primero señalar que el sistema de apreciación basado en la sana critica impone colegir que carece de razón el demandante cuando sostiene que el juez a quo erró en su valoración probatoria, porque desconoció que existían certificaciones contradictorias respecto al tiempo de militancia del demandado en el partido Cambio Radical, ya que una valoración en conjunto y bajo las reglas de la sana crítica de las pruebas obrantes en el plenario permite a la Sala concluir que el demandado renunció a esta colectividad, previo a su vinculación al Partido Liberal Colombiano.

En efecto, aunque no escapa a la Sala que de las certificaciones obrantes a folios 17 a 20 del Cuaderno Nº 1 y folio 43 del Exp. 2015-378, prima facie, pudiera desprenderse que el demandado perteneció al partido Cambio Radical al menos hasta el 7 de diciembre de 2015, lo cierto es que también obra prueba documental y testimonial de la que se desprende que el demandado renunció a dicha colectividad.

Esto es así, porque aunque es evidente que las certificaciones suscritas por el Representante Legal del Partido Cambio Radical(43), esto es, el señor Antonio Álvarez Lleras el 19 de noviembre y el 2 de diciembre de 2015 en las que consta que “el señor Jorge Ricardo Parra Sepúlveda identificado con (…) se encuentra afiliado desde el año 2006 como militante activo del Partido”(44), se contradice con las signadas por este mismo ciudadano los días 8 de febrero y 8 de abril de 2016(45) y en las que se afirma que el demandado renunció a esa colectividad el 12 de marzo de 2015; lo cierto es que dicha situación de contradicción fue aclarada, en la audiencia de pruebas por la misma persona que suscribió los documentos en cita y el cual señaló que:

“Desde que se fundó el partido se ha venido llevando en un computador los registros de las personas que se han inscrito como militantes, más que militantes afectos al partido por medio de suscripción, entonces ese es el registro que se lleva siempre. Por otro lado, las personas que por alguna razón han cometido algún acto o han sido motivo de penalidades jurídicas o que han renunciado al partido se llevan a otra persona, que en este caso sucedió que la encargada de llevar ese registro se cambió de puesto, porque le ofrecieron un mejor puesto en otra parte y nos dejó sin completar el archivo que estaba abierto y que yo lo llamaba archivo muerto o archivo de personas que renunciaban (…) ese registro desafortunadamente estaba atrasado porque la niña que llevaba eso (…) se me fue y dejó eso botado y no tuvimos un registro oportuno.

Cuando pidieron de parte de aquí del juzgado que dijéramos si el señor PARRA era militante del partido, lo único que se hizo fue preguntarle a la persona que manejaba la computadora que digitara el nombre de la persona y la cédula, y efectivamente dijo sí es, después con ocasión de que la doctora que le digo Ana María Pérez, fue reemplazada por la doctora que nos acompaña aquí Beatriz Riaño, entonces ella empezó a pedirle los papeles que le pusiera en orden las cosas que había dejado “botadas”, y efectivamente le llevó de la casa de ella una serie de renuncias y de papeles adicionales que se había llevado disque para trabajar los fines de semana y poner al día la oficina que había dejado “botada”, entonces entre esos papeles la doctora Beatriz Riaño encontró la renuncia del señor PARRA.

En donde estaba no solamente copia de la renuncia que había presentado en Quindío en Calarcá y la renuncia que había presentado personalmente en la oficina central del Partido, por eso ocurrió la mala coincidencia de que inicialmente cuando nos preguntaron si era militante o adherente o lo que fuera, dijimos que si era, y después cuando apareció este nuevo caso, cuando la doctora Beatriz Riaño descubrió que entre los papeles que estaban en manos de la doctora Pérez que le había mandado desde la casa, encontró la renuncia no solamente del señor PARRA sino otro mundo de renuncias. 

