Sentencia 2016-00622 de julio 19 de 2017

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

Consejero Ponente:

Dr. Alberto Yepes Barreiro

Radicación número: 52001-23-33-000-2016-00622-03

Actor: Edilberto Araújo Muñoz

Demandado: Gustavo Alejandro Echeverrría Vallejo – Gerente del Hospital Eduardo Santos de la Unión ESE.

Asunto: Nulidad Electoral – Fallo de Segunda Instancia

Bogotá, D.C., diecinueve de julio de dos mil diecisiete.

EXTRACTOS: «2. Consideraciones

2.1. Competencia

En los términos de los artículos 125, 150, 152.9 y 292 del C.P.A.C.A. corresponde a la Sala decidir los recursos de apelación interpuestos por el actor, el demandado y la Universidad de Medellín, contra la sentencia dictada el 3 de abril de 2017 por el Tribunal Administrativo de Nariño, que accedió a las pretensiones de la demanda.

2.2. Acto demandado

Corresponde al acto de nombramiento del señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo como Gerente de la ESE Hospital Eduardo Santos de La Unión – Nariño, contenido en el Decreto 434 de 21 de septiembre de 2016, expedido por la Gobernación de Nariño.

2.4. Cuestión previa: la controversia sobre la decisión de las excepciones previas

En los recursos de apelación interpuestos por la parte demandada y la Universidad de Medellín se insiste en algunos reproches que fueron formulados por esas partes en las excepciones previas y que fueron decididos por el Tribunal en la sentencia, según los cuales: (i) en la demanda no se especificaron las normas violadas, el concepto de la violación o la causal de nulidad invocada; (ii) la demanda debió ser rechazada, toda vez que no fue subsanada en los términos señalados en el auto que la inadmitió, debido a que no se allegó la constancia de publicación del acto demandado; (iii) el demandante incurrió en una indebida escogencia de la acción, ya que debió haber acudido al medio de control de nulidad y restablecimiento del derecho.

Debido a que las excepciones previas fueron resueltas por el tribunal en la sentencia y no en la audiencia inicial, es menester que la Sala reitere su postura respecto al momento en el que esa clase de excepciones deben ser resueltas(41).

El momento en que deben resolverse las excepciones previas en el proceso electoral ha sido un tema de discusión entre las autoridades judiciales que tienen a su cargo la decisión de esta clase de procesos, habida cuenta que las disposiciones especiales que lo rigen(42) artículo 283 del C.P.A.C.A.- no contemplaron, de forma expresa, la resolución de excepciones previas en el marco de la audiencia inicial, tal y como sí lo estableció el legislador para el proceso ordinario en el numeral 6º del artículo 180 ibídem.

Sin embargo, debido a la naturaleza de las excepciones previas y su finalidad como mecanismo para sanear el proceso(43), la Sección Quinta del Consejo de Estado ha entendido que: “aunque la literalidad del artículo 283 del CPACA no contempla la resolución de las excepciones previas en la audiencia inicial del proceso electoral (...) el juez electoral en aplicación del principio de integración normativa, puede y debe pronunciarse en la audiencia inicial sobre las excepciones previas propuestas por las partes(44)”.

En efecto, en la citada providencia la Sala explicó con todo detalle porqué en un ejercicio de integración normativa es viable y compatible con la naturaleza del proceso electoral que esa clase de excepciones se resuelvan en la audiencia inicial pues, de lo contrario, se presentarían sentencias inhibitorias en una clara contravención con la teleología del ordenamiento jurídico actual que busca, precisamente, evitar esa clase de fallos.

Por lo anterior, la Sala reitera “que de conformidad con el numeral 6 del artículo 180 del CPACA, aplicable al proceso electoral por la remisión hecha por el artículo 296 de la misma codificación, el juez en el marco de la audiencia inicial puede resolver las excepciones previas propuestas, así como las de cosa juzgada, caducidad y falta de legitimación en la causa(45)(46). (Negritas en original).

Esta postura aplicada al caso concreto, impone concluir que el Tribunal Administrativo de Nariño debió resolver las excepciones previas propuestas por el demandado y la Universidad de Medellín en la audiencia inicial y no en la sentencia. Por consiguiente, la Sala exhortará a esa corporación judicial para que en próximas oportunidades, resuelva las excepciones previas en la etapa procesal correspondiente.

Realizada la anterior precisión, la Sala considera que los reproches formulados por los recurrentes respecto a la vaguedad del concepto de violación, la indebida subsanación de la demanda y la indebida escogencia de la acción son infundados por los siguientes motivos:

En primer lugar, a pesar de las posibles imprecisiones en la formulación del concepto de violación, así como en el señalamiento de las normas violadas y las causales de anulación invocadas, lo cierto es que en la demanda se formularon con claridad los cargos con base en los cuales el actor solicitó la nulidad del acto acusado, a saber: (i) la falta o inexistencia de acreditación de la experiencia del demandado; (ii) la indebida asimilación realizada por la Universidad de Medellín respecto de las funciones acreditadas por el demandado respecto a su experiencia; y, (iii) la falsedad de los diplomas presentados por el demandado.

Así mismo, debe destacarse que tanto el demandado como la Universidad de Medellín propusieron extensos argumentos de defensa frente a cada uno de estos cargos, razón por la cual se puede concluir que el concepto de violación fue expuesto con la suficiente claridad para permitir el debido ejercicio del derecho de defensa.

En segundo lugar, no es cierto que la demanda no hubiera sido subsanada en los términos exigidos por el tribunal en el auto inadmisorio, dado que no se allegó la constancia de publicación del acto demandado para efectos de constatar el término de caducidad del medio de control. En efecto, si bien dicha constancia no fue allegada por el actor, ésta fue remitida por la Gobernación de Nariño antes de la admisión de la demanda, como se evidencia a folio 405, según la cual el acto demandado fue publicado en la página web del departamento el 23 de septiembre de 2016.

En todo caso, aún si ésta no reposara en el expediente, lo cierto es que si se contara el término de caducidad del medio de control de nulidad electoral desde la fecha de expedición del acto, en todo caso se tendría que la demanda fue interpuesta en tiempo, como lo concluyó el tribunal al admitir la demanda.

Por último, como lo advirtió el a quo en la sentencia recurrida, en el presente caso no hubo una indebida escogencia de la acción, dado que las pretensiones del actor se limitaron a solicitar la nulidad del acto de nombramiento acusado, sin que se hubieran invocado pretensiones de restablecimiento o de reparación de derechos individuales, razón por la cual es procedente el medio de control de nulidad electoral y no el de nulidad y restablecimiento del derecho, como erradamente sostuvieron los recurrentes.

