Sentencia 20403 de julio 30 de 2003 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PRESCRIPCIÓN DE OBLIGACIONES LABORALES

PAGO DEL TRABAJO EN DÍAS DE DESCANSO OBLIGATORIO

EXTRACTOS: «No está la razón de lado de la réplica cuando afirma que el censor no sustentó la acusación que formuló al tribunal de incurrir en la interpretación errónea del artículo 2535 del Código Civil, norma que regula lo relacionado con el tema de la prescripción extintiva de acciones y derechos; toda vez que el discurso del recurrente se dirigió a demostrar que el cómputo del término del aludido fenómeno extintivo para el pago del trabajo en días de descanso obligatorio, debía empezar a contarse desde que la obligación se hizo exigible, esto es, a partir del vencimiento del plazo de gracia de 90 días que el Decreto 797 de 1949 concede a empleadores como el demandado.

Sin embargo, lo anterior no significa que el cargo esté llamado a prosperar, por lo siguiente:

El tribunal al abordar el tema de la prescripción y en relación con el trabajo realizado por el actor los días sábados, domingos y festivos, lo mismo que los descansos compensatorios, en primer lugar expresó que debía atenderse la circunstancia de que entre las partes se acordó que el pago del salario se haría quincenalmente, lo que aunado a que la remuneración de este trabajo extraordinario es salario, hace surgir la obligación de su cancelación cada quincena, es decir, que para los efectos del fenómeno prescriptivo bajo examen, la obligación del empleador de cancelarlo no nace a la terminación del contrato de trabajo, sino al vencimiento de cada uno de los períodos quincenales, “pues es aquí cuando el empleador tuvo la obligación legal y contractual de pagar la remuneración total y correspondiente al trabajo desplegado en esos días de descanso obligatorio“.

En virtud de lo anterior, y atendiendo que la interrupción de la prescripción por el agotamiento de la vía gubernativa se produjo el 28 de agosto de 1997, concluyó que solamente los causados a partir del 15 de agosto de 1994 en adelante y hasta el 30 de septiembre de ese mismo año, fecha en que feneció la relación laboral, no se encontraban cobijados por dicho fenómeno extintivo, en atención a que la

“obligación de pagarse surgió únicamente al vencerse la segunda quincena del mes de agosto y obviamente los del mes de septiembre que también estaban comprendidos por la interrupción que se había formulado.

Los únicos domingos y festivos que aparecen trabajados en la segunda quincena del mes de agosto de 1994 son el 21 y el 28 y en el de septiembre, el 4”.

E! razonamiento del tribunal se encuentra en consonancia con las disposiciones sobre las cuales lo funda, que prevén, sustancialmente, que las acciones laborales prescriben en tres años, contados a partir del momento en que la respectiva obligación se haya hecho exigible, lo cual, recuerda la Corte, como ya tuvo oportunidad de decirlo en sentencia del 23 de mayo del año 2001 (Radicación 15350), no necesariamente debe surgir a la terminación del contrato de trabajo.

En este orden de ideas, ya frente al caso concreto, encuentra la Corte que la exigibilidad del pago del trabajo en sábados, domingos y festivos y sus correspondientes compensatorios, para efectos de contabilizar el término de prescripción, no es, como lo sostiene el recurrente, la fecha en que vence el periodo de gracia al que se refiere el artículo 1º del Decreto 797 de 1949, sino aquella en que tal acreencia podía reclamarse y solucionarse, esto es en la fecha de cancelación acordada entre las partes, concretamente aquí quincenalmente, pues este extremo de la litis, lo mismo que la naturaleza salarial del trabajo extraordinario en estos días, no fue materia de controversia.

Así las cosas, estando acordado que la cancelación de los salarios se haría quincenalmente y, teniendo en cuenta que el trabajo dominical y festivo tiene connotación salarial, ello es razón suficiente para colegir que la exigibilidad del pago de estos conceptos se da al vencimiento de la respectiva quincena en la cual debió satisfacerse dicha obligación.

Desde esa perspectiva que es la que corresponde, el tribunal aplicó correctamente las disposiciones legales que regulan el término de la prescripción de los derechos laborales, específicamente el relacionado con el trabajo en días de descanso obligatorio y sus respectivos compensatorios».

(Sentencia de casación, 30 de julio de 2003. Radicación 20.403. Magistrado Ponente: Dr. Carlos Isaac Náder).

______________________________