Y por eso hay una pequeña o gran contradicción entre lo que yo firmé cuando preguntaron si era militante, y dije si era, o simpatizante si es, como dicen los estatutos, y después cuando se encontró este papel, se dijo nos morimos de la pena pero el señor renunció, primero en Calarcá, aquí en Quindío, y después mandó la renuncia al partido en el año 2014 y la renuncia al partido en el año 2015 (...)(46) (Resalta la Sala). 

En efecto, el representante legal del partido Cambio Radical a lo largo de su relato insistió en que expidió las certificaciones de noviembre y diciembre de 2015 haciendo constar que el demandado militaba en tal colectividad, debido a que la persona encargada de actualizar el registro de los miembros no cumplió con su labor de forma adecuada y, por ende, no incluyó la renuncia presentada por el señor Parra Sepúlveda.

En este sentido, el testigo fue enfático en señalar que debido al mal manejo dado a la correspondencia recibida por uno de sus funcionarios, solo pudieron darse cuenta de que el demandado había renunciado a la colectividad cuando una nueva persona asumió las funciones de archivo y actualización de datos(47) en el partido, de forma que fue en ese instante en el que se procedió a tomar los correctivos pertinentes.

Nótese entonces, como pese a que en efecto el mismo representante legal del Partido Cambio Radical reconoce la contradicción de la información contenida en los citados documentos, también otorga una explicación razonable a esta circunstancia, la cual le permite a la Sala colegir, bajo las reglas de la sana critica, que el señor Parra Sepúlveda sí renunció al Partido Cambio Radical.

Ahora, para el recurrente sobre las certificaciones expedidas por el representante legal del partido Cambio Radical en el año 2016, existe un “manto de duda”, porque el testigo no aludió de forma certera a las fechas en las que expidió las certificaciones del año 2016. Al revisar la audiencia de pruebas, la Sala observa que aunque efecto el señor Antonio Álvarez Lleras no precisa con exactitud la fecha de las certificaciones, lo cierto es que en esa misma diligencia el Magistrado Ponente le puso a la vista los citados documentos y aquel no solo los reconoció como suyos, sino que además los refrendó, reconoció su contenido y afirmó que aquel era verdadero.(48)

A esto se suma, que la declaración del señor Álvarez Lleras no es aislada, pues en el expediente obran además algunos elementos probatorios que permiten dar cuenta que en el día 12 de marzo de 2015, el señor Parra Sepúlveda presentó renuncia ante la Dirección Nacional del Partido Cambio Radical. Entre estos elementos se encuentran:

  1. Certificación expedida por la empresa de mensajería Deprisa el día 22 de enero 2016 en la que consta que la documentación enviada por el señor Parra Sepúlveda fue recibida en la Cra.7 Nº 26-20 piso 26 de Bogotá, esto es, en la dirección del Partido Cambio Radical(49) el día 12 de marzo de 2015. (50)
  2. Carta de renuncia firmada por el demandado, dirigida al Directorio Nacional del Partido Cambio Radical en la que se lee que “Jorge Ricardo Parra Sepúlveda en mi calidad de ciudadano perteneciente al partido o movimiento político Cambio Radical, o en cualquier modalidad de vinculación, me permito presentar renuncia irrevocable a dicho partido.” Dicho documento tiene un sello de correspondencia del partido Cambio Radical en la parte superior derecha en la que consta que aquel se recibió el 12 marzo de 2015 a las 3:00 pm. (Fls.306 del Cuaderno Nº 1)(51).
  3. Copia autenticada de un cuadro- libro radicador de correspondencia del Partido Cambio Radical(52)- con los siguientes ítems: fecha, hora, documento, para, recibido, fecha, hora. En él se registra que el 12 de marzo de 2015 a las 3:00 p.m se recibió documento con renuncia de Jorge Ricardo Parra Sepúlveda (Fls.124 y 304 Cuaderno Nº 1).
 

Es de advertir que, contrario a lo afirmado por el demandante en su recurso de apelación, que dicho documento aparezca “autenticado” en una Notaría de Armenia y no de Bogotá, no resta le resta validez, pues dicho trámite únicamente tiene como propósito que el notario de cuenta de que el documento que tuvo a la vista, coincide con la copia que fue presentada en su Despacho, trámite que puede surtirse en cualquier notaria del país.