2.5. Problema jurídico

La Sala determinará si, conforme a los recursos de apelación interpuestos por el demandante, el demandado y la Universidad de Medellín, el tribunal erró al declarar la nulidad del acto acusado por considerar que el señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo no acreditó la experiencia y estudios para ser nombrado como Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE según las reglas dispuestas en la convocatoria, para lo cual deberá estudiarse: (i) Si en el marco del concurso de méritos el demandado acreditó la experiencia suficiente para poder ser nombrado como gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE; y, (ii) Si se demostró que los documentos allegados por el demandado para acreditar sus estudios eran falsos.

2.6. La evaluación de los aspirantes en el concurso de méritos para la designación del Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

De conformidad con el artículo 28 de la Ley 1122 de 2007, “[l]os gerentes de las empresas sociales del Estado serán nombrados por períodos institucionales de cuatro (4) años, mediante concurso de méritos que deberá realizarse dentro de los tres meses, contados desde el inicio del período del Presidente de la República o del jefe de la entidad territorial respectiva, según el caso. Para lo anterior, la junta directiva conformará una terna, previo proceso de selección de la cual, el nominador, según estatutos, tendrá que nombrar el respectivo gerente”.

En Sentencia C-181 de 2012(47) la Corte Constitucional declaró la exequibilidad de esta disposición, “(…) en el entendido de que la terna a la que se refiere deberá ser conformada por los concursantes que hayan obtenido las tres mejores calificaciones en el respectivo concurso de méritos; de que el nominador de cada empresa social del Estado deberá designar en el cargo de gerente a quien haya alcanzado el más alto puntaje; y de que el resto de la terna operará como un listado de elegibles, de modo que cuando no sea posible designar al candidato que obtuvo la mejor calificación, el nominador deberá nombrar al segundo y, en su defecto, al tercero (…)”,

De acuerdo con el anterior marco jurídico, a través del Acuerdo 006 de 31 de marzo de 2016, la Junta Directiva del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE reglamentó la convocatoria para el concurso de méritos para la designación de su gerente para el período 2016-2020.

En lo relevante para el caso concreto, se destacan los siguientes aspectos de la convocatoria:

2.6.1. El valor de las pruebas a aplicar era el siguiente: (i) la prueba de conocimientos tenía un peso porcentual del 70%; (ii) la prueba de competencias tenía un peso porcentual del 10%; y; (iii) la evaluación de antecedentes tenía un peso porcentual del 20%(48).

2.6.2. La valoración de los antecedentes debía hacerse según la siguiente distribución:

Ponderación de la prueba de valoración de antecedentes
Experiencia(49)Educación(50)Total
Experiencia relacionadaExperiencia profesionalEducación formalEducación para el trabajo y desarrollo humano
50103010100

2.6.3. De conformidad con los numerales 1º y 2º del artículo 19 de la convocatoria, las certificaciones para acreditar los estudios y la experiencia profesional debían reunir los siguientes requisitos:

“(...) 1. Estudios

El requisito de estudio mínimo exigido para el cargo Gerente del Hospital Eduardo Santos ESE. Es tener título profesional en áreas de salud, económicas, administrativas o jurídicas y título de posgrado en salud pública, administración o gerencia hospitalaria, administración en salud u otro en el área de la administración en salud. (...).

Para la acreditación del mismo, el participante debe allegar copia del diploma o acta de grado, expedidos por institución de educación superior autorizada y el respectivo registro o tarjeta profesional.

Con el fin de acreditar los títulos de posgrado del nivel profesión al (especializaciones, maestrías, doctorados y posdoctorados) que pueden ser objeto de puntaje en la prueba de análisis de antecedentes se debe adjuntar copia del diploma o acta de grado emitidos por institución de educación superior autorizada, de acuerdo con las condiciones previstas en esta convocatoria. (…).

PAR. 2º—En ningún caso se aceptan órdenes de matrículas, ni recibos de pago de ésta o de derechos de grado, estudiantiles o similares, ni reportes de notas, certificados de asistencia o de aprobación o terminación de materias, ni los demás documentos irrelevantes que no correspondan a los indicados o que no cumplan con los requisitos exigidos en este acto administrativo. (…).

2.1. Certificaciones de experiencia profesional: La experiencia profesional se acredita mediante la presentación de constancias escritas, expedidas por la autoridad competente de las respectivas entidades, empresas u organizaciones oficiales o privadas y deben contener, como mínimo, los siguientes datos:

a) Nombre o razón social de la entidad, organización o empresa.

b) Períodos dentro de los cuales el participante estuvo vinculado: La certificación debe precisar la fecha de ingreso y retiro (día, mes y año). Si desempeñó varios empleos en la misma entidad, organización o empresa es necesario indicar las fechas de inicio y finalización de cada uno de estos (día, mes y año).

c) Relación de todos los cargos desempeñados y funciones de cada uno, cuando de la denominación de ellos no se infieran.

d) Nombre completo de quien suscribe la certificación, condición o empleo que ejerce, firma, dirección, ciudad y número telefónico de la entidad, organización o empresa.

Igualmente, si la certificación laboral la expide una persona natural debe cumplir con los requisitos anteriores y precisar el nombre completo de quien la expide, firma, número de cédula, dirección, ciudad y su número telefónico (...).

PAR. 1º—No se deben adjuntar actas de nombramiento o posesión, desprendibles de nómina ni los demás documentos irrelevantes para demostrar la experiencia profesional o que no reúnan las exigencias de este acto administrativo.

PAR. 2º—Para efectos de este concurso, solo se tienen en cuenta los títulos de estudios obtenidos y la experiencia profesional relacionada adquirida con posterioridad a la obtención del registro profesional y hasta el día del cierre de la fase de inscripción, siempre que sean acreditados con los documentos y en la forma señalada en este reglamento.

PAR. 3º—Los títulos de estudios, las certificaciones y documentos presentados para demostrar experiencia profesional relacionada que no se soporten en los documentos señalados o que no contengan todas las condiciones exigidas en este reglamento no serán tenidos en cuenta en el proceso de selección ni podrán ser objeto de posterior complementación. (...)”.

Realizadas las anteriores precisiones sobre las reglas que regían el concurso de méritos para la designación del Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE, la Sala pasará a determinar: (i) Si en el marco del concurso de méritos el demandado acreditó la experiencia suficiente para poder ser nombrado como Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.; y, (ii) Si se demostró que los documentos allegados por el demandado para acreditar sus estudios eran falsos.

2.7. Sobre la acreditación del requisito de experiencia por parte del demandado

En la sentencia recurrida el tribunal anuló el acto acusado debido a que en el marco del concurso de méritos el señor Echeverría Vallejo no acreditó debidamente la experiencia como coordinador de área desde 1º de abril de 1995, a través de la certificación TH 2231-10-02-026.

