Sentencia 21585 de octubre 9 de 2003 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PAGO POR CONSIGNACIÓN DE OBLIGACIONES LABORALES

EL EMPLEADOR NO ASUME EL RIESGO DE LA PÉRDIDA DEL DEPÓSITO

EXTRACTOS: «Estimó el sentenciador de segundo grado que la liquidación de la indemnización que le fue reconocida al trabajador al no ser reclamada por él, la demandada en cumplimiento de la ley procedió a efectuar la respectiva consignación ante un juzgado laboral, tal como consta en el expediente. Desafortunadamente por circunstancias ajenas a la voluntad de la convocada a proceso, dicha suma fue retirada por otra persona dejando al demandante sin ingreso alguno.

Agregó que en el hecho de no haber contado el trabajador con el valor de la indemnización y el de las prestaciones sociales que ascendía a más de veinte millones de pesos, concurrió culpa también del trabajador, pues a folio 132 del plenario se observa el oficio enviado por la empresa donde se le informa que su liquidación de prestaciones sociales, salarios insolutos, la indemnización por terminación sin justa causa y demás emolumentos se encontraban a su disposición en la oficina de la división de administración de personal. Ante la actitud asumida por el trabajador de no reclamar directamente de la empresa dichos valores, ella decidió consignarlos en los depósitos judiciales del Banco Agrario de Colombia y ponerlo a disposición del juzgado, lo cual ocurrió el 23 de julio de 1999.

Concluye el tribunal que respecto a los descuentos que se ordenan en el numeral 2º de la sentencia apelada cancelados al actor en el momento de la desvinculación y a los que anteriormente se hizo referencia,

“la Sala revocará dicha autorización, puesto que si bien es cierto, ... el actor no concurrió a la empresa a retirar dichos valores ello no puede tener consecuencias en contra del trabajador y quien debe asumir dicho riesgo es la empresa misma que deberá buscar a través de las vías judiciales la recuperación de dicho valor puesto que el no pago de los mismos es solo responsabilidad del juzgado laboral que no tuvo el cuidado necesario al momento de hacer entrega del depósito judicial”.

(...).

IV. Consideraciones de la Corte

El problema jurídico en el presente asunto, consiste en determinar si a la luz de lo dispuesto en el numeral 2º del artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo, el patrono se libera de su obligación frente al trabajador consignando lo que confiese deber ante el juez del trabajo o si es menester que el dinero sea efectivamente entregado al acreedor para que se considere satisfecha la deuda.

El numeral 2º del artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo reza:

“Si no hay acuerdo respecto del monto de la deuda, o si el trabajador se niega a recibir, el patrono cumple con sus obligaciones consignando ante el juez del trabajo y, en su defecto, ante la primera autoridad política del lugar, la suma que confiese deber, mientras la justicia del trabajo decide la controversia”.

En el sub lite no está en discusión que la empresa consignó a órdenes del juzgado lo que estimaba deber y autorizó para que dicho dinero fuera entregado al trabajador. Sin embargo, para el tribunal dado que los dineros no fueron recibidos por el trabajador, el riesgo de su eventual pérdida lo debía asumir la empresa que debe buscar su recuperación a través de las vías judiciales pertinentes.

Para la Corte ese razonamiento del tribunal desconoce el texto del numeral 2º del artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo en comento, porque con arreglo a esa normativa, el empleador se libera de su obligación consignando el monto de la deuda ante el juez del trabajo o en su defecto, ante la primera autoridad política del lugar. La norma no exige para desgravar al deudor diligencia distinta a la del depósito.

Pedir al patrono que haga un seguimiento para garantizar que efectivamente el dinero sea entregado al trabajador no lo prevé la norma. Y cualquier hecho posterior ajeno a él, no lo puede afectar como deudor cumplido dado que de acuerdo con la disposición acusada, este se libera de su obligación con el hecho del depósito.

Así las cosas, resulta evidente que el juzgador de segundo grado no tuvo en cuenta el numeral segundo del artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo y en esa medida incurrió en el yerro jurídico que se le endilga, por lo que el cargo prospera y el fallo será casado parcialmente».

(Sentencia de casación, 9 de octubre de 2003. Radicación 21.585. Magistrado Ponente: Dr. Eduardo López Villegas).

________________________________