Tampoco tiene importancia que la hora del libro radicador sea diferente a la hora certificada por la empresa de mensajería, no solo porque el testigo señaló que la correspondencia se recibe en el primer piso del edificio en donde la colectividad tiene sus instalaciones y más tarde es recogida por un funcionario del partido Cambio Radical que la registra en el libro de correspondencia(53), sino porque además en todo caso ambos documentos coinciden en afirmar que aquel fue allegado al partido el 12 de marzo de 2015.

Así las cosas, aunque en efecto existen certificaciones contradictorias, no es menos cierto que en el proceso no solo se expuso una explicación razonable y satisfactoria a dicha contradicción, sino que además existen otros medios de convicción que permiten colegir que el demandado renunció al partido Cambio Radical el 12 de marzo de 2015.

  1. Sobre las contradicciones en la “declaración extrajuicio” del Representante Legal del Partido Cambio Radical
 

El recurrente sostiene que la discrepancia entre las certificaciones antes anotadas, no se podía subsanar a través de una “declaración extra juicio”, en la cual además existen inconsistencias en las fechas de los documentos que se pretende refrendar.

Lo primero a precisar es que el documento al que el representante legal del partido Cambio Radical denominó “declaración extra proceso(54)” no puede ser evaluado como tal, habida cuenta que aquel no cumple con los requisito que el artículo 188 del C.G.P(55) previó para esa clase de declaración, ya que la “declaración” no fue rendida ante el juez o notario; por el contrario, dicho escrito es un documento privado en el que el representante legal de la citada organización política declara que:

“Declaración extra jucio para fines procesales

Bajo la gravedad de juramento, y para que obre como prueba dentro del medio de control que se adelanta en el Tribunal Administrativo Oral de Armenia Quindío, me permito aclarar respecto a certificaciones expedidas sobre la afiliación del doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con (…) al Partido Político Cambio Radical, lo siguiente:

Como representante legal del Partido Político Cambio Radical, expedí certificación de fecha 16 de Diciembre de 2015, donde indicaba que el señor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con cedula de ciudadanía No. 89.001.408 de Armenia Quindío, se encontraba afiliado desde el año 2006 como militante activo del partido Cambio Radical.

Que la citada certificación procedo a suscribirla, una vez la persona que prestaba sus servicios secretariales para el partido político Cambio Radical procediera a elaborar la citada certificación.

Que el día 8 de Febrero de 2016, y una vez corroborado de mi parte y de la actual funcionaria que apoya en las laborales secretariales en el citado partido político, que desde el día 12 de marzo de 2015 fue radicada solicitud de renuncia a la militancia, tal y como consta en el libro radicador de correspondencia que llega a las instalaciones de este partido político, procedo a expedir una nueva certificación relacionada con la afiliación al partido Cambio Radical por parte del doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA identificado con cedula de ciudadanía No. 89.001.408 de Armenia Quindío, donde hago claridad que el citado ciudadano no se encuentra afiliado al partido político Cambio Radical desde el día 12 de marzo de 2015 (Se anexa copia autentica de la hoja del libro radicador, donde consta la radicación de solicitud allegada por parte del señor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA, sobre la renuncia irrevocable a pertenecer a dicho partido).

Con lo anterior dejo claridad que por error involuntario fue expedida inicialmente una certificación de fecha de 16 de febrero de 2015, la cual procedo aclarar mediante la nueva certificación expedida el día 8 de febrero de 2016, una vez constatada en los archivos, la solicitud que fuere allegada por parte del doctor JORGE RICARDO PARRA SEPULVEDA de fecha 12 de marzo de 2015, razón por la que se procedió aclarar que el citado PARRA SEPULVEDA no se encuentra afiliado al Partido Cambio Radical desde el 12 de marzo de 2015.”(56)

Así las cosas, para esta Sala Especializada el documento en comento debe ser analizado de acuerdo a lo prescrito en el artículo 262 del C.G.P. (57) habida cuenta que no se solicitó su ratificación en la audiencia de pruebas.