Lo anterior debido a que: (i) hubo una contradicción en la verificación realizada por la Universidad de Medellín respecto de la certificación TH 2231-10-02-026, dado que al contestar la acción de tutela tramitada ante el Juzgado Tercero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Pasto la Universidad sostuvo que la valoración de la experiencia del señor Echeverría se realizó con fundamento en las funciones certificadas y que la denominación del cargo era irrelevante para tal fin; sin embargo, en la contestación de la presente demanda de nulidad electoral, indicó que para valorar la experiencia del demandado se tuvo en cuenta la denominación del cargo; (ii) puesto que el nombre del cargo no servía para determinar la experiencia profesional o profesional relacionada del demandado, el Tribunal concluyó que la mencionada certificación no reunía las exigencias de la convocatoria, toda vez que en ésta no se señalaron las funciones desempeñadas por el demandado en el cargo de coordinador de área (odontólogo); y, (iii) el demandado debía acreditar la experiencia en el marco del concurso de méritos, razón por la cual no era dable demostrarla en sede judicial, dentro del presente proceso de nulidad electoral, con el objeto de validar la actuación administrativa.

El demandado y la Universidad de Medellín, en sus recursos de apelación, solicitaron revocar la sentencia de primera instancia por los siguientes argumentos: (i) el demandado acreditó en debida forma el tiempo de experiencia como Coordinador de Área (odontólogo) desde el 1º de abril de 1995 hasta la fecha de expedición de la certificación, esto es el 24 de mayo de 2016, a través de la certificación TH 2231-10-02-026 y las demás pruebas allegadas en el presente proceso; (ii) el señor Echeverría, a pesar de los cambios que ha sufrido el Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE, siempre ha desempeñado las mismas funciones desde 1995; (iii) no hubo contradicción alguna en la valoración de la certificación TH 2231-10-02-026 realizada por la Universidad en sede de tutela y en el presente proceso de nulidad electoral; y, (iv) las funciones del cargo de Coordinador de Área (odontólogo) se podían inferir de su denominación.

De conformidad con los anteriores reproches formulados en los recursos objeto de estudio, la Sala pasará a determinar si el señor Echeverría Vallejo acreditó debidamente la experiencia como Coordinador de Área (odontólogo) desde el 1º de abril de 1995 hasta el 24 de mayo de 2016, para poder ser nombrado a través del acto acusado como Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

Para dicho estudio, debe resaltarse que sólo pueden ser tenidas en cuenta las certificaciones allegadas por el demandado en el marco del concurso de méritos, toda vez que en ejercicio del medio de control de nulidad electoral corresponde a la Sala realizar el control de legalidad del acto demandado de conformidad con los elementos y pruebas que fueron tenidos en cuenta por la administración al momento de su expedición.

Por lo tanto, contrariamente a lo sostenido por los recurrentes, el examen de legalidad de dicho acto no puede realizarse con base en las pruebas que fueron allegadas al proceso judicial pero que no fueron aportadas oportunamente durante el concurso de méritos, ya que éstas no pudieron ser consideradas ni por la Gobernación de Nariño, autoridad que expidió el acto demandado, ni por la Universidad de Medellín, entidad que adelantó el concurso de méritos, para proferir el Decreto 434 de 21 de septiembre de 2016, mediante el cual se nombró al señor Echeverría Vallejo como Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

En ese sentido, debe resaltarse que el proceso judicial no puede convertirse en una oportunidad para el demandado de subsanar posibles falencias en las que pudo incurrir durante la actuación administrativa para acreditar su experiencia profesional, máxime cuando el cargo formulado por el actor precisamente se funda en la indebida acreditación de la experiencia del demandado en el marco del concurso de méritos.

Realizada la anterior advertencia, la Sala pasará a determinar si el demandado, de conformidad con las reglas del concurso de méritos, mediante la certificación TH 2231-10-02-026, expedida por el Jefe de Talento Humano del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE, acreditó la experiencia profesional como coordinador de área (odontólogo) desde el 1 de abril de 1995 hasta el 24 de mayo de 2016. Lo anterior, teniendo en cuenta que ésta fue la principal prueba allegada por el señor Echeverría Vallejo para acreditar el ejercicio de dicho cargo.

En lo pertinente, consta lo siguiente en la referida certificación, obrante a folios 47 a 48 del cuaderno 1:

La suscrita jefe de oficina (sic) talento humano de la empresa social del Estado Hospital Eduardo Santos, de La Unión Nariño

CERTIFICA:

Que revisada la información contenida en la historia laboral que reposa en los archivos de esta entidad, el señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo, identificado con la cédula de ciudadanía 12.906.706 expedida en Tumaco (N), se encuentra laborando en esta institución, adscrito al régimen de carrera administrativa.

Que fue nombrado según Resolución 061 de fecha 18 de abril de 1995, para desempeñar el cargo de coordinador de área (Odontólogo) con retroactividad al 1º de abril de 1995.

Según Resolución 1161 de fecha de 30 de mayo de 2015 para el cargo de odontólogo código 214 grado 7, corresponde (sic) las siguientes funciones esenciales: [enumeración de las funciones del cargo de odontólogo] (...)”.

De la lectura del anterior documento, el cual no fue desconocido ni tachado por las partes, se evidencia que: (i) por un lado, el Jefe de Talento Humano certifica que el demandado ejerció el cargo de Coordinador de Área (odontólogo) desde el 1º de abril de 1995; y¸ (ii) por otro lado, se certifican las funciones del cargo de odontólogo según la Resolución 1161 de 30 de mayo de 2015.

Ahora bien, de acuerdo con el literal c) del numeral 2.1. del artículo 19 de la convocatoria, los concursantes debían incluir en la certificación de la experiencia la “(…) [r]elación de todos los cargos desempeñados y funciones de cada uno, cuando de la denominación de ellos no se infieran”.

De conformidad con esta regla, la Sala anticipa que confirmará la decisión del tribunal de anular el acto acusado toda vez que la certificación bajo estudio no cumplía los requisitos establecidos en la convocatoria para acreditar la experiencia del señor Echeverría Vallejo como Coordinador de Área (odontólogo), por las siguientes razones:

En primer lugar, la certificación no contiene la relación de las funciones desempeñadas por el demandado en el cargo de coordinador de área, dado que en dicho documento se reseñan aquéllas correspondientes al de odontólogo.

En segundo lugar, a partir de la certificación allegada en el marco del concurso de méritos no existe claridad respecto de las fechas durante las cuales el señor Echeverría Vallejo ejerció el cargo de coordinador de área, toda vez que solamente se indica la fecha de su nombramiento en esa posición pero luego se indican las funciones del cargo de odontólogo, el cual ocupaba el demandado para la época de la convocatoria.

