Sentencia 21541 de marzo 9 de 2004 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PETICIÓN DE LA PENSIÓN ANTES DE TIEMPO

SE CONFIGURA EXCEPCIÓN PERENTORIA DECLARABLE DE OFICIO

EXTRACTOS: «Para la verificación de los requisitos para acceder a la pensión reclamada no puede acudirse a las previsiones del Código Sustantivo del Trabajo que como se vio no serían aplicables, sino en principio a las disposiciones de la Ley 100 de 1993, que es la que regula el régimen relacionado con las prestaciones de invalidez, vejez y muerte a cargo del Instituto de Seguros Sociales, en concordancia con las normas vigentes con anterioridad para quien estuviera en el régimen de transición.

Revisada esa normatividad se encuentra que el actor sería beneficiario del régimen de transición previsto en su artículo 36, dado que al momento de entrar en vigencia el sistema, esto es el 1º de abril de 1994, tenía más de cuarenta años de edad, pues nació el 27 de enero de 1941 (fl. 139) y llevaba más de 15 años de servicios a la empresa habida cuenta que se vinculó el 1º de abril de 1971. Por lo tanto en lo atinente a la edad, al número de semanas de cotización requeridas y al monto de la pensión se rige por las normas anteriores en este caso, en el Acuerdo 49 de 1990, aprobado por el Decreto 758 del mismo año.

El citado acuerdo en el artículo 12 señaló como exigencias para acceder a la pensión de vejez para los varones 60 o más años de edad, y un mínimo de 500 semanas de cotización sufragadas dentro de los 20 años anteriores al cumplimiento de las edades mínimas, o haber acreditado un número de un mil (1000) semanas de cotización sufragadas en cualquier tiempo.

El demandante cumplió 60 años de edad el 27 de enero de 2001.

Esta constatación lleva a la Corte a concluir que en el presente caso se está frente a la situación procesal denominada petición antes de tiempo, por cuanto la demanda fue presentada el 12 de noviembre de 1999 cuando el actor aún no cumplía con uno de los requisitos para acceder a la pensión de vejez como lo es haber cumplido la edad de 60 años, lo que significa que la solicitud impetrada en la demanda no podía ser reclamada en juicio por no haberse consolidado en ese momento el derecho sustancial.

Y el hecho de que en el curso del proceso el demandante haya alcanzado la edad requerida en nada modifica dicha situación, pues ha dicho la Corte (*) que el surgimiento de la exigibilidad de la obligación durante el juicio no modifica el derecho que el juez pueda declarar de oficio. Para la Sala “nadie puede ser llamado a juicio para responder por una obligación que no es exigible y respecto de la cual podría, incluso, hacer un reconocimiento voluntario, sin el apremio del juicio y sin someterse al pago de unas costas judiciales que bajo circunstancia alguna tenía que haber asumido”. Más adelante añade:

“Cuando se da el reconocimiento judicial de una pensión que no se ha causado, el juez que así lo hace actúa en contra de un derecho básico a no ser demandado que tiene todo deudor que no ha incumplido, puesto que si no media el incumplimiento tampoco ha causado un daño jurídicamente tutelable. Por simple posición de principio ese deudor no debe responder en juicio”.

Ahora bien, la petición antes de tiempo por ser una excepción perentoria puede ser declarada de oficio, dado que las situaciones que la generan atañen al interés para demandar y priman sobre la declaración judicial de la existencia misma del derecho.

Por lo expuesto en sede de instancia se revocará la sentencia del juzgado en cuanto absolvió por la pretensión pensional y declarará probada la excepción perentoria temporal de petición antes de tiempo».

(Sentencia de casación, 9 de marzo de 2004. Radicación 21.541. Magistrado Ponente: Dr. Eduardo López Villegas).

(*) Sentencia de 3 de mayo de 2001. Radicación 15.155. Véase J. y D., Nº 356, pág. 1379 (N. del D.).

_____________________