Hecha esta precisión, es importante advertir que en efecto el citado documento señala que la certificación en la que se afirma que el demandado militó en el partido Cambio Radical es del 16 de diciembre de ese mismo año, cuando es claro que el escrito aportado al expediente en el folio 17 del Cuaderno Nº 1 data del 2 de diciembre de 2015.

Sin embargo, para la Sala el hecho de que haya inconsistencias en las fechas a las que alude dicho documento, no significa que se deba perder de vista que en todas sus declaraciones el señor Álvarez Lleras afirmó, sin lugar a dudas, que por errores en el manejo de la documentación en el Partido, dicha colectividad solo tuvo conocimiento de la renuncia presentada por el demandado el 12 de marzo de 2015, hasta el 8 de febrero de 2016, fecha en la que cual procedió a expedir la certificación con los datos corregidos.(58)

Esto significa, que pese a la inconsistencia de la fecha que se consagra en el documento del folio 122 del Cuaderno Nº 1, dicho escrito no solo ratifica que el demandado renunció el 12 de marzo de 2015 al partido Cambio Radical, sino que corrobora la razón por la que las certificaciones de diciembre de 2015 son contradictorias con las suscritas en los primeros meses del año 2016, a lo que suma que el testigo corroboró su contenido en el minuto 25:05 de la audiencia de pruebas.

  1. Los reproches frente a la carta de renuncia presentada el 29 de abril de 2014
 

Finalmente, es pertinente abordar los argumentos que intentan restarle validez al documento visible a folio 116 del expediente a través del cual el demandado renunció al Partido Cambio Radical y la cual tiene firma de recibido el 29 de abril de 2014 por el vicepresidente del Partido Cambio Radical en el municipio de Calarcá.

Para el recurrente dicho escrito: i) es apócrifo, ii) no puede tenerse en cuenta porque solo el representante legal está autorizado para aceptar renuncias a militancias; iii) no fue valorado adecuadamente, pues se desconoció que aquel no tiene un destinatario claro y se contradice con las certificaciones expedidas por los directores territoriales del Partido Cambio Radical.

Para la Sala Electoral ninguno de estos argumentos evidencia una valoración probatoria errona por parte del a quo respecto a dicho documento, y tampoco tienen la virtualidad de modificar la decisión de primera instancia.

Lo primero a señalar es que el cuestionamiento a esta prueba no se presentó en el momento procesal que la ley prevé para cuestionar la validez de los documentos aportados por al proceso, pues si la parte actora consideraba que dicho documento “era apócrifo” así debió manifestarlo al momento en el que dicha prueba fue decretada, según las voces del artículo 269 del C.G.P el cual contempla que la tacha de falsedad de un documento procede “en el curso de la audiencia en que se ordene tenerlo como prueba.”

Ahora bien, para la Sala una valoración bajo las reglas de la sana critica de este documento impone colegir que aquel no demuestra fehacientemente que el señor Parra Sepúlveda renunció a Cambio Radical el 29 de abril de 2014 ante las autoridades municipales del partido en Calarcá, de un lado, porque aquel se contradice con la certificación expedida por los dirigentes del partido en dicho municipio (fl. 19 del Cuaderno Nº 1) y, de otro, porque si en efecto esta renuncia se había hecho efectiva, no habría razón para que el demandado hubiese renunciado por segunda vez, el 12 de marzo de 2015.

Sin embargo, la valoración del documento visible a folio 116 expuesta en precedencia no tiene la virtualidad de modificar la decisión de primera instancia, toda vez que, como se explicó en acápites anteriores en todo caso está plenamente acreditado que el demandado presentó renuncia al partido el 12 de marzo de 2015, y por tanto, esta circunstancia es suficiente para tener como probado que desde esa fecha el demandado dejó de pertenecer al partido Cambio Radical.