En tercer lugar, independientemente de las aparentes contradicciones en las que pudo incurrir la Universidad de Medellín al explicar los criterios empleados para valorar la experiencia del demandado, las cuales según el tribunal se originaron en las explicaciones expuestas al contestar una acción de tutela y lo sostenido en el presente proceso, lo cierto es que aún si las funciones se pudieran inferir a partir de la denominación del cargo, lo cual no es claro, persiste la falta de certeza de las fechas en las cuales el señor Echeverría Vallejo fungió como coordinador de área. Por tal razón, dicha experiencia no podía ser tenida en cuenta, aún si las funciones pudieran inferirse a partir de la denominación del cargo, toda vez que se desconoce el período exacto durante el cual el demandado lo ejerció.

En cuarto lugar, la Sala debe insistir en que si bien fueron allegadas numerosas pruebas en el presente proceso judicial para acreditar las fechas en las cuales el demandado ejerció el cargo de coordinador de área, así como sus funciones, como ya se explicó, éstas no pueden ser tenidas en cuenta para determinar la legalidad del acto acusado, ya que debido a la naturaleza del cargo propuesto por el actor, consistente en la indebida acreditación de la experiencia, el control judicial se debe realizar con base en las certificaciones que fueron allegadas en el concurso de méritos que cumplían los requisitos señalados en el numeral 2.1. del artículo 19 de la convocatoria.

De conformidad con lo anterior, la Sala considera que el a quo acertó al concluir que en el marco del concurso de méritos el señor Echeverría Vallejo no acreditó debidamente su experiencia como Coordinador de Área a partir del 18 de abril de 1995, por “(...) un total de 20 años, diez meses y 26 días (...)”.

Dado que por las razones expuestas la Universidad Medellín no podía validar la experiencia profesional del demandado como Coordinador de Área (odontólogo), la Sala pasará a determinar cuál fue la experiencia válidamente acreditada por el señor Echeverría Vallejo en el marco del concurso de méritos.

Como lo expuso el a quo en la sentencia recurrida, el demandado allegó cinco certificaciones para demostrar su experiencia en el concurso de méritos. Sin embargo, la Universidad de Medellín sólo valoró las siguientes: (i) la TH 2231-10-02-026 (código 66329); (ii) la TH 2231-10-02-027 (en cuanto a las funciones); y, (iii) la TH 2231-10-02-029 (en cuanto a las funciones). Las otras dos no fueron valoradas por ser repetidas.

El texto de las certificaciones es el siguiente:

• En la certificación TH 2231-10-02-026, adicionalmente a la experiencia concerniente al ejercicio del cargo de Coordinador de Área (odontólogo), la cual ya fue descartada por la Sala en el análisis previo, consta lo siguiente:

“La suscrita jefe de oficina (sic) talento humano de la empresa social del Estado Hospital Eduardo Santos, de La Unión Nariño

CERTIFICA:

Que revisada la información contenida en la Historia Laboral que reposa en los archivos de esta entidad, el señor GUSTAVO Alejandro Echeverría Vallejo, identificado con la cédula de ciudadanía 12.906.706 expedida en Tumaco (N), se encuentra laborando en esta institución, adscrito al régimen de carrera administrativa. (…).

Que fue miembro de la Junta Directiva del Hospital Eduardo Santos, en calidad de representante del sector científico institucional, según consta en la Resolución 130 de fecha 11 de julio de 2001 y Acta de Posesión 1476 de fecha 18 de julio de 2001.

Que fue miembro de la junta directiva del Hospital Eduardo Santos, como representante del establecimiento científico según consta en la Resolución 157 de fecha 29 de junio de 2004 y Acta de Posesión 002 de fecha 27 de julio de 2004.

Que mediante oficio fechado el día 4 de septiembre de 2007, suscrito por la Dra. Ana Pilar Castro Villamarín en calidad de gerente, le fueron asignadas actividades de AUDITORÍA, propiamente en la auditoría en cuentas médicas en accidentes de tránsito, mismas que desarrollo en las jornadas de la tarde hasta el 31 de marzo de 2016.

Que mediante Decreto 211 emanado por la Gobernación de Nariño fue nombrado gerente (E), a partir del 1 de Abril de 2016, por el término de dos meses o hasta tanto sea designado el Gerente titular a través del proceso de concurso de méritos si esto ocurriera antes del término señalado.

Según Resolución 1161 de fecha 30 de mayo de 2015 para el cargo de gerente código 083 grado 04, corresponde (sic) las siguientes funciones esenciales: [enumeración de las funciones del cargo de gerente] (...)”.

• En la certificación TH 2231-10-02-027 consta lo siguiente sobre las funciones de auditoría desempeñadas por el demandado:

La suscrita jefe de oficina (sic) talento humano de la empresa social del Estado Hospital Eduardo Santos, de La Unión Nariño

CERTIFICA

Que revisada la información contenida en la historia laboral que reposa en los archivos de esta entidad, el señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo, identificado con la cédula de ciudadanía 12.906.706 expedida en Tumaco (N), fue miembro de la junta directiva de la ESE Eduardo Santos, en calidad de representante del sector científico institucional, según consta en los siguientes actos administrativos:

Resolución 130 de fecha 11 de julio de 2001 y acta de posesión 1476 de fecha 18 de julio de 2001.

Resolución 157 de fecha 29 de junio de 2004 y acta de posesión 002 de fecha 27 de julio de 2004.

Que el artículo 11º de la ordenanza 48 de fecha 3 de diciembre de 1996, establece que las funciones de la junta directiva son: [enumeración de las funciones de la junta directiva] (…)”.

A partir del análisis de las anteriores pruebas documentales, las cuales no fueron desconocidas ni tachadas durante el proceso, la Sala llega a las siguientes conclusiones:

A) Respecto a la experiencia profesional como miembro de la junta directiva del Hospital Eduardo Santos de La Unión

De conformidad con el literal b) del numeral 2.1. del artículo 19 de la convocatoria, según el cual en la certificación de la experiencia profesional debían constar “[los] [p]eríodos dentro de los cuales el participante estuvo vinculado: La certificación debe precisar la fecha de ingreso y retiro (día, mes y año). Si desempeñó varios empleos en la misma entidad, organización o empresa es necesario indicar las fechas de inicio y finalización de cada uno de estos (día, mes y año)”, la experiencia del demandado como miembro de la junta directiva del hospital Eduardo Santos de La Unión ESE no podía ser valorada en el concurso de méritos, toda vez que no se especificaron las fechas en las cuales el señor Echeverría Vallejo se desempeñó en tal cargo. En efecto, la certificación solo hace referencia al acto de nombramiento y a la fecha del acta de posesión, sin que sea posible extraer de ahí el período durante el cual fue miembro de tal junta directiva.