Bajo este panorama, para la Sala es claro que un análisis conjunto y bajo las reglas de la sana critica de los elementos probatorios obrantes en el expediente, imponen señalar que está acreditado que el día 12 de marzo de 2015, el señor Parra Sepúlveda presentó renuncia a su membresía al partido Cambio Radical, y que por ende debe entenderse que desde esa fecha ya no milita en tal colectividad.

d) De la doble militancia en el caso concreto

Después de este análisis, la Sala Electoral se observa que en el plenario que existen varios elementos de pruebas tendientes a acreditar que el demandado, previo a su inscripción en el partido Liberal, renunció al partido Cambio Radical.

Como se expuso en el acápite anterior la renuncia presentada el 29 de abril de 2014 no prueba sin lugar a dudas la dimisión del señor Parra al partido Cambio Radical. Sin embargo, en la primera parte del análisis probatorio elaborado por la Sección, se explicó con todo detalle que sí estaba acreditado que el 12 de marzo de 2015 el demandado presentó renuncia al partido Cambio Radical.

Bajo este panorama y si se tiene en cuenta que el demandado se inscribió como militante al partido liberal Colombiano el 19 de marzo de 2015(59), es decir 4 días después de su renuncia al partido Cambio Radical, a la Sala Electoral no le cabe duda que no se materializó la modalidad de doble militancia endilgada, toda vez que está acreditado que el Señor Parra Sepúlveda no perteneció de forma concomitante, simultanea o concurrente a dos partidos políticos.

En consecuencia, si se tiene en cuenta que uno de los elementos configurativos de la prohibición de doble militancia alegada en el caso concreto, es precisamente que la conducta prohibitiva se desarrolle dentro del elemento temporal previsto en la ley, esto es, la simultaneidad, siendo claro que no se probó este supuesto, no queda, sino colegir que en lo que atañe a este punto la sentencia debe ser confirmada.

3.2. El supuesto desconocimiento de los Estatutos del Partido Liberal 

Para el recurrente es evidente que con la elección acusada se desconoció los estatutos del Partido Liberal Colombiano especialmente, porque dichas directrices contemplan que para poder ser signatario del aval es necesario haber militado al menos un año en tal colectividad.

Bajo esta perspectiva, es de anotar que la Sala comparte plenamente los argumentos con base en los cuales el Tribunal Administrativo del Quindío no ahondó en este reproche, pues resulta de Perogrullo que esta censura en nada toca con el cargo de nulidad expuesto en la demanda, esto es la doble militancia del señor Parra Sepúlveda.

En efecto para la Sección, no cabe duda, que este reproche no solo desborda la fijación del litigio expuesta por el juez de primera instancia, sino que además se erige como un cargo nuevo que no fue propuesto por los demandantes en sus escritos introductorios, y que la parte actora no podía proponer ni en los alegatos de conclusión de primera instancia, ni muchos menos en el recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia.

Por las razones que preceden, es evidente que no es viable, como lo pretende el recurrente, que se estudie la presunta vulneración a los Estatutos del Partido Liberal Colombiano, razón por la que en la parte resolutiva de esta providencia se confirmará la sentencia del a quo en lo que a este argumento atañe.

4. Conclusión

Por lo expuesto, para la Sección Quinta del Consejo de Estado, la sentencia de primera instancia debe ser confirmada, habida cuenta que no se materializó la modalidad de doble militancia atribuida al demandado, pues se acreditó que previo a su afiliación al partido Liberal Colombiano, el señor Parra Sepúlveda renunció al partido Cambio Radical, de forma que es obvio que nunca perteneció simultáneamente a ambas colectividades.

III. La decisión

Con fundamento en lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,

FALLA:

1. CONFIRMAR sentencia del 15 de julio de 2016 a través de la cual el Tribunal Administrativo del Quindío negó las pretensiones de la demanda.

2. DEVOLVER al Tribunal de origen para lo de su cargo.

Notifíquese y cúmplase.