B) Respecto a la experiencia profesional originada en el ejercicio de funciones de auditoría

De la lectura conjunta de las certificaciones TH 2231-10-02-026 y TH 2231-10-02-027, se desprende que el señor Echeverría Vallejo ejerció funciones de auditoría de cuentas médicas en accidentes de tránsito entre el 4 de septiembre de 2007 y el 31 de marzo de 2016 en el horario de la tarde, de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.

De conformidad con las definiciones contenidas en el artículo 34 de la convocatoria citado anteriormente, la experiencia del demandado originada en el ejercicio de la auditoría corresponde a “experiencia profesional relacionada”, dado que las actividades desempeñadas son similares a las funciones previstas para el cargo de gerente. Basta con citar de ejemplo la consagrada en el numeral once del artículo 12 Ibídem, según la cual corresponde al gerente: “(…) 11. Garantizar el establecimiento del sistema de acreditación hospitalaria, de auditoría en salud y control interno que propicien la garantía de la calidad en la prestación del servicio (...)”.

C) Respecto a la experiencia profesional como gerente encargado del hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

De conformidad con el literal b) del numeral 2.1. del artículo 19 de la convocatoria, según el cual en la certificación de la experiencia profesional debían constar “[los] [p]eríodos dentro de los cuales el participante estuvo vinculado: La certificación debe precisar la fecha de ingreso y retiro (día, mes y año). Si desempeñó varios empleos en la misma entidad, organización o empresa es necesario indicar las fechas de inicio y finalización de cada uno de estos (día, mes y año)”, la experiencia del demandado como gerente encargado del Hospital Eduardo Santos de La Unión tampoco puede ser validada dado que en ésta solo se señala el acto de nombramiento en el cargo más no las fechas exactas durante las cuales éste fue desempeñado.

D) Valoración de la experiencia demostrada por el demandado en el concurso de méritos

De conformidad con lo expuesto, según las reglas de la convocatoria las certificaciones allegadas por el señor Echeverría Vallejo son válidas únicamente para acreditar su experiencia profesional relacionada en lo concerniente a las funciones de auditoría.

Por tratarse de experiencia profesional relacionada, su valoración se debe realizar de conformidad con lo señalado en los artículos 38, 39 y 41 de la convocatoria que en lo pertinente disponen:

“ART. 38.—Prueba de análisis de antecedentes. Es una prueba de carácter clasificatorio que tiene por objeto evaluar los títulos de los estudios de posgrado y la experiencia profesional adicionales, que sean adjuntados al momento de la inscripción, en la fecha y lugar que se establezcan en el respectivo aviso.

La prueba de análisis de antecedentes corresponde al 20% del total del concurso y se califica de cero (0) a cien (100) puntos máximo, según las reglas y puntajes indicados en esta convocatoria.

Al momento de la prueba de análisis de antecedentes se revisan nuevamente el título de estudio y la experiencia profesional que acreditan el cumplimiento de los requisitos mínimos del cargo; si se establece que dichos requisitos no fueron soportados por los concursantes según las condiciones dispuestas en esta reglamentación se procederá a la exclusión.

Los títulos de estudios exigidos como requisito mínimo para ejercer el empleo objeto de la convocatoria, no otorga puntaje en la prueba de análisis de antecedentes. En esta prueba solo se puntúan los títulos de estudios, la experiencia profesional y profesional relacionada que se acrediten con el lleno de los requisitos exigidos para este concurso.

ART. 39.—Puntuación de los factores de la prueba de valoración de antecedentes. El valor máximo porcentual de cada factor será del ciento por ciento (100%) para lo cual se tendrá en cuenta la siguiente distribución:

Ponderación de la prueba de valoración de antecedentes
ExperienciaEducaciónTotal
Experiencia relacionadaExperiencia profesionalEducación formalEducación para el trabajo y desarrollo humano
50103010100

ART. 41.—Criterios valorativos para puntuar la experiencia en la prueba de valoración de antecedentes. Para la evaluación de la experiencia se tendrán en cuenta los siguientes criterios.

Valoración de la experiencia
Número de años de servicios Puntajes
110
220
330
440
550
660
770
880
990
10 años o más100

Para los casos en que se acredite experiencia en fracciones de año, cada mes se valorará a razón de 0.83 puntos.

La experiencia se acreditará mediante la presentación de constancias escritas, expedidas por la autoridad competente de las respectivas instituciones oficiales o privadas.

Para acreditar el ejercicio de profesión o actividad independiente, la experiencia se acreditará mediante declaración del mismo, siempre y cuando se especifiquen las fechas de inicio y de terminación, el tiempo de dedicación y las funciones o actividades desarrolladas.

Cuando el aspirante haya prestado sus servicios en el mismo periodo en una o varias instituciones acreditando el mismo lapso de tiempo, la experiencia se contabilizará una sola vez; y cuando las certificaciones indiquen una jornada laboral inferior a ocho (8) horas diarias, el tiempo de experiencia se establecerá sumando las horas trabajadas y dividiendo el resultado entre ocho (8).

Cuando se indique una jornada laboral de medio tiempo, se contabilizará la mitad del puntaje determinado en la tabla anterior.

En el caso de las disciplinas académicas o profesiones relacionadas con el Sistema de Seguridad Social en Salud, la experiencia profesional se computará a partir de la inscripción o registro profesional.

PAR.—El resultado final de esta prueba corresponde a la ponderación establecida en el artículo 38 de la presente reglamentación”.

Una lectura integral de las reglas de la convocatoria permite inferir que la entidad convocante pretendió tomar como base para la valoración de la experiencia jornadas laborales de ocho horas, dado que en ésta se incluyeron reglas específicas para las jornadas de medio tiempo y las jornadas con una duración inferior.

Debido a que el demandado desempeñó las funciones de auditoría de 2:00 p.m. a 6:00 p.m., entre el 4 de septiembre de 2007 y el 31 de marzo de 2016, la Sala procederá a valorar la experiencia del demandado con base en reglas aplicables para la jornada de medio tiempo, la jornada inferior a ocho horas y la jornada de tiempo completo:

D.1. Jornada de medio tiempo

Si se considera que las funciones de auditoría fueron desempeñadas en una jornada de medio tiempo, de conformidad con las reglas de la convocatoria el señor Echeverría Vallejo debía obtener 42,50 puntos por la experiencia profesional relacionada demostrada, según la siguiente fórmula:

• Tiempo de servicio total: 8 años, 6 meses y 27 días.

• Puntos por años de servicios (8 años): 80 puntos.