1 Folio 3 del expediente

2 Folio 2 del Cuaderno Nº 1.

3 Específicamente el señor Muriel Lotero sostuvo que el demandado resultó electo como Alcalde Municipal de Salento (Quindío) en el año 2007 y que para las elecciones al Congreso de la República para el periodo 2014-2018 presentó su candidatura a la Cámara de Representantes por el Departamento del Quindío con el aval del partido Cambio Radical.

4 Folios 37 a 39 del Cuaderno Nº 1

5 Folio 92 del Cuaderno Nº 1

6 Folios 92 a 93 del expediente.

7 Folio 192 del Expediente

8 Folio 106 del Cuaderno Nº 1

9 Folio 139 del Cuaderno Nº 1

10 Folios 140 a 143 del Cuaderno Nº 1

11 Se trata de una certificación expedida por el Director Nacional del Partido Cambio Radical en la que hace constar que el demandado no milita en dicho partido.

12 Específicamente se ordenó oficiar al Partido Cambio Radical para que remitiría el documento original a través del cual el señor Parra Sepúlveda renunció a dicha colectividad. (Fl. 213 del Cuaderno Nº 1)

13 Reverso del folio 437del Cuaderno Nº 2

14 Folio 435 del Cuaderno Nº 2

15 Documento a través del cual la Dirección Municipal del Partido Cambio Radical asegura que a 7 de diciembre de 2015 no se habían presentado renuncias de los militantes en dicha área.

16 Que exige que para ser signatario del aval por dicha colectividad se debe ser militante por al menos un año.

17 Folio 448 del Cuaderno Nº 2

18 Según el demandante tachó de falsas estas certificaciones.

19 Folio 445 del Cuaderno Nº 2

20 Reverso del Folio 445 del Cuaderno Nº 2

21 Reverso del folio 449 del cuaderno Nº 2

22 Folio 450 del cuaderno Nº 2

23 Folio 460 del Cuaderno Nº 2

24 Folios 491 a 507 del del Cuaderno Nº 2

25 En sentencia C-490 de 2011 se especificó que dicha disposición era constitucional “en el entendido que la administración de datos personales sobre filiación partidista que realizan los partidos y movimientos políticos debe sujetarse a los principios del derecho fundamental al hábeas data”.

26 Sobre el tema pueden consultarse las siguientes providencias: Consejo de Estado, Sección Quinta, sentencia del de 20 de noviembre de 2015, Exp. 11001-03-28-000-2014-00091-00 CP Lucy Jeannette Bermúdez Bermúdez. Dte: Humberto de Jesús Longas; Consejo de Estado, Sección Quinta, sentencia del 20 de noviembre de 201512 de noviembre de 2015, Exp. 11001-03-28-000-2014-00088-00 C.P Lucy Jeannette Bermúdez Bermúdez. Dte: Humberto de Jesús Longas; Consejo de Estado, Sección Quinta sentencia del 28 de septiembre de 2015, Exp. 1001-03-28-000-2014-00057-00 CP. Lucy Jeannette Bermúdez Bermúdez. Dte: Yorgin Harvey Cely Ovalle y Otro; Consejo de Estado, Sección Quinta sentencia del 4 de agosto de 2016 , Exp. 63001-23-33-000-2016-00008-01CP. Alberto Yepes Barreiro. Dte: Wilson de Jesús Támara Zanabria y Consejo de Estado, Sección Quinta sentencia del 18 de agosto de 2016, Exp. 50001-23-33-000-2015-00653-01 CP. Alberto Yepes Barreiro. Dte: Diego Alexander Garay.

27 Esto es así debido a que la Corte Constitucional Sentencia C-490 de 2011 definió la prohibición de doble militancia como una “limitación, de raigambre constitucional, al derecho político de los ciudadanos a formar libremente parte de partidos, movimientos y agrupaciones políticas (Art. 40-3 C.P.). Ello en el entendido que dicha libertad debe armonizarse con la obligatoriedad constitucional del principio democrático representativo, que exige que la confianza depositada por el elector en determinado plan de acción política, no resulte frustrada por la decisión personalista del elegido de abandonar la agrupación política mediante la cual accedió a la corporación pública o cargo de elección popular.”