• Puntos por fracciones de años (6 meses): 4.98 puntos.

• Puntos totales: 84,98 puntos.

• Puntos según la regla de valoración de experiencia por jornada laboral de medio tiempo: 42,50 puntos.

D.2. Jornada inferior a ocho horas

Si se considera que las funciones de auditoría fueron desempeñadas en una jornada de cuatro horas (de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.), de conformidad con las reglas de la convocatoria el señor Echeverría Vallejo debía obtener 44,49 puntos por la experiencia profesional relacionada demostrada, según la siguiente fórmula:

• Tiempo de servicio total: 8 años, 6 meses y 27 días.

• Tiempo de servicio en días: 3.133 días.51

• Tiempo de servicio en horas: 12.532 horas.52

• Tiempo de servicios dividido en ocho para obtener el equivalente en días: 1.566 días

• Tiempo de servicios convertido en años, meses y días: 4 años, 3 meses y 13 días.

• Puntos por años de servicios (4 años): 40 puntos.

• Puntos por fracciones de años (3 meses): 4,49 puntos.

• Puntos totales: 44,49 puntos.

Con base en estos puntajes, luego de estudiar el siguiente cargo, la Sala analizará la posible incidencia de los yerros cometidos por la Universidad de Medellín en la valoración de la experiencia del demandado en el resultado del concurso de méritos.

D.3. Jornada de tiempo completo

Si se considera que las funciones de auditoría fueron desempeñadas en una jornada de tiempo completo, de conformidad con las reglas de la convocatoria el señor Echeverría Vallejo debía obtener 84,98 puntos por la experiencia profesional relacionada demostrada, según la siguiente fórmula:

• Tiempo de servicio total: 8 años, 6 meses y 27 días.

• Puntos por años de servicios (8 años): 80 puntos.

• Puntos por fracciones de años (6 meses): 4.98 puntos.

• Puntos totales: 84,98 puntos.

2.8. Sobre el requisito de estudios

El demandante, en su recurso de apelación, insistió en la falsedad de los títulos allegados por el señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo para acreditar el requisito de estudios en el marco del concurso de méritos.

Al respecto alegó que: (i) las pruebas obrantes en el expediente de los diplomas de Centra 2000 no son válidas porque no fueron presentadas como mensaje de datos dentro del concurso de méritos, sino que fueron allegadas en copia auténtica sin indicar donde se encuentra el original; (ii) el Tribunal no podía exigir a la parte actora demostrar la falsedad de los diplomas provenientes del Centro de Asistencias Técnicas Empresariales de Salud Centra 2000, en virtud del principio de la carga dinámica de la prueba; y, (iii) en todo caso, se demostró la falsedad debido a que los tres diplomas allegados por el demandado, a pesar de haber sido expedidos en distinta época, reposaban en el mismo folio del libro de registros de la respectiva institución. Con fundamento en lo anterior, solicitó revocar la orden de compulsar copias para que se investiguen las posibles faltas disciplinarias en las que pudo incurrir.

La Sala considera que ninguno de los anteriores argumentos tiene vocación de prosperidad, dado que:

En primer lugar, el actor no allegó pruebas suficientes para demostrar la falsedad de los diplomas, pues se limitó a formular conjeturas o a reprochar la forma como fueron aportados por el demandado en el concurso de méritos, sin que a partir de estas suposiciones pueda ser posible demostrar con certeza su falsedad.

En segundo lugar, si bien en el segundo inciso del artículo 167 del C.G.P. se regula la figura de la carga dinámica de la prueba(53), lo cierto es que el a quo no hizo uso de ésta en el caso concreto, puesto que ni al decretar las pruebas, ni antes de fallar, exigió al demandado probar la veracidad y autenticidad de los diplomas que aportó en el concurso de méritos.

Por tal razón, debido a que el tribunal no aplicó el principio de la carga dinámica de la prueba, de conformidad con el primer inciso del artículo 167 del C.G.P., según el cual “[i]ncumbe a las partes probar el supuesto de hecho de las normas que consagran el efecto jurídico que ellas persiguen”, le correspondía al actor demostrar la falsedad alegada en la demanda.

Consecuentemente, los reproches formulados por el actor en el recurso de apelación son insuficientes para demostrar la falsedad de los diplomas allegados por el señor Echeverría Vallejo en el concurso de méritos para el nombramiento del Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

2.9. Determinación de la incidencia del vicio en el resultado

En virtud a lo expuesto, corresponde a la Sala determinar la incidencia que tuvo en el resultado del concurso de méritos la indebida calificación de la experiencia profesional relacionada del señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo como Coordinador de Área (odontólogo), ya que la irregularidad cometida se limitó a la calificación de este ítem.

De acuerdo con el Acta 390-2580-663 de 16 de agosto de 2016, denominada “Resultado Definitivos Prueba de Valoración de Antecedentes”, obrante a folios 621 a 624 del cuaderno principal 4, los antecedentes del demandado fueron valorados así por la Universidad de Medellín:

EducaciónExperienciaTotal VA

Educación formal(54) Educación para el trabajo y desarrollo humano(55) Experiencia relacionada(56) Experiencia profesional(57)

25.00 puntos 65.00 puntos

100 puntos

79.01 puntos

71.90

Según esta valoración, el señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo obtuvo el siguiente puntaje final en el concurso de méritos (ver folios 57 y 58 del cuaderno principal 1):

icon
ver tabla
ConocimientosLaboralesAntecedentesPonderado
Puntaje % Puntaje % Puntaje %
88.61 70% 93.17 10 71.90 20

85.72

Ahora bien, de haberse calculado adecuadamente la experiencia profesional relacionada del señor Echeverría Vallejo, en consonancia a lo expuesto en el acápite 2.7 de esta providencia, se tendría lo siguiente:

2.9.1. Valoración de la experiencia bajo las reglas de la jornada laboral de medio tiempo

La valoración de los antecedentes del demandado hubiera sido la siguiente:

EducaciónExperienciaTotal VA

Educación formal(58) Educación para el trabajo y desarrollo humano(59) Experiencia relacionada(60) Experiencia profesional(61)

25.00 65.00
42.50

79.01 43.15

Y el puntaje final obtenido por el demandado se hubiera modificado así:

icon
ver tabla
Conocimientos Laborales Antecedentes Ponderado
Puntaje

%

Puntaje %

Puntaje %

88.61 70% 93.17 10 43.15 20 79.97

2.9.2. Valoración de la experiencia bajo las reglas de la jornada laboral inferior a ocho horas

La valoración de los antecedentes del demandado hubiera sido la siguiente:

EducaciónExperienciaTotal VA

Educación formal(62) Educación para el trabajo y desarrollo humano(63) Experiencia relacionada(64) Experiencia profesional(65)
25.00 65.00 44.49 79.01 44.14

Y el puntaje final obtenido por el demandado se hubiera modificado así:

icon
ver tabla
Conocimientos Laborales Antecedentes Ponderado
Puntaje % Puntaje % Puntaje %
88.61 70% 93.17 10 44.14 20 80.172

2.9.3. Valoración de la experiencia bajo las reglas de la jornada laboral de tiempo completo

La valoración de los antecedentes del demandado hubiera sido la siguiente:

EducaciónExperienciaTotal VA

Educación formal(66)Educación para el trabajo y desarrollo humano(67)Experiencia relacionada(68)Experiencia profesional(69)
25.00 65.00 84.98 79.01 64.391

Y el puntaje final obtenido por el demandado se hubiera modificado así:

icon
ver tabla
Conocimientos Laborales Antecedentes Ponderado
Puntaje % Puntaje % Puntaje %
88.61 70% 93.17 10 64.39 20 84.22

2.9.4. Conclusión

Revisados los resultados definitivos de las pruebas de los demás concursantes se tendría que en los tres escenarios, de haberse calculado adecuadamente la experiencia profesional relacionada del señor Gustavo Alejandro Echeverría, dicha persona no hubiera podido ocupar el primer lugar dentro del concurso de méritos dado que lo hubieran superado los siguientes concursantes:

2.9.4.1. Si se considera que la jornada fue de medio tiempo:

Nombre Puntaje total
Edilberto Araújo Muñoz 84.71
Fabían Mauricio Echeverría Peinado 83.55
Demandado 79.97

2.9.4.2. Si se considera que la jornada fue inferior a ocho horas:

Nombre Puntaje total ponderado
Edilberto Araújo Muñoz 84.71
Fabían Mauricio Echeverría Peinado 83.55
Demandado 80.172

2.9.4.3. Si se considera que la jornada fue de tiempo completo:

Nombre Puntaje total ponderado
Edilberto Araújo Muñoz 84.71
Demandado 84.22
Fabían Mauricio Echeverría Peinado 83.55

En consecuencia, la Sala considera que el yerro cometido en la valoración de la experiencia del demandado tuvo la suficiente incidencia para modificar el resultado del concurso de méritos, ya que de no haber ocurrido el señor Echeverría Vallejo no hubiera ocupado el primer lugar en el concurso de méritos y, consecuentemente, no hubiera podido ser nombrado Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión, según lo dispuesto en el artículo 28 de la Ley 1122 de 2007, cuya exequibilidad fue modulada por la Sentencia C-181 de 2012, y el artículo 46 de la convocatoria(70).

Por lo anterior, se confirmará la decisión de declarar la nulidad del acto acusado.

2.10. Los efectos de la sentencia

Debido a que la Sala confirmará la decisión de anular el acto demandado, se hace necesario determinar los efectos de la decisión anulatoria, dado que el Tribunal no los definió.

El artículo 288 del C.P.A.C.A., norma especial electoral, se ocupa de las consecuencias de la sentencia de anulación electoral y en lo que respecta a la anulación de elecciones por vicios subjetivos ordena: “Las sentencias que disponen la nulidad del acto de elección tendrán las siguientes consecuencias: (...) 3. En los casos previstos en los numerales 5 y 8 del artículo 275 de este Código, la nulidad del acto de elección por voto popular implica la cancelación de la respectiva credencial que se hará efectiva a la ejecutoria de la sentencia”.

Sin embargo, nada dice el artículo en comento en relación con los efectos de la anulación, pues no dispone si aquellos serán hacia el futuro -desde ahora o ex nunc- o hacia el pasado -desde siempre o ex tunc-, por ello, corresponde al juez electoral, ante la ausencia de norma que los establezca, fijar los efectos de sus decisiones anulatorias, como ya lo anticipó esta sección en reciente sentencia de unificación, pero para los eventos de expedición irregular(71).

Ahora, habrá de entenderse que, al menos en materia electoral, la regla general sobre los efectos de la declaratoria de nulidades subjetivas, es que aquellos serán hacia el futuro —ex nunc— en consideración a la teoría del acto jurídico que distingue entre la existencia, validez y eficacia, como escenarios distintos del acto —administrativo o electoral—; y en respeto a la “verdad material y cierta”, por encima de la mera ficción jurídica(72).

Sin embargo, dicha regla podrá ser variada, caso a caso, por el juez electoral, dependiendo del vicio que afecte la elección y en atención a las consecuencias de la decisión en eventos en los que aquellas puedan afectar las instituciones y estabilidad democrática(73).

En el presente caso, como consecuencia de la declaratoria de nulidad del acto acusado, la Sala considera necesario realizar nuevamente, en su totalidad, el concurso de méritos para el nombramiento del Gerente del Hospital Eduardo Santos de La Unión ESE.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado – Sala de lo Contencioso Administrativo – Sección Quinta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

3. Falla

Primero: MODIFICAR el numeral tercero de la parte resolutiva la sentencia dictada el 3 de abril de 2017 por el Tribunal Administrativo de Nariño, por las razones expuestas en esta providencia, así: “TERCERO. DECLARAR la nulidad del Decreto 434 del 21 de septiembre de 2016, por medio del cual el señor Gobernador del Departamento de Nariño nombró al señor Gustavo Alejandro Echeverría Vallejo como Gerente de la ESE Hospital Eduardo Santos de La Unión, para el periodo 2016-2020. Como consecuencia de lo anterior, se deberá realizar nuevamente, en su totalidad, el concurso de méritos para la provisión de dicho cargo”.

Segundo: CONFIRMAR en lo demás la sentencia dictada el 3 de abril de 2017 por el Tribunal Administrativo de Nariño, por las razones expuestas en esta providencia.

Tercero: EXHORTAR al Tribunal Administrativo de Nariño para que en adelante las excepciones previas propuestas en los procesos de nulidad electoral sean resueltas en la audiencia inicial.

Cuarto: DEVOLVER el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y cúmplase».

41 Ver Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta. Expediente 76001-23-33-000-2016-00233-01. Sentencia de 8 de junio de 2017. Demandado: Personero de Jamundí. C.P.: Dr. Alberto Yepes Barreiro.

42 Acerca de las disposiciones especiales que rigen el proceso electoral consultar: Consejo de Estado, Sección Quinta, auto del 28 de enero de 2016, radicado 11001-03-28-000-2015-00046-00. CP. Alberto Yepes Barreiro.