28 Parágrafo del artículo 2º de la Ley 1475 de 2011 “Las restricciones previstas en esta disposición no se aplicarán a los miembros de los partidos y movimientos políticos que sean disueltos por decisión de sus miembros o pierdan la personería jurídica por causas distintas a las sanciones previstas en esta ley, casos en los cuales podrán inscribirse en uno distinto con personería jurídica sin incurrir en doble militancia.” (Negrilla propia)

29 Específicamente el recurrente señaló que el juez de segunda instancia debía tener en cuenta que “el mismo directivo nacional (Antonio Álvarez Lleras) , manifiesta al Despacho que el único competente para recibir y aceptar la renuncia de los militantes activos del mencionado partido políticos es la dirección nacional del partido, a través del representante legal del Partido, entendiéndose así una presunta renuncia aceptada solo hasta cuando la misma es dirigida y aceptada por el representante legal del partido Cambio Radical a nivel Nacional, en este caso el señor Álvarez Lleras” (Fl. 450 del Cuaderno Nº 1)

30 Disponible en http://moe.org.co/home/doc/moe_juridica/Normatividad/Res1839de2013.pdf Consultada el 1º de septiembre de 2016.

31 Estatutos del Partido Cambio Radical visibles a folios 163 a 208 del Cuaderno Nº 1.

32 En el minuto 39 aproximadamente del Cd de audiencia de pruebas del folio 383 se observa lo siguiente “preguntado: ¿Quién es la persona que legamente puede aceptar o no la renuncia del señor Jorge Ricardo Parra? Contestó: Las normas del partido es que automáticamente cuando llega una renuncia se acepta. A no ser que la persona pida que por escrito se diga que se le aceptó. Pero automáticamente una persona que entrega una renuncia se le acepta.”

33 La misma certificación pero con fecha 19 de noviembre de 2015 se observa en el folio 43 del Expediente 2015-378

34 Fue frente a este documento que la parte actora presentó tacha de falsedad que el juez de primera instancia adecuo a un “desconocimiento de documento” y el cual fue negado en la sentencia del 15 de julio de 2016.

35 Dicho documento fue allegado al plenario por solicitud del Tribunal Administrativo del Quindío.

36 Dicha certificación se allega de nuevo, toda vez que, el Ponente en el Tribunal del Quindío mediante auto del 21 de abril de 2016 considero que el escrito allegado y visible a folio 272 del Cuaderno Nº 1 no está completo (Fl. 309 a 310 Del Cuaderno Nº 1.)

37 López Blanco. Hernán Fabio. Instituciones de Derecho Procesal Civil Colombiano. Tomo III Pruebas. Editorial Duprè. Bogotá. 2008. Pág. 77

38 En sentencia C-202 de 2005 la Corte Constitucional señaló que el “sistema de la sana crítica o persuasión racional, es en el cual el juzgador debe establecer por sí mismo el valor de las pruebas con base en las reglas de la lógica, la ciencia y la experiencia. Este sistema requiere igualmente una motivación, consistente en la expresión de las razones que el juzgador ha tenido para determinar el valor de las pruebas, con fundamento en las citadas reglas.”

39 Según el profesor Hernán Fabio López Blanco la expresión sana crítica “conlleva la obligación para el juez de analizar en conjunto el material probatorio para obtener, aplicando las reglas de la lógica, la psicología y la experiencia, la certeza que sobre determinados hechos se requiere para decidir lo que corresponda”

40 López Blanco. Ob. Cit. Pág. 79.

41 Corte Constitucional Sentencia C-202 de 2005

42 Ibídem.

43 En efecto, en el minuto 6:47 de la audiencia de pruebas el testigo, Antonio Álvarez Lleras manifestó: “Soy actualmente Secretario General y Representante Legal y Director Administrativo del Partido desde el día que lo fundé en el año 98 (…)”