43 Ddesde el punto de vista teórico, las “excepciones previas” pretenden el saneamiento del proceso, por causa de vicios o defectos en el mismo, y su finalidad es mejorarlo o terminarlo cuando lo primero no es posible, todo orientado a evitar nulidades o sentencias inhibitorias. Al respecto, el profesor Hernán Fabio López Blanco sostiene que la excepción previa “tiene por objeto mejorar el procedimiento para que aquel se adelante sobre bases que aseguren la ausencia de causales de nulidad (...) la excepción previa busca que el demandado, desde un primer momento manifieste las reservas que pueda tener respecto a la validez de la actuación”.

44 Consejo de Estado, Sección Quinta, auto de Sala del 18 de febrero de 2016, radicación 25000-23-41-000-2015-00101-02 CP. Alberto Yepes Barreiro.

45 No así las de conciliación, transacción y prescripción extintiva por ser incompatibles con la naturaleza del proceso electoral.

46 Ibídem.

47 M.P. Dr. José Ignacio Pretelt Chaljub.

48 Ver artículo 30 del Acuerdo 006 de 31 de marzo de 2016.

49 En el artículo 34 del Acuerdo 006 de 31 de marzo de 2016 se define así el factor de experiencia: “(…) c. Experiencia: Se entiende por experiencia los conocimientos, las habilidades y las destrezas adquiridas o desarrolladas durante el ejercicio de un empleo, profesión, arte u oficio.

En el caso de las disciplinas académicas o profesiones relacionadas con el sistema de seguridad social en salud, la experiencia profesional se computará a partir de la inscripción o registro profesional.

Para este proceso se tendrá en cuenta, para la asignación de puntaje en la prueba de valoración de antecedentes únicamente la experiencia profesional y profesional relacionada debidamente acreditada.

La experiencia docente no será puntuada en el presente proceso.

Para efectos de la presente Convocatoria, la experiencia se definirá así:

Experiencia profesional: Es la adquirida a partir de la terminación y aprobación de todas las materias que conforman el Pensum académico de la respectiva formación profesional, diferente a la técnica profesional y tecnológica, en el ejercicio de las actividades propias de la profesión o disciplina exigida para el desempeño del empleo.

En el caso de las disciplinas académicas o profesiones relacionadas con el Sistema de Seguridad Social en Salud, la experiencia profesional se computará a partir de la inscripción o registro profesional.

Experiencia profesional relacionada: Es la adquirida a partir de la terminación y aprobación de todas las materias que conforman el Pensum académico de la respectiva formación profesional, diferente a la técnica profesional y tecnológica, en el ejercicio de empleos o actividades que tengan funciones similares a las de gerente (...)”.

50 En el artículo 34 del Acuerdo 006 de 31 de marzo de 2016 se define así el factor de educación: “(…) 1. Educación: (…) Para efectos del presente proceso de selección, es entendida como la serie de contenidos teórico-prácticos relacionados con las funciones del empleo objeto del concurso, adquiridos mediante Formación Académica o Capacitación.

En la evaluación del factor Educación se tendrán en cuenta dos categorías a saber: Educación Formal y Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano (educación no formal).

a. Educación Formal: Se entiende por educación formal aquella que se imparte en establecimientos educativos, aprobados en una secuencia regular de ciclos lectivos, con sujeción a pautas curriculares progresivas, y conducente a grados y títulos.

La Educación comprende los conocimientos adquiridos en instituciones públicas o privadas, debidamente reconocidas por el Gobierno Nacional, correspondientes a la educación básica primaria, básica secundaria, media vocacional, superior en programas de pregrado en las modalidades de formación técnica, formación tecnológica y formación profesional y a nivel de posgrado los estudios correspondientes a especialización, maestría y doctorado. (...).

b. Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano: Es aquella que se imparte en entidades públicas o privadas con el objeto de complementar, actualizar, renovar y profundizar conocimientos y formar en aspectos sin sujeción al sistema de niveles y grados establecidos para la educación formal.

La educación para el trabajo y el desarrollo humano se acreditará a través de certificados de participación en diplomados, cursos, seminarios, congresos, simposios, entre otros, a excepción de los cursos de inducción, cursos de ingreso y/o promoción que se dicten con ocasión de los procesos de selección de la entidad. (…)”.

51 Tiempo de servicio total dividido en 365.

52 Tiempo de servicio en días multiplicado por 4 (horas trabajadas por día).

53 “ART. 167.—Carga de la prueba. Incumbe a las partes probar el supuesto de hecho de las normas que consagran el efecto jurídico que ellas persiguen.

No obstante, según las particularidades del caso, el juez podrá, de oficio o a petición de parte, distribuir, la carga al decretar las pruebas, durante su práctica o en cualquier momento del proceso antes de fallar, exigiendo probar determinado hecho a la parte que se encuentre en una situación más favorable para aportar las evidencias o esclarecer los hechos controvertidos. La parte se considerará en mejor posición para probar en virtud de su cercanía con el material probatorio, por tener en su poder el objeto de prueba, por circunstancias técnicas especiales, por haber intervenido directamente en los hechos que dieron lugar al litigio, o por estado de indefensión o de incapacidad en la cual se encuentre la contraparte, entre otras circunstancias similares.

Cuando el juez adopte esta decisión, que será susceptible de recurso, otorgará a la parte correspondiente el término necesario para aportar o solicitar la respectiva prueba, la cual se someterá a las reglas de contradicción previstas en este código.

Los hechos notorios y las afirmaciones o negaciones indefinidas no requieren prueba”.

54 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 30%.

55 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

56 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 50%.

57 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%

58 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 30%.

59 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

60 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 50%.

61 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

62 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 30%.

63 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

64 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 50%.

65 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

66 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 30%.

67 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

68 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 50%.

69 Según el artículo 39 de la convocatoria este ítem tenía un valor porcentual de 10%.

70 “ART. 46.—Conformación de la terna de elegibles. Con los resultados de las pruebas, el Hospital Eduardo Santos ESE consolidará los resultados publicados debidamente ponderados por el valor de cada prueba dentro del total del concurso abierto público de méritos y elaborará en estricto orden de mérito la terna de elegibles con la cual se cubrirá la vacante del empleo de gerente con la persona que ocupe el primer puesto de la lista”.

71 Cfr. Sentencia de 26 de mayo de 2016. Demandado: Secretario de la Comisión Sexta del Senado de la República. C.P. Carlos Enrique Moreno Rubio. Exp. 2015-00029.

72 En similar sentido, ver Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Quinta del Consejo de Estado. Expediente 11001-03-28-000-2015-00051-00. Sentencia de 07 de junio de 2016. Demandada: Oneida Rayeth Pinto Pérez.

73 Cfr. Fallo de 6 de octubre de 2011. Demandados: Magistrados del CNE. Exp. 2010-00120. C.P. Alberto Yepes Barreiro.