44 Visible a folio 17 Cuaderno Nº 1 y Folio 43 del Exp.2015-378

45 Visibles a folios 118 y 162 respectivamente.

46 Minutos 9: 18 a 13:05 de la audiencia de pruebas.

47 Minuto 17:16 de la audiencia de pruebas.

48 En efecto, en la audiencia de pruebas se solicita al testigo que precise la fecha de las certificaciones. No obstante el afirma que es complicado recordar precisamente las fechas i) porque es una persona de la tercera edad y ii) debido a que tiene más de 70.000 afiliados y, por ende, recordar cuando se expide una certificación para cada uno de ellos es imposible.

49 Al consultar la dirección electrónica http://www.partidocambioradical.org/ se observa en la parte inferior de la página que la dirección de tal partido es : Cra.7 Nº 26-20 piso 26 en la ciudad de Bogotá-

50 Fls.119 a 121 Cuaderno Nº1.

51 Dicho documento fue allegado al plenario por solicitud del Tribunal Administrativo del Quindío.

52 Dicho documento fue reconocido como tal por el testigo en el minuto 43:26 de la audiencia de pruebas en el siguiente sentido “si claro esta es la hoja en la que aparece la entrega del señor Parra a la recepción del piso 26, que suben todos los papeles y correspondencia de la recepción general del edificio (sic), como les contaba al inicio, una niña del edificio sube la correspondencia y apunta cuales son, aquí aparece, por eso se mandó esta hoja, pues aparece la recepción de esta renuncia”.

53 En el minuto 14:04 de la audiencia de pruebas el testigo manifestó “El edificio Tequendama, tiene en la recepción del primer piso, ahí se recibe toda la correspondencia de todo el edificio y diariamente una señorita que pertenece al edificio sube la correspondencia de cada piso de cada entidad que funcionan en el edificio, y entonces tengo muy claramente se ve que fue recibido la renuncia del señor PARRA abajo en el primer piso y subida a la recepción de Cambio Radical”.

54 Para el profesor Hernán Fabio López. Ob cit. Pág. 231 “Se entiende por testimonio extra proceso aquel que es recibido por el juez o por el notario, o por el alcalde, en diligencia donde la única finalidad que se persigue es practicar la prueba bien para emplearla en un futuro proceso judicial, ora para ser utilizada en otro tipo de actuaciones administrativas”.

55 Artículo 188. Testimonios sin citación de la contraparte. Los testimonios anticipados para fines judiciales o no judiciales podrán recibirse por una o ambas y se entenderán rendidos bajo la gravedad del juramento, circunstancia de la cual se dejará expresa constancia en el documento que contenga la declaración. Este documento, en lo pertinente, se sujetará a lo previsto en el artículo 221. Estos testimonios, que comprenden los que estén destinados a servir como prueba sumaria en actuaciones judiciales, también podrán practicarse ante notario o alcalde. Los testimonios anticipados con o sin intervención del juez, rendidos sin citación de la persona contra quien se aduzcan en el proceso, se aplicará el artículo 222. Si el testigo no concurre a la audiencia de ratificación, el testimonio no tendrá valor.

56 Folios 122 y 123 del cuaderno Nº 1

57 “Artículo 262. Documentos declarativos emanados de terceros. Los documentos privados de contenido declarativo emanados de terceros se apreciarán por el juez sin necesidad de ratificar su contenido, salvo que la parte contraria solicite su ratificación.”

58 En efecto en el minuto 17:38 de la audiencia de pruebas el testigo afirmó que apenas se dieron cuenta del error en la militancia del demandado, procedieron a expedir certificación en la que constara que aquel había renunciado al partido Cambio Radical.

59 Así se desprende del carne de afiliación al partido Liberal visible a folio 125 del cuaderno Nº 1 y de la Certificación expedida por el partido Cambio Radical visible al reverso del folio 317 del Cuaderno Nº 1